Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Que te parecio el fic hasta el momento?
 
Muy bueno, espero el siguiente: 78%
Buena historia, no tan buena narración: 8%
Buena narracion, no tan bueno historia: 0%
Continuala, puede mejorar o ser interesante: 14%
Déjalo T^T: 0%
Total de votos : 50
 
» La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Autor Mensaje
Sayara Mensaje Mie Ago 01, 2012 1:47 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 24
0
Título del mensaje: La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Hola a todos^^

Pues mi nombre es Sayara, y hace bastante que no aporta nada al foro. Hace tiempo que no paraba de subir dibujos de 5 elementos, pero eso cambio... R.I.P Excaner T^T.

Bueno, pero pasando a otra cosa... mientras dibujaba se me fue ocurriendo una idea para un fic. Tengo varios capítulos escritos, pero ahora prefiero saber que opina la gente de él para saber su vale la pena.

En él, únicamente utilizare el nombre, aspecto (más o menos) y carácter de los personajes. Esto quiere decir que por ejemplo Kaji no conocerá a Zap desde el principio, incluso Magnolia no es tal y como aparece en el manga. Tiene un estilo realista, sentimental y futurista (pero no de naves espaciales).

Como los capítulos son bastante largos, los dividiré en varios. Espero que os guste Sonrisa

Sinopsis: La humanidad ha cambiado. Ya no es bañada por el sol y ahora la civilización se ha traspasado a vivir bajo la fría piedra. Kaji, un adolescente de 15 años, piensa que puede haber algo mas aya del cielo de hormigón de su ciudad... y no se equivoca.



Capitulo 1: La cuidad del cielo gris

Eran las 11,30. La temperatura era la misma que ayer, y de antes de ayer, y que todos los días. En las calles miles de personas caminaban por las aceras juntos a coches que por culpa de los atascos parecían que estaban aparcados. Los edificios grises se levantaban todos hasta casi la misma altura de más o menos 4 plantas. Y en la escuela un alumno miraba distraído por la fría ventana. Miraba el mundo que lo rodeaba, un mundo frío, artificial y hecho por el hombre a su comodidad. Miro el cielo y pudo ver como el manto gris cada día se acentuaba más y se quitaba los restos de pintura azul que hubo hace ya años. Aquello era su cielo, un gran techo de hormigón mal pintado. El pueblo se encontraba dentro de una caverna subterránea, a miles de kilometros de lo que una vez fue llamada superficie terrestre. Los humanos habían sido condenados hace años a buscar refugios en el interior de la tierra, desde que exploto el sol, y buscaban el calor del núcleo, con los años, las ciudades han tenido que ir bajando para buscar ese calor y energía tan apreciados. En la actualidad, la humanidad sobrevive en cavernas artificiales donde se crean los llamados pueblos. Los pueblos se encuentran conectados atreves de galerías, pero como es muy fácil perderse y son peligrosas, están prohibidas para los civiles. Deben de coger los vehículos donador por la capital. Aquella era a la vida que se había resignado la humanidad, una vida sin futuro donde lo que importaba era seguir vivos, cueste lo que cueste, y creando sin parar nuevas y prosperas generaciones. Y un niño de esas nuevas generaciones es Kaji.

Kaji tiene 15 años, y la mayor parte de su vida la ha vivido en la capital. Pero por el trabajo de su padre han tenido que mudarse al pueblo Beluga, una caverna perdida y de varios cientos de años de antigüedad, aunque no es muy poblada. El ambiente era muy diferente al de su capital. El cielo, o mejor dicho el techo de la capital era pintado cada año, dando la sensación de un cielo azul con ligeras nubes. Aquí esa pintura se cae poco a poco. La idea de la pintura era para que los habitantes no sintiesen tanta tristeza, eso es lo que dice el gobierno. Pero son solo robots, trabajan y no piensan, los edificios grises, las formas rectan los han convertido en gente sin ambiciones.

Las horas pasan para Kaji y en su nuevo colegio. Pasa de un aula a otra casi sin vida, sin ganas de aprender lo que realmente ya sabe. Cuando oye el timbre de salida es un alivio para él. Sale por la puerta solo, no ha hecho amigos allí, y camina hacia el parque. Un área de poco más de cincuenta metros cuadrados con siete arboles césped artificial y poco más. Kaji se sienta debajo de uno de esos arboles y mira hacia arriba. Los pájaros vuelan sin dirección, fueron criados aquí solo para dar ambiente. Las hojas de los arboles permanecen quietas por la falta de viento, y el césped es duro. Kaji mira a ambos lados y comprueba que nadie le mira, y agradece la ventaja de vivir en un pueblo donde casi nadie se interesa por asuntos ajenos. Coge su mochila y saca un libro, un libro que podría desenfrenar el caos, animar a los anarquistas y meterlo en la cárcel. Ese libro se llama Gea. Un libro que le regalo su tío años atrás, cuando solo era un crio de apenas cinco años que soñaba un mundo más allá de las frías rocas. En el libro se hablaba de lo que una vez fue el desconocido exterior. Describe cielos que cambian de colores y nubes que viajan y dejan caer agua cada cierto tiempo. De lugares no creados por el hombre donde los arboles se elevaban hasta el cielo sin preocupaciones. Donde la comida salía de la tierra y existían animales libres y salvajes. Un mundo con el que Kaji siempre soñó. Kaji desea poder ver ese mundo, pero se ha perdido hace tiempo, incluso la galería que lleva a la superficie se han perdido. Quienes lo intentan acaban perdidos en el laberinto y mueren de hambre o sed. Pero Kaji puede soñar.

Aun no sabe muy bien por que el gobierno no acepta esa clase de libros. Apenas da información sobre el exterior, y la que da es muy escasa y poco fiable. Kaji estaba leyendo el capitulo llamado “Sajara” un lugar donde la rocas no son grandes y frías, sino pequeñas y calientes. Casi sin darse cuenta suena la alarma de la noche, es la alarma que avisa que es hora de irse a casa, que empieza el toque de queda. Según el libro, antes los humanos se guiaban a trabes del sol para organizarse el tiempo, pero ahora eso ya no existe y utilizan las alarmas colocadas en varios puntos de la cuidad para avisar de las horas.

Kaji llega a casa. Su madre Karol esta acabando de preparar la cena. Sacar la comida ya hecha del congelador y la meter en el microondas. Casi nadie sabia de donde procedía esa comida, solo que ya aparecía hecha en el supermercado. Karol deja tres bandejas encima de la mesa. Tampoco hoy su padre vendría a cenar. Su padre Ember Llamaviva, era el responsable de Beluga, y pasaba muchas horas fuera de casa, aunque a su madre no le gustase. Pero Kaji lo prefería así. Desde hace mucho, la relación con su padre era casi nula, apenas hablaban e intentaba encontrarse lo menos posible. Lo más normal es que se encontrasen a la hora de comer en algún día de la semana. Kaji cena tranquilo y se va su cuarto. Sigue leyendo aquel libro como si fuese la primera vez, leyendo una y otra vez las descripciones de aquellos fantásticos lugares y deseando verlos algún día.

Kaji durmió aquella noche acurrucado en su cama deseoso de que el día de mañana cambiase, pero no fue así. Otro día igual, las mismas personas, las mismas tareas y obligaciones, el mismo techo gris… Kaji sentía que cada vez estaba peor por dentro. Pero un día algo cambio. Acababa de salir del colegio y se dirigía al parque para volver a leer el capítulos sobre un sitio llamado Everest, y mientras caminaba por la calle y estaba hundido en sus pensamientos, noto como su hombro derecho chocaba con alguien, casi no tuvo tiempo a pedir perdón cuando oyó a una mujer decir “cuidado idiota” y ver como aquella extraña silueta de melena azul se mezclaba entre la gente.

Pero por la noche fue cuando realmente lo paso mal. Cuando llego, su padre se encontraba en el sofá de casa esperándole, eso no era nada bueno. Se había enterado de que no había entregado un trabajo sobre la forma de gobierno para la comodidad de los ciudadanos. Kaji no creía en esa comodidad, al menos para él no era así, y prefirió no hacer la redacción antes que hacer una negativa y que podría afectarle. Su madre había intentado ocultar la noticia a su marido, como solía hacer últimamente, no quería más gritos en aquella casa, pero la profesora también llamo a Ember. Los gritos se alargaron más de media hora. Ember defendía al rey, la capital y el esplendido trabajo que acarreaban, y Kaji que no estaba de acuerdo con esa idea. Para Ember aquel hijo no era más que un desviado sin sentido de lo correcto. La discusión acabo con Kaji encerrándose en su cuarto, su hermano pequeño Chip en el suyo donde llevaba desde el principio de la pelea, su padre en el salón sentado en el sofá y su madre fregando los platos en un intento de distraerse. Kaji se arto y grito todo su odio apretando la almohada contra su cara. Aquello acabaría aquella noche.


Capitulo 1.2: El laberinto


Cogió su mochila y metió algo de ropa, también algunas provisiones que tenía en la habitación, y por supuesto su querido libro. Se marcho a media noche, cuando el resto dormía. En la calle no había absolutamente nadie, el toque de queda era para todos, menos para los soldados de guardia que seguramente estarían medio dormidos. La puerta principal de la caverna que daba a la capital estaba vigilada y cerrada por dos enormes puertas de madera, pero Kaji había descubierto hace mucho otra salida. En una vieja casa abandonada, tras una estantería de madera casi podre, se escondía una agujero de algo más de un metro que daba a las galerías del laberinto. Puede que en pasado aquello fuese un viejo camino de contrabando, pero ahora era una salida para ir al capital junto a su tío Benjamín. En el suelo aun quedaban marcas que antaño servían para no perderse en la oscuridad. Estaba muy cerca del túnel principal, en ocasiones se podía ver a trabes de los numerosos huecos que unían los túneles. Poco a poco fue recorriendo las galerías, pero faltaba mucho para llegar a la capital y seguramente tendría que descansar en algún momento, y cuando noto que sus pies pedían un descanso paro y se tumbo pegando la espalda contra las frías rocas. Aquel no era el mejor lugar para descansar, pero no habría nada mejor en varios kilómetros. Estaba todo en completo silencio, podía ver levemente el pequeño camino por las setas luminosas que crecían cerca de él, y no muy lejos se encontraba el camino principal, que como era natural se encontraba desierto. Descanso casi dos horas comiendo lo que había preparado y guardado en su mochila, recogió su pequeño campamento y se dispuso a continuar, pero poco a poco oyó los murmullos, unos leves murmullos del túnel principal. Se pego la espalda bien fuerte a la pared y miro levemente por uno de los surcos de esta. Dos soldados caminaban juntos y armados por el camino hablando de tonterías.

Menos mal, solo es una guardia” pensó Kaji para su alivio. Cuando se dispuso a continuar, su mala suerte hizo que golpease una pequeña roca que cayo rodando por el túnel provocando un ruido casi inaudible para el oído humano, pero no para los soldados equipados con la última tecnología.

-¿Quién anda ahí?- grito uno de los soldados mientras preparaba su arma y la apuntaba a la dirección del ruido. El otro soldado lo imito. Kaji, paralizado por el miedo, no sabia enfrentase al castigo que le caería por romper varias leyes o intentar escapar. Opto por la segunda. Se intento deslizar por otro túnel lo más sigiloso posible, pero en cuanto empezó a caminar los soldados dispararon creando varios surcos en la fina capa de tierra que los separaba. Kaji inevitablemente soltó un pequeño grito por aquel acto tan repentino, pero no sirvió para más que confirmar a los soldados su posición- Lo sabia, vamos a por él- dijeron mientras caminaban a aquel túnel. Kaji sin ni siquiera pensarlo, empezó a correr. Corrió metiéndose por todos los túneles que encontraba, con luz o sin ella, corrió aunque tropezase con las piedras del suelo, corrió aun que las pisadas de los soldados ya no se oyesen, corrió por puro temor.

Solo dejo de correr cuando su mente asustada puedo hacerse una simple pregunta. “¿Dónde estoy?”. Se encontraba en un túnel casi oscuro, de piedra erosionada y suelo irregular, y que apenas se podía estar de pie sin chocar contra el techo. Kaji se dejo caer por el agotamiento y pensando en la situación ahora suicida que se encontraba. No se acordaba de como llego hasta allí, ni recodaba ningún túnel en concreto. Su familia no sabia que estaba en los túneles y era el último lugar que buscarían. Ahora se encontraba solo, perdido y sin casi comida y en aquellas condiciones no duraría ni dos días. Kaji empezó a camina y comenzó su búsqueda por encontrar una salida. Aquello casi le volvió loco. Continuamente las mismas piedras, idénticas y desesperantes, todas con surcos que unían a túneles y cavernas desiertos. No sabía si aquel túnel lo pasó anteriormente y si caminaba simplemente en círculos. Por suerte encontró una caverna con un foso de agua que hizo que recobrase un poco los ánimos, pero tenia que continuar. Al segundo día ya se encontraba en un estado deplorable. Sus zapatillas se habían roto por culpa de algunas rocas afiladas, y su ropa se había manchado tanto de barro como de oxido de las piedras. Su hambre era atroz, y el milagro del foso no se volvió a repetir. Pero seguía adelante, era lo único que podía hacer. Cuando se iba a dar por vencido, consiguió oír un ruido, un ruido sordo y embrutecedor que le empujo a seguir, y cuando vio de donde procedía, no sabía si llorar o reír. Delante suya, un poco más debajo de sus pies, se encontraba una caverna militar. Podía ver un extraño terreno con vejas de alambre de espino electrificado. En su interior pequeños edificios grises y grandes cilindros metálicos con miles de tubos. Había varios soldados haciendo guardia en sus instalaciones, todos con las armas preparadas. Ir allí y dejarse ver podría ser como condenarse. Podrían pensar que estaba allí para robar información o cualquier cosa, o simplemente pegarle un disparo por precaución. Pero podía seguir el camino que llevaba a aquel lugar y que seguramente unía con ciudad Leona. Poco a poco, se movió hasta situarse en un túnel cerca de la verja de entrada vigilada por dos guardias. Ahora no cometería el mismo error que anteriormente, vigilara sus pies y no dejaría que le entrase el pánico. Pero antes de pasar al siguiente túnel para largarse de allí, pudo oír algo extraño. Su instinto le obligo a ir un poco atrás y mirar por un surco de casi un metro de anchura. Escondido entre las tinieblas, vio un camión militar acercarse a la verja que venia del exterior de la cueva. Había varios símbolos dibujados en la lona que tapaba el interior del camión, alguno como el símbolo del rey eran fáciles de reconocer, pero otros no tanto. Los soldados dieron el stop al conductor y esté obedeció. Un soldado fue a comprobar la mercancía poniendo detrás del coche y levantando la lona, e informo a su compañero de que no había nada sospechoso. Este pulso el botón para que la puerta se abriese, pero no fue hasta que se abrió de todo cuando sucedió lo verdaderamente increíble.

Kaji le pareció ver una luz, en uno de los surcos enfrente suya, una luz rápida y roja y en poco más de un segundo el soldado de la verja caía fulminado en el suelo. El compañero antes de que se diese cuenta también había sido abatido y de aquel surco que se encontraba tan alto, aparecieron dos figurar que de un salto quedaron alado del camión. Eran altas y se cubrían con unas capas largas grises y capucha. El conductor intento arrancar el camión para huir, pero una de las figuras saco un arma de debajo de la capa y disparo sin dudar. Apenas tardaron en darse cuenta de la presencia de aquellos seres en las instalaciones, y todos los soldados intentaron atacarles. Pero la velocidad, agilidad y armas de aquellos eran superiores y pronto dejaron un manto de cadáveres a sus pies. En cuanto vieron que no venia nadie más, se dieron la vuelta y se dirigieron al camión. Kaji desde su escondrijo miraba la situación. Sin quererlo, la fina pared que lo ocultaba cedió ante su peso y lo dejo caer como un peso muerto rodando por la pared. Cayó de espaldas contra el suelo duro notado que le faltaba el aliento, pero cuando abrió los ojos, uno de los encapuchados lo apuntaba con un arma. El laser marcaba su frente como diana y apenas temblaba el pulso del tirador. Se acabó huir, se acabó esconderse, ahora toca dar la cara.

- ¡Espera!, yo solo…-grito antes de oír un gran pitido que provenía del recinto y como en un segundo una gran explosión se dirigió hacia él y los atacantes con intención de tragarlos. Lo único que puedo hacer fue levantar sus manos indefensas ante el fuego que lo envolvía.




Capitulo 2: Despertar


Despertó levemente un par de veces, ninguna lo suficiente como para percatarse de lo que sucedía a su alrededor. Finalmente, abrió los ojos con esfuerza un día. El dolor por culpa de la tenue luz lo forzaba a volver dejar caer sus parpados varias veces. Consiguió acostumbrarse al cabo de 20 minutos interminables y con cuidado miro donde se encontraba. Una habitación que en su momento fue completamente blanca pero que ahora las paredes eran decoradas con humedades. Ni una sola ventana. Kaji se encontraba en una camilla de sabanas algo amarillentas, cada vez que hacia un leve movimiento la cama chirriaba como si estuviese oxidada. Al lado de la camilla, una mesa con objetos quirúrgicos que no parecían muy seguros y limpios. Comprobó el estado de su cuerpo. Estaba bien, salvo ciertas heridas hechas en el laberinto que eran las galerías. Pero al recordar la explosión, no pudo evitar mirar sorprendido sus desnudas manos, limpias y perfectas, sin manchas ni dolor alguno. Aquello era muy extraño, debía de irse de allí. Al incorporarse escucho el picaporte girar y ni tiempo le dio a reaccionar cuando entro una joven.

-¿Ya te has despertado?- dijo una dulce voz proveniente de aquella joven de cálida sonrisa. Entro con seguridad en la estancia, con paso decidido y porte alegre. Poso otra bandeja llena de objetos de primeros auxilios en donde antes estaba la de objetos quirúrgicos y esta la puso en la cama. Kaji sorprendido no dijo ninguna palabra mientras la observaba, no parecía peligrosa- déjame ver tus heridas por favor- dijo la joven, y algo sonrojada apoyo sus manso lisas y suaves en el torso del chico obligándolo a volver a acostarse. En ese momento pudo observarla con detención. Era de su edad lo más seguro. Su piel era blanca como las nubes pintadas del cielo, y sus labios de un leve color rosado. Su cabello también era de ese color, y liso y cortado recto por encima del hombro. Se sujetaba el flequillo con una pinza en forma de corazón. Sus ojos eran negros pero reflejaban un brillo casi hipnótico. Y un aro de oro perforaba su oreja derecha en forma de pendiente. Sus ropas no eran muy comunes, era una especie de bata blanca atada con un lazo por la cintura con un delantal con varios bolsillos. En el bolsillo que se encontraba en la parte izquierda del pecho, junto a un par de bolígrafos, pudo leer la palabra “Amor”. ¿Seria ese su nombre? No, muy ridículo. La joven hacia su tarea con gran habilidad aunque igualmente Kaji se quejase de las escoceduras provocadas por las cremas, pero ella siempre respondía con un leve perdón. Cuando termino, recogió las vendas apenas manchadas y no las tiro en la basura que se encontraba junto a la puerta, sino que empezó a cortar los cachos manchados y con el resto lo convertía de nuevo en un royo. Kaji no pudo ocultar su extrañeza ante tal acto, a lo que la joven muy avergonzada miro hacia otro lado y cambio de tema mientras seguía su extraña tarea- Bueno, has estado casi dos días durmiendo, ¿podría saber el nombre de mi paciente?- dijo de nuevo la joven con esa agradable sonrisa en sus labios.

- …Kaji, Kaji Llamaviva- dijo mientras volvía incorporarse. La joven se encontraba sentada en una cama de al lado y mantuvo silencio al escucharle, y no fue hasta que termino su tarea cuando dijo:

- Kaji…¿he? Será agradable no denominarte el chico del pelo rojo a partir de ahora- la joven se levanto y recogió en silencio el resto de aparatos, y las vendas limpias y las sucias- descansa, será lo mejor- dijo mientras se dirigía a la puerta de metal.

-¡Espera!- grito él antes de que se fuera. Parecía una persona agradable, y en aquel mundo no sobraban precisamente. La miro a los ojos con un toque de confianza por aquellos 5 minutos que habían pasado solos- ¿puedo saber tu nombre?-dejo su pregunta en el aire.

La joven lo miro por última vez, y curvando sus labios y enviándole una ojeada de cariño solo dijo.

- Amor…

Finalmente marcho de la habitación, dejando al joven solo, sorprendido, y tranquilo. Pero no por mucho tiempo. Pronto su cabeza empezó a funcionar como debía dándose cuenta realmente de su situación. No sabia donde se encontraba, ni con quien además de aquella joven, no sabia que paso con la explosión, y lo que puede que más miedo le diese era que llevaba cerca de cinco días fuera de casa. ¿Qué habrá hecho su familia? El plan era llegar a la Capital y avisarles por teléfono, pero ahora eso era imposible. Deben de haber dado la noticia de su desaparición a las autoridades. Si volvía algún día debía enfrentarse a un castigo, mayor a los que nunca se enfrento. Sacudió la cabeza y dejo caer sus piernas al lado de la cama, notando en la planta de los pies el frio mármol. Solo llevaba el pantalón así que empezó a remover todos los armarios de la pequeña habitación en busca de su ropa, pero no encontró nada. Se vio obligado a salir de la habitación con lo puesto.


Capitulo 2.1: ¿Un comienzo?

Al salir, vio que estaba un pasillo. No era muy grande pero todo era de metal y plástico azul, las paredes, el suelo y el techo, parecía mas unas instalaciones militares. Había varias puertas a los laterales también de metal, y en cada una estaba escrito un numero. En medio del pasillo había un carrito de los que se utilizan para echar la ropa sucia. Se acercó y consiguió una camisa amarilla. Con suerte saldría de aquel sitio sin que lo viesen. El pasillo se dividía en dos, uno solo tenia más puertas y no llevaba a ningún lado, el otro a una escalera de caracol que ascendía. Subió poco a poco con cuidado para escuchar si alguien se acercaba. Llego a otro pasillo más amplio e iluminado con puertas de madera. Cuando paso por delante de una puerta pudo oír murmullos de su interior, de varias personas que hablaban en tono bastante alto. No pudo vencer la curiosidad y empezó a escuchar, y en apenas un minuto, pudo oír suficiente como para saber que él era el tema de conversación “¿Qué vamos hacer con él” “¿No se quedara?” “¿Y si lo matamos y listo?”. Ya había oído suficiente cuando una presencia maligna y azulada apareció por sus espaldas. Patada en la espalda y el pobre Kaji abrió la puerta con su cara cayendo al suelo y provocando que la conversación cesase en el momento. Su agresor puso un pie sobre su espalda mientras aun estaba en el suelo obligándolo a no levantarse.

- He encontrado a un espía- decía mientras apretaba más el pie. Era la voz de un chico, sin duda alguna.

- ¡Kaji!- alguien grito. Cuando levanto la cabeza vio como la chica llamada Amor se dirigía a él rápidamente- No deberías levantarte aun de la cama- dijo preocupada. Cuando llego a su altura, dio un leve empujón al chico que lo tenia preso habiéndole saber que quería que lo liberase- ¡Aparta Nizo! No eres más que un bruto.

- ¿¡Qué!?, aun por encima que os salvo del espía ¿así me lo agradecéis?- Kaji lo miro bien con un poco de odio. De su misma edad, más alto que él. De cabello azul oscuro y corto, en su oreja también llevaba un pendiente. Su mejilla estaba tapada con una gasa grande. Vestía una sudadera azul oscuro y pantalones anchos negros. Parecía más un gamberro que otra cosa.

- ¡Cállate!- dijo Amor con una voz que casi ni se elevaba aunque su tono era de enfadada- Esta enfermo no puedes tratarlo así- Ayudo a Kaji a incorporase. Solo entonces puedo ver el panorama. Aquella habitación era muy diferente a los pasillos de metal. Era como una sala de paredes color crema y parquet. Bien iluminada pero sin ventanas. Era bastante grande y había varios sofás, sillones y muebles distribuidos perfectamente por la estancia. En el fondo había una gran mesa de madera brillante con cerca de diez sillas, casi todas vacías, menos por un par de personas que lo miraban sin saber muy bien que hacer- Voy a presentarte- dijo mientras le sostenía la mano y lo guiaba hasta la mesa. Eran cinco las personas sentadas en la mesa- Mira este es…

- ¡Amor!- grito el hombre que encabezaba la mesa. Un hombre de por lo menos treinta años, de cabeza rapada y vestido de chándal- Sabes que no puedes revelar información al enemigo- dijo serio. Puede que él fuese el que mandase en aquel lugar.
- Pero… yo solo…- dijo la joven en un intento de perdón, para ella Kaji ya no era un peligro.

- Lo se…- dijo el hombre comprensivo pero mirando a Kaji con un firmeza- Si es enemigo o no lo decidiremos ahora- haciendo un gesto con la mano, Amor soltó a Kaji y se dirigió a una silla que estaba descolocada, seguramente era donde se encontraba antes- Toma asiento- dijo aquel hombre a Kaji. Este se sentó en el otro borde de la mesa alado de la joven. Se sentía como en un interrogatorio, todos los ojos le miraban. En la mesa además de Amor y el hombre aquel, también estaban sentado un chico de pelo dorando y brillante con una bufanda marrón decorando su cuello y su cara demostraba una mueca de superioridad. Él otro de rostro mas agradable, tenia el pelo verde y lo que parecía ser un lagarto posado en su hombro mientras meneaba la cola de un lado a otro. El chico llamado Nizo no se sentó en una silla, si no que quedo de cuclillas en el sillón más cercano mientras mostraba una sonrisa picara y de lo que no se esperaba nada bueno. Y finalmente, casi no lo había notado, lo que parecía ser un chico vestido completamente de negro apoyado en una esquina en la penumbra observando todo lo que acontecía en silencio- ¿Cómo te llamas?- dijo aquél hombre sin vacilar.

- - Kaji dudo, pero Amor le aferro fuertemente la mano de nuevo en gesto de confianza- Kaji Llamaviva- contesto ahora seguro.

- ¿De donde eres?

- De pueblo Beluga, aunque hasta hace poco vivía en la Capital.

- Esta bien… ¿trabajas para el Rey?

- Ni muerto
- dijo secante.

- Entonces… ¿Qué hacías en las galerías? Es más ¿Qué hacías en la caverna de una base militar secreta del gobierno?- dijo con los ojos tan clavados en él que fue imposible desviar la mirada. ¿Qué contestar? ¿Debía contar todo lo de su padre? Opto por abreviar

- Me perdí- sus palabra salieron de su boca y no tardo mucho hasta que se oyeron la risa descarada del Nizo mientras se revolvía en el sofá. Y no era el único. Lo otros dos chicos, más discretos simplemente ahogaron su risa y simplemente mostraron la curva de sus labios haciendo una mueca- ¡Es verdad!- dijo Kaji en un intento de hacérselo creer- Intentaba llegar a la Capital pero me perdí, llevaba dos días caminando sin rumbo. Cuando encontré las instalaciones no dude en pedir ayuda- finalizo su discurso con la expectación de todos.

- - El hombre permaneció en silencio unos segundos que se hicieron eternos, hasta que finalmente se levanto de golpe- Vah, tanto royo para nada- soltó en un tono mucho más informal del que tenia hasta el momento- Yo preocupado de que fueras un soldado y lo único es que eres idiota- dijo mientras se iba hacia la puerta- me voy a beber, ya hablaremos- y se largo haciendo un gesto con su mano.

Nizo seguía en el sofá riéndose y ganando más rencor de Kaji que finalmente dejo escapar el aire de sus pulmones aliviado.

- Te has lucido chico- dijo el chaval de pelo dorado mientras se levantaba y se acercaba a él- Soy Arturo- adelanto su mano derecha en gesto de amistad- encantado- Kaji devolvió el gesto. Las manos de Arturo estaban cubierta por unos guantes color oro. Kaji se fijo que el otro chico en cambio tenia sus manos vendadas- Bueno Kaji, aun que no pareces gran cosa creo que te lo vas ha pasar muy bien aquí- dijo Arturo sonriente.

En ese momento algo en Kaji reacciono

- ¿Cómo que me lo voy a pasar muy bien aquí?- dijo rápidamente

- Claro, ¿a donde tenias pensado ir?- La cara de Arturo demostró una mueca de extrañeza, como si diera por hecho que Kaji quedaría en aquel lugar.

- A mi casa, mi familia debe estar preocupados por mí- dijo algo alterado.

- ¿Piensas volver?- dijo el chico del pelo verde con voz dudosa y tranquila.

- Claro que si, ¿Por qué no?- Kaji empezaba a sentirse mal, algo dentro de él le advertía que estaba pasando algo malo.

- ¿No lo sabe?- el chico del pelo verde no lanzo esa pregunta a Amor ni a Arturo, si no que giro su cuerpo y miro al chico sombrío que había permanecido en las sombras todo aquel tiempo sin inmutarse- Ahora es uno de los nuestros, ¿no?

- Él aun no es nada Sauce- dijo el chico de pelo negro mientras se dirigía a la puerta y se marchaba sin decir ni una sola palabra más ni ruido. Kaji quedo sorprendido, cada vez más confuso.

- ¿Ser de los vuestros? ¿Pero que sois?- dijo Kaji mirando a todos con ojos asustados, miro a cada uno incluido a Nizo que ahora permanecía con cara seria al igual que el resto- ¿¡Queréis contestarme!?- dijo finalmente alterado ya por la situación. Amor apretó más la mano de Kaji que empezaba a temblar.

- Kaji… - dijo la chica con voz tan dulce y triste que era incapaz de gritarle- nosotros… no somos humanos corrientes- dijo finalmente mientras el resto de chicos miraban a otro lado con gesto de que aquello realmente tampoco era cómodo- y tú tampoco.

Mareos, vista nublosa y incredulidad fue lo que sintió Kaji por un segundo. Quiso protestar y preguntar. Gritar que clase de tontería o locura o broma era aquella. Pero la mirada fija de Amor le impido protestar, por en sus ojos veía la tristeza y franqueza que más dolía en el mundo. Espero unos minutos, dejando sonar el reloj de pared cada segundo que pasaba.

- Lo siento, pero no lo entiendo de todo- dijo en un tono normal, sin dejarse llevar. Amor pudo darse cuenta de que aquello le podía llegar de sorpresa. Al igual que les había pasado a casi todos ellos.

- Veras Kaji… nosotros somos especiales al resto del mundo- descanso un momento. El chico llamado Arturo se levanto resoplando, puede que cansado de la situación que no le apetecía vivir, pero no se fue, sino que simplemente trajo dos vasos para ellos y una jarra llena de agua. El que si se marcho fue Nizo, que no encontraba diversión en aquella situación. Amor bebió y empezó su explicación- ¿Alguna vez has oído hablar de los elementales?- dijo. Kaji negó con la cabeza- Pues empecemos desde el principio.


Capitulo 2.3: Nuestra historia

Hace miles de años nuestros antepasados vivían en paz sobre la faz de la tierra. Aprendieron a vivir de ella y convivir, hasta tal punto llegaron que en algún momento de la historia aprendieron a dominar muchos de sus elementos que se encontraban en ella. Así nacieron los elementales, personas capaces de manejar elementos a sus antojos y saber sus secretos. Al cabo de los años, el dominio de estos elementos no era algo que se aprendía, sino que nacías con el según lo que dominasen sus primogénitos. Pasaron los años y los elementales se extendieron por toda la tierra, modificándosela a su gusto y comodidad. Crearon una sociedad avanzada, parecida a la que tenemos ahora pero bajo el sol. Pero por supuesto no todo podría seguir siempre en paz. Las continuas peleas por saber que elemental era más fuerte empezaron a acentuarse, hasta el punto que exploto la gran guerra del día cero. Miles de elementos luchaban por demostrar su superioridad, arrasando todo a su paso. El gobierno incapaz de detener la guerra consiguió hacer un trato con elementales de tierra para hacer túneles y hogares subterráneos para intentar salvar a los civiles. Todos se refugiaron bajo tierra pero el poder de los guerreros de la superficie era cada vez mayor y provocaban grandes destrozos en la tierra, lo que obligaba a gobierno a bajar a mayor profundidad. Cuando parecía que por fin habían conseguido estar a salvo llego la noticia, la tierra había sido arrasada. Las guerras habían destruido todo, ya no quedaba agua en el mar y los arboles ardían sin parar, el viento te cortaba y la tierra estaba envenenada. Los guerreros supervivientes decidieron continuar su guerra bajo tierra. El gobierno se vio obligado a actuar ya que no podían permitirse continuar su descenso al interior de la tierra. Los miles de túneles se crearon para llegar mas rápido a bases militares, otros por los guerreros como métodos de escapes, y otros simplemente resultados de luchas. El gobierno cansado decidió cortar de raíz. Cualquier individuo, guerrero o no, que se atreviese a utilizar su elemento seria ejecutado como prevención.

Y así fue. En los años oscuros miles de elementales fueron ejecutados públicamente, desde rebeldes hasta niños. Así las personas dejaron de utilizar sus poderes y el gobierno empezó a borrar toda información del pasado y del exterior. Han pasado cientos de años y ya nadie se acuerda de ellos. El gobierno ha conseguido el control total de la población, consiguiendo que se olviden de los antiguos y sus poderes. Pero… a veces nace gente como nosotros
- la sonrisa de Amor era de puro cariño- nuestro espíritu elemental es más fuerte que el del resto y por alguna razón es como si despertase en nuestro interior permitiendo ser como esos antiguos y poder manejar elementos. El gobierno lo sabe y nos busca y ejecuta rápidamente. Pero donde te encuentras ahora es 5 Elementos, una organización que lo que intenta es salvar a todos los que son como nosotros, toda la gente especial y enseñarles a utilizar su elemento y luchar contra el gobierno que nos ha perseguido y masacrado como ratas. Nuestro sueño es un mundo otra vez de elementales sabios y justos.

Amor termino su discurso y la habitación quedo en silencio. Kaji atendió sin distraerse a la historia. Él sabia que los humanos se habían refugiado bajo tierra por que el sol explotara, pero eso era lo que decía el gobierno y tampoco era muy de fiar. Kaji miro sus manos preguntándose si él realmente era eso.

- ¿Realmente lo soy?- pregunto en alto. Amor afirmo con la cabeza.- ¿Y vosotros?

- Por supuesto- dijo Arturo- mira- se saco uno de sus guantes y con la mano desnuda toco la mesa. Sin poder creerlo la madera empezó a ser sustituida por oro. Kaji miro a Sauce que sonriendo junto sus dos manos y al separarlas apareció una pequeña enredadera que las unía- Sauce hace poco que esta con nosotros, así que no tiene mucha practica- entonces Kaji miro a Amor. Pero esta darse cuenta de sus intenciones su puso muy colorada y empezó a mover las manos de un lado a otro.

- No- dijo alterada- mi elemento no es para demostrarlo por ahí a delante como si nada- dijo intentando que Kaji no insistiese en ese tema.

- ¿Y que elemento soy yo?- dijo Kaji empezándose a interesarse por aquella locura pero que en el fondo la sentía como una salvación de una vida que sabia que no quería, la vida de un simple aldeano común.

- Pues… aun no lo tenemos muy claro- dijo Sauce sonriendo- Están haciendo los análisis y tardaran un poco pero Dino apuesta a que eres de la rama del fuego, espera…- fue a un mueble y saco un libro de él. Era viejo y mal cuidado, pero aun se entendían las letras. Lo abrió delante de él en una pagina amarillenta donde aparecía numerosos círculos y nombres de colores- Esto es una tabla elemental, hay más que estos pero más o menos nos sirve- dijo Sauce sonriendo. Puso su dedo en un circulo rojo- Esta es la rama del fuego. Podrías ser de luz, magma, vapor, ceniza, etc. Pero no lo sabremos seguro hasta después de los análisis, entonces empezara tu adiestramiento.

- ¿Y cuanto suelen tardar?- pregunto Kaji

- Pues dos semanas o así- dijo Arturo sin mucha preocupación.

- ¿¡Qué!?- dijo Kaji alterado- ¡No puedo quedarme tanto tiempo! ¡tengo que volver a mi casa!- el resto se le quedo mirando- vale, ya sé que supuestamente no soy normal y eso, pero no puedo desaparecer así, mi madre estará preocupada- Kaji se dio la vuelta y se dirijo corriendo a la puerta- tengo que hablar con ese tal Dino y pedir que me deje volver a casa.

- ¡Espera Kaji!- dijeron los tres a la vez sin poder detenerlo. Cuando cerró la puerta de golpe ya no fueron tras él, estaban algo cansados y tampoco sabían muy bien que hacer en esas situaciones.


Capitulo 2.4: Encuentro y Reencuentro

Kaji empezó a buscar por los pasillos donde estaba aquel tal Dino, pero en el momento que giro para entrar en otro pasillo choco con otro chico. Mientras que Kaji caía al suelo el otro permanecía de pie sin inmutarse. Kaji se fijo en él. Otro chico de su edad de cabello rubio de punta, ojos rasgados y pequeños que lo miraban fijamente. Tenía una expresión extraña, como si no pensase en nada en concreto. Solo lo observaba.

- - sus diminutos ojos lo observaron hasta que de golpe empezó a gritar- ¡Socorro! Este tipo quiere robarme mi camiseta preferida- gritaba mientras se lanzo sobre él intentando quitarle aquella camiseta amarilla. Tras unos momentos de forcejeo Kaji por fin pudo decir.

- Espera- el otro chico paro de golpe- perdón, no quería robar tu camiseta, pero es que yo no tenía ropa- dijo a modo de disculpa.

- - cara de poker face- ¿eres exhibicionista?- la normalidad con lo que lo dijo dejo a Kaji sin palabras- Vamos hacer un trato, si me la devuelve no te denuncio- dijo normal.

- …Ok- dijo Kaji intentando escapar de la situación- o mejor, ¿Por qué no me llevas hasta donde esta Dino y te la doy?- Kaji extendió su mano en gesto para cerrar el trato.

- - Él otro chico lo observo, pero finalmente acepto- esta bien- juntaron sus manos en gesto de acuerdo- Por cierto me llamo Zap- dijo sin venir a cuento.

- Emmm… yo Kaji- dijo aun extrañado por la situación.

Zap empezó a andar por los pasillos como si nada. Kaji dudo más de una vez de que si realmente sabia a donde iba, por que le dio la sensación de que algunos pasillos se repetían. Finalmente llegaron al final de un pasillo donde había una puerta de madera con una chapita en oro con el nombre de Dino.

- Es aquí, ahora dame mi camiseta- dijo Zap adelantando su mano para recibir su parte del trato.

- Si…- Kaji se quito la camiseta y se la entrego, y en cuanto pudo oír la voz de Dino al otro lado de la puerta entro sin llamar. Grave error.

Al entrar vio lo que seguramente era el despacho de Dino. De madera y estanterías y utensilios variados y miles de figuritas de papel. Delante de él se encontraba Dino en una mesa sentado pero no estaba solo. Otra persona se encontraba con él y en el momento en que entro Kaji, dio un gran puñetazo en la mesa de madera provocando una grieta y gritando

- ¡¿Pero por qué cojones lo necesitamos aquí?!- grito casi haciendo temblar las paredes. Justo en el momento en que noto la puerta después de su grito, se giro. Kaji vio a una joven de pelo azul que se giraba y lo miraba con una cara de enfado enorme. Más alta que él, aunque no mucho más, vestía mayas negras hasta las rodillas y camisa de tiras azul, lo que permitía ver unos brazos fuertes y piernas firmes de alguien que entrena duro. Tenía el pelo azul, más claro que Nizo, largo hasta la mitad de la espalda, liso, menos en las puntas que se rizaban. Sus ojos sin duda eran los que le hipnotizo. Ni en ciudad Leona, ni en Beluga, ni en otra parte había visto unos ojos más azules que aquellos, del mismo color que el cielo pintado de la capital. Su piel era pálida, más de lo habitual, pero sus labios guardaban un color rosado. La joven miro a Kaji por solo un segundo, que a él se le hizo eterno, pero ella lo único que vio fue un chaval blandengue casi en calzoncillos- psss… increíble- dijo volviendo a mirar a Dino- dejo claro mi negativa ante esta decisión y no me tomo responsable de los actos que esto acarre- dijo cambiando completamente de la chica alterada a una seria y formal- si no necesita más mi presencia, me retiro a mi habitación.- Sin que Dino dijese su ultima palabra dio la vuelta y camino hasta la puerta. Fue increíblemente pequeño el instante en el que sus miradas se cruzaron, y de seguido Kaji noto como chocaba con el cuero de la joven provocando que él se tuviese que apartar a un lado mientras ella caminaba con la espalda perfectamente recta.

- Ains… esta Lluvia me acabara matando- dijo Dino para si. Volvió a mirar a la puerta donde se encontraba el Kaji medio desnudo y el especial Zap- “Que mañana”- pensó para si- ¿¡Y vosotros que queréis ahora!?- dijo en tono furioso mientras llevaba a sus boca una lata de cerveza y subía sus pies a la mesa para inclinarse en su silla.

- Emm…- ¿Por donde empezar?-… Dino, quería hablar contigo sobre el tema ese de que tengo que quedarme aquí- dijo Kaji entrando en la estancia y colocándose enfrente la mesa. Estaba completamente llena de figuras de papal, colgadas en el techo y decorando estanterías. Kaji no sabia muy bien donde se había metido.

- ¿Quedarte aquí?- dijo Dino y bebió un largo trago de cerveza. Al cabo de un rato la puso de golpe encima de la mesa y empezó a gritar- ¿¡Quien te dijo que te ibas a quedar!?.... ¿eh? ¡Además esto no un albergue- grito mientras abría uno de los cajones de su mesa y sacaba otra cerveza- Ni sabemos si eres elemental o no. No pienso tenerte aquí dos semanas gorroneando comida y techo para que luego seas un aldeano común- Dino se levanto mientras seguía bebiendo y se dirigía a la puerta- te iras en una hora. Ya he conseguido convencer a alguien para que te lleve.

- Pero…- dijo Kaji incrédulo- ¿Qué voy hacer allí mientras?

- - lo miro a los ojos-… ¡Y a mi que demonios me importa! ¡como si me importarse la vida de un adolescente con las hormonas revolucionadas¡- paso de él y salió del despacho- harás vida normal hasta que no volvamos a comunicar contigo.- y finalmente desapareció en el pasillo. Kaji se callo durante un buen rato pensando que aquello podía ser lo mejor.

- Jo, echare de menos al exhibicionista- Zap.

Había pasado justo una hora y ya estaba preparado para su ida. Amor le había entregado su ropa limpia más la mochila con su cosas y su apreciado libro intacto que lo abrazo aliviado de que no hubiese sufrido daños. Zap hacia tiempo que había desaparecido sin decir palabra. Era Amor la que se había encargado de todo. Ahora se encontraba caminando detrás de ella por un pasillo hacia la salida. Llegaron hasta lo que parecía un recibidor, igual que el pasillo de metal y hormigón pintado. La puerta que estaba ante él era enorme y parecía muy complicada. La puerta en si era una semiesfera de hierro con una manivela y a su lado se encontraba un panel de control.

- No creo que tarden mucho- dijo Amor a su lado con intención de tranquilizarlo -Si quieres te puedo ir a buscar algo de bebe…- no pudo acabar la frase

- Deja, ya estamos aquí- por otro pasillo aparecieron dos figuras. Una de ellas era el joven que había estado en el salón entre las sombras. Alto, de cuerpo musculoso, pelo negro y piel pálida. Vestido con pantalones de tela negro holgados llenos de cremalleras y algunas cadenas y jersey negro básico. Sus ojos permanecían tapados por una tela. “Que chico tan extraño” pensó Kaji. La otra no era ni más ni menos que la joven del despacho de Dino. Ahora vestida con unos pantalones de chándal anchos y chaqueta azul. Miro de nuevo a Kaji con esa cara de rencor que él no acababa de comprender- Quiero acabar con esta tontería cuanto antes- dijo la joven, que antes de dirigirse a la puerta se dirigió a un armario empotrado cerca de está. De dentro saco dos capas marrones iguales a las de los dos desconocidos de la explosión. ¿Serian ellos? Lanzo una de las capas a su compañero que permanecía en silencio. Amor intentando suavizas la situación se puso ente ellos.

- Esto… Kaji este es Sôkar, Sôkar este es Kaji- dijo. Kaji adelantó su mano, y hasta le extraño que el joven correspondiera el gesto casi sin dudar y dibujando una sonrisa.

Las únicas palabras que dijo fueron un breve “Es un placer”. Kaji se alivió de que por lo menos él parecía una persona razonable. Amor ahora se dirigió a la joven que había mirado este gesto con algo de recelo.- Y ella es Lluvia…- Kaji volvió a hacer el gesto con su mano esperando ha ser correspondido.

- Psss… por lo menos ahora esta vestido- dijo mientras se ponía la capucha y se dirigía a la puerta dejando a Kaji con la mano en el aire- Vamos Sôkar- mientras empezaba a girar la manivela y Sôkar escribía en el panel de control.

- - Amor se acercó a Kaji y le susurro al oído- suerte con Lluvia. Tiene muy mal humor pero si no haces nada mal no habrá problema.

- Gracias- fue lo único que pudo decir Kaji.

- Que tengas buen viaje y espero verte pronto- dijo Amor antes de darle un leve beso en la mejilla y irse por el pasillo ella sola. Kaji rozo su mejilla que empezaba a encenderse por aquel acto. La puerta no tardo en abrirse y tras un grito de “¡Espabila!” de Lluvia, salió de aquel lugar tan extraño.

En el exterior lo que le esperaba era otra caverna. Una enorme. El lugar de donde salían, pudo deducir Kaji, que era una especie de bunker, pues se encontraba oculto bajo tierra y la puerta estaba camuflada como si fuesen rocas. La caverna era muy grande y con un pequeño lago en el centro y las paredes tenían ciento setas luminosas, bifurcaciones y saliente. El bunker se escondía en uno de esos salientes, mas arriba de suelo de la caverna, era como una cueva dentro de la caverna. Habría que dar un salto casi imposible para bajar, y escala tampoco era buena opción. Mientras que Kaji observaba el lugar, Lluvia y Sôkar no se movieron de la puerta.

- Ven aquí- dijo secamente Lluvia. Kaji se acercó y ella extendió su mano cubierta por un guante de cuero azul y le entrego una venda- No queremos que nos localicen, así que tapate los ojos- Kaji obedeció sin rechistar. Una vez hecho esto noto como alguien le cogía la muñeca y se la posaba sobre algo no muy grande pero que no podía rodear con sus dedos- Vámonos, agárrate bien- y tras esto no pudo más que apretar sus dedos alrededor del objeto que apenas acedia a su fuerza. Y entonces… nada. No se movió ni un milímetro pero en cambio sintió algo extraño. Sintió movimiento aunque no se moviese, oía el viento que pasaba rápidamente cerca de sus oídos pero que no mecía sus cabellos y como se le revolvía el estomago. No supo cuanto tiempo estuvo así, puede que diez o quince minutos que se le hicieron eternos. Pero sin saber que había pasado de golpe paro todo- Ya llegamos- dijo Lluvia. Noto como apartaba el objeto que había sujetado y como de un tirón le quitaban la venda casi arrancándole unos pelos.

- ¡He!- quiso decir en forma de protesta pero se dio cuenta de que ya no estaban en la caverna, si no en una galería oscura que no se daban contra el techo de milagro. Lluvia aparto una de las rocas que había en el suelo. Una de considerable tamaño y dejo ver un agujero.

- Entra, llegaras a tu pueblo Beluga- Kaji entro con algo de duda. Cuando vio que se encontraba en una un lugar oscuro vio como Lluvia volvía a dejar la piedra en su lugar tapando la poca luz que había- Y recuerda… no sabes nada de nosotros- y lo dejo solo en la oscuridad.


Capitulo 2.5: Ella

Dino descendida por unas escaleras talladas en la dura roca. A diferencia que el resto del bunker esta área no había sido colocada prefabricadamente, si no que se había tallado poco a poco. Un túnel de escalera de caracol descendida unos dos pisos hasta darse con la puerta de hormigón blindada y con simboles dibujados, y con un nombre gravado en una chapa dorada. Dino se acercó con la lata de cerveza en la mano y presiono el botón del telefonillo que se encontraba alado de la puerta. Tubo que presionarlo varas veces para recibir contestación.

- ¿Si?- dijo una voz modificada por el aparato, pero que mantenía un tono de cansancio y molesta.

- Dino- contesto. El telefonillo emitía un leve zumbido y no pronunciaba palabra, esperando que continuase- Ains… Rirubo- dijo finalmente Dino. La puerta emitió un zumbido en señal de que estaba para abrirse. Aunque fuese molesto, fue el mismo Dino el que había insistido numerosas veces en poner una contraseña en un lugar tan importante. Al entrar en la sala el ambiente era completamente diferente al del resto de salas superiores. Apenas iluminada, con numerosas mesas y utensilios tirados por ahí. Los libros casi rebosaban de las estanterías y se desperdigaban en el suelo acumulando polvo. Dino se fue al final de la estancia donde estaba la única fuente de luz que colgaba de un hilo encima de una mesa de pruebas. Un joven sentado delante de la mesa miraba sin parar por su microscopio y apuntaba sin parar en una libreta- Deberías cuidar más tu laboratorio Matarratas- dijo mientras estiraba su mano para dejar la lata de cerveza vacía en una mesa.

- ¡Para!-grito el joven mientras se giraba de golpe en la silla. De unos 17 años y cuerpo más bien débil, vestía con una bata de laboratorio que tenia cientos de manchas. El pelo morado despeinado a no ser por su flequillo y una pequeña coleta baja- No contamines todo mi trabajo con tu basura- dijo el joven mientras volvía a su trabajo y señalaba hacia la papelera. Dino no tuvo más remedio que tirar allí la lata.

- ¿Cómo vas?- se acercó a Matarratas mientras cogía un par de informes de encima de la mesa. Muchos estaban garabateados por encima, como si se hubiesen equivocado muy a menudo. Matarratas no contesto, siguió inmerso en su investigación. Había algo que lo agonizaba- ¿Has encontrado algo sobre nuestro nuevo “amigo”?.

- Si, demasiado- dijo Matarratas mientras se apartaba de su trabajo y se giraba para mirar a Dino a los ojos- Necesito verla a ella-fue sus últimas palabras.[/b]



Los siguientes capítulos los iré publicando en comentarios y no aquí, ya que por alguna razón me corta la mitad del capitulo Confused. Perdón por las molestias Sonrisa




Ultima edición por Sayara el Lun Abr 29, 2013 12:21 am; editado 19 veces

Sara_loveArt Mensaje Sab Ago 04, 2012 3:10 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 09 Ago 2011
Mensajes: 479

Edad: 19
0
Título del mensaje:
Sayara!!! Crei que habias desaparecido para siempre!! Bueno, aun no he leido el fic (lo siento) pero ya leyendo la introduccion de este me da buena sensacion, asi que lo leere lo antes que pueda :3
EDIT:
Todos los capitulos leidos. Menuda currada chica. Me engancha bastante. He visto algun que otro fallo, te mandandare un PM (pero eran pocos)
Realmente me intriga. La trama esta bastante elaborada, bien pensada, y lo que nos hace falta ahora que 5 Elementos no vuelve hasta el mes de septiembre. Es bastante original, aunque me sorprende que Amor no haya soltado alguna palabra japonesa xD.
Espero ver la continuacion pronto :3



Ultima edición por Sara_loveArt el Sab Ago 04, 2012 4:00 pm; editado 1 vez



Sayara Mensaje Sab Ago 04, 2012 3:20 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 24
0
Título del mensaje:
Jaja a un Zombi no se le puede matar y por eso volví XD. Bueno, espero que te guste el fic, lo empece hace mucho, pero a ver que te parece jaja, espero con ansias tu respuesta Sonrisa


Sayara Mensaje Jue Ago 09, 2012 10:31 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 24
0
Título del mensaje:
Como lo prometido es deuda, aqui traigo el 3º capitulo de La ciudad del cielo gris. Tengo que dar gracias a Sara_loveart por hacer dado su punto bueno a este capitulo y ayudarme Sonrisa. Espero que comenteis, si no por lo menos votar :p



Capitulo 3: El tiempo que se desperdiciado


Puede que lo que más le dolió a Kaji no fuse ni los castigos ni las broncas al llegar a casa, sino la gran bofetada que le dio su madre nada más entrar por la puerta. Una bofetada sin mucha fuerza pero firme y una mirada de ira, tristeza y alivio fue lo que recibió de su madre al llegar a casa después de cinco días desaparecido sin dar explicación. De seguido empezó la bronca y los castigos de parte materna, mientras que su padre permanecía en el sofá hacia como si no existiesen, leyendo y fumando sentado enfrente de la tele. Primer castigo, prohibido salir a la calle de por vida menos para ir y volver del colegio. Ya pasaban de las tres y sus dos padres tenían que irse a trabajar. Karolina dejo claro que cuando volviese acabaría de redactar su condena, pero fue inevitable para ella que antes de marcharse le dijera “Tienes la comida en la nevera” en un tono que ni pudo evitar demostrar su cariño. Lo dejaron solo. Se tiro en la cama pensando en todo lo sucedido y que al final no se estaba tan mal allí. Cuando Lluvia y Sôkar lo habían dejado solo pudo encontrar la salida del armario, así era, existía otra forma de salir de Beluga escondida en un armario de una casa abandonada. Cuando quiso darse cuenta ya eran casi las cinco. Se dirigió a la cocina y abrió la nevera y para su sorpresa había tres platos ya preparados y protegidos con papel albal. Cuando empezó su comida fue cuando llego su hermano pequeño Chisp. El salía del colegio a aquella hora y llegaba a casa para hacer lo deberes.

- ¿Ya has vuelto?- dijo Chisp mirando a Kaji sentado en la mesa. Dejo su mochila tirada alado de la puerta y se dirigía a la cocina, cogía un yogur y se sentaba junto Kaji en la mesa. El silencio no era incomodo, estaban ambos acostumbrados a no hacerse caso, sobretodo Chisp que extrañamente era un chico bastante maduro para su edad. Y aunque a Kaji se le notaba que no quería hablar, Chisp no pudo callárselo-… mama ha ido guardando todas tus comidas- dijo haciendo que Kaji se sintiese peor. Aun de haberse ido son decir nada, ella seguía poniéndole un plato en la mesa.

- Chisp… ¿Mama y papa han discutido mucho estos días?- Kaji no estaba acostumbrado a llamar a su padre papa, siempre decía Ember, como si fuese un conocido de vista.

- Si, bastante más de lo habitual- dijo mientras comía el yogur de fresa. Otra vez silencio. Kaji no había pensado en las consecuencias que había llevado a sus padres por culpa de sus tonterías- Mama insistía una y otra vez en dar parte a la policía de tu desaparición, pero papa se negó y conseguía que no fuese. Los primeros días ella no paraba de insistir, pero finalmente fue decayendo y ya no decía nada- Cubo de agua fría sobre Kaji. Se levanto de golpe y se dirigió a su habitación sin recoger la mesa y aunque cerró la puerta con llave, Chip pudo oír los golpes que recibía el armario de Kaji lleno de remordimiento. Chip acabo su yogur limpio tanto su parte como la de Kaji de la mesa, y se encerró en su habitación a hacer los deberes.


Por la noche continuo la riñas y los castigos. Kaji tuvo tiempo para inventarse una simple excusa, que había pasado todo este tiempo durmiendo en una casa abandonada y que había vuelvo porque no le quedaba dinero. El castigo fue legendario, pero Ember no se entrometió ni una sola vez, solo su madre. También si ella había sido la única en preocuparse era también la única que tenia derecho a decidir un castigo. La luz de la habitación de Kaji se apagó a las diez, más pronto de lo habitual y mientras no conciliaba el sueño Kaji pensaba en esa posible nueva vida que se le ofrecía.

El reloj apuntaba la una cuando oyó su puerta abrirse lentamente. Como en innumerables ocasiones Kaji ni se giro a comprobar quien era, simplemente se hacia el dormido dando la espalda a la entrada. Eran unos pies pequeños y ligueros que caminaban inseguros en la oscuridad total. Cuando llego a la cama aparto las sabanas y me metió dentro. Kaji noto como contra su espalda se apoyaba la de hermano pequeño. Pasaron años desde la última vez que había hecho aquello, esconderse en su cama las noches en las que sus padres discutían. Pero Chisp tuvo que aguantar casi una semana de gritos y miedos sin un lugar donde sentirse a salvo, porque aunque durmiese en la cama de su hermano, su guardián no estaba. Y ahora la primera noche desde hace días en la que sus padres no gritaban el pequeño no pudo resistirse a ir allí y dormir tranquilo.

- Kaji…- dijo con una vocecita casi inaudible en la oscuridad infinita.
- ¿Si?...-contesto un Kaji que empezaba a entrarle el sueño y cerraba sus ojos pesadamente.

- No te vuelvas a ir, por favor…- dijo el pequeño mientras aferraba el pijama entre sus manos. Kaji dejo de darle la espalda y se pudo a su lado pasándole un brazo por el hombro en señal de protección. Los dos se durmieron en breve, aunque el pequeño algo más tarde.


El tiempo pasaba lento. El primer día apenas le preguntaron por su desaparición. Tan solo el delegado de la clase en un acto de simpatía y una chica que pertenecía al grupo de las cotillas y a la que mando a dar una vuelta. Nada más acabar el instituto casi se equivoca y coge el camino hacia el parque en vez de ir a casa como mandaba el castigo. La primera semana se le hizo dura. No estaba acostumbrado a pasar las tardes en casa así que las empezó a dedicar a ayudar a su hermano con los deberes, leer libros, entrenar algo físicamente y soñar con su futuro. Su madre llamaba cada tarde a casa a una hora diferente para preguntar tonterías, y si era Chisp el que cogía el teléfono mandaba pasarle es teléfono a su hermano para comprobar que el castigo se cumplía y Karol ponía tonta excusas como “¿me deje la luz del baño encendida?, ¿Queda sal?, recuerda mirar que Chisp tenga los deberes hechos” etc. Y así paso su semana, la segunda se le hizo más levadera por que su madre volvía a tratarlo como antes si no contábamos con el castigo. Ember en cambio se había vuelto mucho mas frio cara Kaji, ignorándolo completamente, puede que aquello fuese lo mejor.

Pasaron los días mientras Kaji miraba el techo pintado a trozos de Beluga, y finalmente llego el día. Dos semanas justas. Kaji se había vestido cómodamente esperando su nueva vida e incluso preparo una mochila por si se tenía que marchar. Pero la noche anterior la duda lo asolo. En ese futuro que lo esperaba… ¿también estaría su familia? Puede que le mandasen quedar en aquel bunker y entonces ¿Qué haría? No quería volver abandonarlos y el temor lo envolvió. Pero esa duda que se apoderaba de él durante todo el día siguiente no fue resuelta, porque nadie fue a buscarlo. Kaji acabo el día algo decepcionado, había esperado aquella fecha con ansias, y ahora… puede que los análisis se hubiesen retrasado o que no lo dieses localizado. Se aferraba a esas esperanzas de que simplemente lo vinieran a buscar un poco más tarde. Pero paso otro día, y otro más, y tres más, y nada. Una semana y seguían sin saber noticias de 5 Elementos, demasiado, y si hubiese algún problema simplemente podrían haberlo avisado. Entonces empezó otro temor, el de que ya no lo querían. ¿Y si las pruebas habían salido negativas? Entonces no habría necesidad de estar entre ellos y lo dejarían de lado con la esperanza de que se olvidase del tema. O puede que su elemento fuese tan débil que no valía la pena. Paso otra semana y Kaji empezó a dejar de esforzarse y admitir que no volverían a por él. Pasaba las horas sentado en el suelo de su habitación mirando por la ventana e ignorando a Chisp cuando le pedía ayuda. La nueva vida de fantasía que se había creado desaparecía poco a poco de su mente. Otra semana más y Kaji volvía a ser el chico sin esperanzas en la vida que era al principio. No atendía en clase y pasaba las horas mirando por la ventana, en algunas ocasiones intentaba dibujar la cara de los chicos elementales, pero su imagen se hacia borrosa poco a poco. Pero fue una mañana cuando daban matemáticas, que miro por el cristal alado de su mesa y la vio. Una imagen de una mujer de cabellos azules mirándolo desde lo alto de un edificio enfrente suya. En ese momento el profesor paso por delante impidiendo la visión, y cuando se apartó la joven ya no estaba. Kaji salió del aula a todo correr y sin mediar palabra. Corrió hasta salir fuera del colegio con la esperanza de que aquella chica lo estuviese esperando para llevarlo de nuevo. Pero solo había los típicos transeúntes de media mañana que ni lo miraban, sus vidas eran más monótonas.
Kaji tacho otro número del calendario colocado en la cabecera de su cama. Dos meses. Dos meses de aquel extraño sueño que había tenido de gente extraña. No se acordaba por que lo habían castigado, pero de todas formas su madre no tuvo otra opción de retirárselo cuando empezó a notar el decaimiento de Kaji. No sonreía, no hablaba, apenas salía… Y ella solo podía observar. Kaji se había engañado ya a si mismo intentando borrar aquel recuerdo de fantasía. Intentaba creer en la vida que había intentado imponerle su padre, una vida dedicada a vivir para el rey. Otro estúpido día de instituto, seis horas malgastadas, pero que más daba, no tenía nada que hacer. Pero fue a los dos meses y cuatro días cuando sucedió.

El último timbre de la mañana acababa de sonar. Kaji era de los primeros en irse, ni siquiera esperaba a que el profesor acabase la lección, simplemente recogía sus cosas y se iba. Pasando por el patio lleno de chavales en grupillos hablando llego a la verja de la entrada. No supo como los vio ya que tenia la mirada baja por lo rutina, pero allí estaban. Lluvia y Sôkar si mal no recordaba, apoyados en la puerta esperándole. Ahora llevaban ropa mucho más discretas para aquel lugar, y él chico de las sombras en vez de una cinta tapándole los ojos, llevaba unas gafas de sol. Kaji se acercó a ellos lentamente pero en ningún momento se cruzaron las miradas, y justo en el instante en que Kaji estaba a su altura, paso de largo. A si fue, no se detuvo, no los miro ni hablo, simplemente cogió el camino de vuelta a casa.

- He idiota, ¿acaso no nos has visto?-dijo Lluvia agresiva mientras lo miraba. Kaji no le hizo caso y siguió andando. Lluvia se empezaba a enfadar, fue rápidamente junto a él y lo cogió por el cuello de la camisa- ¿No me oyes o que?

- Lluvia…-dijo Sôkar acercándose a ella. El tono de voz era tranquilo y también era un aviso de que muchos de los chavales allí presentes los observaban. Lluvia soltó el cuello de Kaji y miro a otro lado con gesto de enfado. Sôkar se acercó a él- Kaji, ¿podríamos hablar un momento a solas?

Kaji siguió andando pero ahora ellos lo seguían muy cerca mientras que Lluvia refunfuñaba por lo bajo. Kaji paro en un pequeño callejón apenas transcurrido.

- ¿Qué queréis?- dijo Kaji seco y mirándolos a los ojos

- Hemos venido a buscarte- dijo Sôkar al ver que Lluvia no parecía querer decir palabra.

- Tarde, ya no me interesa vuestra organización- dijo Kaji mientras pretendía volver a casa. En ese instante Lluvia se abalanzo sobre el cogiéndole nuevamente del cuello.

- ¿¡Pero tú que te crees!?- dijo gritándole al oído- ¿¡Que somos tus puñeteras niñeras para aguantar tus tonterías!?- Seguía gritando, pero extrañamente Sôkar cogió el brazo de Lluvia y le obligo a que lo apartarse.

- Lluvia, por favor, déjame a mi…- La voz de Sôkar era muy serena- Kaji… tienes razones para no querer volver pero realmente nos gustaría que vinieses- dijo comprensivo.

- Si queríais que volviese, ¿porqué habéis tardado dos meses en venir?- por fin la gran pregunta que le había comido la cabeza poco a poco.

- - El silencio de Sôkar era extraño- no lo se exactamente. Sé que ha habido problemas con tus análisis, además que no contamos con un laboratorio en plenas condiciones, puede que simplemente no diese tiempo. Pero si vuelves puedes preguntárselo a Dino- Kaji miro fijamente las gafas de Sôkar que no se podían ver nada atreves de ellas- Créeme Kaji, si vienes puedes hacer más de lo que imaginas- Kaji se había engañado durante estas ultimas semanas si mismo… tenia muchísimas ganas de volver y el intento de engañarse no había funcionad.

- Esta bien…-dijo finalmente con una sonrisa.


Kaji llamo a su madre para avisarla que no iría a comer, que pasaría el día por ahí, y Karol que estaba preocupada de verlo todo el día encerrado, acepto. Volvieron a la casa abandonada sin que nadie se fijara en ellos. Se introdujeron en el armario y uno a uno salió a la galería. Lluvia volvió a insistir en que se tapase los ojos aunque Sôkar decía que no importarse pero Kaji prefería no tener más problemas con ella así que cedió sin discutir. Fue la misma sensación que la vez anterior y el mismo tiempo, y cuando se quito la venda de los ojos se encontraban de nuevo en las puertas del bunker. Lluvia piso una piedra cerca de donde estaba la entrada camuflada, entonces las piedras que tapaban la entrada se apartaron como si estuviesen unidas y dejaron ver el trozo de metal. Una pequeña pantalla pedía la contraseña que Sôkar introdujo. Al entrar dentro Kaji casi no tuvo tiempo a reaccionar antes de que Amor le saltase al cuello casi llorando.

- ¡Kaji!- decía entre lagrimones muy exagerados- te he echado muchos de menos- ante esta situación Kaji no pudo más que mostrar una nerviosa sonrisa.
- Ejem- tosió Lluvia costando el momento- siento tener que arruinar el momento pero Dino dio ordenes que en cuanto llegases fueras a verlo- a lo que Lluvia empezó a andar por el pasillo. Kaji empezó a seguirla y Amor le dijo por lo bajo “luego nos vemos” y le guiño un ojo. Sôkar en cambio cogió otro pasillo distinto a ellos y desapareció de sus vistas. Para la sorpresa de Kaji, no fueron al despacho de Dino, si no al salón que en ese momento estaba únicamente el hombre del pelo blanco, él se encontraba haciendo una gruya de papel con una lata de cerveza a su lado- Dino, hemos acabado la misión, no ha habido ningún contratiempo importante- a lo que la joven se dio la vuelta y marcho lo antes posible. Kaji no podría decir si ella era así o si simplemente le había cogido manía a él.

- Bueno, toma asiento- dijo Dino en un tono no demasiado serio. Dejo a un lado la grulla medio hecha al lado de otra media docena ya acabadas. Dino cogió unos papeles y empezó a mirarlos mientras bebía- si te digo la verdad… no me hace ninguna gracia tenerte aquí- dijo Dino como si nada. Kaji no podía impedir preguntarse ¿Qué había hecho para que tantos lo odiasen? Pero permaneció callado y dejo que el hombre hablara, no parecía alguien que entendiese a razones- Ya tengo demasiados chavales metidos aquí dentro para que otro más se una, pero por otro lado…-dijo mitras daba un gran trago- no se puede desperdiciar un elemental como tú- dijo finalmente posando la lata en la mesa. Hubo un silencio mientras Dino leía o eso parecía- Los resultados son que eres elemental de fuego puro- dijo Dino. Fuego. La palabra resonó en la cabeza de Kaji imaginándose como seria poder controlar el fuego. En aquella sociedad el fuego era algo muy poco utilizado y peligroso. Nadie podía incendiar nada. Las cocinas eran electrónicas y el calor lo daba las tuberías de la ciudad. A Kaji le habían hablado del fuego como algo peligroso y que se debe evitar a toda costa, pero la imagen de él envuelto en una aura llameante y poderosa era algo irresistible.- A partir de ahora entrenaras aquí si lo deseas, pero si no, no podrás volver y debes mantener callado nuestro secreto- dijo mientras entrecruzaba las mano- ¿Qué me dices, estas dentro o no?

- - apenas se lo pensó. Después de la idea de vivir como un don nadie, como un robot más aquella oportunidad era la que el deseaba- Por supuesto- dijo decidido mostrando una sonrisa.

- Esta bien- dijo Dino mas relajado- Normalmente en estos casos te pediría que vinieses a vivir aquí, es mucho menos peligroso, mas sencillo y os puedo tener controlados- fue hasta una esquina donde podaba un libro en una mesa- pero por lo que me he informado, tu padre es soldado, ¿no?-pregunto a Kaji que afirmo con la cabeza.- Eso será un inconveniente, la desaparición de un hijo de soldado no pasa desapercibida y aun no tienes edad para independizarte- Dino daba vueltas de un lado a otro- En principio vamos hacer esto. Vendrás tres días a la semana por la tarde, Lluvia y Sôkar te irán ha buscar así que se puntual si no quieres ser decapitado. Intentaremos que vengas todos lo fines de semana posibles, seria una buena forma de entrenamiento, ¿habría algún problema con el horario?- dijo mientras miraba a Kaji que negaba con la cabeza- esta bien, mientras arreglo un par de cosas ve ha la enfermería. Allí te están esperando para un análisis completo- Dino se sentó de nuevo y empezó con su papeleo, por supuesto con el de las gruyas.

Kaji salió del salón, apenas se acordaba el camino que había recorrido la otra vez, peros de nuevo se encontró con cierto elemento de pelo rubio de punta y cara sin expresión.

- … El exhibicionistas- dijo Zap- te he echado de menos- iba a seguir su camino cuando Kaji lo paro.

- Espera un segundo por favor. ¿Podrías ayudarme a encontrar la enfermería?- pregunto con una leve esperanza de que lo ayudase.

- ¿Qué me das a cambio?- pregunto Zap que siempre miraba por su beneficio.

- ¿Qué quieres?

- Un lápiz- dijo Zap con cara de malvado. Puede que en su mente eso fuese algo atroz. Kaji saco uno que tenia en su mochila y se lo dio.

- Ala, ya lo tienes, ahora llévame.

- Si, señor- grito Zap mientras empezaba a caminas de nuevo por los pasillos. Definitivamente Kaji se convenció de que ese chaval no sabia el camino o que simplemente repetía una y otra vez los pasillos, pues se pudo fijar un poco en la decoración y las marcas. A los cinco minutos encontraron las escaleras de caracol que ascendían. Cuando Kaji le pregunto que había en aquella planta, Zap contesto que el despacho, la biblioteca y la enfermería principal. Subió y un pasillo perfectamente limpio se extendía ante él, muchísimo más brillante e incluso algo decorado. Zap paro delante de una puerta de madera con trozo en cristal que ponía “enfermería”- aquí es- dijo mientras empezaba a retirarse- suerte con él, la vas a necesitar- mientras descendía de nuevo las escaleras.

Kaji peto en la puerta de madera, y no fue hasta que oyó la voz de un hombre permitiéndole la entrada cuando finalmente entro en la sala. Esa habitación si que parecía una enfermería, no demasiado buena, pero aceptable. Camas de sabanas blancas separadas por cortinas, numerosas maquinas y mesillas con utensilios debidamente limpios. Muebles con botes con nombres de medicinas que ni él mismo conocía. Al final de la sala se encontraba un chaval de su misma edad, pero con al bata blanca, y su expresión podría pasar por un par de años mayor.

- Tu debes ser Kaji- dijo el chico sin levantar la vista de unos papeles- siéntate en la camilla y quítate la camiseta- era como hacer un examen medico en el colegio de Leona- Amor tendría que estar aquí para ayudar, pero no me apetece perder tiempo, así que empezaremos ya- Matarratas empezó con el examen medico, que como imagino Kaji no se diferenciaba mucho al de los de la escuela. Al cabo de unos veinte minutos ya debían haber acabado con el examen, pero Matarratas lo mando sentar alado de una mesa que estaba pegada a la pares- ahora será el examen para confirmar el elemento- Cuando se hubo sentado, Matarratas puso el brazo izquierdo de Kaji encima de la mesa y lo sujeto con dos correas, una por el codo y otra por la muñeca. Mat pidió que comprobase si estaba bien sujeto, y así era- Excelente- Se dio la vuelta y rebusco en el cajón de una se las mesillas. De ella saco un mechero de boquilla alargada y que era algo más complejo, tenía una rueda para medir los grados. Kaji no sabia si estar muy seguro de aquello. Matarratas se acercó a él y encendió el mechero que mostro una llama azul- dime cuando te empiece a quemar- y poco a poco fue acercándolo. Cuando estaba a unos cinco centimitos Kaji aviso de que ya le quemaba y le hacia daño. Matarratas aparto el mechero y lo dejo apagado en una mesilla- ¿has medido tu temperatura ultima mente?- preguntaba mientras cogía una inyección y la llenaba con un liquido de color extraño. Kaji negó con la cabeza- pues ahora lo vas hacer.

- ¿Qué es eso?-pregunto Kaji cuando veía que aquel chico iba a inyectarle aquella substancia que no sabia ni lo que era.

- Un estimulante- dijo simplemente- ayudara a tus células a ser más compatibles con tu elemento- y de seguido clavo la aguja en la piel del joven. Kaji noto como el liquido se mezclaba con su sangre- Si notas algo muy extraño avisa- la sensación fue como si al principio se le durmiese el brazo y apenas le respondía pero poco a poco volvió a la normalidad. Matarratas acerco de nuevo el mechero y esta vez pudo acercarlo tanto que hasta la llama rozaba la piel de Kaji y esta no se inmutaba, lo único que sentía era un gran calor pero ningún dolor. Mat aparto de nuevo el mechero y le pidió a Kaji que pusiese la mano como un recipiente, y Kaji obedeció. Puso en ella in liquido extraño que no olía demasiado bien haciendo como un pequeño charco.

- ¿Qué es eso?

- Carburante- y antes de que Kaji pudiese apartar la mano asustado Mat ya había acercado lo suficiente el mechero como para que la gasolina empezase arder. Pero aun de las llamas y el oler horrible que despendía junto al humo negro, en ningún momento Kaji sintió dolor alguno. Contemplo como en su mano se consumía el liquido en llamas serpenteantes y cuando el fuego había desaparecido no quedaba ni una marca de aquel acto.- Bueno, elemento confirmado- soltó el brazo de Kaji que no había mas que mirarlo. Le dio una caja que estaba llena de pastillas de color rojo- A partir de ahora te tomaras una cada noche, reactivaras tu fuerza elemental poco a poco.



Pues hasta aquí el 3º capitulo Sonrisa, para la semana "Yo elemental", los entrenamientos empiezan. Si a alguien le interesa, tengo algunos (bastantes) bocetos de la ropa de los personajes en el fic, podria subirlos en el siguiente cap, ¡ustedes deciden!


xXnaloviXx Mensaje Vie Ago 10, 2012 9:41 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 21
0
Título del mensaje:
es la ostia tu fic Very Happy espero que subas los bocetos Smile


Dangara Mensaje Sab Ago 11, 2012 1:42 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 24
0
Título del mensaje:
Saludos Smile, siiii Mr. Green continualo, esta padrisimo/ mola mazo , es decir, te apoyo desde aqui, espero con ansias la continuacion , dtb n_n




luz electriker Mensaje Dom Ago 12, 2012 4:56 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Mega Ninja
Mega Ninja

spain.gif
Desde: 21 Nov 2010
Mensajes: 915
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 21
0
Título del mensaje:
....¿pero...qué?..MAT CON COLETA!!!!!???? eso tengo que verlo!!!!! me encantaaa! adfgcdsfjhcbdnbfsaachjdsbvdhj :Q Mat Mat coleta >_< sueño cumplido <Very Happy




Sayara Mensaje Vie Ago 17, 2012 3:04 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 24
0
Título del mensaje: Capitulo 4: Yo elemental
Llega el nuevo capitulo de "La ciudad del cielo gris". Ahora publicare de viernes a viernes, y poco a poco también pondré mis diseños Sonrisa. Es un poco más corto que el resto, pero creo que esta bien. Espero que os guste y por supuesto si tenéis alguna duda preguntad ;D


Capitulo 4: Yo elemental


Siendo por fin viernes Kaji no espero ni un segundo a levantarse después de que sonase el despertador. Más la extrañeza de su madre al verlo esperando la comida, pues nunca suela ser el primero en sentarse en la mesa para desayunar y el primero en levantarse. Tenía la mochila preparada desde hace días para ese fin de semana. No le costó convencer a su madre de dejarle ir a dormir a casa de una amigo para hacer un trabajo, es más, hasta parecía que era ella quien lo quería echar, hacia tiempo que no decía que se haba con amigos. En su mochila, estaba la pequeña caja de pastillas que había tomado cada noche, y una libreta con su temperatura corporal de cada día. Normalmente tenia una temperatura elevada, de unos treinta y ocho grados, pero desde que tomaba las pastillas hasta el día anterior había subido a cuarenta con normalidad, y sin causarle malestar alguno. Así que supuso que todo iría bien.

Lo único que deprimió a Kaji fueron las seis horas encerrado en el instituto, pero que paso mas rápido de lo habitual haciendo volar su mente. Cuando sonó el timbre de salida, fue rápido a casa para hacer los deberes, era la única condición que le había impuesto su madre antes de irse. Paso la tarde haciendo tareas limpiando su cuarto y ayudando a Chisp hasta que dieron las ocho. Entonces salió de casa con la mochila al hombro despidiéndose de su hermano poniendo la mano sobre su cabeza y despeinándolo. Corrió por las calles dándole igual la gente que lo miraba extrañada por esas prisas, y finalmente llego a su destino. La casa abandonada estaba en una calle de mala fama donde los que vivían allí no les interesaba mucho que recorría sus calles. Entro en la casa por la puerta trasera y al llegar al dormitorio ya les estaban esperando. Sôkar y Zap esperaban, uno sentado en una silla de madera oscura y el otro riendo y leyendo comics viejos que había en una estantería.

- Llegas tarde- dijo Sôkar mientras se levantaba de su sitio. No parecía enfadado, solo un toque de atención para que al poder ser aquello no se repitiese.

- Si, lo siento- dijo Kaji sonriente. Poco a poco empezaba a conseguir mas confianza con ellos y se estaba dando cuenta que en el fondo eran iguales.

- Pues vámonos- Sôkar camino hacia el armario abriendo camino.
- ¿Me puedo llevar uno de estos?- Dijo Zap mientras aguantaba la risa

- No son míos –Kaji –pero supongo que no abra problema- Y acto seguido Zap guardo un par de comics en su mochila.

El viaje hasta el bunker fue igual que siempre únicamente que esta vez no se mareo. Al entrar en la base ya fue recibido por una Amor sonriente y alegre que decía que seria ella quien le guiaría.

- Hoy ya no estrenamos mas, tú empezaras mañana- dijo mientras camino por los pasillos guiando a Kaji- te enseñare tu habitación, dormirás con Zap-dijo toda tranquila. A Kaji le dio un escalofrió por toda el alma y miro hacia tras donde estaba Zap con su típica cara mirándole. Pero no estaba en posición de contestar- La cena es a las 9,30 vendré a buscarte y te presentare al resto.

- ¿Hay mas gente aquí?- pregunto Kaji poniéndose a su altura. No había pensado en cuantos podían ser. Sin contar a Dino eran siete.

- Si, unos pocos más, con los años hemos ido creciendo- contesto, y antes de que Kaji replicara ya habían llegado al pasillo de las habitaciones. Era el mismo en donde se encontraba la enfermería cutre de cuando llego allí por primera vez- Este será tu cuarto de ahora en adelante, si tienes algún problema con Zap…- dijo mientras miro al chico rubio fijamente en señal de que no se fiaba nada de él- … avísame. Os espero en una hora- y siguió por el pasillo. Ella desapareció girando y tomando el pasillo de la enfermería, mientras que Sôkar que había estado todo el rato detrás suya entraba en una habitación a tres puertas de la suya.

Zap fue el primero en entrar. La habitación no era gran cosa, parecía la típica doble de un hotel. El tamaño era suficiente para dos personas. Desde la puerta había un pequeño pasillo hasta dar con la habitación que tenia dos camas con sabanas negras, cada una en una esquina y pegadas a la pared, al lado de cada cama una mesilla de noche con lámpara y luego una estantería no muy grande que unía las dos mesillas. En la parte de los pies de la cama había un baúl metálico. Podría ser donde guardar la ropa, pero Kaji se fijo que había armario empotrado, puede que ese baúl era mas bien para cosas personales. Las paredes eran color crema y el suelo de mármol. Si se tirase una de las paredes que hay desde la puerta hasta la habitación nos encontraríamos con el baño. Era sencillo y por lo menos tenía dos duchas para no tener que esperar a que acabase el otro. Podría sobrevivir allí.

- ¡Por fin cama nueva!-grito Zap tirándose en la primera cama que vio. Se quito los zaparos empujando uno con el otro y los dejo caer al suelo. La suela de los calcetines estaba sucia.

- ¿Era esta tu habitación de antes?- pregunto Kaji al ver la confianza de Zap en aquel lugar.

- No, me cambie esta mañana- decía Zap mientras sacaba un comic de su mochila y empezaba a leerlo encima de la cama- Antes dormía con Sôkar, pero como se fían menos de ti que de él te tengo que vigilar.

- - Kaji empezaba a recapacitar con que individuo le fue a tocar-¿Luego todos duermen en habitaciones dobles?- pregunto Kaji para asegurarse de que desgraciadamente no había otra opción que dormir con aquel elemento.

- Si- Zap aparto la vista del comic para mirar el techo- Menos ahora que Sôkar duerme solo en la habitación 05 que era donde antes dormía yo, y Dino que duerme en la 10, están Arturo y Sauce en la habitación de alado, Nizo duerme con Tarantula en la habitación 09 y Lluvia y Amor que duermen en la 06- y Zap dejo de contar.

- ¿¡Que!?¿que Amor duerme con Lluvia?- le sorprendió bastante la idea de esas dos juntas. Puede que no las conociese mucho pero le daba la sensación de que eran completamente diferentes como el blanco y el negro.

- Si, ya llevan un par de años- siguió leyendo

- - “¿un par de años?”. A Kaji le dio miedo hacer aquella pregunta- Zap… ¿Cuántos años llevas aquí?

- Sobre cinco- dijo Zap sin darle mucha importancia al asunto- Vine a los once si mal no recuerdo.

- “¿Tanto tiempo?”- se pregunto Kaji, tendría que estar él tanto tiempo allí- ¿Y tus padres no sospechan nada?- pegunto Kaji sin malicia

- Yo no tengo padres- volvió a responder Zap sin dejar de leer. Kaji no sabia si seguir preguntando o dejar aquel momento incomodo- Me crie en un orfanato lejos de aquí. Dino me vino a buscar a los once y como no tenia nada que hacer, acepte irme- Ahora Zap parecía mucho mas serio de lo que había visto hasta ahora. Kaji dejo su mochila encima de la cama, cogió una muda limpia y se fue al baño con la esperanza de así romper el ambiente pesado. Aun de haberse duchado aquella mañana vio que aquella era la mejor opción. Se preguntaba su había hecho bien en haber tenido aquella conversación y si había hecho recordar tiempos malos a Zap, pero se relajo cuando oyó detrás de la puerta de madera- ¡Jajaja, como mola esta ardilla obesa!- y las risas prosiguieron un buen rato. No parecía una mala persona.


Las 9,25 y petaron a la puerta. Kaji fue abrir vestido más cómodamente, con una camiseta negra y pantalones de chándal holgados, y mientras Zap seguía con sus risas tirado en la cama. También llevaba unos guantes rojos que Zap habia dicho que llevase. Eran de una tela especial, que conseguía retener su elemento. De aquella forma, no quemaría nada. El resto de chicos de allí estaban obligados a llevarlos, no querían que pasase un accidente. Al abrir la puerta de metal azul se encontró con tres personas que lo esperaban sonrientes. Amor, Arturo y Sauce estaban en el pasillo, vestidos también de forma cómoda. Kaji pensó que a lo mejor ellos eran iguales a Zap, que no tenían donde volver y aquello era su hogar y por eso era normal vestir así por su casa.

- Hora de cenar- dijo Amor mientras cogía la mano a Kaji y lo guiaba hacia las escaleras.

- ¡Vamos Zap! O Dino te volverá a castigar- dijo Arturo a Zap al ver que este seguía a sus cosas.


Caminaron hasta el salón de la vez anterior que esta vez parecía mucho menos intimidatorio que la otra vez. Más iluminado y con más alboroto parecía un salón donde se reunían los amigos a cenar. La mesa había sido ampliada y en ella ya estaban sentados Dino y Sôkar. La mesa tenia cinco asientos a cada lado además de los dos de la cabecera. En uno estaba Dino, y el otro estaba libre. Kaji se sentó en ese sitio donde se había sentado la vez anterior. A su lado izquierdo y pegados a la pared estaba primero Amor, dos sitios libres, Sauce y Arturo. A su lado derecho estaba Sôkar, asiento libre, Zap se acababa de sentar en la tercera silla, y otros dos asientos más.

- Yo de ti no me sentaría ahí- dijo Sôkar a su lado con tu tono de voz tranquila.

- ¿Por?- quiso saber Kaji, pero pronto tuvo su respuesta.

- ¡Tú, idiota! Ese es mi sitio- hizo su aparición Lluvia vestida con camiseta azul y mayas- quítate de ahí si no quieres cobrar- decía mientras se acercaba. Dino no hacia caso, leía sin mucho interés un periódico.

- Lo siento- dijo Kaji mientras se levantaba y dejaba el sitio a Lluvia. Se sentó al lado izquierdo de Amor.

Empezaron a charlar un rato. Lluvia y Sôkar empezaron su conversación en tono bajo pero sin importarles mucho que lees oyesen. A los dos minutos entraron en la habitación Nizo, mas otro chico de pelo negro, empujando un carrito metalizado con bandejas.

- ¡Esto es un asco!- se quejaba Nizo mientras ponía una fuente de metal en un lado de la mesa- Ya llevamos tres días seguidos sirviendo, ¿Cuándo se va ha acabar el castigo?- pregunto mirando a Dino que colocaba su periódico en una esquina de la mesa

- ¡Cuando a mi me apetezca! Y a ver si la próxima vez
tardamos menos u os subo el castigo a desayuno, comida y cena.


Nizo contesto por lo bajo, y dejo otra fuente en el otro lado de la mesa. Después de eso, se sentaron alado de Dino. En la cazuela había una sopa de fideos. Amor se levanto y fue sirviendo a su trozo de la mesa con gran amabilidad. Realmente estaba muy buena, mejor que la que hacia su madre. Cuando acabo el plato le daba vergüenza pedir más y se quedo mirando a Zap que ya iba por su tercer plato. Amor le ofreció mas a Kaji al ver su cara y este acepto encantado. Fue entonces cuando entro otro chico en la sala. Era el que le había hecho el examen medico del fuego.

- Siento la tardanza- dijo simplemente mientras se sentaba entre Zap y Sôkar.

- ¡¿Y por qué a él no lo castigas!?- grito Nizo al ver como Dino no comentaba nada

- Porqué Matarratas trabaja mas en un día que tú y Tarántula en un mes- le contesto Dino que hizo que Nizo se callara.

Amor ofreció la sopa a Matarratas, hizo un gesto con la cabeza de que si quería y dio un leve “gracias" cuando acabo. Kaji por fin sabia el nombre de aquel chico extraño. Matarratas. Casi de pensarlo le dio un escalofrió, ¿Quién es el cruel que pone ese nombre a su hijo?

- Matarratas, ¿hoy has matado alguna rata?- pregunto Zap tranquilo y haciendo que todos le mirasen.
- - Mat puso su mano detrás de la cabeza de Zap y la estampo contra el plato de sopa con la esperanza de que se ahogase-¡Todos los puñeteros días igual!

Algunos rieron por lo bajo y Kaji empezaba a pensar que aquello si se acercaba a una pandilla de amigos. De segundo plato había chuleta y patatas. Para el postre, la parte inferior del carrito traía helados en pequeñas unidades y yogures. En cuanto acabaron, cada uno dejo su plato en el carrito. Lluvia en cuanto acabo se disculpo y se retiro de la sala, al igual que Dino. Nizo y Tarántula fueron también los encargados de limpiar la mesa y recogerla. ¿Qué habrían hecho? El resto de los presentes, corrió a coger un sitio en el sofá que tenía forma de “L” y estaba orientado a la gran pantalla que colgaba de la pared. Era muy grande, cabrían perfectamente seis personas allí sentadas, y además por el suelo se repartían algún puf, y cojines bastante cómodos. Kaji se sentó en el sofá pero esta vez pregunto si era el sitio de alguien, a lo que le contestaron que no. Sauce saco de un mueble una colección de películas no demasiado nuevas. No llegaban a la docena.

- ¿Vemos “El ninja que me clavo su katana”? Es la que menos hemos visto- dijo Sauce cogiendo un DVD

- No, yo prefiero “Ninja adolescentes-dijo Amor mientras cogía otro. Kaji se fijo que la película más reciente era de por lo menos hace dos años.

- ¿Por qué no tenéis películas mas nuevas?- pregunto Kaji sin darle importancia. Todos se callaron.

- Pues…- empezó Amor- no tenemos dinero para comprar más, no solo eso, además no podemos ir al pueblo a comprar- decía Amor mientras miraba las caratulas de los DVD- Este tipo de caprichos tenemos que pagarlos nosotros mismos. Los únicos aquí que tienen dinero propio son Lluvia y Sôkar, por que tienen un trabajo fuera- Coloco todas las pelis en un montón- Fue Sôkar el que nos compro casi todas las pelis.

- Ok…- la situación era un poco tensa. Puede que realmente no estuviesen tan bien como intentaban aparentar. Kaji pensó in rato- ¡Ya se! La próxima semana os traeré yo las pelis que tengo en casa. Nadie de mi familia se enterara, apenas las ven.

- ¿De verdad?-decían todos con ojos ilusionados. Puede que para ellos estar allí encerrados las 24 h fuese algo mas aburrido

Finalmente eligieron una película de risa. Se sentaron algunos en el sofá, otros en el suelo y otros cogieron una silla. Todos rieron, algunos menos que otros, pero a Kaji le sorprendió esto. Aun de haber visto aquellas mismas imágenes muchas otras veces, de saber lo que sucedería y el dialogo, aun así hacían como si fuese algo nuevos para ellos. Amor intento una y otra vez no cerrar los ojos pero finalmente se dejo caer rendía en el hombro de Kaji. Cuando hubo acabado la película, Matarratas, Nizo y Tarántula se marcharon. Kaji, por la sugerencia de Arturo, dejo a Amor acostada en el sofá, porque si la despertaban para que se fuera estaban casi seguros de que querría quedarse aun de estar muriéndose de sueño. Le pusieron una manta por encima y los cuatro que quedaron se fueron a una pequeña mesa con sillas altas. Empezaron a charlas de tonterías, de anécdotas y curiosidades. Realmente no eran diferentes a otros chicos de su edad en cuando a mentalidad. Kaji pregunto algo que le llamara la atención, y era que todos los de allí llevaban un pendiente de oro en la oreja derecha. Arturo contrato que aquello era como una marca distintiva. Si veías a alguien, con exactamente el mismo pendiente lo mas seguro era que fuese uno de los suyos. Mientras los más pequeños solo llevaban uno, Dino tenia tres en señal de ser el que mandaba allí. Por un momento, Zap empezó a reír con fuerza debido a una tontería de Sauce, Amor se revolvió en su sitio pero sin llegar a despertarse.

- Shhh…- dijo Arturo con el dedo índice delante de la boca-Vais a despertar a Amor- en ese momento a Kaji se le ocurrió otro tema de conversación que le había dado algo de curiosidad en las pasadas semanas.

- ¿Os puedo hacer una pregunta?- los compañeros afirmaron con la cabeza- ¿de donde sois?

- ¿A que viene eso?- pregunto Sauce aun sin darle mucha importancia al asunto

- Es por vuestros nombres. Son muy raros y algunos nunca los he oído- dijo Kaji sin malicia.

- Estos no son nuestros verdaderos nombres- contesto Arturo algo serio. Aquel no era un tema de mucha importancia, pero si estaba relacionado con algo mayor- cuando llegamos aquí cambiamos nuestros nombres por otros relacionados con nuestro elementos.

- ¿Por qué?-se mantuvo un silencio.

- Para proteger a nuestras familias- Contesto finalmente Arturo. Kaji cayó con la sensación de haber metido bastante la pata. Para su suerte, aquellos eran personas bastante comprensivas- ¿Dino no te explico nada?

- …No- aun no sabia muy bien por donde iban los tiros, pero puede que de aquella forma no volviese a meter la pata.

- Este Dino…- resoplo pesadamente mientras se recolocaba en la silla- prométeme que lo que te cuente no se lo contaras a nadie. Es muy importante- Kaji asintió con la cabeza- Esta bien… como sabes, los elementales fueron erradicados hace cientos de años. Su poder genético ha ido decayendo hasta el punto que unos pocos como nosotros hemos conseguido desarrollarlo… y eso lo sabe el gobierno- Rápidamente a Kaji se le vino la imagen e su padre a la cabeza, y no solo él, si no de todos los que le rodeaban obsesionados por que Kaji admitiese el poder del rey y del gobierno como algo bueno. Pero su mala espina con el tema parecía ser correcta- El gobierno a pasado años eliminando a todos los elementales activos, y ahora elimina aquellos que empiezan a desarrollar sus poderes para impedir que distiendan. Una parte secreta del ejército trabaja únicamente en eso, en detectar, localizar y eliminar chicos. Casi todas las victimas son chavales de entre seis y doce años- este dato era aterrados. No lo pensar en chavales que ni siquiera saber porque, eran ejecutados. Se le vino a la cabeza la pregunta de que si su padre sabría algo de todo aquello- Dino busca e intenta salvar a estos chicos, pero por desgracia muchas veces no es posible. Nosotros hemos sido de los pocos que ha conseguido salvar- un silencio aterrador. Realmente Dino cargaba con aquella carga, la de salvar niños o que mueran. Puede que en el fondo su comportamiento no sea tan odioso. Kaji miro a sus compañeros. Zap admitiera que siempre fura huérfano, pero ellos dos.

- ¿Y vuestros padres?- pregunta Kaji con duda, pero puede que aquello fuese lo mejor para aclararse las ideas.

- Depende de a quien preguntes- dijo Sauce- En mi caso, Dino me encontró antes que el ejercito me detectase, por lo que hablo con mis padres para desaparecer. Ya hace dos años que no los veo- dijo con nostalgia mientras miraba la lata de refresco que sujetaban sus manos.

- En mi caso- prosiguió Arturo- mis padres fallecieron al quedarse atrás para distraer a los soldados mientras yo escapaba junto Dino.

- Lo siento- fue lo único que dijo Kaji. Realmente veía aquel lugar de forma distinta. Ahora la imagen de todo aquello era muy extraña, un lugar donde entrenar poderes elementales, casi hecha solo para huérfanos. En ese momento vio un poco menos problemática su familia.

- Murieron por una causa y juro que valdrá la pena- mientras apretaba el puño. El aire era tenso, asta que se oyó como Amor dormida tiraba un cojín al suelo- Puede que esto sea mejor también comentártelo ahora y que no la fastidies luego- cometo mientras miraba hacia el sofá donde ella descansaba- Amor es muy sensible en cuanto al tema de sus padres. Nunca nadie ha sido capaz de hablar con ella en cuanto al tema, solo Dino contesto nuestras preguntas, pues ella si empezaba a recordar entraba en un depresión y angustia bastante grandes. Amor era hija única y por esa razón sus padres eran enormemente cariñosos con ella. Nunca conoció el mal y el afecto que le daban provoco que sus poderes se activasen antes de lo común. Con seis años no era consciente de que podía cambiar el humor de cualquier persona. Cualquiera que se viese sumergido en la desesperación a su lado recuperaba las ganas de vivir. Pero finalmente los soldados SS dieron con ella. Una mañana los soldados fueron petar a su puerta. Ella debería estar en el colegio pero ese día su madre se había dado cuenta de que tenia unas decimas de más. En cuento su padre abrió la puerta le dispararon en la cabeza. La madre pudo esconderla en el armario, pero quedo entreabierto y vio igualmente como mataban a su madre apuntándola con un arma, y la sangre que salpico las paredes también le mancho la mejilla. Los soldados pensando que Amor estaba en el colegio fueron a buscarla. Amor no pudo salir del armario. Lloro en silencio rígida como si la hubiesen congelado. Finalmente Dino consiguió colarse en la casa y descubrió su escondite. Fue un milagro que sobreviviera. El primer año aquí Amor no hablaba ni hacia nada, solo lloraba. Finalmente consiguió pasar aquel bache. Dino fue siempre muy duro en cuento a ella se refería, no quería que nadie comentase nada sobre sus padres ni temas parecidos- Arturo sonrió aun del amargo de la situación- desde entonces Amor volvió a sonreír, nos convirtió en su nueva familia que ama y da cariño. Adora ayudar y ser útil por que así esta feliz, por que el resto del mundo lo esta.

- -Kaji miro donde se encontraba Amor aun dormida. ¿Cómo podía ser así de alegre? Después de lo vivido como es que podía ser tan feliz. Desde que la conoció ni una vez ha estado triste, ni ha tratado mal a nadie, ella solo quiere paz. La tensión de la habitación se relajaba mientras el reloj se acercaba a la una y media. Puede que otro tema de conversación más alegre consiguiese rencaminar el humor- Bueno, antes me dijisteis de que vuestros nombres derivan de vuestro elemento, ¿no?- pregunto Kaji. Ellos admitieron con la cabeza, aquel cambio era agradecido por todos- que significan exactamente.

- Jajá pues es una pregunta interesante. No disponemos de mucha información de los elementos e historia antigua, así que el significado propio de los nombres es un poco difícil saberlo- Dijo Arturo- mi nombre proviene de una antiguo rey. No como el nuestro, si no de uno que luchaba por la paz y harmonía.

- El mio significa “el mejor y mas fuerte de todos”- dijo Zap

- ¡No digas mentiras!- contesto Sauce- Zap se lo pusieron por el sonido que hace al ir muy rápido

- ¡Mentiroso tú! Es mi nombre y significa lo que de la gana.

- Jajaja- empezó a reír Kaji al ver discutir a Sauce y Zap de idioteces- y tu Sauce, ¿Qué significa tu nombre? La verdad es que me suena un poco pero no sé de que...

- Mi nombre era el de una clase de árbol- dijo feliz.

En ese instante Kaji se congelo, rápidamente vino a su cerebro de donde había oído ese nombre antes. Pidió que esperasen un momento y salió corriendo de la sala. Volvió a los 2 min y todos seguían sentados, menos Amor que ya se despertara por causa de los gritos de Sauce y Zap, y ahora bostezaba mientras acercaba otra silla a la mesa junto a los demás.

- Al igual que he prometido guardar vuestro secreto quiero que vosotros guardéis el mio- dijo Kaji sonriente. Amor aun estaba adormecida por lo que realmente un no se estaba dando cuenta de lo que decían. Kaji llevaba su mochila de tela entre los brazos- Hace tiempo mi tío me regalo esto, es muy importante para mi- y de la mochila saco el libro blanco llamado Gea- es un libro muy antiguo que habla sobre la superficie- Lo abrió y empezó a buscar entre las paginas. El resto lo miraban extrañados. Paro en una pagina y deslizo el dedo por ella mirando una a una las palabras- ¡Aquí esta!- dijo mientras giraba levemente el libro para que viese el resto- Sauce: Planta arbórea o arbustiva salicácea de hojas lanceoladas,con el envés cubierto de vello blanquecino,que crece en las orillas de los ríos- Kaji leyó la descripción que daba el libro mientras Sauce no para de mirar la imagen que había alado de la descripción. Era un dibujo hecho a lápiz que con el tiempo se había borrado poco a coco, pero que aun se podía hacer una idea de la forma.

- Es la primera vez que vio uno- Dijo sonriendo. Empezaron a investigar nombres, era muy difícil encontrarlos pero estaban. Algunos como Tarántula les dejaba un escalofrió en el cuerpo. Ya cuando el reloj apuntaba casi las dos comento Sauce- ¿y que significa Lluvia?

- - el nombre de la chica había pasado todo aquel tiempo desapercibido. Puede que no fuese solo con Kaji, sino que su mala relación fuese con todo el mundo. Buscaron la descripción y no tardaron en encontrarla. Esa palabra aparecía por todo el libro- Agua que cae del cielo…- dijo Kaji en bajo. Por un momento pensó en su cielo de Beluga, pintado y roto, y se imagino cientos de gotas de agua cayendo de él.

- ¿Agua cayendo del cielo? Eso son goteras- hizo su intromisión Zap. Las risas duraron un buen rato hasta que el reloj marco las dos y cada uno marcho a su habitación para descansar.



luz electriker Mensaje Sab Ago 18, 2012 12:39 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Mega Ninja
Mega Ninja

spain.gif
Desde: 21 Nov 2010
Mensajes: 915
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 21
0
Título del mensaje:
buen capitulo xDD estoy deseando ver a Mat con coleta




Sara_loveArt Mensaje Sab Ago 18, 2012 2:49 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 09 Ago 2011
Mensajes: 479

Edad: 19
0
Título del mensaje:
» luz electriker escribió:
buen capitulo xDD estoy deseando ver a Mat con coleta

luz. coge a su abuelo y quitale la perilla. tu sueño sexual se ha realizado xD




xXnaloviXx Mensaje Vie Ago 24, 2012 10:16 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 21
0
Título del mensaje:
BUAAAAAAAAH estoy super enganchada XD hoy es viernes een.... solo digo eso...... Qué dices.....


luz electriker Mensaje Vie Ago 24, 2012 11:35 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Mega Ninja
Mega Ninja

spain.gif
Desde: 21 Nov 2010
Mensajes: 915
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 21
0
Título del mensaje:
» xXnaloviXx escribió:
BUAAAAAAAAH estoy super enganchada XD hoy es viernes een.... solo digo eso...... Qué dices.....

idem..por cierto Sara, NO ES LO MISMO por que Sebastian es buena gente y Mat no, la actitud cambia el estilo...digo yo xD sube ya o MUERE




xXnaloviXx Mensaje Sab Ago 25, 2012 2:36 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 21
0
Título del mensaje:
Ya puede ser largo el capitulo XD......Mas te vale....


Sayara Mensaje Sab Ago 25, 2012 7:17 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 24
0
Título del mensaje:
He de pedir perdón,pero no se cuando salda el siguiente capitulo. Peor aun no me matéis, dejarme explicar. Llego el jueves tan ricamente, y por la noche dije, "Voy a subir el cap", pero entonces... Me di cuenta que no estaba acabado (musica de suspense). Me decidi a acabarlo el viernes, pero un accidente con la acetona mientras me pintaba las uñas ha hecho que el teclado de mi portatil se haya vuelto loco. Tendre que llevarlo a arreglar, asi que no se cuanto tardare. Intentare acabarlo desde mi(viejo)ordenador. Lo mas seguro es que lo suba el viernes, y para conpensar dos cap (el siguiente me gusta bastante y si esta acabado) y varios dibujos. Sonrisa
Lo siento T^T
pd: las uñas me quedaron preciosas XD


xXnaloviXx Mensaje Sab Ago 25, 2012 8:35 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 21
0
Título del mensaje:
T^T joooo.......


Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas