Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Os esta gustando?
 
Sí: 58%
Más o menos: 17%
No: 23%
Total de votos : 17
 
» [Persona] Persona: Twin Souls (40/?)
Autor Mensaje
izanagi33 Mensaje Jue Feb 18, 2010 1:40 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje: [Persona] Persona: Twin Souls (40/?)
Buenas a todos, quiero presentaros mi primer Fan-Fic.

Como dice el titulo este sera un Fic basado en la saga de videojuegos "Persona", más concretamente las dos últimas entregas salidas en Play2, Persona 3 y Persona 4.

En mi Fic narrare los hechos acaecidos despúes del final de Persona 4, no sin antes hacer un "Capitulo Zero" en el qual contare algunas cosas para conectar ambos juegos a mí Fic. También hare dos pequeñas explicaciones sobre los dos grupos protagonistas y sus componentes.

SEES (Specialized Extracurricular Execution Squad)

SEES es el grupo que se formo en Persona 3 para enfrentarse a la amenaza de las sombras y la "Hora Oscura".

Yukari Takeba: Una muchacha estudiante de primero en el Instituto Gekkokan y es una de las estudiantes más populares del instituto. De caracter es bastante valiente, decidida pero muy vergonzosa cuando se trata de cosas relacionadas con su vida privada (rumores sobre su vida sentimental, etc.); es bastante miedosa con asuntos relacionados con fantasmas, etc. Es miembro del club de tiro con arco (de ahí que use Arcos en combate).

Historia: Yukari es originaria de Kyoto (donde aún reside su madre) y acepto la oferta que le hizó el grupo SEES para usar su poder para así averiguar la verdad tras la muerte de su padre que sucedio diez años atras en un extraño accidente en un laboratorio donde este trabajaba.


Junpei Iori: Se convierte en el mejor amigo del protagonista. Es el graciosete del instituto siempre con una broma y una sonrisa en la boca, es bastante salido y tiene una personalidad bastante competitiva y ansias de liderazgo. Pero tiene un gran defecto... es un chismoso de cuidado además de ser un vago para los estudios y las actividades extraescolares.

Historia: No se sabe demasiado sobre el pasado de Junpei solo que su padre tuvo ciertos "problemas" con el alcohol y poco más, de su madre no se sabe nada. Sobre él que le gustaba el beisbol (de hay su sempiterna gorra) y posiblemente no lo practicaba a causa de su padre.


Mitsuru Kirijo: Lider de los SEES y miembro original del grupo. Es una estudiante de tercero y es la hija del Presidente de la compañia Kirijo y heredera de la misma. Tiene mucho caracter, estricta y es respetada y admirada por todo el instituto. Es presidenta del comite de estudiantes y le encanta montar en moto.

Historia: No hay mucho que contar sobre ella sin rebelar cosas importantes... Su padre la envio a estudiar a Francia de pequeña (de hay que suelte alguna que otra francesada). Es una de los miembros originales de los SEES junto a Akihiko Sanada y Shinjiro Aragaki.


Akihiko Sanada: Estudiante de tercero y miembro de los SEES originales. Pertenece al club de Boxeo del Instituto y tiene un fuerte sentido de la justicia y un gran afan de superación. Es uno de los chicos más respetados y admirado por los alumnos y es el idolo de toda estudiante. El único problema que tiene Akihiko es su poca destreza en asuntos de chicas...

Historia: Akihiko es huerfano y se crio en un orfanato junto a su hermana y a Shinjiro Aragaki. Cierto incidente le hizó unirse a los SEES.


Fuuka Yamagishi: Estudiante de primero (no va a la misma clase que los demás). Es muy timida y callada, sufre de Bulling por parte de algunas compañeras de clase. Fuuka no sabe cocinar demasiado bién. Siempre va con su ordenados portatil encima.

Historia: No hay mucho que explicar del pasado de Fuuka a parte de que debido a su caracter tuvo que cambiar mucho de colegio.


Koromaru: Es un perro ¿Que más quereis que diga? Es muy leal e inteligente. Al no poder usar un evocador "normal" usa uno en forma de collar. Se cree que esta basado en la figura de Hachiko.

Historia: Koromaru era el perro del sacerdote del templo de la ciudad. Tras morir este en un accidente de tráfico koromaru le sigue esperando en las escaleras del templo hasta que el sacerdote vuelva. Es muy querido por los vecinos de la zona.


Aegis o Aigis: Es un arma Anti-Sombra creada por las Industrias Kirijo para combatir a las sombras. "Siente" cierta necesidad de proteger al Protagonista. Al ser un robot no tiene la necesidad de usar un Evocador para invocar a su "Persona". En Persona 3 FES tiene un mayor protagonismo.

Aegis fue creada diez años atras junto a muchisimas otras para enfrentarse a las sombras. Es la única que sigue en funcionamiento, las demás fueron destruidas. Debido a un combate tiene los circuitos de memoria dañados y no es capaz de recordar nada.


Ken Amada: Es un chico de Primaria. Se muda a la residencia con motivo de su "Potencial". Es muy maduro para su edad (incluso más maduro que Junpei), tiene cierto complejo con su estatura (no para de beber leche) y al parecer Yukari le conoce de antes. Le encantan los Feather Rangers.

Historia: Ken es huerfano, vive con unos familiares. Antes vivia con su madre pero esta murio en un incidente relacionado con las Sombras y su objetivo es encontrar la verdad sobre lo sucedido con ella.



Equipo de Investigación

El Equipo de Investigación es el grupo de jovenes que se unieron para resolver los crimenes que sucedieron en la pequeña ciudad de Inaba en Persona 4.

Yosuke Hanamura: Mejor amigo del protagonista. Es el hijo del dueño del Centro Comercial recién construido en la ciudad llamado Junes. Se mudaron a Inaba un medio año antes del comienzo de Persona 4. Tiene una personalidad bastante animada y bromista amén de una gran cantidad de hormonas.


Chie Satonaka: Amiga y compañera de clase del protagonista, es una apasionada de las artes marciales y amiga de la infancia de Yukiko Amagi. Tiene un fuerte sentido de la justicia.


Yukiko Amagi: Heredera del Hotel Amagi, el hotel más famoso de Inaba. Es amiga de la infancia de Chie y compañera de clase del protagonista. Es muy seria y trabajadora.


Kanji Tatsumi: Chico con pintas de macarra pero de muy buen corazón. Es algo mal hablado y tiene algunas "extrañas aficiones". Es un año menor que los tres anteriores.


Rise Kujikawa: Rise es una famosa Idol conocida por el nombre de Rissete. Es muy animada y optimista y siempre intenta animar a los demás. Siempre llama al protagonista como "Senpai" y siente cierta atracción por él. Es de la edad de Kanji


Naoto Shirogane: Joven detective juvenil conocido como el "Principe Detective". Proviene de una larga estirpe de detectives y ayuda en muchos casos a la policía. Tiene una personalidad reservada. Llego a Inaba a petición de la policia para ayudar en la investigación de los asesinatos en Inaba. Naoto es de la misma edad que Rise y Kanji.


Teddie: Extraño ser que vivia solo en el "Midnight Channel" que decide ayudar al Equipo de Investigación para que su hogar vuelva a ser un lugar tranquilo. A lo largo del juego desarrolla una forma humana. Llama continuamente al protagonista como "Sensei"


Social Links de Toni hasta este punto (Cap.37)

0) El Loco: Los Truth Seekers
I) El Mago: ?
II) La Sacerdotisa: ?
III) La Emperatriz: Minami Sakurai
IV) El Emperador: ?
V) El Papa/Hierofante: ?
VI) Los Amantes: ?
VII) El Carro: Chie Satonaka
VIII) La Justicia: Nanako Dojima
IX) El Ermitaño: ?
X) La Fortuna: ?
XI) La Fuerza: ?
XII) El Ahorcado: ?
XIII) La Muerte: ?
XIV) La Templanza: ?
XV) El Demonio: ?
XVI) La Torre: ?
XVII) La Estrella: ?
XVIII) La Luna: ?
XIX) El Sol: ?
XX) El Juicio: ?
XXI) El Aeon: ?


Fan-Arts:

Toni Gómez por Seta Souji


Portada de Persona: Twin Souls por SetaSouji


Imagenes de Toni y Naomi:





Bueno, tras esta pequeña "Introducción" vamos al Fic.

Persona: Twin Souls



Capitulo 0: El camino hasta el Ahora (he decidido dividir el capitulo en dos partes para separar mejor los hechos)

Parte 1

Es el tres de abril de 2011, han pasado tres días desde que ocurrieron los hechos del “Barranco del Tiempo” en donde los SEES (Jumpei Iori, Yukari Takeba, Fuuka Yamagishi, Ken Amada, Akihiko Sanada, Mitsuru Kirijo, Aegis y Koromaru) tomaron la difícil decisión de respetar el sacrificio de aquel que les permitió, no solo a ellos, sino a todo el mundo continuar viviendo… Han decidido esparcir sus cenizas en aquel lugar donde todos pasaron aquellos maravillosos días de verano… la playa de Yakushima.

El sol crepuscular iluminaba el mar haciendo que brillara con un tono rojizo, el murmullo de las olas llegando a la orilla calmaba el alma de aquel grupo de amigos en aquel lugar tan paradisíaco escenario junto a una lápida conmemorativa en honor de aquel al que nunca olvidaran… Estaban, Yukari y Aegis, más adelantadas, sosteniendo en sus manos una urna adornada con motivos en color azul y celeste, mientras, los demás estaban algo más atrás. Akihiko sostenía otra urna de un color más oscuro y sobrio.

- Ya ha llegado el momento… - Dijo Akihiko.- Es hora de despedirnos de Shinji y…
- Sí… han pasado tantas cosas… - Respondió Jumpei, observando a las dos chicas.
- Y pensar que nunca volveremos a verlos… - Susurro en voz baja Fuuka mientras posaba su mano sobre el hombro izquierdo del joven Ken que no podía ahogar la tristeza en su interior y empezó a sollozar.
- Creo que a Shinji también le gustara este lugar… ¿Verdad, Ken?
- Sí Akihiko-san.
- Takeba, Aegis ha llegado el momento… - Cortó Mitsuru.- ¿Queréis decir algo?
- No….- Dijo Yukari mientras una lagrima brotaba y le recorrió el rostro hasta caer en la arena.
- Me gustaría decir algo…- Aegis empezó a hablar mirando a los demás y después mirando la urna que sostenía junto a Yukari.- Tú nos enseñaste muchas cosas a todos nosotros… a entendernos a nosotros mismos, la importancia de ayudar a los demás y ser más fuertes… Espero que puedas descansar allí donde estés y que Shinjiro-san este contigo… Adiós…

Entonces Yukari y Aegis se miraron y Aegis quitó la tapa y Yukari volcó la urna y una nube de cenizas salieron de la urna y se esparcieron por todo el lugar gracias a una bocanada de brisa marina que sopló en aquel momento… después de hacerlo Ken y Akihiko esparcieron también las cenizas de Shinjiro.

En la distancia, bajo la sombra de los árboles del cercano bosque había dos figuras que observaban la escena. Una era una silueta bastante baja y rolliza, cubierta con una capa que no permitía distinguir nada de ella; solamente; una larga y afilada nariz que sobresalía de la capa, a su lado levitaba una pequeña llama azulada. La otra figura era bastante más alta y estilizada que la otra.

-Bien, bien… tras esta emotiva escena… ya estas listo para marchar muchacho ¿verdad? – Dijo la figura mirando hacia la llama.- Pues es hora de marcharnos… pero antes… - La figura chasqueó los dedos y una carta de Tarot surgió de la cabeza de Aegis y se transportó a la mano de la figura.- ahora ya podemos irnos. Marchémonos Margaret… es hora de irnos a Inaba…
- Sí, Maestro.- Dijo la otra figura y ambas figuras y la llama desaparecieron sin dejar rastro alguno.


Más tarde, esa misma noche, en la casa de la playa de la familia Kirijo tras haber cenado, los miembros del SEES estan en silencio sin decir una palabra. Para romper el hielo Jumpei dijo:

-Y bueno… ¿Qué vais a hacer ahora, chicos?
- ¿A que te refieres Jumpei-kun?
- Bueno, no se Fuuka, pero ahora que se ha solucionado todo lo de la “Hora Oscura”... ¿Qué va a ser del SEES? ¿Qué tenéis planeado hacer?... Yo creo que continuare en el instituto…
- Ah eso… yo creo que volveré a casa con mis padres y acabare la preparatoria en el Gekkokan y después ya veré ¿Y tú Ken-kun?.
- Creo que volveré a vivir con mi tía y seguiré con mi vida. Por cierto... ¿Y tú Akihiko-san?
-¿Yo?... He estado pensando en algo que me dijo el oficial Kurosawa e iré a Estados Unidos para convertirme en policía… La verdad es que ya lo tengo casi todo listo y me marchare a mediados de este mes…
- ¿De verdad Akihiko-senpai?
- Si Jumpei… Siempre he querido ser policía y ahora tengo una oportunidad para hacerlo. Supongo que tú, Mitsuru, te encargaras de la compañía ¿Verdad?
- Sí, no me queda otra, soy la única miembro de la familia Kirijo y demasiada gente depende de mí y del grupo… Takeba ¿Qué vas a hacer?
- Estoy pensando en volver a Kyoto…
- ¿De verdad, Yukari-chan?
- Sí Fuuka-chan…
- Venga ya, Yukatan… como mínimo acabaras la preparatoria en Iwatodai ¿Verdad?
- No creo… me trae demasiados recuerdos sobre él…
- Pero Iori, por una vez, tiene razón Takeba, deberías acabar la preparatoria en Iwatodai ya que te has acostumbrado al ritmo de las clases allí.
- Muchas gracias por el cumplido Mitsuru-senpai…
- Sí… tal vez deba acabar primero a la preparatoria antes de ir a vivir con mi madre y su nuevo marido… Pero ahora que la Residencia ha cerrado debo buscar un lugar donde vivir…
- ¡Ouch!... Ahora que lo dices… Yo estoy en la misma situación…
- Uhmm… Podríais veniros los dos a vivir a mi casa mientras continuéis estudiando.
- ¿De verdad Mitsuru-senpai?
- ¿No seremos una molestia…?
- No Takeba, será todo un honor para mí. Y mí casa es muy grande y solo estamos el servició y yo. Y tú, Aegis, ¿Qué vas a hacer?
- He pensado en viajar para ver que hay más allá de lo que he visto… encontrarme a mí misma.
- Sí quieres puedes venirte conmigo a Estados Unidos.
- Es una buena opción Akihiko-san.
- Guau, guau…
- A sí, ¿Puede Koromaru venir a vivir conmigo, Mitsuru-san? En casa de mí tía es grande y él no molestara.
- Si él esta conforme con ir contigo por mí no hay problema.
- ¡Bien Koromaru!
-Guau, guau.- Ladró Koromaru mientras lamía la cara de Ken. Mientras Mitsuru dijo:
- No olvidéis llevar siempre vuestros Evocadores como recuerdo de los demás.
- De acuerdo.- Dijeron todos a la vez.

Tras haberse ido todos a dormir Yukari decidió ir a la habitación donde estaba Aegis. Al llegar llamó a la puerta:

- ¿Quién es?
- Soy Yukari ¿Puedo entrar?
- Claro Yukari-san.- Aegis abrió la puerta y Yukari entró.- ¿Querías algo?
- Quería pedirte… ya que tú te has quedado con su Evocador… podría quedarme yo con su MP3… como recuerdo…
- Sí, no hay ningún problema por mí parte. – Aegis agarro el MP3 de encima de la mesa de su habitación y se lo dio.
- Muchas gracias Aegis.- Dijo Yukari tras coger el MP3 y ponérselo junto a su corazón con ojos llorosos, desde ese momento siempre llevaría es reproductor al cuello.


Al día siguiente todos volvieron a Iwatodai y cada uno se fue por su lado: Yukari y Jumpei se mudaron a la mansión Kirijo que estaba en esa misma ciudad; Fuuka se marchó a su casa con sus padres; Ken y Koromaru se marcharon a casa de su tía, que vivía en una parte alejada de la ciudad y Akihiko y Aegis residieron en la Mansión Kirijo hasta el momento de su marcha.

Nada más llegar a la Residencia Kirijo, Mitsuru pensó que debía enviar una carta.

- ¿Qué haces, Mitsuru-senpai?
- Estoy escribiendo una misiva informando de su muerte a sus familiares…
- ¿Hay muchos?
- No, solo tiene un tío, hermano de su madre.
- Ah vale… Voy a organizar mi habitación… Uhmm… Mitsuru-senpai ¿no tendrás un mapa de la casa?... Creo que me he perdido…

A los dos días (6 de abril de 2011), tras haber comenzado su segundo año de Preparatoria, después de cenar y comentar como les había ido en esos primeros días y tras comentar también la marcha de Aegis y Akihiko, Mitsuru puso el televisor en marcha y puso las noticias. En ese momento la presentadora estaba dando una noticia

- Se sigue sin saber demasiado sobre el asesinato de la presentadora Mayumi Yamano sucedido en la ciudad rural de Inaba. El equipo de investigación encabezado por el agente de la policía local Ryo…
- Que noticia más terrible.- Dijo Yukari…
- Sí, al parecer el cuerpo apareció sin ningún rastro de violencia en el… y lo más extraño… apareció colgado por los pies en una antena de televisión…
- ¡Oh, que horrible!
- Inaba… Inaba… de que me suena a mí Inaba…
- ¿Que dices, Stupei?
- Tengo oído ese nombre de algún sitio…¡A sí, ya me acuerdo!
- ¿De que Iori?.
- Inaba es el pueblo natal de Rissete.
- ¿Rissete?
- No te preocupes Mitsuru-Senpai, solo es una Idol que ha cogido algo de fama. Pero que no creo que dure.
- ¡¿Cómo te atreves a decir eso de Rissete, Yukatan?! ¡Rissete no es una moda pasajera!
- Bueno, bueno, cálmate.
- Explícate Iori. ¿Cómo es que la defiendes tanto?
- Bien, Mitsuru-senpai, resulta que soy el socio numero 5 de su club de fans. – Jumpei dijo esto Jumpei saco una tarjeta que ponía “Club de Fans Oficial de Rissete” y por detrás rezaba “Jumpei Iori numero de socio 000005”.




Pasaron unos cuantos meses de paz y normalidad hasta la noche del 8 de Septiembre sucedió algo extraño en la residencia Kirijo. Había sido un día normal pero en el Instituto Gekkokan les había dado a sus estudiantes el día libre ya que ese día los estudiantes de un instituto llamado “Instituto Yasogami” visitaban el Gekkokan. Esa noche, algo extraño paso… Esa noche Yukari estaba muy cansada y se fue a dormir pronto, pero no podía dejar de dar vueltas en la cama. En los vuelos de la medianoche Yukari quedo profundamente dormida. De repente Yukari se encontró en una zona extraña cubierta por una ligera niebla sonando de fondo una melodía que había oído en el MP3, una que no había oído jamás antes cuyo nombre era, según el reproductor, “Eyes on Me”.

- ¿Dónde estoy? ¿Estoy soñando?
- Yo soy vos y vos sois yo…
- ¿Quién anda ahí?
- Del Mar de su Alma surgí…
- Esa voz…

Yukari no se lo podía creer, a lo lejos podía ver la silueta de Orpheus, la Persona que él usaba.

- No es posible…
- Hola… Yukari…
- E-eres…
- Sí…
- Eso es imposible, tú moriste…
- Sí…- Entonces Yukari empezó a correr hacia la figura.- Detente, he venido a pedirte un favor…

Yukari se detuvo en seco:

-¿Un favor?
- Sí, ¿Me podrías guardar esto… hasta que nos volvamos a ver?- La figura lanzó algo a Yukari y tras cogerlo vio que era un reloj de bolsillo y colgado en él un colgante.
- De acuerdo…- Entonces la figura se acerco a Yukari y rozándole las mejillas le susurro con la voz de aquel que tanto amó “Algún día volveremos a vernos… puedes estar segura…” Entonces ella fue a abrazarle y de repente despertó sobresaltada.


La cama estaba empapada en sudor y tanto su respiración y su pulso estaban acelerados. “Que sueño más extraño” pensó y fue a llevarse la mano a la cabeza y se dio un golpe con algo metálico. Encendió la lámpara de la mesa y vio que en su mano había algo… el mismo reloj y el mismo colgante que la figura le había dado en su sueño. “¿Cómo puede ser…?” en ese momento se empezó a filtrar la luz del alba por la ventana de su habitación. Entonces Yukari se levanto y se vistió a toda prisa y salió de su habitación en dirección a la habitación de Mitsuru. La cual estaba saliendo en ese mismo momento del dormitorio.

- ¡Mitsuru-senpai!
- ¿Qué sucede Yukari?- En ese momento Yukari llegó al lado de Mitsuru aún jadeando de la carrera que había hecho hasta llegar allí.
- Él ha estado aquí…
- ¿Qué es tanto jaleo de buena mañana?- Dijo Jumpei aún medio dormido.
- ¿A que te refieres, Takeba?
- Esta noche, he tenido un sueño en que ha aparecido Orpheus y me ha hablado con su voz.
- Yukari es normal que sueñes con él y más llevando su MP3 siempre encima, pero pensar que ha estado aquí…
- Iori tiene razón Takeba…
- Pero no es por el hecho de haber soñado con él que he venido a contároslo, sino, por que en el sueño me decía que le guardase dos cosas, un reloj y un colgante…
- ¿Y qué? Ha sido solo un sueño…- dijo Jumpei
- ¿Y qué? Pues que al despertar me he encontrado con esto en la mano.- Yukari les enseño el reloj y el colgante que le habían aparecido al despertar.
- De donde has sacado eso Takeba.
- Yo nunca había visto antes estos objetos, Mitsuru-senpai.
- ¿Me dejas mirar el reloj un momento, Takeba?
- Si claro.- Mitsuru cogió el reloj y lo observó detenidamente. Era un reloj de bolsillo con un grabado parecido a un grifo y con una recubierta con una capa de plata. Entonces Mitsuru intento abrir la tapa del reloj. Al hacerlo parecía un reloj normal con las horas en números romanos.
- No parece tener nada extraño…
- Mitsuru-senpai ¿Que pone hay…?
- ¿Dónde Iori?
- Debajo de la tapa.- En la parte interior de la tapa del reloj había grabada una extraña inscripción.
- Uhmm… parecen letras occidentales… pero no se leer lo que pone…
- ¿Será un mensaje suyo…? Me ha dicho que se lo guarde hasta que volvamos a vernos…
- No digas tonterías Yukari, no ves que él esta muerto… nosotros mismos esparcimos sus cenizas…
- ¡¿Qué te crees, que no lo sé, Estupei?!- De una revolada Yukari cogió el reloj de las manos de Mitsuru y se marcho corriendo, entre lágrimas, en dirección a su habitación.
- ¿Habré hecho lo correcto, Mitsuru-senpai?
- La forma tal vez no ha sido la más adecuada… pero Takeba ha de aceptar que no volverá jamás…

En todo ese día y los dos siguientes Yukari no salió de su habitación… prácticamente sin probar bocado.


Llegó el 24 Marzo de 2012… Era el día de fin de curso. Yukari decidió marcharse de viaje a Kyoto a visitar a su madre y tomar una decisión y así afrontar su futuro…

Parte 2

Estamos en la estación de trenes de Yaso-Inaba donde un grupo de jóvenes acompañados por una niña y un hombre se despiden de otro joven que se marcha para volver a casa con sus padres después de pasar un año en el pueblo. Estamos a 24 de Marzo de 2012…

- Pues ya se ha marchado….-dijo Yosuke.
- Sí, si no hubiera venido a Inaba seguramente ninguno de nosotros estaríamos aquí… - continúo Yukiko.
- Sin duda alguna…- Añadió Naoto.
- ¡¡¡Senpai, prométeme que me llamaras!!!- gritó Rise.
- ¡Agh! Esta chica nunca cambiara ¿o qué?- mascullo Chie.
- Ugh, ugh…- Kanji no podía reprimirse las ganas de llorar.
- ¡¡SENSEEEEEIIIIIIII!!- gritó Teddie estallando en un mar de lágrimas abrazándose a Nanako (prima pequeña, de unos 6 años, del joven que se marchaba) que, también llorando grito:- ¡Hermanito!
- Tranquila Nanako… Seguro que volveremos a verlo de aquí poco…- Dijo Ryotaro Dojima, padre de Nanako y hermano menor de la madre del joven.


Mientras el tren se alejaba todos despedían con la mano a aquel que había cambiado sus vidas…

Al día siguiente el grupo se reunió en el sitió habitual de reunión la terraza del centro comercial Junes.

- ¿Por qué nos has hecho venir, Rise?- pregunto Chie.
- Pues… porqué… querrá deciros que me marcho de Inaba…
- ¿Y eso Rise-chan?- preguntar Yosuke.
- Me ha surgido un papel en una película en Iwatodai y he de estar una temporada allí… y claro, ya seguiré mis estudios en el intitulo que visitemos durante el viaje de estudios…
- Si, no hay más remedio…
- Yo también quiero deciros algo… mi abuelo y yo nos marchamos de Inaba.
- ¿Por qué Naoto?- Pregunto Kanji.
- Mi abuelo y yo vinimos a Inaba a raíz de los casos de asesinato y ya que estos se han solucionado hemos de volver a casa…- todos quedaron en silenció hasta que Teddie dijo: - Yo también voy a volver a casa ya que por fin mi mundo esta en paz.
- ¿Tu también Teddie?- musito Yukiko.
- Si…

Después de eso todos siguieron con sus vidas…

Comenzaron las clases en el Instituto Yasogami el día 5 de Abril y Yosuke, Chie y Yukiko volvieron a estar juntos en la misma clase, estando ya en el último curso de preparatoria…

- Dicen que este año tenemos una maestra nueva de Inglés y que además será nuestra tutora.
- ¿De verdad Yukiko-chan? Jooo… espero que no quiera darnos todo en Inglés… se me da fatal…
- ¿Hay algo que se te de bien Yosuke?
- Ja, ja mira quien habla la que solo le va bien educación física.
- Sentaos todos que viene la profesora…- grito una de las alumnas.


Por la puerta entro una mujer de mediana estatura, de unos 29 o 30 años con la piel muy pálida, prácticamente azulada y un cabello blanco recogido en un moño. Llevaba puesto un vestido de corte clásico occidental y de un color azul oscuro, prácticamente negro.

- Buenas a todos, permitidme que me presente. Soy vuestra tutora y seré vuestra profesora de lengua inglesa. Mi nombre es Margaret Giles, aunque podéis llamarme “Miss. Margaret”. Soy originaria del Reino Unido pero domino el japonés… así que comportaos.
- Encantados de conocerla Miss Margaret.- dijeron todos los alumnos… y así comenzó aquel curso en el Instituto Yasogami.


Al acabar la clase Miss Margaret llamo a Yosuke, Chie y Yukiko y les pidió que la acompañaran al pasillo.

- ¿Qué quiere Miss Margaret?
- Les he hecho venir Miss Amagi para informarles de que hay un programa de intercambio de estudiantes con el instituto Gekkokan y me han informado que ustedes son los elegidos de este curso para realizarlo.
- ¿Nosotros?
- Bueno yo no se si podría ir…
- Miss Satonaka ¿Por qué no?
- Es que me da algo de…
- No tiene porqué preocuparse… además me han informado que un compañero que estudio con ustedes tres el año pasado ha empezado a estudiar en el Gekkokan.
- ¿Se refiere a Rise Kuchikawa?
- No, según me han dicho es el sobrino del agente Ryotaro Dojima.
- Cuente conmigo.
- Y conmigo.
- Creo que también me apunto… pero… ¿Dónde viviremos?
- No se preocupen por el alojamiento pues vivirán en una Residencia de estudiantes con.
- Y ¿Cuando será el traslado?
- El traslado se realizara el domingo de la próxima semana.


Algo más tarde Nanako ya estaba volviendo del colegio y al llegar a casa miro en el buzón por si había correo. En el había dos cartas dirigidas a su padre. Al entrar en casa se encontró a su padre en casa.

- ¡Papi, ya estas en casa!
- Sí, como ya hay menos trabajo he podido venir antes.
- ¡Bieeennn!
- Nanako ¿Qué llevas en la mano?
- Ah sí, son dos cartas para ti.- Nanako alargo las manos hacia su padre para que agarrara las cartas. Dojima las observo detenidamente y dijo que era extraño ya que el había mirado el buzón al llegar y no había cartas.


Al mirar las fechas de los matasellos Ryotaro advirtió que una tenia fecha de once años atrás y la otra de un año atrás. Una tenia como remitente el departamento de policía de Iwatodai y el remitente de la otra carta era de alguien llamado Mitsuru Kirijo.

- ¿Qué extraño?- Ryotaro abrió la carta más antigua preguntándose que podría contener.


"Estimado Señor Ryotaro Dojima:

Le enviamos esta misiva para anunciarle el fallecimiento de su hermana, Izumi Dojima y de su marido en un trágico accidente de trafico en la noche del sábado pasado. Como único superviviente del accidente consta el hijo de su hermana que ha sido enviado a vivir con unos parientes paternos.

Lamentamos su perdida.

Firmado Agente Tetsuo Kurosawa del D.P.. De Iwatodai.


- ¿Cómo es esto posible?- Entonces abrió la otra carta.

"Estimado señor Ryotaro Dojima:

Permítame presentarme, mi nombre es Mitsuru Kirijo y soy una amiga de su sobrino. Le escribo esta carta, en el día 3 de abril de 2011, para informarle del fallecimiento de su sobrino en un lamentable incidente.

Tenga mi más sincero pésame y quisiera informarle que el cuerpo de su sobrino fue incinerado y sus cenizas esparcidas en un lugar al cual el gustaba estar.

Firmado Mitsuru Kirijo"


- No, no puede ser… si no hace ni una semana que se fue de aquí… ¿Cómo es posible?
- ¿Qué pasa papi?
- Nada Nanako.


Dojima cogio su teléfono móvil y marco el número de su sobrino y de pronto se quedo blanca como la pared tras oír de repente… “El número al que llama no existe…”


Capitulo 1: El Despertar

“Que dolor de cabeza… todo me da vueltas… ¿Por qué esta todo oscuro…? Claro, tengo los ojos cerrados… voy a intentar abrirlos…”

Entonces empezó a abrir los ojos y una luz le empezó a cegar…

- Doctor, doctor… ¡El paciente esta despertando!

Entonces se frotó los ojos para desperezarse y se irguió para sentarse en la cama. Vio que estaba en una habitación de un hospital y que una enfermera, aquella que acababa de gritar, salía corriendo de la habitación. Era una habitación típica de hospital con una cama, donde él estaba acostado, una terracita por donde entraba la luz del día, un televisor apagado, un armario empotrado en la pared y un par de sillas donde había unos abrigos puestos encima. Las paredes eran de un color rojizo parecido al color de la cerámica. “¿Esto no es el hospital de Inca? ¿Qué hago aquí?” De repente noto una molestia en el brazo derecho y al mirar vio que le habían puesto una vía en la muñeca “¿Y esto…?”

- Veo que se ha despertado.- Dijo un hombre alto vestido con una bata blanca y una tarjeta que ponía “Doctor Mora”.- Soy el Doctor Mora ¿Cómo se encuentra?
- Ehh… Bien, me encuentro bien.

El Doctor se le acercó y con una lucecita le observo las pupilas mientras le hacia algunas preguntas:

- ¿Me podrías decir tu nombre?
- Toni… Toni Gómez.
- ¿Me podrías decir donde estamos?
- ¿Podría ser el hospital de Inca?
- Impresionante…- Apagó la linternita y se alejó de la cama diciendo.- ¿Cómo lo sabes, has estado antes aquí?
- Sí, estuve hará un par de meses cuando hacia las prácticas de informática aquí.
- Bueno, la memoria no parece haber sido afectada… Enfermera puede decirles que entren.- De repente entraron una pareja de unos cuarenta a cincuenta años en la habitación.
- Papa, Mama…
- ¡Por fin has despertado!- Dijo su madre mientras le abrazaba.
- ¿Despertado?
- Sí, hace dos días tus padres te trajeron en estado de coma.
- Que raro…
- ¿Dónde has estado todo este tiempo?
- ¿Todo este tiempo…? ¿Qué quieres decir Mama? Fui al cine el domingo y después…
- ¡Como que ¿Qué quiero decir?! Hace seis meses que desapareciste y de repente apareces tumbado en el suelo en la puerta de la casa.
- De… ¿De verdad? Pues no recuerdo nada…
- Que extraño…- Musito el Doctor Mora, de repente cogió una revista que había en la silla de la habitación- Toni ¿Podrías leerme el titular?
- Doctor, no creo que pueda ya que…
- “Telecinco pierde la demanda por difamaciones y ha de pagar 1000 millones de Euros a..."
- Ya es suficiente.
- ¿Cómo has podido hacerlo si con tu vista…?
- No lo se.
- Ya lo suponía… Al parecer tanto tu vista como la enfermedad cardiaca que padecías han desaparecido….
- Que cosa más rara.
- Toni, en verdad no recuerdas nada de lo que te sucedió.


Toni cerró los ojos e intento recordar con todas sus fuerzas, pero no logro recordar nada. Pero de repente una imagen le vino a la mente. Era la imagen de una chica, una chica que no recordaba haber visto nunca. Era una muchacha de uno diecisiete o dieciocho años de pelo castaño vestida con algún tipo de uniforme escolar, pero no recordaba nada más.

- No, no recuerdo nada.
- Bueno, sino contamos lo de la memoria estas perfectamente, si te encuentras con fuerzas podríamos darte el alta esta misma tarde.
- Por mí perfecto.
- Bueno os dejaremos solos, la enfermera y yo nos retiramos, si necesitas algo toca el timbre.
- Bueno, podrían quitarme primero la vía, me molesta un poco.- La enfermera miro al Doctor y este asintió y retiró la vía de la muñeca de Toni.- Adiós.


El Doctor y la enfermera salieron de la habitación y el padre de Toni le preguntó:


- ¿Por qué le has mentido al medico?
- ¿A que te refieres Papa?
- Has recordado algo ¿Verdad?
- … Sí, al intentar recordar me ha venido a la mente la imagen… de una chica…
- ¿Una novia tal vez?
- ¡No!... No creo… porque juraría que no la haya visto en mi vida… pero… cada vez que intento acordarme de lo sucedido en esos seis meses me viene esa imagen a la mente.
- Es extraño, pero no creo que tenga importancia alguna.
- Sí… posiblemente tengas razón Mama…
- Vuelves a mentir.
- Déjalo ya Papa.
- Bueno, en el armario tienes tú ropa y las cosas que tenias al aparecer, vistote e iremos a comer algo, te esperaremos en la sala de espera.
- Vale Mama.


Después de que sus padres salieran de la habitación Toni se levantó de la cama y fue hacia el baño de la habitación para lavarse la cara y acabar de despertarse. Al lavarse la cara y secársela se miró al espejo. En el se vio igual que siempre, como si esos seis meses no hubieran pasado para su cuerpo, por no tener no tenia ni barba, como si estuviera recién afeitado. El veía su aspecto de siempre, aunque eso sí, el pelo le había crecido bastante hasta tener una media melena, le gustaba como le quedaba, sus ojos castaños como de costumbre y su cabello del mismo color castaño de siempre.

Después de asearse Toni salió del baño y se quito ese ridículo pijama con la espalda al aire que te suelen poner en los hospitales y cogió su ropa del armario. Al comenzar a vestirse noto que había perdido algo de peso. “Jo… ¿habré hecho dieta?”. Tras vestirse miró la bandeja donde estaban los objetos que habían encontrado con él. En la bandeja estaba su móvil, las llaves de su casa, un par de pañuelos y algo que no recordaba haber visto nunca. Era una extraña figura de un muñequito de nieve colgado en una especie de tira para colgarla del móvil, era de un estilo muy infantil.


- ¿De donde coño he sacado esto…? Bueno, lo guardare…


Entonces Toni colgó ese extraño objeto en su móvil por si le fuera útil alguna vez, además sentía una extraña sensación en el estomago cada vez que lo miraba. Además, quien sabe si eso tenia alguna importancia para poder desvelar el misterio de sus seis meses perdidos.

Tras salir del hospital y volver a su vida normal una idea seguía rondándole en la cabeza ¿Qué hice durante esos seis meses? Una noche, tras haber salido del hospital Toni tuvo un extraño sueño en el que estaba en un extraño lugar rodeado de una espesa niebla. De repente se oyó una extraña voz. Toni no era capaz de identificar si era la voz de una mujer o de un hombre.

- ¿Quieres averiguar la verdad?
- ¿Quién anda ahí?
- ¿Quieres saber lo que te sucedió?


Toni miró a su alrededor hasta vislumbrar una extraña figura envuelta en una especie de manto rojo que le envolvía por completo, de esa figura emanaba una extraña aura que hacia que todo a su alrededor se volviera de un color rojizo.


- ¿Tú me lo vas a decir?
- No, pero puedo ayudarte a encontrar esa verdad, si quieres…


Tras pensar un poco Toni dijo:


- De acuerdo, pero ¿Quieres algo a cambió?
- No, no ahora mismo… pero ya nos veremos… si logras llegar hasta donde yo estoy… Por ahora te daré lo necesario para tu viaje… y así halles la verdad…
- Por cierto… ¿Cómo te llamas?
- Puedes llamarme Akai.
- ¿Akai…?


De pronto apareció una extraña mariposa azul que parecía hecha de luz que paso por delante de Toni y tras seguirla con la mirada Toni se despertó.

Sin saber como ni porque a partir de ese día cada vez que Toni intentaba recordar algo sobre su tiempo perdido, además de la imagen de la chica le venían datos y planos extraños los cuales tenían la necesidad de dibujar y escribir. Parecían datos y dibujos de aparatos extraños. ¿Será que eran cosas para que Toni las fabricara?

Tras pensarlo un durante unos días decidió contársele a su padres lo del sueño y lo de los planos. Tras hacerlo los padres de Toni decidieron hacerle un préstamo para poder poner en práctica aquello que había visto. Tras unos meses y gracias a unas extrañas habilidades que nunca antes había poseído logró hacer uno de esos aparatos. Resulto ser una especie de traductor universal. Era un objeto compacto con el aspecto de un auricular. Su funcionamiento básico era que el usuario del traductor oyera todo en su idioma original y todo aquello que dijera el usuario se traducía al idioma del otro con el que se habla (si alguien te habla en inglés tu lo oyes en español y lo que tú dices al otro lo oye en inglés). Tras patentar ese invento y ganar una fortuna Toni y sus padres decidió fundar una empresa tecnológica llamada GCTecnologics (GCT) para seguir creando esos aparatos que Toni había diseñado, Toni fue nombrado presidente de la compañía y sus padres como vicepresidentes.

Desde la fundación de GCT, mientras sus padres se dedicaban a llevar la empresa Toni se concentro en uno de sus diseños, uno del cual él percibía que seria la clave para hallar la solución a su memoria perdida.

Pasaron tres meses y Toni logró acabar su gran proyecto. Era una especie de dispositivo bastante pequeño y con una pantalla táctil. Tras haber hecho unas pocas pruebas decidió enseñárselo a sus padres.


- ¿Qué hace eso?
- Según creo es un dispositivo capaz de modificar el tejido del espació haciendo que sea posible transportar una cosa del punto A al punto B haciendo que el objeto se divida a nivel molecular haciendo que, posteriormente se rematerialize en el punto de destino.
. ¿Mande?
- Toni que ya vuelves a hablar de forma rara.
- Ups, perdón, no me había dado cuenta. Lo que quería decir es que crea una especie de agujero que permite trasportar cosas de un sitio a otro.
- Ah, eso se entiende un poco mejor.
- ¿Y como funciona?
- Se introduce unas coordenadas y el aparato crea un portal hasta ese lugar.
- ¿Y se puede usar en cualquier lugar?
- No. Debido a la gran energía que se necesita para crear el portal solo se pueden hacer allí donde la barrera que separa el espació es más fina y el portal se crea en el lugar con las mismas condiciones en el punto de llegada. Pero hay un problemilla, el aparato necesita bastante tiempo para recargarse.
- ¿Lo has probado?
- Sí he realizado un par de pruebas trasportando objetos y han salido bien.
- ¿Y que vas a hacer ahora?
- Hacer la prueba final.
- ¿Prueba final?
- Lo usare yo mismo para ver si se puede usar con seres vivos.
- No te dejare.
- Mama quiero probarlo, por favor déjame hacerlo.
- Pero…
- Niña déjale hacerlo, parece estar decidido.
- Gracias Papa, esta tarde, a las seis de la tarde realizare la prueba en el laboratorio del sótano.
- ¿Por qué allí?
- Porque es el mejor sitió para hacer la prueba debido a que allí la barrera es más fina.
- Y vas a hacerlo tú solo.
- Sí, no quiero poner a nadie en peligro si sucediera algún error. Bueno, me voy a hacer los preparativos para la prueba, nos vemos esta tarde.


Después de separarse de sus padres Toni fue a su despacho y pensó en que cosas podría necesitar para la prueba y así fueron pasando las horas hasta el momento de la prueba.


Allí estaban reunidos Toni, sus padres y unos pocos hombres y mujeres de confianza que le habían ayudado a crear el dispositivo.


- Bueno… ya ha llegado el momento…
- Estas seguro que quieres hacerlo, hijo.
. Si Mama.
- ¿Y adonde vas a ir?
- Introduciré las coordenadas que me vinieron al principio y veremos a donde me llevaran.
- Aún sigues obsesionado con lo de tu memoria.
- Sí Papa y creo que tras esto lograre saber lo que sucedió.
- ¿Llevas todo lo que podrías necesitar?
- A ver… - Dijo Toni mientras se palpaba los bolsillos y la mochila bandolera que le colgaba.- Llevo el móvil, el portátil, el MP4, el traductor… Sí, creo que lo llevo todo.
- ¿Has cogido una linterna?
- Ups, no, pero no creo que necesite ninguna…
- Toma esta, nunca se sabe si te puede hacer falta.
- Gracias Mama…- Toni cogió la linterna y la guardo en la mochila.- Bueno, ya ha llegado el momento de empezar… A por cierto no me esperéis por lo menos en uno o dos días.
- ¿Por qué tanto tiempo?
- Porqué es el tiempo que tarda el dispositivo en recargarse, así que hasta entonces no podré volver.


Entonces Toni introdujo las coordenadas y acciono el dispositivo. De repente un haz voltaico formo una especie de círculo en la pared cercana cuyo centro era una oscuridad insondable. Toni se acercó al portal y se giro mirando hacia los demás.


- Bueno, es el momento de decir “hasta la vista”.
- Ten cuidado.
- Lo tendré.- Entonces Toni se lanzó dentro del portal y tras de él el portal se cerró sin dejar rastro alguno.
- ¿Crees que estará bien?
- Confiemos que sí…- Y todos abandonaron del laboratorio.


De repente Toni se levantó del suelo medio mareado por el “viaje”. Alzó la vista y… no veía nada: “Joder… esto esta más negro que una mina de carbón…”. De repente le vino a la cabeza la escena en que su madre le dijo lo de la linterna: “Gracias Mama”. Toni la sacó de su mochila y encendió la linterna y alumbro el lugar. Era una habitación oscura, sin ninguna ventana ni puerta, tan solo unas escaleras y una puerta en horizontal arriba del todo:


- ¿Será esto un sótano…?


Fin del capitulo 1


Capitulo 2: En busca de lo perdido

Hacia unos cuantos días desde que Yukari se marchó a Kyoto para reflexionar y la vida seguía transcurriendo con la misma tranquilidad y sopor que de costumbre. Jumpei había quedado con Kenji Tomochika para pasar el día. Estuvieron paseando por el centro comercial Paulownia. Allí pasaron un tiempo echando unas partidas en “Game Panic”, después buscaron algún CD interesante en “Power Records” pero estaban los discos de siempre después pasaron un par de horas en el Karaoke Mandrágora intentando ligar con algunas chicas que había por el local, pero, sin éxito alguno.


- Jo, otra “Cacería de Nenas“ fallida, ¿eh Jumpei?
- Sí Kenji… pero es por tú culpa, no le pones interés, hemos de trabajar en equipo.
- Ya sabes que a mí solo me gustan las mujeres mayores que yo.
- Sí, ya se, ya se… a ti solo te interesan las viejas y el ramen.
- No te burles Jumpei.


Tras salir de Mandrágora y ver que ya empezaba a anochecer decidieron dejarlo e irse a casa. Kenji acompaño a Jumpei hasta la estación de Port Island mientras hablaban y se hacían bromas. Al llegar allí Jumpei subió al Monorraíl mientras se despedía de Kenji. Jumpei se sentó en los asientos del vagón mirando por la ventana. De repente vio la figura, en la lejanía, de la Residencia Iwatodai donde vivió hasta hace un año y un inmenso sentimiento de nostalgia le inundo.

Tras llegar a la estación de Iwatodai y bajar del Monorraíl Jumpei empezó a caminar sin rumbo fijo. Miles de pensamientos y recuerdos le vinieron a la mente: el día en el que llego al dormitorio, los buenos ratos que pasó junto al resto de sus amigos y compañeros, de lo emocionante que era ser “los héroes que protegían el mundo”… Y sin darse cuenta, Jumpei levantó la mirada y se encontró con la puerta de la residencia. Al verla se le escapó un gran y profundo suspiro. “Ya que estoy aquí…” Jumpei sacó su llavero del bolsillo de su pantalón y abrió la puerta de entrada. Tras caminar por la planta baja decidió subir al primer piso para ver su antigua habitación. Al llegar se fijo en la habitación que estaba a la derecha de la suya, aquella que perteneció a él.

Al acercarse a la habitación Jumpei oyó unos golpes provenientes de la planta baja. “Pero que demonios…” y marcho para ver que sucedía…



Toni alumbró con la linterna todo aquel lugar para hacerse una idea de donde estaba. En la habitación había una serie de muebles y objetos esparcidos por el lugar. Toni se acerco a una mesa que estaba cerca de él y paso el dedo por ella: “Jo, que montón de polvo… parece que no lo han limpiado durante mucho tiempo…”. La capa de polvo parecía indicar que hacia varios meses sin que nadie pasase por allí.

De repente Toni sintió como si algo o alguien estuvieran detrás de él y se giró para ver que podía ser. Al hacerlo se encontró con una mariposa azul igual a la que vio en aquel sueño donde vio a Akai. La mariposa estaba revoloteando enfrente de Toni y de repente empezó a ir hacia la escalera y al llegar a la puerta la traspaso. “¿Pero como…?”.

Toni dejó su mochila al pie de la escalera y empezó a subirla hasta llegar a la puerta. Era una puerta de madera colocada de forma horizontal en el techo de la habitación, parecía ser de doble hoja y sin cerradura. Toni intento abrirla pero parecía que algo la estaba bloqueando, como si algo estuviera encima bloqueándola.

Tras bajar las escaleras se puso a pensar “Tengo que hacer algo, sino, tendré que esperar a que el… ya se lo llamare “Creaportal”. Bueno a que el Creaportal se cargue y pueda volverlo a usar…. Uhmm pero lo que más me mosquea es esa mariposa… Decidido, ¡Hay que abrir esa puerta!”. Entonces Toni se levanto y rebusco en su mochila unos guantes parecidos a los que suelen llevar los culturistas (con los dedos descubiertos y de color negro con dos franjas grises y protección en los nudillos) y se los puso diciendo “Hay que protegerse las manos.”. Tras ello se encamino hacia la puerta dispuesto a abrirla.

Al llegar a ella Toni se puso de forma que sus piernas quedaran flexionadas en los escalones más cercanos a la puerta y haciendo que sus hombros estuvieran en contacto con la puerta y con las manos a los lados y empezó a intentar levantarse con todas sus fuerzas. Tras un gran esfuerzo Toni logro que las puerta se abriera provocando un gran estruendo al volcar los objetos que la bloqueaban que era una gran mesa de madera. “¡Al fin!”. Tras esto Toni volvió a descender a aquella habitación a recoger su mochila.


Jumpei empezó a descender por las escaleras para llegar a la planta baja. Al llegar se fijó que la mesa donde solían comer cuando vivían en la residencia estaba volcada y la puerta del sótano donde surgió el “Abismo del Tiempo” estaba abierta de par en par. “Mierda… no me digas que van a volver los problemas”. De repente Jumpei vio, gracias a la tenue luz que entraba por las ventanas tapiadas, surgir una figura del sótano. Jumpei encendió de golpe las luces, que aún funcionaban, y empuñando su Evokador gritó “¿Quién anda ahí?” Tras fijarse en la figura con mejor iluminación Jumpei se quedo blanco como la pared: “T… To… ¡Toni!”. Era imposible, la figura que había surgido del sótano era la de antiguo amigo, aquel que murió un año atrás…


- ¡Joder, que fogonazo! ¿A quien se le ocurre encender las luces de golpe? – Pensó Toni y tras hacerlo oyó una voz detrás de él, al girarse vio a un chico alto con una perilla y una gorra pero no entendía nada de lo que le decía.- ¿En que idioma me esta hablando ahora este? ¡Ya se! Wait a moment, please!- Toni saco aprisa de su bolsillo el traductor, se lo puso en el oído y lo activo.
- ¿Qué dices demonios dices en Inglés?
- Idioma del interlocutor analizado, Idioma Japonés sistema de traducción simultánea activado.- Se oyó por el auricular del traductor.
- ¡Perfecto!
- ¡Estas vivo!- Jumpei se abalanzo sobre Toni y lo abrazó.
- Creo que se equivoca señor…- Dijo Toni mientras intentaba quitarse de encima a Jumpei.- ¡Calmese, por favor!


Jumpei se alejo un poco de él, no se lo podía creer lo que veían sus ojos.


- ¡Tío, estas aquí!
- Creo que te equivocas de persona, no creo que nos conozcamos.
- Tío, no bromees, soy yo, Jumpei, Jumpei Iori.
- Lo siento pero es la primera vez que estoy por aquí y no creo que nos conozcamos…
- ¿De verdad? Te pareces muchísimo a un amigo que murió hace un tiempo.
- Lo siento.
- No pasa nada, y ¿Que haces aquí?... Uhmm…
- Digamos que he aparecido aquí. – Toni extendió su mano hacia Jumpei que la estrechó.- Me llamo Toni, Toni Gómez.
- No es posible…
- ¿El que?
- Te llamas igual que mí amigo…
- Curioso… ¿Tanto nos parecemos?
- Sí, sois como dos gotas de agua salvo por un pequeño detalle…
- ¿Qué detalle?
- Él tenía el pelo y los ojos azules.
- ¿Se teñía el pelo…?
- No, era su color natural.
- Me hubiera gustado conocerle… Bueno esto... ¿Jumpei?
- Sí.
- ¿Me podrías decir donde estoy?
- ¿No sabes donde estas?
- La verdad es que no… Esto no es España ¿Verdad?
- ¿España? Esto es Iwatodai una ciudad costera. Estamos en Japón.
- Uhmm… entonces el “Creaportal” funciona…
- ¿Qué dices?
- Nada, nada en particular. Bueno, creo que iré a ver si encuentro algo que busco…- Toni salió del edificio y se dio cuenta que ya estaba anocheciendo.- Joder…
- Toni ¿Tienes un lugar donde pasar la noche?
- Por ahora no ¿Por qué?
- Puedes venir a pasar la noche donde vivo.
- No seré una molestia.
- No, allí hay mucho espació así que no te preocupes.
- Vale, Muchas gracias Iori.
- De nada.- Dijo sonriendo.- A sí, llámame Jumpei.
- De acuerdo Jumpei.


Jumpei y Toni salieron del edificio, tras ello Jumpei volvió a cerrar la puerta. Mientras se alejaba Toni miro hacia atrás para ver en que lugar había aparecido. Era un edificio de estilo normal de unos cinco pisos de altura con una infinidad de ventanas.


- Jumpei ¿Me podrías decir que era ese edificio?
- Ese edificio era el dormitorio donde unos amigos y yo vivimos hará un año.
- Ah.


Jumpei pidió un taxi y los dos fueron a la mansión Kirijo. Por el camino Jumpei y Toni hablaron el uno con el otro. Toni no sabia bien porque pero notaba cierta complicidad con Jumpei cierta conexión.


- ¿Qué gustos tienes Toni?
- ¿A que te refieres?
- Sí tienes Hobbies, que tipo de chicas te gustan… esas cosas. A mí me encantan los mangas y los videojuegos y cualquier cosa que lleve faldas…
- Ja, ja… Pues a mí también me encantan los videojuegos, sobretodo, los RPGs. También me gusta bastante leer mangas como Naruto, Bleach u One Piece.
- ¿Naruto…? Eso no es esa pasta en espiral que hay en el ramen y los otros nombres tampoco me suenan…
- No conoces Naruto, Bleach y One Piece… Pues son unos mangas con fama mundial.
- Pues ni idea tío… Y en cuanto a chicas ¿eh?
- La verdad es que nunca he tenido demasiado interés en las chicas.
- No serás de “esos”.
- No, solamente que he tenido otras cosas de las que preocuparme, solo eso.
- Ah. ¡Qué raro eres!
- Y tú un salido. Ja, ja, ja, ja….
- Sí tienes razón Ja, ja, ja….

Hubo algo en esa conversación que a Toni le anduvo rondando durante todo el viaje: “¿Cómo es posible que no conozca esos mangas…?”

Tras unos diez minutos llegaron al lugar de destino. Al bajar del taxi delante de Toni se encontró un muro enorme y una verja metálica. Tras esa verja se extendía una gran superficie repleta de césped, árboles y una fuente a lo lejos, enfrente de una inmensa mansión de mármol blanco, de unos tres pisos de altura.

- ¡Dios, pedazo de casa! Tenias razón con lo que no iba a molestar Jumpei.
- Lo ves, je, je, je…
- ¿Es tuya?
- No, es de una amiga mía, Mitsuru Kirijo. –Tras decir eso Jumpei pulso el botón del portero automático que había en la derecha de la verja.
- ¿Quién es?- Se oyó por el altavoz.
- Soy Jumpei, ¿Podrías abrirme, por favor?
- Por supuesto señoriíto Iori.
- Gracias.- Tras decir esto la verja se abrió y Toni y Jumpei empezaron a caminar por el camino empedrado que conducía hasta el edificio principal. En la entrada estaba esperándoles una chica de unos veintitantos años vestida con un uniforme de sirvienta compuesto por una blusa negra y una larga falda a conjunto, un delantal blanco y una diadema de tela en la cabeza.
- Buenas tardes señoriíto Iori.
- ¿Ha llegado Mitsuru-senpai?
- No, la senyorita Kirijo aún no ha regresado, pero no estará mucho en volver. ¿Su acompañante se quedara a cenar?
- Sí, y posiblemente a dormir, si Mitsuru-senpai no tiene inconveniente… A si su nombre es Toni Gómez.
- Encantado.
- Es un placer conocerle.
- Bueno nosotros pasaremos a la sala mientras esperamos a Mitsuru-senpai.


Jumpei guió a Toni por un pasillo a la derecha de la entrada donde había una puerta que conducía a una gran sala donde había un gran televisor, diversos sofás y mesas alrededor, era una especie de sala de estar.


- Bueno, siéntate y ponte cómodo.
- Muchas gracias Jumpei.- Toni se descolgó su mochila y la puso en el suelo y se sentó en uno de aquellos enormes sofás.
- ¿Quieres beber algo?
- Gracias, estoy sediento, me tomaría una Coca-cola.
- Una Coca… cola… ¿Y eso que es?
- ¿No sabes que es una Coca-cola…? Pues entonces un refresco, me da igual cual.
- Vale, ahora vuelvo. – Jumpei salió de la habitación y Toni se quedo solo.


“Esto es muy extraño… no conocía Naruto… no sabe que es una Coca-cola.” Tras pensar esto Toni sacó su móvil y se fijo en la pantalla… no tenia cobertura. Intento acceder a un punto de acceso que podía detectar con el móvil e intentó acceder a la página web de GCTecnologics y poder contactar con sus padres, pero, la página no existía. “Ay, ay, ay… Creo que ya no estoy en casa…”. Después Toni se guardo el móvil mientras Jumpei entraba por la puerta llevando dos latas en las manos.


- Toma Toni. – Jumpei le dio una de las latas. Toni la observo pero no entendía que decía, estaba todo escrito en japonés.
- Gracias.- Toni abrió la lata y hecho un sorbo, parecía un refresco con sabor a naranja.- Esta bastante bueno.
- Sabía que te gustaría.


Toni y Jumpei estuvieron hablando entre ellos durante unos minutos hasta que de repente entro una chica. Era algo más alta que Toni, aparentaba tener unos dos años más que Jumpei, tenía una figura muy estilizada, con unos cabellos largos de color rojo y vestida con un conjunto bastante elegante. Llevaba un vaso con agua del cual estaba bebiendo. Jumpei se levantó al verla.


- Buenas tardes, Mitsuru-senpai.
- Buenas tardes. Iori-kun. – Mitsuru miró hacia el sofá donde Toni estaba sentado, dándole la espalda a ella.- ¿Quien es tú amigo?
- Tal vez te sorprenda un poco, Mitsuru-senpai.- Toni se levanto y se giro poniéndose frente a frete con Mitsuru. Ella, con la cara más blanca que la pared dejó caer el vaso haciendo que se rompiera estrellándose contra el suelo.
- Gó… Gó… Gómez…
- Mitsuru-senpai no es quien tú crees que es…
- ¿Qué quieres decir Iori?
- Discúlpeme, senyorita Kirijo, Jumpei ya me contó lo de su amigo.
- Ah… lo siento… esto…- Mitsuru alargó su brazo hacia Toni y este le estrecho la mano.
- Me llamo Gómez, Toni Gómez, encantado de conocerla.
- ¿Toni Gómez?
- Sí, tiene su mismo nombre, Mitsuru-senpai.- Tras la accidentada presentación todos se sentaron en los sofás, entonces Jumpei y Mitsuru empezaron a interrogar a Toni.
- ¿De donde eres Gómez? Pues no pareces ser de aquí.
- Vengo de Mallorca, una isla perteneciente a España.
- ¿Eso no es lo que esta debajo de Estados Unidos?- Toni y Mitsuru se miraron el uno al otro y poniendo la cara de estar pensando “Este tío es tonto” y empezaron a reír.
- No Iori, España se encuentra en Europa, al sur de Francia.
- Ah… Pues vale…
- Toni, pues hablas muy bien japonés para ser Español.
- No senyorita Kirijo, en realidad no se hablar japonés y mucho menos entenderlo.
. Gómez, si quieres puedes llamarme Mitsuru, si lo prefieres y ¿Cómo es eso que no entiendes ni hablas japonés? Si ahora lo estas haciendo.
- De acuerdo, Mitsuru. Es gracias a un aparato que cree.- Toni apagó el traductor, se lo quitó del oído y lo dejó el traductor en la mesilla para que Jumpei y Mitsuru pudieran verlo, entonces Toni siguió explicándoles en español.- Esto es un traductor universal que lo que hace es traducir todo aquello que el usuario oye a su idioma, además también traduce lo que el usuario dice al idioma de la otra persona con la voz del usuario.
- Uhmm… un dispositivo muy interesante.- Dijo Mitsuru en perfecto español.
- Oh… ¿Usted habla español Mitsuru?
- Sí, de niña estudie en un internado en Francia y allí aprendí a hablarlo… aunque lo tengo algo oxidado.
- ¿Qué estáis diciendo? No entiendo nada de lo que estáis diciendo.
- Oh, disculpa Iori, Gómez acaba de explicar que gracias a ese dispositivo puede hablar con nosotros en nuestro idioma.
- Ah… es eso… - Toni recogió el traductor, se lo colocó en el oído y lo reactivo.
- Perdona Jumpei, quería demostraros como funciona.
- Y… ¿Donde lo has conseguido? Me haría falta uno para cuando empiecen las clases.
- Lo veo difícil Jumpei, este traductor lo he fabricado yo y esta a la venta pero no creo que lo encuentres por aquí…
- ¿Y eso?
- Porque solamente se vende en mí mundo…
- ¿Tú mundo?
- ¿A que te refieres Gómez?
- Debido a unos extraños comentarios que hizo Jumpei y a ciertas pruebas que he realizado he descubierto que no estoy en el mismo mundo en el que estaba.
- ¿Qué comentarios?
- ¿Recuerdas lo que te dije de Naruto, Bleach, One Piece y la Coca-cola?
- Sí.
- Pues esas son cosas que existen de donde yo vengo y son cosas conocidas a lo largo y ancho del planeta, por eso me extraño que Jumpei no las conociera.
- ¿Y lo que has dicho que has investigado?
- Con mí móvil he intentado llamar pero no tenía cobertura. Además me he conectado a Internet con el móvil y no he podido encontrar la web para enviar un mensaje a mis padres.
- ¿Qué dices, que vienes de otro planeta?
- Yo que diría más que de otro planeta, vengo de otra realidad.
- Te refieres a la teoría del Multiverso ¿Verdad Gómez?
- ¿Aquí también existe esa teoría?
- Sí.
- ¿Alguien me podría explicar de que habláis?
- La teoría del Multiverso mantiene que existen infinidad de realidades. Algunas muy parecidas entre ellas, como aparentemente mí realidad y la vuestra, o drásticamente diferentes.
- Ah… Creo que lo he pillado.
- ¿Y como has podido llegar hasta nuestra realidad?
- Gracias a otro dispositivo que invente.
- ¿Querías venir aquí, tío?
- Sí, es posible.
- ¿Por qué?
- Estoy buscando algo…- De repente entro en la sala una criada.
- senyorita Kirijo, la cena ya esta lista.
- Bueno Jumpei, ya nos explicara Gómez lo siguiente después de cenar.


Toni, Jumpei y Mitsuru salieron de la sala y fueron al comedor. Era un salón enorme (a juego con el resto de la casa) con una enorme mesa alargada en el centro rodeada de infinidad de sillas y con cinco criadas listas para servir la cena. Allí solo comieron ellos tres. Extrañado Toni pregunto a Mitsuru por su familia y ella le explicó que su padre murió dos años atrás y que no tenia ningún otro familiar convida.

Tras la cena los tres volvieron a charlar:

- Volviendo a lo de antes… ¿Por qué has venido aquí?
- Hará un par de meses desperté en un hospital en mí mundo. No se bien como pero perdí seis meses de mí vida.
- ¿A que te refieres?
- Estuve desaparecido durante seis meses y de pronto reaparecí tal y como desaparecí, como por arte de magia… Pero sin ni un solo recuerdo de ese periodo de tiempo. Tras despertar me empezaron a venir a la cabeza ideas para crear estos inventos y la forma de llegar hasta aquí. Al intentar recordar cosas me viene a la mente una persona… estoy seguro que si encuentro a esa persona podré averiguar lo que me sucedió… y posiblemente esa persona viva en esta realidad…
- Interesante… ¿Qué sabes de esa persona?
- No mucho, su aspecto y poco más.
- Iori, mañana por la mañana podrías acompañar a Gómez y dar una vuelta por la ciudad y así tratar de encontrar a esa persona.
- Por mí vale.
- Gracias Jumpei. Bueno ahora me toca a mí preguntar… Jumpei ¿Qué era esa pistola que tenias…?
- Ups… la viste…- Jumpei miro a Mitsuru como si le pidiera permiso y ella asintió. Entonces sacó la pistola y la puso sobre la mesa. – Esto es un Evokador.
- ¿Evokador?
- Un Evokador es un dispositivo que permite invocar a la “Persona” que tenga el usuario.
- ¿”Persona”?
- Una “Persona” es una manifestación de la personalidad de un individuo que se conoce como una "máscara" a utilizar para hacer frente a las dificultades. Nosotros, un grupo de usuarios de “Persona” las utilizábamos para luchar contra las sombras.
- ¿Sombras?
- Las sombras son manifestaciones malévolas de los pensamientos interiores de los seres humanos. Aunque ya no existen, pues hace un año acabamos con ellas.
- Aquel que se parecía a mí ¿También tenia una de esas “Personas”?
- Sí, pero el era especial…
- ¿Especial?
- Cada individuo pose una única “Persona” pero el poseía infinidad de ellas. Al parecer era debido a algo llamado “Carta salvaje”… pero no sabemos que era eso exactamente…- Siguieron hablando de las “Personas”, las Sombras y de cómo lucharon contra ellas durante unas cuantas horas. De repente a Toni le vino todo el cansancio de la jornada y se le empezaron a cerrar los ojos.
- Tío te estas durmiendo.
- La verdad es que sí.- Mitsuru llamó a una de las criadas y hablo con ella sin que los demás la oyeran.
- Toni ¿Te importaría dormir en la habitación de una amiga nuestra?
- ¿En la de Yukatan?
- Sí, resulta que el resto de habitaciones no estan listas y esa es la única habitación habitable.
- Por mí no hay problema pero… ¿No habrá problemas con ella?
- No ahora ella esta de viaje y no creo que le importe.
- Gracias Mitsuru.
- Tío te dejare unos de mis pijamas.
- Gracias Jumpei.


Tras desearse Bona Nit! Jumpei y Toni fueron hasta la habitación de Jumpei donde este le dejó un pijama. Los dos rieron un buen rato ya que el pijama le quedaba muy grande a Toni debido a que Jumpei era algo más alto que Jumpei. Tras esto Jumpei acompaño a Toni hasta la habitación de Yukari y le indicó donde estaba el baño y después se marchó.

La habitación era bastante grande. No había demasiados muebles en ella. Entonces Toni, muerto de cansancio colocó su ropa y su mochila en una silla y se fue acostó para dormir.

Toni no pudo dormir a gusto durante prácticamente toda la noche. Fue debido a un extraño olor que había en la cama. Seguramente era el olor de esa tal Yukari y ese aroma le provocaba una extraña excitación que le hacia dar vueltas en la cama sin poder pegar ojo.

A la mañana siguiente, muy temprano, Toni se levanto y tras hacer la cama, vestirse y dejar el pijama de Jumpei doblada encima de la cama Toni hecho una ojeada a la habitación bajo la luz del día. Encima de la mesita que estaba al lado de la cama vio un marco con una foto... Lo agarro para observar la foto y se quedo sorprendido de lo que vio en ella. Era una foto de grupo donde salían Jumpei, Mitsuru, otras personas, aquel que se parecía a él y la chica que salía en sus recuerdos…



Personajes aparecidos en el Capitulo 2

Hare una sección como esta en cada capitulo donde salga algún personaje que haya salido en los juegos para que así podais saber su aspecto. Despúes pondre un pequeño comentario sobre cada personaje.

Kenji Tomochika:


Al conocerlo en el juego Persona 3 pense que era una mezcla entre Naruto (por su obsesción por el ramen) y a Mitsuhiro de Bleach (por su obseción por las mujeres mayores que él).




Ultima edición por izanagi33 el Mie May 20, 2015 2:22 pm; editado 45 veces





Saixion Mensaje Sab Feb 27, 2010 8:59 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 29 Nov 2009
Mensajes: 280
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 24
3.0
Título del mensaje:
Me gusta! Jugue una vez al de la NDS aunque no entendi lo que ponia porque el ingles se me da mal...




¡Seguidnos en twitter!
Se supone que somos graciosos.

@OtakusCabreados
izanagi33 Mensaje Sab Feb 27, 2010 9:57 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
VIN (Very Important NOTA): Por problemas con el Post inicial colgare en este Post los siguientes capitulos del Fic.

Capitulo 3: En busca de un recuerdo

Jumpei se levantó temprano, pues quería despertar a Toni y así ayudarle a buscar a la persona que él busca. Tras vestirse y salir de su habitación se dirigió a la habitación donde Toni había pasado la noche. Al llegar llamó a la puerta pero nadie contesto y entonces decidió abrir la puerta. Al hacerlo Jumpei se encontró que la cama estaba hecha y su pijama estaba doblado encima de ella. “¿Dónde se habrá metido…?”.

Tras esto Jumpei se puso a mirar por toda la mansión para ver si lo encontraba. Miro en el baño, en el comedor, en la sala de estar donde estuvieron la tarde anterior, pero ni rastro de Toni. Tras eso volvió al comedor y se encontró con Mitsuru:

- Buenos días Iori.
- Buenos días Mitsuru-senpai. ¿Has visto a Toni?
- A Gómez… no, ¿Has mirado en su habitación?
- Sí, y no estaba… ¿Se habrá perdido?
- Es posible…
- Disculpen, señoriíto Iori.- Interrumpió la sirvienta que estaba sirviendo a Mitsuru.- Sí se refiere al joven que vino ayer con usted yo se donde se encuentra.
- ¿De verdad? ¿Dónde se encuentra?
- Esta en el jardín delantero.
- Muchas gracias.- Y tras decir esto Jumpei salió del comedor como un rayo.
- Que impaciente es el señoriíto Iori…
- Sí, es cierto…

Jumpei se dirigió a la entrada principal para salir al exterior para llegar al lugar donde la sirvienta le dijo que lo había visto. Al llegar vio que dos sirvientas que estaban en la puerta mirando hacia el exterior. Al acercarse a la puerta y mirar al exterior, en la dirección en la cual miraban las sirvientas vio a Toni. Toni estaba vestido únicamente con sus los pantalones de chándal que llevaba el día anterior y sus guantes, estaba descalzó y desnudo de cintura para arriba. Al parecer estaba dando patadas y puñetazos y haciendo movimientos raros. “Ah, con que era a él lo que estas dos estaban mirando…”. Tras esto Jumpei se acercó a Toni:

- ¡Ey! Con que aquí te habías metido.- Toni no le presto atención, estaba de dándole la espalda a Jumpei. – Toni ¿Me oyes?- Entonces Toni se giró y Jumpei vio que tenía los auriculares en los oídos, escuchando música. Al ver Toni a Jumpei se quitó los auriculares y se puso en el oído derecho el traductor y lo conecto.
- Disculpa Jumpei, no me había fijado en ti.
- Normal… con los auriculares…
- Sí cuando hago ejercicio me gusta escuchar música, je, je, je...
- ¿Qué estabas haciendo?
- Estaba practicando Taekwondo. ¿Sabes que es?
- Sí… me suena de algo… Creo que era como el Karate pero de Corea ¿Verdad?
- ¡Oh! Al parecer nuestros mundos no son tan diferentes.
- Eso parece. ¿Lo practicas a menudo?
- Lo practicaba de pequeño pero deje de hacerlo debido a los estudios… pero extrañamente, desde que desperté en el hospital tengo la necesidad de hacer ejercicio por las mañanas y de paso hago Taekwondo.
- Que raro…
- Ni que lo digas.
- Cambiando de tema… Que ¿Estas preparado para buscar a la persona esa que decías?
- Sí, pero antes, me gustaría ducharme antes.
- Es verdad, has sudado bastante.

Toni, tras coger una toalla que había en el suelo y calzarse marcho junto a Jumpei hacia el interior de la mansión. Tras ducharse y vestirse con una muda que había en su mochila y tras desayunar Toni y Jumpei ya estaban listos para salir en busca de la persona de los recuerdos de Toni.

- Que ropa más rara llevas, tío.
- ¿A que te refieres?
- A los dibujos que tiene y eso de llevar una camisa de manga corta sobre una de manga larga….
- Ah, eso… es que me gusta la ropa con motivos de dragones… no se, siempre me han gustado y la verdad es que, donde vivo este tipo de ropa se suele llevar bastante, aunque yo no soy de ir demasiado “a la moda”, me gusta ir cómodo.
-Ah...

Tras esta pequeña conversación Toni y Jumpei se marcharon a la ciudad para comenzar la búsqueda. Miraron en la avenida comercial Pawlonia, la estación de Port Island sin ningún resultado.

Llevaban unas horas dando vueltas, ya era prácticamente mediodía. Habían montado en el Monorraíl y bajaron en la estación de Iwatodai.

- Bueno… ¿Y ahora que hacemos, Tío?
- Podríamos ir a comer algo… me muero de hambre.
- Yo también, aquí cerca hay una hamburguesería. ¿Quieres ir?
- ¿McDonalds o Burguer King?
- ¿Qué…?
- ¿La hamburguesería, que es, McDonalds o Burguer King?
- Esas no me suenan, esta se llama Wild-Duck Burguer.
- Creo que hemos encontrado otra diferencia con mí mundo.
- Pues sí. Por cierto Toni, para encontrar a la persona que buscas me tendrías que decir algo de su aspecto para así reconocerla.
- No creo que haga falta.
- ¿Por qué?
- Creo que conoces a esa persona pues os vi…- de repente Toni oyó algo.- ¡Jumpei, avisa a la policía!
- ¿Qué sucede?
- ¡No hay tiempo para explicaciones! Busca a la policía y tráelos a aquel callejón.- Tras decir esto Toni corrió hacia el callejón mientras se ponía los guantes.
- ¿Qué sucederá…? Parecía que lo decía enserió… o allí esta…


Toni había oído como si un grupo estuviera amenazando a una persona y algo en su interior le obligó a salir corriendo para ayudar a esa persona. Al meterse en aquel estrecho callejón vio como un grupo de tres jóvenes estaban molestando a una muchacha, la cual llevaba una gran maleta y que estaba dándole la espalda a Toni...

- Venga tía, danos el dinero que llenes.
- ¿Que te hace pensar que os lo voy a dar?
- Oh, se esta poniendo chulita la pava.
- Sí no quieres que te estropeemos esa carita que tienes.
- ¿Te crees que me intimidas?
- ¡Zorra!- Uno de los macarras se preparo para darle un puñetazo en la cara a la chica pero Toni llegó a tiempo de parar el puño con la mano y empujó hacia delante al tío haciendo que retrocediera. Y quedando entre los macarras y la chica, dándole la espalda.
- ¿Quien te crees que eres gilipollas?- Toni se irguió y se puso en guardia
- Soy la “Bella Bestia verde de la Hoja”.
- ¿Qué cojones dices?
- Ostia es verdad, no conocéis Naruto.
- Que ¿Acaso es tu novia o algo?- Dijo el de más atrás.
- Hay un 99,9% de posibilidades que no la conozca de nada. senyorita ¿Se llama usted Mitsuru?
- No.
- Pues no la conozco...
- Prepárate chulito, por meterte donde nadie te llama.

El tipo que estaba más cerca de Toni le atacó con un puñetazo, entonces Toni, instintivamente, le esquivo y le dio un rodillazo en el estomago haciendo que este perdiera la respiración y cayera al suelo inmóvil. Entonces el otro ataco a Toni dándole un patada en el estomago haciéndole retroceder. Eso provoco en Toni una reacción extraña, era una ira que nunca antes había sentido se puso otra vez en guardia y paro el siguiente ataque y contraatacando con una patada haciendo que el rival saliera despedido hacia atrás. Entonces el que parecía el líder saco de su bolsillo una navaja y atacó a Toni con ella. Toni logro esquivarlo pero no pudo evitar recibir un corte superficial en el brazo.

En ese momento aparecieron por el callejón Jumpei acompañado de un agente de policía y al verlos dos de los macarras salieron corriendo hacia la otra salida del callejón, mientras el otro, el que se había quedado inmóvil, se levanto para salir corriendo.

- ¿Dónde te crees que vas?- Dijo Toni mientras le hacia un barrido provocando que el tipo volviera a caerse y lo retuvo hasta que el agente llegó hasta él, lo esposo y se lo llevo a comisaría.
- Menos mal que encontré al agente Kurosawa y hemos podido llegar a tiempo.- Le dijo a Toni que se había levantado y estaba mirando hacia la dirección donde habían huido los otros dos.
- ¿Jumpei?
- ¡Yukari! ¿Qué haces aquí?
- Acabo de llegar y esos tres imbéciles me sorprendieron.
- Menos mal que él se dio cuenta de lo que pasaba.- dirigiéndose a Toni.- ¿Eh tío cómo te has dado cuenta de lo que pasaba?- Toni apunto a su oído con su brazo derecho.
- Gracias al traductor, al parecer tiene un rango de alcance bastante amplio… tengo que apuntarlo.
- ¿Es un amigo tuyo, Jumpei?
- Uhm… esto... podríamos decir que sí…- mientras Jumpei intentaba explicarse Yukari fue hacía el misterioso joven que le había ayudado.
- No te había pedido que me ayudaras, ¿Por qué te metes donde no te llaman? – Sin girarse Toni dijo:
- “Hace falta una razón para ayudar a alguien…”
- ¿A que viene eso?
- No importa…- Toni, tras tranquilizarse tras la refriega empezó a notar el escozor del corte al verlo Yukari se sacó un pañuelo y se lo alargó para que Toni lo cogiera
- Toma.
- Gracias.- Dijo Toni mientras se giraba.- Muchas gracias…- Toni se quedo mirando a la chica que estaba delante de él… era la misma que la de la foto.- Tú…
- To,,, Toni-kun…- Yukari no se podía creer lo que estaba viendo, delante de ella estaba la persona que más deseaba volver a ver. Unas lágrimas empezaron a brotar de sus ojos. De repente Toni dio un salto hacia atrás y se puso en guardia.
- ¿Quién eres y que sabes sobre lo que me paso?- Yukari no podía creer esa reacción.
- Ey tío cálmate.- Dijo Jumpei mientras se interponía entre Yukari y él.- ¿Se puede saber que te pasa?
- Esa chica es la persona de la que os hable ayer, es la que sabe algo de lo que me sucedió.
- Jumpei, ¿Qué sucede?
- Yukari… él no es la persona que tú crees, no es él… y tú tranquilízate Toni, ella es una amiga mía.


Tras decir esto Toni se calmó. Yukari no podía dejar de mirarlo, era igual a él pero con distinto color de pelo. Tras ver que ambos se habían tranquilizado Jumpei dijo “Ya lo explicaremos todo en casa de Mitsuru-senpai que este no es un buen lugar para discutir estas cosas” y tras decir esto Jumpei llamó a un taxi y los tres fueron a la mansión Kirijo. Durante todo el camino había un ambiente bastante tenso en el taxi, todos estaban callados, Jumpei intentó iniciar varias veces una conversación con Toni y Yukari pero sin éxito.

Llegaron a la mansión al mismo tiempo que Mitsuru, se juntaron en la puerta de entrada.

- Takeba, has regresado antes de lo previsto.
- Sí, Mitsuru-senpai…
- Veo que te has encontrado con nuestro invitado… ¿Cómo es que estáis tan serios?
- Mitsuru-senpai es un poco difícil de explicar…- Dijo Jumpei


Entonces los cuatro entraron juntos a la mansión mientras una persona del servicio recogía la maleta de Yukari y la llevaba a su habitación. Mientras andaban hacia la sala del los sofás Jumpei le explico a Mitsuru lo sucedido en la estación y lo de los recuerdos de Toni. Al llegar a la sala se sentaron y explicaron a Yukari lo sucedido con Toni, de su viaje, lo del mundo paralelo y lo que le sucedió. Mientras hablaban de eso algo vino a la mente de Yukari. Era aquel sueño que tuvo el verano anterior y le empezó a resonar una frase en la cabeza “¿Me podrías guardar esto… hasta que nos volvamos a ver?” y se acordó del reloj.

Mitsuru-senpai, ¿Puedo salir un momento…?
- Sí, claro.- Yukari salió de la habitación y tras unos minutos volvió.
- ¿Recuerdas lo que sucedió este verano, Mitsuru-senpai?
- ¿Te refieres a lo de tú sueño? Sí, porqué.
- El reloj.- Entonces Yukari saco el reloj de su bolsillo y se lo enseño a los demás. - ¿Lo reconoces, Toni-kun?
- No, no me suena de nada…
- Yukari, déjale el reloj a Gómez para que mire lo que pone, por si pudiera descifrar lo que pone aquel mensaje.- Yukari abrió el reloj y se lo dio a Toni. Tras cogerlo y observar el mensaje se quedo mirándolo de forma extraña.
- ¿Puedes leer lo que pone, Gómez?
» Cita:
Para encontrar aquello que has perdido has de buscar en la caja de música y podrás descubrir aquello que ansias hallar…

- ¿Eso es lo que pone?
- Sí, Yukari…- Dijo Toni.
- ¿Cómo has podido leerlo, Gómez? ¿En que idioma esta escrito?
- Esta escrito en Español.
- ¿Español? Pero entonces como es que no pude leerlo…
- Es que mí letra es algo difícil de leer.
- ¿Tú letra?
- Sí… este mensaje parece estar escrito de mi puño y letra…



Personajes aparecidos en el Capítulo 3

Agente Kurosawa



En el juego Persona 3 era un agente que sabía que sucedia algo extraño y ayudaba a los SEES proporcinandoles armas y armaduras... pagando claro Cool


Capitulo 4: Adiós

“Para encontrar aquello que has perdido has de buscar en la caja de música y podrás descubrir aquello que ansias hallar…”

Toni no podía creerse lo que estaba pasando. ¿Cómo era posible que ese mensaje fuera escrito por él si nunca había estado antes en ese lugar?

- Es extraño… ¿Cómo es que esta escrito con tu letra, tío?
- No tengo ni idea Jumpei… - Toni se quedo pensativo, miles de ideas surcaban su mente.- Yukari.
- Sí, que quieres…
- ¿De donde has sacado este reloj?
- Me apareció en mi mano una noche hará unos meses tras tener un sueño extraño…
- Y… ¿sabes de donde pudo salir?
- Creo que me lo dio él.
- ¿Él?
- Aquel a quien te pareces Gómez.
- ¿Y eso?
- Se me apareció en el sueño y me dio el reloj diciéndome que se lo devolviera “cuando lo volviera a ver”.
- Uhmm… cualquiera diría que vuestro amigo sabía que yo vendría y quería dejarme este mensaje…
- Bueno pensando en otra cosa ¿Qué es eso de “la caja de música”?
- No se… ¿Vuestro amigo tenia alguna caja de música?
-No, que yo sepa ¿Y tú, Iori?
- No se me ocurre que podría ser. ¿Tú Yukari, sabrías decir que puede ser?

Yukari se quedo pensativa, escudriñando sus recuerdos con él e intentar recordar alguna caja de música pero sin resultado alguno. Toni, intentando pensar a que se podría referir ese extraño acertijo, de repente, su mirada se fue a parar al pecho de Yukari donde vio colgar algo.

- Yukari… ¿Eso es un MP3?
- Sí, ¿Por qué?
- ¿Es tuyo?
- Ahora sí, antes le perteneció a él…
- Ah… ¿Habéis mirado alguna vez su contenido?
- No, hemos intentado abrirlo pero todos los ordenadores donde hemos intentado nos decía que estaba en un formato desconocido y sí queríamos formatearlo.- Dijo Jumpei.- Pero Yukari no estaba por la labor… - Yukari agarro el reproductor y lo sostuvo contra ella.- Es un objeto muy preciado para ella.
- Ah…
- ¿Por qué lo preguntas Gómez?
- Sí lo pensáis bien… un MP3 se podría considerar una caja de música…
- No lo pillo.
- Un Reproductor MP3 es un dispositivo en donde se guardan canciones ¿Verdad?
- Sí… ¿Y?
- Pues se podría considerar una “caja” donde se guarda “música”. Una caja de música.
- Ahora que lo dices…
- Debemos mirar el contenido del MP3, estoy seguro que dentro hay algún archivo con la clave para este misterio…
- Pero si lo intentamos se borraría todo, y es lo único que le queda a Takeba para recordarlo.
- Uhmm… podría intentarlo con mí ordenador… tal vez encontraría la forma de mirar en su interior sin borrar lo que hay dentro, pero depende de ti, Yukari.

Toni miro a Yukari junto con Jumpei y Mitsuru. Yukari miro el reproductor y luego levanto la mirara y miro a Toni a los ojos.

- Sí, pero, por favor no lo estropees…
- No te preocupes, si hay peligro de que le pase algo lo dejare.- dijo Toni con una sonrisa.
- Muchas gracias, Toni…

Toni salió de la habitación y regreso con su mochila, se sentó y sacó de ella su portátil y lo dejo sobre la mesa. Al encenderlo todos se extrañaron al ver el sistema operativo que poseía el portátil.

- Windows… ¿Qué es eso?
- El sistema operativo del ordenador… no me lo digáis aquí no conocéis este sistema ¿Verdad?
- No, no me suena ese sistema…- Contesto Jumpei.

Toni pidió el MP3 a Yukari y ella se lo dejó. Al conectarlo al puerto USB del portátil no hubo problema, el portátil tenia acceso libre al contenido del MP3. Toni miro el formato del sistema de archivos y vio que era “FAT 32”.

- Que raro…
- ¿El que Tío?
- El formato en el que esta es el más común… al menos de donde yo vengo, claro.- Entonces Toni pensó.- ¿Cómo es posible que alguien de este mundo tuviera en su MP3 el formato de archivos de mi mundo…?

Entonces Toni empezó a mirar por las carpetas que había en el MP3. Hubo algo que le llamó la atención.

- Vuestro amigo tenía buen gusto para la música.
- ¿Por qué lo dices?
- Muchas de las canciones que hay son de mis favoritas, las llevo en mi MP4.
- ¿Tú las conoces?- Preguntó con curiosidad Yukari.
- Sí.
- Es que ninguna de esas canciones las he oído hasta escucharlas en el MP3.
- Más misterios… ahora resulta que vuestro amigo tenía canciones de mi mundo…

Toni miró por todas las carpetas y en una llamada “A ti” encontró un archivo de texto, al abrirlo vio que en el había escrito otro mensaje en español. Ese mensaje ponía…

“Aquello que buscas se encuentra al norte del lugar en el que se refleja dos veces la luz de la luna. Ve allí en el momento en que el día muere y sienta en su trono al Señor del tiempo para así mostrar el camino oculto.”

- Más acertijos… Vuestro amigo era un cabroncete… no podía decir las cosas claras.
- Vamos a analizar lo que dice… “Sienta en su trono al Señor del Tiempo”… ¿Qué podría ser ese “Señor del Tiempo”?


Todos se pusieron a pensar. De pronto Jumpei tuvo una idea.

- ¿Podría significar que tendríamos que dejar el reloj en algún sitio…?
- ¿El reloj?
- Sí, no podría ser ese “El Señor del Tiempo”.
- Tienes razón Jumpei.- Dijo Toni.
- Sí, no parece propio de Stupei.
- Yukatan, tampoco te pases.
- Tienes razón Takeba.- Mitsuru empezó a reír.
- ¿Tú también, Mitsuru-senpai?
- Bien, ahora hemos de encontrar el “Trono” del reloj… “Donde la luz de la luna se refleja dos veces…”.
- Tal vez se refiera a algún lugar especifico… ¿Se os ocurre donde puede ser?
- Es posible que se refiera a algún lugar cerca del rió o del mar…
- Buena idea Yukari, en esos lugares se reflejaría la “luz de la luna”. ¿Tenéis algún mapa de la ciudad?
- Sí, ahora lo traerán.

Toni, tras hacer una copia del archivo en su ordenador extrajo el MP3 del ordenador y se lo devolvió a Yukari, ella se lo agradeció y se lo volvió a colocar.

Mitsuru comunico a una de sus sirvientas que trajera un mapa, al momento lo trajo y Mitsuru lo extendió en la mesa y empezaron todos a mirarlo. Toni fue mirando el mapa y siguió el rió con la mirada hasta topar con algo.

- Jumpei. ¿Qué es esto de aquí?
- ¿No sabes leerlo?
- No, no se leer japonés.
- Ups, perdón… ese es un puente que une Iwatodai con la zona de Port Island, se llama “Moonlight Bridge”.
- Creo que lo hemos encontrado.
- ¿El que?
- El lugar donde se refleja dos veces “la luz de la luna”, se refleja la luz de la luna y el reflejo del puente ya que Moonlight significa “Luz de luna”.
- Tienes razón Gómez. – Dijo Mitsuru tras sopesar lo que Toni había dicho. Ya tenemos lo que hemos de buscar y el lugar… ahora nos falta el “Cuando”. Cuando muere el día podría significar el crepúsculo o la media noche…
- Pediríamos ir al crepúsculo y si no fuera volveríamos por la noche.
- Tienes razón Jumpei, así seguro que no nos equivocaremos.
- Hoy el sol se pondrá a las seis de la tarde.
- Pues iremos a las cinco y media y seguro que lo encontraremos el “trono”.- Tras decir esto Toni sacó su móvil y lo puso en modo “Grabación” y dijo.- Nota, crear un traductor para textos… iría bien una especie de visor.
- ¿Qué es eso? - Pregunto Yukari señalando hacia el móvil de Toni.
- Un teléfono móvil.
- No me refiero a eso que le cuelga, me lo dejas ver.
- Sí, claro.- dijo Toni mientras le daba el teléfono.- Es un colgante para el móvil que me encontré al despertar. ¿Pasa algo?
- Este es un colgante que me dio mi padre cuando era niña y lo guardaba como un tesoro… hasta que se lo di a él…
- A, si es tuyo quédatelo.- Toni quitó el colgante del móvil y se lo dio a Yukari.
- ¿Seguro?
- Tómalo como un regalo de paz… perdona por como me comporte al conocernos…- Yukari cogió el colgante.
- Gracias y… de acuerdo.
- Amigos….- Toni extendió su mano con una sonrisa en los labios.
- Amigos- Yukari estrecho la mano de Toni y se le esbozo una pequeña sonrisa.

Tras decidir su curso de acción el grupo comió y estuvieron hablando de trivialidades hasta el momento de irse. Esta vez Mitsuru decidió ir con ellos. A las cinco y cuarto de la tarde llegaron a la orilla norte del rió, debajo del puente. Allí se pusieron a buscar algo que pareciera un lugar para dejar el reloj pero allí solo había hierba y rocas. Tras media hora de buscar ya se pensaban en darse por vencidos.

De repente Toni sintió una presencia a su espalda, como si alguien le hubiera tocado el hombro, se giró y vio revoloteando otra vez aquella mariposa azul que había visto un par de veces antes.

- ¿La estáis viendo?
- ¿El que?
- La mariposa.
- ¿Qué mariposa?
- Yo no veo ninguna.
- Yo tampoco, Gómez.
- Pero si esta aquí.- Toni señalo en la dirección donde estaba la mariposa que se dirigía hacia una roca, se poso en ella y desapareció. En esa roca había una ranura en la que parecía que encajaba algo.- Creo que he encontrado el “Trono”.

Toni abrió el reloj y lo puso en esa ranura y encajaba perfectamente. Ya solo les quedaba esperar. Tras unos esperar algunos minutos y el sol ya empezaba a hundirse en el mar. De pronto un haz de luz dio en el reloj y algo extraño empezó a sucederle. En la esfera del reloj las horas se empezaron a mover hasta dejar un hueco entre las doce y la una y en ese hueco apareció el número trece y de pronto algo cambió en el ambiente. Toni empezó a sentir nauseas y como todo le empezaba a dar vueltas.

- ¿Qué coño…?
- La Hora Oscura…
- Como es esto posible…
- ¿Qué es esto…?- Toni se empezó a incorporar, acostumbrándose a ese ambiente tan extraño.
- Esto es la “Hora Oscura” el periodo de tiempo en el cual aparecían las Sombras… Aunque solía surgir a medianoche…
- ¿Qué es eso que aparece en la pared?

De repente en la pared de enfrente apareció una gruta, era bastante amplia y profunda. Todos se adentraron en la cueva, Jumpei sostenía a Toni pues aún no se había acabado de acostumbrar a la “Hora Oscura”.

Al llegar al fondo de la gruta se encontraron con una amplia sala con unas extrañas baldosas, en el centro de esa sala había un pedestal y en el una extraña esfera no más grande que una canica. Todos se acercaron a ella pero algo les impedía cogerla, como si hubiera una extraña barrera que les impedía acercarse. Entonces Toni alargó la mano y pudo coger la esfera.

Al tocarla un extraño haz de luz broto de la esfera y fue a parar a la cabeza de Toni y este cayó desplomado.

- Tío, estas bien.
- Toni-kun.

Mitsuru se acerco a Toni y vio que estaba inconsciente.

- Hemos de llevarle al hospital lo más rápido posible.
- Sí, tienes razón Mitsuru-senpai.

Tras decir eso Jumpei cargó a Toni en la espalda y los tres salieron de la cueva. Pero alguien les observaba desde la oscuridad, era una figura no muy alta con una larga nariz.

- Esto es un curioso giró de los acontecimientos… será interesante ver como seguirá esto…


Al salir de la cueva Yukari recogió el reloj de la roca y, de repente, la “Hora Oscura” desapareció. Tras eso fueron en la limusina de Mitsuru al hospital de Iwatodai, al ala especial destinada a la familia Kirijo y sus “asuntos” y dejaron allí a Toni mientras le hacían pruebas para asegurarse que estaba bien. El medicó les dijo que podían marcharse a casa que seguramente hasta el día siguiente Toni no recuperaría el conocimiento. Tras oír esto los tres se marcharon a la Mansión Kirijo.

Al poco de llegar Jumpei recibió una llamada de Fuuka Yamagishi preguntando sobre la “Hora Oscura” que había sucedido. Jumpei le dijo que era largo de explicar, que lo mejor seria que al día siguiente se vieran en el hospital y que allí se lo explicaría. Tras eso y tras cenar los tres se fueron a dormir temprano ya que estaban exhaustos de los hechos que habían sucedido ese día.

Esa noche, mientras Toni estaba inconsciente, vio algo en su mente. Estaba en un lugar extraño con la figura de alguien delante de él.

- ¿Quién eres?
- Hola, no se tú nombre, yo me llamo Toni Gómez, podríamos decir que yo soy tú y tú eres yo.
- Eso es imposible.
- Se que te parecerá imposible de creer pero si has llegado hasta encontrar esta grabación creo que estarás dispuesto a creer en cosas “imposibles”.
- En eso tienes razón…
- Supongo que sabrás quien soy… si has llegado hasta aquí habrás conocido a Yukari y los demás… y te habrán habido de mí. Te voy a explicar el porqué existí en este mundo. Al parecer te eligieron para venir a este mundo y afrontar que pudiéramos derrotar a Nyx y a otro ser del que no tengo datos. Hicieron que fueras alguien de este mundo… para que fueras yo, borrándote tus recuerdos de tú mundo. Al parecer, quien nos eligió no contaba con que sobreviviéramos y al hacerlo borraron los recuerdos de este mundo y te devolvieron al tuyo…. Antes de eso logré crear esta esfera. Poco a poco iras recuperando parte de esos recuerdos con el paso del tiempo… Tú decidirás que querrás hacer pues seguirás siendo tú, solamente conservaras mis recuerdos.
- Pues vaya historia, ¿Crees que me lo voy a creer?
- Seguramente habrá alguien que te podría decir quien fue el que te eligió y pronto sabrás quien es.
- ¿Eso es todo?
- Por cierto… hay otro objeto que contiene más recuerdos de este mundo, pero no de Iwatodai. Tú decides si quieres encontrarlo o no y por cierto… seguramente aprendas cosas que antes no sabias.- De repente la figura desapareció y Toni despertó.

Ya era de día y al despertar Toni se encontró con un Jumpei sentado al lado de su cama.

- ¿Ya te has levantado, Bella Durmiente?
- Sí, y he tenido un sueño más raro…- Jumpei miraba de forma extraña a Toni.- ¿Qué pasa, tengo algo en la cara?
- Toni, ¿Me entiendes?
- Sí, ¿Por qué lo preguntas?
- Porqué no llevas esto. - Jumpei extendió su mano y en ella estaba el Traductor de Toni. Toni se llevo la mano al oído y no noto el Traductor.
- ¿Qué coño esta pasando?
- Tío has aprendido japonés. Aquella bolita te debe haber otorgado la habilidad de entendernos.
- Es posible.
- Espera un momento, voy a avisar a los demás de que has despertado.- Jumpei salió de la habitación y, al momento volvió a entrar junto a Yukari y otra muchacha, algo bajita y de pelo moreno. Al verla Toni sintió una cosa extraña, como si cientos de imágenes surgieran de su mente. La chica parecía sorprendida de ver a Toni.

- Jumpei-kun, Yukari-chan teníais razón, se le parece mucho.
.. Verdad que sí. Bueno Toni quisiera presentarte a alguien, su nombre es…
- Buenos días Fuuka, ¿Cómo estas?
- ¿Como? ¿La conoces?
- No, pero me ha venido su nombre a la cabeza… a ver si lo del sueño era verdad…
- ¿Qué sueño?- Preguntó Yukari.
- ¿Aquel del que me has hablado al despertar?
- Sí…
- Y que pasó en el sueño.
- Es algo difícil de explicar… en resumidas cuentas… vuestro amigo era yo…
- ¿COMOOOO?- Gritaron todos.

Con más calma Toni les explicó a todos lo que le había sucedido en el sueño, que su amigo fue él y que poco a poco iría recuperando fragmentos de lo que sucedió pero que seguía siendo el mismo, y todos más o menos lo comprendieron (menos Jumpei). Como Toni ya estaba bien pudo salir del hospital y todos fueron a casa de Mitsuru. Allí le contaron lo sucedido.

Tras haber comido Toni decidió volver a casa ya que había completado su búsqueda, encontrar sus recuerdos perdidos. Esa misma tarde todos (Jumpei, Yukari, Mitsuru y Fuuka) le acompañaron hasta la residencia donde dos días antes había aparecido. Al llegar todos bajaron al sótano y llego el momento de las despedidas.

- Bueno, ya es hora de despedirnos.
- Te tienes que ir tan pronto tío.
- Sí, mis padres ya se deben estar preocupándose por mí.
- Ha sido un placer conocerte Gómez.
- Lo mismo digo Mitsuru.
- Hace tan poco que nos hemos visto Toni-kun.
- Sí, me hubiera gustado que nos hubiéramos conocido antes Fuuka.

Yukari no fue capaz de decir nada. Toni sacó el “Creaportal” de su mochila y lo activó. Las baterías se habían recargado y ya estaba listo para ser usado.

- ¿Qué es eso, tío?
- Es el aparato que me permitió venir a este mundo.
- Guau que pequeño.
- Verdad que sí.

Toni introdujo las coordenadas que se habían guardado en el “Creaportal”, las de casa, y pulso el botón y entonces el aparato creó un portal que le permitiría volver a casa.

- Bueno, es hora de irme.
- Adiós.- Dijeron Jumpei, Fuuka y Mitsuru.

Yukari solamente pudo apartar la mirada. Toni la miró y vio una gran tristeza en sus ojos.

- Dejémoslo en un… “Hasta que nos olamos”.- Entonces Toni se introdujo en el portal y tras hacerlo este se cerró.

- ¿”Hasta que nos olamos”? Debe ser otra cosa rara de su mundo…- Tras decir esto Jumpei salió del sótano junto con Fuuka dejando a Mitsuru y Yukari atrás.
- Yukari… ¿Por qué no le has dicho nada?
- ¿Qué querías que le dijera, Mitsuru-senpai?
- Estoy segura que tú hubieras podido hacer que se quedara aquí.

Tras decir estas palabras Yukari se abrazó a Mitsuru, no podía parar de llorar y decir entre llantos “Lo he vuelto a perder, lo he vuelto a perder.

Tras atravesar el portal Toni llegó, de nuevo, al laboratorio y por la puerta, en ese mimo momento, entraron sus padres. Su madre lo abrazó diciéndole que habían estado muy preocupados. Toni les contó lo que había sucedido al otro lado del portal y lo que había averiguado sobre su desaparición.


Capítulo 5: Mi nombre es...

Ya habían pasado dos semanas desde la fugaz aparición de Toni en la vida de Jumpei, Yukari, Fuuka y Mitsuru. Era la segunda semana de clases, del último curso para Jumpei, Yukari y Fuuka.

Era sábado por la mañana de un día soleado aunque hacía algo de fresco debido a lo temprano que era. Jumpei se dirigía a la estación del Monorraíl para poder llegar a Port Island y llegar al Instituto. En su camino Jumpei no pudo evitar pasar cerca de la residencia donde se despidió de Toni. Estaba intrigado pues hará poco más de una semana Mitsuru les contó que el edificio de la residencia y los edificios colindantes habían sido comprados y que ivan a reformarlos para hacer una nueva residencia para estudiantes. Cada día Jumpei pasaba por allí para ver como avanzaban y hoy ya habían acabado, los andamios, los cascotes, todos los restos de la obra ya no estaban. Habían dejado todos los edificios como si fueran uno solo. “Jo, hasta ha quedado bien y todo.”.

Después de esta pequeña distracción Jumpei siguió su camino hasta llegar a la estación donde cogió el monorraíl. Aquel día el vagón estaba abarrotado, prácticamente no había sitió ni para sentarse. Jumpei tuvo que quedarse en píe y aprovechando que tenia una buena perspectiva de todo el vagón busco con la mirada a Yukari y a Fuuka, pero no las vio por ningún lado “¿Habrán subido a otro vagón…?”.

De repente alguien llamo la atención de Jumpei. Era una persona que estaba sentada en uno de los asientos del vagón leyendo lo que parecía ser un cómic pero Jumpei no lograba distinguir de cual se trataba debido al mal ángulo de visión que tenia en ese momento. Esta persona iba vestida con el uniforme masculino del instituto, por lo cual Jumpei pudo deducir que era un chico, una especie de braga negra que le ocultaba medio rostro y un gorro de lana que le ocultaba todo el cabello. Con todo eso que llevaba en la cabeza impedía que se viera algo más que los ojos. Jumpei estaba intrigado pues no recordaba haber visto a nadie así por el instituto.

De repente aquel chico levanto la mirara del cómic y empezó a girar la cabeza en dirección a Jumpei. Este enseguida giró la cabeza hacia el otro lado para que el chico no se diera cuenta de que le estaba mirando. Al volverla a girar para ver que hacia vio que el muchacho miro por la ventana en la dirección en la que iba el convoy y que de repente volvió a mirar el cómic, cogió del bolsillo de la chaqueta una especie de tarjeta y la ponía entre las páginas del cómic y tras esto lo cerraba y lo guardó en la mochila que tenia a sus píes. Jumpei miró en la dirección donde el chico había mirado y se dio cuenta de que ya llegaban a la estación.

Al detenerse el tren toda la gente empezó a salir del vagón y Jumpei perdió de vista al chico. Cuando salió del vagón empezó a mirar hacia todos lados buscando a ese muchacho pero había demasiada gente y no lo veía. De repente Jumpei notó un golpe en la espalda y al girarse…

- Hola Jumpei-kun.
- A Fuuka, Yukari estáis ahí, no os he visto el vagón.
- Nosotras estábamos en el primer vagón. ¿Te pasa algo, estas raro?
- Es que… he visto a alguien muy raro en el vagón y he querido seguirle pero ha desaparecido.
- ¿Qué quieres decir con “muy raro”?
- No se, tenia el uniforme de nuestro instituto y tenia la cara tapada, no se le veía nada más que los ojos.
- Seria alguien con frío o que estuviera resfriado y por eso iría de esa manera.- Dijo Yukari de forma muy seca y de mal humor.- Sí seguís perdiendo el tiempo aquí llegareis tarde a clase.

Tras decir esto Yukari se puso en camino hacia el instituto.

- Sigue de mal humor, eh Jumpei-kun
- Sí, desde que Toni se marchó esta siempre cabreada y cualquiera le dice algo…
- Será mejor que sigamos, sino, se enfadara más.
- Sí, será mejor.- Entonces Jumpei y Fuuka siguieron a Yukari.

Estando ya a punto de llegar al instituto Jumpei se fijo que a unos cinco o seis metros por delante de ellos se volvía a encontrar el tipo de antes. Seguía llevando el gorro puesto y llevaba la mochila colgada en un hombro, era una mochila de las que se llevan a la espalda.

- ¡Mirad, mirad!- Dijo Jumpei señalando hacia delante.- Ahí esta.
- Tenias razón Jumpei-kun... sí que parece algo… raro.
- Y que más da.
- Yukatan sabes que soy el “reportero oficial” del Instituto Gekkokan.
- Querrás decir “Cotilla oficial”, Stupei.

Durante todo el trayecto que quedaba entre ese lugar hasta el instituto Jumpei no perdió de vista al tipo de delante. Al llegar al instituto se el muchacho se paró delante del casilleros de la entrada y sacó de uno de las casillas un par de zapatillas y guardó las que llevaba puestas. “Bien, por fin sabré su nombre. Je, je, je”. Tras cambiarse de calzado el chico siguió su camino hacia el interior del instituto, pero, de repente una chica tropezó con él y ella calló al suelo. Era de pelo castaño y algo más baja que el chico.

- ¿Te encuentras bien Rise-chan?- Dijo una de las chicas que acompañaba a la chica.
- Sí, no ha sido nada.
- Tendrías que ir con más cuidado.- Le dijo la amiga de la chica al muchacho.

De repente el chico se giró hacía ellas y las miró. Muchas de ellas se asustaron al ver sus ojos. De repente él se agacho hincando la rodilla en el suelo y le ofreció su mano para ayudarla a levantarse. Ella se apoyo en su mano y se levantó.

- Gracias…- Dijo Rise.
- No ha sido nada. Por mí culpa te caíste.
- No, fue mía por no fijarme por donde iba.
- Dejémoslo que ha sido culpa de los dos.- Dijo él cerrando los ojos como si estuviese sonriendo.
- De acuerdo.- Dijo Rise esbozando una sonrisa. Tras esto el chico comenzó a caminar y se giró hacia ellas.
- Por cierto, ¿Podríais ayudarme? ¿Es en esa dirección la oficina de los profesores?- Dijo señalando hacia el pasillo de la izquierda.
- Sí es por ahí, la primera puerta a la izquierda.
- Muchas gracias.- Dijo él despidiéndose con el brazo en alto mientras se alejaba.
- Rise-chan no se como has tenido el valor para hablarle… daba miedo…- Dijo unas de las chicas.
- La verdad es que sí daba miedo… pero al parecer era simpático.- Contesto otra.
- No se, no me causo esa impresión.- Respondió Rise mientras algo le rondaba por la cabeza.- “Esos ojos… hay algo en esos ojos… como si los hubiera visto antes…”.

A lo lejos Jumpei y Fuuka observaron la escena desde lejos sin haber podido oír lo que se decía. Entonces Jumpei miró el casillero donde el chico metió sus zapatillas, pero, no había ningún nombre en la etiqueta del casillero.

- ¡No hay ningún nombre!
- Es normal Stupei, si ese chico es nuevo es normal que no tenga el nombre en su casillero, seguramente lo pondrán mañana domingo.
- Sí, pero…
- Pero nada, yo me voy a clase, no quiero llegar tarde. Yo que tú también iría para tu aula Fuuka-chan.
- Sí, tienes razón Yukari-chan.
- Yo iré hacía allí haber si descubro algo.
- Haz lo que quieras.

Yukari y Fuuka subieron por las escaleras del fondo del hall para llegar hasta sus respectivas clases. Entonces Jumpei siguió al chico por el pasillo y vio que se metía en la oficina de los profesores. “Pues sí que parece ser un nuevo alumno…”. Entonces Jumpei se acerco a la puerta de la oficina e intento oír lo que ahí dentro se decía. No podía escuchar demasiado bien. De repente, la puerta se abrió de golpe.

- ¡Iori! ¡¿Qué haces aquí?!
- Pro… profesor Ekoda, yo… yo…
- Venga, ve para tu aula, que las clases estan a punto de empezar.
- Sí, profesor…

Jumpei se fue hacía su aula, no sin antes haber echado un vistazo al interior de la habitación. En ella había visto al chico hablando con la senyorita Terauchi. “O sea… que ese “chico nuevo” vendrá a mi clase…”.

Al llegar a su aula Jumpei se sentó en su pupitre y Kenji se le acercó.

- Que Jumpei, ¿A que viene esa cara de satisfacción?
- Je, je, je… El gran detective Jumpei Iori lo ha vuelto a conseguir…- Entonces otros alumnos como Kasushi Miyamoto y otros se le acercaron.
- ¿De qué hablas Jumpei?
- He averiguado que hoy va ha comenzar un nuevo alumno a esta clase.
- ¿De verdad?
- Sí. Le he visto hablando con la senyorita Terauchi, nuestra tutora.
- ¿Y sabes quién es o como es?
- La verdad es que no… cuando lo vi él…
- ¡Atención!- Dijo una alumna.- Viene la senyorita y… ¡Le acompaña un chico!
- ¡Lo veis!
- Pues tenias razón tío.

Todos se sentaron en sus sitios y la profesora entró en el aula, coloco sus cosas en su mesa y se dirigió a todos los alumnos:

- Buenos días alumnos de la clase F de tercero.
- Buenos días senyorita Terauchi.
- Bueno, antes de comenzar con la clase de Inglés de hoy os quiero dar dos noticias una es que hoy van a empezar un alumno nuevo en nuestra clase.- Se empezó a oír el voces de los alumnos en voz baja “Jumpei tenia razón…” las alumnas decían “¿Será guapo?”.- Chicos, chicas calmaos…- Todos se callaron.- La otra noticia es que la próxima semana vendrán unos alumnos de intercambio del Instituto Yasogami de Inaba y es probable que alguno venga a nuestra clase.- Más murmullos.- Venga silenció.- Dirigiéndose al chico que esperaba fuera del aula.- Venga, ya puedes entrar.

El chico entró en la clase leyendo un cómic. Se puso enfrente de todos aún leyendo.

- Ya puedes presentarte a los demás.- El chico levantó la mirada del cómic y miró hacia la profesora y con voz grave dijo:
- ¿Presentarme?
- Sí, di tu nombre, lo que te gusta, lo que no degusta, lo que esperas del futuro, tus aficiones… esas cosas.- Entonces el chico miró hacia los alumnos con los ojos entrecerrados, como con cara de cansancio.
- Bueno… Mí nombre es Kakashi Hatake... ¡Y no pienso deciros mis gustos! Lo que espero del futuro… Bah… Y mis aficiones… Tengo varias.

De repente todos se cayeron de espaldas (NdA: Típico momento en el que todos se caen y pasa un cuervo graznando por encima de todos). Al levantarse todos gritaron “¡¡¡Pero si solo ha dicho su nombre!!!” (NtA: imaginaos que al decir esto todos ponen la típica cara de Nami cuando Ruffy u otro hace alguna tontería). Mientras todos, menos Yukari que estaba indiferente a lo que estaba sucediendo en la clase, la profesora no podía ocultar la risa que le había dado esa situación.

- Bueno, bueno… era una pequeña broma.- Dijo el chico con una voz más suave que la que había usado hasta ahora, mientras cerraba el cómic que estaba leyendo.

En ese momento Jumpei pudo fijarse en la portada del cómic y en ella pudo ver a un chico rubio vestido con un extraño y llamativo traje naranja; a su lado, de espaldas. Había otro chico de cabello negro con una expresión de chulería y vestido con una camisa azul oscuro con un dibujo de un Pai-pai en la espalda y por último una chica de pelo rosa. Todos llevaban una bandana en la cabeza con el mismo símbolo. Más abajo, se podía leer en letras occidentales “Naruto”. Jumpei se puso a pensar “Naruto… Naruto… (NdA: Relieve it, relieve it Razz) De que me suena a mí ese nombre… ¿No me digas que él es…?”.

- Bueno, tras esta pequeña broma, que supongo pocos habréis entendido, gracias senyorita Terauchi por su ayuda.
- De nada, ha sido muy divertido. Ji, ji, ji…
- Me presentare correctamente. Me llamo…- empezó a decir el chico mientras guardaba el cómic en la mochila y se quitaba el gorro de lana, dejando ver una media melena castaña, y se bajaba aquello que le tapaba la mitad de la cara.- … Toni Gómez.

Muchos de los alumnos no podían creer lo que estaban viendo, otros no entendían por que los demás se sorprendían. Jumpei no pudo aguantar la risa y Yukari se quedo mirándole, sin acabar de creerse lo que tenía ante sus ojos y sin poder impedir que una lágrima recorriera su rostro.

- Bueno, se que algunos ya me conocéis pero hay caras nuevas que no conozco, para esos me presentare. Mi nombre es Toni Gómez y hará dos años estudie primero en este instituto y coincidí con muchos de vosotros. Decidí que quería acabar esta etapa en el Gekkokan y por eso me he matriculado aquí. Espero que nos conozcamos bien y podamos ser amigos.- Dijo Toni con una sonrisa en los labios.
- Tío, ¿Qué te has hecho en el pelo?- Dijo Kasushi y al mirarlo Toni recordó algunas cosas sobre él.
- Ah… esto… se me acabo el tinte azul Kas. Je, je, je…
- Toni, ¿Dónde has estado?- Al mirarlo le vinieron a la mente sobre Kenji.
- Bueno, Kenji he estado viajando durante este año… viviendo en otra ciudad con un… tío mío.- “Espero que haya colado… me lo acabo de inventar” pensó Toni.
- Bueno, tras esta pequeña tanda de preguntas, Toni siéntate en el pupitre que hay al lado de Iori.
- De acuerdo.

Toni se dirigió hacia su pupitre pasando entre los pupitres de Jumpei y el de Yukari (que estaba delante del de Jumpei). Al estar a su altura Jumpei le choco la mano y en ese momento Toni dijo, de forma que Jumpei y Yukari le oyeran “Después os lo explicaré.” Tras decir eso Toni se sentó en su pupitre y así empezó la clase. Durante la mañana Toni se reencontró con algunos profesores que tubo su “otro yo” como el señor Ono, profesor de Historia, y el profesor Ekoda, profesor de Literatura Universal.

Cuando llegó la hora del descanso para comer Jumpei y Yukari se fueron hacia una de las puertas del aula esperando a que Toni saliera pero un tumulto de compañeros lo rodearon y no dejaban de hacerle preguntas. De repente Fuuka apareció junto a Jumpei y Yukari, fuera del aula y viendo el tumulto pero sin poder distinguir nada.

- Que, me he enterado que tenéis un nuevo compañero de clase. ¿Eh?
- Sí, eso parece, Fuuka.- Dijo alguien desde detrás de ella. Al girarse…
- ¡¿Toni-kun?!- Dijo Fuuka sin poder creer lo que estaba viendo y sin poder evitar abrazarle.
- Fuuka, ni que hubieras visto un fantasma. Je, je, je…
- Tío, pero… ¿Tu no estabas allí metido?- Pregunto Jumpei apuntando hacía el tumulto.
- Sí, he logrado escabullirme sin que se dieran cuenta… Será mejor que nos vayamos que como se den cuenta…
- Sí, vayamos al tejado.

Los cuatro subieron a la terraza, cerraron la puerta y se sentaron en los bancos circulares rodeando una mesas de piedra que allí había. Los tres aún no se acababan de creer aquello que tenían ante sus ojos. Un silenció sepulcral se extendió por el lugar solo interrumpido por las voces de los otros estudiantes que se oían a lo lejos. Toni intentó romper el hielo.

- Bueno… ¿Cómo os va por aquí…?
- Perdona tío, pero es que no acabamos de creernos que estés aquí… ¿No habías vuelto a tú casa?
- Y volví. Lo que pasa es que he decidido… pasar un tiempo por aquí.
- Oh, eso es fantástico Toni-kun.- Dijo Fuuka.
- Y... ¿Vas a estar mucho tiempo por aquí?
- No se, ya veremos…

De repente, con un tono muy serió Yukari preguntó:

- ¿Por qué has vuelto…?
- Yukari-chan…
- Yukari…
- Por algún que otro motivo, asuntos de negocios y esas cosas.
- De… ¿De verdad, solo por eso…?
- Bueno… digamos que tengo un motivo oculto…
- ¿Un motivo oculto?
- ¿Queréis que os lo diga…?
- ¡Tío deja de hacerte el interesante!
- Vale, vale. Uno de los motivos más importantes por haber vuelto a este mundo… es por vosotros…
- ¿Por nosotros?
- Sí, al poco tiempo de separarnos me dio por pensar una cosa… Si mí “Otro Yo” se esforzó tanto porqué os conociera es porqué, seguramente, erais muy importantes para él… Y que queréis que os diga… Quería comprobar el porqué. Por eso quiero que nos conozcamos de nuevo, tener mis propios recuerdos de vosotros. Por eso me quiero presentar… me llamo Toni Gómez y estoy encantado de conoceros.- Dijo Toni mientras estrechaba la mano de Jumpei y besaba en las mejillas a Fuuka y Yukari.
- Pero… pero… ¿que haces Toni-kun?- Dijo Fuuka mientras ella y Yukari se tocaban la mejilla que Toni les había besado.
- Huy perdonad Fuuka, Yukari… es que de donde vengo se suele saludar así…
- Jo tío, pues a mí no me has besado…
- Porqué solo se hacen a las mujeres Jumpei…

Tras esta “Presentación” Toni abrió su mochila y sacó de ella cuatro latas de refresco y le dio una a cada uno. Las latas eran de color rojo con letras blancas.

- ¿Qué es esto, Tío?
- ¿Recuerdas Jumpei, cuando vine aquí que te pregunté si teníais Coca-cola?
- Uhmm… Sí, ya me acuerdo.
- Pues esto es una Coca-cola. Esta vez, como ya sabia donde venia he venido preparado.

Tras abrir los refrescos y probarlos, con cierta desconfianza, pero tras probarlo les gusto bastante. Toni también aprovecho para enseñarle algunos comics que había traído de su mundo pero, por desgracia, Jumpei no entendía ni una sola palabra de lo que en ellos había escrito ya que estaban en español. Tras acabar de comer continuaron hablando.

- Entonces tío, ¿Has llegado hoy?
- No, llevo algo más de una semana por aquí.
- ¿Tanto tiempo, Toni-kun? ¿Qué has estado haciendo?
- He estado algo liado con la mudanza y no he podido venir a clase hasta hoy.
- ¿Mudanza…?- Pregunto Yukari.
- Sí, he decidido residir en esta ciudad algún tiempo.

Esa respuesta provoco una reacción en el interior de Yukari, de repente toda la tristeza y amargura que había en su interior desaparecieron de repente.

- Por cierto Toni-kun, he estado pensando… y quiero hacerte una pregunta…
- Hazla Fuuka.
- ¿Cómo has podido matricularte con tu... “situación”?
- Uhmm… digamos que… el sistema de seguridad informática del Gekkokan no es demasiado bueno… Que alguien con ciertos conocimientos de informática, un ordenador y acceso a internet podría hacer CUALQUIER COSA…
- Ah…
- To.. Toni-kun…
- Sí, Yukari.
- Don… ¿Dónde vives…?
- Es un se-cre-to…
- ¿Un… secreto?
- Sí, ya os diré donde vivo cuando haya acabado todo el lío de la mudanza y este ya completamente instalado. ¿Vale?
- Sí… vale…


Durante el resto de la hora de la comida los cuatro siguieron charlando. Mientras tanto, en un aula de segundo, dos chicas estaban hablando entre ellas, eran dos del grupo que se encontraron con Toni por la mañana.

- Rise-chan… ¿Puedo… hacerte una pregunta?
- Sí claro, Yumi-chan.
- Desde el segundo día de clase estas algo triste… ¿Te ha pasado algo?
- La verdad… es que sí…- Dijo Rise mirando a lo lejos por la ventana.
- Quieres explicármelo, tal vez te sentirás mejor.
- Alguien… muy importante para mí… ha desaparecido…
- ¿Alguien importante…? ¿Algún familiar?
- No… era… un chico que conocí el año pasado… era mi Senpai…
- ¿Y que le ha pasado?
- Ha desaparecido… hará unos cuantos días me llamaron para decirme que había desaparecido y no daba señales de vida…
- Y era tan importante para ti…
- ¿Cómo decírtelo…? Si no fuera por él yo no seguiría con vida…

De repente llegó otra de sus amigas a toda prisa y con pinta de estar muy excitada.

- ¿Sucede algo Natsu-chan?
- ¡Traigo noticias frescas, Yumi-chan!
- ¿A que te refieres?
¿Recordáis el chico que nos encontremos esta mañana…? ¿Aquel que tropezó con Rise-chan?
- Sí, ¿Qué pasa con él?
- Puuueeeesss… ¡He oído cosas sobre él! Y algunas muy “misteriosas”…
- Cuenta, cuenta.
- Pues resulta que él ya estudió en este instituto hace dos años… y era muy popular…
- Y ¿Qué tiene de misterioso eso?
- Resulta que… se le había dado por muerto… ya que no se supo nada de él desde el fin de curso de aquel año hasta el día de hoy…
- ¿Y sabes al menos como se llama?
- Creo que he oído que se llamaba… Gómez…
- ¡Toni Gómez!
- Sí, creo que sí... ¿Le conoces Rise-chan?
- Creo… que…sí…

Rise se levantó rápidamente para ir a corroborar la infamación que había recibido de Natsumi, pero, de repente, sonó el timbre señalando el fin de la hora de la comida y el profesor entro por la puerta y ya no pudo salir.

Mientras tanto, en el tejado, Toni y los demás oyeron el timbre que señalaba el comienzo de las clases y decidieron bajar para llegar a tiempo para las clases. Mientras bajaban por las escaleras Yukari y Fuuka iban por delante de Toni y Jumpei.

- Tío, dime… Hay otra razón por la que has vuelto aquí ¿Verdad?.
- ¿A que te refieres?
- Te has fijado en alguien… me he fijado como mirabas a Yukari…
- No digas to…- De repente la mirada de Toni se enturbió y cayo al suelo perdiendo el conocimiento.
- ¡Toni, Toni! ¿Te encuentras bien?
- Tenemos que llevarle a la enfermería.

Jumpei cogió a Toni y lo llevó a la enfermería junto a Yukari y Fuuka. Al llegar se encontraron con el profesor Edogawa. Allí tumbaron a Toni en la camilla y el Profesor le hizo algunas pruebas para ver que podía haberle sucedido. Tras hacerlas les indicó a todos que podían regresar a clase, que con un poco de descanso Toni se recuperaría en poco tiempo. Yukari le pidió poder quedarse en la enfermería para poder cuidar de él. El profesor se lo permitió y Jumpei y Fuuka volvieron a sus aulas.

- Hacia tiempo que no veía a Toni-kun…
- Sí, señor Edogawa… hoy ha empezado…
- Era muy buen alumno, siempre atendía en clase… incluso en aquella de Izana… bueno, da igual... – El profesor miró su reloj.- Bueno, Takeba, he de ir a una clase… te quedaras a cuidarlo ¿Verdad?
- Sí.

El profesor salió de la enfermería y se quedaron Yukari y Toni solos en la habitación. Yukari agarro la mano de Toni, que estaba por encima de la sabana de la cama y la estrecho entre sus manos.

- Toni… espero que estés bien… No soportaría que te pasara nada… ahora que nos hemos reencontrado…

Yukari no pudo evitar acercar sus labios a los de Toni, pero, cuando estaba a punto de besarlo, una voz desde atrás le hizo retirarse.

- Siento molestar… senyorita…

Yukari se giró pues la voz venia de su espalda, del asiento donde estaba sentado antes el profesor Edogawa. Era alguien que le resultaba extremadamente familiar. Era alguien de muy baja estatura, calvo y con los ojos extraños… pero lo que más llamaba la atención de él era su larga nariz.

- Usted... A usted le he visto antes…
- Cierto… no conocimos en la Habitación de Terciopelo tras vuestro enfrentamiento contra Erebus… ¿Verdad?
- Es verdad…- Los recuerdos sobre lo que sucedió dos años atrás, tras la muerte de Toni, volvieron a la mente de Yukari.- Su nombre era…
- Igor… Mi nombre es Igor…
- ¿Qué ha venido a hacer aquí?
- Je, je, je… quería volverme a encontrar con el muchacho… Es sorprendente volverlo a ver por aquí…

Igor se bajó de la silla y se acercó a Toni. Lo miró fijamente y concluyo.

- Que interesante… Con que es eso lo que le pasa…
- ¿Usted sabe que le sucede?
- Sí, ¿Quieres saberlo, senyorita?
- Sí por favor…
- Bueno… resulta que este mundo le esta rechazando…
- ¿Qué el mundo le está rechazando…?
- Sí, este mundo… como si fuera un ser vivo, le esta atacando como si fuera un invasor… como si fuera una bacteria… Sí no vuelve a su mundo… morirá.
- ¿Y por qué le pasa eso?
- Porqué le falta algo… algo que le permitiría vivir en este mundo…
- Yo haré lo que sea, pero por favor, ayúdele…
- Lo que necesita no es algo que usted pueda conseguir… senyorita. Ha de ser él quien ha de hace algo…
- ¿El que…?
- Tendrá que superar una prueba…
- ¿Una prueba?
- Sí… Si usted quiere ayudarlo… procure que hoy… a medianoche… él se encuentre en la plaza Pawlonia…
- Pero que…- De repente Igor ya no estaba en la habitación.

Tras unos minutos dudando sobre lo que acababa de ver, Toni se despertó y se incorporo y sosteniéndose la cabeza.

- Jo… No me digas que me ha vuelto a pasar otra vez…
- Toni-kun… ¿Estas bien?
- Ha Yukari… Sí, estoy bien, es que no tenía ganas de hacer las clases de la tarde y no sabia como hacerlo, je, je, je…. Por cierto, ¿Dónde estoy?
- Estas en la enfermería del instituto… Jumpei, Fuuka y yo te hemos traído aquí…
- ¿Y donde estan?
- Se fueron a clase.
- ¿Y, tú?
- Es que… he salido un momento de clase… y he pasado para ver como estabas…
- Ah… Gracias Yukari…- Dijo Toni con una sonrisa.
- De nada… Por cierto Toni-kun… ¿Qué has querido decir con “otra vez”?
- Nada importante… Me he desmallado un par de veces en la última semana… supongo que será por el cansancio de la mudanza y esas cosas. Je, je, je…
- Sí, es posible…

Yukari decidió no contarle nada a Toni sobré su encuentro con Igor. Al salir de la enfermería Toni notó algo raro. Sentía calor en sus labios y un olor extraño, no sabía que podía ser.

Durante el tiempo en que Toni estuvo ausente de clase Rise salio de su aula con la excusa de ir al baño y así pasarse por la clase que le había dicho Natsumi para así comprobar sí ese alumno era su Senpai o no. Al llegar no lo vio en clase, solo vio dos pupitres vacíos.

Más tarde Toni y Yukari volvieron a clase con algunos comentarios y burlas por parte de los compañeros de clase (Jumpei el primero) al estilo de “Mira la parejita” y esas cosas con el consiguiente enfado de Yukari.

Tras acabar las clases Toni, Yukari, Fuuka y Jumpei salieron juntos del instituto, Cuando estaban a punto de salir del recinto escolar el móvil de Toni sonó:

- ¿Quién és?... Sí, sí… Ha ido bien… Sí… Tiene que ser ahora… De acuerdo, hasta ahora.- Toni colgó. Bueno, chicos… me gustaría hacer el camino de vuelta pero me he de ir…
- Bueno hasta mañana ¿No, tío?
- Sí, ya nos vemos mañana.- Tras decir esto Toni estaba por salir corriendo, pero de pronto:
- Toni-kun…
- Sí, Yukari.
- Te gustaría venir esta noche a La Escapada…
- ¿La… Escapada?- Los recuerdos sobre aquella discoteca.- Sí, ya me acuerdo.
- Sí… es que esta noche íbamos a ir Jumpei, Fuuka y yo esta noche y me preguntaba sí querrías venir con nosotros…
- Yo no recuerdo…- Yukari le piso con todas sus fuerzas el pie.- ¡Ay!
- Sí, es verdad Toni-kun, ¿Quieres venir con nosotros?
- Bueno, vale. Intentare ir.¿A que hora quedamos?
- ¿Qué tal a las diez de la noche?
- Perfecto. Bueno, nos vemos.- Toni salió corriendo hacia la calle.
- Yukatan… ¿Qué estas planeando con Toni…?
- No es nada de lo que crees Stupei… es por otro motivo…
- Yukari-chan…

Algo más adelante se encontraban Rise, Yumi y Natsumi.

- Rise-chan anímate…
- Venga… Tengo una idea para animar a Rise-chan. ¿Por qué no vamos a divertirnos esta noche a La Escapada?
- ¡Tienes razón Natsu-chan! Venga Rise-chan ¿Vendrás tú también?
- Vale, vale, iré…



Personajes aparecidos en el Capítulo 5

Primero os quiero mostrar los uniformes del Instituto Gekkokan.



Este es el uniforme básico aunque puede haber algunos personalizados como en el caso del de Yukari que tiene la chaqueta de otro color.

Sr. Edogawa



Profesor de... ¿Ocultismo? en el instituto Gekkokan. También es la ¿enfermera? del instituto, suele dar extraños... "remedios" para los alumnos enfermos.

Señor Ono: Profesor de Historia obsesionado con el Japón Feudal. Suele llevar siempre un casco de samurai de la Era Edo.

Señor Ekoda: Profesor de Literatura Clásica. Muy estricto y tradicional. Suele llevarse no demasiado bien con sus alumnos y con sus compañeros más jovenes.

senyorita Terauchi:



Profesora de Inglés. Es soltera. Tenia muy buena relación con la tutora de Yukari y los demás durante el transcurso de Persona 3, la senyorita Isako Toriumi. Esta le enseño a Terauchi a jugar a Mahyong. Ahora es la tutora del curso de 3-F, el curso de Toni, Yukari y Junpei.

Kasushi Miyamoto



Kasushi Miyamoto, llamado Kass por sus amigos, es el típico chico obsesionado por el deporte, dos años atras se lesiono en el tobillo y tuvo que someterse a cirurgia.

Igor



Este tipo taaann... "peculiar" es el encargado de guiar a aquellos que han sido capaces de entrar en la "Habitación de Terciopelo" (Velver Room) y les asiste fusionando "Personas" y dando consejos algo cripticos.




Ultima edición por izanagi33 el Vie Jul 05, 2013 8:41 am; editado 18 veces





Lechugaman Mensaje Mar Mar 02, 2010 12:01 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 18 Ene 2010
Mensajes: 375
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 30
0
Título del mensaje:
Me ha gustado un monton este primer capitulo, Izanagi, mas incluso que el numero cero. Sorprende que los personajes de este capitulo son inventados. Sigue asi, que esta muy interesante.

Jeje, cuantos hemos sonyado con un traductor universal. Ojala existiera un aparato asi.




izanagi33 Mensaje Vie Mar 05, 2010 1:37 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
Continuación del Fic

Capítulo 6: "La Escapada"

Eran las diez de una noche con un extraño ambiente en la atmósfera y una temperatura algo elevada para esas alturas del año y Jumpei, Yukari y Fuuka estaban llegando a la plaza de la avenida comercial Pawlonia donde se encontraba la discoteca “La Escapada”. Al llegar a la fuente los tres miraron alrededor pero no había ni rastro de Toni por ningún lado.

- Jo, no esta por ningún lado…
- ¿Se habrá olvidado?
- No creo, Fuuka, no ves que se lo pudio Yukatan, no creo que falte.
- Eres estúpido, Stupei. Deja de hacer esas bromas.- Le gritó Yukari mientras le golpeaba.
- Vale. Vale... Perdona.
- Ji, ji, ji… Que graciosos sois Jumpei-kun, Yukari-chan. Con vosotros siempre me divierto.
- Fuuka-chan cuidado con lo que dices que también recibirás.- Le aconsejó Jumpei.

Tras calmarse un poco los ánimos y esperar un cuarto de hora Toni seguía sin aparecer. Los tres ya empezaban a preocuparse por la ausencia de Toni.

- Fuuka, Yukari, esperadme aquí voy a mirar dentro a ver si por casualidad nos esta esperando dentro. Vosotras esperad aquí fuera por si llegara mientras estoy dentro.
- Buena idea Jumpei-kun.

Jumpei dejo a las dos chicas en los bancos cerca de la fuente central de la plaza y entró en “La Escapada“. El local estaba bastante lleno, al ser fin de semana era normal. Jumpei miro por todos lados: en la pista de baile, en las mesas, cerca del escenario, en la barra e incluso en la sección privada; pero no había ni rastro de Toni por ningún lado. Tras esto Jumpei salió del local y se reunió con las chicas.

- Ni rastro… ¿Y por aquí fuera?
- ¿Tú lo ves por aquí, Stupei?- Contesto Yukari con un notable enfado.
- ¿Le habéis llamado?
- No, ¿Acaso tú tienes su número, Stupei?
- No.- Le contesto.- Vaya… se esta poniendo peligroso… mejor no decir nada.- Pensó para si mismo Jumpei. Eran las diez y veinticinco y Toni sin llegar.

Mientras tanto, a unos quinientos metros de allí estaban dos chicas que parecían esperar a alguien.

- No hay ni rastro de Rise-chan eh Natsu-chan.
- No te impacientes, solo hace cinco minutos que esperamos, recuerda que esta tarde tenia que trabajar y eso podría retrasarla un poco.
- Tienes razón Yumi-chan.

De repente las chicas oyeron como alguien corriendo hacia ellas, ambas se asustaron un poco pues la calle no estaba demasiado iluminada. De repente un muchacho, resoplando por la carrera, se paro delante de ellas. Estaba vestido con un pantalón de azul oscuro, una camisa vaquera, también de colores oscuros y unas zapatillas deportivas oscuras. Llevaba el pelo, castaño, recogido en una cola de caballo.

- Disculpad.- El chico las miro fijamente. ¿Vosotras no sois las de esta mañana?
- ¿Gómez-senpai?
- Esto…- “¿Qué significaba Senpai…? Ah sí, ya me acuerdo, era un sufijo para indicar a alguien de rango superior…” Pensó Toni- … Sí, soy yo. ¿Y vosotras os llamáis?
- Yo me llamo Yumi Ushino de 2º C.
- Y yo me llamo Natsumi Ashimi también de 2º C.
- Encantado mi nombre es Toni Gómez.- Toni les estrecho las manos.- Por cierto, ¿Me podríais ayudar?
- Claro Gómez-kun ¿Qué quieres?
- ¿Podríais decirme donde esta la discoteca “La Escapada”?
- Sí, lo sabemos. Nosotras íbamos a ir en cuanto llegase una amiga nuestra. ¿Quieres venir con nosotras? Nuestra amiga no tardara mucho en venir

Toni miró su reloj y vio que eran las diez y veinticinco.

- Lo siento, me encantaría, Natsumi, pero me estan esperando desde hace un buen rato.
- Bueno pues ve recto por esta calle y cuando llegues al quinto cruce gira a la izquierda y encontraras, un poco más adelante la plaza de las fuentes y allí esta “La Escapada”.
- Muchísimas gracias Yumi.- Toni ya estaba a punto de seguir su camino.- Bueno, ya nos veremos por ahí chicas, adiós.
- Adiós, Gómez-senpai. – Gritaron las dos mientras Toni se alejaba.
- Es muy simpático ¿Verdad Natsu-chan?
- Y guapo…
- Siempre piensas en lo mismo.

En ese momento paso a su lado una figura de unos dos metros, oscura, no se distinguía nada de ella y se dirigió en la dirección en la que fue Toni.

Toni siguió corriendo para intentar no llegar demasiado tarde, en ese momento vio que alguien surgía de una de las esquinas y estuvo a punto de chocar contra ella, pero, pudo esquivarla para así no chocar. “Lo siento” gritó Toni y siguió su camino. Después ese alguien llegó hasta donde estaban las dos chicas.

- Rise-chan, por fin llegas.
- Disculpad es que hemos salido algo tarde del rodaje.
- ¿Te has cruzado con él?
- Cruzarme… Casi me choco con alguien, pero me esquivo en el último momento y siguió corriendo. ¿Por qué? ¿Quién era?
- Era Gómez-senpai.
- Gó… Gómez-senpai… ¿Y… y como lo sabéis?
- Porque hemos estado hablando con él hace nada.
- Y sabéis donde ha ido.
- Sí, iba al mismo sitio que nosotras, a “La Escapada”.
- Entonces vamos, a prisa.- Rise y sus amigas se dirigieron a la discoteca.


Mientras tanto en la plaza, Yukari y los demás seguían esperando a que llegara Toni. Jumpei les dijo a Yukari y a Fuuka que fueran dentro y que buscaran sitio para sentarse. Entonces las dos entraron en el local y Jumpei se quedo fuera esperando. ”Si que esta tardando… son casi las diez y media…”. De repente Jumpei empezó a escuchar unos pasos acelerados que se acercaban. De repente la figura de Toni se empezó ha vislumbrar en la lejanía con la mano en alto saludando.

- Ya era hora Tío, no veas el cabreo que lleva Yukari.
- Perdona Jumpei… ¿Qué quieres decir con Yukari?
- No, nada, nada… ¿Por qué has tardado tanto en llegar?
- La verdad… me he perdido…- Dijo Toni poniéndose la mano en la nuca.
- ¿Te has perdido?
- Sí, recordé el sitio, pero no como llegar aquí… Menos mal que me encontré con unas estudiantes de segundo y me han indicado como llegar hasta aquí.
- ¿Y estaban buenas?
- No me fije Jumpei… no estoy por esas cosas…
- Ah, claaaaaro… Tú solo puedes pensar en Yukari… ¿eeehhhh?
- ¿De que hablas, Jumpei? Prefiero no pensar en esas cosas…
- ¿Por qué?
- Digamos que… he tenido diversas malas experiencias y prefiero… estar solo…
- Ah, si tú lo dices… Bueno, vamos pa’entro, que Fuuka y Yukari nos estan esperando.

Toni y Jumpei entraron en el local. Fuuka y Yukari habían logrado sentarse en una mesa que estaba en uno de los laterales del local. Toni y Jumpei se acercaron y se sentaron con ellas. Tras llegar Toni saludo a Fuuka y Yukari.

- ¡Wow! Estáis preciosas chicas.- Dijo mientras miraba a Yukari, que iba vestida con un vestido de una pieza con los hombros al airé con tirantes y en tono amarillo y a Fuuka que llevaba un conjunto a dos piezas con chaqueta.
- Muchas gracias.- Dijeron las dos.
- ¿Cómo es que has tardado en llegar, Toni-kun?
- Os lo diré si me prometéis que no os reiréis, Fuuka.
- De acuerdo.- Dijeron las chicas.
- La verdad… es que…. me he perdido… No recordaba donde estaba este sitio exactamente…

Yukari y Fuuka, tras oír lo que Toni dijo y al ver su cara al hacerlo no pudieron evitar que se les escapasen unas carcajadas.

- Me habíais prometido que no os reiríais…

Tras decir esto Toni no pudo evitar reír junto a ellas y Jumpei se les unió. Tras esto pidieron un par de refrescos, ya que debido a un incidente de trafico que hubo en la zona en el local no se servia alcohol, y estuvieron hablando durante un rato mientras oían la música de fondo.

Rise y sus amigas llegaron a “La Escapada” unos cinco minutos después de que Toni y Jumpei entraran. Nada más entrar Rise intentó encontrar, con la mirada, a aquel que se llamaba igual que su Senpai, pero, había demasiada gente y no lograba ver nada. Tras esto se acercaron a la barra y Rise habló con el dueño del local y este les dejó usar el lugar privado del primer piso para que Rise y sus amigas pudieran estar más tranquilas, pero a cambió de un favor, que Rise cantase al menos una canción. Rise aceptó ya que pensó: “Si estoy en el escenario seguramente podré tener una mejor vista del local…”. Entonces, mientras Yumi y Natsumi subieron al primer piso, Rise y el dueño fueron hacia el escenario. Al subir el dueño apago el equipo de música

- Queridos clientes de “La Escapada”, tengo una sorpresa para todos ustedes. Hoy esta entre nosotros alguien muy especial. Una de las mayores estrellas juveniles que hay. Ante todos ustedes…. Rissete.

Toda la sala empezó a aplaudir y vitorear a Rise. “Rissete, Rissete” Rise agarro el micrófono y empezó a mirar a toda la gente del público.

- Hola a todos…
- ¡Hola Rissete!- Gritaron todos.
- ¡¡WOW!! Es Rissete.- Grito Jumpei.- Tío que suerte tienes de haber venido el mismo día que Rissete.
- Rissete… ¿Y esa quien es?
- ¡NO CONOCES A RISSETE!
- ¡NO, NO CONOZCO A RISSETE!
- Ostras… es verdad… Rissete es una Idol, debe tener uno o dos años menos que nosotros.
- Ah… pues me has dejado igual…
. Mira, esa es Rissete.- Toni miró en la dirección al escenario y vio a Rise.
- Creo que la he visto antes…
- Pues claro, con lo famosa que es, seguro que ha sido en un anunció o algo.
- No, creo que ha sido hoy.- Toni la estuvo mirando y la imagino con el pelo liso (ahora lo llevaba recogido en dos coletas) y ya se acordó.- La vi esta mañana en el instituto.
- ¿COMO?
- Sí, me tropecé con ella y me dijo donde estaba la oficina de los profesores.
- ¿Era aquella chica…?
- ¿Eh? ¿Y como sabes eso?
- La verdad es que al verte esta mañana me pareciste raro y te seguí.
- Ah, es verdad, estando con la tutora oí como el profesor Ekoda gritaba tu nombre.
- Sí… je, je.
- Primero de todo, gracias por vuestro apoyo a todos. Ahora quiero cantaros una canción de la película que estamos rodando ahora, espero que os guste.- Rise empezó a cantar (canción)

Todos empezaron a bailar al son de esa canción. Jumpei animó a Fuuka para que le acompañara y ella acepto. Mientras tanto Toni y Yukari se quedaron sentados en la mesa. De repente Yukari se quitó el collar que llevaba al cuello.

- Toma… Toni-kun…
- Y esto… ¿Qué es?
- Es un collar que apareció junto al reloj… creo que también te pertenece.- Toni tomo el collar y lo observo detenidamente. Era un collar de forma rectangular con una especie de bisagras.
- No, no es mío… no lo recuerdo… Toma, mejor quédatelo tú.
- No, es tuyo…- Toni lo observo más de cerca y se dio cuenta de que el colgante tenía unas marcas extrañas, entonces presiono allí y se separo la parte interior en un trozo independiente.
- Tengo una idea… Yo me quedo con esta parte.- Toni levantó la parte más grande, con el agujero en medio.- Y este para ti.- Refiriéndose a la parte central.- ¿Qué te parece?.- Dijo sonriendo.
- De acuerdo.

Entonces Toni se quitó una cuerda de un antiguo collar que llevaba al cuello, y le puso la pieza en él. Entonces le dijo a Yukari “Me permites” y le colgó el collar. “Muchas gracias, Toni-kun” ”De nada, Yukari”. De pronto Rise terminó su actuación, y tras no haber visto a Toni subió hasta donde estaban sus amigas.

- Ha sido una actuación genial, Rise.
- Muchas gracias.

Tras la actuación Jumpei y Fuuka volvieron con ellos y se encontraron con Toni poniéndole el collar.

- ¡Eh tortolitos! ¿Qué estáis haciendo?
- Stupei, no empieces.

Eran las doce menos cinco y los cuatro estaban de pie escuchando la música de fondo. De repente salió el dueño del local y gritó: “Venga, ahora, para todas aquellas parejitas que estáis por aquí os dejamos este tema.”. Entonces empezó a sonar una canción lenta (canción). De repente todas las parejas que había en el local empezaron a bailar agarrados.

Toni escuchaba la canción con los ojos cerrados, disfrutando de la canción. Entonces, de repente, Jumpei le empujó con la cintura hacia Yukari hasta quedar delante de ella. Entonces miró a Jumpei como diciendo “¿Qué haces?” y Jumpei le animaba a que bailara con Yukari. Entonces Toni miró a Yukari que estaba con la cabeza baja, mirando al suelo algo avergonzada. Entonces Toni le ofreció la mano haciendo una pequeña reverencia y ella aceptó agarrándole la mano y ambos salieron a la pista.

Toni agarro por la cintura a Yukari mientras ella le pasaba los brazos alrededor del cuello y bailaron al ritmo de la música. Toni no podía evitar mirar a los ojos a Yukari, y mientras más miraba iba sintiendo algo muy extraño.

Mientras más avanzaba la canción más difícil le era a Toni alejarse de Yukari. De repente empezó a sentir el aroma de Yukari, aquel mismo aroma que sintió la primera noche que pasó en ese mundo, el mismo aroma que sintió tras haberse desmallado en el instituto.

Toni no pudo evitar acercar, lentamente, su rostro al de Yukari. Tal vez era la extraña expresión que tenia Yukari, su aroma o la canción, pero algo le arrastraba hacia ella, hacia sus labios. Yukari al ver a Toni, cerró los ojos y se preparó para besarle. Al verlo Toni también cerró sus ojos. Cuando estuvieron a punto de rozarse, sus labios, oyeron un gritó que les hizo reaccionar y separarse. “¡¡Senpai, no!!” La voz de Rise resonó por toda la sala. Entonces sus amigas inmediatamente la ocultaron para que nadie la viera.

Toni y Yukari no sabían a donde mirar, ambos estaban rojos por la vergüenza que sentían tras ese momento. De repente el móvil de Yukari sonó y ella descolgó.

- ¿Quién es?
- Hola, senyorita… ya es la hora…- Yukari colgó.
- Toni-kun…
- Sí…
- Querrías acompañarme fuera…
- Sí… claro.

Toni y Yukari se dirigieron a la salida del local. Desde el sitió donde se encontraban Jumpei y Fuuka estos habían visto toda la escena y como ahora ambos salían fuera.

- Casi funciona…
- ¿El que, Jumpei-kun?
- Mi plan…
- ¿Qué plan?
- Nada, nada… Hay que seguirles.
- No, Jumpei, no les vayas a mo…- Pero Jumpei ya había partido en dirección a la puerta y Fuuka tras de él para intentar detenerlo.

Desde el primer piso Rise no podía creer lo que estuvo a punto de pasar si ella no hubiera intervenido. Entonces, tras ver que Toni y Yukari habían salido del local ella decidió salir y sus amigas intentaron impedírselo, pero sin lograrlo.

Al llegar Rise al final de la escalera el reloj que había al lado toco la medianoche y algo extraño empezó a suceder. Una extraña capa de niebla empezó a surgir por todos lados de la discoteca y de repente hubo una especie de flash que convirtió a todo el mundo en ataúdes rojos, todos menos a Fuuka, Jumpei, Rise, Yukari y Toni. Jumpei supo en seguida supo que sucedía: “La Hora Oscura”.

Al salir de “La Escapada” Yukari y Toni se encontraron con que todo se había llenado de niebla, una niebla extraña que cubría todo y de repente surgió la “Hora Oscura”.

- ¿Qué esta sucediendo?
- Bienvenido muchacho.

Toni miró hacia la fuente y en frente de ella vio dos figuras, una baja y otra más alta. Al verlos los recuerdos sobre esos dos volvieron a la memoria de Toni.

- ¿Igor? ¿Elizabeth?
- Bien, bien… veo que nos recuerdas.
- ¿Qué hacéis aquí?
- Hemos venido a hacerte una propuesta…
- ¿Propuesta?
- Sí… ya te habrás dado cuenta que los aires de este mundo no te sientan nada bien… Pierdes bastante el conocimiento ¿no?
- ¿Y eso?
- Pues, como ya le expliqué a la senyorita.- Toni miró a Yukari y después volvió su vista hacia Igor.- Este mundo te está rechazando… intenta eliminarte. Pero hay una forma de que puedas estar aquí… recuperando algo que te falta…
- ¿Algo que me falta?
- Sí, y para recuperarlo has de superar una prueba… eso sí… será peligroso y podrías perder la vida… Tú decides… Muchacho…

En ese momento Jumpei y Fuuka salieron del local y se sorprendieron al ver a Igor y Elizabeth y tras oír lo de “perder la vida”. Se enfadaron un poco.

- ¿Qué esta pasando aquí?
- Calla Jumpei.- Grito Yukari.

Jumpei se sorprendió pues hacia tiempo que no oía a Yukari hablar con un tono tan serió. Mientras tanto Toni miró hacia sus tres nuevos amigos y pensó en lo que le acababa de decir Igor.

- De acuerdo.
- Bien, bien… Toma.- Tras chasquear los dedos Igor hizo aparecer una carpeta cerca de Toni con un papel encima.- Es un contrato… ya sabes, lo de siempre “Acepto las consecuencias de mis actos”.

Toni miró la hoja y eso era lo único que ponía “Yo, __________ acepto las consecuencias de mis actos.”. Entonces Toni cogió una pluma que había en la carpeta y puso su nombre en la linea y firmo. Mientras lo hacia se giró hacia los demás y sonriendo dijo: “No hay problema, todo saldrá bien”. Tras hacerlo la carpeta levito hasta donde estaba Igor. Este la cogió y separo dos hojas.

- Bueno… una copia par mí y otra… para ti.- Igor sostuvo esa hoja con los dedos y esta se quedo rígida y se la lanzó a Toni.

En ese momento Rise, mareada bajo los efectos de la “Hora Oscura” miró hacia Toni y como esa hoja se le introdujo en el pecho. De repente el cuerpo de Toni desapareció delante de todos ellos sin dejar rastro alguno.

“La prueba ha comenzado…”

Personajes aparecidos en Capítulo 6

Yumi Ushino y Natsumi Ashimi: Son dos personajes inventados por mí, no aparecen en los juegos. Són dos compañeras de clase de Rise y conocen su "identidad secreta" como Rissete.

Elizabeth:


Una de las siervientas de Igor en la Velvet Room es la hermana menor de Margareth y hermana mayor de Theodore, que también son sirvientes de Igor. Ella apareció en Persona 3.


Capítulo 7: La Prueba

Yukari, Jumpei, Fuuka y Rise no se podían creer lo que acababa de pasar. Toni, que estaba delante de sus ojos ha desaparecido sin dejar rastro alguno.

- ¡¿Qué le has hecho ha Toni-kun?!- Le gritó Yukari a Igor.
- Ya lo sabe, senyorita. El muchacho ha de afrontar la prueba.
- ¡¿Y donde le has mandado, cabrón?!- Arremetió Jumpei.
- Él ha ido al lugar de la prueba.

Rise, desde la puerta de "La Escapada", intentando mantener el equilibrio en ese ambiente tan asfixiante que había y algo le resultaba familiar. Era esa extraña niebla que estaba inundando toda la zona. Era parecida a aquella que había visto tantas veces en el “Canal de Medianoche”. “¿Qué esta pasando aquí? ¿Qué le ha sucedido a Senpai?”. Rise intento andar para llegar hasta donde estaban los demás.

- ¿Por qué no nos has dejado ir con él?
- Porqué es una prueba que ha de pasar él solo… ha de enfrentarse a sí mismo como bien sabe esa senyorita que se esta acercando.- Dijo Igor señalando a Rise

Todos se giraron hacia Rise mirándola con asombro al verla moverse por la “Hora Oscura”.

- ¿Rissete?
- ¿Don… donde esta, To- Toni-senpai?- Tras decir esto Rise se desplomó en el suelo. Fuuka se le acercó y la sostuvo sobre ella, para que estuviera más cómoda.
- ¿Cómo puede ser? ¿Cómo es que conoce a Toni-kun?- Se preguntaba Yukari.
- Je, je, je…- Sonreía Igor por lo bajo.
- Ya nos preocuparemos de eso más tarde…- Después de decir esto Jumpei se giró hacía Igor.- Como podemos llegar hasta Toni. Él esta indefenso… ¿Y sí se encuentra en peligro?
- Yo de vosotros… me preocuparía más por vuestra seguridad que por la suya…
- ¿Nos estas amenazando?- Dijo Jumpei mientras sacaba su Evokador del bolsillo interior de su chaqueta al verlo, Yukari y Fuuka, hicieron lo mismo.
- Veo que estáis preparados para todo… me alegro…
- A sí.
- Y en cuanto a tu anterior pregunta, no, no era una amenaza… era una recomendación.- Tras decir esto Igor señalo hacía una de las callejuelas que había detrás de ellos.
- ¡¡¡GGGGRRROOOOOOAAAAAHHHHHH!!!

Tras oír el rugido, los tres se giraron para ver que era. No se podían creer lo que estaban viendo acercarse por el callejón. Era una Sombra, una Sombra enorme, parecida a esas que habían visto tantas veces en sus exploraciones por Tartarus. Tenia forma humana, parecía un culturista, con unos músculos muy desarrollados y una melena larga de un color azul muy claro.

- ¡¿Una Sombra?! ¡¿Cómo es posible?!- Gritó Jumpei.
- ¿Pero si habíamos acabado con todas?- Añadió Yukari.

Rise miró de reojo a la Sombra “¿Cómo es posible?”. De repente Rise sacó de un bolsillito en su traje una carta parecida a las cartas de Tarot. En el reverso había una especie de mascara dibujada, media en color negro y media en color amarillo; en el anverso había una extraña figura.

Después estiró su brazo hacia donde estaban la sombra y apretando la carta gritó con todas las fuerzas que le quedaban:

- ¡¡Per- Persona!!

Pero nada sucedió. “No he podido…”. Tras oír el grito de Rise todos se quedaron extrañados. “¿Ha dicho, Persona?”. La Sombra llegó hasta donde estaban y ya no hubo más remedió… tendrían que luchar.

- ¡Es hora de volver a ser héroes!- Gritó Jumpei mientras apuntaba a su cabeza con el Evokador y apretando el gatillo mientras gritaba.- ¡¡Trismegistus!!



Después de que el papel que le había lanzado Igor se introdujera en su cuerpo, Toni perdió la conciencia. Tras algún tiempo Toni volvió en sí y se incorporo. Tras hacerlo miró a su alrededor. Aquel lugar era una gran habitación, en las paredes había unas grandes columnas parecidas a las que había visto en miles de fotografías sobre ruinas griegas; el suelo estaba formado por adoquines blancos y negros que formaban algo parecido un enorme tablero de ajedrez. Por último al fondo había una gran puerta de doble hoja, tan alta que llegaba al techo. No había nadie más en la sala. “¿Dónde coño estoy?”. De repente de detrás de Toni se oyó una voz femenina.

- Bienvenido, Toni Gómez.- Toni se giró y encontró a una mujer con cierto parecido a Elizabeth aunque algo más alta.
- ¿Quién eres?
- ¿No me recuerdas, Toni Gómez?
- No.
- Mí nombre es Margaret, soy una de las asistentes del Maestro.
- ¿Una asistente de Igor? Te pareces algo a Elizabeth…
. Sí y es normal que tengamos parecido ya que ella es mí hermana pequeña.
- Ah… y que haces aquí.
- He venido para aconsejarte y observarte en la prueba.
- Ah, la famosa prueba… ¿Qué he de hacer?
- Habrás de llegar al otro lado del recinto.
- ¿Y ya esta?
- Sí, pero tendrás que enfrentarte a las Sombras que aquí habitan y a la prueba final que te espera al otro lado.
- Sí, bueno… algo fácil… Y como lo hago para enfrentarme a las Sombras.
- ¿Ves las armas que hay detrás de mí?
- Detrás de ti no hay nada…- De repente detrás de Margaret aparecieron muchas armas de todo tipo en estantes y soportes. Había espadas, hachas, lanzas, arcos y muchísimas armas más.- Sí, ahora las veo.
- Pues escoge el arma que quieras usar y avanza tras la puerta.

Toni se acercó a aquel arsenal y miró las armas una por una pensando cual escoger.

- ¿Puedo elegir más de una?
- Sí.

Toni siguió mirando y eligió dos Katanás que allí había. Eran unas espadas de diseño muy simple de un tamaño más pequeño que las Katanas que solía usar Jumpei en el pasado, del tamaño justo para poder manejarlas perfectamente con una sola mano.

- Sí, creo que me quedare con estas dos…
- Interesante elección…- Pensó Margaret.- Bueno ya ha llegado el momento de la prueba.

Tras decir estas palabras la gran puerta se abrió de par en par. Toni la atravesó y detrás de suya la puerta se cerró. “Bueno, ya no hay vuelta atrás…”. Toni avanzó por el gran pasillo que se extendía delante de él. Tras haber avanzado unos cuantos metros Toni noto algo extraño.

- Siento dos presencias…

Toni se giró y se encontró con dos criaturas. Una era una criatura parecida a un montón de barro con una extraña mascara en lugar de cara, Toni tenia ciertos recuerdos de esta Sombras pues solían rondar por Tartarus; la otra parecía una especie de boca con una gran lengua, de esta Toni no recordaba haberla visto nunca.

- Creo que voy a tener problemas…

Toni se puso en guardia y las Sombras le atacaron, su cuerpo volvió a reaccionar solo como cuando peleo contra aquellos macarras que encontró en la estación. Con un par de mandobles y estocadas Toni acabo con ellas sin demasiados problemas.

- Graaaoorrggg (No hemos destacado).- Y ambas sombras se evaporaron.
- Je, je… No ha estado mal para ser mí primera vez… - Toni miró las espadas que llevaba en las manos.- ¿Pero cuando he aprendido a usar estas cosas?... Bueno… da igual.

Tras decir esto Toni siguió avanzando y exterminando más Sombras parecidas a las que acababa de eliminar. “Jarl, soy un máquina… por fin mis partidas al Zelda y Bleach de Wii estan dando sus frutos. Ja, ja, ja,,,”. Tras unos cuantos combates más Toni llegó hasta otro enorme portón. “Bueno… creo que he llegado al final…”. Toni se acercó a la puerta y alargó su brazo y la toco con la mano. De repente la puerta se abrió mostrando una gran sala, muy parecida a la que se encontró al despertar.

Toni se adentró en ella para ver lo que había en ella. Estaba totalmente vacía y no parecía haber ninguna otra salida.

- Bravo... ¿Y ahora que hago? No parece haber más lugares a los que ir…
- Al fin has llegado…

Al oír esas palabras que venían de detrás suyo Toni se giró hacia ese lado y empuñando las espadas en estado de guardia se encontró…


- ¡Fuuka! ¿Has acabado de analizarlo?
- Casi Jumpei-kun.

Fuuka había invocado a Juno para analizar a esa sombra ya que ninguno de los ataques realizados por Jumpei y Yukari no parecían surtir ningún efecto. Rise no se podía creer lo que estaba viendo, aquellos que estaban con su Senpai conocían a las Sombras y podían usar Personas, pero a causa de lo débil que estaba por efecto de la Hora Oscura no podía decir ni una palabra. También se fijó que aquella chica que la sostenía tenia un poder parecido al suyo, era capaz de analizar a las Sombras.

- ¡Jumpei-kun, ya he acabado, esa sombra es de la Strength Arcana y es débil al fuego y a la electricidad!

- ¿Entonces como es que las técnicas de Trismegistus?
- No lo se, pero según el análisis esas son sus debilidades y además no es demasiado poderosa.
- Entonces… ¡Trismegistus, Agilao!- Tras decir esto Jumpei uso su Evokador y Trismegistus apareció sobre Jumpei y lanzó una gran bola de fuego a la sombra.- ¡Bien, ha dado de lleno!

Pero la Sombra no parecía estar afectada por el ataque. “Maldición… es como si algo debilitara nuestras Personas…”. Yukari intentaba retener a la Sombra y sanar sus heridas y las de Jumpei con Isis, su Persona.

- ¡Maldita sea! ¿Cómo es que no le hacemos daño? Sí al menos tuviéramos nuestras armas podríamos intentar algo más…

Fuuka miró a Igor, que estaba cerca de ella mientras observaba la situación, sin hacer un solo gesto, sin emitir ni un sonido.

- ¿Por qué ha hecho esto?
- Yo no he provocado esto, senyorita… esto tenía que pasar…
- Quiere decir que…

De repente detrás de Igor apareció una mujer y se dirigió a Igor.

- Maestro…
- ¿Sí, Margaret?
- Él ya ha llegado a la sala final…
- Pues solo nos queda esperar a ver que sucede…



Delante de Toni se encontraban dos siluetas envueltas en un aura de oscuridad. Las dos eran de un profundo tono negro que no dejaba vislumbrar sus facciones ni nada. Toni creyó reconocer en una de ellas a quien él había sido antes, el otro Toni Gómez, pero la otra figura no la reconocía, pero de alguna forma le resultaba familiar.

- ¿Quiénes sois?- Dijo mientras se preparaba para atacar.
- Yo soy una Sombra, el verdadero ser…- Dijeron los dos a la vez.
- Con que unas Sombras ¿eh? Pensáis que me impresionáis…

Toni se preparó para el combate. De repente una de las figuras levantó el brazo derecho y de repente apareció una gran lanza, la otra Sombra hizo lo mismo y le apareció una lira. Entonces Toni se lanzó al combate.

La Sombra con la gran lanza se lanzó a por Toni y le asesto un gran golpe con la lanza. Por suerte Toni pudo detener el golpe con las espadas, pero aún así pudo sentir la gran fuerza que poseía el enemigo. “Joder… este no es como los mantas de antes”. Toni puso toda su fuerza en intentar lanzar hacía atrás al rival. Tras hacerlo se preparó para asestarle un golpe pero cuando iba a hacerlo la otra Sombra le lanzó un Agi que le obligó a saltar hacía atrás.

- Malditos tramposos…

El combate no estaba hiendo bien para Toni, esas dos sombras eran muy poderosas y le dominaban completamente. Tras unos minutos, después de recibir un ataque eléctrico por parte del de la lanza Toni ya estaba agotado y prácticamente no podía estar de pie. “No me queda demasiada energía… estoy destrozado… solo me queda una última opción…”. Toni concentro toda su fuerza en sus brazos y lanzó su último ataque… pero la Sombra paró el ataque fácilmente con su lanza y como resultado del choque las dos espadas se quebraron.

- No… no puedo más…- Las dos Sombras se acercaron a Toni.
- ¿Qué haces aquí?
- ¿A que has venido?
- ¿Qué queréis decir?
- ¿Cuál es el motivo que te ha traído hasta aquí?
- Tú no eres de este lugar… ¿Por qué has venido aquí?
- No se que queréis decir…

La Sombra con la lanza se le acercó y alzó su lanza para asestar el golpe de gracia a Toni. Al ver venir el golpe Toni agarro con la mano derecha el colgante que le había dado Yukari y cerro los ojos. Al hacerlo le vinieron a la mente imágenes de Jumpei, Fuuka, Mitsuru y Yukari. Al ver a Yukari, de repente, sintió que ella y los demás estaban en peligro.

- ¡Para estar con ellos… para protegerles!

La sombra detuvo el ataque y se retiró.

- ¿Esa es la razón?- Dijo la otra sombra, la que tenia la lira y una voz que parecía salir de unos altavoces que tuviera en su propio cuerpo.
- Sí…- Dijo Toni de forma dubitativa.
- ¿Y estarías dispuesto a dar tu propia vida por ellos?
- Sí.- Dijo Toni con tono decidido.
- Je, je, je…sonrió la Sombra de la lira.
- ¿Y estarías dispuesto a buscar más allá de lo que tienes delante para ayudarles?- Comento la Sombra de la lanza con una voz profunda.- ¿Serias capaz de encontrar la verdad?
- Sí.
- Ja, ja, ja…

De repente las dos Sombras empezaron a brillar y tomaron forma de cartas, una de color azul y otra de color amarillo con motivos parecidos a los de la carta de Rise, con una máscara en su reverso, pero con su anverso en blanco.

De repente resonó por toda la sala las voces de las Sombras.

- Esperamos que tus actos correspondan a tus palabras…

De repente las dos cartas empezaron a girar sobre sí mismas y a dar vueltas alrededor de Toni y un gran resplandor inundo la sala.



- ¿Por qué no somos capaces de vencer a esta Sombra? ¿Señor Igor hay algo que nos este debilitando o algo parecido?- Preguntó Fuuka.
- Bien observado, senyorita…
- Y no podría hacer usted algo.
- No, yo solo soy un observador… Aunque tal vez…
- ¿Tal vez?
- Tal vez tengáis suerte y podríais tener un As debajo de la manga…
- ¿Qué quiere decir con un as?

La Sombra había debilitado en gran medida a Jumpei y Yukari y se disponía a asestarles el golpe de gracia… De repente un gran resplandor lleno la plaza llamando la atención de todos.

- Parece que ha sido capaz de superar la prueba… me pregunto cual habrá sido el resultado…

En medió del destello parecía haber una figura humana, era Toni. Jumpei y Yukari estando en el suelo, agotados por el combate, miraron hacía atrás para ver que pasaba y vieron aparecer a Toni. Apareció junto a Fuuka, Rise, Igor y sus dos asistentes.

- Sen… Senpai…
- Toni-kun…

Toni, con los ojos cerrados, empezó a avanzar hacía la Sombra.

- ¡Tío retírate, es demasiado peligroso para ti!

La Sombra iba a atacarles tras haberse tenido que contener debido a la intensa luz que acompaño a Toni en su llegada. De repente Toni, mientras seguía avanzando, estiró el brazo hacia delante y de repente apareció una extraña carta delante de su mano, levitando. Tenia el mismo motivo de la mascara dividida en dos colores, pero esta era en color verde.

- Toni-kun, por favor, no te acerques…
- ¡¡Per…
- ¿Tío, no querrás?
- ...so…- Toni agarró la carta con la mano derecha y abriendo los ojos.
- Toni-kun no podrás invocar una Persona sin un Evokador…
- ...na!!!

(Nota del Autor: Recomiendo leer lo siguiente con esta canción de fondo. La verdad es que siempre me he imaginado esto con esta música de fondo Sonrisa)

Tras hacer esto, de repente, unas fuertes corrientes de aire empezaron a surgir alrededor de Toni. Los botones de la camisa de Toni saltaron haciendo que esta ondulara al viento y el coletero que le sujetaba el pelo le saltó haciendo que el pelo también se dejara llevar. De golpe una figura surgió por encima de Toni.

- Ha… ha podido invocar una Persona sin Evokador…- Pensó Fuuka.
- ¿Qué Persona es esa?

Jumpei, Fuuka y Yukari no reconocían la Persona que había invocado Toni, nunca la habían visto. Pero algunos de los que allí estaban si la reconocieron. Era una Persona con apariencia humana pero con una armadura de samurai que le cubría todo el cuerpo e iba armado con una lanza.

- Con que el poder que ha surgido es el que le otorgó Izanami… - Musitó Igor.

Rise alzó la vista y vio aquella Persona que apareció y con sus últimas fuerzas dijo:

- I… Izanagi…- Y tras decir esto perdió el conocimiento. Tras oír esto Fuuka se sorprendió.
- Esta chica parece que conoce esa Persona… ¿Cómo es esto posible?
    -Yo soy vos y vos sois yo.
    Del mar de su alma resurjo.
    Soy Izanagi, aquel que te guiara en tu camino hacia la verdad.


Izanagi levantó el brazo izquierdo y gritó “Barrera Divina” y una barrera luminosa se levanto entre la Sombra y los demás. La Sombra se estrelló contra ella y retrocedió. Entonces Toni llegó hasta donde estaban Jumpei y Yukari.

- Tío… ¿Cómo has hecho eso?- Toni no contestó.
- Toni-kun, ¿Te encuentras bien?

La sombra volvió a levantarse y estaba dispuesta a acabar con todos. En ese momento Toni hizo girar sobre la palma de su mano la carta y volvió a sujetarla. “¡¡Personaaa!!” De repente otra figura apareció sobre Toni, era distinta a Izanagi, esta parecía tener medio cuerpo robótico y una cabeza humana y sujetaba una lira en el brazo izquierdo. Jumpei, Fuuka y Yukari reconocieron esa Persona.

-Con que también ha despertado el poder de mí Señor... Esto se está poniendo mucho más interesante de lo que parecía…- Pensó Igor.
    - Yo soy vos y vos sois yo.
    Del mar de tu alma he renacido
    Soy Orpheus, Señor de las Cadenas


La sombra embistió a Toni y este lo esquivó y ordeno a Orpheus que atacará a la Sombra.

- ¡¡Agi!!- Una bola de fuego surgió de la mano de Orpheus e impacto contra la sombra haciéndola caer al suelo.
- ¡Bien hecho Tío! Venga ahora hagamos aquello.- Toni asintió y ellos dos se lanzaron a por la Sombra. Tras esto la sombra quedo prácticamente debilitada pero aún con fuerzas para seguir con su ataque.
- ¡Fusión de Hechizos!- Tras decir esto Izanagi y Orpheus surgieron encima de Toni. Entonces Izanagi extendió su lanza hacia el cielo y Orpheus taño su lira provocando que la lanza de Izanagi se cubriera de llamas.
- Fusión de Hechizos, Lanza divina, Estocada Ígnea.

Tras decir esto Izanagi se lanzó hacia la sombra y la ensartó con la lanza destruyéndola definitivamente. De repente, tras la derrota de la Sombra la Hora Oscura se disipó y todo volvió a la normalidad. Jumpei y Yukari se acercaron a Toni.

- ¡Tío lo hemos conseguido!
- Dirás que él lo ha conseguido, Stupei.
- Bueno, sí, lo que sea…

Los tres se acercaron a Igor y los demás.

- Veo que has superado la prueba y mejor de lo que yo esperaba…
- Así que lo que le faltaba a Toni-kun era…- Dijo Yukari.
- Exacto senyorita, lo que le faltaba era… su Persona. Bueno, tú y yo ya hablaremos más tarde muchacho de lo que ha de venir, pues veo que estas agotado.- Tras decir esto Igor, Elizabeth y Margaret desaparecieron sin dejar con los últimos restos de la Hora Oscura y Toni se desplomó en el suelo.
- ¡Toni-kun!- Dijo Yukari mientras se agachaba para sujetar a Toni.
- ¡Tío!
- ¡Toni-kun!

Todos estaban preocupados por lo que le había sucedido a Toni, pero todos recordaron lo que sucedía al invocar por primera vez una Persona, se perdía el conocimiento.

De repente, alguien se acercó a ellos, era un tipo enorme.

- ¿Quién es usted?

El hombre no hizo caso de las palabras de Fuuka y se acercó a Toni y Yukari y recogió el cuerpo inconsciente de Toni del suelo.

- ¿Se puede saber que hace?

El hombre dio media vuelta y se dirigió hacía una de las callejuelas. Jumpei y los demás intentaron detenerlo pero a causa del combate contra la Sombra el cuerpo no les respondía. El hombre desapareció en la oscuridad y la lejanía. En otra de las callejuelas había una figura que había observado todo lo sucedido. Era una figura que no se lograba distinguir nada de él. solamente se veía la luz de las farolas que reflejaban sus gafas. "Ha sido una actuación increible, Toni-kun... Lo has hecho mucho mejor de lo que yo pensaba...". Dijo la figura desapareciéndo de repente y surgiendo, de repente, una mariposa azul.

- Mierda… no puedo moverme…
- ¿Quién será ese hombre?
- ¿Y ahora que hacemos con esta chica?- Preguntó Fuuka ya que se le estaban cansando los brazos de sostenerla.
- No sé.

De repente, de “La Escapada” salieron dos chicas y se acercaron a ellos.

- Rise-chan ¿Te encuentras bien?- Preguntó Yumi mientras se acercaba a sostener a Rise.
- ¿La conocéis?- Preguntó Yukari.
- Sí senpai, es una compañera de clase.- Contesto Natsumi.- ¿Qué le ha sucedido?
- No, se.- Contesto Jumpei.- La hemos visto salir del local y de pronto se desmayo.

Tras “aclarar” las cosas con las chicas el grupo volvieron a casa de Mitsuru para discutir lo que acababa de suceder esa noche y la desaparición de Toni.

Personajes aparecidos en el Capítulo 7

Margaret



Hermana mayor de Elizabeth y Theodor. Suple el papel de asistente de su Maestro tras la marcha de Elizabeth.

Personas:

Trismegistus



Persona de la Magician Arcana (El Mago). Es la Persona Definitiva de Jumpei Iori. Usa habilidades físicas y basadas en el elemento Fuego como Agi y Agilao.

Isis



Persona de la Lovers Arcana (Los Amantes). Es la Persona definitiva de Yukari Takeba. Usa habilidades basadas en el elemento Viento, como Garu, Garudyne entre otras, y sanadoras, como Dia, Media y Diarama.

Juno



Juno es una Persona de la Priestess Arcana (La Sacerdotisa). Es la Persona definitiva de Fuuka Yamagishi. No tiene habilidades pero posee una gran habilidad de detección y analisis de enemigos.

Orpheus



Persona de la Fool Arcana (El Loco). Es la Persona inicial del Protagonista de Persona 3. Tiene habilidades basadas en el elemento Fuego, habilidades físicas y habilidades básicas curativas.

Izanagi



Persona de la Fool Arcana (El Loco). La Persona inicial del Protagonista de Persona 4. Usa habilidades físicas y ataques Electricos como Zyo. Por cierto... os suena de algo Feliz


Capítulo 8: La Decisión

    – Bienvenido a la Habitación de Terciopelo, estimado Muchacho…


Tras oír esas palabras Toni fue abriendo lentamente los ojos. Ante sí se encontró una amplia habitación. En ella había dos sillones, uno en donde él estaba sentado y otro en donde estaba sentado Igor. Entre ellos había una mesa redonda. Junto a Igor, a su izquierda y derecha, estaban Margaret y Elizabeth. Detrás de Igor había una gran ventana cuyo fondo hacia pensar que ese lugar era una especie de ascensor panorámico.

- Veo que no has cambiado la decoración, ¿Verdad, Igor?
- La verdad es que sí lo hice… pero me entro nostalgia…
- Estoy soñado, ¿Verdad?
- Exacto, Muchacho… Te he hecho venir… para que podamos hablar tranquilamente.
- ¿De que?
- De diversas cosas… por ejemplo del poder que ha despertado en ti.
- ¿No era lo que tú querías… que pudiera usar Personas?
- Sí pero me ha sorprendido el resultado…- Igor chasqueó los dedos e hizo surgir la carta verde que había usado Toni en el combate para invocar a sus Personas.- Sabes que es esto… ¿Verdad?

De repente los recuerdos sobre ella volvieron a su mente.

- Es la Carta Salvaje… Era aquello que me otorgaba la habilidad de invocar diversas Personas… ¿Pero no era de color azul?
- Bien, bien… Tienes en parte razón… La carta que poseías anteriormente era la que otorgó mi Maestro.
- ¿Y como es posible que esta sea de color verde?
- Esa no es la que te proporciono mí Maestro… ni la que te otorgo Izanami… es un creada a partir de esas dos… Diría que tiene muchas más posibilidades que las otras dos…

De repente, en la mente de Toni resonaron las palabras que le dijo el otro Toni sobre quien le eligió.

- Igor... Quisiera hacerte una pregunta…
- Sí.
- ¿Sabes quién me eligió? Quiero decir… ¿Quién me hizo venir a este mundo desde el mío? ¿Fuiste tú?
- Je, je, je… no, no fui yo. Yo solo fui tú guía…
- ¿Sabes quién lo hizo?
- Fue mi Maestro… Lord Philemon.
- ¿Philemon? ¿Podrías decirme donde encontrarlo?
- No, no puedo.
- ¿Por qué?
- Porqué no se donde esta. Hará un tiempo mi Maestro desapareció dejándome a cargo de la Habitación de Terciopelo… y de encargarme de aquellos que poseían el poder de la Carta Salvaje, como tú y aquella amiga tuya.
- ¿Amiga… mía? ¿A quién te refieres?
- Ya lo sabrás… a su debido tiempo…
- Bueno, vale… ¿Y esto es todo lo que me querías decir?
- La verdad es que quería hablarte de lo que ha de venir...
- ¿Lo que va a venir?
- Sí… será algo más peligroso que nada de lo que haya sucedido hasta ahora… El poder que has conseguido es grande y podrá ser mucho mayor… pero no será suficiente para afrontar lo que ha de venir…
- ¿Y que puedo hacer yo?
- Te planteo una elección… Puedes quedarte y afrontar lo que ha de venir e intentar detenerlo o…
- ¿O?
- O partir en un viaje para encontrar aquello que te ayudará a afrontar este desafío…
- ¿Tengo que darte la respuesta ahora?
- No, no tiene que ser ahora…- Igor sacó algo del bolsillo de su pantalón y se lo lanzó a Toni que lo cogió al vuelo.- ¿Sabes que es eso?
- La Llave de Terciopelo…
- Tienes hasta mañana a medianoche para decidir. Elijas lo que elijas… vuelve para darme una respuesta.
- De acuerdo…- Tras decir estas palabras Toni despertó y en su mano se encontraba la Llave de Terciopelo.

Tras llegar a la residencia Kirijo el cansancio venció a Jumpei, Fuuka y Yukari y se fueron a dormir dejando para el día siguiente el análisis de lo sucedido esa noche.

A la mañana siguiente los tres explicaron a Mitsuru lo sucedido, la llegada de Toni, la aparición de Igor, la reaparición de la Hora Oscura, el despertar de las Personas de Toni y sobre lo que sucedió con Rissete.

- Falto un día de la ciudad y suceden todos esos hechos extraños…
- Sí, Mitsuru-senpai, parece hecho aposta.
- Jumpei-kun, no hagas bromas sobre esto, que es muy serió.
- Es extraño…
- ¿El qué, Mitsuru-senpai?
- Lo que me habéis contado, Yamagishi, acerca de esa chica… ¿Cómo se llamaba?
- Rissete.
- Sí, esa… ¿Cómo es posible que conociera el nombre de Gómez? Además… También parecía conocer la existencia de las Sombras y Personas…
- A, mí también me llamo la atención…- Añadió Fuuka.
- Además… que intentase invocar a una Persona de la misma forma que uso más tarde Gómez… ¿Qué sabéis de esa chica, a parte de su faceta como Idol? ¿Dónde podríamos encontrarla?

Todos se quedaron pensativos durante unos instantes. En ese momento unas cuantas cosas aparecieron en la mente de Jumpei.

- Me acabo de acordar de un par de cosas…
- ¿El que, Jumpei-kun?
- Es algo relacionado con Rissete… ¿Os acordáis de lo que sucedió en Inaba? ¿Aquella serie de secuestros y asesinatos? Aquellos que salieron en las noticias…
- Sí, me suena de algo, Iori, ¿Qué sucede con eso?
- Como ya os dije, aquel era el pueblo de origen de Rissete y durante el año pasado, durante una temporada de descanso que cogió, fue a vivir allí…
- ¿Y qué?
- Pues Rissete fue una de las victimas… fue secuestrada…
- ¿Y que importancia podría tener eso, Stupei?
- No lo se… de repente me acordé de eso… y de otra cosa…
- ¿El que Jumpei-kun?
- Toni me dijo. Cuando ella salió al escenario, que él la había visto ayer por la mañana en el instituto.
- ¿De verdad?
- Sí, y nosotros también la vimos.
- No me acuerdo.
- Fue aquella chica con la que se topó Toni al entrar en el edificio, aquella chica que calló al suelo.
- Sí, ya me acuerdo.
- Entonces deberíais vigilarla e intentar averiguar que sabe. Bueno, ya veremos que haremos con ese asunto más adelante…
- De acuerdo, Mitsuru-senpai.- Dijeron los tres.
- Pero lo que me esta rondando ahora por la cabeza es lo que habéis mencionado sobre la Sombra, vuestras Personas y lo relacionado con Gómez… ¿Qué fue lo que debilitó vuestras Personas y no afecto a las de Gómez?
- No lo se, Mitsuru-senpai… lo único extraño que había era aquella especie de niebla que envolvía todo, a mí me hizo marearme un poco.
- A, mí también, Fuuka-chan.
- Tal vez esa niebla que visteis afectó a los Evokadores…
- Sí, eso explicaría porqué a Toni-kun no la afecto ya que él no uso Evokador.
- Eso tiene sentido…
- Y otra duda… ¿Cómo es que ahora Gómez no usa Evokador?
- Eso sí que no lo sé…
- Yo, tampoco, Mitsuru-senpai.
- Tal vez…
- Sí, Takeba.
- Es una tontería… pero tal vez fue por esa otra Persona que uso además de a Orpheus… ¿Cómo se llamaba?
- Izanagi.
- ¡Eso, Izanagi!
- Podría ser, pero Toni siempre fue capaz de invocar a muchas Personas distintas.
- Ahora que lo decís… Esa chica, Rissete, supo el nombre de esa Persona nada más verla.
- ¡Agh! Solo encontramos más misterios detrás de cada respuesta.- Dijo Jumpei mientras no paraba de rascarse la cabeza.
- Sí, es cierto… Y después esta lo de la desaparición de Toni-kun.
- Es verdad, Yukari-chan… ¿Quién debía ser aquel hombre? ¿Estará Toni-kun bien?

Tras oír eso una sombra de preocupación se apoderó de la cara de Yukari, al ver su expresión todos decidieron dejar el tema para que ella no se preocupara más.

Mientras tanto Rise despertó en su habitación de hotel. Era un hotel donde estaban alojados los miembros del equipo de rodaje de su película. Rise estaba confundida. No lograba recordar con claridad lo sucedido tras haber bajado las escaleras de “La Escapada” para salir tras su Senpai. Al intentar recordar solo le venían flashes en los en donde veía una sombra, alguien luchando contra ella (pero sin recordar la cara de los que luchaban) y a Izanagi. “¿Qué habrá sucedido?”. Natsumi y Yumi habían acompañado al hotel tras separarse de Jumpei y los demás.

Toni miró a su alrededor, estaba en su cama, en su habitación. Era una gran habitación en la que había una gran estantería repleta de mangas; también había, en la habitación, un escritorio donde había un ordenador de sobremesa y su portátil; más allá había una mesa donde había un televisor con un par de videoconsolas y reproductores de vídeo conectados; al lado había una estantería con películas y juegos y justo al lado un equipo de música junto a dos torres llenas de CDs.

Toni se incorporo y se apoyo contra el cabezal de la cama. Puso la Llave de Terciopelo. “Buf… No sabía que era tan agotador usar Personas… estoy destrozado…”. Toni alzó su mano derecha hasta la altura de su cara e hizo aparecer la carta. “Así que con esto puedo…”. De repente la puerta de su habitación se abrió y entro un hombre muy alto, con el pelo canoso y un espeso bigote del mismo color, iba vestido con un traje con pajarita.

- Buenos días, ¿Ya se ha despertado, Señorito?
- Buenos días Sebas… Sí. ¿Qué hora es?
- Son las nueve y cuarto de la mañana.
- Je, je… se me han pegado las sabanas…
- Sí, señorito. Parece estar muy cansado… ¿Sucedió algo en la reunión con sus amigos?
- Bueno… sí… la verdad es que sí sucedió algo…
- ¿Algo relacionado con aquello llamado “Persona”?
- Sí…- Dijo Toni observando la carta.- Aparecieron una sombra… y despertó mi Persona.
- Ah… entiendo. Por cierto Señorito, querría pedirle un favor.
- ¿El que?
- ¿Podría arreglarme el Traductor? Se me calló y ahora no funciona demasiado bien.
- Claro Sebas.- Toni cogió el Traductor del hombre. Y no me llames Señorito, llámame Toni.
- No, no lo haré.
- Jo, siempre tan formal…

Tras decir esto Toni se levantó de la cama y fue a sacar la ropa de su armario para vestirse.

- ¿Va ha hacer su sesión matutina de ejercicios?
- Sí, ¿Esta el gimnasio listo para ser usado?
- Sí, ya estan todas las maquinas y material listo para ser usado.
- ¿Podría estar el desayuno para dentro de media hora?
- Claro.

Tras haberse puesto unos pantalones de chándal y una camiseta de manga corta Toni salió de su habitación y se dirigió hacia el gimnasio situado en la planta baja del edificio.

Al abrir la puerta Toni se encontró con una sala inmensa que estaba dividida en dos partes. Una donde estaban ubicados los aparatos para hacer ejercicios como bicicletas estáticas, cintas caminadoras, bancos y pesas. En la otra parte había una gran colchoneta que ocupaba la superficie de media habitación, era de un color azul marino. En una pared había una media docena de sacos colgados de cadenas al techo, eran alargados y del mismo color que el suelo. Al lado de la entrada a la sala había un equipo de música para a acompañar las sesiones de ejercicio con música. “Sí, ha quedado muy bien… aquí podré entrenar a gusto. Bueno ¡Vamos a empezar!”

Toni empezó la sesión con un cuarto de hora en las cintas, tras ello decidió golpear a los sacos. Toni empezó a golpear uno de los sacos, dándole puñetazos. Al hacerlo notó algo extraño, el saco, con cada uno de sus golpes retrocedía mucho más lejos de lo que solía hacerlo al entrenarse en otras ocasiones, como si cada golpe que asestaba fueran más fuertes que los que solía dar. Entonces Toni dio una patada en salto al saco y el golpe fue tan fuerte que las cadenas se desprendieron del techo y el saco calló pesadamente en el suelo a unos cuatro metros de donde estaba Toni. En ese momento Sebas entró en la sala.

- Joder… Me lo he cargado…
- ¿Qué ha sucedido?
- Le he dado un par de golpes y ha salido volando…
- ¿Usted tenia tanta fuerza?
- No… a no ser…
- ¿A no ser?
- Que al despertar mí Persona… mí fuerza halla aumentado.
- Bueno, tendré que hacer que lo reparen… Intente controlarse.
- Sí, lo haré… Por cierto Sebas… ¿Qué querías?
- A sí, el desayuno esta listo.
- Vale, voy a ducharme e iré a desayunar.

Tras ducharse Toni fue al comedor de la planta baja y desayuno. Mientras desayunaba Sebas puso unos papeles sobre la mesa. Parecían unas fichas personales de alguien.
- ¿Qué es esto?
- Son las fichas de los residentes que vendrán hoy. ¿Recuerda que hoy es el día en que vendrán los inquilinos que vivirán en la residencia?
- Huy, es verdad…
- No las ha mirado aún ¿verdad?
- No… Me podrías hacer un resumen…
- De acuerdo. Son tres alumnos de intercambió entre el Instituto Gekkokan, de esta ciudad, y el Instituto Yasogami, de la ciudad de Inaba. Sus apellidos son Hanamura, Satonaka y Amagi. Los tres son de tercer año de preparatoria.
- Entonces es posible que alguno venga a mí clase.
- - Sí, es posible.
- ¿Cuándo llegarán?
- Esta tarde, he de ir a esperarlos en la estación de Iwatodai.

Tras acabar de desayunar Toni arregló el Traductor de Sebas y se lo entregó; volvió a su habitación, se vistió, se guardó la Llave de Terciopelo y tras esto salió para dar una vuelta y pensar sobre lo que le dijo Igor.

Toni fue caminando por diversos sitios de la ciudad. Al llegar al lugar donde ayer sucedió todo se escondió tras una esquina. Allí estaban Jumpei, Yukari y Fuuka. Parecían estar buscando algo. Toni agarró el collar que llevaba al cuello y mirándolos dijo.”Ya me he decidido”. Tras esto Toni volvió a casa para hablar con Sebas.

Tras unas horas Toni volvió a aquella plaza y se metió por el callejón que había debajo el local del Karaoke “La Mandrágora”. Toni recordaba que allí había una entrada a la Habitación de Terciopelo y no se equivocaba ya que allí se encontraba una puerta de color azul chillón y extrañamente adornada Toni giró el pomo de la puerta y avanzó dentro de la Habitación de Terciopelo.

De repente apareció sentado en aquella habitación que había visto en su sueño.

- Bien, bien… ¿Has decidido que vas a hacer, Muchacho?
- Partiré en ese viaje…
- ¿Seguro?
- Sí.
- Una gran determinación, sin duda alguna…
- ¿Qué he de buscar?
- Ya lo sabrás, cuando estés ante su presencia…
- Y no me das ninguna pista.
- No te hará falta ninguna pista… je, je, je…

Tras decir estas palabras Igor chasqueó los dedos e hizo aparecer una puerta cerca de donde ellos estaban.

- Atraviesa esa puerta y llegaras a tu destino… Muchacho…

Toni se levantó y fue hacía la puerta giró el pomo y un gran resplandor le cegó e hizo que perdiera el conocimiento.


Toni se despertó sin saber cuanto tiempo había estado inconsciente después de abrir aquella puerta. Poco a poco se fue incorporando y abriendo los ojos. El ambiente del lugar donde se encontraba era muy pesado, parecido a la Hora Oscura. Toni miró a su alrededor, solo vio unos interminables pasillos con una ambientación algo lúgubre y oscura y notaba la presencia de muchísimas Sombras por todos lados. De repente, al ver aquel lugar, un recuerdo vino a su mente y exclamó: “Es imposible… esto es Tartarus…”

Mientras tanto, en la planta baja de Tartarus acababa de llegar un grupo de jóvenes.

- Bueno ya hemos llegado…
- Sí, Akihiko-senpai.
- Fuuka-chan ¿Notas la presencia de alguien en la torre?

Fuuka uso su Evokador para invocar a Juno y analizó Tartarus en busca de gente que hubiera quedado atrapada.

- Sí, noto la presencia de dos personas Naomi-chan… Una esta en uno de los pisos medios… creo que alrededor del 150 y 160, y la otra se encuentra en uno de los pisos más bajos… diría que en el intervalo entre el cuarenta y el sesenta… Sí más o menos estan ahí.
- ¿Qué hacemos, Mitsuru-senpai?
- Que lo decida Naomi-chan ya que es la líder de campo.
- Deberíamos hacer dos grupos e ir a rescatar a cada una de las víctimas.
- Buen plan, Naomi-san.
- Gracias Ken-kun.
- Decide los grupos.
- Vale… al Grupo del piso más alto Irán Mitsuru-senpai, Yukari-chan, Akihiko-senpai y Koromaru-chan… Al más bajo iremos Aegis, Jumpei-kun y yo. Y por último Ken-kun te quedaras aquí protegiendo a Fuuka mientras realiza sus labores de análisis.
- Bien pensado Naomi-chan.

Tras decir esto el grupo entró en las profundidades de Tartarus.


Sigue en el próximo Mensaje.



Ultima edición por izanagi33 el Dom Abr 03, 2011 12:07 am; editado 23 veces





Saixion Mensaje Vie Mar 05, 2010 10:43 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 29 Nov 2009
Mensajes: 280
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 24
3.0
Título del mensaje:
Ohhh otro mundo!! Mola...aunque...¿¿¿¿COMO PUEDEN VIVIR SIN NARUTO,BLEACH U ONE PIECE????




¡Seguidnos en twitter!
Se supone que somos graciosos.

@OtakusCabreados
izanagi33 Mensaje Sab Mar 06, 2010 12:20 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
Continuación del Fic

Capítulo 9: Una Nueva Vida

Ya había llegado el día en que Yosuke, Chie y Yukiko tenían que marcharse de Inaba. Algunos días antes Ryotaro Dojima les informó de las cartas que había recibido informando de la muerte de su sobrino y que no había forma de ponerse en contacto con él.

Estaban, en la estación de Yaso-Inaba, Ryotaro y Nanako Dojima y Kanji Tatsumi para despedirse de los tres.

- Que lástima que no puedas venir Yukiko…- Dijo Chie.
- Sí… Como mi madre ha enfermado he de quedarme a ayudar en el hotel… Ya iré cuando mi madre este mejor.- Tras decir esto Chie y Yukiko se abrazaron.
- Bueno, Yosuke-senpai, Chie-senpai, espero que os lo paséis bien en el Gekkokan.
- Agh… No me lo recuerdes Kanji…
- ¿Por qué, Yosuke-senpai?
- Dicen que el instituto Gekkokan es uno de los más estrictos y prestigiosos que hay.
- A claro, Yukiko-senpai. Conociendo a Yosuke-senpai lo va a pasar muy mal. Ja, ja, ja.
- No te rías Kanji.- Tras decir esto todos los allí presentes, menos Yosuke, empezaron a reír.
- Bueno, espero que estéis bien en la gran ciudad chicos.
- Gracias señor Dojima.
- Chie-chan… puedes venir un momento.
- Sí, claro Nanako-chan.- Nanako agarro de la mano a Chie y se la llevó lejos de los demás.
- ¿Qué querrá decirle?
- No tengo ni idea…

Nanako llevó a Chie a un lugar fuera de la vista de los demás.

- ¿Qué quieres decirme, Nanako-chan?
- Chie-chan… A ti te gustaba mi hermanito ¿Verdad?- Tras oír esto la cara de Chie se puso de un color rojo intenso.
- Pe… Pero ¿Qué dices?- Nanako se quitó el colgante que llevaba al cuello y se lo ofreció a Chie.- ¿Qué es esto?
- Encontré esta cosa en la habitación de mí hermanito poco después de que se fuera e hice un collar con él.- En la cuerda había un extraño objeto de cristal que brillaba con un brillo apagado.- Quiero que lo tengas, Chie-chan ya que tú también querías mucho a mí Hermanito…
- ¿Estas segura, Nanako-chan?
- Sí.- Dijo con una sonrisa.

Chie cogió el collar y se lo puso al cuello y, tras esto, abrazó a Nanako dándole las gracias mientras unas pocas lágrimas recorrían sus mejillas. Tras esto las dos volvieron al lugar donde estaban los demás.

- ¿Ya estáis? El tren esta apunto de salir.
- Síííí…- Dijeron Chie y Nanako mientras volvían cogidas de la mano y riendo al unísono.
- Bueno, ya es hora de despedirnos…
- Sí.

Todos se abrazaron y tras coger su equipaje Yosuke y Chie subieron al tren y buscaron sus asientos. Al colocar su equipaje se asomaron por la ventana y se despidieron de los demás. En ese momento el tren se puso en marcha llevándolos hacia Tatsumi Port Island. Mientras el tren se alejaba Kanji se dirigió a Yukiko.

- ¿Echaras de menos a Chie-senpai?
- Sí, la verdad es que nunca hemos estado demasiado tiempo separadas…- Se giró hacía Nanako.- ¿Qué le has dicho a Chie?
- Es un SE-CRE-TO… Ji, ji, ji…

Llevaban dos horas de viaje y les quedaban otras dos para llegar a su destino. Yosuke estaba leyendo un manga mientras que Chie estaba paseando por el vagón mientras miraba, con detenimiento, el colgante que le había dado Nanako. Al poco Chie se sentó y, de repente, le vino a la cabeza algo que sucedió la noche anterior.

- Yosuke.
- ¿Qué quieres?
- Quería comentarte una cosa…
- ¿El que?
- Ayer, por la noche sucedió algo extraño…
- ¿No será algo verde? Je, je, je.- Tras oír esto Chie se enfado.
- No digas estupideces… Sucedió algo… no se como decirlo.
- Explícalo.
- Bueno… Ayer no podía dormir, supongo que serían por los nervios del viaje y esas cosas.
- ¿Esta es la primera vez que vas a estar tan lejos de casa?
- Sí… El tiempo más largo que he estado fuera de Inaba fueron aquellos dos días en el viaje del año pasado… pero eso no tiene nada que ver. Como iba diciendo… No podía dormirme y estaba escuchando música y de repente, alrededor de medianoche, las luces se apagaron.
- ¿Hubo un apagón?
- No, he preguntado y nadie se dio cuenta de ese apagón… pero eso no es lo más extraño… una extraña niebla inundó todo y cuando intente salir de mí habitación, perdí el conocimiento y me quede en el suelo hasta que he despertado esta mañana…
- Sí que es extraño…
- Aquello me recordó un poco al Canal de Medianoche…
- No se, yo no me di cuenta de nada. ¿Podrías habértelo imaginado o soñado?
- No creo… da igual déjalo…
- Por cierto Rise, que raro que no viniera Margaret-sensei.
- Es verdad...

De repente el móvil de Chie empezó a sonar…

- ¿Quién es? Ah hola, Rise-chan… Cálmate, habla más despacio que no te entiendo. ¡¿Cómo dices?! ¡Eso es imposible! Bueno… cálmate. Yosuke y yo no dirigimos hacia allí, de aquí a unas dos horas llegaremos a la estación, espéranos allí. ¿De acuerdo? Adiós.- Tras decir esto Chie colgó el móvil.
- ¿Era Rise-chan?
- Sí…
- ¿Qué quería? Parecía estar nerviosa ¿No?
- Rise me acaba de decir…- Chie se quedo callada y pensativa
- ¿Qué te ha dicho?
- Que ayer… vio a Toni-kun…
- ¿Toni, Toni Gómez? Eso es imposible.- Tras decir esto Yosuke sacó su móvil y marcó el número de Toni, pero al hacerlo, la operadora dijo: “El número al que llama no existe”.- Lo ves “el número no existe”, es imposible que fuera él.
- Parecía nerviosa... pero al parecer vio a alguien muy parecido a él… y además…
- ¿Además?
- Le vio usando a Izanagi.
- Eso es imposible, nosotros no podemos usar nuestras Personas en el mundo real, solo en el Canal de Medianoche.
- Le he dicho que íbamos para allá, que nos espere en la estación y que entonces no lo podría explicar más tranquilamente.
- Agh… ahora sí que estoy impaciente por llegar…

Tras dos horas de viaje, a las seis de la tarde. Chie miró por la ventanilla y allí, en el anden, vio a Rise saludándola, llevaba el pelo suelto e iba vestida con un vestido largo de color azul. Entonces salieron del tren, tras coger el equipaje, y se reunieron con Rise que al verlos les abrazó.

- Que alegría que hayáis venido… ¿Cómo es que estáis aquí?
- Es que estamos en un programa de intercambió con el Instituto Gekkokan y nos eligieron a Chie, Yukiko y a mí.
- ¿Y donde esta Yukiko-senpai?
- No ha podido venir aún, vendrá más adelante.
- Ah…
- ¿Qué has querido decirme antes, Rise-chan?
- Pues…

En ese momento un hombre enorme se les acercó dejándoles mudos.

- Buenas tardes.
- Bu… buenas tardes.- Dijeron los tres algo asustados.
- ¿Puedo hacerles una pregunta?
- S… Sí…
- ¿Son ustedes señor Hanamura, la senyorita Satonaka y la senyorita Amagi?

Los tres se miraron algo asustados por la presencia de ese hombre. Era de gran estatura, con el cabello blanco, iba vestido con un traje negro y llevaba un extraño aparato en la cabeza. Era como una especie de auricular que tenia en la oreja derecha y de él salía un extraño cristal de color anaranjado que iba desde el dispositivo hasta el oído izquierdo pasando por los ojos a modo de visor.

- Sí, yo soy Yosuke Hanamura…
- Yo soy Chie Satonaka.
- ¿Y usted?- Dijo el hombre mirando a Rise.
- No, yo no soy Yukiko-senpai…
- Yukiko no ha podido venir…
- ¿Usted quién es?
- Mi nombre es Sebastián y he venido para llevarles hasta su lugar de residencia en la ciudad. Síganme.
- ¿Puedo ir yo también?- Preguntó Rise.
- Sí no va a causar problemas sí puede venir.
- Gracias.

Tras decir esto Sebastián recogió el equipaje de Chie diciéndole que él lo llevaría por ella. Entonces los tres, algo más tranquilos, siguieron al hombre. El les condujo hasta un furgoneta que había allí aparcada, abrió la parte de atrás y metió la maleta de Chie e indicó a Yosuke que metiera la suya. Tras esto los cuatro entraron en el vehículo y este se puso en marcha y dejaron la estación.

Durante el trayecto Yosuke, Chie y Rise no se atrevían a abrir la boca y no dijeron nada en todo el trayecto ya que no se atrevían a decir nada debido a la presencia de Sebastián.

De repente Sebastián detuvo el vehículo y se giró hacia ellos y les dijo:”Ya pueden salir, ya hemos llegado, saquen su equipaje y esperen mientras yo aparco el coche.”. No habían recorrido demasiado desde la estación. Al salir de la furgoneta Chie y Yosuke cogieron su equipaje y esperaron en la acera mientras la furgoneta desaparecía por la esquina. Miraron hacia el edificio que tenían detrás y se quedaron sorprendidos. Era un gran edificio de estilo clásico occidental. Se veían una gran cantidad de ventanas y parecía tener unos cinco pisos.

- Guau… pedazo sitió… ¿Será este?
- Creo que sí Yosuke mira.- Dijo Chie señalando una placa que había junto a la puerta.
- “Residencia Iwatodai Propiedad de GCT”… ¿Qué es GCT?
- No tengo ni idea…

En ese momento reapareció Sebastián y abrió la puerta del edificio y les indicó que ya podían pasar. Al entrar los tres amigos se encontraron con un gran salón. Los tres se quedaron boquiabiertos, aquel sala parecía suplir las veces de recibidor y de sala de estar. Allí había una mesa rodeada de sofás y sillones con una gran tele de plasma en la pared; más al fondo, junto a una gran columna en medio de la sala con una puerta en ella, había una gran mesa rodeada de sillas y al fondo de la estancia dos escaleras que conducían al piso de arriba. También había dos puertas a la izquierda, cerca de una de las escaleras, que parecían ser los baños. También había una gran puerta entre las dos escaleras y otras en los laterales de la sala.

- Bienvenidos a la Residencia Iwatodai. Permitidme que me presente… Mí nombre es, como ya os dije antes, Sebastián y soy el asistente personal del dueño del edificio y soy el encargado de la residencia. Siempre que tengan un problema o una duda acudan a mí.
- De acuerdo.- Dijeron Chie y Yosuke.
- Dejen las maletas aquí y les mostrare el edificio.- Dijo Sebastián mientras cerraba la puerta de la calle con llave.- Como pueden ver esta habitación es la recepción de la residencia, tendrían que firmar en el libro de inscripciones que hay aquí.

Yosuke y Chie firmaron en el libro, al parecer nadie más había estado en la residencia ya que, en el libro, no había ninguna otra firma.

- ¿Nadie ha vivido aquí?- Preguntó Rise.
- La verdad es que hace poco adquirimos el edificio y hasta hace unos pocos días acabemos las reformas y ustedes son los primeros inquilinos que tendremos.
- Ah…
- Bueno, continuemos con la visita… Este es el sala de estar de uso común donde podrán pasar el día mientras ven el televisor o pueden hacer lo que quieran.

Se acercaron a la puerta que había a la derecha de la sala. “Aquí se encuentra el gimnasio donde podrán hacer ejercicio.”. Aquello era una gran sala con docenas de máquinas para hacer ejercicio y una gran colchoneta con sacos colgados, uno estaba en el suelo, parecía que había sido arrancado del techo. Después fueron hacía la puerta de la izquierda “Aquí tienen la cocina, donde podrán cocinar y en esa puerta del frente tienen el lavadero donde podrán lavar su ropa.”. Tras la puerta había dos más que conducían al lavadero, con lavadoras y secadoras, y la cocina.

Después de ver la planta baja Sebastián les guió hasta el piso de arriba. Era un piso formado por dos grandes pasillos a izquierda y derecha repletos de puertas, unas seis por pasillo.

- En este piso, y el siguiente, estan las habitaciones.- Tras decir esto Sebastián les abrió una para que pudieran verla. Era una habitación bastante amplia, tenia una cama, un armario empotrado, una mesita al lado de la cama, un televisor cerca de la cama, un escritorio, un ordenador de sobremesa, un equipo de música y una mini-nevera .- Todas las habitaciones eran iguales.
- ¿Podemos elegir la que queramos?
- Sí, pero con una condición. Las habitaciones del ala izquierda del edificio pertenecen a los hombres y el ala derecha a las mujeres.
- Ah…
- Piensen que habitación quieren y luego suban su equipaje e instálense.

Tras esto Sebastián les condujo hasta el último piso. Este era como una gran sala con dos puertas, y una escalera que conducía hacia arriba.

- Este es el último piso, aquí.- Sebastián abrió una de las puertas.- se encuentra la biblioteca.

Los cuatro entraron y se encontraron con una gran habitación repleta de estanterías con libros de todo tipo, incluso comics, DVDs y CDs, también había mesas y sillas.

- Aquí podrán consultar los libros, usar el material que hay aquí y podrán hacer aquí sus deberes y estudiar, si quieren.

Entonces salieron de la biblioteca y Sebastián les indicó que por aquella escalera se llegaba hasta el tejado, que aún estaba de reformas.

- Perdone señor Sebastián.
- Sí senyorita Satonaka.
- ¿Qué hay tras esa puerta?- Pregunto señalando hacía la puerta que había en aquel piso y que Sebastián no les había enseñado.
- Esa habitación es de uso privado, esta prohibida la entrada para los inquilinos, les agradecería que no se acercaran.
Tras esto los cuatro se dirigieron a la planta baja y tras llevar los equipajes de Chie y Yosuke a las habitaciones que habían elegido, ambas en el primer piso, volvieron a ir a la planta baja.

- Señor Sebastián no nos ha dicho que hay tras la puerta del fondo y la de la columna.
- Esas son dos puertas también prohibidas. La puerta del fondo conduce a las estancias privadas mías y del amo y la de la columna conduce al sótano donde esta la sala de calderas. Siento dejarles pero he de atender unos asuntos, tengan.

Sebastián dio a Chie y Yosuke dos llaves, una de sus respectivas habitaciones y otra de la puerta de la entrada, y tras eso se marchó por la puerta del fondo.

- Jo, da miedo…
- Sí, da algo de miedo hablar delante de él… pero parece simpático.

Los tres se sentaron en los sofás que había en la sala y se pusieron ha hablar.

- Bueno Rise-chan, ¿Qué decías antes, cuando me llamaste?
- A sí, eso… Ayer vi a Toni-senpai…
- Pero eso es imposible, él ha desaparecido.
- Lo se, pero así és… ayer por la mañana me tropecé con un chico al que no se le veía la cara. Más tarde me entere que era un estudiante de tercero que estudió en el Gekkokan hace dos años y que desapareció llamado Toni Gómez…
- Será casualidad.
- Para asegurarme intente volverlo a ver, pero no lo encontré por el instituto en todo el día.
- ¿Entonces?
- No me interrumpas Yosuke-senpai.
- Perdona.
- Pero todo no acabó aquí. Ayer por la noche fui a “La Escapada” con unas amigas y allí lo vi… era Toni-senpai… Llevaba el pelo algo más largo y estaba con otras personas…
- ¿No le dijiste nada?
- No pude… cuando iba a hacerlo sucedió algo extraño…
- ¿Algo extraño?
- Sí… Senpai y una chica salieron del local y después salieron los otros dos que estaban con ellos. Yo les seguí y de repente sucedió un hecho extraño… El reloj toco la media noche y de repente las luces se apagaron, todas las personas se convirtieron en unos extraños ataúdes y surgió una extraña niebla parecida a la que había en el Canal de Medianoche.
- Entonces no fueron imaginaciones mías...
- ¿El que Chje-senpai?
- Esta noche no pude dormir y a las doce de la noche también paso eso en mi habitación.
- Que raro… Bueno, lo que estaba diciendo. Al salir fuera me encontré que Senpai desapareció delante de mí y de repente apareció una Sombra…
- ¡¿Una Sombra?!
- Sí, y aquellos que estaban con Senpai empezaron a luchar contra ella, usando Personas.
- ¿Usando Personas?
- Sí. Intentaron vencerla pero no pudieron hacerle nada. De repente reapareció Senpai y uso a Izanagi…
- ¿Y qué más?
- No lo se…
- ¿No lo sabes?
- No, después de eso perdí el conocimiento.

Entonces Rise miró su reloj y vio que ya era hora de volver al hotel. Al momento Sebastián entró en la habitación y se dirigió a Chie y Yosuke.

- Ya es hora de cenar, les hemos preparado la comida, será servida ahora mismo.
- Muchas gracias señor Sebastián.- Dijo Chie.
- Me gustaría decirles un par de normas de la residencia.
- ¿Normas?
- Sí, unas directrices para facilitar la convivencia en el edificio.
    1) Hay un toque de queda que será a las once de la noche a menos que haya un motivo de peso.
    2) Tienen totalmente prohibido el acceso a las habitaciones que antes les he indicado: La habitación del último piso, el sótano y las estancias tras esas puertas.
    3) Quedan prohibidas las acciones que molesten a los demás inquilinos y perjudiquen la convivencia en el edificio.

Quien rompa alguna de esas normas será expulsado de la residencia. En cuanto a sus habitaciones son ustedes quienes tienen que llevar su limpieza y esas cosas.
- De acuerdo.- Dijeron los dos.
- ¿Hemos de pagar algo por esto, señor?- Pregunto Yosuke.
- No, todos los gastos de alojamiento y comida estan cubiertos. Lo único que les exigimos es que se esfuercen en los estudios.
- De acuerdo.
- Por cierto, mañana he de ir al Instituto Gekkokan, si quieren puedo acompañarles y así enseñarles el camino para llegar allí.
- Muchísimas gracias, señor Sebastián.
- De nada, senyorita Satonaka.- Dijo Sebastián con una sonrisa en los labios bajo su tupido bigote.

Tras esto Yosuke y Chie cenaron en la mesa que había en la gran sala del primer piso y tras eso se despidieron deseándose Bona Nit!. Tras eso se dirigieron a sus respectivas habitaciones para así colocar sus cosas e irse a dormir temprano ya que al día siguiente tendrían su primer día clase en el Instituto Gekkokan.

Personajes aparecidos en Capítulo 9

Ryotaro Dojima



Ryotaro Dojima es el tio, por parte materna, del Protagonista de Persona 4. Es un agente de policía obsesionado con el trabajo.

Nanako Dojima



Nanako es la hija de Ryotaro y prima del protagonista de Persona 4. Tiene unos siete/ocho años. Es muy madura para su edad.

Capítulo 10: Bienvenidos al Instituto Gekkokan

Tras dormir a pierna suelta durante toda la noche, sobretodo debido al cansancio acumulado debido al ajetreo del viaje, Yosuke y Chie despertaron en la mañana de su primer día de clase en su nuevo instituto, el Gekkokan. Al levantarse vieron, cada uno de ellos en su habitación, un uniforme que les dio Sebastián antes de acostarse. Rápidamente ambos se vistieron, arreglaron y bajaron a desayunar a la planta baja. Antes de bajar, pero, Chie guardo el collar que le dio Nanako, que extrañamente brillaba con un brillo algo mayor que antes, en una cajita y la guardó en uno de los cajones de su mesita.

Al bajar se encontraron que Sebastián les esperaba con la mesa puesta.

- Buenos días señor Sebastián.
- Buenos días senyorita Satonaka, señor Hanamura. ¿Estan preparados para el primer día de clase?
- Sí.
- Yo no estoy tan seguro…
- Esa no es forma de afrontarlo, señor Hanamura.
- No te rías de mí Chie.

Tras decir eso Chie empezó a reír y Sebastián esbozó una leve sonrisa, casi imperceptible. Tras haber desayunado los dos cogieron sus maletas y fueron a salir del edificio, pero en ese momento Sebastián les dijo que esperarán en la entrada que él iría a buscar un coche para ir al instituto.

A los pocos instantes después de salir del edificio apareció un monovolumen blanco con un logotipo con las siglas GCT. Sebastián se bajó del coche y abrió la puerta trasera para que Chie y Yosuke entrarán en el coche y después se sentó en el asiento del conductor y los tres se marcharon hacía el instituto.

Por el camino Sebastián indicaba el camino que deberían hacer los dos para llegar hasta el instituto. Primero pasaron cerca de la estación, después fueron por el Puente Luz de Luna para llegar hasta Port Island. Al llegar Sebastián llegó a las proximidades de la estación de Port Island y allí aparcó el coche. Tras eso bajaron y los tres siguieron el camino hasta llegar hasta el Instituto Gekkokan.

- ¡Guau! Sigue siendo tan enorme como la otra vez…- Exclamó Yosuke.
- ¿Ya habían estado aquí?
- Sí. El curso pasado vinimos de viaje de estudios a esta ciudad y el primer día visitemos el Instituto.- Respondió Chie.
- Que casualidad.
- Sí la verdad es que sí.
- ¡Hola Chie-senpai, Yosuke-senpai!- Era Rise que acababa de llegar al Instituto.- Ah, hola, señor Sebastián…
- Hola Rise-chan.
- Hola.
- Buenos días senyorita.
- ¿Ya vais a comenzar las clases?
- Sí.

Tras el encuentro con Rise los cuatro entraron en el edificio principal del Gekkokan. Rise se fue hacía su clase y Yosuke, Chie y Sebastián se dirigieron hacía el despacho de los profesores.

- Señor Sebastián… ¿A que ha venido?
- He de entregar un mensaje a un profesor por orden del señor.
- ¿Se refiere al dueño de la residencia?
- Sí.
- Por cierto… ¿Quién es el dueño?
- Ya hemos llegado.- Cortó Sebastián de golpe.

Los tres se encontraban frente a la puerta del despacho de los profesores. Sebastián llamó a la puerta y una voz desde dentro dijo “Adelante” y los tres entraron en la sala. Allí se encontraban unas diez personas ordenando papeles y notas para sus clases y mirando que libros deberían llevarse. Una mujer se les acercó.

- Buenos días. ¿Qué querían?
- Buenos días, somos los estudiantes de intercambió del Instituto Yasogami de Inaba. Yo soy Chie Satonaka y este es Yosuke Hanamura.

Tras oír esto dos personas, un hombre y una mujer se les acercaron.

- Hola, Hanamura-kun. Soy la senyorita Terauchi y seré tu tutora.
- Encantado de conocerla senyorita Terauchi.
- Buenos días, senyorita Satonaka, soy el señor Ekoda y seré su tutor.
- Encantada de conocerle señor Ekoda.
- Venga, acompáñennos hasta las aulas.

En el momento en que los cuatro iban a salir de la sala Sebastián les detuvo.

- Disculpe, señor Ekoda, ¿Puede venir un momento?
- Sí, ¿Usted quien es?
- Mi nombre es Sebastián y soy el nuevo encargado de la Residencia Iwatodai donde residen estos jóvenes.
- De acuerdo, ¿Y que quería?
- ¿Hay una alumna en su clase llamada… - Sebastián sacó un sobre y lo miró.-… Fuuka Yamagishi?
- Sí, ¿Por qué?
- ¿Podría darle esta carta?- Sebastián le alargó la carta y el señor Ekoda la cogió y la miró, no tenia remitente.
- ¿De quien es?
- Es de un amigo de la senyorita Yamagishi, el dueño de la residencia.
- De acuerdo, se la daré. Disculpe la indiscreción pero he de velar por el bien de mis alumnos.
- No se preocupe, lo entiendo perfectamente.

Tras decir esto Sebastián se despidió de los chicos y profesores y se marchó, pero no sin antes entregarle otra carta a la senyorita Terauchi. Yosuke y Chie quedaron algo extrañados al oír la conversación y los actos que Sebastián había hecho en su charla con los profesores. ”¿Quién será el dueño de la Residencia?”. Tras salir de la sala los profesores guiaron a Yosuke y a Chie hasta el tercer piso, a las aulas 3-E y 3-F. En ese momento los profesores pidieron a los dos que esperasen fuera.

El señor Ekoda entró en el aula 3-E y en ese momento todos los alumnos callaron de golpe, fue hasta su mesa y dejo sus libros y su maleta en la mesa y se dirigió a la clase.

Escuchen todos, hoy tenemos a una nueva alumna en clase. Es una estudiante de intercambió que proviene del Instituto Gekkokan, en Inaba. Pase senyorita.

En ese momento Chie entró en el aula y se puso enfrente de todos.

- Preséntese al resto de la clase.
- De acuerdo.- Dirigiéndose al resto de la clase.- Buenos días a todos, mi nombre es Chie Satonaka y nací y crecí en Inaba. Soy una apasionada de las películas de artes marciales y no soporto las injusticias. Mi sueño para el futuro es ser policía para proteger a los débiles.
- Buena presentación senyorita. Siéntese el pupitre cercano a la senyorita Yamagishi.- Dijo el señor Ekoda mientras señalaba a una chica de pelo oscuro.
- De acuerdo.

Chie se dirigió hacia el pupitre sin poder evitar pensar en lo que dijo Sebastián de dar una carta a alguien llamado Yamagishi. Se preguntaba si seria ella. Al sentarse en el pupitre Fuuka se presentó.

- Hola, mi nombre es Fuuka Yamagishi, encantada de conocerte, espero que seamos amigas.
- Hola, gracias Fuuka, mi nombre es Chie Satonaka, sí espero que lo seamos. – Dijo Chie mientras se daban la mano.

Tras la presentación el profesor Ekoda empezó a dar su clase. Unos minutos antes, en la clase 3-F acababan de llegar Jumpei y Yukari con la esperanza de encontrarse allí, con una sonrisa en los labios, a Toni… pero no había ni rastro de él. Una sombra entre preocupación y desesperación apareció en la cara de Yukari.

- Tranquila Yukari.- Dijo Jumpei apoyando su mano derecha en el hombro izquierdo de ella.- Seguro que lo que pasa es que llegará un poco tarde a clase…
- ¿Estas seguro?
- Sí… Seguro, que sí.- Le contestó, pero sin estar del todo seguro de que eso fuera a pasar.

Yukari y Jumpei se sentaron en sus pupitres. En ese momento entró la senyorita Terauchi en clase y todos se sentaron listos para una nueva clase de inglés.

- ¡Buenos días chicos!
- ¡Buenos días senyorita Terauchi!
- Antes de empezar la clase os quiero decir que, como ya os dije el sábado, tenemos a un alumno de intercambió en nuestra clase. Entra por favor y preséntate.

Yosuke entró en el aula y se puso enfrente de toda la clase.

- Buenos días a todos. Me llamo Yosuke Hanamura y vengo del Instituto Yasogami, en Inaba. Mis aficiones son los mangas, los juegos y las chicas guapas, je, je.
- Lo que nos faltaba, otro Jumpei.- Saltó Kenji.
- Mira quien habla Kenji.- Dijo Jumpei lanzándole una bola de papel.
- Chicos, chicos, no alborotéis. Continúa Hanamura-kun.
- Bueno, espero que seamos colegas.
- Bien, Hanamura-kun, ¿ves al lado de Iori-kun hay dos sitios vacíos?
- Sí.
- Siéntate en el pupitre que esta detrás de la vacía, que la que esta al lado de Iori-Kun esta ocupada.
- De acuerdo.

Tras esto Yosuke se sentó en el pupitre y así empezó el primer día de clase de Yosuke y Chie en el Instituto Gekkokan.

Al acabar su clase, el señor Ekoda llamó a Fuuka para que saliera un momento al pasillo.

- senyorita Yamagishi me han dado esto para usted.- Dijo mientras le entregaba la carta que había recibido de Sebastián.

Fuuka la abrió y en ella pudo leer:

    Hola Fuuka:
    Se que esta no es forma de decirlo pero me veo obligado ha hacer un viaje de última hora y no he podido decir directamente. No se cuanto tiempo estaré fuera pero no quiero que os preocupéis, estaré bien.

    Espero que no os enfadéis demasiado.
    Firmado Toni Gómez.


- Señor Ekoda… ¿Quién le ha dado esta carta?
- Un hombre muy alto y vestido de negro… no recuerdo su nombre…
- Gracias señor Ekoda…- Tras oír esto el señor Ekoda se marchó.

Fuuka recordó al hombre que se llevó a Toni concordaba bastante con la descripción que el señor Ekoda le había dado. Al llegar la hora de comer Fuuka se reunió, como era costumbre, con Yukari y Jumpei en el tejado y les enseño la carta que Toni les había hecho llegar. A Jumpei y Fuuka pareció tranquilizarles un poco, pero no a Yukari.

En medió de su conversación la puerta que conducía al edificio se abrió y en entraron en el tejado Yosuke y Chie.

- Oh pero si es el nuevo… ¿Cómo te llamabas?
- Yosuke Hanamura… ¿Y tú eras?
- Jumpei Iori.- Ambos estrecharon sus manos.
- Hola Yamagishi.
- Hola Satonaka.
- ¿Os conocéis Chie?
- Sí, estamos en la misma clase y nos sentamos juntas.
- Tú también tienes a uno de los estudiantes de intercambió, he Fuuka-chan.
- Sí. Ji, ji, ji.
- Lo siento, chicos… pero me voy, no me encuentro bien…- Tras decir esto Yukari se marchó para no asistir a clase en el resto del día.
- ¿Qué le sucede a….?
- Yukari Takeba, es que ha recibido una noticia y no le ha sentado muy bien…- dijo Jumpei con cierta cara de preocupación.

Los cuatro se quedaron allí, hablando sobre ambos institutos entre otras cosas, y, de repente, la puerta se volvió a abrir y de ella salió Rise que se dirigió hacía Yosuke y Chie.

- ¡Chie-senpai, Yosuke-senpai! Por fin os encuentro.
- Hola Rise-chan.- Dijeron ambos.

Al verla Jumpei y Fuuka se quedaron sorprendidos al verla allí y dirigiéndose a los nuevos de esa forma tan familiar. Rise se quedo mirándolos, intentando recordar donde los había visto, pero no lograba hacerlo.

- ¿Nos conocemos?
- ¡Tú eres Rissete! Te vi en el tu actuación del sábado en “La Escapada”, fue genial.- Dijo Jumpei.
- Ups… Gracias… Pero no le digáis a nadie que soy Rissete, estoy de incógnito.
- ¿Os conocéis Satonaka?
- Sí, ella estudio el año pasado en el Yasogami y nos hicimos amigos.
- Ah…

Rise no logró recordar a Jumpei y Fuuka ya que tenia borrosos los recuerdos sucedidos en la “Hora Oscura” y no lograba recordar con claridad las caras de Jumpei, Fuuka y Yukari durante el enfrentamiento contra la Sombra.

Durante los siguientes días Yukari no volvió a clase, se pasaba los días encerrada en su habitación, no salía ni para comer.

Mientras tanto, en el instituto Yosuke, Jumpei, Fuuka, Chie y Rise se fueron conociendo cada vez más y fraguando amistad.

El jueves, tras volver del instituto a la residencia, Yosuke y Chie se encontraron a Sebastián tomándose un té mientras miraba las noticias en el televisor de la entrada.

- Buenas tardes, Sebastián.
- Buenas tardes senyorita Satonaka, señor Hanamura. ¿Cómo les ha ido el día?
- Bien. Ha habido algunas clases complicadas pero se pueden aguantar…
- Por cierto señor Sebastián…
- Sí, señor Hanamura.
- La amiga que nos acompaño el día en que llegamos le gustaría venirse a vivir a esta residencia. ¿Podría ser?
- Yo no soy quien decide quien reside aquí o no. Es el Señorito quien ha de decidir eso y ahora mismo no se encuentra aquí, esta de viaje. Lo que sí podría hacer su amiga es hacer una solicitud por escrito y cuando llegue el Señorito yo le daré la solicitud y él decidirá.

En ese momento el presentador dio una noticia que llamó la atención de Chie y Yosuke.

    … como última noticia tenemos que una joven, Yuko Nishiwaki de dieciocho años, lleva desaparecida desde el sábado pasado. No ha habido noticias sobre ella y la policía no ha descubierto pista alguna sobre su paradero.

    Este extraño caso guarda cierto parecido con los casos que fueron sucediendo el año pasado en Inaba. ¿Será una extensión de lo allí sucedido? ¿Será un imitador?


Yosuke y Chie, tras oír la noticia, se miraron extrañados y se fueron al primer piso para hablar sobre lo sucedido. Sebastián quedo algo extrañado al ver su reacción pero decidió no entrometerse.

El viernes Chie le entregó a Sebastián la solicitud de Rise para vivir en la residencia y este la dejó en el despacho de Toni ubicado en la parte prohibida del edificio.

Llegó el sábado por la tarde, después de unos cuantos días de clase y tras comprobar que la desaparecida no se encontraba en el “Canal de Medianoche” y averiguar que esa chica antes, dos años atrás, estudiaba en el Gekkokan pero debido al camino que había decidido seguir se marcho a estudiar a otro centro. Todos los de tercero hablaban sobre la desaparición ya que la mayoria de ellos conocian a Yuko Nishiwaki.

Al llegar a la residencia Yosuke y Chie dejaron sus cosas en sus habitaciones y se dirigieron al piso de abajo y se pusieron a leer, Chie un libro que había encontrado en la biblioteca del ático y Yosuke estaba leyendo un cómic. De repente el teléfono que había en la mesita que estaba cerca del sofá donde estaba Chie sentada empezó a sonar. Chie miró hacia los lados y al no ver a Sebastián decidió coger ella el teléfono.

- ¿Quién es?
- ¿Es la Residencia Iwatodai?
- Sí, sí lo es.
- Esta Sebas.
- ¿Sebas?
- Perdón, discúlpame, quería decir si esta Sebastián.
- Ahora mismo no. – En ese momento Sebastián entró por la puerta de la calle.- Sí ahora mismo acaba de llegar.- Dirigiéndose a Sebastián.- Señor Sebastián, tiene una llamada.
- Muchas gracias senyorita Satonaka.- Sebastián cogió el teléfono y se puso ha hablar con el interlocutor.
- Chie, ¿Quién es?
- No lo se, parecía la voz de alguien de nuestra edad…

De la conversación entre Sebastián y el misterioso interlocutor Yosuke y Chie solo lograron distinguir dos cosas “Inaba”, “Invitada” y “Mañana”.


Capítulo 11: Tsuin Kiba, los Colmillos Gemelos

    - ¿Tartarus? ¿Qué es Tartarus?
    - Bueno… como podría explicártelo… Durante la Hora Oscura, nuestro instituto se transformaba en una torre enoooorme… eso era Tartarus. Su interior estaba lleno de Sombras por todas partes, era como su nido…
    - Y qué paso con esa torre.
    - Pues tras la derrota de Nyx Tartarus y la Hora Oscura desaparecieron para siempre.
    - ¿Y quien es Nyx?
    - ¿Nyx?... podríamos decir que Nyx era la madre de todas las Sombras
    - Ah… ya lo entiendo…


De repente aquella conversación que Toni mantuvo con Jumpei el primer día en que se conocieron volvió a su mente. “Así que esto es Tartarus… ¿Pero como es posible? Sí desapareció… ¿Habré viajado al pasado? Este cabronazo de Igor… Bueno, que más da, es hora de moverse.”.

Toni se puso en pie sintiendo la presencia de un gran número de Sombras por todos lados. Toni se quitó el coletero que llevaba en el brazo derecho y se recogió el pelo en una cola para que no le molestase en lo que le pudiera pasar a partir de ese momento y empezó a caminar por aquellos pasillos.

Mirando la decoración de su entorno a Toni le vino a la mente imágenes de Tartarus, de cuando su “otro yo” estuvo allí. El escenario estaba formado por pasillos bañados en tonos verdes oscuros con suelo de tablero de ajedrez y paredes sólidas y también había algunos habitáculos con elevaciones formadas por pequeños tramos de escaleras que subían y bajaban. “Esto debe ser el primer bloque de Tartarus…”.

De pronto unas Sombras aparecieron. Eran Sombras parecidas a las que vio en la prueba que Igor le hizo afrontar, una masa amorfa con una máscara. Toni, sin mucho esfuerzo fue capaz de destruirlas sin necesidad de invocar a ninguna de sus Personas. De pronto, al acabar con ellas, en su mente aparecieron unos extraños naipes que empezaron a dar vueltas. Toni se concentró en una de ellas y las demás desaparecieron. Ese naipe se dio la vuelta y en ella había la figura de una Persona, era una especie de hada, “Pixie… bueno… menos es nada” y desde ese momento Toni pudo usar a Pixie como una de sus Personas.

Toni siguió avanzando y encontrándose con más Sombras débiles que pudo eliminar a base de patadas y puñetazos y consiguió algunas Personas más. Al llegar a las escaleras decidió subir al piso siguiente.

Este nuevo piso era bastante más pequeño que el anterior, De repente se encontró con una Sombra bastante más poderosas que las vistas antes. Era una especie de armadura medieval montada en lo que parecía ser una armadura de caballo pero sin caballo.

Toni atacó pero sus ataques no parecían surtir ningún efecto sobre esa Sombra, en cambio los ataques de esa Sombra con su lanza eran devastadores, sino fuera porqué Toni lograba evitar sus ataques por lo más mínimo.

- Mierda, repele los ataques de Orpheus, Izanagi y del resto… y mis golpes tampoco es que le hagan demasiado… ¿Qué puedo hacer?- De repente una voz resonó en la cabeza de Toni.
- ¿Me sientes?
- ¿Orpheus?
- Sí… Te voy a mostrar algo…
- ¿El qué?
- ¿Sientes mi poder fluyendo por tu cuerpo?

Toni cerró los ojos y se concentro. De repente noto algo que nunca antes se había fijado. Notaba como si un extraño calor recorriera todo su cuerpo.

- ¿Es ese calor?
- Sí. Intenta concentrar toda esa energía en un punto de tú cuerpo… En tu puño derecho…

Toni intentó canalizar ese calor, esa energía en su puño derecho. Entonces Toni empezó a notar que su puño se empezaba a calentar bastante. Toni abrió los ojos y vio que su puño derecho se había cubierto en llamas. Toni notó que, a pesar de estar en llamas, su puño no se quemaba, solo notaba calor. Entonces la Sombra se abalanzo sobre él y Toni, en un acto reflejo esquivo la acometida y lanzó un gancho con su puño derecho que impactó contra el pecho de la Sombra, el puño lo atravesó y desde ese punto unas llamas rojas empezaron a extenderse por el cuerpo de la Sombra hasta hacer que esta desapareciera.

Tras acabar con la Sombra Toni se sentó en el suelo, algo cansado por el combate y con el puño aún en llamas. Entonces alzó el brazo.

- ¡Joder, soy Elemental de Fuego! ¡Ja, ja, ja! ¡Soy Toni “Puño de Fuego”!- Toni notó como cada vez estaba más cansado y vio que las llamas de su mano se iban haciendo cada vez más pequeñas hasta extinguirse. ¿Ya se acabó?
- Esta “técnica” depende de tu concentración y de tu energía espiritual (NdA: SP en los juegos) si uno de los dos falla la técnica desaparecerá.
- Ahora que lo dices estoy bastante cansado… Orpheus… ¿Solo puedo hacerlo contigo?
- No, con el resto de Personas también…
- Y… ¿Solo en el puño?
- No con cualquier parte de tu cuerpo…
- ¿Qué más puedo hacer?
- Ya lo iras descubriendo… por ti mismo.
- De acuerdo…

Toni descansó durante unos minutos, al notar que no había peligro en ese piso, hasta que se sintió algo mejor y prosiguió su camino. En ese piso Toni encontró dos maletines, en uno había cinco gemas y en la otra unos 10.000 Yenes.

- Estas gemas me suenan.
- Son gemas Traesto… Sirven para teletraportarse a algunos lugares sí te concentras en ellos y sostienes la gema en tu mano…
- Gracias Izanagi. Y menos mal que he encontrado dinero… había venido sin un duro… bueno, sin un Yen. Je, je…

Toni buscó las escaleras para subir al siguiente pisó y al encontrarlas subió por ellas. Nada más pisar este nuevo piso una voz resonó en los oídos de Toni, una voz que hacía tiempo que no había oído.

- Al fin has llegado…
- ¿Quién anda ahí?- Toni miró a su alrededor pero no había nadie.
- Te estoy esperando desde hace mucho tiempo… Ven… llega hasta mí.
- ¿Akai?

Toni comenzó a caminar en la dirección de la que parecía venir aquella voz. Tras recorrer algunos pasillos y eliminar algunas Sombras Toni llegó hasta un callejón sin salida.

- ¿Y ahora?
- Sigue adelante.

Toni decidió hacer caso a esas palabras y estiró la mano para tocar el muro que había delante de él y al tocarlo esta lo traspasó. “¿Una ilusión?”. Toni se adentró tras aquella extraña pared.





Naomi y su grupo llegaron al piso 15 de Tartarus mediante el extraño artefacto que se encontraba en la planta baja de la torre. Anduvieron por los pasillos de ese piso buscando a la persona que había quedado atrapada, pero no había ni rastro. Mientras buscaban Naomi notó algo extraño.

- Que raro…
- ¿El que, Naomi-chan?
- ¿No os habéis dado cuenta Jumpei-kun, Aegis?
- No, ¿De que?
- No nos hemos encontrado con ningún enemigo en nuestro camino...
- Eso mismo Aegis.
- Pues no me había dado cuenta…
- Fuuka-chan, ¿Me oyes?
- Sí, Naomi-chan. ¿Qué quieres?
- ¿Detectas alguna Sombra en este piso?
- Espera un momento… No, no detecto nada…
- Nada… ¿Y la persona que estaba aquí?
-Uhm… No, no esta en este piso… Espera un momento que intentare mirar en los pisos superiores… Sí, estos dos pisos más arriban.
- ¿Dos pisos más arriba? Que extraño…
- ¿Cómo habrá llegado allí arriba una persona sola?
- Lo averiguaremos cuando lo encontremos.
- Tienes razón Ai-chan.

Naomi, Jumpei y Aegis subieron al piso superior y en el encontraron señales que había habido una pelea. Ese hecho les extraño aún más. Al subir al siguiente piso Naomi empezó a oír una voz en su cabeza, una voz que hacía algún tiempo que no había oído.

- Al fin ha llegado el día…
- Aoi… ¿Eres tú?
- Sí, ven… sigue mi voz…
- ¿Qué sucede Naomi-san?
- No nada, Aegis… Fuuka-chan ¿Esta la persona en este piso?
- Sí, lo que pasa es que no logro ubicarle… Hay algo que me impide encontrarle.
- ¿Cómo les va a los demás?
- Han encontrado a un hombre y ya lo han sacado de Tartarus, solo faltáis vosotros.
- De acuerdo… Venga Jumpei-kun, Aegis; sigamos…
- Vale.
- Afirmativo.

Los tres avanzaron por los pasillos guiados por Naomi mientras ella seguía la voz de Aoi hasta llegar, sin encontrarse sin demasiados enemigos, a un pasillo sin salida y en el cual no había rastro alguno de la persona perdida.

- Parece que nos hemos equivocado ¿Eh, Naomi-chan?
- Eso parece… Ji, ji, ji…
- Bueno pues volvamos atrás…

Naomi se quedó atrás mientras Jumpei y Aegis se alejaban de allí. Había algo extraño en esa pared, como si una parte de ella estuviera detrás. Naomi se acercó a la pared y alargo la mano para tocarla y, de repente, su mano atravesó la pared y entonces se introdujo en la pared por completo.

- Bueno Naomi-chan sigamos buscando…- Jumpei se giró y no vio ni rastro de Naomi.- ¿Naomi-chan? ¿Dónde estas?
- Naomi-san ha desaparecido…

Los dos se acercaron a la zona donde se encontraba Naomi, palparon las paredes de aquel rincón pero no hubo forma de encontrarla ni de averiguar donde se había metido. Los dos decidieron dividirse y buscar a Naomi por el piso.

Naomi, tras atravesar el muro, cayó de rodillas en el suelo. Se encontraba en una habitación enorme “¿Dónde estoy?”. De repente oyó un grito que parecía ser el de una Sombra y alguien gritando “¡Toma ya cabronazó!”. Naomi se dirigió hacia allí y se encontró a un grupo de Sombras rodeando a un joven. El joven parecía estar luchando contra ellas y podía defenderse bien contra ellas. “¡Tranquilo, ahora voy a ayudarte!”. Entonces Naomi empuño su Naginata (NdA: Una Naginata es una lanza con una hoja en uno de sus extremos. Es el tipo de arma que usa Seong-Mina de la saga Soul Calibur).y acudió en la ayuda del joven y juntos los dos acabaron con los enemigos.

- Buf… Que cansancio… ¿Estas bien, chico?
- Sí, estoy bien.

Al mirar al chico Naomi tuvo una extraña sensación, como si lo hubiera visto antes. Ese chico iba vestido con unos pantalones oscuros y una camiseta que simulaba ser una camiseta de manga corta blanca con motivos de dragones en sus lados sobre una camisa negra. El chico era algo más alto que ella y tenia el pelo castaño, y parecía tener una media melena recogida en una cola de caballo. Entonces, mientras resoplaba por el cansancio adquirido por la lucha le pregunto al chico:

- ¿Nos… nos hemos visto antes?
- No, no creo. Digamos que no soy de por aquí.
- ¿Cómo te llamas?- dijo Naomi mientras alargaba la mano.
- Toni, Toni Gómez.- Toni también alargó la mano.
- Ja, ja, ja… Que nombre más raro. Yo me llamo Naomi, Naomi Arisato.

Los dos se estrecharon las manos y ambos notaron algo extraño. Una especie de descarga recorrió la espina dorsal de los dos jóvenes. Toni se fijó en Naomi y reconoció en su brazo izquierdo una cosa que le llamó muchísimo la atención, ella llevaba la banda de los SEES en el brazo. Eso quería decir que pertenecía a los SEES. Lo más extraño es que al verla no vino ningún recuerdo a la mente de Toni.

- Bueno… ¿Y ahora que hacemos?- Preguntó Naomi.
- Podríamos seguir por este camino para ver si encontramos una salida.
- De acuerdo.

Los dos empezaron a avanzar por aquellos pasillos. Naomi se adelantaba un poco a Toni en guardia empuñando su Naginata. Toni la fue mirando atentamente pues estaba intrigado por esa chica.

Naomi era un poco más baja que él, tenia los ojos y el pelo de color rojo y su cabello no era demasiado largo y estaba recogido en una coleta y sujeto por un pasador que tenia la forma de un número romano: “XXII”. Iba vestida con el uniforme del instituto Gekkokan y en el brazo llevaba una banda con las siglas SEES. Naomi también tenía colgado un MP3 con los auriculares de color rojo. Por la forma de empuñar su arma Toni vislumbró que la chica era zurda.

- ¿Cómo has llegado hasta aquí, Toni?
- Es un poco largo y complicado de explicar… Por cierto…. ¿Perteneces a los SEES?
- Sí…- Naomi se giró de repente- ¿Conoces a los SEES?
- Sí… Digamos que conozco un poco a Jumpei, Fuuka, Yukari Mitsuru…
- ¿También conoces a los demás?... Fuuka-chan ¿Me oyes?- Pero Fuuka no contestaba, era como si no pudiera contactar con ella.
- Esto es cada vez más raro… - Pensó Toni.- Cuidado.

De repente una Sombra apareció delante de ellos y de la impresión Naomi sacó su Evokador, apuntó contra su cabeza y disparó:

- ¡Orpheus!

Entonces Orpheus surgió encima de ella y destruyo a la Sombra. “¿Orpheus?” Toni quedó asombrado al ver la Persona que acababa de usar esa chica. Además de tener el mismo nombre que la suya era muy parecida pero de formas más femeninas y de color dorado en donde “su” Orpheus es plateado. “¿Cómo es posible?”.

- Uy… perdona si te he asustado… Eso era mí…
- Persona, tranquila ya se que es.
- Ah… vale. Ji, ji, ji…

Ambos siguieron avanzando por los pasillos. Toni notó que esa chica parecía ser bastante alegre y extrovertida. Lo contrario a como Jumpei le describió a Toni su “otro yo” que era bastante serio e introvertido. Eran polos opuestos.

Ambos llegaron hasta una gran puerta una gran puerta en la cual parecía haber unas extrañas inscripciones que no estaban escritas en Japonés ni en ninguna otra lengua que ellos conocieran.

- Parece que no hay más salida.
- Eso parece… ¿Qué serán esas extrañas inscripciones?
- No se… pero voy a probar una cosa.- Toni sacó de su bolsillo el traductor y se lo puso en la oreja derecha.
- No creo que eso funcione… Estamos en la Hora Oscura…
- Ahora que lo dices… es verdad… Pero por probar. – Toni activo el traductor y este se encendió y del aparato surgió un visor que se extendió hasta la oreja izquierda de Toni.- Ostras, pues resulta que los hice para que también funcionaran en la Hora Oscura.- Pensó.
- ¿Funciona? ¿Qué es eso?
- Esto es un traductor universal que nos ayudará a descifrar lo que pone ahí.
¿Y qué pone?

    ”Solo aquellos que compartan un alma podrán atravesar estas puertas y liberar a las bestias que aquí yacen.”


- Lo que faltaba… más acertijos…
- Entiendes algo Toni-kun.
- No…

Ambos se acercaron a la puerta y posaron sus manos en la puerta. De repente la puerta brillo durante unos leves instantes y empezó a vibrar hasta que de golpe se abrió de par en par.

- Pues se ha abierto…
- Eso parece…
- ¿Entramos?
- Venga, ji, ji, ji…

Detrás de aquella puerta se encontraba una gran habitación con una pequeña elevación en medio de la sala. En ella había dos pedestales donde había dos espadas clavadas en ellos. Toni y Naomi sintieron como si las voces que habían estado escuchando vinieran esas dos espadas.

Ambos se acercaron a las espadas. Eran dos katanas con un diseño bastante simple. Lo extraño de esas dos katanas era el color de sus hojas. Una, la que estaba a la izquierda, delante de Toni, era de un color rojo vivo y la de la derecha, la que estaba enfrente de Naomi, era de un color azul profundo. De repente los dos extrajeron las espadas, Toni la roja y Naomi la azul, de los pedestales y entonces empezó a surgir una ominosa aura, una gran energía que inundaba toda la estancia y una gran voz retumbo por toda la estancia.

- Al fin…
- habéis llegado…

Dos figuras aparecieron flotando delante de los dos a unos dos metros sobre el suelo. Las dos estaban envueltas en capas que les cubrían todo el cuerpo, una era roja y la otra era azul.

- ¡Tú eres quien aparecía en mis sueños!- Gritaron al unísono Toni y Naomi, al oír al otro decir eso se quedaron mirándose el uno al otro.
- Yo soy Akai Kiba, el colmillo rojo.- Dijo la figura roja con una voz masculina.
- Yo soy Aoi Kiba, el colmillo azul.- Dijo la figura azul con una voz femenina.
- Ambos somos Tsuin Kiba, los colmillos gemelos.- Dijeron ambas figuras a la vez.
- Akai, ¿Por qué me has hecho venir hasta aquí?- Después de que Toni dijera esto Naomi le miró y después se dirigió a la figura azul.
- Aoi, te digo lo mismo que te ha preguntado él.
- Os trajimos hasta nosotros porqué así debe ser ya que nosotros formamos parte de vosotros…- Dijeron los dos.
- Pero, ¿Qué sois?
- Somos las espadas que estáis sosteniendo en vuestras manos…
- Je, je, je… ¿Que sois Zampakutos o algo así?
- ¿Zampakutos? ¿Y eso que es?- Preguntó Naomi a Toni.
- Son unas espadas que salen en un manga… es algo largo de explicar.
- Nosotros somos lo que somos… A partir de ahora afrontaremos el destino junto a vosotros dos… y recordad… Nuestro poder depende de vosotros, de vuestra alma, de vuestra empatía con el otro pues ambos sois…- Tras decir esto ambas figuras desaparecieron junto al aura que había en la habitación.
- ¿Qué quieres decir con empatía…?- Preguntó Toni dándose cuenta que no iba a colegir una respuesta.- ¡Mierda!
- ¿Qué hacemos ahora Toni-kun?
- Llevémonos las espadas y salgamos de aquí… tal vez ahora podamos pasar otra vez por donde hemos entrado…
- Vale, vamos.

Ambos cogieron dos vainas que habían aparecido al pie de cada pedestal. Una era de un color azul decorada con motivos parecidos a colmillos de color rojo y la otra era igual pero de color rojo con motivos de colmillos azules. Entonces envainaron cada una de las espadas en su vaina y salieron de la habitación recorriendo todo el camino de nuevo hasta llegar a la habitación donde ambos aparecieron tras cruzar la pared.

Al llegar apareció de repente una gran Sombra delante de ellos que les obstruía la salida. La sombra era como una gran serpiente de color negro y una extraña máscara. Toni y Naomi entendieron que si querían salir de allí tendrían que eliminarla.

- ¡Orpheus!- Naomi invocó a su Persona y esta lanzó un Agilao pero el ataque ígneo no tuvo efecto alguno.
- ¡Izanagi!- El ataque Zio que realizó la Persona de Toni tampoco parecía haber hecho mella en la Sombra.
- ¡¿Toni, puedes usar Personas?!- Pero eso no fue lo que más extraño a Naomi, lo que más lo hizo fue ver a Toni invocar a su Persona sin usar Evokador.
- Sí, pero parece que eso no es suficiente.
- Usadnos…- La voz de Akai y Aoi resonó en las cabezas de los dos jóvenes.

Ambos se miraron y asintieron con la cabeza; desenvainaron sus espadas y ambos se lanzaron a por la Sombra. Ambas espadas, Akai Kiba y Aoi Kiba, brillaron con un brillo carmesí y otro azulado respectivamente y con unas cuantos cortes y estocadas, la Sombra fue destruida y el camino desbloqueado. Ambos chocaron sus manos tras la victoria y envainaron sus espadas. “Bien hecho.” Dijeron al unísono y empezaron a reír por haberlo dicho a la vez.

Tras esto se acercaron al muro y, como dijo Toni, pudieron atravesarlo y salir de nuevo al piso normal de Tartarus.

- ¿Quieres venir que te acompañe fuera de Tartarus?
- Gracias pero no hace falta. Prefiero quedarme y ver si Akai va bien. Je, je, je.
- Yo también lo haría pero estoy agotada…
- Ahora que lo mencionas… yo no estoy cansado…
- Naomi-chan, Naomi-chan me oyes…- Fuuka por fin logró contactar con Naomi.
- ¿Fuuka-chan? Sí te oigo.
- Menos mal, ¿Estas bien? No podía contactar contigo.
- Sí estoy bien.
- Ahora Jumpei-kun y Aegis se dirigen hacia ti, espéralos.
- Vale.
- ¿Te estaban buscando?
- Sí… ¿Podrás salir solo de aquí?
- Sí, antes encontré unas gemas Traesto y podré salir rápido de aquí.
- Vale, bueno adiós.
- Adiós.

Tras decir esto Toni se marcho corriendo para proseguir su subida por Tartarus y así entrenarse con sus Personas y aprender a usar a Akai Kiba mientras Naomi se quedo esperando a Jumpei y Aegis.


Aegis y Jumpei, con la ayuda de Fuuka desde la planta baja, habían continuado la búsqueda de Naomi por esa planta pero no había rastro de ella por ningún lado hasta que Fuuka les comunicó que Naomi ya había aparecido. Tras oírlo se dirigieron al punto donde les indicó Fuuka y se encontraron a Naomi sentada en el suelo, esperándoles.

-¡Naomi-chan, por fin te encontramos! ¿Estas bien?
- Sí Jumpei-kun estoy bien.

Naomi se levanto y los tres se dirigieron al punto de acceso para ser transportados a la planta baja. Mientras caminaban Jumpei se fijo en la vaina que llevaba Naomi colgada en su cintura.

- ¿Qué es eso Naomi-chan?
- ¿Esto? Es una espada que me he encontrado… se llama Aoi Kiba.
- ¿Me dejas verla?
- Claro, toma.- Naomi desenvaino a Aoi Kiba y se la dio a Jumpei.
- ¡Agh!- Jumpei, nada más tocar la empuñadura de la espada la dejo caer tras soltar un alarido.- ¡Dios que fría!
- ¿A que te refieres?- Dijo Naomi mientras recogía la espada del suelo.- Yo no noto nada…
- Esta helada, ha sido cogerla y notar como se me congelaba la mano…
- Pues que raro…yo la tengo en la mano y no noto nada…- Tras decir esto Naomi envaino de nuevo a Aoi Kiba.
- Naomi-san.
- Sí Aegis.
- ¿No continuamos la búsqueda de la persona atrapada en Tartarus?
- No, no hace falta.
- ¿Por qué Naomi-chan?
- He estado con él y sabe defenderse muy bien.
- ¿A que te refieres?
- Ya os lo explicare mañana… estoy exhausta…

Tras decir esto Naomi, Jumpei y Aegis volvieron con los demás y todos juntos volvieron al dormitorio para descansar y prepararse para el día tan importante que les esperaba…

Mientras tanto Toni se estuvo entrenando en Tartarus y subiendo pisos hasta que, en uno de los pisos, escucho un sonido que le trajo muy malos recuerdos de su otra vida. Ese sonido era el de arrastrar de cadenas y al oírlo le vino a la mente los recuerdos de “The Reaper” una de las Sombras más temibles y peligrosas que existen. “’¡No estoy preparado, no estoy preparado!” gritó Toni mientras empezó a correr en dirección contraria. Pero eso no evitó que “The Reaper” le alcanzara. Entonces, a toda prisa, saco una de las gemas que encontró y se transportó a la entrada de Tartarus y salió de allí y la Hora Oscura acabó dejando tras de él el Instituto Gekkokan. “Pues sí… estoy en Port Island…”


Personajes aparecidos en Capítulo 11:

Naomi Arisato

Es la protagonista Femenina de Persona 3 Portable que aparecerá en PSP. Es el polo opuesto al protagonista masculino de Persona 3, tanto de aspecto (colores invertidos rojo/azul) y de forma de ser (más alegre y animada). El nombre que le he puesto es inventado mio (Naomi) y Arisato es el apellido que se le da al protagonista en el manga del juego (Arisato). Su Persona Inicial es Orpheus aunque una versión algo más "Femenina" que la antes mostrada y con colores dorados donde la otra es plateada.


Orpheus de Naomi:



Es diferente al Orpheus de Toni en cuanto a aspecto y voz, teniendo un tono femenino. Es curiosa la forma de corazón que tiene su lira.


The Reaper:

The Reaper, también conocido como The Death (la muerte), Es una de las Sombras más poderosas que hay en los juegos Persona 3 y Persona 4. En P3 su presencia en el planta donde te encuentras se nota por el sonido de unas cadenas que se van arrastrando por el suelo...


Continua en el próximo Post



Ultima edición por izanagi33 el Vie Jun 10, 2011 7:49 pm; editado 8 veces





Saixion Mensaje Sab Mar 06, 2010 9:52 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 29 Nov 2009
Mensajes: 280
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 24
3.0
Título del mensaje:
Tu tranqui.Escribe la longitud que desees (aunque no te pases ni de corto ni de largo para evitar criticas negativas)




¡Seguidnos en twitter!
Se supone que somos graciosos.

@OtakusCabreados
Lechugaman Mensaje Sab Mar 06, 2010 11:58 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 18 Ene 2010
Mensajes: 375
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 30
0
Título del mensaje:
Muy bien, Izanagi! Me ha encantado este capitulo. Cada vez me va gustando mas la fic. Sigue asi!

Veo que te las has apanyando para explicar lo que son las Personas y las sombras dentro de la propia fic. Yo creo que asi queda mejor que explicandolo al principio antes de la lectura.

Lo unico que no me ha gustado mucho es que Jumpei invita demasiado pronto a Toni a pasar la noche en su casa. Despues de todo no lo conoce de nada, por mucho que se parezca a su antiguo amigo (aunque en realidad sea la misma persona, pero eso el no lo sabe). Por lo demas, genial. La trama esta muy interesante, me deja con ganas de leer mas. Y me encanta que en el relato se juegue con realidades paralelas. Como me recuerda eso a los comics de Marvel y DC...




izanagi33 Mensaje Mie Mar 10, 2010 2:24 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
Continuación del Fic

Capítulo 12: Nyx

Al fin llegó la mañana y Toni despertó en el hotel donde se hospedó tras salir de Tartarus. Tras ducharse, vestirse y desayunar Toni pensó como averiguar donde o cuando estaba. Mientras desayunaba en su habitación Toni encendió el televisor y una sintonía inundó la habitación.

Enlace a la sintonía.

De repente un tipo engominado apareció en la pantalla acompañado de unas azafatas del programa que bailaban y cantaban al son de la música. Al verlo Toni lo recordó, ese programa era un programa de tele venta y que su “otro yo” conoció a ese tipo. “Ese era… ¿Tanaka? Eso quiere decir que hoy es domingo…”. Tras ver eso Toni cambió de canal y puso las noticias.

- … los afectados por el Síndrome de Apatía Crónica no dejan de aumentar en estos últimos días mientras los Adeptos de la nueva Secta que ha surgido no dejan de aumentar. Esta nueva asociación que aboga por…
- ¿Síndrome de Apatía Crónica? Eso me suena…- De repente una conversación que mantuvo con Jumpei, de cuando se conocieron, volvió a su mente:

    - Jumpei, ¿Las Sombras hacían algo a la gente?
    - Sí, la verdad es que sí.
    - ¿El qué?
    - Cuando alguien era atacado por una Sombra esta se alimentaba de su mente y dejaba a ese alguien como si fuera un Zombi. La gente llamaba a eso “Síndrome de Apatía Crónica”, nosotros, a la gente afectada los llamábamos los perdidos…


Tras recordar esto Toni se dirigió hacia el balconcito de la habitación para ver el paisaje.

- Y con esta última noticia acabamos el informativo matinal de hoy, domingo 31 de enero de 2011. Que tengan un buen día y abríguense.
- ¿31 de enero de 2011?

Tras oír esto un conjunto de recuerdos aparecieron en la mente de Toni, eran de su otro yo.
- No puede ser… hoy es el día en que…- Toni miró hacía el cielo, en el se podía ver, bien claramente, la luna llena.- ¡Nyx!

Toni recordó que ese fue el día en que su otro yo se enfrentó a Nyx y murió. Toni quería averiguar que estaba sucediendo y entonces recordó que el grupo, en ese día, se reunió en un lugar. Ese lugar era el templo de Naganaki, que se encontraba cerca de la residencia. “Iré allí y por fin podré aclarar que pasa… Algo no me cuadra con lo de Naomi…”


Tras el agotamiento del día anterior a Naomi se le pegaron las sabanas. Tras levantarse y vestirse Naomi salio de su habitación y se encontró, en la planta baja de la residencia, que todos estaban sentados alrededor de la mesa del comedor, esperándola.

- Buenos días.
- Buenos días.- Contestaron todos.
- Arisato… podrías explicarnos que sucedió ayer en Tartarus.
- ¿A que te refieres Mitsuru-senpai?
- Con la persona que quedó atrapada.
- A sí… la verdad es que es un poco raro y difícil de explicar.
- Pues empieza por el principió.
- Desde hace algún tiempo he soñado con algo raro.
- ¿Con Ryoji-kun?
- No, era una extraña figura envuelta en vestiduras azules, una voz de mujer y me dijo que su nombre era Aoi…
- Y que tiene que ver eso.
- Pues cuando lleguemos al piso donde estaba aquella persona volví a oír la voz de Aoi y me condujo hasta el pasillo donde nos separemos. Allí la voz me indicó que tenía que atravesar la pared.
- Claro, eso explica porqué desapareciste, Naomi-chan… ¿Pero como es que no pudimos atravesarla ni Ai-chan ni yo?
- No lo se Jumpei-kun, pero eso fue lo que paso…
- Continúa con lo que contabas Naomi.
- De acuerdo Mitsuru-senpai. Al atravesar la pared me encontré en una extraña estancia… era enorme. De pronto oí algo de alboroto más adelante y allí me encontré a un chico rodeado de Sombras que le atacaban…
- ¿Y que paso?
- Ese chico luchaba contra ellas con las manos desnudas, sin armas y lograba destruirlas.
- ¿Cómo puede ser eso posible?- Pregunto Fuuka.
- La verdad es que ese chico… era un Usuario de Persona…
- ¿Un Usuario de Persona? ¿Era uno de los Strega?- Pregunto Akihiko.
- No, no creo… Pero eso no era lo más raro…
- ¿Aún hay más?- Preguntó Mitsuru
- Sí, ese chico… no usaba Evokador para invocar a su Persona.
- ¡¿Cómo?!- Exclamó Jumpei.
- Pero sí la única que puede invocar a su Persona sin Evokador es Aegis-san porqué es un robot… Eso quiere decir que ese chico era… - Dijo Ken.
- No creo, parecía ser humano… Bueno, a lo que iba. Después de encontrarnos los dos continuemos explorando aquel lugar. Al final encontremos una gran puerta que pudimos abrir y detrás encontremos dos espadas… La mía, que se llama Aoi Kiba y otra, que se quedó él, llamada Akai Kiba. Después salimos de allí y nos atacó una gran Sombra que ningún ataque de nuestras Persona le hacía efecto y solo pudimos acabar con ella usando las dos espadas.
- Sí, y yo intente coger la espada de Naomi-chan y no pude ni sostenerla… estaba helada, pero ella no nota nada.
- Eso sí que es raro Jumpei.
- Verdad Akihiko-senpai.

De pronto algo vino a la memoria de Naomi sobre la conversación que mantuvieron Toni y ella.

- Chicos… ¿Conocéis a alguien llamado Toni Gómez?

Todos se quedaron mirándola con cara de duda, todos dijeron que no les sonaba de nada.

- ¿Por qué lo preguntas, Naomi? ¿Quién es ese?- Le preguntó Mitsuru.
- Ese era el nombre del chico… y lo pregunto porqué él sabía lo que eran los SEES… y además sabía vuestros nombres.
- ¿Sabía nuestros nombres?
- Sí.
- ¿Y que fue de ese chico?
- Tras volver, él decidió quedarse un poco más en Tartarus para entrenar y se marchó…
- Que raro… - Dijo Yukari.
- ¡Agh! ¡Mierda! Más misterios y justo hoy…
- Sí, hoy…
- Bueno, dejemos esta reunión por ahora y salid a dar una vuelta.
- Sí Mitsuru…- Dijo Akihiko.- Aprovechad para hacer lo que queráis, nos reuniremos en el templo a la hora que dijimos.
- De acuerdo.- Dijeron todos.

Tras esa reunión todos los del grupo se separaron y fueron a pasar ese día, que bien podía ser el último…

Tras algunas horas llegó el momento en que quedaron para verse en el templo Naganaki. Todos se dirigieron hacía el templo y se encontraron en las escaleras que conducían a la explanada del templo. Aquel lugar era una amplia explanada estaba formada por un banco de arena donde había un tobogán y otros columpios para que los niños, una fuente cubierta con un tejado y unos bancos alrededor y los edificios del templo. Además, todo aquello estaba plagado con los carteles sobre esa extraña secta que había surgido hacía poco tiempo.

Al llegar allí Naomi sintió una extraña sensación. Era como si alguien los estuviera observando. Naomi busco con la mirada por todo aquel lugar pero no veía a nadie.

- ¿Qué sucede Naomi-chan?- Le preguntó Fuuka.
- No nada…

De repente Naomi fijó sus ojos en el tejado del edificio central del templo y allí, de pie, vio a Toni. Naomi, sorprendida al verlo, se preguntó que estaría haciendo en aquel sitio.

- ¿Has visto algo?- Le preguntó Akihiko.
- Mirad allí… - Al volver a mirar el sitio donde estaba Toni este ya había desaparecido.- Ha desaparecido…
- ¿Quién ha desaparecido?
- Me ha parecido ver a ese chico…

Todos miraron por todos lados, pero ya no hubo rastro de Toni.

- Bueno… hagamos lo que hemos venido a hacer…
- Sí Mitsuru-senpai.

Todos echaron unas ofrendas en la caja de ofrendas del templo y todos hicieron la solemne promesa de que todos estarían juntos en el día de la graduación para así tener un motivo para sobrevivir a lo que esa noche iba a suceder.

Tras esto todos se marcharon a la residencia. Antes de marcharse del recinto Naomi se giró en dirección en la que vio a Toni y pensó en una cosa que ya notó el día anterior, pero hoy había notado aún más, era la mirada de Toni. El día anterior Naomi le pareció notar un cierto aire de tristeza en su mirada, pero hoy, esa sensación de tristeza era aún más profunda, como si algo que hubiera visto le hubiera entristecido. Pero lo que más le extraño fue que pudiera ver con tanta claridad como se sentía Toni.


Toni no se había imaginado lo que se encontró en el templo, estaban todos los miembros de los SEES menos su “otro yo” y en su lugar estaba Naomi. “Con que es eso lo que sucede…”

Eran las doce menos cuarto de la noche y Jumpei, Ken, Akihiko y Koromaru estaban reunidos en la sala de Operaciones en el cuarto piso para ir a Tartarus. Algo extraño a Ken. “¿No vienen los demás?” Todos salieron y se pusieron a buscar por todo el edificio pero no había rastro de Aegis, Yukari, Fuuka, Mitsuru ni Naomi.

- No estan por ningún lado…
- Akihiko-senpai… ¿No será que se han ido solas?
- Podría ser Jumpei… ¿Pero por qué?
- ¿No será que quieren luchar solas contra Nyx?
- Sí eso es cierto será mejor ir hacía Tartarus lo más rápido posible.

Los cuatro cogieron su equipo y marcharon hacía el instituto para afrontar este, su último gran reto.

Cuando Akihiko, Jumpei, Ken y Koromaru llegaron al lugar ya había comenzado la Hora Oscura y, ante sus ojos, se erguía Tartarus. Al entrar se encontraron a Fuuka usando a Juno.

- ¡Yamagishi!
- Akihiko-senpai…
- ¿Qué ha pasado? ¿Por qué habéis venido sin nosotros, Fuuka-chan?
- Ha sido Naomi-chan, Jumpei-kun… Ella no quería que os pasara nada y nosotras la encontramos cuando se intentó escapar de la residencia para venir sola…
- ¿Dónde estan ahora, Fuuka-san?
- Las cuatro; Yukari-chan, Mitsuru-senpai, Aegis y Naomi-chan; estan en el último piso… enfrentándose a Ryoji-kun…
- Mierda…

De repente Fuuka notó algo extraño, notó que alguien se estaba acercando.

- Alguien viene…
- ¿Cómo dices?
- Alguien se esta acercando a Tartarus…

Todos miraron hacía la entrada donde se empezó a perfilar la figura de alguien, era Toni. Todos se pusieron en guardia por si se tratara de un enemigo.

- ¿Quién eres?- Preguntó Akihiko al chico mientras este miraba alrededor, como si buscara algo.
- ¿Dónde esta Naomi?
- Tú eres el chico que Naomi se encontró ayer aquí.
- Fuuka ¿Dónde esta Naomi?
- Esto… ella…
- ¿Ya ha subido al último piso?
- ¿Cómo sabes tú eso?
- No hay tiempo para hablar…
- ¿Qué quieres decir?
- Ella quiere usar El Gran Sello.

Toni se dirigió hacía el artefacto transportador y tras tocarlo desapareció.

- ¿Qué demonios? Ken.
- Sí, Akihiko-san.
- Tú y Koromaru os quedareis aquí con Fuuka mientras Jumpei y yo seguiremos a ese chico… Hay algo que no me gusta…
- De acuerdo Akihiko-san…
- Guau, Guau.
- Gracias Ken-kun, Koro-chan…- Dijo Fuuka.

Tras esto Akihiko y Jumpei usaron el artefacto y se trasladaron al último piso de Tartarus. Al llegar al piso vieron como el chico iba avanzando por el camino y ambos corrieron para ponerse a su altura.

- ¿Qué has querido decir con lo del Gran Sello ese?
- El Gran Sello es una técnica que sirve para sellar, Naomi querrá usarla con Nyx.- Dijo Toni en tono serio sin dejar de mirar hacía adelante.
- Eso es bueno, ¿no? Sí así se puede detener a Nyx…
- No del todo Jumpei… para hacer el sello se usa el alma del sellador…
- Eso quiere decir…
- Sí Akihiko… ella morirá.
- Pero eso… es terrible…
- Un momento… te lo estas inventando ¿verdad?
- No.


Tras vencer a la decimotercera Arcana, La Muerte, un haz de luz apareció delante de Naomi y las demás. Naomi sabía lo que debía hacer, como bien le indicó Igor. Debía afrontar sola a Nyx y ese haz de luz era el camino para llegar hasta ella. De repente la voz de Ryoji resonó por aquella habitación.”Esta ha sido tú elección…”. Naomi se giró hacia Aegis y las demás y con una sonrisa se despidió de ellas con la mano diciendo “Nos veremos el día de la graduación…” y tras decir esto se introdujo en el haz de luz y desapareció. Las demás intentaron seguirla pero no podían, era como si una barrera les impidiera pasar.

- ¿Naomi… es esto un adiós?- Dijo Yukari.
- ¿Qué es eso que se oye? ¿Unas cadenas?- Exclamo Mitsuru.
- No me digas que es…
- The Reaper. – Sentenció Aegis.

De repente, en la única salida de esa habitación apareció The Reaper bloqueando el camino de huida de Yukari y las demás.


- ¿Cómo es que sabes tantas cosas?- Preguntó Jumpei al chico.
- ¿A que te refieres?
- A que sabes eso del Gran Sello, que Naomi-chan quiere usarlo y además sabes nuestros nombres ¿Cómo es eso posible?
- Es largo de explicar y ahora no hay tiempo…

Tras decir esto Toni desenvaino a Akai Kiba de la vaina que llevaba colgada en la cintura. Al verlo Akihiko y Jumpei se sorprendieron. En ese momento Toni empezó a correr hacía adelante. Jumpei y Akihiko miraron en la dirección en la que se dirigía Toni y vieron a The Reaper.

- ¿Qué haces? ¡Te va a matar!

Ambos se sorprendieron de la velocidad que adquirió Toni. De repente, la espada de Toni se cubrió de una capa de llamas que aumentaron el color rojizo de Akai Kiba. Al llegar a la altura de The Reaper Toni saltó y cayó detrás de la Sombra.

Yukari y las demás se sorprendieron al ver aparecer a ese chico, con los ojos cerrados y su espada en llamas. De pronto Toni empezó a rotar su espada y la envainó de golpe diciendo “Muerte en tres pasos… ¡Corte llameante de Punta de Flecha!” y al momento The Reaper se partió por la mitad haciendo que se separara en dos mitades, la superior y la inferior, y al momento las dos mitades empezaron a arder y desapareciendo.

- Ha… ha destruido a The Reaper…- Dijo Mitsuru.
- ¿Quién eres?- Preguntó Aegis, en ese momento Jumpei y Akihiko llegaron a la sala.
- Guau tío… te has cargado al cabronazo ese…
- ¿Dónde esta Naomi? ¿Ya ha ido a enfrentarse a Nyx?
- ¿Cómo sabes tú eso?- Dijo Yukari.
- Chicas… creo que él es el chico del cual nos habló Naomi- chan…- Respondió Jumpei.
- Tenéis que salir de aquí.
- ¿Qué quieres decir?
- Salid inmediatamente de Tartarus.
- No, nos quedaremos hasta que Naomi vuelva.
- ¡¡Salid de aquí!!- Dijo Toni en tono serió y una expresión seria y severa en la cara.- Todo esto desaparecerá…

Todos se quedaron callados al oírlo y en su voz notaron un aire de preocupación. Tras decir eso Toni se acercó al haz de luz, se introdujo en él y desapareció. Tras esto todos miraron a Mitsuru.

- ¿Qué hacemos Mitsuru?- Pregunto Akihiko.
- Hagámosle caso… Esperemos fuera de Tartarus.
- Mitsuru-senpai ¿Te crees lo que ha dicho?
- Sí, he notado algo… extraño en su voz… Venga, vayámonos.


Naomi llegó a un extraño lugar, era una gran extensión yerma, cubierta de rocas por todos lados y se veía un cielo estrellado por todos lados.

- ¿Dónde estoy?
- Bienvenida a la Luna…- Una voz sonó tras Naomi.

Tras Naomi se encontraba una extraña figura que debía medir casi dos metros de alto. Parecía una mujer enmascarada, la máscara tenia forma de luna, vestida con un vestido de noche, largo, de color negro y con lentejuelas. También llevaba unos largos guantes negros.

- ¿Quién eres?
- Jo, jo, jo…- Rió la extraña figura mientras se tapaba la boca con la mano derecha. ¿Quién soy?... Llámame Nyx.
- Tú…
-¿Tienes prisa por morir muchacha que has venido hasta aquí? Igualmente morirás cuando se produzca La Caída.
- No, he venido a detenerte.
- Jo, jo, jo… Ingenua.

Naomi se puso en guardia sosteniendo su Naginata dispuesta a vencer a Nyx. Nyx no reaccionó, se quedo impasible mirando fijamente a Naomi. Tras esto Naomi se lanzó contra su enemigo y asestó un golpe con toda su fuerza contra Nyx.

Algo extraño sucedió al asestar el golpe, la Naginata de Naomi se partió por la mitad y la mitad de la hoja salió volando clavándose en el suelo a unos cuantos metros de donde ellas estaban. Las manos de Naomi empezaron a sangrar debido a la fuerza que usó en su ataque.

- ¿Qué… qué ha sucedido?
- Jo, jo, jo… ¿No te lo dijo mi Avatar? Soy in-vul-ne-ra-ble… Jo, jo, jo…
- Mierda…

Naomi lanzó lo que quedaba de su Naginata y desenvainó a Aoi Kiba, la cual tenía colgada a su espalda. Aoi Kiba tenía un leve brillo azulado. Al verla Nyx cambio su expresión, ya no parecía estar tan confiada.

- ¿Cómo… cómo es que tienes eso? Esa espada debería estar sellada… Erebus las selló…

Naomi se extraño al ver la reacción de Nyx al ver a Aoi Kiba. Sus ojos parecían reflejar un gran terror. De inmediato Nyx dijo, en tono más calmado:

- Solo hay una espada… Jo, jo, jo… me has asustado chica… no pensé que tuvieras una de las Tsuin Kiba… pero solo con una no podrás hacer nada.

Naomi se lanzó contra Nyx empuñando su espada y la atacó. Nyx puso su brazo para parar el ataque de Naomi. A diferencia de antes Aoi Kiba no se rompió y en el lugar donde dio el corte surgió una pequeña herida que empezó a sangrar un poco.

- Jo, jo, jo. Esto será lo máximo que podrás hacerme, chiquilla.- Tras decir esto Nyx empujó a Naomi lanzándola un par de metros hacía atrás y cayendo al suelo. Naomi, con todo el cuerpo dolorido, intentó levantarse. “Mi… mierda… Solo me queda la opción de usar a Messiah…”.

En ese momento Naomi recordó el encuentro con Igor en su viaje hasta aquel extraño lugar.

- Buenas, muchacha… has decidido afrontar el fatídico destino de la humanidad… Aunque tal como estas ahora no podrás enfrentarte a Nyx…
- ¿Entonces?
- Hay una posibilidad… Gracias a todos aquellos que has conocido en tu camino hasta aquí podrás enfrentarte a Nyx.

En ese momento los recuerdos de la gente que Naomi había conocido durante ese año vinieron a su mente y le dieron las gracias y animaron para afrontar la dura lucha que iba a afrontar. Sintió que de cada uno de ellos fluía una gran energía que se unió en Orpheus y formó a Messiah.

- Ahora posees el poder de la Arcana del Universo, muchacha. Con su poder podrás sellar a Nyx aunque… a un alto precio…
- ¿Qué precio?
- Tu alma, para realizar el Gran Sello deberás usar tu alma…


“Sí no hay otra opción tendré que usar a Messiah…” Naomi no veía otra opción más que realizar el Gran Sello sí quería evitar La Caída. Naomi se puso en píe, clavando a Aoi Kiba en el suelo y sacó su Evokador y apuntando a su cabeza gritó:

- ¡¡¡Messiah!!!

Tras decir esto Messiah apareció sobre Naomi y gritó “Mano de Díos” y golpeó a Nyx lanzándola a cierta distancia pero sin hacerle gran daño.

- Jo, jo, jo… Pero ni tan siquiera has despertado a tú Persona…
- ¿A que te refieres?
- Sí necesitas…- Dijo Nyx mientras se levantaba.-… de esa cosa para invocar a tú Persona es que ni tan siquiera esta despierta.

Mientras Nyx se levantaba Naomi empezó a concentrarse para poder realizar el Gran Sello. Tras levantarse Nyx empezó a correr hacía donde estaba Naomi. “Jo, jo… para que no me sigas molestando acabare contigo.”. El brazo derecho de Nyx se convirtió en una especie de hoja y la esgrimió con intención de atravesar a Naomi. En ese momento Naomi aún no estaba lista para realizar el Gran Sello y de forma inconsciente, al ver venir a Nyx, cerró sus ojos y de pronto oyó algo.

- ¡¡¡Izanagi!!!

Tras oír eso Naomi abrió los ojos y, delante de ella de ella, vio a Toni. El estaba en pie girado hacía ella pero con la cabeza mirando hacía Nyx. Sobre él se encontraba Izanagi que con su lanza había detenido el ataque de Nyx y haciéndola retroceder.

- ¿To… Toni-kun? ¿Qué haces aquí?
- No lo hagas.
- ¿Qué no haga que?
- No hagas el Gran Sello.
- Pero eso es la única forma de poder detenerla, sino todos desaparecerán… Sí lo hago todos podrán vivir felices…
- No lo harán, ninguno de ellos serán felices si desapareces.
- ¿Cómo sabes eso?
- No importa… pero tiene que haber otra forma de vencerla…
- Siento interrumpir esta emotiva escena pero tengo algo de prisa…

Toni desenvainó a Akai Kiba, que la llevaba colgada a su espalda a la altura de su cintura. Al hacerlo algo extraño sucedió, cada porción de la hoja de Akai Kiba que salía de la vaina brillaba con un color rojizo y con intensidad y Aoi Kiba empezó a brillar con un brillo azul. Nyx no se podía creer lo que estaba viendo y una sensación de verdadero terror se veía en su mirada.

- Es imposible… los dos Tsuin Kiba…
- Parece que conoces estos “juguetitos”.

Tras decir esto Toni, concentrando la fuerza de su Persona en sus piernas y sus brazos, se lanzó para atacar a Nyx manejando a Akai Kiba. Ambos mantuvieron un duro combate. Naomi no comprendía porqué Toni hacía todo eso para que ella no realizará el Gran Sello y observaba el combate incapaz de mover un dedo debido al agotamiento. Tras un intercambió de ataques realizados con Izanagi que no afectaban a Nyx y un par de mandobles que le habían hecho algunas pequeñas heridas Nyx empujó a Toni y este calló cerca de Naomi. Su ropa estaba llena de cortes y su cuerpo cubierto de heridas.

- ¿Por qué haces esto? Si hago el Gran Sello ya no sufrirás… No importa lo que me pase.
- No digas tonterías…- Dijo Toni mirando a Naomi con una sonrisa en los labios y un hilo de sangre le caía por la cara de un corte que tenia en la frente.- ¿Cómo quieres que permita que le hagan daño a mí… hermanita?
- ¿Como?- Dijo Naomi perpleja por las palabras de Toni.- ¿Qué quieres decir con “hermanita”?

Toni se levantó y volvió a lanzarse contra Nyx pero esta, con su mano izquierda, cogió del cuello a Toni y lo alzó. Entonces empezó a caminar hacía Naomi y cuando estuvo a unos cinco metros de ella dijo:

- Jo, jo, jo… Inútiles humanos… no veis que nada de lo que hagáis podrá cambiar el Destino… la humanidad esta condenada desde el principió de los tiempos.
- Me da igual lo que digas…- Dijo Toni mientras se revolvía para que Nyx le soltará.- … no pienso rendirme.
- A… no…

Tras decir esto Nyx atravesó el pecho de Toni con su mano derecha, justo por debajo del corazón.

- ¡Agh! ¡Puagh!- Algo de sangre salió por la boca de Toni.
- Ves como no podías hacer nada.

Nyx retiró su brazo y la herida de Toni empezó a sangrar. “Lo siento Naomi… no he podido hacer nada”. Eso quiso decir Toni pero ya no podía decir una palabra. La mano de Toni se abrió dejando caer a Akai Kiba al suelo.

- ¡¡¡Toniiiiiiiii!!!- Gritó desesperada Naomi.

En ese momento Nyx soltó el cuello de Toni y este calló como un peso muerto al suelo.

“Lo siento… No he podido hacer nada… No… no podré volver con vosotros…”

“¡¡¡¡Messiiiiaaahhhhhh!!!!”


Personajes aparecidos en Capítulo 12

Presidente Tanaka:

Es el propietario de una empresa de ventas por correo. También presenta un programa de Teletienda que se emite cada domingo por la mañana. Aparece en Persona 3 y Persona 4. Su rol es algo más importante en Persona 3.

Nyx: Personaje basado en la diosa de la noche en la mitologia griega. En el universo Persona es la madre de todas las Sombras y la que traerá La Caída (The Fall) que implicaria el fin para toda la vida en la tierra.

Personas:

Messiah:

Persona Definitiva de los protagonistas de Persona 3. Es de la Arcana Juicio (Judgement Arcana) y es la única que puede detener a Nyx gracias a su ataque "Gran Sello" (Great Seal) con el cual el enemigo queda sellado por toda la eternidad usando para sellar el alma del usuario de Messiah. Esta basado en la figura del Mesias en muchas religiones como la cristiana o la musulmana. Se cree que esta fuertemente ligado a la figura de Jesus debido al gran objeto que hay a su espalda.


Capítulo 13: ¡Nunca estoy solo!

- Jo, jo, jo… Estúpido humano… ¿Cómo querías hacerme frente tú solo? Ni aunque tuvieras un ejercito podrías hacerme frente… bueno, ahora a por el otro estorbo.- Tras decir esto Nyx se dirigió hacía Naomi.
- ¡Maldita seas! ¡¡Messiiiiaaahhhhhh!!- Naomi invocó a Messiah dispuesta a usar el Gran Sello contra Nyx llena de rabia por lo que le acababa de suceder a Toni.


“¿Cómo querías hacerme frente tú solo?” Esas fueron las últimas palabras que Toni pudo oír. ”Es verdad… no he podido hacer nada… estando solo… solo…” De pronto Toni notó que todo a su alrededor se oscurecía, un gran frío le entumecía hasta el último músculo de su cuerpo. Le daba la sensación de estar cayendo desde una gran altura. De pronto fue como si fuera reduciendo la velocidad en la que caía hasta detenerse y de repente oyó unas voces que le hablaron.

- ¿Ya te rindes?
- ¿Or… Orpheus?
- ¿Hasta aquí llega tú determinación?
- ¿Iza… nagi?
- ¿No eres capaz de continuar?
- No… no puedo moverme… no noto mí cuerpo…
- ¿Y eso es todo?
- No… además… ella tiene razón… Yo solo no puedo… hacer nada…
- Si que te rindes fácilmente…
- Con esta determinación mejor tendrías que haberte quedado en tú mundo.
- Sí… tal vez… Izanagi…
- Te equivocas.
- ¿Qué quieres decir, Orpheus?
- Ju, ju, ju…
- ¿Ahora estas de broma… Orpheus?

De pronto el ambiente cambió de pronto. El frío glaciar que sentía hasta ese momento fue desapareciendo dejando tras de sí una sensación de calidez y del silencio sepulcral se rompió por un rumor lejano de voces. De repente ese murmullo ininteligible fue menguando hasta que se fueron alzando algunas voces.

- Toni-kun, no te rindas… - “¿Yukari?”
- Venga tío, ¿Ya te das por vencido?- “¿Jumpei?”.
- Toni-kun…- “¿Fuuka?”
- Gómez…- “¿Mitsuru?”
- Senpai resiste…- “¿Quién eres?”
- ¡Seeeennnseeeeeiiii, eres el mejor!- “¿Sensei?”
- Snif, snif….Her… Hermanito…- “¿Hermanito? Parece la voz de una niña…”

Toni empezó ha entreabrir los ojos. Al parecer estaba tumbado en una gran habitación, parecida en la que hizo la prueba. Toni continuó escuchando diversas voces y miró hacía arriba. Sobre él estaban Orpheus e Izanagi. Ambos parecían estar encadenados por unas cadenas doradas. “¿Qué son… esas cadenas?”. Toni siguió con la mirada una de esas cadenas hasta llegar a un gran mural de piedra con un emblema. Al ver el emblema Toni lo reconoció, era el símbolo que aparecía en las cartas de Tarot, era la Arcana del Mago. Algo llamó su atención, al pie del muro parecía haber dos figuras. Toni se fijo en esas figuras y reconoció en una a Kenji, uno de sus compañeros de clase, la otra figura permanecía oculta, no podía distinguirla. De repente

Tras ver esto Toni miró a su alrededor y empezó a ver más muros con los demás símbolos de las arcanas mayores y en ellos cadenas doradas que estaban unidas a Orpheus e Izanagi y a los pies de los muros dos figuras. Toni oyó una voz clara viniendo del muro del Mago.

- Vamos, Toni, no te rindas. Hemos de ir a comer un ramen juntos…- Dijo Kenji.
- Venga colega, ¿No me digas que vas a rendirte?- Dijo la figura de un joven que estaba junto a Kenji.

Tras esto oyó una voz que venia del muro de la Sacerdotisa.
- Vamos Toni-kun… tienes que volver con nosotros…- Dijo Fuuka.
- Toni-kun, tenemos que volver a encontrarnos... si mueres no podras ver lo que he mejorado en la cocina.- Dijo la figura de una chica más alta que Fuuka y con una larga melena.

Tras esto una voz vino desde el muro de la Emperatriz:
- Vamos Gómez, todos confiamos en ti…- Dijo Mitsuru.
- ¿Este será el final de tú camino?- Dijo la figura junto a Mitsuru que ha Toni le recordaba a la nueva ayudante de Igor, Margaret.

Entonces resonó una voz desde el muro del Emperador.
- Vamos, Gómez, tienes la responsabilidad de proteger a los que te necesitan.- Dijo un joven que Toni pudo distinguir pero que no pudo recordar.
- Vamos Toni-Senpai, tienes que seguir adelante y… ¡NAOTO, HAZME UN HOMBREEEEE!- “¿Eh?” Toni no acabó de entender lo último que la figura junto al joven dijo.

Tras esto una voz vino desde el muro del Obispo (NdA: Hierophant):
- Venga, Toni-chan, tienes que venir con nosotros a ver el Árbol de la Parsimonia.- Dijo un anciano junto a una anciana que Toni no pudo recordar.
- Toni, siempre estaremos unidos, ya sabes, somos una familia.- Dijo la figura de un hombre “¿Familia?”.

Entonces Toni oyó una voz que le provocó una extraña sensación al oírla. Esta provenía del muro de los Amantes:
- Vamos Toni-kun… no quiero volver a perderte…- “Yu…Yukari…”
- Snif… snif ¡Senpai… tienes que volver!- Dijo una figura que a Toni le recordó a la chica que conoció en su primer día de clase, aquella que cantó en “La Escapada”.

Desde el muro del Carro se oyó otra voz:
- Venga Toni, mi rival no se puede dejar vencer tan fácilmente… Soy yo quien te tiene que dar una paliza. Dijo Kaz, otro compañero de clase.
- Venga… Toni-kun… ¡Dale una paliza! ¡Por la justicia!- Dijo la figura de una chica.

Una voz vino desde el muro de la Justicia:
- Recuerda Toni-kun… eres mío…- Dijo una chica con el pelo largo y con gafas que Toni tampoco pudo recordar.
- Hermanito, no te rindas…- Dijo la figura de lo que parecía ser una niña pequeña.”¿Hermanito?”.

- Venga Tío, levántate.- Era la voz de Jumpei. Tras oírla Toni notó como si le sujetaran y le ayudaran a levantarse.- No puedes rendirte ahora…

Toni notaba a su lado la presencia de los miembros de SEES y otras presencias que no lograba identificar. Tras ponerse en pie Toni miró hacia Orpheus e Izanagi y dijo:

- Ya lo he entendido, Orpheus.
- ¿De verdad?
- Sí, esas cadenas representan los lazos que me unen a las personas que fueron importantes para mí y para mí otro yo. Y esas personas siempre estarán conmigo aunque estemos separados… Nunca estoy solo…

Tras decir estas palabras Toni notó como su cuerpo se llenaba de energía mientras las cadenas doradas que encadenaban a Orpheus e Izanagi empezaron a brillar con gran intensidad.

“Sí, ya lo has entendido…”



Naomi prácticamente había acumulado la energía suficiente para realizar el Gran Sello pero Nyx estaba a punto de atacarla.

- No te lo perdonare.
- ¿El que? ¿Haber acabado con ese inmundo humano?
- Sí, no te lo perdonare… ¡Y no le llames así!
- Jo, jo, jo… ¿Qué es eso?

En ese momento tanto Nyx como Naomi notaron que una extraña energía empezó a inundar el lugar “¿Qué demonios es eso?” Ambas miraron en todas direcciones hasta ver que esa energía surgía del cuerpo inerte de Toni.

- ¿Cómo es posible que emita tal energía si esta muerto?
- ¿Toni?

En ese momento el cuerpo de Toni, rodeado de una extraña aura roja, se fue levantando poco a poco, con los ojos cerrados. Al ponerse en pie, por el agujero de su camisa se pudo ver como el agujero en su pecho se fue cerrando hasta no quedar ni rastro. Las heridas que tenia por todo su cuerpo dejaron de sangrar y de pronto Toni abrió los ojos de repente haciendo un gran y sonoro suspiro, como si hasta ese momento no hubiera estado respirando.

- ¿Te has levantado, escoria?
- ¿T… Toni?

Toni miró a Naomi y con una voz profunda le dijo:

- ¿No te dije que no usases el Gran Sello?
- Yo… es que…
- No te preocupes chico… cuando acabe con ella iré a por ti.- Nyx continuó caminando hacía Naomi.
- Eso te crees tú…
- Invócame.- Una voz resonó en los oídos de Toni.

Toni levantó el brazo derecho por encima de su cabeza y sobre ella apareció, girando sobre ella misma y levitando a unos centímetros de la palma de su mano, su carta. De repente, sobre Toni, apareció Orpheus, aunque no apareció como antes. Esta vez Orpheus apareció encadenado por unas cadenas doradas.

Naomi no podía creer lo que había oído ni lo que estaba viendo en ese momento. Además, del final de algunas de esas cadenas, a Naomi le pareció ver, sosteniéndolas, a Yukari, Fuuka, Mitsuru y Aegis entre otra gente que le sonaba. “¿Cómo era posible que Toni hubiera invocado a Orpheus?” “¿Su Persona no era Izanagi?” “¿Él también podía invocar diversas Personas?” Estas son algunas de las preguntas que pasaron por la mente de Naomi tras ver a ese Orpheus, algo distinto al que ella usaba, pero solo pudo decir una cosa: “¿Quién eres?”

De repente Orpheus empezó a girar sobre sí mismo haciendo que las cadenas le envolvieran encerrándolo en una esfera de metal dorado. En ese momento y tras oír la pregunta de Naomi, Toni, alzó su cabeza y miró hacía ella. En ese momento la esfera se convirtió en un gran resplandor y en ese momento las palabras de Toni y las que surgían del núcleo de ese resplandor resonaron como si fueran una sola voz:

- Tú eres yo, y yo soy tú…- Tras decir esto Toni enmudeció pero la otra voz siguió hablando

    “… Del Mar de tu Alma he nacido.
    Soy Orpheus Telos, el verdadero Señor de las Cadenas.”


El resplandor desapareció e hizo su aparición Orpheus Telos. Orpheus Telos tenia mucho parecido con Orpheus pero de colores rojo y dorado, muy parecidos a como era el Orpheus de Naomi. “¡¡Grito de Victotiaaaa!!” Orpheus Telos gritó con una voz profunda y al oírlo, Naomi, notó como recuperaba sus fuerzas.

- ¿Crees que con eso podrás hacerme algo?
- ¿Cómo te has atrevido?
- ¿A qué?
- Ha destrozarme la camisa… era mi camisa favorita… ¡Vamos, Orpheus Telos!
- Sí…

“¡¡Llamada a Caronte!!” Gritaron a la vez Toni y Orpheus Telos y tras hacerlo Orpheus Telos empezó a tañir su lira provocando un horrible sonido que provoco una gran explosión de fuego justo donde estaba Nyx haciendo que esta saliera volando unos cientos de metros hacía atrás. Entonces Toni recogió a Akai Kiba del suelo.

Nyx, con algunas heridas causadas por el ataque de Toni.

- Jo, jo, jo… Bien hecho muchacho… lastima que con ese buen intento no hayas hecho mucha mella en mí.

Tras decir esto Nyx se levantó dispuesta a acabar de una vez con Toni y Naomi. En ese momento las voces de Akai y Aoi resonaron en el interior de Toni y Naomi.

- ¿Quieres acabar con tú enemigo?- Dijeron Akai y Aoi a Toni y Naomi.
- Sí. – Dijeron ambos.
- Entonces debes fusionarme con tu Persona, con Orpheus Telos.- Le dijo Akai a Toni.
- Entonces debes fusionarme con tu Persona, con Messiah.- Dijo Aoi a Naomi.
- De esa forma podremos usar todo nuestro poder y tendréis la oportunidad de vencer.- Dijeron Akai y Aoi a Toni y Naomi.
- De acuerdo.- Dijeron los dos.

Entonces Toni y Naomi, empuñando ambas espadas las alzaron e invocaron a Messiah y Orpheus Telos. Tras hacerlo ambas Personas se fueron convirtiendo en un extraño vapor que iba siendo absorbido por ambas espadas y al acabar de absorberlas ambas espadas empezaron a palpitar y a brillar con una gran intensidad con un brillo azul y rojo.



Mitsuru y los demás miembros de los SEES salieron de Tartarus y se encontraron que toda la torre estaba rodeada de una infinidad de Sombras que no dejaban de mirar al cielo y gritar. Además no parecían percatarse de su presencia.

- ¿Qué esta pasando?
- No lo se Akihiko-senpai… ¿Tú que crees, Mitsuru-senpai?
- No lo se Iori, pero sea lo que sea, no es normal…

De repente delante de ellos aparecieron dos figuras, un hombre bajito con una larga nariz y junto a él había un chico joven. Ambos tenían la piel bastante pálida.

- ¿Quiénes sois?- Pregunto Mitsuru.
- Mi nombre es Igor…

En ese momento Ken, que estaba mirando hacía donde miraban las Sombras, la luna, gritó: “¡Mirad hacía arriba! ¡¿Qué es eso?!”. Dos resplandores iluminaron la noche, uno era rojo y el otro era azul y al verlo las Sombras empezaron a gritar más fuerte, como con desesperación.

- ¿Qué demonios es eso?- Pregunto sorprendido Jumpei.
- No lo se…
- Es la luz de un milagro…- Dijo una Sombra que apareció de repente junto a ellos con una voz que ellos reconocieron.
- Je, je, je… ¿A quien tenemos aquí? ¿No es La Muerte?- Dijo Igor.
- ¿Ryoji?


Tras haber absorbido a las dos Personas, Akai Kiba y Aoi Kiba se convirtieron en dos enormes espadas con las hojas de un rojo y un azul brillante. Parecían muy pesadas pero extrañamente no lo hacían para Toni y Naomi, para ellos eran como parte de sus propios cuerpos. Además, en las espaldas de los dos surgieron unas alas formadas por la inmensa aura que les rodeaba el cuerpo, roja la de Toni y azul la de Naomi.

- ¿Creéis que con todo esto podréis vencerme?- Dijo Nyx, pero no podía evitar sentir una extraña y molesta sensación en su interior.

De repente Toni y Naomi se miraron el uno al otro y asintieron con la cabeza, era como si cada uno pudiera oír los pensamientos del otro. Ambos se prepararon acumulando todo ese aura que rodeaba sus cuerpos en sus espadas y entonces se lanzaron hacía Nyx corriendo a tal velocidad que casi se podría decir que alzaban el vuelo. Entonces, al llegar a la altura de Nyx, Toni desde la abajo a la derecha y Naomi desde abajo a la izquierda de Nyx la cortaron de una forma que con el corte formaron una X y gritaron “¡Ataque combinado! ¡¡Colmillos Cruzados!!” Y tras acabar el corte una gran luz azul y roja envolvió a Nyx “¡¡Noooooooo!!”.

Toni y Naomi cayeron arrodillados a unos diez metros de donde estaba Nyx, Toni a la izquierda y Naomi a la derecha ya que se cruzaron al atacar a Nyx. Al hacerlo Toni empezó a sentir un enorme cansancio y se dio cuenta que Akai Kiba había vuelto a su forma original pero a diferencia de antes ya no tenia aquel color rojo que tenia antes.

- Buf… Creo que lo hemos conseguido… ves como no hacía falta usar el Gran Sello…- Toni miró hacía Naomi y vio como esta caía inconsciente al suelo.

Entonces Toni sintiendo que cada vez le costaba más moverse, incluso respirar, envaino a Akai Kiba y se dirigió hacía Naomi. Al llegar a ella recogió a Aoi Kiba y la envaino en la vaina que Naomi llevaba a su espalda. Tras esto Toni pasó su mano por el rostro de Naomi y dijo: “No te preocupes… te llevaré con tus amigos…” Toni levantó a Naomi y se la puso a la espalda y empezó a caminar, a duras penas, hacía la luz que conducía de vuelta a Tartarus.


- ¿Lo habrán conseguido?- Preguntó Akihiko a los pies de Tartarus mientras miraba a la luna.
- No… ella aún sigue viva…- Dijo Ryoji.


Toni siguió caminando hacía la luz pero, de repente, se oyó un grito estridente que venía de su espalda. Al girarse Toni vio una cosa informe que parecían ser los restos de Nyx, parecían seguir convida. En ese momento se oyó la voz de Nyx.

- Jo, jo, jo… Habéis estado cerca pero no habéis acabado conmigo. Yo me regenerare y vendrá La Caída pero vosotros moriréis aquí mismo.
- Invócame, la barrera que la protegía ha desaparecido.- La voz de Izanagi retumbó en la cabeza de Toni.

Entonces, con las últimas fuerzas que aún le quedaban Toni invoco a Izanagi. Al aparecer, Izanagi, lo hizo envuelto en las mismas cadenas que envolvían a Orpheus. Izanagi hizo lo mismo que Orpheus, se envolvió con las cadenas.

    ”Vos sois yo y yo soy vos.
    Del mar de tu alma he surgido.
    Soy el que esparce luz en tu camino.
    Soy el Dios original, Izanagi-no-Okami.”


Sobre Toni, que aún sostenía a Naomi en su espalda, apareció una Persona con forma humana vestida con una armadura blanca y una gran lanza, más grande que la de Izanagi.

- ¿Aún te quedan fuerzas? Pero con eso no podrás hacerme nada…
- ¿Será verdad? ¿Hasta aquí he llegado?- Pensó Toni.

En ese momento Toni sintió la presencia de distinta gente a su alrededor.

- Venga Colega, venzámosle juntos.- Dijo la voz de un chico parecida a la que escucho antes.
- Venga Toni-kun, vamos a darle juntos una paliza que no olvidará.- Dijo una voz de chica.
- Sí, Toni-kun, todos juntos podremos vencer a cualquier enemigo.- Dijo otra chica.
- Senpai, no te rindas, juntos lo podemos hacer todo.- Dijo una voz que parecía la de Rise.
- Si Sensei, recuerda… ¡Tú eres EL HOMBRE!- Dijo una voz masculina aunque con un tono algo extraño.
- Vamos Toni-senpai, vamos a darle una patada en el culo a esa Zorra… Y, esto… ¡¡NAOTO, HAZME UN HOMBREEEE!!- Dijo una voz muy grave.
- … Vamos Toni-senpai, cuenta con nosotros.- Dijo una voz de lo que parecía ser una chica.

De repente Toni sintió como si sietes manos se posaran sobre sus hombros y sintió como si una extraña energía estuviera recorriendo su cuerpo. Entonces, Las siete voces, Toni e Izanagi-no-Okami gritaron al unísono.

“¡¡Verdades de Myriad!! ¡¡Mil Palabras de Verdad!!”

De repente una luz blanca inundo la zona.


Una gran luz blanca inundó el cielo nocturno.

- Ja, ja, ja.
- ¿Qué sucede Ryoji?- Pregunto Jumpei tras oír su risa.
- Lo han logrado… han vencido a Nyx…
- ¡¡ ¿Como?!!
- Sí, es cierto… ambos han provocado un milagro…- Dijo Igor.

De repente todo Tartarus empezó a desmoronarse y sus cascotes desaparecían en el aire hasta desaparecer por completo y quedar solamente el instituto Gekkokan. La luna, que brillaba con un brillo verde se quebró dejando ver la luna que siempre se había visto. También todas las Sombras que rodeaban a los SEES empezaron a desaparecer sin dejar rastro hasta quedar solamente La Muerte.

- Bueno, es la hora de despedirse.
- ¿Qué quieres decir?
- Al desaparecer Nyx todos nosotros también lo hacemos… y también desaparecerá la Hora Oscura. ¿Me haríais un favor?
- Sí claro.- Dijo Jumpei.
- Dadle las gracias a Naomi-chan y decidle que le deseo la mejor suerte… Y a vosotros… ha sido un placer conoceros…- Tras decir eso La Muerte desapareció sin dejar rastro.
- Ryoji…

- Bueno, bueno, bueno… Como bien ha dicho esa Sombra los dos lo han logrado.- Dijo Igor.- Es hora de traerlos de vuelta.

En ese momento Igor chasqueó los dedos e hizo aparecer una puerta en la entrada del instituto. De pronto se abrió y por ella apareció Toni cargando con Naomi. Todos se sorprendieron y alegraron al verlos venir y fueron hacía ellos. Al acercarse a Toni vieron que sus ojos estaban en blanco, era como si estuviera inconsciente.

Al llegar a la altura de los SEES las heridas que Toni tenía por todo su cuerpo empezaron a sangrar de pronto y Toni se desplomo en el suelo. Todos se pusieron a su alrededor preocupados.

- Theodor, recoge los Tsuin Kiba.- Ordeno Igor al joven que le acompañaba.
- Sí Maestro.- Theodor se dirigió hacía Toni y Naomi y recogió las dos espadas.
- Vosotros, no os preocupéis, los dos estan bien, lo que pasa es que estan agotados por el milagro que acaban de realizar. Vayámonos Theodor.

Tras decir esto ambos, Igor y Theodor desaparecieron y los SEES decidieron llevar a Toni y Naomi al hospital.


Personajes aparecidos en Capítulo 13

La Decimotercera Arcana La Muerte

Es la Decimo Tercera Arcana y el Avatar de Nyx en la tierra. Es la encargada de invocar a Nyx y hacer que se produzca "La Caída". Gracias a la relación que surgio entre él y el protagonista de Persona 3 desarrollo una parte humana.

Theodor

Theodore es uno de los ayudantes de Igor en la "Habitación de Terciopelo". Es el hermano menor de Margaret y Elizabeth. Aparece en el juego Persona 3 Portable (P3P) y solo sí juegas con la protagonista femenina del juego (vease Naomi).

Personas:

Orpheus Telos:

Orpheus Telos es una Persona de la la Arcana del Loco (Fool Arcana). Es una segunda Persona Definitiva para el Protagonista de Persona 3 Es una versión mejorara de Orpheus que sale en el juego Persona 3 FES y solo se puede conseguir cumpliendo ciertos requisitos. Se dice que el Orpheus de la Protagonista de Persona 3 Portable (P3P) se baso en Orpheus Telos (sobretodo en sus colores). El ataque "Llamada a Caronte" no existe en los juegos, me lo invente basandome en la leyenda de Orfeo (Orpheus en inglés) y en Caronte, el barquero del río Estigio en la mitologia griega.

Izanagi-no-Okami

Izanagi-no-Okami es la Persona Definitiva del Protagonista de Persona 4. Es de la Arcana del Mundo (World Arcana). Su ataque "Verdades de Myriad" (Myriad Thruths en inglés y "Mil palabras de Verdad" en japones) es el que te permite acabar con el enemigo final de Persona 4.

Los Lazos y las Arcanas:
En los juegos Persona 3 y Persona 4 los protagonistas crean se relacionan con distintos personajes formando "Social Links" (enlaces sociales) y son representados por las arcanas mayores del Tarot (El Loco, El Mago, La Sacerdotisa...). A estos "Enlaces Sociales" los llamo "Lazos" en mí Fic


Capítulo 14: La Petición de Naomi

“Tienes toda la razón Igor… Ambos han sido capaces de hacer un milagro. Pero… ¿Será suficiente para afrontar, lo que sucederá?” Tras decir esto la figura de alguien que observaba la situación. De esa figura solo se veían el brillo de unas gafas. “Bueno, es hora de marcharse, que mañana tengo clase… ” Tras añadir esto la figura desapareció en una mariposa azul.

Al llegar al hospital Toni y Naomi fueron ingresados en el área de cuidados intensivos en la sección que el Grupo Kirijo tenia reservada para asuntos relacionados con las Sombras y la Hora Oscura. Al día siguiente el grupo, tras haber descansado, regresaron al hospital y mientras todos esperaban en la sala de espera Mitsuru fue ha hablar con el doctor.

- Les hemos realizado una serie de pruebas y la chica tiene heridas superficiales, pero nada de gravedad. En cambio, el chico ya es otra historia… tiene un gran número de heridas por casi todo el cuerpo, músculos y huesos rotos además de algunos órganos internos como el pulmón izquierdo, el estomago y el hígado dañados… Además ambos estan en estado de Coma y no sabemos si despertaran o si lo hacen cuando…
- Entiendo doctor…- Mitsuru miró hacía la ventana que daba a la habitación donde estaban Naomi y Toni, tumbados en dos camas rodeados de sondas, maquinas que les median las constantes vitales y les ayudaban a respirar.

Lentamente fueron pasando los fríos días de Febrero, los SEES iban periódicamente al hospital para ver el progreso de Naomi. A mediados de Febrero las heridas de Naomi ya se habían curado y pudo ser trasladada a una habitación, pero no había ningún cambio en su estado.


Llegó el día 1 de Marzo. Los SEES, como de costumbre, fueron a visitar todos juntos, menos Koromaru claro (no se permitían perros en el hospital) a Naomi. Yukari y Fuuka estaban junto al cabezal de la cama de Naomi y Jumpei y Ken estaban a los pies de la cama.

Mitsuru y Akihiko estaban hablando con el doctor junto a la puerta de la habitación sobre el estado de Naomi y de Toni. De repente Yukari y Fuuka llamaron a gritos a Mitsuru y Akihiko:

- ¡¡Mitsuru-senpai, Akihiko-senpai!! ¡¡Mirad!!
- ¿Qué sucede…?

Al mirar Mitsuru vio como Naomi empezó a abrir los ojos lentamente.

- ¡¿Arisato, estas bien?!
- Sí… estoy bien…- Dijo Naomi tras quitarse la mascarilla de oxigeno y mirando hacía todos lados.- ¿Dónde estoy?
- Estas en el hospital.- Respondió Fuuka.
- Llevas un mes en coma… ya estamos en Marzo.- Añadió Yukari.
- Sí, y hemos estado viniendo a verte casi cada día.
- Un mes… ¿De verdad, Jumpei-kun? Gracias a todos.- Tras decir esto Naomi empezó a mirar por la habitación, como si buscara algo. ¿Dónde está?
- ¿El que?- Pregunto Akihiko.
- ¿Dónde esta Toni-kun?
- A él… veras…
- ¿Le ha sucedido algo?
- Esta en cuidados intensivos.- Le respondió Mitsuru.
- Quiero ir a verle…

Tras decir esto Naomi intentó levantarse de la cama pero el doctor ordenó a los demás que la detuvieran.

- ¿Por qué no puedo verle?
- senyorita, espere a que le quitemos las sondas y la desconectemos de las maquinas.
- A sí… perdone…

Después de que una enfermera le quitara las sondas y la desconectara de las máquinas Naomi, apoyándose en Aegis y Yukari ya que tenía las piernas entumecidas, se dirigió hacía el área de cuidados intensivos.

Al llegar allí, desde la ventana, pudo ver como Toni, aún inconsciente estaba tumbado en una cama, lleno de vendas y conectado a muchas máquinas.

- ¿Cómo se encuentra?
- Al parecer tiene un gran número de heridas y además esta en estado de Coma.
- ¿De verdad, Mitsuru-senpai? ¿Y como tiene la herida del estomago?
- ¿A qué herida se refiere, senyorita?- Le preguntó el doctor.- Sería en esta zona de aquí.- Continuó el doctor señalándose el lado izquierdo del torso.
- Sí ahí… Nyx le atravesó haciéndole un agujero…
- Eso explica porqué su camisa tenía un agujero. – Exclamó Jumpei.
- Y también porqué tiene los órganos de esa zona dañados… Pero ¿Cómo es que ya no tiene ese agujero que dice, senyorita?
- No lo se… de repente se levantó y su cuerpo se fue curando…

De repente se vio que en la sala de curas entraban un grupo de enfermeras. Entonces el doctor les informó que debían salir ya que iban a cambiarle los vendajes a Toni y que era mejor que volvieran todos a la habitación de Naomi. Al llegar Naomi se acomodo en la cama y todos se sentaron.

- ¿Cuánto tiempo ha pasado?
- Ha sido un mes, hoy es 1 de Marzo.- Respondió Mitsuru.
- ¿Ha pasado un mes? ¿Y él ha estado en ese estado todo este tiempo?
- Sí, ¿Por qué lo preguntas, Naomi-chan?- Pregunto extrañado Jumpei.
- Porqué mientras estuve inconsciente… tuve la sensación que él estaba junto a mí… velando por mí…
- Ah…

En ese momento entró por la puerta una de las enfermeras que entraron a tratar a Toni. Se acercó al doctor y le dijo que las heridas del chico, que hasta entonces no se curaban, habían comenzado a sanar repentinamente. El doctor, extrañado fue a comprobarlo.

- - Que extraño, Arisato…
- ¿El que Akihiko-senpai?
- Es como si hubiera esperado a que tú estuvieras bien para empezar a curarse él…


Al día siguiente dieron de alta a Naomi y pudo volver a la Residencia. Naomi, junto a todos los demás, tras mucho tiempo, pudieron vivir la vida de unos estudiantes normales.


Marzo fue pasando hasta llegar el día 14. Naomi había ido al hospital para comprobar el estado de Toni. Tras ponerse un traje de plástico para poder entrar en la sala de cuidados intensivos, Naomi entró en la sala y se sentó junto a Toni y mientras le cogía la mano un gran número de preguntas sobre ese extraño joven que tenía junto a ella inundaban su mente.

Mitsuru había investigado sobre él, pero no había encontrado nada de nada, era como si ese chico no existiera.

Tras despedirse de él Naomi salió de la sala y se encontró con Yukari, Fuuka y Jumpei que al parecer la habían seguido:

- ¿Qué hacéis aquí?
- Te hemos seguido… yo no quería pero ellas me han obligado… je, je, je…
- ¿Qué dices Stupei? ¡Pero si has sido tú quien lo ha dicho!- Gritó Yukari.
- Ji, ji, ji…- Rieron a la vez Fuuka y Naomi.

Después de quitarse el traje Naomi y los demás volvieron hacía la Residencia hablando por el camino:

- ¿Cómo estaba él, Naomi-chan?
- Las heridas las tiene prácticamente curadas… pero…- La cara de Naomi se entristeció.- no saben si despertará algún día…
- No te preocupes, lo mismo decían de ti y mírate, estas caminando con nosotros.
- Es verdad, Jumpei-kun.- Naomi intentó sonreír.
- Has estado viniendo cada día a verle. ¿Verdad?
- Sí, Yukari-chan…
- ¿Acaso te has enamorado de él Naomi-chan?
- No digas tonterías, Jumpei-kun… Es que le estoy agradecida. Me salvo la vida… además…
- ¿Además?
- Tengo que preguntarle muchísimas cosas…
- ¿Qué cosas Naomi-chan?- Preguntó Fuuka.
- Sí… Durante el combate contra Nyx él me llamó “hermanita”.
- Pero... ¿Tú no eras hija única Naomi-chan?
- Sí, Yukari-chan, por eso me extraño que lo dijera… Además ¿Recordáis que os dije cual era su Persona?
- Sí, una llamada Izanagi ¿Verdad?
- Exacto, Fuuka-chan. Pues durante el combate contra Nyx él uso otra Persona…
- ¿Cómo? ¿Él también puede invocar distintas Personas?
- Sí… y la que invocó fue… a Orpheus.
- ¡¿Qué?!- Gritaron los tres a la vez.
- Sí, él lo llamo Orpheus… era muy parecido al que yo uso pero algo diferente… Tenía una forma más masculina y era de color plateado y azul mientras el mío es dorado y rojo.
- Pues sí que es misterioso el tío ese…- Concluyo Jumpei.


Al día siguiente un hecho extraño acaeció en el hospital. Todas las bombillas y fluorescentes de medio hospital estallaron y el hospital entero se quedo sin suministro eléctrico durante varios minutos. Algunos dicen que, cerca de la sala de cuidados intensivos se vio un gran resplandor azul.


Mitsuru estaba en clase de Matemáticas cuando de pronto su teléfono móvil empezó a sonar y tras pedir permiso a la profesora para poder salir a contestar. En el pasillo Mitsuru se dio cuenta que era una llamada del hospital.

- Sí, dígame… Sí, soy yo. ¿Qué dice que ha sucedido?- El rostro de Mitsuru expresaba una gran sorpresa por aquello que le habían dicho por teléfono

Llegó la hora del descanso para comer y todos habían quedado en reunirse ese día en la terraza del techo. Mitsuru se encontró a todos dirigiéndose hacía allí y aprovechando que no había nadie alrededor les hablo sobre la llamada mientras subían por las escaleras:

- Quería deciros una cosa…
- ¿Sí Mitsuru?- Preguntó Akihiko.
- Me han llamado del hospital…
- ¿Le ha sucedido algo a Toni?- Pregunto preocupada Naomi.
- Sí, ha sucedido algo muy extraño. De repente ha habido una subida de tensión en el tendido eléctrico del hospital y provocando el fallo de un gran número de equipos médicos… Tras buscar el origen del fallo se ha determinado que el origen fue en la sala donde estaba él.
- ¿Y le ha sucedido algo?
- Cuando han ido ha comprobar que había sucedido Toni ya no estaba y las máquinas donde Toni estaba conectado estaban quemadas… como sí hubieran sufrido una gran descarga eléctrica…

Él grupo se aproximaba a la puerta al exterior y de pronto se empezó a oír un extraño sonido. Era el sonido musical, como si alguien estuviera tocando un instrumento de cuerda. Entonces, todos se miraron extrañados y Naomi, lentamente abrió la puerta y todos se sorprendieron de lo que allí se encontraba.

Levitando a un metro de tierra, a unos cuantos metros delante de ellos se encontraron con Orpheus. Orpheus estaba, mostrándoles su perfil izquierdo (como si estuviera mirando hacía ese lado), tocando una dulce melodía con su lira. “¡¿Orpheus?!” gritaron todos a la vez. De repente Orpheus dejó de tocar y giró la cabeza hacía el grupo y los miró durante un instante. Después de eso volvió a girar la cabeza y miró hacía el suelo, a un lugar que el grupo no podía mirar ya que los bancos que allí había les tapaba la visión, y dijo: “Toni, ya estan aquí”. Todos se sorprendieron al oírle hablar de esa manera.

Entonces, de detrás del banco, apareció Toni que se levantó apoyándose en él con la mano derecha y se puso en pie delante del grupo. Toni iba vestido con los pantalones negros que llevaba antes y una bata de médico con las mangas remangadas hasta los codos, sin nada debajo; en su cuello llevaba colgado el collar que le regaló Yukari. Sobre su mano derecha levitaba su carta.

- Gracias, Orpheus.- Tras decir esto Toni agarró la carta y Orpheus desapareció.
- Eres tú…- Exclamó Mitsuru al verlo.
- Toni… ¿Estas bien…?- Preguntó Naomi.
- Sí, estoy bien.
- Eres tú… Tienes muchas cosas que contarnos…
- Ya lo se, Jumpei, se que tendréis muchas preguntas que querréis que responda… pero ahora no hay tiempo.
- ¿Cómo que no hay tiempo?... Espera, ¿Cómo coño sabes mi nombre?
- Ya lo sabrás en su momento y en cuanto al tiempo… ¿No tenéis clase de aquí poco?
- Ah, con que es por eso… ¿Por qué has venido aquí si no puedes hablar?
- Buena observación, Mitsuru.- Respondió Toni sonriendo.- He venido a traer un mensaje para Naomi.
- ¿Para mí?
- Sí. Paseando por las calles me he encontrado con un tipo llamado Theodor y me ha dicho que Igor quiere vernos a los dos.
- ¿Conoces a Igor?
- ¿Tú que crees?- Dijo Toni mientras se sacó de un bolsillo la Llave de Terciopelo y se la enseño.
- ¿Cómo es que…?
- Como dije antes, ya habrá tiempo para las preguntas. Te esperaré en la fuente central de Pawlonia cuando acabes las clases. ¿Te va bien?
- Sí… me va bien.
Bueno, entonces, hasta luego.

Toni empezó a caminar hacía la puerta mientras se despedía con la mano. Pero antes de abrir la puerta Toni se detuvo poniéndose la mano izquierda en el estomago.

- Pero antes de irme yo si tengo algo que preguntaros… ¿Cuánto tiempo llevo “dormido”?
- Llevas más o menos un mes y medio en coma. - Contestó Yukari.
- Je, eso lo explica todo… ¡Estoy muerto de hambre!- Dijo Toni sonriendo (NdA: Se oye el rugido del estomago de Toni). Tras oír esto todos se quedaron sorprendidos.- ¿Qué pasa? ¿No sabíais que los héroes tenemos un agujero negro en el estomago? Ja, ja, ja. Creo que iré a comer algo de ramen a Ichiraku…

Tras decir esto Toni se marcho dejando al grupo en la azotea.

- ¿Qué vas ha hacer Naomi?
- Acudiré a la cita, Akihiko-senpai…
- ¿Estas segura?
- Sí, Yukari-chan, no creo que Toni-kun sea mala persona.

Después de este fugaz encuentro todos volvieron a sus clases ya que no tardo en sonar el timbre. Mientras tanto Toni se marcho del instituto Gekkokan y se dirigió a la zona de tiendas de Pawlonia para comprarse una camiseta pues notaba que con la bata de medico llamaba bastante la atención y no dejaban de mirarle. Allí se compró una camiseta y una mochila pequeña, de las que se llevan de bandolera para meter las pocas cosas que llevaba con él.

Después de estas pequeñas compras Toni se dirigió a la avenida comercial de Iwatodai, que estaba cerca de la estación del mismo nombre, donde recordaba que había algunos lugares donde podría comer algo.

Al llegar allí Toni decidió probar en Hakagure, un restaurante donde se hacía ramen y el cual recordaba que su “otro yo” solía ir con Kenji, Jumpei y algunos amigos más. Tras sentarse en la barra Toni pidió un plato de ramen el cual, a duras penas, pudo comer (el pobre no se sabía manejar con los palillos).

Mientras comía Toni miró con curiosidad el local el cual estaba repleto de comensales. Al hacerlo se dio cuenta de unas tablillas colgados por encima de la barra que parecían tener nombres escritos.

- ¡Jefe!
- Sí muchacho.
- ¿Qué es esto que esta colgado?
- Son autógrafos de gente famosa que ha comido aquí.
- Ah…
- Esta de aquí…- El dueño descolgó una de las tablillas y se la dio a Toni para que la viera-… es de la famosa Idol Rissete.
- “Rise… Kujikawa…. ¿No era el nombre de aquella cantante…?”- Pensó Toni.
- Hará unos meses… por octubre…Rissete estaba rodando por aquí cerca una película y el equipo de grabación vinieron un par de veces a comer aquí. Entonces, el último día de rodaje, todos me dieron sus autógrafos.
- Que interesante.- Sonrió Toni mientras comía el ramen.- ¡Díos, esta buenísimo!
- Verdad que sí. Je, je, je.- Dijo orgulloso el dueño.

Sin que Toni se diera cuenta casi había llegado la hora en la que había quedado con Naomi y decidió dirigirse al lugar acordado.


Al sonar el timbre que señalaba el fin de las clases Naomi recogió rápidamente sus cosas y se dispuso a acudir al lugar acordado. Jumpei, Fuuka, Yukari y Akihiko decidieron ir con ella por mucho que Naomi insistía en que no era necesario.

Al llegar al lugar pudieron ver a Toni sentado en un banco cerca de la fuente. Llevaba puesta una camiseta negra con un dibujo de un dragón al estilo oriental. Este dragón parecía enrollársele en la zona de la cintura y que le recorría la espalda hasta asomar la cabeza por su hombro derecho. Parecía estar dormido. Los cinco se le acercaron.

- Hola Toni, siento haberte hecho esperar.
- Nah, no importa, prácticamente acabó de llegar. ¿Cómo es que habéis venido todos?
- No íbamos ha dejar a Naomi-chan sola contigo.
- ¿No confías en mí, Jumpei?
- No.
- Pues habéis venido para nada, el lugar donde iremos Naomi y yo no podréis acompañarnos.
- ¿De verdad Naomi?
- Me temo que tiene razón Akihiko-senpai.
- ¿Vamos?
- Sí.

Toni y Naomi se dirigieron hacía el callejón que había debajo del Karaoke Belladona. Allí es donde se encontraba una de las entradas a la Habitación de Terciopelo.

- ¡Pero si aquí no hay nada!- Gritó Jumpei.
- Sí lo hay, pero vosotros no podéis verla, solo los elegidos pueden.- Les explicó Toni.- Naomi, ¿Haces los honores?
- Vale.

Naomi alargó su brazo derecho y abrió la puerta y ambos, de repente, se encontraron en el interior de la Habitación de Terciopelo. Ambos aparecieron sentados en dos sillas frente a Igor y Theodor.

- Bienvenidos, Naomi y Toni.
- Hola Igor.
- Hola.
- Naomi, estarás preguntándote cosas sobre Toni, ¿verdad?
- Sí, la verdad es que sí… ¿Quién es él exactamente?
- Buena pregunta, ¿Toni, sabrías contestarla?
- Sí. Ella y yo somos lo mismo ¿verdad?
- Exacto.
- ¿Eh? No he entendido nada…
- Veras Naomi, Uhm… ¿Cómo podría explicártelo? ¿Conoces la teoría del Multiuniverso?
- Uhm… no, ni idea…
- Esa teoría dice que existen multitud de realidades, o mundos si lo prefieres, algunos muy parecidos y otros totalmente distintos.
- Sí, creo que ya lo entiendo un poco…
- Pues yo he venido de un mundo en que una de las únicas diferencias que hay es que en ese mundo yo soy quien, como decirlo, hace tu papel. En ese mundo sellaron en mí a La Muerte, me uní a los SEES y me enfrenté a Nyx y la sellé usando el Gran Sello.
- Eso explica como sabías tantas cosas…y porqué me llamaste “hermana”.
- Sí.
- Bueno,- Interrumpió Igor.- Más que “hermanos” sois “Almas Gemelas”, ambos sois como un solo ser.
- Jo, que profundo.- Masculló Toni.- Espera, ahora que lo pienso… ¿Cómo es que me conoces, Igor?
- Je, je, je… Escucha Muchacho, como bien has dicho existen infinidad de mundos, pero, solamente existe una Habitación de Terciopelo y sus habitantes son únicos.
- Pues a ese tipo que te acompaña no lo conozco de nada.
- Ah, es cierto… Este es Theodor, es el hermano menor de Margaret y Elizabeth.
- Encantado de conocerle Señor Toni, Elizabeth me ha hablado mucho de usted.
- ¿Margaret y Elizabeth?
- Son dos ayudantes de Igor, Naomi.
- Ah…
- ¿Esto es todo lo que querías decirnos, Igor?
- No… Theodor, trae aquello.
- Sí Maestro.

Theodor se retiró y reapareció llevando algo envuelto en un trapo. Era una cosa alargada. La puso encima de la mesa y retiró el trapo para que se viera lo que era. Eran Akai Kiba y Aoi Kiba.

- Os las hemos estado guardando mientras “descansabais”. Cogedlas, son vuestras.

Toni y Naomi cogieron a Akai Kiba y Aoi Kiba respectivamente. Al tenerlas en sus manos notaron algo extraño. Tenían la sensación que estaban frías, sin vida, todo lo contrario a lo que sentían cuando las encontraron. Entonces ambos desenvainaron y vieron que ya no conservaban el brillo que solían tener, parecían dos espadas normales y corrientes.

- ¿Qué les ha pasado?
- Antes no estaban así…f
- Tenéis muy buen instinto… Los Tsuin Kiba ahora son dos espadas normales ya que usasteis todo su poder para derrotar a Nyx…
- A ya lo entiendo…
- Depende de vosotros que su poder vuelva… o que sean aún más poderosas.
- ¿Qué hemos de hacer para que eso pase?
- Muchacha… eso no lo se ni yo. Je, je, je…
- Pues que ayuda…- Dijo Toni.
- Pero eso no es todo lo que quería deciros… ¿No habéis notado algo raro con vuestras Personas?
- No… la verdad es que no la he vuelto a usar desde entonces…- Respondió Naomi.
- Ahora que lo dices… Orpheus Telos ha vuelto a ser Orpheus y Izanagi-no-Okami ha vuelto a ser Izanagi… Y el resto de Personas que había conseguido han desaparecido…
- Je, je, je… Exacto. Lo mismo ha sucedido contigo Muchacha. Messiah ha vuelto a ser Orpheus y las demás Personas que tenias en tu haber han desaparecido. En otras palabras... vuestras Cartas Salvajes se han reiniciado.
- Y… ¿Por qué ha sucedido eso?
- Porqué para conseguir vuestras Personas Definitivas usasteis todas vuestras Personas. Además también perdisteis los enlaces que os unían a aquellos que habéis conocido,,, Sí queréis tener el poder que os otorgaban tendréis que reforjar esos lazos o forjar nuevos…
- Espera un momento…- Interrumpió Toni.- ¿Yo conservaba esos “enlaces”?
- Sí, así es. Bueno Muchacho, tu tiempo aquí ya ha acabado.- Igor chasqueo los dedos e hizo aparecer una puerta.- Sí atraviesas esa puerta volverás al otro mundo.
- Vale.

Toni se levantó y se dirigió hacía la puerta. Al verle hacer eso Naomi sintió una extraña sensación en su interior y con un hilo de voz dijo:

- Toni…
- Sí.- Toni se detuvo y miró a Naomi.
- ¿Tienes… que marcharte, ahora mismo?
- ¿Por qué lo preguntas?
- Es que…- Naomi se puso colorada.-… te importaría quedarte un poco más…
- ¿Por qué?
- Querría que habláramos un poco más… ¿Podrías quedarte hasta el día de la graduación?
- No hay problema si quieres hacerlo Muchacho.
- ¿Cuándo es la graduación?
- Pasado mañana.
- Uhm…- Toni se cruzó de brazos y cerró sus ojos, como si estuviera pensando.- De acuerdo…
- ¡Yay! ¡Muchas gracias!- Naomi parecía estar muy contenta.
- Cuando quieras volver al otro mundo, Muchacho, vuelve aquí y podrás hacerlo.
- Vale.

Tras decir esto Toni y Naomi reaparecieron en el callejón donde les esperaban los demás.

- Bueno, ya hemos acabado.
- ¿Eh? ¿Pero sí no os habéis movido de aquí? Habéis os habéis quedado mirando la pared durante unos segundo y de repente os habéis girado…
- Je, je, je… Jumpei, ¿No os habéis dado cuenta?
- No, se ve que solo los elegidos como nosotros notamos la diferencia, Naomi.
- Tienes razón “hermanito”. ¿Vienes con nosotros a la Residencia?
- Uhm… Vale. Akihiko, Jumpei, Fuuka, Yukari, allí os explicare todo.
- ¡¡POR FIN!!- Gritó Jumpei.

Entonces todos se dirigieron a la Residencia.




Ultima edición por izanagi33 el Mar Sep 27, 2011 6:45 pm; editado 11 veces





Lechugaman Mensaje Mie Mar 10, 2010 12:12 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 18 Ene 2010
Mensajes: 375
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 30
0
Título del mensaje:
No sabia que Jumpei era tan pedazo de pan... De ahi mi comentario de antes.

Buen capitulo! Aunque me despisto que no apareciera en el primer mensaje del hilo (me imagino que alcanzaste el maximo de texto permitido en un unico mensaje). El capitulo tiene muchos detalles divertidos, encuentro que es una buena idea introducir elementos humoristicos de vez en cuando, como de hecho tambien ocurre en los juegos. Lo de la "Bella Bestia Verde de la Hoja" me ha matado. Me he imaginado al prota con la pose de lucha de Rock Lee Lolazo Y termina con el interesante hallazgo de la inscripcion en el reloj de Yukari (Mmm, a que caja de musica se referira?). De momento, lo unico que estoy echando de menos es a los personajes de Persona 4, pero me imagino que ya apareceran mas adelante, cuando el guion lo permita.




izanagi33 Mensaje Mie Mar 10, 2010 1:26 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
Continuación del Fic

Capítulo 15: La Desición de Naomi

Estaban Mitsuru, Ken, Aegis y Koromaru en la planta baja de la Residencia esperando la vuelta de Naomi y los demás que habían acudido a la cita con el misterioso joven.

- ¿Estará bien Naomi-san?
- Sí, los demás la han acompañado.
- Ah… ¿De verdad que apareció en el Instituto, Mitsuru-san?
- Sí, Amada… Lo que más me extraño de él fue como usaba su Persona…
- ¿No usaba Evokador?
- No… Su forma de usarla se parecía a como lo hago yo.- Añadió Aegis.
- Exacto, y no es un androide como tú, Aegis.
- Buf… no entiendo nada…- Concluyo Ken.

En ese momento la puerta se abrió y por ella entró Akihiko.

- ¿Ya has vuelto Akihiko?
- Sí.
- Y… ¿Qué ha sucedido?
- Je, ahora veras, Mitsuru.

Tras decir esto entraron por la puerta Naomi acompañada por Toni y detrás de ellos entraron Fuuka, Jumpei y Yukari. Tras saludarse todos Mitsuru indicó a todos que fueran a la sala de reuniones que se encontraba en el último piso para así poder hablar tranquilamente con Toni.

Al llegar todos se sentaron en los sillones que había alrededor de una mesa ubicada en el centro de una gran habitación con estanterías con libros y una gran maquina con una decena de monitores y un teclado.

- Bueno… Gómez, ¿verdad?
- Sí, Mitsuru, Toni Gómez.
- De acuerdo, Gómez, tenemos muchas preguntas que nos gustaría que nos aclarases… ¿Tienes algún problema con eso?
- No, ningún problema.- Dijo Toni con una sonrisa en los labios.- Intentare contestar a todas vuestras preguntas.
- Bien… Primero de todo ¿Cómo es que sabes tanto sobre nosotros, sobre las Sombras y la Hora Oscura?
- Je, je, je… La verdad es que no se tanto… Bueno, como os lo diría… Yo soy Naomi.
- ¿COMO?- Gritaron todos, menos Naomi, al unísono.
- Calmaos, ahora lo explico. Yo he venido de una realidad paralela a esta y en esa realidad yo “hacía el papel de Naomi”.
- Ah… ya veo…
- ¿Alguien más no lo ha entendido?- Preguntó Jumpei.
- No. – Respondió Akihiko.
- Yo tampoco… - Añadió Ken.
- Bueno… ¡Ah, ya lo tengo!- Toni se levantó.- Naomi, Aegis, ¿podéis levantaros un momento?
- Sí.- Dijeron las dos.

Toni las colocó una junto a la otra y empezó la explicación.

- Todos sabéis que Aegis selló dentro de una niña a la Decimotercera Sombra, La Muerte, y que diez años después esa niña regresó a esta ciudad convertida en una jovencita, Naomi, y esta se unió a un grupo que luchaba contra las Sombras, los SEES. ¿Verdad?
- Sí.
- Bueno, pues… ¿Qué hubiera pasado sí Aegis hubiera sellado a La Muerte en un niño? ¿Y si diez años después ese niño se une a los SEES? Pues ese niño soy yo. En la realidad de donde vengo eso fue lo que pasó.- Al decir esto Naomi, Toni y Aegis se sentaron de nuevo.
- Creo que lo he entendido, ¿y tú Ken?
- Sí, Akihiko-san.
- Yo no he pillado nada…
- ¿Y vosotras Fuuka, Yukari y Aegis?
- Sí.- Respondieron las tres.
- Pues eso, se lo que se porqué fui miembro de los SEES.
- ¿Fuiste? ¿Qué quieres decir, Gómez?
- Los SEES se “disolvieron” tras lo que sucedió…
- ¿Te refieres a la derrota de Nyx?
- Sí… ¿Tenéis más preguntas?
- Yo sí.
- Pues hazla, Naomi.
- ¿Cómo es que no usas ningún Evokador? ¿No los usáis de donde vienes?
- Sí, allí también se usan Evokadores, y en cuanto a mí caso… no tengo ni idea. De repente no necesité usar Evokador.- Toni alargó el brazo y sobre su mano apareció una carta, entonces la cogió.- ¡Orpheus!

Todos se quedaron mirando a Toni como había invocado a Orpheus. Tras esto Toni hizo que Orpheus desapareciera.

- Solo se que para invocar solo he de concentrarme en la Persona que quiero invocar y esta carta hace de… ¿Cómo decirlo?... Catalizador para la invocación.
- Eso me recuerda a algo que menciono Nyx…
- ¿El que Naomi-chan?
- Pues veras Yukari-chan… Nyx, al verme usar mi Evokador me dijo “Ni siquiera has despertado a tu Persona” y después al ver a Toni luchar dijo “Él si ha despertado a su Persona”.
- Entonces ninguno de nosotros tiene a su Persona “despierta”… ¿Cómo podríamos despertarlas Toni-kun?
- No tengo ni idea, Yukari… ¿Alguna pregunta más?
- Sí, es sobre el hospital.
- Pregunta Mitsuru.
- ¿Fuiste tú quien hizo los destrozos en el hospital?
- Sí, creo que sí.
- ¿Cómo lo hiciste?
- Digamos que…- Toni se levantó de nuevo y se apartó de los demás.-… tuve un despertar algo… “enérgico”.- De pronto unas cúspides eléctricas recorrieron su cuerpo. Todos se quedaron boquiabiertos al ver lo que sucedía.
- ¿Cómo has hecho eso?
- Al llegar aquí aprendí a canalizar la energía de mis Personas además de su fuerza y resistencia, que ya dominaba antes de venir. Y en cuanto a los aparatos. La última Persona que use fue a ¡Izanagi!- Toni lo invocó.- E Izanagi tiene habilidades Zio que me hacen capaz de emitir electricidad como bien habéis visto ahora.
- Claro, al despertar debiste emitir sin querer una gran cantidad de electricidad y eso causo los desperfectos.
- Sí, eso debió pasar. ¿Tenéis alguna pregunta más?
- No ahora mismo no.
- Yo sí.
- El que Jumpei.
- ¿Por qué estas aquí?
- ¿A que te refieres?
- Jumpei-kun, yo le pedí que se quedará unos cuantos días para que nos explicará las cosas que no entendíamos.
- Ah…

Después de esta conversación y viendo la hora que era decidieron ir a la hamburguesería “Wild Duck” para comer algo. Tras cenar volvieron hacía la Residencia.

- ¿Dónde dormirás esta noche, Toni?
- No se Jumpei… aún me queda algo de dinero que encontré en Tartarus… supongo que iré a un hotel…
- ¿No podrías quedarte en la Residencia, Toni?
- No quisiera ser una molestia Naomi.
- No lo eres, puedes quedarte Gómez.
- Oh… ¿de verdad? Muchas gracias Mitsuru.
- ¿Y donde dormirás?- Preguntó Jumpei
- Podrías dormir en mí habitación.
- ¡¡¿¿Pero que dices Naomi??!!- Gritaron todos, incluso Toni.
- Ahora en serio. Podrías dormir en la habitación de Shinjiro.
- Era broma, era broma. Je, je, je…
- No se Mitsuru…
- No creo que a Shinji le moleste.
- No es eso Akihiko… Es que dormir en la habitación de un muerto…
- ¿De que hablas? Shinjiro-senpai no esta muerto.
- ¿Como?
- Solamente esta en coma.
- Ah… Pues vale, dormiré en ella.

“Con que esta es otra diferencia entre las dos realidades… Aquí Shinjiro sigue vivo…”. Tras llegar a la Residencia todos se fueron a dormir, Jumpei le dejó a Toni un pijama para usar esa noche.


A la mañana siguiente, al despertar, Toni se dio cuenta que Koromaru era el único que estaba en todo el edificio, los demás debían estar en el instituto. Tras desayunar Toni salió a dar una vuelta por la ciudad junto con Koromaru.

Cuando regresaron a la Residencia Ken ya había vuelto de la escuela. Tras hablar un poco con él Toni decidió subir a la terraza y se puso ha escuchar un poco de música. Allí arriba soplaba una brisa agradable que hacía que Toni se sintiera muy bien.

Tras acabar las clases en el Instituto Naomi regresó enseguida a la Residencia pues quería hablar un poco más con Toni. Al llegar se encontró a Ken y Koromaru estaban en la planta baja viendo la tele. Ella le preguntó donde estaba Toni y Ken le dijo que estaba en la terraza.

Al abrir la puerta de la terraza Naomi se encontró a Toni apoyado contra una pared mirando hacía el cielo y tocando con su mano derecha el colgante que siempre llevaba al cuello. Naomi se acercó a él, y se puso, de repente, delante de su cara para darle una sorpresa.

- ¡Hola “Hermanito”!
- ¡Agh, que susto! ¿Qué te ha dado?
- Ji, ji, ji… Solo quería hacerte una bromita.- Sonrió Naomi sacando un poco la lengua.
- ¿Ya has vuelto del instituto? Que rapidez.
- Sí.- Naomi miró fijamente a Toni.- Tú también vas con la música a todas partes ¿Eh?
- Sí, nos parecemos bastante.
- Sí.- Rió Naomi.- La verdad es que quería hablar contigo… en privado…
- ¿Sobre que?
- Sobre lo que me dijiste cuando luchábamos contra Nyx…
- ¿El que?
- Aquello que me dijiste “Si hacer el Gran Sello ellos no serán felices” ¿Qué querías decir con eso?
- Ah, eso… Antes te diré otra cosa que no os he contado a ninguno de vosotros…. Yo no provengo del mundo del que os hablé ayer…
- ¿No?- Naomi se sentó al lado de Toni para poder escuchar mejor lo que le tenía que decir.
- En realidad vengo de otro “mundo”, al parecer un tío llamado Philemon me eligió y me llevó al mundo del que os hablé.
- Ah, entonces desde ese momento vivías en el mundo del que nos hablaste.
- No, al parecer tras realizar el Gran Sello morí y entonces volví a mi mundo. Lo raro es que en teoría debí estar, por lo menos, diez años en el otro mundo y en mí mundo de origen solo habían pasado seis meses.
- Sí que es raro…
- Sí, lo es. Je, je, je… Al estar de nuevo en mí mundo no recordaba nada de lo que había pasado durante esos “seis meses”, solamente el rostro de alguien que no recordaba…
- ¿Ya sabes de quién era ese rostro?
- Je. De Yukari.
- ¡Aaahhhh…! ¡Con que Yukari! ¿Eh?
- ¿Qué quieres decir?
- No, nada, nada…
- Bueno, a lo que iba. Poco después Akai se me apareció en sueños y me dijo que me ayudaría a esclarecer lo que me había pasado. Desde ese día me venían a la cabeza ideas para hacer dispositivos como el traductor que usé en Tartarus para leer lo de la puerta entre otros inventos.
- Jo, que chulo.
- Sí, también hice un aparato que me permitió llegar al otro mundo donde me encontré con Jumpei, Fuuka, Mitsuru y Yukari, lo que pasa es que yo no los recordaba. Cuando llegué había pasado un año desde lo sucedido con Nyx. Juntos descubrimos que mi “otro yo” dejo unos mensajes que nos condujeron a una extraña esfera que contenía los recuerdos de mi “otro yo”, lo que pasa es que los recupero muy lentamente. Ahora mismo, de los demás solo recuerdo sus nombres y poco más…
- Jo, vaya cosas más raras que te han pasado…
- Sí. Bueno ahora por tú pregunta… Lo que ahora te explicaré lo se por lo que me contó Jumpei. Después de sellar a Nyx mi “otro yo” entró en coma y el día después de la graduación murió. Posiblemente, si tú hubieras hecho el Gran Sello te hubiera pasado lo mismo.
- No me hubiera importado sin con eso los hubiera podido ayudar…
- Espera y verás como no hubiera sido tan bueno...
- ¿Paso algo?
- Sí… Todo sucedió el día 31 de Marzo de 2011.

“Yukari y Akihiko se habían marchado de la Residencia, no soportaban continuar viviendo allí… posiblemente por “mi” desaparición. Ese era el último día que la Residencia permanecería abierta ya que la función primordial de esta ya se había cumplido: acabar con la Hora Oscura.

Ese día Mitsuru había pensado en hacer una celebración pero Akihiko y Yukari no asistieron. En ese día todos dieron sus Evokadores a Mitsuru menos el mío que se lo quedó Aegis. Durante la fiesta fue pasando el tiempo y llegó la medianoche y entonces, de pronto, algo extraño sucedió… En el televisor, en vez de decir que era 1 de Abril dijeron que era 31 de Marzo.

Todos se extrañaron pero pensaron que sería un error de la locutora. Tras eso todos se fueron a dormir. A la mañana siguiente todos se dieron cuenta que seguían estando en el mismo día, el 31 de Marzo. Esa día Aegis no se despertó y tuvo un extraño sueño (supongo que seria extraño porqué es un robot y que sueñe ya es raro de por si). Al despertar se encontró que sobre ella había una Mariposa azul revoloteando parecida a la que yo y seguramente tú también, vimos al llegar a Iwatodai”

- Sí, me acuerdo…

“De repente Aegis se sobresaltó al sentir un gran estruendo en la planta baja. Aegis corrió para ver que sucedía y allí se encontró con todos que estaban siendo atacados por una extraña chica con el pelo negro y un extraño traje.

Aegis se apresuró en usar a Pallas Athena, su Persona, para atacar a esa chica que también usaba una Persona, Psyche. El combate estuvo muy igualado entre las dos, entonces la chica entró en Modo Orgia y del ataque que realizó hirió a Ken de gravedad y eso hizo que Aegis se enfureciera y al invocar a su Persona sucedió algo extraño… Pallas Athena se convirtió en Orpheus, mi Orpheus y gracias a él pudo dejar fuera de combate a la chica y ella quedó inconsciente y, al parecer, viajó a la Habitación de Terciopelo y se encontró con Igor y Elizabeth.

Mientras tanto los demás, aún sorprendidos con lo que había sucedido con la chica, Aegis y la aparición de Orpheus; encadenaron a la chica para que no se pudiera mover. Además también se dieron cuanta que todos estaban viviendo el mismo día una y otra vez y que no podían salir de la Residencia. También estaban intrigados por el extraño sótano de donde había salido aquella extraña chica.

Aegis despertó cuando ya era prácticamente medianoche y se dirigió a la planta baja con los demás.

Entonces todos se pusieron a interrogar a la chica. Ella les dijo que su nombre era Metis y que era un Arma Anti-Sombras, al igual que Aegis, y que su deber era proteger a su hermana, que resulto ser Aegis. También le preguntaron sobre el lugar del que había salido y ella les dijo que ese lugar se llamaba el “Abismo del Tiempo”. El motivo que dio Metis para atacarles fue que estaba protegiendo a Aegis de ellos, cosa que ninguno de ellos entendía.

Tras esta charla Aegis decidió creer en Metis e hizo que la soltaran. Entonces todos decidieron bajar a ver que era eso del Abismo del Tiempo. Allí se encontraron con un gran desierto con algunas puertas. Al ver eso decidieron dividirse en grupos: Mitsuru investigaría las cosas que había en el sótano para encontrar información sobre el Abismo; Jumpei y Koromaru se dedicarían ha buscar una salida al exterior para conseguir suministros (pues no tenían demasiada comida) y los demás explorarían las puertas con Aegis como líder de campo.

Al comenzar la investigación vieron una silueta parecida a mi “otro yo” y la siguieron a través de una de las puertas. Al final resulto que esa silueta era una Sombra que había adquirido mi aspecto.

Al adentrarse por las puertas se encontraron Sombras a las que combatir y al parecer Aegis tenía también la habilidad de usar distintas Personas, como nosotros. También descubrieron que esas puertas llevaban a momentos del pasado de todos ellos.

En eso momento algunos de ellos decidieron intentar volver al momento en el que mi “otro yo” realizó el Gran Sello para evitarlo. Discutieron entre ellos ya que algunos pensaban que no debían hacerlo y otros que sí. Más tarde encontraron en una habitación una especie de holograma o algo parecido donde salía mi “otro yo” crucificado entre Nyx y la tierra y también había un extraño ser llamado Erebus que intentaba romper el sello.”

- ¿Erebus? Creo que Nyx lo mencionó al ver a Aoi Kiba. Dijo que ese tal Erebus había sellado las dos espadas.
- Ah… Que raro… Ah sí, al parecer Nyx por sí misma no hubiera causado la Caída. Esta se produciría al encontrarse Nyx y Erebus.
- No lo sabía…

“Pues eso. Al parecer Erebus es el resultado de la unión de la rabia y los sentimientos negativos de la humanidad e intentaba romper el sello para encontrarse con Nyx pero era incapaz de hacerlo y quería que Aegis, al tener nuestro mismo poder, rompiera de alguna manera el sello. Al final y gracias a la ayuda de Metis lograron vencer a Erebus y comprender el “Porqué” del sacrificio de mi “otro yo” y decidieron dejar las cosas como estaban ya que Erebus podría volver a aparecer y provocar de nuevo la Caída.”

- Jo, valla historia.
- Sí, a mí, en un principio, también me costó creérmela.

Naomi se quedo mirando a Toni y se recostó como él contra la pared y se puso a mirar el cielo.

- Toni… ¿Te gustaría quedarte con nosotros?
- ¿Qué quieres decir?
- Quedarte aquí en nuestro mundo…
- No…
- ¿Por qué no?
- Hay gente… que me espera…
- ¿Cómo quien te regalo el colgante?
- ¿De que hablas?
- No dejas de toquetear.
- N-no digas tonterías…

En ese momento se abrió la puerta y apareció Yukari que estaba buscando a Naomi.

- Ha estabas aquí.
- Hola Yukari-chan.
- ¿No estaríais haciendo algo “indecente”?
- Que cosas dices…

Toni y Naomi se levantaron y acompañaron a Yukari al interior. En esa, la última noche que Toni pasaría en ese mundo Naomi acudió a la habitación de Mitsuru ya que no podía dormir.

Llegó el día de la Graduación en el Instituto Gekkokan. Naomi pidió a Toni si quería acompañarles, Toni accedió. Toni vio alguno de sus compañeros de clase y le hizo algo de gracia que no le reconocieran. Naomi les contó a todos que le preguntaron que Toni era su hermano y algunas de sus amigas, en plan de broma que era su novio.

Al llegar la tarde llegó el momento de la despedida. Todos se reunieron en el callejón de Pawlonia donde estaba la entrada a la Habitación de Terciopelo. Toni llevaba envuelta en un trapo a Akai Kiba y la llevaba atada en la espalda.

- Bueno… ha llegado el momento de la despedida.
- Sí, espero que puedas volver sin problemas.
- Gracias Mitsuru.
- Cuídate.- Akihiko extendió su mano.
- Gracias Akihiko.- Toni estrecho la mano que Akihiko le ofrecía.
- Ten cuidado, Toni-kun.
- Vale Fuuka. Bueno adiós a todos y Naomi, cuídate.
- Va-vale…

Toni giró el pomo de la Puerta de Terciopelo y desapareció delante de ellos. Una lágrima recorrió el rostro de Naomi. Entonces Naomi se dio unos cuantos pasos hacía adelante y se giró hacía los demás y con una extraña sonrisa en la cara dijo:

- Ha sido un placer conoceros… pero…
- ¿Qué quieres decir Naomi-chan?
- Adiós. – Naomi se despidió con la mano derecha y con la mano izquierda, que tenía a su espalda y agarro el pomo de la puerta y también desapareció delante de ellos.
- ¡Naomi! - Gritaron todos menos Mitsuru.
- Al final lo ha hecho…
- ¿A que te refieres Mitsuru?
- Ella anoche vino a mí habitación y…


Toni apareció en la Habitación de Terciopelo donde le estaban esperando Igor y Theodor.

- Al fin has llegado, Muchacho.
- Sí… Igor quería preguntarte una cosa.
- Pregunta Muchacho.
- ¿Cuál fue el motivo por el que me trajiste a esta realidad? Porqué para conseguir más Personas no creo pues he perdido las que había conseguido y he perdido el poder de los lazos que tenía de antes… ¿Fue solo por Akai Kiba?
- Je, je, je… Eres avispado, Muchacho… La verdad de tú aparición en este mundo no era solo por Akai Kiba, sino para que consiguieras algo de experiencia.
- ¿Solo por eso?
- No, por algo más. ¿Verdad, Muchacha?
- ¿Muchacha?- Toni se giró y delante de él se encontró con Naomi.- ¿Naomi? ¿Que haces aquí?
- Yo… es que yo… quiero ir contigo…
- No…- Toni vio en la mirara de Naomi una gran tristeza, estaba apunto de llorar.- ¡Agh! ¿Esta segura?
- Muchacha si decides acompañarle no podrás volver aquí, a esta realidad.
- Sí, estoy segura.- Dijo Naomi decidida.
- Haz lo que quieras…- Dijo Toni un poco con desgana pero, en parte, contento por ello.

En ese momento algo extraño sucedió, una extraña voz resonó en las cabezas de Toni y Naomi:

“Yo soy vos y vos sois yo…
Tenéis nuestra bendición para
crear Personas de la Arcana del Loco…”

En sus mentes había aparecido en sus mentes la imagen de una carta que al girarse tenía el símbolo del Loco.

- Si que habéis comenzado pronto a reforjar los lazos…- Después de que Igor dijera eso Toni y Naomi se miraron. - Bueno, antes de iros, ¿No te has olvidado algo, Muchacha?
- No, creo que no… bueno, no he traído ropa ni nada, solo lo que traigo en mi bolso.- Naomi empezó a rebuscar en el bolso que llevaba colgado.- Un paquete de pañuelos, el móvil, una bolsita con caramelos, un paquete d chicles el Evokador…
- ¿No te has olvidado esto?- Igor chaqueo los dedos de su mano derecha e hizo aparecer a Aoi Kiba.
- Ostras, me la había dejado en la Residencia…
- No debes descuidártela nunca, pues forma parte de ti.
- Vale, vale…
- Bueno, estas lista Naomi.
- Sí.

Toni y Naomi se dirigieron a la puerta que creó Igor el otro día y al abrirla ambos desaparecieron.

- Espero que os vaya bien allí a donde vais… y que tú, Muchacha, seas capaz de superar la prueba que te espera…


Como le había pasado en su anterior “viaje” Toni quedó inconsciente al traspasar la puerta. Al despertar Toni no sabía decir cuanto tiempo había pasado inconsciente. Toni, que estaba tumbado en el suelo, se levantó y miró a su alrededor: “¿Dónde estoy?”

Toni no era capaz de ver nada de lo que había a su alrededor pues una densa niebla inundaba todo el lugar. Toni no sabía decir si estaba en el exterior o dentro de algún sitió. Solo notaba una cosa, la presencia de Sombras.

- Naomi, ¿estas bien?

Naomi no contestó, no parecía estar cerca de Toni. “Donde te has metido…” Toni empezó a preocuparse por ella.

Una extraña figura apareció por encima de una especie de estructura que estaba detrás de Toni. Esta figura no tenia forma humana y hacía un sonido como si estuviera olfateando algo, como si estuviera percibiendo un olor imperceptible por el olfato humano y tras fijarse en Toni, esa figura, gritó a pleno pulmón…

Personajes aparecidos en el Capítulo 15

Metis

Metis es un personaje que aparece en el juego Persona 3 FES en el epilogo jugable llamado The Answer (La Respuesta). Es un Arma Anti-Sombras como Aegis. Dice ser la hermana de Aegis y que solamente quiere protegerla. Además de tener la habilidad de usar una Persona también cuenta con la función "Orgia Mode" (Modo Orgia) que quita las limitaciones de su cuerpo para aumentar su poder de ataque, como contramedida esta función hace que el cuerpo de Metis (y Aegis que también lo poseía) se sobrecarge y hasta que se enfrie no puede moverse (es un arma de doble filo)

Erebus

Este ser con mucha cara (dos para se exactos Razz) es la personificación de la Rabía y demás sentimientos negativos de la humanidad. Él y Nyx son los encargados de provocar "La Caída". Su objetivo era romper el Gran Sello que creo el Protagonista de Persona 3 con su propía alma y quisó usar a Aegis para hacerlo.

Personas aparecidas:

Pallas Athena

Pallas Athena es una Persona de la Chariot Arcana (Arcana del Carro) y es la Persona Definitiva de Aegis. Tiene habilidades físicas.

Psyche

Psyche es una Persona de la Hierophant Arcana (Arcana del Papa o clerigo) es la Persona de Metis. Es una Persona con habilidades físicas, de hielo y viento.


Capitulo 16: Izanami

“¡¡¡Seeeennnseeeeeiiii!!!”

Toni se giró y miró hacía la dirección en la que oyó ese grito pero no pudo ver nada debido a la densa niebla que envolvía aquel lugar. El extraño ser saltó desde la estructura y cayó a unos pocos metros de donde estaba Toni.

Toni lo observo a duras penas. Ante él se encontraba un extraño oso de peluche de un metro y poco más de alto y parecía moverse. Toni estaba algo confuso sobre lo que tenía delante pero una cosa estaba clara para él… lo que tenía desprendía un aura que le resultaba extremadamente conocida, aquel ser tenía el mismo aura que las Sombras, aunque emitía una extraña sensación que no tenían las Sombras que, hasta ese momento, Toni se había encontrado.

Toni, sin bacilar un segundo, desenvolvió a Akai Kiba y la desenvainó poniéndose en guardia ante aquel extraño ser.

- ¿Sensei? ¿Te pasa algo?
- ¿Qué eres? ¿Dónde estoy?
- Sensei… ¿no recuerdas a Teddie?- La criatura parecía emitir unos sollozos tras decir eso.
- ¿Te… Teddie?- En ese momento Toni notó algo, una gran cantidad de Sombras les estaban rodeados.- Mierda… más Sombras…
- Maldición, han seguido todo este camino a Teddie.- Dijo el extraño oso.

De repente una docena de Sombras extrañas, muy parecidas a unas que Toni vio durante la prueba que le puso Igor, unas parecidas a unas bocas que siempre estaban con la lengua fuera.

Toni decidió dejar para luego al extraño oso ya que las Sombras parecían tener algo contra él. “Creo que con un ataque podré derrotarlos…”. Al intentar moverse Toni notó como si su cuerpo le pesará mucho, también empezó a marearse. “Mierda”.

- Sensei, recuerda que a estas Sombras les afectan mucho los ataques eléctricos.
- Gracias por la información… y no me llames “Sensei”…

Toni se preparó para usar a Izanagi contra esas Sombras pero le costaba concentrarse, era como si algo le impidiera hacerlo.

- ¡Izanagi!.- Pero Izanagi no apareció, Toni se concentro aún más profundamente y volvió ha intentarlo.- ¡Izanagi!- Izanagi apareció por encima de Toni y se preparó para lanzar su ataque.
- ¡Zio!- Un rayo cayó sobre uno de las Sombras, pero al estar apunto de darle se desvió.
- ¡Mierda! ¿Qué me pasa?- Toni no entendía como es que le costaba tanto usar a sus Personas.
- ¡No te preocupes, Sensei! ¡Teddie se encargara! ¡Vamos Kamui! ¡Usa Mabufula!

De repente, sobre el oso apareció una Persona con forma de oso con forma redondeada, unas grandes garras y una cara algo cómica. Entonces lanzó Mabufula he hizo que todos los enemigos fueran golpeados por bloques de hielo acabando con todas las Sombras de un golpe.

- ¡¡Síííí!! ¡Victoria!- Gritó Teddie.

Toni no se podía creer lo que había visto. Esa criatura que desprendía el aura de una Sombra había usado una Persona, Toni no se lo podía creer. De repente Toni no pudo mantener más el equilibrio y acabo cayéndose de culo al suelo, el oso, preocupado, se le acercó para ver como se encontraba.

- ¿Se encuentra bien, Sensei?
- No, no demasiado… estoy mareado…
- ¿Por qué no se pone las gafas? – Preguntó Teddie observando fijamente a Toni.
- Hace meses que ya no uso gafas…
- Ja, ja, ja. Estas de broma ¿no, Sensei?
- No. ¿De que gafas hablas?
- De las gafas que te dio Teddie, ¿no lo recuerda, Sensei?
- ¿Te llamas Teddie?... Pues no, es la primera vez que te veo… bueno más o menos porqué con esta niebla…
- Snif, Snif.- Teddie empezó ha sollozar.- ¡Sensei ha olvidado a Teddie!- Y tras decir esto Teddie empezó ha llorar.
- Disculpa… Teddie, pero creo que me confundes con otra persona… Yo no soy ese tal “Sensei”, mi nombre es Toni Gómez.
- Teddie lo sabe.- Dijo Teddie intentando aguantar el llanto.- Toni Gómez es el nombre de Sensei… - Teddie continuó llorando.

“No entiendo nada… sí este… ¿oso? me conoce… ¿Por qué no lo recuerdo? Mierda, que dolor de cabeza…”. Teddie se calmó un poco y empezó ha rebuscar por los bolsillos de su extraño traje hasta sacar una gafas.

- Estas gafas, Sensei.

Teddie le ofreció las gafas a Toni y este se las puso. De repente fue como si toda la niebla que envolvía el lugar hubiera desaparecido y todo el malestar que Toni sentía en su cuerpo también desapareció, solo por ponerse esas gafas. Al fin Toni pudo ver que se encontraba en un extraño lugar que parecía un plato de televisión. Lleno de estructuras metálicas, cámaras, monitores de televisión y escenarios. Además también pudo ver, claramente, a Teddie, una especie de oso de peluche de poco más de un metro de alto y de pinta algo ridícula. “¿Donde demonios estoy…? Maldito seas Igor…”.

- ¿Podrías decirme que lugar es este?
- Snif, Snif…- Teddie se calmó y respondió a Toni.- Sensei… esto es el “Canal de Media Noche”, Teddie no sabe porqué ha vuelto ha ser así…
- ¿A que te refieres?
- ¿No lo recuerdas, Sensei? Tras nuestra aventura este mundo volvió ha ser un paraíso, pero, hará un par de días volvió ha surgir la niebla… y Teddie no sabe por qué…
- Ah… no he entendido nada… Bueno da igual.- Toni se puso de pie ya que se sentía mucho mejor y volvió ha mirar por todos lados.- ¿No habrás visto a una chica pelirroja por aquí? Estábamos juntos al llegar aquí, al menos eso creo…
- No, Teddie no ha visto a nadie más, solo a Sensei… ¿Se encuentra bien, Sensei?
- Sí… ahora… ¡Izanagi!- Izanagi apareció y lanzo un Zio ha una Sombra que, de repente había saltado desde un escondrijo para atacarles y esta calló fulminada por el rayo.- … estoy bien.
- ¡Guau, Sensei sigue siendo "El Hombre"! ¡E Izanagi sigue siendo tan poderoso como siempre!.
- Si crees que soy ese tal… “Sensei” es porqué uso a Izanagi, ¿verdad?
- Sí.
- Pues resulta que yo puedo usar distintas Personas, ahora veras. ¡Orpheus!- Orpheus apareció sobre Toni.- Lo ves.- Y Toni retiró a Orpheus.
- Sensei siempre ha podido usar muchas Personas, por eso es Sensei.
- …

“Hay otro, aparte de mí y Naomi… con la Carta Salvaje… Da igual, ahora lo importante es encontrar a Naomi.” Toni empezó ha buscar por los alrededores y lo único que fue capaz de encontrar fue un pañuelo.

- ¿Qué es eso, Sensei?
- Es un pañuelo que Naomi llevaba al cuello…
- ¿Me lo dejas, Sensei?
- ¿Uhm? Sí… ¿Por qué?
- Ya veras… Je, je, je…- Teddie cogió el pañuelo y lo empezó a oler y después se lo dio a Toni.- Teddie tiene muy buen olfato…- Teddie empezó a olfatear los alrededores hasta que de repente.- ¡Sí, Teddie ha encontrado el rastro!
- ¡Guau! ¿Dónde esta?
- En aquella dirección.- Teddie señalo hacía la lejanía.
- Vale, muchas gracias señor Teddie.
- No ha sido nada Sensei, Teddie esta contento de ayudar a Sensei y Sensei puede llamarme Teddie, señor Teddie suena raro. Ji, ji, ji.
- Vale, Teddie.- Dijo Toni sonriendo. Bueno es hora de despedirnos.

Toni recogió la vaina de Akai Kiba, la cual lanzó al principio del combate y con la cuerda con la que la ataba a su espalda se la engancho a la cintura, en la parte izquierda, y envainó la espada. Entonces Toni empezó a caminar hacía la dirección donde le señaló Teddie. De repente Teddie empezó a seguirle.

- No hace falta que me sigas, puedo ir yo solo.
- Teddie quiere ir con Sensei.
- Vale, has lo que quieras.

Toni y Teddie continuaron caminando en la dirección que señaló Teddie. Mientras caminaban Teddie preguntó a Toni:

- ¿A quien estamos buscando, Sensei?
- A Naomi.
- ¿Quién es Naomi? ¿La novia de Sensei? Huy, eso no le gustará a Rise-chan ni a Chie-chan…
- “¿Rise-chan, Chie-chan…? Rise me suena, pero Chie…”- Pensó Toni.- No, es… mi hermana, por así decirlo.
- ¿Tu hermana, Sensei? ¿No era Nana-chan tú hermanita? ¿Es, Naomi-chan, una “Chica Caliente”?
- “¿Nana…chan?”. Toni estaba cada vez más confuso.- ¡Como quieres que me haya fijado en eso!- Toni se sonrojo y pensó “Vaya, lo que me faltaba por ver, un oso de peluche salido…”. Entonces Toni pensó, de repente, en las gafas que llevaba puestas, se las levantó un momento y vio que la niebla seguía estando ahí pero, si se las volvía a colocar, volvía a ver claramente.- Teddie. ¿Qué pasa con estas gafas?
- ¿No lo recuerdas, Sensei? Estas son las gafas que hace Teddie para poder ver en la niebla.
- Ah… interesante.- Toni ya no se molesto en pensar en las cosas que Teddie decía y que suponía que Toni sabía.

Tras caminar varios minutos u horas, era difícil calcular el tiempo en aquel lugar en el que no parecía haber sol ni nada parecido, Teddie y Toni parecían aproximarse a la silueta de una edificación bastante grande. Al acercarse Toni reconoció el edificio.

- ¿La… Residencia?
- Sensei ¿conoce ese edificio?
- Sí… ¿Pero como puede estar aquí? Además es tal y como estaba antes de la reforma…
- Eso es que se ha formado después de que Naomi-chan entrase aquí.
- ¿Y eso?
- Cuando una persona entra aquí el lugar se transforma en un lugar deseado por esa persona… o algo así.
- ¿Naomi estará bien?
- No… noto que las Sombras se estan agitando…
- Entonces debemos darnos prisa.- Toni y Teddie empezaron a correr para llegar lo más rápido posible al edificio.
- Mira, Sensei, hay algo en la puerta.

Allí, en el suelo se encontraba Aoi Kiba. Ambos se acercaron y Toni la cogió.

- ¿Qué es eso, Sensei?
- Es Aoi Kiba… la espada de Naomi.
- Se parece mucho a la que tienes, Sensei.
- Sí…

Toni se engancho la vaina de Aoi Kiba en el lado derecho para así llevarla mejor. Tras hacerlo ambos se adentraron en aquel lugar.

Nada más entrar Toni miró a su alrededor y se dio cuenta que dentro de aquel lugar era parecido a los primeros pisos de Tartarus y además, allí dentro había más Sombras que fuera del edificio.

- ¡Uah! ¡Que lugar más extraño! Teddie siente una cosa extraña… como si hubiera visto este lugar antes… ¿Sabes que es, Sensei?
- Sí… Esto es como Tartarus…
- Tartarus… ¿Qué es Tartarus, Sensei?
- El lugar de donde nacieron todas las Sombras…

Tras oír esto Teddie comprendió porqué le resultaba familiar ese lugar.

- Teddie.
- Sí, Sensei…
- ¿Naomi esta por aquí?
- Espera…- Teddie empezó ha olfatear buscando el rastro de Naomi.- Mmm… Sí, creo que esta unos cuatro pisos por encima de nosotros… junto a una presencia muy poderosa…- Un escalofrío recorrió el cuerpo de Teddie pues esa presencia le era familiar.
- Entonces vayamos deprisa.
- Sí, Sensei. - El tono de voz de Teddie sonó extraña, algo más sería del que había usado hasta ahora.

Toni desenvainó a Akai Kiba, sosteniéndola con la mano derecha y a Aoi Kiba con la mano izquierda y Teddie sacó, de uno de los bolsillos de su traje, un par de garras de metal y se dispusieron ha avanzar por ese extraño lugar.

Tras unos cuantos minutos llegaron al tercer piso. Por el camino reencontraron con algunas sombras que solían aparecer por Tartarus y las cuales Toni nunca había visto antes. Eran Mayas (parecidas a charcos de mocos con mascaras), Cupidos (parecidas a angelitos armados con arcos, típica estampa de Cupido) y Tiaras (parecidas a las Tiaras que suelen llevar las mujeres en la cabeza). Por el camino también encontraron algunos cofres en los que hallaron Gemas de hechizos como Gemas Agi y Gemas Bufu que Toni decidió guardar en una bolsa de trapo que encontró fuera del edificio.

Al llegar al tercer piso Toni se extraño ya que era un simple pasillo, sin bifurcaciones, sin esquinas… solo una puerta.

- Que raro…
- Sensei, tras esa puerta siento una presencia… tal vez sea…
- ¿Naomi? ¿No estaba más arriba?
- … o su Sombra…
- ¿Su Sombra? ¿A que te refieres?
- Da igual, Sensei, avancemos…
- Vale.

Al traspasar la puerta los dos se encontraron en una habitación. Toni la reconoció, era la habitación de Naomi en su mundo. De repente ambos se dieron cuenta que en la cama había alguien acostado, tapado por una manta. Cuando los dos se acercaron, la figura, se irguió y se levantó de la cama. Era Naomi, aunque tenía una extraña expresión en su cara, en sus ojos e iba vestida con un conjunto bastante provocativo de color azul, con lentejuelas y un gran escote. De repente se acerco a Toni y se empezó ha frotar contra él y ha acariciar su cara con la mano izquierda.

- Hola, Her-ma-ni-to…
- ¿Naomi?
- Apártese de ella Sensei, es una Sombra.- Toni hizo caso a Teddie y se apartó de ella manteniéndose en guardia.
- Snif, snif…- La sombra empezó a sollozar.- ¿Qué pasa hermanito? ¿Quieres hacerme daño?

De repente apareció una Sombra parecida a un caballero montado en un caballo invisible, igual al que Toni vio en Tartarus.

- Teddie nunca había visto una Sombra así…
- Es una Sombra que solía estar por Tartarus…
- Bien, Caballero… Encárgate de ellos.

Tras decir eso la falsa Naomi desapareció y la Sombra se abalanzó contra Toni y Teddie.

- Teddie, esa Sombra es resistente a los ataques mágicos y físicos. Apártate y déjamelo a mí.
- No, Sensei, yo te ayudare.

Toni se concentró en el poder de Orpheus y notó como esa fuerza pasaba de sus manos hacía ambas espadas y de repente, ambas, empezaron ha arder.

- ¡Guau, Sensei! ¡¿Cómo has hecho eso?!

Toni se abalanzó hacía la Sombra y concentrando toda su fuerza en los brazos y asestó dos cortes cruzados en el pecho de la Sombra haciendo que esta se partiera en cuatro trozos que al separarse empezaron ha arder y se consumieron incluso antes de tocar el suelo. “¡Corte Cruzado, tajo ardiente!”.

- ¡Sensei, definitivamente eres “El Hombre”!
- No es para tanto…- Tras decir esto Toni calló sobre sus rodillas, hacer esa técnica le había debilitado más de lo que él había calculado.
- ¿Está bien, Sensei?- Toni se acercó ha Toni para ver como estaba.
- Sí, estoy bien… solo un poco cansado…

Ambos se sentaron para reposar un poco en aquella habitación para que Toni se acabase de recuperar.

- ¿Cómo sabías que aquella no era Naomi, Teddie?
- Porqué ha pasado como las otras veces, Sensei. Primero nos encontramos con la Sombra de la persona que entró en este mundo y después…
- ¿Después?
- Ya lo verá, Sensei. Haber si para cuando lleguemos al último piso lo recuerda. Ji, ji, ji.
- Ya te he dicho que me estas confundiendo con otra persona.
- Ji, ji, ji… Si hueles como Sensei, usas muchas Personas como Sensei y te pareces a Sensei… ¡Tienes que ser Sensei!
- Ay… Quin cap quadrat…
- ¿Qué has dicho, Sensei? No lo he entendido.
- No nada.- Dijo Toni con una sonrisa.- Bueno, ya estoy mejor, sigamos adelante.
- ¡Vale!

Ambos se incorporaron y siguieron su camino por la puerta que estaba al otro lado de la habitación pero no sin antes recoger una llave que encontraron cerca de la salida, en el suelo.

Siguieron avanzando hasta llegar al quinto piso que era otra vez un pasillo que conducía a una puerta. En el camino se encontraron con otras Sombras más bien débiles y más cofres con Gemas y algo de dinero. Ha Toni le extraño que tras cada combarte contra las Sombras, tras desaparecer sus cuerpos aparecía dinero, cosa que en Tartarus no ocurría. También logro conseguir alguna que otra Persona nueva.

- Bueno Sensei, ya hemos llegado… ¿Has recordado algo?
- No… “Aún sigue con lo mismo…” ¿Qué hay ahí detrás?
-Mmm...- Teddie olfateo.- Sí, ahí detrás está Naomi-chan y una fuerte presencia…
- Bueno, ¿A que esperamos?

Toni empujo las alas de aquella enorme puerta que fue abriéndose hasta mostrar lo que había tras ella. Al otro lado de la puerta había un lugar que Toni enseguida reconoció: “La Terraza de la Residencia…”. Algo alejadas de la puerta se encontraban Naomi y lo que parecía ser la falsa Naomi. Parecían estar hablando entre ellas, pero, sus voces no llegaban hasta los oídos de Toni y Teddie.

- ¡Naomi!- Naomi no parecía oír la voz de Toni.
- Tenemos que llegar rápido allí, sino será demasiado tarde…- Ambos empezaron a correr hacía Naomi, pero, de repente se oyó un grito…

- ¡No! ¡Es mentira! ¡Yo no soy así! ¡Yo no soy tú!- Gritó Naomi.
- Llegamos tarde Sensei…
- ¿A que te refieres?

De repente del cuerpo de la falsa Naomi empezó ha surgir una extraña energía que inundaba todo el lugar. “¿Qué demonios?”. De repente la falsa Naomi empezó ha cambiar de forma hasta formar un ser con forma de un ser podrido, una mujer esquelética enorme. Al ver eso Naomi se apartó de ella.

- ¡Bu-buaaaah… ¡ -Gritó Teddie, deteniéndose en seco, con un tono de voz que indicaba claramente que estaba aterrorizado.- ¡No es posible!
- ¿Qué sucede, Teddie?- Toni también se detuvo, preocupado por la reacción de Teddie.
- E-es… ¡Izanami-no-Okamiiiiiii!
- ¿Izanami-no… Okami?- “Es parecido a Izanagi-no-Okami…”- Venga Teddie, hemos de ayudar a Naomi.
-S-Sí, Sensei… ¡Es verdad, con Sensei a mí lado no tengo por qué temer!- Ambos se acercaron corriendo a Naomi.
- Naomi. ¿Te encuentras bien?
- ¿Toni?- Naomi abrazó a Toni, en ese momento el corazón de Toni empezó a latir a más velocidad.- Estaba asustada, al despertar no estabas conmigo y después me he encontrado con ese monstruo.
- Tranquila Naomi. Venga, derrotemos a ese ser.
- Sí.

Naomi soltó a Toni y se giró hacía aquella criatura, se le acercó y sacó de su bolso su Evokador.

- Ahora verás… ¡Orpheus!- Naomi apretó el gatillo del Evokador y este, de repente, se rompió, se deshizo en múltiples piezas… y Orpheus no apareció.- ¿Como?

Izanami-no-Okami golpeo a Naomi que salió despedida hacía donde estaban Toni y Teddie. Por suerte Toni pudo agarrarla en el aire y así amortiguarle el golpe. Entonces, notando que ese ser era muy poderoso dejó a Naomi en el suelo con suavidad ya que con el golpe había perdido la conciencia.

- Teddie.
- Sí, Sensei.
- Cuida de ella, yo me encargaré de esa Sombra.
- Pero yo quiero ayudarte.
- Y lo harás protegiendo a Naomi.
- Vale.

Toni desenvaino de nuevo las dos espadas para enfrentarse a Izanami-no-Okami. Toni empezó a atacar como podía a esa criatura. Los ataques con las espadas parecían no surtir gran efecto sobre ella: “Mierda… si solo tuvieran el poder de antes…”. Los ataques de Orpheus tampoco parecían hacerle nada, solamente Izanagi era capaz de frenar los envites de Izanami-no-Okami.

- Sensei esta haciendo lo que puede, pero no es suficiente… ¡Ven Kamui y sana nuestras heridas!- Sobre Teddie apareció Kamui y lanzó el hechizo Mediarama que curó las heridas de Naomi, las de Teddie y las de Toni.
- ¿Qué… esta pasando?- Naomi recuperó la conciencia.
- Te encuentras bien, Naomi-chan.
- Sí… estoy bien… ¿Quién eres?
- Teddie es Teddie.
- ¿Teddie?... Y Toni. ¿Dónde esta?
- Sensei se esta enfrentando ha Izanami-no-Okami.
- ¿Izanami?- Naomi miró hacía donde estaban luchando Toni y la Sombra.- Hemos de ayudarle… pero mi Evokador se ha roto… no puedo usar a Orpheus.
- ¿Quieres ayudar a Sensei?
- Claro que sí. ¿Tú sabes como?
- Solamente Naomi-chan puede vencer a Izanami-no-Okami, pues Izanami-no-Okami es Naomi-chan.
- No, no es verdad, yo no soy ese monstruo…
- Teddie no sabe lo que habrán dicho ha Naomi-chan, pero, Naomi-chan, debes pensar si esas cosas que te dijeron son verdad o no.

Naomi se quedó en silencio, pensativa y mirando a Toni, arriesgando su vida para protegerla, igual que aquella vez cuando se enfrentaron a Nyx. No comprendía el por qué del esfuerzo que Toni hacía. Entonces Naomi se levantó con la ayuda de Teddie.

Mientras tanto Toni seguía con su enfrentamiento. “Furia de Yasogami” Izanami-no-Okami dio un gran golpe a Toni que lo lanzó por los aires cayendo a unos diez metros de distancia. Por suerte logró caer de forma no demasiado dura y pudo quedarse con una pierna apoyada en el suelo, medio arrodillado con ambas espadas aún en sus manos. De repente Toni tosió y de su boca salió sangre. “¡Mierda! Es demasiado fuerte… necesitaría la fuerza de Izanagi-no-Okami para poder hacerle frente…” Toni intentó levantarse, lo logró, pero con mucho esfuerzo.

Toni se dispuso ha continuar el combate, pero, algo sucedió. Naomi se puso entre él y la Sombra.

- Naomi, aparta… es demasiado fuerte.- Un hilo de sangre sucia de la comisura derecha de la boca de Toni y llegaba hasta su hasta la barbilla.
- Lo se… pero.- Naomi miró a Toni con una sonrisa.- Ahora me toca a mí salvarte.
- No Naomi…

Naomi se dirigió hacía Izanami-no-Okami mientras Teddie se acercó a Toni para curarle las heridas que le había provocado el combate.

Izanami-no-Okami llegó a la altura de Naomi y estaba a punto de golpearla.

- Tienes razón. (Canción)
- ¡Furia de…!- Izanami-no-Okami detuvo el ataque.
- Tienes toda la razón en lo que dijiste antes…

De repente Izanami-no-Okami abandono su forma monstruosa y se convirtió de nuevo en la otra Naomi.

- Soy como dijiste, pero cambiaré, para poder seguir a su lado y protegerle… Tienes razón yo soy tú…- En ese momento Naomi abrazó a la otra Naomi y después la soltó.
- ¿Qué esta pasando?- Toni no entendía nada de lo que estaba viendo.
- Naomi-chan ha logrado vencer a la Sombra, se ha aceptado a sí misma.
- ¿El qué?
- Ya te lo explicaré, Sensei.

La falsa Naomi asintió con una sonrisa al oír las palabras de Naomi y, de repente, la falsa Naomi empezó a brillar, se puso a levitar y de pronto se convirtió en una figura femenina vestida con un kimono clásico de color blanco, la piel de sus manos y su cara era totalmente blanca, con una expresión benévola y tranquilizadora y su pelo era de un color negro azabache. “¿Qué esta pasando?” se preguntaron Toni y Naomi.

De repente, del pecho de Naomi surgió una carta que se puso a girar sobre si misma a unos centímetros del pecho de Naomi, era su Carta Salvaje. Era de color azul y del mismo diseño de la de Toni. Entonces la figura se empezó a diluir en pequeñas partículas de luz que poco a poco iban siendo absorbidas por la carta. Al absorber toda la figura se volvió del mismo color que la de Toni, de color verde.

Tras esto, la carta, se volvió ha introducir en el interior de Naomi y esta se desplomó en el suelo.

- ¡Naomi!- Toni corrió a donde estaba Naomi y comprobó que había perdido el conocimiento.
- Tranquilo, Sensei.- Dijo Teddie, que se había acercado a Toni.- Naomi-chan solo esta agotada tras conseguir su Persona.
- ¿Aquello era su Persona?
- Sí.
- Bueno, será mejor que nos vallamos…- Toni, se levantó y se cargó a Naomi a la espalda.- ¿Y ahora como salimos de aquí? Será difícil luchar contra las Sombras llevando a Naomi en este estado…
- Ji, ji, ji. ¡Déjaselo a Teddie y Kamui!- Teddie llamó a Kamui.- ¡Bearsona!- Y Kamui uso Traesto y todos ellos fueron transportados por un rayo de luz fuera de aquel lugar.


Aquel día Ken no tenía clase ya que en su colegió ya que en aquel pueblo era fiesta y los colegios e Institutos estaban cerrados. Ken estaba en el sofá del salón de la casa de su tía viendo en la tele de Plasma recién comprada en Junes a la serie de los “Phoenix Ranger Featherman R”.

- ¡¿Otras vez estas viendo esa tontería Ken-kun?! ¡¿Cuándo va ha acabar?!- Le gritó una chica de unos 16 o17 años con el pelo de color castaño y recogido en una coleta y con los ojos marrones.
- ¿No puedes dejarme tranquilo, Chizuru? Este episodio es de los más interesantes.
- ¡Pero si lo tienes grabado! ¡Puedes verlos cuando quieras!
- Ya, pero, quería verlos en una televisión con pantalla grande para saber como se ven.

Ambos, Ken y Chizuru se pusieron ha discutir acaloradamente, incluso tras escucharse un grito proveniente de la cocina: “¡Niños, dejad de gritar!”

- ¡Mamá, Ken-kun no deja de poner esa entupida serie una y otra vez!
- ¡Es mentira, Tía, acabo de ponerlos ahora mismo!

De repente los dos se dieron cuenta de una cosa. Algo raro estaba saliendo de la pantalla del televisor, lo estaba atravesando. Ellos dos se sorprendieron pues era un extraño oso de peluche que comenzó a mirar por todos lados.

- ¿Qué es eso?- Preguntó Chizuru asustada.
- No lo sé… - Le respondió Ken.

Tras haber mirado los alrededores el oso se dirigió de nuevo al televisor y metió la cabeza en él y gritó.

- ¡Sensei! ¡Es un lugar seguro! ¡Pásame a Naomi-chan!

Ken y Chizuru no pudieron ocultar su sorpresa al ver surgir del televisor a una chica pelirroja que parecía estar inconsciente. Tras agarrarla, el oso, la tumbó en el sofá que había cerca y se dirigió otra vez al televisor y volvió a gritar.

-¡Sensei! ¡Ya puedes venir!- Tras decir esto el oso se apartó del televisor y se puso cerca de la chica.

Entonces, de la pantalla del televisor surgió otra figura. Esta vez era la de un joven que saltó desde la pantalla y cayó arrodillado mirando en la dirección en la que había venido. Ken no podía creerse lo que tenía delante de él.

“¡Toni-san…!”


Personajes aparecidos en el Capitulo 16

Izanami-no-Okami

Izanami-no-Okami es el enemigo final de Persona 4. Esta basada en la diosa Izanami de la mitologia japonesa. Como habreís deducido esta diosa era la esposa de Izanagi.

Phoenix Ranger Featherman R:

Phoenix Ranger Featherman R es una serie que existe en el universo de Persona. Posiblemente basada en series reales como la famosa "Comando G" de la compañia Tatsunoko. Los nombres de los componentes se forman mediante el nombre de un pajaro y su color: Halcón Rojo, Cóndor Negro, Cisne Azul, Buhó Amarillo, golondrina Blanca, Argos Rosa. Lo hacen los Sabados por la tarde y es la serie favorita de Ken Amada y de Naoto Shirogane en su infancia.

Personas:

Kamui:

Persona de la Arcana de la Estrella (Star Arcana). Es la Persona definitiva de Teddie. Tiene ataques de hielo amén de tecnicas curativas. Posiblemente esta basado en el díos de los osos de la mitologia japonesa.


Continua en el siguiente Post



Ultima edición por izanagi33 el Sab Oct 29, 2011 1:18 am; editado 7 veces





Saixion Mensaje Vie Mar 12, 2010 3:32 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 29 Nov 2009
Mensajes: 280
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 24
3.0
Título del mensaje:
Siento haber tardado en contestar!! Bueno,el capitulo esta cada vez mejor y estoy deseando ver si saldran Sombras




¡Seguidnos en twitter!
Se supone que somos graciosos.

@OtakusCabreados
izanagi33 Mensaje Sab Mar 13, 2010 2:52 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Moderador
Moderador

spain.gif
Desde: 30 Oct 2009
Mensajes: 4696

Edad: 32
49.5
Título del mensaje:
Continuación del Fic

Capítulo 17: Inaba

Gracias al Traesto realizado por Teddie todos pudieron salir inmediatamente de aquella replica de la Residencia Iwatodai. Entonces Teddie empezó a guiar a Toni, que cargaba a su espalda a Naomi que seguía inconsciente, hacía una salida de ese extraño lugar.

Tras algún tiempo caminando Toni, algo cansado por el combate y por llevar a Naomi, sintió la presencia de muchísimas Sombras que se dirigían hacía ellos.

- Mierda…- Dijo Toni entre suspiros.- Vamos a tener compañía…
- Tienes razón Sensei… Se acercan muchas Sombras y estan cerca, no nos dará tiempo ha llegar a la salida de Junes…
- Y tal como estamos… no podremos luchar bien… ¿No hay otra salida?
- Teddie puede crear una… pero Teddie no sabe donde puede conducir, puede ser peligroso…- Tras decir esto una gran cantidad de Sombras empezaron ha aparecer por el horizonte.
- No hay tiempo para dudas, Teddie, cualquier cosa será mejor de lo que se avecina.
- Si tú lo dices, Sensei…

Teddie hizo aparecer de la nada un gran televisor. Las Sombras se acercaban cada vez más.

- Sensei ahora Teddie mirará para ver si es seguro el otro lado.
- De acuerdo, después sacaremos a Naomi.

Teddie se introdujo en el televisor desapareciendo de allí. Toni colocó suavemente a Naomi cerca del televisor y se preparó para hacer frente a las Sombras que cada vez estaban más cerca. Al momento la cabeza de Teddie apareció del televisor.

- ¡Sensei! ¡Es un lugar seguro! ¡Pásame a Naomi-chan!

Toni clavo a Akai y Aoi Kiba en el suelo y cogió en brazos a Naomi y se la paso a Teddie. Después recogió las dos espadas y se preparó para acabar con algunas Sombras que habían llegado hasta allí. Usando ambas espadas empezó a acabar con ellas ya que eran bastante débiles, pero cada vez había más y más. Entonces Toni envaino las dos espadas y sacó de la bolsa que tenía una gema Maragi que afectó a un gran numeró y le permitió ganar tiempo para lanzarse a través del televisor y salir de aquel extraño lugar.



- ¡¿Toni-san?!

Tras oír eso Toni miró hacía quién le llamó y durante unos segundos estuvo dudando pero, al final, comprendió quien era ese joven que le había llamado por su nombre.

- ¿Ken? ¿Eres tú?
- ¡¡Toni-san!!- Ken se acercó a Toni y lo abrazó ante la atónita mirada de Chizuru.
- ¡Ay! Cuidado Ken, que me haces daño…
- Perdona Toni-san.- Ken soltó a Toni y se apartó un poco de él.
- Tengo todo el cuerpo dolorido…- Dijo Toni con una sonrisa mientras se levantaba.
Chizuru se acercó lentamente a Ken y acercó su cara a la de Ken y le susurro:

- Ken-chan… ¿Quién és?
- Ah, sí, este es Toni-san, un amigo con el que viví en la Residencia Iwatodai.
- ¿Aquel del cual me hablaste?
- Sí.
- Sensei, ¿Se encuentras bien?- Teddie se acercó a Toni.
- Sí, estoy bien…- Dijo Toni mientras se quitaba las gafas.

Al intentar esclarecer todo lo que había pasado hasta ahora: el mundo dentro del televisor, la cantidad de Sombras que allí había, lo que le había sucedido a Naomi, Teddie y como es que se había encontrado ahora con Ken. Toni le vino algo a la mente:

- Ken, ¿Dónde estamos?
- Toni-san, esto es la casa de mí tía, estamos en el pueblo de Inaba.
- ¿Inaba? No me suena…
- Buf, menos mal, Teddie ha sido capaz de crear una puerta no demasiado lejos.- Comentó Teddie bastante aliviado.
- Toni-san,..

De repente entró en la habitación ana mujer extrañada por el jaleo que había en la sala. Era una mujer de unos treinta y pocos años, de un metro sesenta de estatura; tenía el cabello, que era de un color entre castaño y pelirrojo, recogido en una trenza que le colgaba por su hombro izquierdo hacía su pecho; al mirar su rostro parecía desprender un aura que tranquilizaba a todo aquel que la miraba con su sonrisa y sus ojos prácticamente cerrados. Iba vestida con una falda que le llegaba hasta la rodilla y una blusa de color añil acompañado de unos calcetines largos y unas zapatillas de andar por casa.

- ¿Qué esta pasando aquí?- Dijo la mujer mirando de un lado a otro de la habitación (sin abrir los ojos).
- Estoo… Tía son un amigo de la Residencia Iwatodai y unos acompañantes que han venido de visita.
- A sí…- Respondió acercándose a Toni y Teddie.- Hola soy Mayu Izumi, encantada de conocerlos.- E hizo una reverencia.
- Ah, sí, yo soy Toni Gómez, encantado.- Le devolvió la reverencia algo cortado.
- Yo soy Teddie, encantado.- También hizo una reverencia.
- Jo, jo…- Río la señora Izumi mientras se tapaba la boca con la mano derecha.- Que formales sois Toni-kun, Teddie-chan.- Entonces miró hacía Naomi.- ¿Se encuentra bien?
- A, Naomi… es que se ha desmayado por el calor al venir hacía aquí.- Contestó Toni diciendo lo primero que le paso por la cabeza.
- ¿Es tu novia, Toni-kun?
- ¡¿Qué?!- Exclamó Ken sorprendido por la pregunta que acababa de hacer su tía.
- Mama, eso no se pregunta.- Saltó Chizuru.- Disculpa, es que mí madre es muy brusca…
- No, pasa nada...- “Jo que mujer más lanzada…”.- Es mí hermana.
- Ah, con que es tu hermana. Ji, ji, ji.

Al oír la respuesta de Toni Ken se acercó a Toni y le susurró “No eras hijo único”, “Ya te lo explicare más tarde.”

- Bueno. Os quedareis a comer ¿Verdad?
- No querríamos ser una molestia.
- Sí, quedaros, Toni-san.
- No lo seréis, además Ken-chan estará contento si os quedáis.- La señora Izumi se dio la vuelta para dirigirse de nuevo a la cocina y a pleno camino se detuvo.- Y podríais subir a Naomi-chan a la habitación de Chizuru. ¿No hay problema verdad Chi-chan?
- No Mama, no hay problema.

La señora siguió su camino hacía la cocina y Toni cogió a Naomi en brazos para llevarla hasta la habitación de Chizuru que estaba en el segundo piso de la casa. Chizuru y Ken guiaron a Toni y Teddie hacía la habitación. Al entrar vieron que era un cuarto claramente decorado por una chica. Las paredes estaban pintadas de color blanco al igual que el resto de la casa, en ellas había colgados posters de grupos de músicas y actores de moda; también había un escritorio donde había un ordenador de sobremesa y unos cuantos libros y cuadernos bien ordenados; también había una cajonera de cinco pisos pegada a la pared donde seguramente Chizuru guardaba su ropa interior entre otras cosas; un armario empotrado; un sofá con algunos cojines y una cama cubierta por una capa de peluches que enseguida Chizuru apartó para que Toni pudiera dejar a Naomi en ella.

- Puedes dejarla aquí, Gómez-san.
- Muchas gracias.- Toni dejó suavemente a Naomi en la cama y se dirigió a Chizuru con una sonrisa.- Puedes llamarme Toni, Gómez-san me suena raro.
- Va- Vale…- Chizuru se ruborizó sin saber porqué.
- Buf… ¡Qué calor!- Exclamó Teddie.
- Normal, Teddie-san, si lleva ese traje.
- Tienes razón Ken-chan. Ji, ji, ji…

En ese momento Teddie se quitó la cabeza de oso dejando ver la cara de un joven de pelo rubio y bastante guapo. Tras esto se quitó el resto del traje de oso, llevaba puesto un pantalón negro y una camisa de manga corta blanca.

- Ah, Teddie esta mucho mejor.- Al decir esto se notó cierto acento afrancesado en el habla de Teddie. Al verlo, Toni, recordó algo.
- Eres igual que Ryoji…
- ¿Igual que quién Sensei?
- Toni-san… ¿Quieres decir que…?
- No nada, son cosas mías…
- Bueno iré ha buscar un paño húmedo para Naomi.
- Gracias.

Chizuru salió de la habitación notando que de repente el ambiente se había enrarecido al pronunciar Toni esas palabras.

- Teddie…
- Sí, Sensei.
- Quería darte las gracias, por haberme ayudado ha salvar a Naomi- Toni alargó la mano hacía Teddie.
- No ha sido nada, Teddie siempre es feliz si ayuda a Sensei.

Teddie estrecho la mano de Toni y en ese momento sucedió una cosa extraña, en el mismo momento en que sus manos se tocaron la carta que Teddie usaba para invocar su Persona empezó a levitar sobre él y se convirtió en Kamui, la Persona de Teddie y se mantuvo sobre él.

- ¡Ah, Ah…! ¡¿Qué sucede?! ¡¿Por qué ha salido Kamui?!- Gritó asustado Teddie.
- ¿Es… una Persona?- Exclamo extrañado Ken.
- ¿Eh?

Entonces, de repente, Kamui empezó ha cambiar hasta tomar la forma de Kintoki-Douji, una Persona con la apariencia de una caldera roja con brazos pequeños y gruesos con una capa azul, llevando un misil tomahawk en sus brazos.

- ¿Cómo es que Kamui ha vuelto a ser Kintoki-Douji?- Tras decir esto Kintoki-Douji se convirtió de nuevo en una carta y se metió en el cuerpo de Teddie.- ¡Ah…! Teddie se siente mareado…

Teddie empezó ha tambalearse hasta caerse al suelo, había perdido el conocimiento ante los ojos de Toni y Ken.

- No entiendo nada Toni-san… ¿Cómo es que Teddie-san ha podido invocar una Persona sin Evokador?
- Bueno, Ken, no es tan raro. Yo tampoco uso Evokador.
- ¡¿Cómo?!
- Bueno, ahora te lo explico.

Toni explicó a Ken todo lo que había sucedido, lo de su mundo, lo de él y su “otro yo” lo que sucedió en Port Island y como había conseguido de nuevo la capacidad de usar Personas y sobre Naomi y su mundo. También aprovecho para poner a Teddie sobre el sofá y ocultar tras él las dos espadas.

- Guau… eso es increíble Toni-san.
- Sí, ni yo mismo me lo acabo de creer.
- Ya estoy aquí.- En ese momento Chizuru entró por la puerta con el paño en sus manos.- ¿Qué le ha pasado a Teddie-san?
- Esto… se ha desmayado por el calor.
- No me extraña al llevar ese disfraz.
- Sí, será por eso…
- ¡Niños, la comida esta lista!- Gritó la señora Mayu desde el piso de abajo.

Al oírlo Toni, Ken y Chizuru bajaron al primer piso y explicaron a la señora que Teddie también se había desmayado. Después de eso comieron la comida que había preparado la madre de Chizuru y que hizo que Toni recuperara fuerzas y se sintió mejor. Tras la comida Ken le propuso a Toni dar una vuelta por Inaba para así enseñársela y Toni aceptó encantado y Chizuru también se apuntó ha hacer de guía. Antes de dirigirse a la puerta, Toni, recogió su mochila y se la colgó.

Cuando estaban apunto de salir Ken se acordó de una cosa y se la comentó a Toni mientras abría la puerta de la entrada:

- Toni-san, se me ha olvidado decirte una cosa.
- ¿El que?- Toni salió por la puerta y de repente algo saltó encima de él, le hizo caer al suele y mientras esa cosa estaba encima suya empezó a lamerle la cara.
- Koromaru también esta aquí.

- Encima de Toni estaba un perro de la raza Shiba Inu bastante más grande de lo que es común en esa raza, de color blanco y unos ojos de color rojo. Al cuello llevaba un collar con unos adornos en forma de alas y un extraño bulto en la parte de atrás.

- ¡Koromaru!- Gritó Toni mientras intentaba apartar a Koromaru de encima suya.
- ¡Guau, guau!- Koromaru parecía muy contento al ver que Toni estaba allí con vida.
- Ji, ji, ji…- Rió Chizuru.- Perece que le caes muy bien a Koro-chan.
- Sí, eso parece.

Koromaru se apartó de encima de Toni y este se pudo incorporar y comenzó a acariciar la cabeza de Koromaru, entre sus orejas.

- ¿Qué haces aquí Koromaru?
- Koromaru se vino conmigo después de… bueno, de separarnos.
- Ah, sí… Mitsuru y Jumpei ya me contaron algo de eso… Koromaru, ¿quieres venir a dar una vuelta con nosotros?
- ¡Guau!

Entonces Ken, Toni, Koromaru y Chizuru salieron a dar una vuelta en aquel día de primavera en el que brillaba un sol calido y soplaba una leve brisa que refrescaba el ambiente.

La casa de los Izumi estaba ubicada en una zona residencial de aquella ciudad. Ken y Koromaru iban a derecha e izquierda de Toni y a unos cuantos metros por detrás de ellos Chizuru. Aquella parecía se una ciudad rural, bastante tranquila y sin demasiado tráfico. Ken y Toni hablaban tranquilamente.

- Este lugar parece muy tranquilo ¿eh, Ken? ¿Hace mucho que vives aquí?
- No, nos mudamos hace casi un mes debido a que mí tío encontró trabajo en un hotel de por aquí llamado Hotel Amagi. Y lo que es tranquilo… no se que decirte.
- ¿Qué quieres decir?
- Hace un año hubo un par de asesinatos y en los siguientes meses unos cuantos secuestros.
- Jo, cualquiera lo diría al ver la calma que hay por aquí.
- Sí, es que por Diciembre detuvieron al culpable.
- Ah…

Siguieron caminando hasta llegar a una especie de cuesta de bajada que parecía estar cortada al tráfico y estaba llena de tiendas y restaurantes además de un pequeño bosquecillo. Los tres pasaron cerca de una tienda con telas y kimonos en los escaparates y en la parte de arriba había un cartel que ponía “Textiles Tatsumi” y en la puerta había una señora que no quitaba la vista de Toni, como si lo conociera de antes.

- Toni-san, esto es la avenida comercial, esta dividida en dos partes, esta es la parte Norte. ¿Ves aquellos árboles?
- Sí.
- Pues allí hay un templo llamado Templo de Tatsuhime, del cual dicen que se cumplen los deseos que allí se piden.
- Que interesante.

Toni y los demás empezaron ha caminar por la avenida y al pasar por la entrada al bosquecillo Toni notó algo raro, como si alguien o algo le estuviera observando. Toni miró disimuladamente hacía allí y vio que había un zorro con un pañuelo rojo en el cuello y acompañado de tres cachorros. “¿Me estan mirando?”. Al caminar un poco pasaron cerca de una peluquería y Toni les dijo a Chizuru y Ken que esperasen un momento y entró para que le cortasen el pelo, al salir Toni ya no llevaba su media melena, sino, el pelo algo más corto por detrás.

- ¿Por qué te has cortado el pelo, Toni-kun?
- Porqué me molestaba al practicar cierto… “ejercicio”.
- Te refieres a…
- Sí, Ken, a eso.- Respondió Toni guiñándole el ojo derecho.- ¿Me queda bien?
- Sí, Toni-kun.
- Me recuerda un poco al que solías llevar antes. Je, je, je.
- ¿De verdad?

Tras esto Toni paró en una tienda de ropa y se compró una gorra de color rojo con motivos amarillos que en conjunto daban el aspecto de estar en llamas.

Siguieron paseando por la avenida comercial pasaron por un restaurante especializado en carne llamado “Souzai Daigaku” y por un restaurante chino llamado “Restaurante
Chino Aiya” y locales con carteles de “Cerrado”. Después llegaron a la parte Sur de la Avenida Comercial. Era una calle plana a diferencia de la cuesta de la mitad Norte. Ahí parecía haber menos tiendas que en la otra parte.

- Toni-san, en esta parte se encuentran la Tienda Shiroku donde venden medicinas entre otras cosas.
- Es una especie de farmacia ¿no?
- Exacto.
- ¿Cómo es que hay tantas tiendas cerradas?
- He oído que hace un año y medio se abrió un centro comercial llamado “Junes” y desde entonces la gente deja de comprar aquí y eso ha hecho que muchos cerrasen.- Explicó Chizuru.
- Sí… es lógico.

En ese momento los cuatro pasaron por delante de una tienda llamada “Marukyu Tofu” que, evidentemente, vendían tofu y una señora mayor con el pelo blanco tapado con un pañuelo y vestida con una especie de bata para no mancharse la ropa, salió del interior y se dirigió hacía ellos, hacía Toni.

- ¡Oh! ¡Has vuelto!- Dijo la señora a Toni.
- ¿Me esta hablando a mí, señora? Creo que se equivoca.
- ¿No eres el sobrino del agente Dojima? ¿El Senpai de Rise-chan?
- No, creo que me ha confundido con otra persona.
- ¿De verdad? Te pareces mucho…- Tras decir esto la señora volvió a la tienda y siguió observando atentamente a Toni.
- Que raro…
- No la conoces Toni-kun.
- No…
- Espera un momento.- Interrumpió Ken.- Esta señora… ¡Es la abuela de Rissete, la Idol!
-… ya estamos otra vez… Toni-kun, es que Ken-chan es fan de esa Idol.
- Estas como Jumpei ¿eh, Ken?
- …- Ken se ruborizó.- Sí… es que empecé a seguirla gracias a Jumpei-san. Pensé que la vería aquí ya que nació en esta ciudad pero parece ser que se fue por motivos de trabajo…
- Pues yo he visto a Rissete en persona.
- ¡¿De verdad?! ¡¿Donde?!
- Sí, me encontré con ella en el Instituto Gekkokan, me tropecé con ella y después en “La Escapada” en donde hizo una actuación.
- Jo… justamente cuando me marcho de Port Island, Rissete va allí. Musitó Ken algo apesadumbrado.
- Seguimos con el paseo Ken.
- Vaaleee…


Siguieron caminando hasta llegar hasta otra tienda cercana a la tienda de tofu. Esta tenía una gran chimenea que no dejaba de expulsar humo.

- Esta tienda venden armas para exposiciones, su dueño esta obsesionado con el arte. Su nombre es Daidara.- Contó Ken.
- ¿Deidara? ¿Cómo el de Naruto?
- No Toni-san, Daidara con “a” no Deidara.
- Ah…
- ¿Qué es Naruto?
- Nada, un cómic que estoy leyendo. Je, je, je.- Respondió Toni mientras se frotaba la cabeza con la mano derecha.- ¿Entramos, Ken?
- Vale.
- Yo creo que esperaré aquí fuera con Koro-chan.
- ¿Por qué Chizuru?
- Es que ahí dentro hace mucho calor y me estoy muy incomoda.
- Vale.

Ken y Toni entraron dentro de aquel establecimiento y se encontraron con un lugar lleno de estantes con armas y armaduras expuestas. El mostrador tenía una rejilla que separaba la zona de los clientes y el interior. Los dos empezaron a mirar por la tienda y de repente oyeron una voz desde atrás del mostrador.

- ¿Queréis algo, jóvenes?

Un hombre mayor, calvo con el poco pelo que tenía de color castaño y un bigote que se le unía a las patillas al estilo victoriano. Era de piel morena, seguramente debido ha trabajar allí con la forja. En la cabeza tenía un pañuelo blanco amarrado y vestía una camisa blanca. Los dos se giraron al oírle y el señor se quedó mirando fijamente a Toni.

- ¿Ya has vuelto?
- ¿Perdone?
- Oí que hace unas semanas te habías marchado de aquí.
- Creo que me esta confundiendo con otra persona.
- ¿No eres el sobrino de Dojima?
- No.
- Pues te le pareces mucho… él solía venir a comprar a menudo con sus amigos.

Ken se acercó a Toni y le susurró “Otra vez lo del tal Dojima” y Toni le respondió “Sí… esto ya me empieza a mosquear.”

- Bueno, da igual…- Dijo pensativo el hombre.- Mi nombre es Daidara, ¿Queríais algo?
- Encantado, hemos venido ha ver lo que había por aquí.
- Mirad todo lo que queráis.

Toni y Ken empezaron a mirar por todo y, de pronto, Toni vio algo que le llamó la atención.

Era una katana envainada en una vaina de color blanco que estaba en un soporte en un estante, no sabía por qué pero esa espada le llamaba mucho la atención, como si la hubiera visto antes.

- ¿Puedo cogerla un momento?
- Pruébalo pero no creo que puedas sostenerla, pesa bastante…- Toni alargó el brazo derecho para cogerla por la empuñadura y la levantó y la desenvainó y observó la hoja atentamente ante su cara.- ¿Pero como…?- Daidara no se lo podía creer que aquel chico que no parecía ser muy fuerte pudiera levantar con tanta facilidad la espada que a él mismo le costaba al hacerlo con dos manos.
- Sin duda parece una buena espada…
- Je, je, je… Tienes buen ojo… La llamó Wado Ichimonji.
- ¿Wado… Ichimonji? No se porqué ese nombre me suena de algo… pero ahora no caigo…
- La verdad es que hice la espada después de tener un extraño sueño. En ese sueño aparecía un extraño espadachín con un fajín y el pelo de color verde…
- ¿Usaba tres espadas?- Le interrumpió Toni.
- Exactamente, esa espada era una de las que usaba.
- Ja, ja, ja… que gracia…- Toni volvió ha envainar y la dejó de nuevo donde estaba.
- Chico.
- ¿Sí?
- ¿Te gustaría tener esa espada?
- La verdad es que parece ser bastante buena…
- Te la regalo.
- ¿De verdad? ¿Por qué?
- Algo me dice… que hice esa espada para alguien como tú.
- Muchas gracias.

Daidara envolvió la espada y le ató una cuerda a ambos lados de la espada para que Toni se la pudiera cargar en la espalda ya que de llevarla tal cual llamaría demasiado la atención. Al salir Ken le pidió a Toni que le dejará coger la espada para comprobar si era tan pesada como decía Daidara. Toni se la dio y nada más cogerla, Ken no pudo aguantar el peso y la dejó caer.

- ¡Como pesa!
- ¿De verdad?- Toni recogió la espada y se la colgó a la espalda.
- Sí… Toni-san ¿Cómo es que puedes manejarla así?
- Tal vez sea por mí Persona.
- ¿Por tú Persona?
- Sí, al despertar noté que tenía bastante más fuerza y agilidad. No entiendo bien como pasó pero es así.
- Y como es que yo no puedo hacerlo…
- Tal vez porqué tú Persona no ha despertado…
- ¿A que te refieres?
- ¿Ya habéis acabado?- Chizuru venía desde el lado norte de la avenida con una lata de refresco en la mano.
- ¿Dónde has ido, Chizuru?- Le preguntó Ken.
- Como tardabais tanto he ido ha comprar un refresco, estaba seca.
- Bueno, ¿A dónde vamos ahora?
- Que tal si vamos a ver el instituto de aquí.- Sugirió Chizuru.
- Por mí bien, que opinas tú, Ken.
- Vale.

Los cuatro se dirigieron hacía el instituto de aquella localidad, se llamaba Instituto Yasogami. Antes de llegar pasaron cerca de un río llamado Samegawa. Allí, junto a la orilla, había una pequeña planicie donde había algunas personas pescando junto a un pequeño muelle. Aquel sitió parecía estar bastante concurrido por niños que jugaban en un pequeño porche con una mesa y unos bancos.

- ¿Estudiáis en ese instituto?
- Yo sí, pero Ken-chan aún no.- Respondió Chizuru.
- Allí solo dan clase los alumnos de preparatoria y yo aún estoy en secundaría. – Dijo Ken.
- Ah. ¿Qué curso haces, Chizuru?
- Este año he comenzado segundo.
- Entonces eres un año menor que yo.
- Sí, Toni-san, Chizuru tiene 17 años.
- ¿Estas en algún club, Chizuru?
- Sí, soy la ayudante de la manager del equipo de baloncesto del instituto.
- ¿Ayudante?
- Sí, la manager es Ebihara-senpai que empezó ha serlo el año pasado.

Tras caminar unos cuantos minutos llegaron a la verja del instituto, que estaban abiertas ya que numerosos clubes tenían actividades aún siendo un día festivo.

- ¡Este es el Instituto Yasogami!- Gritó Chizuru.

Los cuatro entraron en el recinto escolar. En el patio no había nadie, aunque dentro del edificio principal y del secundario si parecía haber gente. De pronto, por la puerta principal salieron una chica con una melena rizada rubia que le llegaba hasta la mitad de la espalda e iba vestida con el uniforme de aquel instituto. Hablando con ella había un chico, vestido también con el uniforme. Tenía el pelo corto pero el flequillo le tapaba un poco del lado derecho de la cara.

- ¡Oh, son Ebihara-senpai y Ichijo-senpai! Voy ha hablar con ellos un momento.
- Vale.

Chizuru se dirigió hacía ellos.

- ¿Quiénes son?- Preguntó Toni a Ken.
- Creo que son la manager y el capitán del equipo de baloncesto.

Mientras esperaban a que Chizuru volviera, Ken, Toni y Koromaru empezaron a mirar por los alrededores del instituto.

- Hola, Ebihara-senpai, Ichijo-senpai.
- Ah, hola Izumi-chan.- Le respondió el chico.
- ¿Qué haces por aquí, Izumi?- Le preguntó la chica.
He venido con mi primo y un amigo suyo - Chizuru señaló hacía ellos.- para enseñarles el instituto..

El chico miró hacía Ken y Toni y algo les llamó la atención en Toni.

- Que raro…- Ichijo.- Ai, no te resulta ese chico… conocido…
- ¿A que te refieres, Kou?- Ai Ebihara miró hacía los dos.- Se parece a…
- ¿Conocéis a Gómez-kun?
- ¡¿Cómo has dicho?!- Exclamó algo alterado Kou Ichijo mientras Ai se quedó paralizada mirando hacía Toni.- ¿No se llamará Toni Gómez?- Preguntó Kou tras tranquilizarse un poco.
- Sí, ¿Por…?

En ese momento sucedió algo extraño, tanto Ai como Kou se convirtieron en unos ataúdes rojos delante de la atónita mirada de Chizuru. “¡Aaahhhh!”. El gritó de Chizuru llamó la atención de Toni y Ken que acudieron corriendo hacía ella que había caído inconsciente. .

- ¿Qué sucede, Chizuru?- Preguntó Ken y al ver los ataúdes miró a Toni. ¡Toni-san!
- Sí… La Hora Oscura…- Había algo extraño, no era como la Hora Oscura que sucedió en Port Island, no había aquella extraña neblina que inundó Palownia.

En ese momento Koromaru empezó a gruñir mirando hacía la entrada.

- ¿Qué sucede Koromaru?- Preguntó Ken.
- Sombras… Ken dejemos a Chizuru dentro y vayamos en su busca… no te preocupes estan alejadas de aquí.
- Vale.

Personajes aparecidos en el Capítulo 17

Familia Izumi: Esta familia esta formada por:
    Ishin Izumi: Cabeza de la familia, debido a su trabajo la familia se ha mudado a Inaba. Tiene unos 38 años.
    Mayu Izumi: Esposa de Ishin y hermana de la difunta madre de Ken. Tiene 32 años. Tras lo sucedido en Iwatodai Ken fue ha vivir con ella y su familia. Es muy amable y bella. Parece estar siempre en las nubes.
    Chizuru Izumi: Hija de Ishin y Mayu. Tiene 17 años y acaba de empezar sus estudios en el Instituto Yasogami y ayudante en el equipo de Baloncesto del mismo. Siempre esta discutiendo con Ken por cualquier tontería.

Evidentemente todos ellos son personajes que no aparecen en los juegos, son inventados por mí.

Zorra:

Esta Zorra (zorro hembra, no lo otro malpensados) vive en el Templo Tatsuhime y lo ha hecho su hogar. Se preocupa de cumplir los deseos de la gente para que lleguen más visitantes al mismo. También ayudaba al Equipo de Investigación en su exploración del "Canal de Medianoche" curandoles a cambió de un "módico" precio.

Daidara:

Dueño de "Metalurgía Daidara". Es un hombre obsesionado con "su arte" (¿os suena de algo?), que conciste en la forja de armas, armaduras y accesorios que fabrica con los materiales que traen los miembros del Equipo de Investigación y luego les vendía los objetos resultantes.

Ai Ebihara:

Estudiante del Intituto Yasogami (de tercero en la historia) y manager del equipo de baloncesto. Es hija de una familia de "nuevos ricos". Su caracter, antes de conocer al Protagonista de Persona 4 era bastante malo. Era engreida, egoista y bastante pasota en general. Gracias al Protagonista cambió en su forma de ser y en la de ver a los demás. La ropa que lleva es el uniforme básico femenino del Instituto Yasobami.

Kou Ichijo

Estudiante del Instituto Yasogami y capitán del equipo de baloncesto. Es el hijo adoptivo de la adinerada familia Ichijo. Tuvo la necesidad de encontrar sus origenes y lo hizo con la ayuda de su amigo Daisuke Nagase y del Protagonista. Sentía algo por Chie Satonaka y tenía celos hacía el Protagonista por estar siempre con ella.

Personas aparecidas:

Kintoki-Douji:

Es una Persona de la Arcana de la Estrella (Star Arcana). Persona inicial de Teddie. Sus habilidades estan ligadas al elemento hielo y de curación.


Capítulo 18: Un Encuentro Fugaz

Kanji Tatsumi fue al Hotel Amagi para hacer que Yukiko saliera a tomar el aire pues había notado que, desde la marcha de Chie hacía casi una semana, esta había estado algo triste y esperaba animarla un poco. Chie y Yukiko habían sido amigas desde pequeñas y siempre estaban juntas.

Yukiko aceptó con algo de desgana el ofrecimiento de Kanji y los dos salieron a dar una vuelta por la ciudad.

Durante el tiempo del paseo Kanji trató de sacar varios temas de conversación ya que el pensamiento Yukiko parecía estar en otro sitio, su mirada se perdía en el horizonte. Ambos caminaban por una de las calles del centro de la ciudad.

- Senpai, ¿sabes algo de Margaret-sensei?
- ¿Eh? ¿Qué dices Kanji? n
- Sí, Margaret-sensei, la maestra de inglés. ¿No es tú tutora?
- Ah, sí… ¿Que pasa con ella?
- Que no aparece por el instituto.
- Ahora que lo dices, Kanji-kun... – Dijo Yukiko como meditando en ello.- … desde el Lunes que no viene a clase y hoy ya se ha presentado su substituto. _¿Te gustaba, Kanji-kun?
- La verdad es que sí… Era muy estricta y seria pero se le daba muy bien dar clases.
- Sí, es verdad.- Yukiko esbozó una leve sonrisa al ver la actitud de Kanji.

Ambos se detuvieron ya que el semáforo para los peatones se había puesto en rojo y los coches pasaban.

- Lo que encuentro algo extraño… es que el último día que se la vio fue el día antes de la marcha de Yosuke-senpai y Chie-senpai… - Kanji vio como la expresión de Yukiko cambiaba al nombrar a Yosuke y Chie y que comenzó a mirar hacía el suelo. – Lo siento Yukiko-senpai…
- No pasa nada, Kanji-kun, estoy bien…- Yukiko alzó la vista y miró hacía la dirección contraría en la que estaba Kanji, en la que venían los coches; en ese momento se acercaba un furgón policial..- Ahora que lo dices, es verdad, es muy raro…

En el momento en el cual el furgón iba a pasar el semáforo se puso en rojo haciendo que se detuviera y permitiéndoles el paso a Kanji y Yukiko. La calle estaba desierta, no había ningún otro viandante por los alrededores y nada más poner sus pies en la calzada algo extraño sucedió. Algo en el aire cambió de repente, el sol brillaba con un color rojo intenso; el agua de la fuente que había en un parque cercano era de color rojo, parecida a sangre; el aire era pesado, difícil de respirar.

Yukiko y Kanji no podían explicarse lo que estaba sucediendo. Yukiko miró hacía el furgón de policía; que de repente, como todos los otros coches; se había detenido. Al mirar al interior pudo ver que los dos policías que había en la cabían ya no estaban, en su lugar, había dos ataúdes hechos de un material cristalino de color rojo al igual que el resto de conductores.

- ¿Qué está sucediendo?
- No lo sé, Senpai, pero no me encuentro muy bien.- Kanji empezó a sentirse mareado y le venían ganas de vomitar.

En ese momento aparecieron, desde la calle de atrás, de donde venían los coches, un grupo de cuatro personas vestidas con ropas oscuras y de camuflaje con pasamontañas y armados con armas de asalto. Se dirigieron al furgón policial, abrieron la puerta de atrás y tres de ellos entraron en él mientras otro se quedó fuera y empezó a mirar por los alrededores desde la parte trasera del furgón. Este vio a los dos chicos y gritó:

- ¡Jefe! ¡Aquí hay dos que no les ha afectado la Hora Oscura!

Tras decir eso los tres enmascarados salieron del furgón. Dos de ellos llevaban a alguien con la cabeza tapada con un pasamontañas y apoyado sobre sus hombros ya que parecía estar inconsciente. El otro hombre se acercó al que vigilaba y miró hacía Yukiko y Kanji.

- ¿Qué hacemos con ellos, Jefe? ¿Les eliminamos?
- Sí, encárgate tú, mientras tanto nosotros nos llevaremos al objetivo. Pero no uses tú arma, llamaría demasiado la atención encontrar dos cuerpos con heridas de bala. Usa a nuestros… “amiguitos”.
- Vale, Jefe, yo me encargo. Je, je, je…
- Cuando acabes vuelve al punto de encuentro, te esperaremos allí.

Tras decir esto el hombre se marchó con los otros dos. Yukiko y Kanji, tras oír la conversación de esos tipos se empezaron a preocupar por lo que podría pasarles. Kanji se puso delante de Yukiko para así protegerla.

- No te preocupes Yukiko-senpai, yo te protegeré…
- Que valiente es el mocoso…

Tras decir esas palabras el hombre lanzó algo que se sacó del bolsillo y de repente esas cosas se convirtieron en Sombras. Esas Sombras eran muy parecidas a algunas que solían poblar Tartarus: algunas tenían forma de león con una bola de pinchos en la punta de la cola, otras tenían forma de masas gelatinosas y una última era un gigante musculoso. Todas ellas tenían una extraña marca en el pecho, como una especie de tatuaje con forma de calavera con una corona de espinos. Yukiko y Kanji se sorprendieron al ver esas Sombras pues no se parecían a ninguna de las que se enfrentaron en el “Canal de Medianoche”.

- Bueno chicos… ¡Encargaros de ellos!

Las Sombras que parecían masas se abalanzaron hacía ellos dos como si aquel hombre pudiera controlarlos solo con su voz. Kanji intentó hacerles frente pero sus puñetazos y patadas no parecían hacerles ningún efecto. “¡Mierda! Si solo pudiera usar a Rokuten Maoh…”. Yukiko avanzó para ayudar a Kanji pero este le gritó que no se acercará.

Las Sombras atacaban con saña a Kanji haciéndole bastante daño, pero sin matarle, como si estuvieran jugando con él, hasta que de un golpe le hicieron caer cerca de Yukiko. “Este… es el fin…”

En ese momento algo sucedió, un perro blanco con los ojos rojos apareció de la nada y se puso entre ellos dos y las Sombras y empezó a gruñirles.

- ¡Oh! Os ha venido a ayudar un perrito… lástima que no os valla a servir para nada. ¡Ja, ja, ja!- El tío empezó a reír de una forma psicótica.
- ¡Perrito! - Gritó Yukiko.- Vete de aquí…
- ¡¡Aaaauuuu…!!

El perro aulló de una forma desgarradora y además parecía que había más de un perro aullando a la vez. De pronto y sorprendiendo tanto a Yukiko y Kanji, como al tío enmascarado; surgió sobre el perro la figura de un gran perro negro de tres cabezas de aspecto terrorífico y lanzó una bola de fuego por cada una de las tres cabezas destruyendo a tres Sombras.

- No… no es posible…- Dijo incrédulo el hombre.
- Eso es…- Balbuceó Kanji.
- Una… Persona…- Añadió Yukiko.

Yukiko y Kanji no podían creerse lo que estaba sucediendo, como era posible que un perro usase una Persona y por si eso fuera poco lo hiciera fuera del Canal de Medianoche. De repente, de detrás de ellos apareció un chico de unos 13 años de edad y se puso al lado del perro.

- Bien hecho, Koromaru. ¡Vamos a encargarnos de ellos!- En ese momento . el chico, sacó de uno de los bolsillos de su pantalón, con su mano derecha, un objeto.
- ¿Una… pistola?- Yukiko no podía creer que un chico de su edad tuviera un arma de fuego.
- Eso no será…- Murmuró el hombre enmascarado.

Yukiko y Kanji se exaltaron al ver lo que el chico hacía en ese momento. No apuntaba a las Sombras con el arma, sino, subió el arma hasta su cabeza y se apuntó a la sien derecha con la pistola y se preparaba para disparar el arma.

- ¡Chico, no lo hagas!- Gritó Kanji pero el chico no le hizo caso y apretó el gatillo.
- ¡Kala-Nemi!

Sobre el chico apareció otra Persona. Tenía forma humanoide con dos grandes ruedas a su espalda y de color rojizo. Entonces, tras aparecer,

- Bien Kala-Nemi… ¡Utiliza Mahamaon!- Kala-Nemi extendió sus brazos hacía el frente y una gran cantidad de luz surgió del suelo envolviendo a todas las Sombras.
- Jefe, tenemos problemas.- Dijo el hombre a través de unos auriculares que llevaba.- Han aparecidos dos individuos que usan Evokadores. Sí es posible que sean de los SEES.

Tras recibir la respuesta de su superior, el hombre, se colgó su arma a la espalda y salió corriendo en la dirección donde antes se habían marchado sus compañeros aprovechando que el ataque de Kala-Nemi le cubría haciendo que los demás no le vieran.

Algo parecido a un par de lenguas de luz surgieron del suelo debajo de las Sombras y las envolvieron hasta que prácticamente todas las Sombras fueron destruidas. Todas menos uno de los leones y el Gigante de Hierro (Iron Gigas).

Debido al ataque que acababa de realizar Ken le hizo despistarse un segundo el cual fue aprovechado por el león para pasar por su lado y se dirigió hacía Yukiko y Kanji para atacarles.

- ¡Mierda!- Musitó Ken al ver como había reaccionado esa Sombra y no haberla podido destruir.
- Vete… Yukiko-senpai… sálvate…
- No Kanji-kun, no te dejare solo.- Yukiko alzó su mirada hacía la bestia, sin miedo en sus ojos. – ¿Qué…?

De repente, delante de ellos dos apreció alguien. Ellos no distinguieron a ver quién era ya que ese alguien estaba dándoles la espalda. De él solo pudieron distinguir que parecía ser un chico de su edad con una gorra roja con llamas amarillas, una especie de mochila pequeña colgada a lo bandolera por su lado derecho y una katana envainada en la mano izquierda. “¿Qué está pasando…?”.

El león saltó sobre el chico de la gorra.

- ¡Shishi Sonson! (¡Canción del León!)

Sin inmutarse, el chico, desenvainó la espada y cortó por la mitad de forma vertical al león. Este se dividió en dos mitades que se separaron al pasar por los laterales del chico y desapareciendo al instante. “Sí, tiene un buen corte… no es Akai pero no está nada mal.” Musitó el chico bajando la espada a su derecha.

Yukiko reaccionó al ver la posición en la que quedó el joven. Sin saber porqué esa imagen le hizo recordar a aquel chico que un año antes le salvó de morir junto a Chie y Yosuke. “To… ¿Toni-kun?... ¿Por qué estoy pensando en tú?”.

El muchacho volvió a envainar la espada, la envolvió en una tela y se la colgó a la espalda. Tras hacerlo se acercó al chico y al perro.

- Has llegado a tiempo.
- Sí, he dejado a Chizuru en la enfermería.
- Vale.
- Solo queda esa Sombra… ¿Me la dejáis a mí?
- Por mí vale, ¿tú que dices Koromaru?
- Guau.
- Retiraos.- Tras decir esto Ken y Koromaru retrocedieron en la dirección en la que estaban Yukiko y Kanji, acercándose a ellos sin perder de vista lo que hacía Toni.

Tanto Kanji como Yukiko no lograron oír nada de lo que se había dicho. Solamente vieron como el muchacho que acababa de llegar estiraba el brazo derecho hacía su derecha con la mano abierta hacia arriba y como, de pronto, aparecía una carta como la que ellos usaban para invocar a sus Personas.

El muchacho agarró la carta y de repente, a su alrededor, comenzó a levantarse viento que hizo que la gorra saliera volando hasta caer a unos dos metros del lugar en el que estaban Kanji y Yukiko. Kanji no pudo evitar fijarse en la gorra apartando su atención de lo que estaba sucediendo hasta que oyó a Yukiko.

- No… no puede… ser.
- Que sucede Yuki…- Kanji alzó la mirada y no pudo creerse lo que veía.- ¿Iza… nagi?

Delante de ellos tenían a Izanagi, un Izanagi igual al que tenía su amigo. Al aparecer Izanagi sobre Toni se giró y miró fijamente a Yukiko y Kanji, como si los conociera de antes, pero tras oír la orden de Toni se centró en la Sombra que quedaba

- ¡Zio!- En ese momento un pequeño rayo fulminó al Gigas haciéndolo desaparecer y tras esto Toni hizo que Izanagi se retirara.
- No es… posible… ¡Tiene el mismo Izanagi que Senpai!- Exclamó Kanji al ver lo sucedido.
- Eres tú…- Balbuceó Yukiko.
- ¡Guau Toni-san! ¡Ha sido increíble!- Gritó emocionado.
- ¡¿To… Toni?!- Tanto Kanji como Yukiko se sorprendieron ver lo que el chico había dicho.

Toni hizo desaparecer su carta, se giró y comenzó a caminar hacía donde estaban los demás. Yukiko y Kanji no podían creer lo que estaban viendo, aquel chico se parecía muchísimo al Toni que conocieron y además parecía tener el mismo nombre, un nombre muy poco habitual en Japón. Ken y Koromaru se dirigieron hacía Toni.

- Toni-san era verdad que no usabas Evokador.
- Ya te lo dije.
- Y esa Persona no la había visto nunca, ¿Cómo se llama?
- Izanagi, la conseguí hace poco, Ken.

Los tres llegaron cerca de Yukiko y Kanji. Entonces, de pronto, Toni se detuvo, miró a Kanji y volvió a sostener la carta en su mano derecha.

- ¡Orpheus!- Orpheus apareció sobre Toni . Kanji y Yukiko se sorprendieron al ver a esa Persona ya que nunca vieron a Toni usarla.
- ¡Guau, es Orpheus! Esta igual que hace dos años.
- Sí. Je, je, je.- Sonrió Toni a Ken.- Bueno ya sabes que hacer…
- Sí…- Respondió Orpheus y después extendió su brazo derecho hacía Kanji.- ¡Dia!

De repente una luz verde envolvió a Kanji haciendo que sus heridas sanasen. Tras esto Toni retiró a Orpheus y recogió la gorra del suelo y tras golpearla un poco para quitarle el polvo y se la puso y miró hacía el furgón policial preguntándose que había pasado allí.

- ¿To… Toni-senpai?- Dijo Kanji.
- ¿Nos conocemos?- Tras oír esto los dos se quedaron extrañados, ¿Cómo podía ser que Toni no los recordará?- Como sea… ¿Os encontráis bien?
- No… no demasiado bien… Estoy como mareada.- Respondió algo nerviosa Yukiko.
- Yo… estoy igual…
- Así que nunca habéis experimentado la Hora Oscura…
- ¿La Hora Oscura? ¿Qué es eso?- Exclamó Kanji con una gran curiosidad.
- Nada… no importa… Cambiando de tema, yo si fuera vosotros me marcharía de aquí inmediatamente.
- ¿Por qué?- Preguntó Yukiko.
- Sea lo que sea que se hayan llevado del furgón… la policía querrá saber que ha pasado y no creó que se crean que el tiempo se detuvo y que unos monstruos se hayan llevado lo que hubiera allí dentro.- Yukiko y Kanji escucharon atentamente las palabras de Toni. – No faltará mucho para que acabe la Hora Oscura… Bueno, nosotros nos vamos, ya no parece haber más Sombras por la zona...


Toni, Ken y Koromaru empezaron a caminar en dirección al instituto. Toni se detuvo y rebuscó en la mochila que llevaba, sacó una bolsita de tela, se giró hacía Yukiko, que aún estaba sentada junto a Kanji en el suelo, y se la lanzó. Yukiko la cogió y miró a Toni.

- ¿Qué es esto?
- Son gemas que os podrían ser de ayuda si os encontráis otra vez con esas criaturas. Solo tenéis que lanzárselas y será suficiente.

Tras decir eso los tres se marcharon dejándolos solos. Mientras se alejaban Yukiko pudo alcanzar a oír algo de la que decían Toni y Ken.

- Toni-san, esto me ha recordado a lo que sucedió hace dos años, cuando estábamos todos los SEES juntos.
- Sí, es verdad Ken.
- Guau, guau.

Yukiko no pudo oír nada más pues ya estaban demasiado lejos. “Ha ce… dos años… SEES… ¿Qué quiere decir todo esto? ¿Qué te ha pasado, Toni-kun?”.

Al poco tiempo los tres llegaron al Instituto Yasogami, la Hora Oscura aún no había acabado. Mientras Koromaru se quedó junto a la verja de entrada Toni y Ken se dirigieron a la enfermería; que estaba en la planta baja del instituto, justo a la derecha de la entrada; donde estaba Chizuru que aún no había recuperado el conocimiento. Por suerte no había nadie más en la enfermería ya que sería un shock para el que estuviera allí encontrarse con la enfermería llena de gente que antes no estaba allí.

Ken se sentó en una silla junto a la camilla donde descansaba Chizuru y Toni se apoyó en una columna junto a una de las ventanas, parecía estar pensando en algo.

- ¿Qué te preocupa, Toni-san?
- ¿Te hago una lista?- Le respondía Toni en un tono cómico.
- ¿Tantas cosas?
- Sí… En primer lugar, esta Hora Oscura.
- Yo la veo normal… bueno, casi ya que no es medianoche.
- Sí, aparte de lo de la hora lo que no me cuadra es lo de la niebla…
- ¿Qué niebla?
- En la Hora Oscura que sucedió en Iwatodai, había una ligera niebla… y aquí no había ni un poco… Luego están las Sombras, además de esa extraña marca que tenían en el pecho… ¿No crees que eran muy débiles?
- Ahora que lo dices…

“Y luego están esos dos… Han reaccionado igual que Teddie al verme…” Pensó Toni y en ese momento la Hora Oscura terminó. En la puerta del instituto Ai y Kou volvieron a ser ellos mismos y se sorprendieron al ver que tanto Toni como el primo de Chizuru y la misma Chizuru habían desaparecido de repente. “¿Qué ha pasado?” Se preguntaron los dos. Mientras, en la enfermería…

- Parece que ya ha acabado.- Afirmó Ken.
- Sí, eso parece… Ken, ¿estás bien?
- La verdad es que estoy bastante cansado… Hacía mucho que no usaba a Kala-Nemi. Tú, en cambio, pareces estar bien, Toni-san.
- Sí, ahora no me cansó tan rápido al usar mis Personas…- Toni miró a Ken y se le escapo una sonrisa.
- ¿Qué sucede Toni-san?
- Has crecido bastante Ken.
- ¿De verdad?- Dijo Ken mientras se rascaba la cabeza mientras se sonrojaba. Sí, he crecido unos cuantos centímetros.
- Je, je, je…

En ese momento se abrió la puerta de la enfermería y entraron un chico y una chica vestidos con el uniforme del instituto. La chica no era muy alta y tenía el pelo corto y de color negro, por su aspecto parecía tener la edad de Ken. El chico era algo más alto que la chica, tenía el pelo bastante corto y de pelo castaño que le dejaba ver una gran frente. Los dos se quedaron sorprendidos al ver a Ken y a Toni, el cual no conseguían ver su cara con claridad ya que la visera de la gorra se lo impedía. Al ver a Chizuru reaccionaron.

- ¡Izumi-chan!- Dijo la chica mientras se acercaba a la camilla.- ¿Estas bien?
- ¿Quiénes sois? ¿Qué le ha pasado a Izumi?- Preguntó el chico.
- Mi nombre es Ken Amada, soy el primo de Chizuru.- Contestó Ken. Toni parecía estar sumido en sus pensamientos y no prestó atención a los recién llegados.- Y él es un amigo mío que ha venido de visita. Estábamos enseñándole la ciudad y a Chizuru le ha dado un golpe de calor… menos mal que estábamos cerca del instituto y pudimos dejarla aquí para que descansará.
- Ah vale… Mi nombre es Naoki Konishi, pertenezco al Comité de Salud del instituto y soy compañero de clase de Izumi.
- Yo me llamó Ayane Matsunaga, también pertenezco al Comité de Salud y también soy compañera de clase de Izumi-chan.
- Encantado de conocerles, espero que Chizuru no les cause problemas en clase.

En ese momento Chizuru despertó y se sorprendió en verse en la enfermería del instituto y de ver a Ken, Toni, Ayane y Naoki.

- ¿Qué… ha pasado?
- Sufriste un golpe de calor y te desmayaste cerca del instituto y nosotros te trajimos hasta aquí.- Dijo Toni en un tono serio sin dejar de mirar el suelo.
- ¿De verdad?- Pregunto extrañada mirando a Ken.
- Sí.- Le contesto guiñándole el ojo derecho.
- Siento haberos preocupado.- Chizuru entendió lo que Ken intentaba decirle.- Konishi-kun, Matsunaga-chan, ¿que estáis haciendo aquí?
- Hemos venido para hacer el inventarió de las cosas de la enfermería, para asegurarnos que no falta nada.
- Ah…

Después de charlar un poco con Ayane y Naoki, Toni, Chizuru y Ken, se marcharon junto con Koromaru de vuelta a casa de los Izumi. Por el camino Toni y Ken explicaron a Chizuru lo sucedido, que era la Hora Oscura y porqué aquellos dos con los que hablaba se convirtieron en ataúdes, sobre las Personas y los SEES además de que no podría hablar a nadiea de eso. “Así que… las cosas que me explicó Ken-kun eran verdad…” “Sí”. Por su parte, Naoki y Ayame no podían evitar la sensación que conocían al muchcho de la gorra roja.

Personajes aparecidos en el Capítulo 18

Naoki Konishi:

Naoki era un estudiante de Primer curso en el Instituto Yasogami, ahora va a Segundo. Era el hermano de la segunda víctima de los asesinatos de Inaba. Naoki pertenecía al Consejo de Salud del Instituto donde conoció al Protagonista de Persona 4.

Ayane Matsunaga:

Ayane era una alumna de Primero (ahora de Segundo) en el Instituto Yasogami y también pertenece a la Banda Sinfónica del mismo Instituto tocando la tuba. Era muy timida y se dejaba pisotear por los demás hasta que conoció al Protagonista de Persona 4.

Personas aparecidas:

Cerberus

Persona de la Strength Arcana (La Fuerza) y Persona de Koromaru. Tiene hechizos de Fuego y Oscuridad (Mudo, Mamudo) capaces de causar la muerte instantanea del enemigo. Esta basado en el Cebero de la mitologia Griega, el guardian del Hades.

Kala-Nemi

Persona de la Justice Arcana (La Justicia) y Persona Definitiva de Ken Amada. Posee hechizos de elemento Rayo, de elemento Luz (como Hama o Mahamaon, que causan la muerte instantanea del enemigo) y curativas. Esta basada en una deidad pre-vedica que representaba la Fortuna.

Capítulo 19: La Niña a la Orilla del Río Bajo el Cielo Estrellado

Los cuatro llegaron a la residencia de los Izumi, Koromaru se quedó en su caseta ya que estaba cansado por el combate de la tarde. Al llegar la señora Izumi les preguntó cómo les había ido el paseo y que faltaba un rato aún para que la cena estuviera lista.

Chizuru, exhausta tras su primera experiencia en la Hora Oscura, quiso darse un baño para así quitarse el cansancio y ese sudor frío que aún notaba en su cuerpo. Ken y Toni se sentaron en la sala de estar, Ken recostado en un sofá y Toni sentado en una butaca y Toni le preguntó la mejor forma de llegar a Iwatodai. Este le dijo que lo mejor sería ir en autobús hasta Yaso-Inaba y después allí coger el tren. Al oír eso Toni decidió que al día siguiente se marcharía junto a Naomi, si esta se hubiera despertado. Tras unos minutos la señora Izumi entró en la habitación.

- Que, Toni-kun, ¿te ha gustado la ciudad?
- Sí, es bastante agradable y “tranquila”… ¿Verdad, Ken?
- Sí. Je, je, je…
- ¡Oh! ¿De verdad? Me alegro…- La señora Izumi se quedó mirando fijamente a Toni.- Toni-kun, te noto algo extraño…
- ¿Eh? Ha sí, he pasado por el peluquero.
- Tía, ¿han despertado los dos de arriba?
- La verdad es que no, siguen durmiendo.
- Señora Izumi…
- Toni-Kun, llámame Mayu, “Señora Izumi” me hace sentir muy mayor.- Le cortó sonriendo.
- Bueno… vale… Mayu, ¿Queda mucho para la cena?
- Sí, queda un rato aún. ¿Por qué?
- Me gustaría salir a tomar el aire antes de cenar.
- Sí, no hay problema.
- Ah, y puedo hacer una llamada.
- Sí, claro.- Tras decir esto la señora Izumi salió.
- ¿Dónde vas a llamar, Toni-san?
- A casa.
- ¿Casa?
- Sí, a la Residencia… Por cierto… ¿Ya deben ser las vacaciones de verano?
- ¿Vacaciones de verano? Toni-san, si las clases comenzaron hace dos semanas.
- ¿Dos… semanas? Pero si… no lo entiendo… Yo pensaba que pasé unos dos meses en el mundo de Naomi…- Toni intentó dar una explicación a la situación pero no se le ocurría nada.- ¡Agh! Da igual, lo que sea.

Toni se dirigió al pasillo de la entrada donde, encima de un mueble donde se guardaban los zapatos, se encontraba el teléfono. Al llegar se sacó una tarjeta del bolsillo buyate de su pantalón donde estaba escrito el número de la Residencia y llamó. Tras sonar unos cuantos tomos alguien contestó:

- ¿Quién es?- Preguntó una voz femenina.
- ¿Es la Residencia Iwatodai?
- Sí, sí lo es.
- Esta Sebas.
- ¿Sebas?
- Perdón, discúlpame, quería decir si esta Sebastián.
- Ahora mismo no. Sí ahora mismo acaba de llegar.
- ¿Dígame?- Contestó una voz masculina.
- Sebas, soy yo.
- Señorito, ¿es usted? ¿Dónde ha estado?
- Es un poco largo de explicar, ya te lo diré cuando vuelva.
- De acuerdo, ¿Dónde está ahora?
- Estoy en una población rural llamada Inaba.
- En Inaba, que curioso… ¿Quiere que vaya a buscarle?
- No hace falta, mañana nos marcharemos. Creo que se puede llegar a Iwatodai en tren… Por cierto Sebas… ¿Cuánto hace que me fui?
- Mañana hará una semana. Por cierto, ha dicho “¿Nos marcharemos?” ¿Hay alguien con usted?
- Ah sí, conmigo habrá una invitada.
- ¿Invitada?
- Sí, es algo raro pero vendrá una chica conmigo. Asegúrate de preparar una habitación para ella.
- De acuerdo.
- ¿Ha habido algo nuevo por ahí?
- El día en que se marchó llegaron dos de los tres residentes, la senyorita Satonaka y el señor Hanamura. La senyorita Amagi no ha podido venir.
- Eehh…
- No se leyó los informes.
- No… ¿La que ha contestado era una de ellos?
- Sí, era la senyorita Satonaka.
- Bueno, pues eso, nos vemos mañana.
- De acuerdo, hasta mañana, Señorito.

Toni colgó y se dirigió de nuevo a la sala de estar y le dijo a Ken que ya había llamado y que se iba a dar una vuelta con Koromaru. Entonces Toni salió por la puerta, miró que estaba empezando a anochecer y se dirigió, junto a Koromaru, hacía…

Mientras tanto en la Comisaría de Policía de Inaba, en una sala de interrogatorios se encontraban Kanji y Yukiko sentados en dos sillas y estaban acompañados por un agente. En ese momento entró Ryotaro Dojima. Este hizo salir al agente y se sentó enfrente de los dos chicos.

- No hacéis nada más que meteros en líos…
- Perdón, Dojima-san…- Contestó Kanji mientras Yukiko no dejaba de mirar hacia abajo.
- ¿Podéis decirme que ha sucedido esta tarde con el furgón?- Al oír esta pregunta Kanji no pudo evitar mirar hacia otro lado.- Venga, decidme que sucedió.
- Dojima-san… es algo sobre lo que no podemos hablar…
- Ah, entiendo…- Dojima se levantó y accionó un interruptor que había en la pared y abrió la puerta para decirle al agente que hacía guardia fuera que se marchase por unos minutos y después volvió a sentarse en su silla.- He apagado el sistema de grabación y no hay nadie que pueda oírnos… ¿Es algo relacionado con eso de las “Sombras” y las “Personas”?
- Sí, Dojima-san…
- Contadme que ha sucedido.
- Estábamos paseando, Yukiko-senpai y yo, cuando de pronto algo extraño sucedió. El ambiente cambió de repente y aparecieron unos tipos vestidos de camuflaje y armados. Abrieron el furgón y se llevaron a alguien que había dentro.
- Pero los guardias del furgón no vieron nada de eso.
- Dojima-san, todas la gente que había alrededor se convirtieron en unos extraños ataúdes.
- ¿Y vosotros dos no? ¿Fuisteis los únicos en no convertiros en esos “ataúdes”?
- No… Hubo alguien más… Esos tipos nos vieron y uno se quedó atrás para eliminarnos. Ese tipo uso unas Sombras a las cuales me enfrenté para proteger a Yukiko-senpai ya que no podemos usar nuestras Personas fuera de la televisión.
- ¿Y las vencisteis?
- No, no pude hacer nada contra ellas… Pero algo sucedió cuando estaban a punto de acabar conmigo…
- ¿El qué?
- Apareció un perro…
- ¿Un perro?
- Sí, un perro blanco de ojos rojos que se enfrentó a las Sombras usando una Persona… y después llegó un chico que también uso una Persona.
- Pero no decíais que no se podían usar Personas fuera del mundo de la televisión.
- El chico uso una especie de pistola que al dispararse en la cabeza hizo aparecer su Persona…
- Sorprendente…
- Sí, pero eso no fue lo más extraño.
- Ah, ¿no?
- No. Al chico y al perro se les escapó una de las Sombras y venía para atacarnos y de pronto…
- Apareció Toni-kun…- Interrumpió Yukiko que en todo ese tiempo no había dicho nada.
- ¿Cómo? ¿Te refieres a mí sobrino?
- Eso creemos Dojima-san- Continuó Kanji.- Aquel que parecía Senpai fue llamado por el otro chico “Toni-san”…
- Eso no quiere decir que sea él, puede ser alguien con el mismo nombre…
- No Dojima-san ya que ese “Toni” usó a Izanagi.
- ¿Izanagi? ¿Qué es Izanagi?
- Izanagi era la primera Persona que usó Toni…- Dijo Yukiko.- Él tenía la habilidad de usar muchas Personas, era el único de nosotros en poder hacerlo, pero Izanagi fue la primera que usó…
- Y además, Dojima-san, ese “Toni” también tenía esa misma habilidad. Delante de nosotros usó a otra Persona para curarme.
- ¿Y cómo es que no se quedó con vosotros?
- Dojima-san… es posible que Senpai haya perdido la memoria pues parecía no conocernos…- Dijo en tono preocupado Kanji.
- También parecía que el niño conocía a Toni-kun… y que él lo conocía… de hace dos años…
- Todo esto es muy extraño… Cambiando de tema, ¿lograsteis ver a la persona que se llevaron del camión?
- No.- Respondieron los dos.
- Pues esa persona era…


Toni y Koromaru llegaron a la planicie del río Samegawa, ya había oscurecido y el cielo estaba plagado de estrellas, sin una nube, sin un rastro de contaminación. Los dos bajaron hasta cerca de la orilla y se tumbaron sobre la hierba, Toni miró hacia el cielo y se puso a pensar mientras oía el sonido del agua.

Durante unos minutos Toni estuvo mirando al cielo y centrándose en el sonido del río hasta que oyó algo más. Toni creyó oír el llanto de alguien cerca de allí y decidió ir a comprobar que podía ser.

Toni y Koromaru anduvieron unos metros hasta llegar cerca de la orilla donde vieron a una niña de unos ocho o nueve años rodeada de luciérnagas, la niña era la que lloraba. Toni se le acercó.

- ¿Se encuentra bien, Pequeña Dama?- Dijo Toni con un tono amable la niña se giró y se sorprendió al verlos, Toni seguía llevando la gorra y ella no lograba verle la cara con claridad.
- Sí, me encuentro bien.- Le contestó mientras se secaba los ojos con sus mangas.
- ¿Qué haces aquí? ¿Estás sola?
- Papi, va a llegar tarde de trabajar y he venido a ver las luciérnagas.
- Ah. Y tú mama.
- Mí mama está en el Cielo.
- Ah. Lo siento… No quería…
- No pasa nada.

Al ver la expresión de tristeza en la cara de la niña, Koromaru, se acercó a ella y empezó a rozarle el costado ya que le llegaba a esa altura. La niña pareció asustarse por la reacción del perro.

- No, te preocupes, Pequeña Dama.- Le dijo Toni sonriendo.- Koromaru no quiere hacerte daño.
- Guau.

La niña, tras oír las palabras de Toni, se tranquilizó y empezó a acariciar la cabeza de Koromaru. “Hola, Koro-chan”. Tras esto Los tres se sentaron a hablar. Toni notó la soledad que sentía la niña, una soledad por la falta de su madre y las ausencias de su padre.

- Pequeña Dama…
- ¿Por qué me llamas “Pequeña Dama”?
- Pues… porqué eres “Pequeña” y eres una “Dama” ¿No?
- Sí, es verdad.- Asintió la niña sacando la lengua.
- Je, je, je. ¿Vivís solos, tú papi y tú?
- Sí… bueno hace poco vivía con nosotros mi Hermanito…

Al oír la palabra “Hermanito” Toni tuvo una extraña sensación y se acordó lo que le sucedió en su enfrentamiento contra Nyx. Cuando empezó a oír las voces de gente que no conocía y una de ellas dijo esa misma palabra: “Hermanito”. Pero supuso que era casualidad.

- ¿Tu hermano? ¿Ya no vive con vosotros?
- No, el año pasado, mi Hermanito, vino a vivir con nosotros, pero hace poco se marchó para estar con sus papis.
- No lo entiendo.
- Mi Hermanito es el hijo de la hermana de mí papi.
- Ah…- “Era su primo, no su hermano…”.
- Me gustaría que volviera…
- Bueno, se va haciendo tarde. ¿Quieres qué te acompañe a tu casa?
- Gracias.- Sonrió la niña.

Toni y Koromaru acompañaron a la niña hasta su casa. Por él camino la niña no dejó de jugar con Koromaru y al mirarla, Toni, sentía un sentimiento de felicidad, pero no sabía el por qué. Al llegar a la calle en donde vivía la niña Toni se despidió de ella.

- ¿Volveremos a jugar juntos?
- Lo veo difícil, mañana he de marcharme.
- Oh, qué pena…- La niña mostró una gran tristeza en sus ojos.
- Pero podrás seguir jugando con Koromaru.
- ¿De verdad?
- Guau.
- ¡Yay!- Gritó contenta mientras acariciaba a Koromaru.- Pero… me gustaría volverte a ver a ti también…

En ese momento una voz resonó en la cabeza de Toni:

“Yo soy vos y vos sois yo…
Tenéis nuestra bendición para
crear Personas de la Arcana de la Justicia…”

Mientras en su mente se dibujó la carta de Tarot de la Justicia. “¿Un enlace?”

- No te preocupes, Pequeña Dama, algo me dice que nos volveremos a ver…
- ¡Bien! Mi nombre es Nanako Dojima.
- Je, je, je…

Toni se quitó rápidamente la gorra y se la puso a Nanako, haciendo que no le diera tiempo a verle la cara y cuando se la colocó bien Toni ya estaba algo alejado de ella. Cuando Nanako intentó fijarse en Toni esté le gritó.

- ¡Mi nombre es To…!

Pero en ese momento un coche pasó y sus faros cegaron a Nanako y el ruido de su motor impidió que oyese el nombre de Toni. “Bueno, ya se lo preguntaré cuando vuelva a verle.”. Nanako entró en casa contenta y tocando la gorra que su nuevo amigo le había regalado. Toni y Koromaru se marcharon hacía la casa de los Izumi.

Un poco más tarde Dojima llegó a casa acompañado de Yukiko y Kanji que querían ver a Nanako ya que su padre les dijo que se sentía un poco sola. Cuando entraron se encontraron con una Nanako muy contenta yendo de un lado para otro preparando la mesa para cenar.

- ¡Hola Papi! ¡Oh, también han venido Yuki-chan y Kanji-chan!
- Hola Nanako, perdóname por llegar tarde.
- No pasa nada.

En ese momento algo llamó la atención de Yukiko. Encima del mueble de la entrada había una gorra roja con llamas amarillas, era la misma gorra que llevaba esa misma tarde aquel que se parecía a Toni. Entonces Yukiko recogió la gorra.

– Kanji-chan, ven y ayúdame.
- Vale, vale, Nana-chan.
- Jo, jo. Que contento estoy de ver así a Nanako.
- Dojima-san.- Dijo Yukiko con la gorra en sus manos.
- Sí, Amagi.
- Esta gorra… es la que llevaba Toni esta tarde…
- ¿Cómo? Pero, ¿de dónde ha salido?
- Tal vez… él ha estado aquí…
- Nanako.
- Sí Papi.
- ¿Ha venido alguien?
- No.
- Entonces.- Dojima cogió la gorra de las manos de Yukiko.- ¿De dónde ha salido esta gorra?
- Ah, me la ha regalado un nuevo amigo que hice esta tarde. Tiene un perro graande y blanco llamado Koromaru, yo le llamó Koro-chan, y además me llamaba “Pequeña Dama”. Je, je, je.
- ¿Sabes cómo se llamaba?
- Nop.
- Y… ¿Le has visto la cara, Nana-chan?
- No, Yuki-chan, todo el tiempo la gorra le tapaba la cara y cuando me la dio no pude vérsela porqué un coche me cegó. ¿Por qué me lo preguntáis?
- Por nada.- Respondió Dojima para no preocupar a Nanako.
- ¿Qué sucede, Yukiko-senpai?- Preguntó Kanji que no entendía nada de lo que estaba sucediendo.
- Kanji-kun, no te suena esta gorra.
- Uhm…- Kanji miró atentamente la gorra y de repente en su mente se repitió la escena en la que esa misma gorra cayó cerca de él.- Esa gorra es…
- No digas nada. Sí, creo que es la de él y además Nana-chan también ha visto al perro blanco. Sí en verdad es Toni-kun es muy extraño que no le dijera nada a Nanako…

Mientras tanto, en la habitación de Chizuru, Naomi empezó a recuperar el conocimiento. “¿Dónde estoy? Toni, ¿Dónde estas?”. Poco a poco empezó a abrir los ojos y a medida que su vista se aclaraba empezó a distinguir la figura de un chico rubio tumbado así lado, con el torso desnudo y mirándola fijamente mientras apoyaba la cabeza sobre su brazo derecho.

- Hola, Naomi-chan… ¿Has dormido bien?

Al poco tiempo Toni y Koromaru llegaron a la casa de los Izumi. Toni entró en la casa y de repente se escuchó un grito proveniente del piso de arriba.


Continuación del fic en el siguiente Post/Paguina.



Ultima edición por izanagi33 el Vie Sep 24, 2010 2:10 am; editado 3 veces





Saixion Mensaje Sab Mar 13, 2010 10:08 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

spain.gif
Desde: 29 Nov 2009
Mensajes: 280
Sexo: Sexo:Masculino
Edad: 24
3.0
Título del mensaje:
El final fue un poco forzado y tienes varias faltas de ortografia...pero nada grave.

Sobre el capitulo e de decir que espero que Toni vuelva al otro mundo.Me gustaria mucho que haya re-encuentros




¡Seguidnos en twitter!
Se supone que somos graciosos.

@OtakusCabreados
Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas