Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Que te parecio el fic hasta el momento?
 
Muy bueno, espero el siguiente: 78%
Buena historia, no tan buena narración: 7%
Buena narracion, no tan bueno historia: 0%
Continuala, puede mejorar o ser interesante: 13%
Déjalo T^T: 0%
Total de votos : 51
 
» La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Autor Mensaje
Sara_loveArt Mensaje Mar Ago 28, 2012 4:33 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 09 Ago 2011
Mensajes: 479

Edad: 21
0
Título del mensaje:
» xXnaloviXx escribió:
T^T joooo.......

yo me alegro por sus uñas xDD




Sayara Mensaje Jue Ago 30, 2012 4:49 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje: Capitulo 5º: Siente el fuego
Y porfió, después de una semana, ha llegado el 5º capitulo "Siente el Fuego". He de avisar con antelación que este capitulo ha sido escrito un poco a prisas, así que no he tenido tiempo de editarlo muchas veces. Igualmente espero que os guste Sonrisa
PD: Perdón por la tardanza



Capitulo 5: Siente el fuego

El despertador sonó temprano, no tanto como para cuando iba al instituto, pero temprano. Eran las nueve y el despertador colocado estratégicamente alado de la puerta del baño para obligar a levantase empezó a emitir su odioso pitido. Kaji se inclino en la cama para levantarse y apagarlo, pero no tuvo tiempo pues Zap aun roncando cogió una especie de pelota que tenia en su mesilla y la lazo sin nisi quiera mirar. Dio de lleno en el aparato que dejo de sonar y permitió escuchar mejor los ronquidos de Zap. Kaji quedo un rato en la cama pensando. No le había resultado difícil conciliar el sueño aun de ser su primera noche allí. Pensó un poco mas en lo sucedido la noche anterior y en las historias contadas, pero vio de repente como el despertador ahora marcaba las nueve y cuarto. Kaji grito a Zap para que se levantase, pero como no fue capaz de tal logro lo dejo. Se ducho y vistió con un simple chándal. A las ymedia llamaron a su habitación. Eran Arturo y Sauce que lo venían a buscar, y aun de seguir gritándole a Zap que se levantara no lo hizo. Fueron hasta lo que debía ser la cocina.

Era muy parecida a la de los hoteles o campamentos, cocinas grandes para cocinar para numerosas personas. A la hora des desayuno cada persona cogía lo que quisiese desayunar y se lo hacia, no desperdiciarían comida si alguien no la quería. La cocina tenia tanto mesas redondas con sillas, como una barra con taburetes. Aun faltaban algunas personas en el lugar, pero también puede que ya desayunaran. A las diez menos diez marcharon de la cocina. Arturo dijo que iban al Área de Entrenamiento, pero no se molesto en explicárselo a Kaji, estaba demasiado entretenido hablando con Sauce. Kaji los siguió en silencio e intentando memorizar el trayecto. Se fijo como en los pasillos cada cierto tramo había una línea bastante gruesa que los dividían como en varios sectores, y que además el nombre de dichos sectores estaba pintado en la pares. Kaji miro el gran código “8-2”. Pararon delante de lo que parecía un gran elevador, de metal resplandeciente y parecía ser muy resistente. Antes de que las puertas se abriesen tenían que tocar una pequeña placa el lado de la puerta y tras ser identificados las puertas se abrían. El ascensor era grande, puede que para más de diez personas incluso. Cuando descendieron el ruido que hacia la maquinaria era considerable. No debieron bajar demasiado, tan solo un piso. Y cuando se abrieron de nuevo las puertas Kaji vio como se encontraba en unos pasillos completamente metalizados. En varios puntos había cámaras observando todos los movimientos que allí pasasen. Aquel lugar si parcia una base secreta. Arturo y Sauce caminaron como si nada, y llegaron a un pasillo donde solo había dos puertas. En una de las puertas ponía “H” y en la otra “M”.

Entraron en la que ponía H. Eran unos vestuarios muy amplios. Se podrían dividir en tres partes, las taquillas con bancos para cambiarse, los baños, y las duchas. Kaji pudo ver como en una de aquellas grandes taquillas ponía su nombre. Estaba cerrada con llave. Provo a abrirla con la llave de la habitación y funciono, pero dentro no había nada.

- Tranquilo, tardaran un tiempo en confeccionarte la ropa de entrenamiento- Dijo Sauce mientras de cambiaba de ropa al igual que Arturo. En ese momento se abrió la puerta y entraron Nizo y Tarántula.

- Pero mira quien esta aquí- dijo mientras que sin ningún motivo lanzaba un chorro de agua a la cara de Kaji- perdona, me parecías muy acalorado-reía junto al otro chaval. Arturo y Sauce parecían pasar de él, puede que fuese como Lluvia, había que dejarlo a su aire.

Kaji se seco con una toalla que se encontraban en un estante. Todos los demás menos él se cambiaron a un conjunto de ropa muy parecida. Todos llevaban camiseta de manga corta negra con unos pantalones pirata que parecían mas bermudas. Estos variaban, Arturo lo tenia dorada, Sauce Verde y Nizo Azul. Kaji no pudo evitar fijarse como la camiseta del chico llamado Tarántula tenia dos grandes agujeros debajo de las mangas que dejaban ver parte de su torso. Cuando acabaron salieron todos juntos, en ese momento entraba Zap al vestuario pero sin muchas ganas.Caminaron hasta una pequeña abertura en el pasillo. Allí estaban Amor, Sôkar y Lluvia, sentados en unos sofás rectos. Ellas vestían mayas hasta la rodilla negras y camisetas sisas de color, el chico un traje todo negro. Esperaban delante de una puerta donde estaba escrito “G-7”. Esperaron charlando, menos Lluvia que permanecía callada en un rincón. La puerta se abrió en cuanto el reloj que tenia encima dio las diez. La puerta se abrió a la mitad, era automática. Dino esperaba dentro, y apenas fue por unos segundos cuando la puerta estaba apunto de cerrarse entraba Zap a todo correr.

- Casi llegas tarde- comento Dino

- Es que no me sonó el despertador- Dijo Zap- Kaji lo apago
- ¡Eso no es verdad!- contesto Kaji al notar la cara de poca aprobación de Dino.

Miro su alrededor. Estaba en una sala muy espaciosa, pude que del tamaño de un gimnasio de instituto. El techo tenia la altura de dos plantas. Las paredes eran de metal y el suelo de mármol. Era un lugar de entrenamiento muy parecido al de los militares de Leona. De pequeño había ido numerosas veces al centro militar, tanto con su padre como en guías con el colegio. Todos se colocaron en fila en frente de Dino esperando ordenes, menos Lluvia que se coloco de pie alado de él.

- Hoy haréis entrenamiento rutinario de 5 horas, espero no tener ninguna queja- empezó a caminar hacia la puerta pasando por delante de Kaji- Tú, vente conmigo- Kaji lo siguió sin rechistar mientras la gran puerta de metal se cerraba tras su espalda dejándolo solo con aquel loco.

Dino lo llevo hasta una habitación más pequeña de entrenamiento y le explico gran cantidad de información sobre los elementos. No era de extrañar que antes de utilizar sus poderes supiese algo de ellos. Le explico el tema de la energía espiritual para crear el elemento y como utilizarlo para crear un ataque. Pararon a las 14,30 cuando sonó una bocina por una megafonía que se encontraba en la sala. Era la hora de comer. Todos los demás chicos salieron de las sala 7 G cansados y sudando, por lo que se dieron una buna ducha antes de sentarse a la mesa. Kaji que no había hecho ningún tipo de esfuerzo físico simplemente sentó mientras sus compañeros se aseaban y comentaban lo que habían hecho. La comida era muy parecida a la cena, en el mismo lugar con los mismos asientos y otra vez les toco servir a Nizo y Tarántula. A las 4,00 ya estaban de nuevo cambiados para el nuevo entrenamiento. Dino volvió a concentrarse con Kaji, y como ya le había explicado sobre cómo utilizar el elemento la tarde se basó en poder controlar el fuego no propio. Kaji no se quemo ni una sola vez, aun de que su brazo estaba en llamas por el fuego que provocara Dino. Kaji debía moldear aquellas llamas a su antojo, pero no fue hasta última hora cuando su brazo estaba casi apagado cuando consiguió revivir las llamas y de nuevo apagarlas, ganándose un buen trabajo.


Apenas necesito tres entrenamientos solos para aprender a utilizar el fuego. Por supuesto no llegaba a la altura de los demás aun: tardaba en crearlo, duraba poco y se cansaba con rapidez. Esto hacia que a Lluvia se le pintase una sonrisa en sus labios. Pero aun así fue bastante sorprenderte, los demás habían tardado más de una semana en poder utilizar su elemento, solo unos pocos habían demostrado la habilidad de Kaji. Ahora, entrenaba junto al resto, con ejercicios bastante parecidos a los del colegio. Resistencia, velocidad, fuerza y coordinación eran lo que más se basaba. Al final del día, solían hacer pequeñas competiciones, como para comprobar su fuerza. Por el momento Kaji era vencido con facilidad, pues tardaba más en crear fuego que en defenderse. Pero la cosa pronto cambio.


Pasado el tiempo, ahora Kaji hacia auténticas maravillas en los entrenamientos. Era capaz de pasar horas lanzando bolas de fuego del tamaño de un balón de playa. Su cuerpo había cambiado de endeble a uno musculoso, que incluso su madre noto la diferencia. Para él no había tiempo para tonterías cuando entrenaba, casi siempre estaba con las manos ocupadas en algo, o corriendo o levantando pesas. Por las noches caía rendido en la cama, casi sin fuerzas para seguir, pero finalmente se dejaba arrastrar por Zap para pasar la noche en compañía en el salón. Por otro lado Lluvia, no parecía tan contenta con el reciente cambio de Kaji. Su sonrisa se había vuelto en una mueca de desagrado, y casi de más odio. Ella, cuando Kaji conseguía algún tipo de merito, se marchaba del lugar de entrenamiento casi refunfuñando. Por ejemplo cuando Kaji consiguió el record de velocidad en los 100m lisos, superando a Lluvia en apenas 30 milésimas, y por supuesto haciendo la excepción de la marca de Zap. A las dos semanas, Lluvia dejo de entrenar con ellos, y empezó a hacerlo por la noche. Después e la cena, se dirigía a G-7 a entrenar, a veces sola otras con Sôkar, pero no salía de allí en un par de horas. Kaji no sabía aun muy bien a que venía aquella clase de caprichos que Lluvia recibía. Básicamente hacia lo que le venía en gana, sin que Dino le dijese nada. ¿Sería porque era la más fuerte? Aquello era un poco injusto.

Pasó un mes, y estaban en el último domingo del calendario. En un principio, Kaji pensó que aquel seria un domingo más de entrenamiento, pero se equivocaba. Cuando salió de los vestuarios, después de poner su ropa de entrenamiento, Dino hizo que se reunieran delante de la puerta de G-7. Menos Kaji, el resto parecía bastante tranquilo mientras que no llegaba Dino. Kaji se acerco a Zap, que esperaba sentado delante de la puerta.

- ¿Sabes lo que pasa?- le pregunto mientras observaba a los demás. Menos Matarratas, estaban todos, incluso Lluvia que hacía días que no se le veía casi el pelo. Ella permanecía apoyada en la pared esperando.

- Claro, hoy toca el juego del pañuelo-dijo Zap con las manos detrás de la cabeza y sin mucho interés. Antes de que pudiese contestar nada, Dino hizo su aparición exigiendo silencio y que se pusieran en orden de habitación.

Así lo hicieron, y en fila como si aquello se tratase de la escuela se fueron fuera de el refugio. Todos tranquilos, menos Kaji. Caminaron alrededor de media hora por las galerías. No fue un camino complicado, por donde fueron las galerías eran anchas y estaban bien iluminadas por las setas luminosas. A los ratos, el murmullo de los chicos hablando se elevaba lo suficiente como para que Dino volviese a exigir silencio, mientras amenaza con flexiones. Al final, llegaron a una cueva bastante grande, y se colocaron en forma de C dejando a Dino delante y Lluvia seria a su lado.

- Bien chicos, como sabéis hoy es fin de mes, y toca hacer una prueba- Dijo Dino. Recorrió con la vista el rostro de sus “alumnos” que algunos esperaban ansiosos, otros nerviosos y pasotas. Pero se paro en Kaji, y en su cara de no saber donde se había metido. Dino resoplo- para que no lo sepan… cada dos meses hacemos una prueba- dijo mientras sacaba un puñado de pañuelos blancos de una mochila que llevaba a su espalda- “el juego del pañuelo” Esta diseñado para comprobar vuestros reflejos, fuerza y trabajo en equipo- fue repartiendo un pañuelo a cada uno, hasta que únicamente Lluvia era la que faltaba- Cada uno tiene un pañuelo que debe proteger. Si os lo quitan estáis eliminados. Debéis protegerlo durante una hora, aunque sé que no durareis tanto…-dijo Dino con una sonrisa. Kaji asimilo las simples reglas del juego, pero nunca estaba mal asegurarse.

- Entonces… ¿debemos robar los pañuelos a nuestros compañeros?-dijo mientras que el resto empezaba a atarse el trozo e tela a alguna parte de su cuerpo.

- No, tendréis que defenderos únicamente de alguien-dijo mientras Que sacaba un metrónomo y el resto empezaba a prepararse- Tendrás que defenderlo de Lluvia. Ella deberá quitar todos vuestros pañuelos en una hora… así que suerte-dijo mientras pulsaba el metrónomo. Lluvia movía el cuello hacia los lados, preparándose para la caza. Kaji, antes de poder contestar, vio como Zap y algunos más escapaban hacia las galerías, escondiéndose de su agresora, y Kaji los imito.

Por otro lado, Nizo, seguro y engreído, se lanzo sobre ella con un puño en alto. Kaji miro hacia atrás, lo suficiente como para ver como Lluvia lo tumbaba de un golpe, y le quitaba el pañuelo que llevaba en el tobillo.

- Uno…-dijo en un tono caso inaudible, y viendo al resto escapar. En ese momentos, una bola escura empezó a tragarla, pero rápidamente puedo salir, y se lanzo hacia Tarántula a pocos metros de ella, quien había intentado derrotarla en un despiste. Patada en el pecho y Tarántula cayó en el suelo de forma pesada, mientras que Lluvia conseguía otro botín que se ataba al cinturón-dos... –dijo mientras Kaji la perdía de vista.

Kaji junto a Zap, intentaron escapar de Lluvia mientras por los túneles se oían los gritos de los que iban cayendo. En apenas unos diez minutos, y calculaba que solo quedarían tres. Kaji sujetaba el pañuelo fuertemente, casi con miedo de perderlo. Aquello era lo que había esperado siempre, una pelea directa con Lluvia, ahora podría demostrar lo que él valía. Junto a Zap, empezaron a buscarla entre las galerías oscuras, y no tardaron mucho en encontrarla, pues el ruido y el temblor de la pelea que estaba sucediendo en aquel momento era considerado. En una cueva no muy apartada, Lluvia y Sôkar habían empezado su lucha. Los golpes, los movimientos y la agilidad parecían haber sido coreografiados, pues eran tan precios esquivándolos que costaba creérselo. La pelea entre ambos fue dura, ninguno se dejaba ganar en aquel duelo, hasta que, finalmente, Lluvia se proclamo vencedora cuando consiguió tirarlo al suelo y colocarse encima de él, quitándole el pañuelo que llevaba al cuello con una sonrisa. Kaji observo más que sorprendido aquella leve batalla, poniendo realmente en duda su capacidad para vencerla, pero aun así deicidio intentarlo. Quiso planear un leve plan, el fallo es que lo intento hacer con Zap. En el momento que Kaji dio la orden para lanzarse sobre Lluvia, Zap permaneció inmóvil, mientras que Kaji se lanzaba a una muerte segura. Lluvia apenas le costó sujetar la mano de él y hacerle una llave, provocando que Kaji cayese de espalda perdiendo durante unos segundos el aliento, y además el pañuelo. Pero Lluvia no se distrajo con él, si no que miro a Zap, y con la misma mirada que el león mira a su presa se lanzo hacia él, mientras que el rubio empezaba a correr a una velocidad alarmante. En apenas unos segundos Kaji quedo únicamente con Sôkar, que descansaba sentado, y luego le ayudo a levantarse. Juntos y charlando fueron hasta donde se encontraba Dino y el resto de abatidos, que esperaban a que acabase la prueba. Solo seis minutos después, Lluvia hizo su aparición arrastrando por el cuello de la camisa un Zap que seguía intentando escapar. Tenía un rostro de enfado considerable, y sus mejillas habían tomado un leve color rojizo. Tiro a Zap delante de Dino, al igual que los pañuelos en señal de victoria.

- Muy bien-dijo Dino mientras miraba al grupo de chavales cansado. Cogió el metrónomo que marcaba 39 minutos, y le dio a un botón para que marcase cero nuevamente- Segunda ronda…-dijo mientras el resto se levantaba y se preparaban para aquello. Kaji no se podía creer que hubiese que hacer más, las piernas le temblaban de cansancio- Ahora iréis a por Lluvia-dijo mientras que la joven se ataba un pañuelo negro a su cinturón, y a la vez dibujaba una sonrisa intimidatoria. Dino levanto la mano- ¡Empezar!-grito descendiéndola.

Casi todos rodearon a Lluvia, como si intentasen atacarla a la vez para derrotarla. Pero sus tácticas no funcionaron. Ella ni intento escapar, únicamente esquivaba y golpeaba todo aquello que se acercase. Al cabo de unos quince minutos, todos estaban cansados y jadeantes en el suelo. En ese momento, Sôkar, que hasta el momento había permanecido aparte, volvió a luchar contra Lluvia, demostrando un poder impresionante. Ambos pelearon sin cesar por cuarenta y cinco minutos intensos, donde él en más de una ocasión rozo el pañuelo sin llegar a arrancarlo. El resto miraba la escena, rendidos de aquel juego. Pero Kaji, que observaba hipnótico la pelea, se le ocurrió un plan. Hablo en susurros con Zap, el cual permanecía descansado a su lado. Zap acepto el plan con una sonrisa y se pusieron en posición. Aprovechando que Lluvia les daba la espalda, hicieron un gesto a Sôkar, en señal de que se unirían a la pelea. El chico no dijo nada, siguió concentrado en el combare, pero en cierto modo ellos sabían que él había aceptado. Sôkar lanzo un puñetazo al rostro Lluvia, quien se lanzo hacia atrás para esquivarlo, pero una luz amarilla le hizo sobresaltarse. Por los pelos, consiguió detenerlo a pocos centímetros de ella, aun sorprendida de que se hubiese involucrado. Pero no fue la única sorpresa, Sôkar volvió atacarla por el lado opuesto a Zap, teniendo que detenerlo con su mano libre. Ahora, Lluvia, en apenas unos segundos, había detenido un doble ataque, y sus manos estaban ocupadas. Era la oportunidad perfecta. Kaji se lanzo hacia ella por delante, casi seguro de su victoria. Extendió su mano hacia el pañuelo tan rápido como pudo, y en cuanto sus dedos estuvieron a punto de rozarlo, sintió como la pesada bota de Lluvia le golpeaba. La joven, al tener las manos ocupadas, no lo había dudado y había pisoteado la cara del pelirrojo, apoyándose e impulsándose, dando una voltereta hacia atrás y alejándose de ellos.

Kaji noto el caliente y horrible olor de la sangre que se deslizaba por su nariz y manchaba su rostro. Amor empezó a gritar como loca, pensando que aquel seria el final del joven. Dino, al ver que aquella cantidad de sangre no era normal, detuvo la prueba. Lluvia soltó un pequeño bufido molesta, porque casi todos estaban alrededor del Kaji ensangrentado, y diciéndole que se había pasado. Bueno, Nizo no, él decía que era una pasada. Amor le hizo a Kaji un vendaje de primeros auxilios, que debería llevar una semana. Lluvia le paso el pañuelo a Dino, que mas tarde se daría cuenta como en una esquina, la tela levemente quemada. Y asi acabo aquel domingo, Kaji con la nariz vendada y Lluvia molesta porque había otra persona además de Sôkar que había conseguido igualarla un poco.


Bueno, y aquí se acaba el fic... bueno no XD. Aquí se acaba lo que yo considero el principio de la historia. En adelante empezare a meter mas historia, accion y drama. Os espero en el siguiente capitulo: ¿Preparado?


Sayara Mensaje Jue Ago 30, 2012 5:20 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje: Capitulo 6: ¿Preparado?
Bueno, como prometí la semana pasada, esta toca dos episodios. Este capitulo me gusto bastante, y es bastante mas largo que el anterior. Empieza la trama y la acción. Para quien le interese, no habrá capítulos atrasados en un tiempo, pues los tengo completos hasta el 11 XD. Recordar votar y preguntar si tenéis alguna duda Sonrisa.


Capitulo 6: ¿Preparado?

Ya habían pasado casi cuatro meses desde que entrenaba en 5 elementos y sin duda su vida había cambiado por completo. Se había hecho monótona y a la vez intrépida y llena de ilusión. En cuanto al colegio y su familia marchaba todo bastante bien, sin grandes problemas. Ahora demás de entrenar los fines también entrenaba tres días semanales. Esto era porque algunos de sus compañeros habían conseguido trabajos en el pueblo para pagar caprichos y así podía irse con ellos a la hora de comer. Hoy era viernes, el vendito viernes. Ya salía del instituto con la mochila y con ropa preparada, lo malo era cuando salía y veía a Lluvia con cara de pocos amigos esperándole. Vestía siempre con sudaderas y chándal, tenía un trabajo en un almacén, aun de no presentar los papeles que la confirmaban como mayor de edad. Pero también estaba Arturo que salía ahora de la cafetería cansado de una mañana ajetreada. Ellos dos eran los únicos que Dino les permitió trabajar fuera, más personas sería muy peligroso y difícil de evacuar. El día transcurrió sin mayores problemas. Como solía hacer Kaji, llevo una película nueva a la recién mejorada colección que ellos tenían, cada viernes le llevaba una y ellos las veían durante toda la semana. A Zap, por otro lado, pareció encariñare mucho con su consola, así que Kaji prefirió no separar aquel amor platónico. Puede que en algún futuro se mudase a aquel lugar, pero por ahora se encontraba bien de aquella manera, no era de negar que el viaje era un poco coñazo, pero valía la pena. Fue aquel sábado, medio año después de a verlos conocido cuando las cosas se complicaron. Dino hizo llamar a Kaji cuando este se encontraba entrenando con el resto. Sin duda se había convertido en uno de los mejores, puede que si no llegase a estar Lluvia fuese el mejor, pero eso ella nunca lo permitiría. Llego a al despacho de Dino, donde le esperaban también Lluvia y Sôkar que aquella mañana no habían ido ni a desayunar.

- Kaji- comenzó Dino- creemos que estás preparado para subir a un nuevo nivel- decía mientras Kaji se ponía alado de Sôkar

- Yo no lo creo…-dijo Lluvia por lo bajo y mirando hacia otro lado.

- - nadie comento aquello, sin duda era lo mejor- Dino, ¿podrías explicarme a que te refieres exactamente?-pregunto Kaji con respeto, ya sabía que no le caía muy bien a Dino.

- Harás una misión supervisada por Sôkar y Lluvia- miro unos papeles mientras bebía- Se trata de una nueva carga de baterías- miro a Kaji- como las que perdimos la vez anterior. Nosotros apenas nos queda unas cuatro y podríamos durar otros seis meses como mucho, pero prefiero no jugármela.

- Entonces… ¿podre salir por fin de misión?- dijo Kaji ilusionado

- Imbécil…

- ¡Claro que si claval!- Dino con ironía mientras gritaba- ¡todo lo que tu quieras!- serio- quiero esas cargas mañana aquí, mínimo de cinco.
- Si Dino- dijo Lluvia firmemente mientras se marchaba de la sala.

- Te esperamos en una hora en la entrada- le dijo Sôkar sonriendo a Kaji- tendrás tu traje en tu habitación- y de seguido se fue. Y cuando Kaji noto la mirada demoniaca de Dino en su nuca marcho lo antes posible.


Y así era, en su armario, en la parte superior se encontraban dos trajes, uno amarillo y otro rojo. Fue de suponer que el amarillo pertenecía a Zap, así que se probó el otro. Pantalones largos negros un poco flojos, camiseta roja larga y una chaqueta-capa. Esta ultima prenda no tenia mangas por lo que dejaba ver las del jersey, y era abierta. Se miro al espejo y sonrió. “Nada mal” pensó para sí como un tonto. Busco sus guantes de protección, pero el traje no tenia. Kaji quiso comprobar una cosa. Convirtió su mano derecha en un puño de fuego y lo poso sobre su brazo izquierdo. Lo quito a los pocos segundos y comprobó que la tela seguía perfecta. Se sintió tentado de arder por completo, pero observo el detector de humo que Dino se había colocado especialmente en su cuarto, y desecho la idea. Por si acaso, se puso los guantes que utilizaba normalmente. Salió al pasillo de las habitaciones, y se encontró a Sôkar esperando. Este apenas cambio su vestuario. Pantalones negros y polo negro. Sôkar, aun de tener la venda parecía que lo observaba con detalle.

- No te queda mal el traje- sonrió tranquilamente mientras empezaba a andar- A partir de ahora deberás ponerlo siempre en una misión, ¿entendido?- a lo que Kaji afirmo con la cabeza- vamos, hay que acabar de prepararse- e hizo un gesto con la mano para que lo siguiese. Subieron al primer piso, y cerca de las escaleras de salida, Lluvia esperaba impaciente alado de una puerta con el numero dos escrito. Antes de que empezase a gritar Sôkar la supo parar- Lo sé, lo siento, lo siento. Ha sido culpa mía la tardanza- Dijo intentando proteger a Kaji, aunque Lluvia no pareció creérselo. Tras chascar la lengua, la joven poso su mano desnuda sobre el escáner alado de la puerta. Este tras reconocerla, abrió sus puertas. Otra sala vacía para identificación y la segunda puerta se abrió. Dentro estaba lleno completamente de armas, complementos y cientos de cosas. Mientras que Lluvia fue directamente a por sus cosas, Sôkar quedo junto a Kaji- vamos, te ayudare por esta vez a prepararte- mientras se dirigía a unos cajones colocados en la esquina de la sala. No solo las armas eran importantes, había cientos de cosas que podían ayudarlo. Además se necesita un buen equipo. Sôkar mando ponerle un cinturón ancho con muchos bolsillos que guardaban mini bombas de humo, luz, etc. En su pierna derecha dos correas para colocar allí un arma. Sôkar le ayudo a colocarse algunas correas más, no lo digo para que servían, pero él era el experto. Sôkar se coloco el mismo cinturón que Kaji, y tres correas en su pecho. Dos que se cruzaban en forma de X y una que sujetaba su cintura. Cuando acabo, empezó a llenarse los bolsillos de utensilios que Kaji ni siquiera sabía para que eran. Sôkar le hizo una señal para ir al fondo del almacén donde se encontraba Lluvia ya armada. En esa zona las armas colgaban por las paredes, suelo y cajas, Kaji nunca viera tantas juntas. Mientras que el chico de sombra se armaba con más de cinco pistolas, a Kaji solo le dieron dos- Aun no estamos seguros de que estés preparado para ellas, así que mejor prevenir- dijo mientras le daba una pistola semiautomática y un AK-12 que sujeto con las correas de su pierna. Sôkar estaba muy armado, pero sin duda la que daba más miedo era Lluvia. Ahora el traje marcaba sus curvas por las correas fuertemente sujetas. En ambas piernas las correas sujetaban dos pequeñas ametralladoras.
En el cinturón dos armas pequeñas y detrás cruzada un fusil bastante grande. Justo debajo de su pecho cruzaba había otra correa, lo que exageraba el busto de ella que además la cremallera estaba bajada haciendo un notable escore. A Kaji le costó no mirar.

Kaji se distrajo mirando algunas armas que reposaban encima de mesas. Había desde pistolas ha espadas y arcos. Lluvia acababa de colocarse los guantes de cuero sin dedos mientras Sôkar se aseguraba el armamiento. Kaji vio encima de la mesas de armas, un objeto que no debería estar allí. Cuando iba a cogerlo, la mano de Lluvia se adelanto.

- Esto es mío- dijo algo molesta mientras se lo colocaba atrás de la espalda.

- ¿Luchas con una mini-sombrilla?- pregunto Kaji con un poco de gracia. Lluvia lo miro aun peor de lo que solía hacerlo.

- Es un paragua, imbécil…- dijo mientras se marchaba de vuelta a la puerta. Sôkar se acercó a Kaji.

- No subestimes esa arma. Aun no he visto a nadie que consiguiera ganarla con ella- pronuncio mientras seguía a Lluvia. Kaji quedo con cara de duda. El había visto sombrillas en las piscinas. La luz de las bombillas de allí era de gran potencia y podían quemarte. Pero pelear con ella era algo ridículo. Pero Kaji pensó en que no era una sombrilla, si no un “paraguas”. “¿Qué es eso?” se pregunto para sí mismo. Cuando vio que Sôkar estaba a punto de irse de la sala, salió de sus pensamientos y corrió tras él.

Fueron hacia la entrada en silencio. Cuando llegaron, Lluvia abrió un armario empotrado de puertas de metal. Dentro había capas, todas iguales. Cuando Kaji vio ponérselas, no dudo en que ellos habían sido la pareja de la explosión. Por supuesto ya se lo había imaginado, pero verlos así se lo confirmaba por completo. Le dieron otra capa a él. Esta era completamente marrón hasta las rodillas, cerrada y con una capucha amplia. Se colocaron delante de la puerta de salida, y mientras se abría oyeron unos pasos detrás de suya, que se acercaban a toda prisa. Kaji fue el único que se volteo para ver a Amor, aun vestida con la ropa de entrenamiento, correr hacia él con las mejillas mucho más rojas de lo normal.

- Amor, ¿Qué haces aquí?- pregunto Kaji cuando la joven se puso enfrente de él y se apoyó las manos en las rodillas mientras intentaba conseguir aliento. Sôkar giro levemente la cabeza para verla, pero no dijo nada.

- Ah… ¿es verdad que vas de misión?- dijo la joven aun entre jadeos.

- Si, nos íbamos ahora- contesto Kaji sonriente y alegre. Al verlo, Amor cambio su cara de preocupación por una sonrisa. Se puso derecha.

- Pues solo venia a despedirme, jeje- contesto mientras llevaba las manos a su cuello en busca de algo- he tenido que mentir a Dino para que me dejase salir del entrenamiento- miro a Lluvia con algo de miedo, sabía que no le gustaba aquel tipo de cosas. Finalmente la joven encontró lo que quería, y de dentro de su camisa salió un colgante en forma de corazón plateado- Toma, quiero que lo lleves para que te de suerte- comento alegre.

- Amor, no puedo aceptarlo, yo…- antes de poder seguir negándose, la joven rodio su cuello con sus brazos y le coloco en colgantes. En ese leve instante en el que estaban “casi” abrazándose, Kaji se puso un poco colorado. Cuando Amor se separo, él se tapo la cara con la capucha en un intento de que no se diera cuenta- gracias… y hasta luego- dijo mientras se ponía a la altura de Sôkar y Lluvia que ya esperaban delante de la puerta abierta. Amor le grito que tuviese cuidado, a lo que Kaji le respondió con su pulgar subido.


Ya fuera del refugio, Sôkar utilizo su poder para llevarlos hasta el lugar indicado. Debía ser lejos pues tardaron casi una hora en llegar. Cuando Kaji pudo ver de nuevo, se encontró en una galería, como todas las demás. Lluvia empezó a caminar y los otros dos la siguieron. Explico de muy mala gana que los cargamentos de energía eran para un laboratorio secreto. Supuestamente el gobierno no sabio que 5 elementos sabían de aquel lugar, por lo cual la carga no debería estar vigilada. Esperaron en una cueva donde se entraba un gran lago, únicamente un trozo de tierra cruzaba de un lado de la caverna al otro para pasar los vehículos. A los quince minutos más o menos, Sôkar dio la señal de que el camión se acercaba. Lluvia en un principio no quería que Kaji se involucrase, pero Sôkar puedo convencerla.

- Está bien… pero no dispares a menos que sea completamente necesario- Kaji afirmo serio. Su estomago estaba revuelto y con los nervios a flor de piel, pero no dejo que eso le afectase. Sujeto fuertemente el arma que ahora posaba en sus brazos intentando hacer el mejor trabajo posible. Al poco rato apareció un camión por el camino. Lluvia y Sôkar no parecían demasiado preocupados, pero si tensos. Cuando el vehículo estaba a mitad de camino Lluvia rompió el silencio- ¡Ahora!- dijo mientras saltaba saliendo de la guarida. Los chicos la siguieron. La joven se puso delante del camión provocando que este parase de golpe enfrente de ella, mientras Lluvia mantenía en alto sus armas apuntando al conductor. Los otros dos se colocaron a su lado –Abajo, ¡ya!- grito Lluvia a los camioneros. Del vehículo bajaron tres hombres que parecían asustados por la situación, se colocaron enfrente del camión, arrodillados y con las manos en alto. Lluvia coloco el cañón del arma pocos centímetros del primer hombre – muy bien, acabemos con esto- dijo mientras apretaba el gatillo. Sôkar permaneció quito, mientras que Kaji se movió a gran velocidad para apartar la pistola y que la bala acabase en el techo de la cueva. El sonido retumbo en toda la cueva. Unas pequeñas rocas cayeron al agua- ¡¿Se puede saber que haces, pedazo de imbécil?!- grito Lluvia con la cara medio roja mientras cogía del cuello de la camisa a Kaji.

- ¡¿Pensabas matarlos?!- pregunto Kaji entre gritos. Puede que el gobierno fuese injusto y cruel, pero puede que ellos no tuviesen la culpa- No han hecho nada, ni se han resistido. ¿Vas a matarlos porque si?

- ¡Tú no eres el que me dice que tengo y que no tengo que hacer!- la joven parecía muy cabreada, más de lo normal. Kaji pudo ver en sus ojos azules una enorme ira incomprensible para él. Pero Sôkar puso su mano en el hombro de Lluvia intentando tranquilizarla.

- Es verdad Lluvia, no hay necesidad de matar- comento. La joven soltó a Kaji quien cayó en el suelo pesadamente.

- Haced lo que queráis. Si algo sale mal yo no respondo- dijo mientras se iba a la parte de atrás del camión.

Sôkar miro a Kaji y sonrió, a la vez que le hacia un gesto para que vigilase. El chico sombra saco una cuerda de uno de sus bolsillos y ato a los tres hombres asustados a la parte delantera del camión. Mientras que Kaji quedaba allí vigilando, Sôkar fue a la parte trasera del camión junto a Lluvia, quien ya había descargado varias pesadas baterías de mala gana. Kaji pensó en la abismal diferencia que había entre esos dos chicos. Lluvia nunca había mostrado simpatía, no con Kaji ni con nadie, únicamente se le veía sola o con Sôkar. No era solo eso, si no que cualquier tipo relación que intentases tener con ella seria pisoteada y desechada. Era una chica difícil de controlar, el único que parecía poder hacerlo era Dino. Sôkar la intentaba convencer, pero pocas veces daba resultado. El chico en cambio no era sociable, pero si amigable. Aunque la mayoría de las veces se le viese solo con un libro entre las mano, no tenía problemas en mantener una conversación con cualquiera. Sonreía si algo le agradaba, y decía las cosas claras cuando era lo contrario. En más de una ocasión, Sôkar había asistido a sus sesiones de cine los viernes, siendo un chaval más normal y corriente. A la hora del entrenamiento no dudaba en ayudar a quien lo necesitase. Realmente eran como la noche y el día. Mientras que Kaji pensaba esto, Sôkar se le acerco cono dos bombonas, una en cada mano.

- ¿Podrás con esto?- pregunto mientras dejaba las pesadas bombonas en el suelo. Kaji intento levantarlas, pero le resulto muy complicado. Cada una pesaba un mundo. La expresión de Kaji provoco en su compañero una sonrisa- tranquilo, lleva solo una. Yo llevo cuatro en un portal de sombras, además puedo llevar dos en los brazos. Lluvia lleva cuatro encima y si tu llevas una harán once. No creo que Dino se queje- dijo mientras Kaji dejaba una de las cargas en el suelo.

- Chicos… tenemos problemas- dijo de repente Lluvia. Sôkar borro su sonrisa y fue corriendo donde estaba ella.

- ¿Qué pasa?- pregunto mirando a Lluvia. Esta miraba a la embocadura de la cueva, como esperando a que llegase algo o alguien. Sôkar se puso en guardia.

- “F-13”- dijo la joven mientras desabrochaba una correa y dos bombonas que estaban en su espalda caian al suelo. Sôkar pareció sorprendido a la vez que cauteloso- Debían de estar de guardia y oyeron el ruido de la bala contra la roca- mientras miraba a Kaji. Lluvia volvió a mirar al frente, y esta vez no cogió un arma, sino el paraguas azul- Marchaos cuanto antes, podre retenerlos un rato- Sôkar obedeció sin chistar y empezó a caminar para coger dos bombonas e irse.

- ¿Te vas a quedar atrás?- dijo Kaji aun alado de Lluvia que se preparaba para el combate. Por mucha Lluvia que fuera, abandonar a un compañero no estaba entre sus planes- me quedare contigo y luchare- pronuncio seguro.

- Sin duda te falta algo en la cabeza- dijo la joven, y por primera vez a Kaji le pareció verla sonreír, pero solo un instante. La joven le paso una bombona a Kaji, que la sujeto aduras penas entre sus brazos- Si te quedas aquí serás un estorbo. A mí no me cuesta nada escapar, si llegase a ser necesario.-camino un poco hacia la entrada de la cueva donde ya se oían unos leves pasos- Vamos, iros. ¡Es una orden!- grito al comprobar que Kaji no se movía. Ahora fue junto Sôkar que ya lo esperaba preparado, y juntos se fueron corriendo por una salida oscura, dejando atrás a la joven. Apenas un minuto después de que desapareciesen, Lluvia observo como del túnel oscuro salía su contrincante. No puedo evitar mostrar una sonrisa al ver aquella figura ya familiar –Así que eras tú, zorra- dijo sonriente.


Kaji y Sôkar corrían por los túneles la pesada carga entre sus brazos. Sôkar le explico a Kaji que el enemigo tenía sistemas de detección en caso de utilizar los elementos, y por eso debían alejarse lo más posible a pie. Cuando corrieron casi veinte minutos, Sôkar considero que era suficiente y los transporto entre las sombras. En el viaje de regreso, Kaji puedo recuperar el aliento, pero por otro lado no se atrevió a preguntar por lo sucedido. La misión era de Sôkar y Lluvia, no suya, no quería molestar más.

Cuando llegaron y entraron en el refugio, en apenas un minuto ya tenía a Amor colgada de su cuello mientras lloraba y preguntaba si estaba herido. Sôkar dejo las pesadas mercancías en el suelo, tanto la que llevaba en los brazos como en el vórtice. Al poco también apareció Dino, que al ver que faltaba una persona se puso serio.

- ¿Y Lluvia?- pregunto dirigiéndose más a Sôkar que a Kaji.

- Vinieron los “F-13”, Lluvia prefirió quedarse sola y que Kaji y yo escapásemos con la mercancía- Dino comprobó como en el suelo había siete bombonas de energía. Pero no les hizo mucho caso.

- ¿Vistes de quienes se trataban?- pregunto de nuevo. Sôkar negó con la cabeza, Dino se llevo la mano a la frente cansado- bueno, ahora solo queda esperar. Dejar ahí las bombonas, que ya mandare a alguien a recogerlas- dijo mientras se retiraba.

Kaji consiguió que la llorosa Amor le dejase ir a bañar en vez de ir a la enfermería como ella suplicaba. Aun de no tener ni un solo rasguño, ella insistía. Cuando llego a su habitación, Zap se encontraba tirado en la cama jugando con la consola. No le pregunto por la misión, simplemente le salido y siguió gritando cuando perdía. Kaji se ducho y se cambio el traje especial por ropa más cómoda. Tuvo que preguntar qué hacer con el traje. Normalmente la ropa usada la llevaba a casa para lavar, pero aquello no podía llevarlo. Zap le explico donde se encontraba la lavandería. Kaji no consiguió llegar, las indicaciones de Zap eran demasiado liosas y la base demasiado grande. Mientras intentaba aclarar las indicaciones de Zap, Kaji choco contra alguien. Al principio noto algo blando, y cuando se separo, descubrió avergonzado que había chocado contra el pecho de una chica. Esta no pareció enfadada, todo lo contrario, le mostro una picara sonrisa.

- Hola guapo, ¿nos conocemos?- pregunto la joven guiñándole un ojo. Era mayor que el, pero joven. De unos veinte tantos, pero sin acercarse a los treinta. Más alta que él, vestía algo elegante y coqueta. Un top apretado negro de cuello alto, obligo al aire y sin mangas; una falda negra apretada hasta la mirada del muslo; Unos guantes negros y altos; unos zapatos de tacón de punta; y en el cuello, un pañuelo muy parecido al que usaba el chico llamado Matarratas. De rostro, la joven tenía el pelo violeta sujeto por dos coletas altas rizas. Al igual que el pelo sus ojos eran de un violeta hipnótico. Y sus labios de un color entre rosa y lila le daban un toque extraño. La joven de gran busto se inclino para ponerse a la altura de Kaji, que rojo como su pelo, no dejaba de balbucear tonterías- A ver… ¿Cómo te llamas?- pregunto arqueando una ceja.

- Yo…yo…Yo me llamo Kaji- consiguió decir contra balbuceos. No comprendía por qué se encontraba así, nunca antes actuara de aquella manera ante una chica.

- Muy bien- dijo frotándole el pelo como si de un chico especial se tratase. Sonriente volvió a erguirse- Yo me llamo Rubeola, pero puedes llamarme Rube, ¿ok?- le giño un ojo. Kaji estaba a punto de darle algo. En ese instante la joven pareció darse cuenta de algo.- Espera… ¿tu eres el Kaji Llamaviva?- pregunto más seria, a lo que Kaji únicamente afirmo con la cabeza- Entonces tu eres el chico de…- en ese instante Rubeola fue interrumpida por otra persona que acababa de llegar.

- ¡Rube! ¿Que haces con él?- pregunto Matarratas poniéndose a la altura de la joven.

- ¿Qué pasa? ¿Mi hermanito esta celoso?- pregunto entre risas mientras le tiraba infantilmente de la mejilla. Kaji se dio cuenta que realmente se parecían mucho, desde el color de su pelo a la forma de su rostro. Además llevaban la misma bufanda, de forma distinta pero era la misma.

- Sabes que tu vida me importa una…- no puedo terminar la frase por que Rube le tiro mucho más fuerte de la mejilla. En ningún momento intento liberarse de ella, puede que ya estuviese acostumbrado. Cuando la joven le dejo la mejilla bien roja le soltó- pero te recuerdo que la información del laboratorio es un secreto- dijo mientras se frotaba la mejilla dolorida.

- Lo se, lo se. Simplemente quería confirmar si era él- dijo en un tono de disculpa. Miro a Kaji que se había paralizado por la situación. Se fijo que entre sus brazos había un bulto de ropa- ¿Vas a la lavandería? Te acompaño- mientras colocaba una mano en la espalda de Kaji para que empezase a andar a su lado, y dejaba atrás a su hermano- Chao Mat, nos vemos en la cena- se despidió también con la mano.

- Rube, ten cuidado con lo que haces- comento desconfiando de su hermana mientras se marchaba.

- Pero que mono te pones cuanto te preocupas- Kaji no puedo creer lo que acababa de pasar. A Matarratas todo el mundo lo trataba con bastante respeto. Era de los poco que podía saltarse los entrenamientos sin dar escusas. Todos le hablaban con respeto, incluso Lluvia, pero puede que ella fuese mas por falta de interés. Rubeola llevo a Kaji hasta el final del pasillo donde se encontraba la lavandería. Al entrar Kaji puedo ver una sala igual a las típicas lavanderías de barrio. Había dos lavadoras y una secadora, y en el fondo cuerdas de donde colgaban algunas prendas, entre ellas una camiseta que Kaji reconoció que era de Amor, y otras prendas femeninas. Rube se adentro en la sala como si estuviese totalmente acostumbrada a ello- Las lavadoras suelen tener un calendario, cada día le toca a una habitación-dijo mientras se aceraba a un horario- Hoy le toco a la habitación de las chicas, seguramente recojan la ropa por la noche- dijo mientras se sentaba encima de una secadora- La secadora solo se utiliza para ropa interior, hay que ahorrar energía- anunciaba mientras sonreía- En caso como el tuyo, que me parece que acabas de venir de misión, puedes utilizar la lavadora cuando quieras. Los domingos se lava la ropa de entrenamiento- Rube bajo de la secadora y se acercó a Kaji cogiéndole el traje que tenia entre las manos- Tranquilo, yo te ayudo a poner la lavadora, apuesto lo que quieras a que nunca habías puesto una- Kaji tuvo que darle la razón. Rubeola le explico el modo de funcionamiento, y como debía ponerla para aquel tipo de tejidos. Una vez acabado, la joven volvió a sentarse encima de la secadora mientras que Kaji no sabía muy bien que hacer- Sabes Kaji…yo quería pedirte un favor- dijo en un tono algo coqueto que provoco que al chico le recorriera un escalofrió por toda la espalda.

- Por… por supuesto- dijo forzoso a la vez que amable- ¿De qué se trata?- pregunto dibujando una sonrisa medio forzada.

- Quiero que me dejes examinarte- dijo con una sonrisa y mientras que entrelazaba sus dedos.

- ¡¿Qué!?- grito Kaji sin poder creer lo que la joven le proponía.

- Tranquilo mente sucia, no es lo que tu piensas-dijo la joven riendo- son unas pruebas que te quiero hacer, no son gran cosa, tan solo…- no pudo terminar la frase, una luz de alarma empezó a ponerse a parpadear en color rojo- Valla… parece que alguien acaba de llegar- dijo sorprendida. En la mente de Kaji solo apareció un nombre.

- ¡Lluvia!- dijo en alto mientras se daba la vuelta para irse corriendo a la entrada, pero antes de salir Rubeola tuvo sus últimas palabras

- Si te interesa… te estaré esperando a las doce de la noche en el pasillo A-15- se quito de encima del aparato y se acercó a Kaji- Te lo agradecería enormemente. Ah, y ven solo- esto último lo dijo con un guiño, lo que Kaji no puedo evitar ponerse colorado.


Después echo a correr por los pasillos en dicción la entrada. Allí ya esperaba Sôkar impaciente. Justo cuando llego, la puerta empezó a abrirse. Kaji pudo ver como la silueta de Lluvia entraba en la sala, pero no estaba del todo bien. La ropa estaba bastante destrozada. El cuerpo de la joven tenía varios cortes y moratones, y un hilo de sangre bajaba de su labio roto. Sôkar fue el primero en acercarse a comprobar como estaba, pero no parecía preocupado.

- ¿Qué tal te ha ido?-pregunto. Parecía que el simple hecho de verla le confirmaba que estaba bien. Sin duda tenía mucha confianza en ella.

- Como siempre- respondió la joven de mala gana mientras se quitaba uno de sus guantes manchados de sangre- En cuando llegaron los refuerzos tuve que escapar, no me dio tiempo a traer ninguna carga.- Kaji observo en silencio como llego Dino y empezaba a hacer preguntas como si nada a la herida Lluvia. Aun de estar en ese estado, la joven respondía tranquila y mantenía la pose sin flaquear ni un instante. Kaji puedo admirar por primera vez la fuerza de voluntad de la joven, y su respeto hacia ella creció. Por lo menos hasta que Lluvia se dio cuenta de su presencia- ¿Y tú que miras, mamon?- pregunto mientras pasaba de largo para ir a la enfermería. Kaji no quiso responderle, puede que aquel día le hubiese salvado la vida.


La próxima semana: Noche de dos (creo que el titulo hace ya un spoiler XD )


xXnaloviXx Mensaje Jue Ago 30, 2012 5:45 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Jajajajajaja Lluvia es la p*lla en vinagre Evil


luz electriker Mensaje Jue Ago 30, 2012 7:19 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Mega Ninja
Mega Ninja

spain.gif
Desde: 21 Nov 2010
Mensajes: 915
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 23
0
Título del mensaje:
mola y sigue molando,pero quiero ver el puñetero dibujo de Mat con coleta xD




Sayara Mensaje Dom Sep 02, 2012 2:17 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
os prometí dibujos y aqui los tenéis: http://jesulink.com/foro/viewtopic.php?p=1108547#1108547

Estan al final Razz


xXnaloviXx Mensaje Dom Sep 02, 2012 5:42 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Buaaaaaa me encanta la ropa de Lluvia :DDD


xXnaloviXx Mensaje Sab Sep 08, 2012 1:20 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Creo recordar que dijiste que no habria retrasos -.-


Sayara Mensaje Dom Sep 09, 2012 5:23 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje: Capitulo 7: Noche de dos
Aqui el 7 capitulo de la ciudad del cielo gris: Noche de dos.

Es un capitulo corto y con poca historia, pero he de asegurar que la acción empezara en breves.(intentando disimular el retraso de la republicion). Como siempre espero que os guste y comentéis para alegrarme y seguir escribiendo.

Muchas gracias Sonrisa


Capitulo 7: Noche de dos.


La cena había transcurridó algo distinta a lo normal. Aquella noche le había tocado a Zap y a Kaji prepararla. Y a Dino no le sirvió de escusa que Kaji estuviese cansado por la misión, que todo el trabajo lo había hecho Lluvia. Pero a la hora de cenar, Lluvia no apareció. Amor disculpo la ausencia de la joven. En un principio, Lluvia se había negado rotundamente a quedar a descansar en la enfermería, pero tras las suplicas de Amor acepto descansar en su cuarto. La pelirosa le llevo la cena en un momento. Por otro lado la cena estaba muy animada con la presencia de Rubeola, que padecía una más del grupo. Todos los de allí ya la conocían de anteriores ocasiones, y bromeaba continuamente. La cena se alargo por qué no paraba de comentar anécdotas de cuando Matarratas no era más que un niño, y mientras el resto reía, el pobre le gritaba que callase. Pero Rube siembre le respondía sacándole la lengua. Finalmente el reloj dio las once, Rubeola se levanto dejando un buen ambiente y dijo que ella ya se iba a dormir. Su hermano la imito pero con cara de pocos amigos. El resto de la gente también se fue marchando, hasta que solo quedaron Zap, Sauce, Arturo, Amor y Kaji, era su noche especial por así decirlo. Cada sábado leían un capítulo del libro de Kaji “Gea”, y se maravillaban por los lugares. En medio año apenas habían recorrido un tercio de mundo con aquel libro. Pero aquella noche era diferente. Kaji de retiro poco antes de las doce, poniendo de escusa que estaba muy cansado. Para que Zap no descubriese que realmente no iba a su cuarto, los convenció para ver de nuevo otra peli. Así tendría casi dos horas libres.

Kaji camino nervioso entre los pasillos, realmente no sabía donde se metía. Cuando llego al lugar acordado, Rubeola ya lo esperaba. Estaba vestida con el pijama, un pantalón marrón flojo largo y una camiseta de tiras negras. Su peinado ahora era una coleta baja. Puede que de aquella manera llamase menso la atención a aquellas horas. Al verlo la joven mostro una sonrisa.

- Me alegra que hallas venido, Kaji- dijo mientras le hacia un gesto con la cabeza para que lo siguiese. El chico la obedeció sin chistar. Rube lo dirigió hasta un pasillo muy largo y que supuestamente estaba vacío. Sin previo aviso la joven se paro mirando a Kaji- Tienes que prometerme que no contaras esto a nadie, ¿entendido?- ahora un tono amenazante fue el que provoco la afirmación de Kaji. Rube se giro mirando hacia la pared plateada. Alargo su mano y presiono en un tornillo que unía dos planchas de metal. De repente, la pared se deslizo hacia un lado, dejando una entrada—Ven- ordeno. Cuando Kaji entro la puerta se cerró detrás del sin previo aviso. La habitación apenas estaba iluminada por una débil bombilla. Al fondo, una puerta de metal de alta seguridad cortaba el paso. Saco un imperdible que colgaba de su camiseta y se hizo un poco de sangre. La dejo caer en un saliente de la puerta. Al igual que la primera, la segunda puerta se abrió- Esta es la ventaja de los hermanos- sonrío pícaramente. Ambos bajaron por una escalera de caracol de piedra, que los bajo dos pisos por lo menos. Se encontraron con la última puerta también de metal. Rubeola introdujo una llave y pudo abrirla sin problemas. Encendió una luz parpadeante del techo. La habitación era un laboratorio extraño y desordenado, todo estaba lleno de utensilios científicos y apuntes. Rube fue al final de la sala- Este es el laboratorio secreto de Mat, aquí tengo los materiales suficientes para hacer las pruebas que quiero- concluyo.

Rube empezó a leer en silencio algunos manuscritos que había encima de la mesa, mientras Kaji miraba en silencio los cientos de botes con líquidos extraños e insectos dentro. Al cabo de unos diez minutos, Rube encendió la computadora que había en una mesa. Apenas le costó burlar su sistema de seguridad, y empezó a escribir, pero antes de que Kaji se acercase a mirar que era, ella lo mando hacia una maquina. Era un escáner, tenía una camilla para acostarse y un cilindro que era el que llevaba el escáner. Rubeola le pidió que se quitase la ropa, y Kaji bastante rojo cedió, era ella la que sabía. En ropa interior se acostó sobre la fría camilla de metal, sintiendo que se le ponía la piel de gallina. Rube se acerco y lo ato con una sonrisa a la camilla, y empezó a inyectarle varias agujas en los brazos, que estaban unidas a tubos que daban al escáner y de ahí al ordenador. También le puso detectores en el pecho, y antes de comentar los análisis, Rube llevo sus manos al cuello de Kajii, que se puso tan tenso que apenas la oyó. Sin haberse dado cuenta, Rube le había quitado del colgante de Amor, alegando que al tener metal podría variar los resultados, y lo puso entre libros en una mesa. Los análisis empezaron, y el aro de metal envolvió a Kaji, enviando la informacional ordenador donde estaba sentada Rube. Miraba los números signos con gran atención, y cuando Kaji le pregunto por qué de aquel análisis no se lo había hecho Matarratas, a lo que ella contesto con leves insultos sobre la inteligencia de su hermano, aquello hizo que Kaji se riera y se relajase. Pasaron los minutos sin hablar, la maquina le quitaba sangre y le inyectaba otros líquidos, pero Kaji no sintió nada extraño, y al cabo de un rato quedo dormido. No supo cuento tiempo durmió, pero cuando despertó, vio de nuevo la silueta de Rubeola iluminada por la luz del ordenador. Rube saco una especie de colgante de dentro de la camiseta, que resulto ser un pendrive. Descargo toda la información que había recolectado, y una vez asegurada de que en el ordenador no quedaba nada, lo apago y guardo de nuevo el colgante. Fue hacia Kaji, desamarrándolo y agradeciéndole enormemente haberle permitido analizarlo. El realmente no sabía que le habían hecho, pero simplemente sonreía mientras se ponía los pantalones y la camiseta del pijama. Ambos dejaron el laboratorio, asegurándose de dejarlo bien cerrado. Rube lo acompaño hasta los pasillos de los dormitorios, y le volvió a recordar que no dijese nada, y tras eso le dio un beso en la frente, dejando a Kaji atontado, que solo fue capaz de soltar un “gracias” entre tartamudeos. Cuando llego a su cuarto, Zap aun no había llegado, así que se tiro en la cama cansado. Justo en ese momento entro Zap, así que Kaji se hizo el dormido mientras que pensaba que más o menos serian las tres de la madrugada. No tardo en dormirse.

A la mañana siguiente, Rubeola actuaba como si nada hubiese pasado. Si, hablaba con Kaji de forma normal, pero ni nombro nada que tuviese que ver con el día anterior. Después del desayuno, Kaji la perdió de vista, y a la hora de comer se entero de que se había ido de vuelta a ciudad Leona. Ella trabajaba normalmente en un laboratorio farmacéutico sin gran importancia, pero le permitía acceder a muchos productos imposibles de comprar. Ahora a Kaji solo le quedaba disimular, mientras pasaba la tarde con Zap y el resto antes de irse.




Amor caminaba alegremente por los pasillos, con una sonrisa en la boca y en las manos una bandeja llena de cookies y snaks variados. Aquella seria la merienda de aquel domingo, antes de que Kaji se fuese. Tenía que admitir que le había cogido un enorme cariño al chico, alegrándola con solo verla. Cualquier cosa que tuviese que ver con él le sacaba una de sus mejores sonrisas y daba su mejor esfuerzo. Quizá algún día se atreviese a decir lo que sentía por él… pero ahora las cosas estaban bien así. Su paso era decidido y ahora caminaba un pasillo largo donde no se encontraba nadie, pero de repente, Matarratas apareció al final del pasillo, frente ella caminando con mucha prisa. Ella no le prestó gran atención, simplemente le mostro una sonrisa esperando a que pasase de largo, él no era un hombre de muchas palabras. Pero cuál fue su sorpresa cuando Matarratas no paso de ella, si no que todo lo contrario, la sujeto del cuello con una mano y la empujo contra la pared. A Amor se le cayó la bandeja al suelo, haciendo bastante ruido, y sintiendo como Mat apretaba su garganta impidiéndola respirar. Sujeto con sus débiles manos la muñeca de él, que ahora tenía una enorme fuerza. Mat la había levantado levemente sobre el suelo, y si no fuera porque estaba de puntillas y sus sandalias tenían plataforma, seguramente no lo alcanzaría. Mat la miro a los ojos con una mirada llena de ira y enfado.

- ¿Qué cojones hacías tu en mi laboratorio privado?- le pregunto enfadado. La joven no comprendió de todo la pregunta, pues no sabía de que hablaba exactamente. Ante la cara de duda de ella, él la volvió a golpear bruscamente contra la pared- ¡No me jodas! ¡Se que has estado en mi laboratorio!- le gritaba de una forma que nunca antes había hecho. Aquellos gritos le hizo recordar a Amor amargos recuerdo, provocando que llorase, y entre sollozos fue capaz de decir que no sabía nada del tema. Mat saco algo del bolsillo con su mano libre- ¿¡Me vas a negar que esto es tuyo!?- grito mientras mostraba el colgante de corazón. Amor lo vio con los ojos abiertos, incapaz de explicar aquello- Eres mi ayudante, no me extrañaría que hubieses sido capaz de entrar- pronuncio. Amor recordó como el día anterior, ella le había regalado a Kaji aquel colgante, que era una de las cosas más preciadas para ella. Mat soltó a Amor, que cayó al suelo teniéndose que apoyas en sus manos temblorosas mientras hacía fuertes ruidos al respirar y tosía. Debajo de ella las cookies habían quedado completamente destrozadas. Mat se aparto levemente- Te lo advierto, como vuelvas a ir… te juro que lo lamentaras- dijo mientras soltaba el colgante que callo delante de Amor rebotando en la baldosa.

Matarratas se fue con los puños apretados, dejando a Amor agazapada en el suelo. Ella cogió el colgante que el día anterior le había regalado a Kaji, y lo examino, era el mismo, sin duda. Con manos temblorosas empezó a llorar de nuevo, y lo guardo de nuevo en su bolsillo. Cogió la bandeja y empezó a limpiar las cientos de migas que había en el suelo en silencio, y lo fue a tirar a la cocina. En vez de ir al salón con el resto de chicos, fue a su habitación, y con la luz apagada volvió a llorar a mares preguntándose lo que había pasado. Para ella solo había una respuesta. Si era verdad que Matarratas tenía un laboratorio secreto, solo un par de personas lo sabrían, Dino, Juvia y … Rubeola. Si, la hermana provocativa de Mat seguramente no le costaría entrar en un lugar ssi, y además, la noche anterior había visto muchas miradas entre ellos. Además por la noche, cuando se dirigía a dormir, le pareció oí la voz de ella hablando con alguien, y vio como la puerta del cuarto de Rube se cerraba poco después. Pero en caso de que Rube y Kaji hubiesen estado juntos allí, ¿Por qué se había quitado su colgante? La única respuesta solo hacia subir de nivel los llantos de la joven. Al cabo de un rato, la puerta se abrió, dejando paso a Lluvia que no atendió los llantos de Amor, pero cerró la puerta, y con la luz aun apagada fue ajunto ella, se sentó a su lado y paso un brazo por los hombros de la joven, que se abalanzo sobre su pecho para llorar. Lluvia no pregunto nada, ni siquiera quería saberlo, simplemente se dedico a acariciar el pelo de la pelirosa mientras se desahogaba en su pecho, y cuando finalmente quedo dormida con las mejillas, ojos y nariz roja, la metió en la cama.



Espero que os gustara. Primero, si, se ha acabado el KajixAmor (casi seguroXD), y se que el comportamiento de Lluvia no es así, pero me gustaba :3.

Hasta la próxima semana
Razz


xXnaloviXx Mensaje Dom Sep 09, 2012 5:45 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
T^T Pobre Amor te juro que se me han saltado las lagimas Sad MUY MAL DE TU PARTE MAT Mad Enserio cada vez me gusta mas tu fic Smile


Sayara Mensaje Mie Sep 12, 2012 9:50 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje: Capitulo 8: Feliz no Cumpleaños
HiHi Sonrisa
Bueno, la semana pasada me retrase un poco con él capitulo, asi que mejor manera de recompensar que adelntar este?. Bueno, sobre el capitulo en si, me ha gustado mucho como quedo, trata varios personajes y empiezo a sacar trama. Os recuerdo que podeis preguntar alguna duda, o simplemete comentar que os parecio, asi aprendo, gracias Sonrisa


Capitulo 8: Feliz no cumpleaños


Las semanas pasaron y Kaji no volvió a ver a Rubeola por allí, y cuando preguntaba por ella le contestaban que segaría trabajando en Ciudad Leona, y no sabrían cuando volvería. Pero más cosas cambiaron, ahora Amor ignoraba enormemente a Kaji, ni le dirigía la palabra al menos que para cordialidades. Kaji intento hablar con ella más de una vez, pero ella había continuado su camino como si no lo oyese. La única vez que había intentado retenerla, ella le había cruzado la cara de un bofetón. Amor se había marginado de aquel pequeño grupo, pasando las horas en la biblioteca o practicando medicina sola. Arturo era el que ahora pasaba más tiempo con ella, acompañándola algunas tardes. Ahora la noche del Sábado con el libro Gea se había disuelto, porque en un principio habían decidido esperar a que Amor volviese, pero lo fueron dejando y finalmente a las doce cada uno volvía a su habitación.
Tampoco paso por alto las miradas de muerte de Lluvia, que desde que iba a misiones con ella se había vuelto muy agresiva. Aunque Kaji sabía que lo estaba haciendo bien, pues conseguía hacerlas sin molestar y ayudando. Además Sôkar siempre le daba una pequeña palmada en el hombro cuando acababan la misión, y Lluvia se iba con cara de enfado. Además, ahora, en ocasiones hasta iba Zap, que sacaba de quicio a Lluvia, pero ella parecía aguantarlo mejor que a Kaji. Zap había mejorado de una manera extraordinaria, desde que Kaji le regalara la maquina, su coordinación y reflejos habían aumentado de forma considerable, hasta el punto de que a Lluvia le costaba darle. Por el resto, todo parecía ir a mejor.
Nueve meses habían pasado desde el día en que se había perdido en las galerías, nueve meses llenos de cambios. Era jueves, y Kaji se encontraba volviendo hacia casa después de salir de clase. Aquel día no tocaba ir con ellos, aunque Kaji paso por la cafetería en la que trabajaba Arturo para saludarle. Pero hasta él parecía haberse alejado un poco desde que estaba con Amor. Kaji también había intentado hablar con él por si sabía algo de lo que a ella le pasaba, pero no soltaba prenda, y si insistía se molestaría demasiado. Kaji llego a casa, preparo la comida para Chip y él, pues ahora su madre había cogido un trabajo de mediodía en una panadería. Nada mas acaba y limpiar la mesa, ambos se sentaron en el salón a hacer los deberes. Pero ahora era Kaji el que muchas veces le pedía ayuda a chip, era increíble lo inteligente que se habia vuelto en tan poco tiempo. Una vez acabado los ejercicios, mientras el pequeño veía la tele, Kaji se quito la camiseta y empiezo a hacer ejercicio en su cuarto, planchas, flexiones, equilibrio. Prefería hacer aquel tipo de cosas allí, lejos de las miradas ajenas, pues el deporte no era muy común, al menos que quisieses ser soldado. Su madre fue la que mas noto el cambio que había sufrido, de pasar de un chico bastante endeble a uno de espalda ancha y brazos fuertes. Por supuesto, su fuerza no rozaba a la de la bestia de Lluvia, capaz de romper rocas, o incluso a la de Zap que era bastante musculoso. Karol llego poco antes del toque de queda, justo cuando Kaji salía de la ducha. Venia alegre y casi cantando, aquello solo podía significar algo. El festival del día de la Energía. Su madre dejo la bolsa de la comida en la cocina y sobre la mesa del salón extendió el cartel de la feria. Kaji lo miro sin mucha importancia, siempre era lo mismo. Era la única noche del año que se les permitía salir toda la noche, se vestía elegantemente y había atracciones, comida y cientos de luces de colores. En la capital, aquello se vivía a lo grande, pero seguro que en Beluga no hacían gran cosa. Lo mejor que había eran los fuegos y las luces, ponina antorchas por los tejados de las casas, y con un proyector enseñaban videos que se proyectaban en el techo. Kaji miro el cartel donde aparecían un chico y una chica abrazados felizmente bajo el techo colorido, como si fuesen fuegos artificiales. De repente se le ocurrió una ida, pidió a su madre uno de los panfletos con los horarios de las actividades y fue corriendo a meterlo en la mochila de mañana, seguro que no podía fallar.


Al día siguiente, un cosquilleo y una ilusión recorrían su estomago ansioso de que llegase la noche. Hasta le pareció divertido que Zap fuese aquel día a recogerlo al instituto entre gritos, y llego a sonreír a Lluvia tras un insulto de esta. Saludo a Dino de forma animada, que no pudo evitar arquear una ceja mientras el chaval pasaba por su lado todo contento. Llego la hora de la cena, tocaba espaguetis, y mientras Zap formaba un desastre en su plato Kaji interrumpió las voces.

- Dino, quería pedirte un favor- dijo serio. Todos callaron sorprendidos mirando hacia Kaji, ¿realmente había dicho eso? Dino levanto la mirada de su plato con aun medio espagueti colgando de su boca y con una cara de extrañeza y pocos amigos. No era novedad que Kaji no le agrada especialmente, pero quien sabe, a lo mejor aceptaba y todo. Kaji saco las fuerzas de cualquier lado, y quito de su mochila el panfleto de el festival- ¡Me gustaría que nos dejases ir al festival del día de la energía!– dijo firmemente. El resto quedo un rato en silencio hasta que Nizo quito el papel de las manos de Kaji.

- ¿¡Festival!?- dijo con los ojos ilusionados mientras Tarántula y él miraban el panfleto- ¡Hace la pera que no voy a uno! ¿y tu Tarántula?- le preguntaba ilusionado a su compañero.

- Yo también hace mucho que no voy a ninguno- dijo Arturo al otro lado con cara de interesante- podría gastar algo de dinero del trabajo allí, que últimamente se me está amontonando-decía mientras Amor lo miraba de que estaba exagerando.

- ¡Dejadme ver!- dijo Sauce mientras cogía el panfleto- ¡Habrá exposición de animes exóticos!- miro con más intensidad el papel- Van a llevas a una Boa, nunca he visto una- grito emocionado.

- - Lluvia por otro lado mantenía el silencio mientras seguía comiendo callada. Ella ya sabía la respuesta de Dino. Todos lo miraron con cara de por favor, mientras que Dino absorbía el espagueti que le quedara colgando.

- …No- dijo secamente volviendo a comer. Kaji sintió un frio en el estomago, como de una decepción que no se esperaba. Los demás ni siquiera intentaron protestar, borraron sus caras de ilusión volvieron a sentarse en silencio en sus sitios. Los rostros de cada uno eran una tumba, incluso Zap daba pena verle, y Kaji sintiéndose responsable de aquello volvió a levantarse.

- ¿Pero por qué no?- pregunto, mientras que todos lo volvían a mirar sorprendidos, sobre todo por haber puesto en duda una orden de Dino, aquello no podía acabar bien. Dino lo miro sin decir nada- Es un festival al que va mucha gente y es famoso. Entiendo que llevas a un grupo tan grande como este normalmente es peligroso, pero ese día no lo será, seguro. Va a ir mucha gente que va a celebrarlo con sus familias, se podrá estar por ahí toda la noche, si hay un solo día en el que pasemos inadvertidos es ese- dijo Kaji poniendo una mano sobre la mesa- además, entrenamos bastante duro, no creo que por una noche de diversión nos pase nada- defendió su idea. Dino prosiguió con su silencio, en señal de que su posición no había cambiado, pero Kaji no se rendiría tan fácil- Además…-busco rápidamente alguna escusa para que les dejasen ir- esto…es… ¡Es mi cumpleaños!- dijo muy alegre y improvisando. De nuevo volvieron a mirarle- ¡Si, es mi cumple! Quería celebrarlo con todos- Mientras se rascaba la cabeza. Aquello era una gran mentira, faltaban meses para su aniversario, pero si colaba, colaba. Dino pareció dudar levemente, pero entonces se oyó una voz casi inaudible.

- Eto… A mí me gustaría ir…- dijo Amor muy bajito, colorada y mirando hacia abajo. Le sorprendió a Dino que fuese justo ella la que le llevase la contraria, nunca en todos los años que llevaba allí lo había hecho. Dino resoplo mientras daba un largo trago a su cerveza. Pensó en el comportamiento de Amor aquellas ultimas semanas, reservado y triste, puede que aquello consiguiese que volviese a reír como antes.

- Ósea, ¿me estas proponiendo llevar un grupo de diez adolescente al Día de la Energía?- pregunto casi para sí mismo. Realmente era un engorrado hacer aquello, así que solo se le ocurrió una cosa para zafarse- Si Lluvia se hace cargo de vosotros, está bien- concluyo volviendo a su comida.

Todos miraron a Lluvia con la misma cara de suplica que al principio a Dino, pero a ella tampoco le funcionaria aquello. Ya odiaba tener que ir en cada maldito viaje que alguien saliese fuera, como para que ahora tuviese que hacer de súper niñera. Comió un trozo de carne mientras negaba con la cabeza, y de nuevo todos perdiendo la esperanza. Pero una nueva voz se alzo.

- Yo me hare cargo- pronuncio Sôkar sorprendiendo a todos los de la mesa. Dino estuvo a punto de atragantarse con su cerveza, mientras que Lluvia lo miraba con incredulidad. Él solo sonrió- Ya sé que no tengo tanta fuerza como Lluvia, pero creo que me podrá hacer cargo de esa situación, siempre que Dino me deje, claro- acabo.

De nuevo las miradas hacia Dino, que finalmente hico un gesto de aceptación. Todos gritaron de alegría, menos Lluvia y Matarratas que seguían a su bola, a ninguno le interesaba aquello. Kaji se alegro enormemente al ver de nuevo la sonrisa de Amor mientras abrazaba a Arturo contenta, seria la noche de los fuegos donde le pediría perdón de corazón. Aquella noche todos estaban tan emocionados que ni siquiera vieron una película, se pasaron casi tres horas hablando sobre las actividades y que harían.


-----

Ya eran por lo menos las tres de la mañana. Todos deberían de estar en sus habitaciones desde hace horas, pero algo dentro de él le decía que no. Se levanto en la penumbra, y se coloco la venda en sus ojos preparándose para salir de su cuarto. Sôkar llego al pasillo de las habitaciones, y vio como la alarma de movimiento estaba desactivada ya que parpadeaba una lucecita verde, y estaba casi seguro de quien la había desactivado. Solo con el pantalón largo de pijama fue caminando por los pasillos hasta la cocina que dejaba salir luz por debajo de la puerta. Él entro sin ni siquiera llamar, y como se esperaba Lluvia estaba allí sola. Estaba sentada en uno de los taburetes de la cocina, apoyándonos un brazo en la encimera y en el otro un pitillo. La caja de cigarrillos estaba medio vacía alado de una cerveza medio llena. Lluvia ni se había cambiado al salir de su habitación, seguramente pensaba que no se encontraría con nadie, y Sôkar era de confianza. Únicamente llevaba sus bragas negras y una camiseta interior de tiras corta, y no hacía falta fijarse mucho para saber que no llevaba nada debajo. Su pelo estaba sujeto en un recogido mal hecho, que dejaba caer cientos de mechones de manera rebelde. Sôkar resoplo al ver aquella imagen.

- ¿Ahora vuelves a fumar?- dijo mientras iba a la nevera y cogía para él otra botella de cerveza. Hacía mucho que no se veían en aquella situación, Lluvia levantándose a las tantas de la mañana para fumar en la cocina, con la intención de que Dino no la pillase, y Sôkar haciendo compañía. Coger una cerveza de la nevera era un suicidio como se enterase Dino. Lluvia no le prestó mucha atención, miraba al vacío casi como una tonta--Sôkar se sentó en una baqueta en frente suya- ¿Qué es lo que te preocupa Lluvia?- pregunto mientras daba un largo trago.
- … No se- fue su respuesta. Dio una calada y dejo caer la ceniza en un vaso vacío donde ya había otras cuatro colillas. Sôkar la miro serio, a él no lo engañaría- Agg, no se Sôkar. Últimamente están pasando muchas cosas. Hoy simplemente me encontraba más rara de lo normal, además con eso del Día de la Energía…

- ¿No quieres que vallamos?– pregunto Sôkar. Realmente ella no tenía por qué molestarle, si ella no quería venir, que no viniese, pero su preocupación de que algo iría mal era demasiado grande, aunque lo ocultase bajo una máscara de enfado- Si quieres renuncio a llevarlos y listo, si tanto te molesta.

- No es eso- resoplo mientras daba otro trago- Tengo un mal presentimiento…si, si, ya sé que yo no soy de ese tipo de personas supersticiosas. Pero esta vez es diferente…- dijo, él la miraba aun con la duda de si iba a renunciar o no- realmente por mí no iríamos, estaríamos más tranquilos. Pero por otro lado… todos están muy ilusionadas. Es la primera noche en tres meses que Amor no llora por la noche… siempre intenta ocultarlo, pero tengo muy buen oído- dijo acabando su cerveza. Sôkar sonrió levemente, por mucho que lo intentase ocultar, Lluvia era sin duda como una madre, buscaba el bien de los que quería proteger, pero a la vez odiaba dar esa imagen. Lluvia quería ser la imagen de lo intocable, del poder y de lo sabio, pero aun le faltaba mucho- Además… me preocupa Nizo…-bebió casi un cuarto de botella de un trago- ¿Tú crees que podrás cuidar de todos?- pregunto arqueando una ceja.

- Hombre… si vinieras tú sería más fácil, sin duda-dijo sonriente.

- ¡Si claro! Ahora resulta que voy a ser yo la mala- apago su pitillo junto a los otros y estuvo a punto de encender otro, pero Sôkar la detuvo en señal de que ya había fumado suficiente. Él era el único que sabía manejarla levemente- Esta bien… iré- dijo levantándose, bebiendo el último trago de cerveza, cogiendo el paquete de tabaco y llevando el vaso lleno de ceniza a la papelera- ¡Pero no pienso tolerar tonterías!- mientras tiraba las colillas a la basura, las ocultaba un poco y luego lavaba el vaso- Abra que poner unas normas, no pienso dejar que hagan lo que quieran- mientras se iba con la botella de cerveza en una mano. No podía tirarla en la basura, entonces Dino casi de seguro que se daba cuenta. Esperaría a alguna de sus salidas para tirarla por ahí.

- Lluvia…-la llamo Sôkar justo antes de que ella se fuese. Lluvia lo miro desde la puerta con cara de cansancio. Sôkar sonido- Eres la mejor- ella simplemente le respondió sacándole el dedo índice en señal de que no la vacilase, él acabo la cerveza con calma y tranquilidad.

-----

Como era de esperar, el sábado no fue como otros. Entrenaron más duro de lo normal, contrarrestando el siguiente sábado que pasarían sin hacer nada, y además a Dino parecía gustarle la venganza. También estuvieron bastante encima de Kaji, para preguntar cientos de cosas sobre la feria, incluso Nizo y Tarántula se interesaron por el tema. Ellos querían llevar petardos y todo tipo de pirotecnia, y Kaji tuvo que insistir mil veces en que estaban prohibidos, y que por favor no llamasen la atención de los guardias. Arturo hablaba sobre vestirse de traje, y Kaji le recomendó no hacerlo, que daría mucho el cante. Y Sauce casi llora cuando se entero que tendría que dejar a Saly sola en casa, pues los animales sueltos no estaban permitidos. Lluvia sorprendió a todos afirmando que iría, y dando las normas básicas de la “excursión”, si alguno no la cumplía nadie iría. Por supuesto, no hacer absolutamente nada que llamase la atención de los guardias. Quedar cada hora y media en cierto punto para comprobar que todos estaban bien. Llevar los guantes de protección, esto no agrado demasiado, pero a Lluvia no le importo. Finalmente cuando acabo de decir sus normas y de que nadie protestase, dio por acabada la clase.

Eran las diez y media, y Arturo se levantaba para irse del salón, despidiéndose con una sonrisa de Kaji, Zap, Arturo, Nizo y Tarántula que se quedaron extrañamente a conversar. Camino por los pasillos, pero no fue a las escaleras descendientes de caracol que daban a los cuartos, si no que subió al pasillo principal. En él se encontraba el despacho de Dino, la enfermería, una sala de reuniones y la biblioteca. Arturo entro sin llamar esta última. La biblioteca era grande, aunque no enorme. Era una sala de suelo de madera, cuatro mesas con seis sillas cada una, y que sus paredes estaban completamente cubiertas de estanterías, aunque muchas estaban desnudas. Aquel lugar estaba desde que se había creado lo organización 5 elementos, y poco a poco se había llenado de libros de toda clase, aunque muchas de las estanterías estuviesen vacías y llenas de polvo. Arturo fue al final de la sala, donde se encontraba la escalera de caracol ascendente para dar al segundo piso de la biblioteca. Allí estaban toda la clase de libros de temas científicos, ect. Aquel lugar solo podía acceder quien Dino dijere, aunque Arturo subió igualmente porque sabía que no se iba a enterar. Fue hasta junto a la joven que se encontraba sentada en el suelo, con la espalda pegada a la barandilla con cojín bajo ella. Ni presto atención a los pasos del joven, estaba muy inmersa en su libro y en los montones que la rodeaban.

- ¿Matarratas aun sigue enfadado contigo?- pregunto cogiendo uno de los libros de medicina que estaban alado de Amor y se apoyaba en la estantería. Amor no contesto, pero era una clara afirmación. Realmente ella nunca le había dicho a Arturo tal cosa, simplemente él lo había deducido. Desde el día en que Matarratas la amenazara, no había recibido clase alguna de él. Y ahora debía buscar ella misma la información que desease saber. Y lo mismo pasaba con los materiales, tenía que pagar todo de su bolsillo. Arturo se dejo deslizar poco a poco por la estantería hasta sentarse en el suelo. Apoyo una mano en su pierna y otra sujetando su cara- ¿Qué piensas de lo del festival?

- …Podría ser divertido- contesto secamente. Aunque últimamente pasaban mucho tiempo juntos, siempre le costaba arrancar la conversación, aquella Amor era mucho más reservada.

- - miro al montón de libros que rodeaban a la joven, y cogió el primero. Lo ojeo por encima mirando fotos de flores subterráneas y como podían servir para la salud- Últimamente estas mejorando mucho en combate-soltó sin mucha ilusión. Era verdad que desde hace tres meses Amor había mejorado bastante, aun seguía siendo la más débil pero no de la misma manera. Ahora se centraba en los entrenamientos y no buscaba la excusa fácil para librarse. Amor respondió con un simple si, y Arturo la quiso poner a prueba- Haces bien… la fuerza, el poder y el dinero son lo único que importa- dijo mirando al techo blanco.

- ¡Eso es mentira!- grito Amor cerrando su libro de golpe y mirando a Arturo. Esta vez no era como antes, cuando sus gritos era como los de una niña pequeña, ahora eran mucho más serios, aunque seguían sin ser amenazantes del todo. Amor, al darse cuenta de su tono de voz, se sonrojo levemente y volvió a mirar a su libro. Aturo le había asustado y ahora la miraba con los ojos abiertos- quiero decir, que no lo considero lo más importante- finalizo Amor, como buscando una escusa para sus actos.

- Lo sé – contesto con una sonrisa que Amor vio por el rabillo del ojo poniéndose un poco mas colorada. Apenas había pasado un minuto sin hablar cuando Arturo aviso- Creo que me iré para mi habitación a descansar- y pone la mano en el suelo para levantarse. Amor sujeto su pierna casi sin darse cuenta, y ante extraña situación, empezó a hablar entre tartamudeos.

- Eto… ¿Podrías quedarte un rato más?, es que la biblioteca es bastante solitaria- busco una escusa rápidamente.

- Claro- respondió con otra sonrisa, acomodándose y mirando de nuevo y en silencio los libros de flores junto a Amor.


-----


Miro el reloj y ya marcaba la una y media de la madrugada, que horror trabajar hasta tan tarde, pero era lo que había. Además, hoy era fin de mes, así que había quedado con ella. Dino acabo su cuarta cerveza y la lanzo a la papelera acertando sin ni siquiera mirar. Encima de su mesa se amontonaban muchísimos papeles y documentos de gran importancia, pero que él los miraba y los pasaba como si nada. A su lado, una libreta donde se podía ver la fotografía de Matarratas y cierta información básica sobre él. Dino fue apuntando en ella las mejoras y acciones del chico durante la semana. Toda la libreta estaba llena de información de cada uno de los chicos, menos de uno. Dino paso las hojas hasta el último miembro que se había unido. La hoja de Kaji era casi un papel en blanco, por lo menos de antes de haberse unido. En ese instante el teléfono que había en su mesa sonó, haciendo que Dino casi se le cállese la cerveza al sacarle de sus pensamientos. Espero a que sonase cuatro veces, tal y como habían acordado.

- Bona Nit! Dino- dijo una voz femenina al otro lado del teléfono.

- Bona Nit!- contesto él. Por simple que pareciese, aquel era otra medida para comunicar que se podía hablar con libertad, toda prevención es poca. Si alguna vez se llamaban, y decían “hola” significaba que alguien los estaba oyendo. Dino se relajo levemente al oír su voz, y se recostó en la silla poniendo los pies encima de la mesa- ¿Tienes algo hay para mí?

- Pues si…-dijo la voz al otro lado. A Dino le extraño levemente, no solía haber novedades, y menos de un “topo” como lo era ella. Dino mantuvo su silencio en señal de que continuase- ¿Te acuerdas aquel chico que dijiste que investigase? El Kaji ese- dijo, y Dino se puso levemente tenso. Contesto que si, y cuál era la información que había conseguido- He podido acceder a la información de cuando iba a la “Escuela Rey Melón II” No hay nada especial, solo era un chico de buenas notas, aunque parece que un poco insociable…-decía mientras Dino oía como la mujer pasaba paginas al otro lado del teléfono- Pero en segundo, cuando tenía seis años, cambio a otro colegio, no pone los motivos ni cuál fue su nuevo colegio- Dino ya no tenía esperanza alguna de encontrar nada interesante. No podía preguntarle directamente a Kaji, aun no se fiaba del todo de él- Bueno, en cuento a la familia no parece nada extraño. Tiene un hermano pequeño llamado Chip, su madre es Karol, y su padre pone que es un soldado llamado Ember Llamavida- a Dino se le escapo la lata entre las mano al oír ese nombre. Dejo un rato el teléfono sin contestar, y la mujer preguntaba si estaba bien, finalmente comprendió la situación- ¿Lo conoces?

- Si… mejor de lo que desearía- Dijo Dino mientras apuntaba la información en la libreta. Sin duda aquello le haría cambiar su idea hacia Kaji, todo cambiaria. Tenía que pensar rápido que hacer con Kaji, cada día que viniese seria más y mas peligroso, pude que llegase la hora de que se mudase allí. Dino dio sus últimas órdenes a la mujer- Esta bien, por ahora seguiremos como siempre, llame si pasa algo- contesto, y justo antes de colgar, dio las gracias- Gracias Lambda.

- De nada- Contesto la mujer al otro lado del teléfono, y a los pocos minutos empezaba a oírse los pitidos de la línea cortada.

Dino abrió otra cerveza mientras leía una y otra vez en nombre de Ember. Tambien, la mala suerte le acompañaba.



xXnaloviXx Mensaje Mie Sep 12, 2012 11:56 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
oohh vaya que bien,que prontito Very Happy me muero de ganas de saber que haran en el festival XD y Dino a descubierto quien es el papa de kaji y encima lo conoce...esto se pone muy interesante Razz
PD:vas a poner algo de kajiXlluvia??? por que si lo hicieras te querria por toda la eternidad XD


Dangara Mensaje Jue Sep 13, 2012 2:11 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 25
0
Título del mensaje:
Saludops Very Happy , >////u////< vine hace poco a ver que habia de nuevo (despues de unos dias de tareas) y me encuentro con 4 capitulos nuevos y buenisimos!!, gracias por subirlos n//_//n muy buena la trama >//u//< y la redaccion (algunas faltas de ortografia que distraen pero se aceptan), desde el tercer capitulo me preguntaba por Leo (por ejemplo) y el desenvolmiento de todos los demas, y te esta quedando muy bien!!, ahora a esperar el siguiente, Buen dia =) dtb!




Sayara Mensaje Jue Sep 13, 2012 3:34 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Visitar sitio web del autor Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:

Parece que la cosa marcha bien jaja. Primero gracias por comentar y dejar vuestra opinión, alegra mucho ver que le esta gustando a alguien Sonrisa.

xXnaloviXx, me pegaría a mi misma si no pusiese algo de KajixLluvia XD. Pero voy a ponerlo poco a poco, no me gustan donde se enamoran de la noche a la mañana (que tampoco estoy diciendo que 100% seguro que se enamores, el final es un abierto). Pero en tres capítulos daré una sorpresa Smile espero que te guste jeje.

Dangara,siento muchísimo las faltas, pero escribo muy rápido, y como leo de memoria, cuando lo repaso me salto alguna, sorry. En cuanto a Leo, si saldrá. La verdad es que saldrán bastante personajes, solo que poco a poco. Smile

Y bueno, si os interesa, por el momento escritos hay 12 capítulos, y he calculado que llegara a los 15, ya no se si a los veinte (sera mi fic mas largo) Sonrisa, tened paciencia por favor.

Espero que sigais leyendo y comentando, gracias Very Happy



xXnaloviXx Mensaje Jue Sep 13, 2012 5:54 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
bieeeeen me gustan las sorpresas Evil


Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas