Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Que te parecio el fic hasta el momento?
 
Muy bueno, espero el siguiente: 78%
Buena historia, no tan buena narración: 7%
Buena narracion, no tan bueno historia: 0%
Continuala, puede mejorar o ser interesante: 13%
Déjalo T^T: 0%
Total de votos : 51
 
» La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Autor Mensaje
Reylimo Mensaje Dom Nov 04, 2012 3:40 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 20 Dic 2011
Mensajes: 29

Edad: 22
0
Título del mensaje:
Hey mola mucho, me está encantando, sigue a ese ritmo!! Very Happy




Sayara Mensaje Dom Nov 04, 2012 9:30 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:

Bueno, tengo que pedir perdón por el retraso del capitulo, pero no he podido hacerlo antes por temas personales, lo siento mucho.

Espero poder subir el siguiente a tiempo, ya que tengo muchas ganas de publicarlo Sonrisa

Espero que os guste y hasta el jueves o viernes Very Happy


Capitulo 16: Estamos dentro


Kaji, espero impaciente casi media hora a que su comunicador sonase. Sôkar, le dio la señal para entrar con cuidado, pero aun así estaba muy nervioso. Miro detrás suya, donde Arturo, Amor y Zap esperaban ordenes, con las cejas fruncidas. Kaji, supo que debía ser él el que mostrase una actitud de líder, para mostrar cierta seguridad. “Vamos” soltó sonriendo, mientras le seguía su fiel mini escuadrón. Salieron con cuidado de su escondite, esquivando la mirada de los guardias. Las cámaras de seguridad ya no serian una amenaza, lo que hacia aquello mucho mas fácil. Pasaron la valla metalizada gracias a que Zap, pudo detener la electricidad y Arturo corto la valla, pues en la zona por la que iban a entrar estaba bastante oculta y seguramente ningún soldado pasase por allí. Entre las sombras, y mientras oían a Mat a través del pinganillo dándoles ordenes, llegaron a una de las puertas, que se abrió nada más llegar ellos. En apenas unos minutos ya estaban dentro. La idea no era mala, mientras Mat vigilaba los movimientos de las instalaciones ellos harían el trabajo sucio, aunque no fuese gran cosa.

El grupo de Kaji, se movió por las instalaciones en silencio, esquivando a todos los guardias sin problemas, y sin notar el leve tono de preocupación de Mat. Después de bajar dos pisos, Mat los envió hasta un ascensor, y se introdujeron en él justo antes de que un soldado apareciese en el pasillo. El elevador, con forma de cilindro, no era muy grande, aunque metían bien los cuatro. Era plateado hasta la mitad, y la parte superior de espejo, y en el centro del techo una cámara que parpadeaba una luz roja no les quitaba la vista de encima. Mientras el ascensor iba descendiendo, el chico virus les comunicaba un nuevo mensaje.

- Chicos, ahora pasareis a la zona mas peligrosa- les advirtió mientras que algunos tragaban saliva nerviosos. Las lucecitas de los pisos se encendían y se apagaban lentamente, dándoles la cuanta atrás para prepararse- La zona a donde vais tiene cinco plantas subterráneas en forma de pirámide invertida, y solo se puede acceder a esta zona a través de cuatro ascensores, del cual ahora estáis utilizando uno- muchos sentían el estomago revuelto, aunque Zap no parecía muy nervioso- Debéis tener especialmente cuidado de no ser descubiertos, pues como salte la alarma, bloquearan los ascensores y ya no podréis salir- la condena fue sentenciada. Si eran atrapados seguramente no sobrevivirían mas de un día- ¿Estáis preparados?- todos miraron la cámara de seguridad, sabiendo que el otro grupo podrían observarles, e hicieron un gesto con la cabeza afirmando, ya no había vuelta atrás. La última de las bombillas se encendió, dejando entrar la luz del pasillo. Por orden de Mat, salieron con cuidado, mientras en sus manos portaban armas y apuntaban hacia delante. Los pasillos eran blancos, demasiado blancos. Las paredes, el techo, el suelo e incluso la luz eran de un blanco que daba miedo. Las puertas eran de metal, aunque un color mas claro de lo normal- Muy bien, las celdas se encuentran en la planta -3, para llegar hasta allí debéis tener mucho cuidado. Seguir todo recto, y en el segundo pasillo girar a la derecha-dijo, mientras los chicos preparados empezaban a caminar, sintiendo como el corazón quería escaparse de su pecho.

Todo parecía ir bien, no había soldados por casi ningún lado, y los que había parecían no estas muy centrados de su trabajo. Bajaron por unas escaleras oscuras, hasta dar supuestamente con el pasillo donde debían de estar las celdas. En la puerta, dos soldados hacían guardia en silencio, sin moverse ni un centímetro. Debían derribarlos rápido, y sin hacer mucho ruido o destrozos. Kaji, le dio ordenes a Zap, pues sabia que él era el más rápido, aunque en el fondo dudaba de que el rubio supiese en que lio estaba metido. El joven de cara inexpresiva, acepto las ordenes de su compañero, y saliendo de su escondite tras un pasillo, se lanzo en forma de rayo sobre los soldados.

- ¡Pollo frito!-grito mientras los soldados empezaban a electrocutarse sin poder protegerse, Amor y Arturo ponían cara de sorprendidos con la boca abierta y las cejas arqueadas, sin saber muy bien como reaccionar, y Kaji hacia un facepalm. Los guardias cayeron al suelo entre espasmos y sin poder moverse, mientras el resto salía de su escondrijo.

Mat, les aviso de que por el momento la guardia que debía pasar por allí no daba señales por el resto de las cámaras, por lo que calculo que tendrían unos cinco minutos. La idea era entrar en los calabozos, eliminar los soldados qué estuviesen allí, y liberar a los rehenes. Esperarían a que la guardia, extrañados de que los soldados centinela no estuviesen, entrasen en los calabozos para atacarles. En ese momento saldrían con todos por donde habían venido y sin mayor sobresalto. Un plan perfecto. Pusieron a los lados de la puerta a los dos soldados desmayados, atando antes sus brazos y desarmándolos para impedir futuros imprevistos. Zap, Kaji y Arturo, se colocaron delante de la puerta, preparándose para la batalla que vendría. Mat, presiono un botón, y la puerta se abrió ante ellos en pocos segundos. Sin mucho tiempo a observar su alrededor, los calabozos parecían la típica cárcel, dos pisos, y a cada lado las rejas, y en el centro in panel de control circular. No era muy grande, puede que no hubiese más de 20 celdas en cada lateral. Zap fue el primero en lanzarse, y con gran velocidad se lanzo sobre los guardias, y dándole un simple toque eléctrico en el lugar justo, estropeaba sus armas de última tecnología. Kaji y Arturo entraron detrás, con armas en mano, disparando a todo aquello que llevase uniforme del rey. Por insistencia de Kaji, no usaron armas de tipo asesino, si no unas que lanzaban como bolas electromagnéticas, que paralizaban al enemigo, al igual que Zap. En aquel lugar serian unos quince soldados, por lo que Zap no pudo quitar las armas a a todos, y en breves empezó la lluvia de balas. Escondidos como podía, Kaji, Arturo, y ahora Zap, disparaban a duras penas a los siete soldados que les quedaban. Se oyeron algunos gritos procedentes del interior de las celdas, y Kaji rezaba por que ninguna de las balas rebotasen y diesen a alguien que se encontrase dentro. Zap, demostró una gran habilidad de tiro, siendo muy rápido y preciso. Calcularon que solo les quedarían dos o tres soldados, cuando la sangre les salpico. Arturo dejo caer su arma, para poder sujetar su brazo izquierdo herido y que ahora se teñía levemente de rojo. Kaji pregunto por su estado, pero bajo el atormentador ruido de los disparos y que Arturo no estaba en sus mejores momentos, el chico de pelos dorados no contesto. Kaji salió de nuevo de su escondite, dándole a un soldado de la 2º planta, que cayo desde la barandilla al suelo. Aquel no era el estilo de Kaji, pero era lo que había. Los disparos cesaron cuando finalmente Zap le dio al último soldado, dejándolos en un leve y corto silencio.

- ¡Arturo!-grito Amor entrando en la sala y corriendo junto al ensangrentado. La joven con manos temblorosa, rompió la manga del joven, mirando la horrible herida. Kaji, evito el impulso de comprobar también el estado de Arturo, y fue a la puerta, metiendo a los dos centinelas inconscientes de antes. Zap, habiendo recibido ordenes anteriormente, fue a desarmar a los soldados, y a atarlos juntos. Amor seguía arrodillada alado de Arturo- Tranquilo… seguro que no es nada…-decía la joven casi apunto de llorar.

- ¿Tranquilizarme yo? Tranquilízate tu, que parece que a la que le duele es a ti jeje-dijo el joven con la espalda apoyada en la pared y con una sonrisa en los labios. Era verdad, Amor parecía muchísimo mas nerviosa que el herido, y en cierto modo si le dolía.

- Esta bien…-dijo la joven cogiendo aire, a la vez que se sonrojaba levemente por el comentario de Arturo. De su cinturón saco un pequeño botellín, y empezó a limpiar la herida de sangre. Pudo ver que había por los bordes de la herida algo de carne quemada- es herida de una bala eléctrica, por lo que no debe de haber dentro proyectil-dijo la joven ahora más concentrada. De sus bolsillos, sacaba pequeños frascos, que empapaba paños para luego ponérselos en el brazo musculoso de él. Arturo hacia pequeñas muecas, aunque no dejo escapar ni un solo quejido. Amor levanto la mirada de la herida para ver el rostro de él, lo que le hizo ponerse mucho mas roja- Bu-bueno… parece que solo ha rozado. Aunque no deberías mover el brazo demasiado- mientras colocaba una gasa nueva en su hombro, que no tardo en teñirse levemente de rojo, y empezaba a vendarle. En apenas dos minutos, Arturo estaba vendado y con un improvisado cabestrillo hecho con la manga que Amor le había roto. Un poco separado de ellos, Kaji los observaba, aliviado de que no hubiese ninguna baja.

- ¿Sôkar? Me recibís?-pregunto al pinganillo, que llevaba desde que empezaron a disparar desconectado. Los chicos que se encontraban en la sala de vigilancia debaian haber visto ya todo en silencio, pero debía avisarles igualmente- Arturo esta fuera de peligro, voy a buscar a mi hermano-dijo mientras caminaba hacia las celdas. Zap, había tenido la genial idea de encerrar a los soldados desmayados en una de aquellas pequeñas habitaciones con barrotes, para no gastar cuerda. Mientras tanto, Kaji se acercó a las celdas, buscando a su hermano- ¿Chips?¿Donde estas?-pregunto pasando rápidamente por algunas de las celdas. Aquello le dejo con un mal sabor de boca. Muchas de aquellas celdas estaban vacías, pero presentaban un estado lamentable. Oscuras y sucias, sin luz, y sin ningún tipo de cama. No olían precisamente bien, si no a inmunidad y suciedad. Pero donde había gente era peor, pues en todas las jaulas se encontraban niños, ninguno de más de doce años, acurrucados en las esquinas de su pequeña prisión. Kaji sintió tanto nauseas como odio, por ver lo que el gobierno estaba haciendo, encerrar a niños como animales, siendo los responsable de sus vidas. Kaji siguió pasando por delante de las puertas, en busca de su hermano, y pudo ver como encima de cada una estaba dibujado un símbolo, desde una gota y llamas, a cubos. Era las representaciones de los elementos que podían encerrarse allí. Finalmente, Kaji pudo ver en el fondo de una celda, una cabeza rojita que se escondía en una esquina, con las manos sobre la cabeza mientras temblaba. Kaji sujeto los barrotes- ¿Chips?-dijo tranquilo

- - el pequeño se giro tembloroso, por los anteriores disparos, pero cuando vio a su hermano, los ojos volvieron a tener una llama de esperanza- … Kaji…-dijo casi empezando a llorar, mientras corría a la puerta. Kaji, le hecho un grito a Zap para que abriese la puerta, y este lanzo un rayo al panel de control, y todas las puerta se abrieron. Kaji aparto los barrotes hacia un lado, y se agacho, para poder recibir el abrazo de su hermano. Un abrazo de miedo y nostalgia, donde Kaji pudo notar los finos brazos de su hermano pequeño rodeando su cuello, como si tuviese miedo de que desapareciese. Las lagrimas del pequeño se deslizaban una y otra ver por las mejillas rojas, mientras hacia esfuerzos para que lo le cayesen los mocos. Intentaba hablar, pero solo balbuceaba cosas que Kaji no podía llegar a entender, pero le abrazo más fuerte, como si quisiese transmitirle una tranquilidad.

- Ya esta, hemos venido a por ti-dijo mientras apoyaba las manos en los hombros de Chips y se levantaba. El pequeño ya no era muy alto para su edad, pero al tener que mirar hacia arriba para poder ver la cara de Kaji sonriente, se empezó a sentir seguro- Ya no tienes de que preocuparte, ¿ok?-dijo esperando la respuesta de su hermano lloroso.

- Pero… pero…-dijo entra balbuceo, seguramente aun confuso de lo que sucedía, pero Kaji lo silencio.

- Tranquilo, mas tarde te lo explicare… ahora tenemos que irnos-dijo cogiendo su mano y tirando de él, pero el pequeño hizo un leve gesto de negación.

- ¡Espera!-contesto, zafándose de la mano de Kaji, y salió corriendo a la celda alado de la suya, apartando los pesados barrotes de la puerta que rechinaron con algo de esfuerzo. Kaji espero dudoso en su sitio, pero enseguida lo vio salir, junto a otro niño. De la misma estatura que Chips, con el pelo rubio oscuro, se ocultaba detrás del pelirrojo con algo de miedo. Sus ojos eran tapados con unas viejas gafas rotas- Este es mi amigo, le he llamado Gafas ¿puede venir?-pregunto Kaji emocionado, sin dejar de sujetar la muñeca del chico.

- Pero Chips…-dijo Kaji dudoso, pero se acordó de Sôkar y la condición que pusiera para ayudarles. Kaji miro la cámara de vigilancia, sintiendo como una mirada oscura se clavaba en el. Finalmente sonrió y miro a los pequeño- Claro. Ir abajo, junto a la chica de pelo rosa y que os reconozca-dijo mientras empezaba a abrir las celdas. Los pequeños fueron bastante rápido junto Amor, pero no corriendo pues se sentían cansados.


La joven les sonrió al verles llegar, y se fijo en Chips, que era idéntico a su hermano. Ya había acabado con el brazo de Arturo, el cual estaba haciendo guardia con un arma liguera de una mano. Amor comprobó que además de una liguera desnutrición no parecían tener síntomas de nada grabe, pero al volver al refugio les haría un reconocimiento afondo. Zap, acababa de encerrar finalmente a todos los guardias en una celda, sin cambiar de expresión. No paso apenas dos minutos cuando Kaji volvió solo junto al resto de chicos.

- Tenemos un problema…-dijo serio mientras se acercaba. En su espalda, descansaba el arma que había utilizado todo el tiempo, dejando sus manos libres.

- ¿Qué ocurre?-pregunto Amor, mientras limpiaba con un pañuelo blanco la cara de los pequeños.

- Pues, soy incapaz de hacer que nadie salga de sus celdas-dijo serio. Arturo, Amor y más o menos Zap, lo miraron seriamente, como si no comprendiese exactamente lo que queria decir- He abierto todas las celdas, pero ningún niño quiere salir. Están demasiado asustados-pronunciaba mientras ponía una mano en el hombro de su hermano. Amor bajo la mirada, sin querer saber lo que le habían hecho a aquellos pequeños para que estuviesen así. Kaji, al igual que el resto, sintió levemente una ira creciendo en ellos. El Rey y su gobierno se habían pasado de la raya, y se juraron a su mismos que lo pagaría caro- Pero no es solo eso…-continuo serio- no hay ni rastro de Rubeola- finalizo. Permanecieron en silencio un rato, sin saber que decir. Habían ido allí pensando que ambos hermanos se encontrarían prisioneros, pero si Rube no estaba, ¿en donde se encontraría?

- Entonces deberíamos avisar a Mat, ¿no?-contesto Arturo, mientras miraba de reojo las cámaras. El comunicador estaba cerrado, por lo no debieron de oír nada sobre el tema.

- Si, será lo mejor- contesto Kaji. Presiono el botón para abrir la línea, pero empezó a sonar un zumbido. Extrañado, volvió a presionarlo- ¿Matarratas, me recibes?-decía cada vez más alto, pero no hubo respuesta. El temor de que hubiesen sido descubiertos se asomo por el rostro de todos, poniéndose nerviosos. Pero Kaji, como líder, intento sonreír- no os preocupéis, seguro que simplemente estamos muy lejos y no llega la señal. Sera mejor que alguno de nosotros se valla…-decía, mientras se encaminaba hacia la puerta. Para él lo mas importante era sacar a Chips de allí, y una vez fuesen al ascensor, seguramente ya no tendrían problemas. Mientras el resto hacia gesto de seguirle, la puerta de la entrada se abrió. Arturo, que en ese momento estaba distraído, levanto su arma hacia la nueva aparición, que entro con paso seguro.

- No os permitiré iros de aquí-dijo el cuerpo de una mujer enfundado en un traje de licra rojo. Kaji, la miro, sabiendo al instante solo por su voz de quien se trataba, y sintiendo un malestar en el estomago. En cierto modo, había rezado para que aquello no ocurriese, para no tener que encontrársela de nuevo, o por lo menos no antes de verse preparado. Aunque, con aquel traje y protección que envolvía su cuerpo, no parecía ser aquella niña de su infancia, si no un asesino de aquel asqueroso gobierno. Entonces lo pensó. ¿Ella sabría aquello? Lo de los niños encarcelados injustamente encarcelados, en celdas poco más grandes que ellos. Kaji, intento cambiar la imagen de un ser cruel por la de amiga e la infancia. Flama, que se mantenía de pie delante de la puerta, tenía en cada mano dos armas, pero no parecía haber refuerzos- En nombre del Rey, por allanamiento a instalaciones secretas, y pertenecer a una organización criminal, quedáis detenidos-dijo seria, según el protocolo.

- -Kaji bajo por un segundo la cabeza. Había que pensar rápido, y sin duda no habida demasiadas posibilidades. Kaji aparto hacia un lado a su hermano, dejándolo alado de Amor- encargaros de él-dijo en bajo, dando un par de pasos. Miro fijamente aquel cuerpo rojo que estaba esperando paciente, y miro al cristal oscuro que cubría el rostro de Flama, sabiendo perfectamente como eran los ojos que se ocultaban tras este. Kaji volvió a poner cara seria- Vosotros marchaos y avisar a Mat de lo sucedido, yo ganare tiempo-dijo serio, sin mirar atrás.

---------------

Una respiración rápida, entrecortada y jadeante, que parecía que le costaba cada vez mas contener. El cuerpo cubierto únicamente por una fina capa de tela y un sudor frio que le hacia estremecerse. Y calor y fuego. A su alrededor, las llamas bailaban amenazantes sobre ella, como burlándose y queriéndola engullir. La pequeña de pelos azules solo podía sentir como su piel era tostada mientras permanecía agachada en una esquina, con miedo de moverse. Las manos sobre sus ojos querían impedir que le resbalasen las saladas lágrimas, que le provocaban dolor cada vez que bajaban por sus mejillas rojas. La pequeña ni siquiera tenia en cuenta que moriría en breves, pues el miedo la superaba. Sentía como el humo negro empezaba a llenar sus pulmones quemándolos y ahogándola en la más horrible agonía. Una viga del techo rompió, cayendo sobre lo que antaño fuera su cama. Las muñecas ardían mientras la miraban con cara inexpresiva, y sus labios sonrientes eran derretidos en breves segundos. La pequeña Lluvia ya no volvería a ver su habitación como antaño. Entonces escucho unos pasos acercarse, unos pasos tranquilos, seguros y pesados, que se pararon enfrente ella. Lluvia, intentando apartar aquel baño de lagrimas con el dorso de sus manos cubiertas de ceniza, vio la silueta de un hombre, que ni siguiera el fuego podía iluminar. El hombre la observa, como lo que era en aquel momento, un insecto indefenso y tembloroso, y empezó a estirar su mano hacia la pequeña. “Ven conmigo” dijo tranquilo pero sin aportar seguridad alguna a Lluvia, que con las piernas temblorosas y casi sin poder respirar, se levanto y echo a correr escapando de aquella bestia.

El hombre, pudo sujetar la cintura de la pequeña por un segundo, quemando la tela del pijama, pero finalmente se le escapo. Lluvia, mientras seguía intentando apartar las lagrimas de sus ojos, corrió por los pasillos que continuaban ardiendo, mientras la madera crujía y las telas quedaban hechas cenizas. Sentía al hombre perseguirla, tranquilo, sabiendo que ella no podría escapar, por lo que ella intento ir mas rápido. Su corazón latía mucho más rápido que en cualquier momento de su vida, pensando que estallaría. Empezó a bajar las escaleras, pero cuando apenas le faltaban tres pares, sus pies descalzos fallaron, y cayo a los pies de la escalinata de mármol. El dolor de su cabeza se acentuó enormemente, y un hilo de sangre caliente se deslizo por su frente sudorosa. Aduras penas abrió los ojos, y su temblorosa mirada pudo ver al hombre que la observaba, desde lo alto del segundo piso, mientras apoyaba su mano desnuda sobre la balaustrada ardiendo sin inmutarse. La pequeña intento volver a correr, pero no podía coordinarse, y aduras penas llego a la puerta del sótano. Aquel lugar era el sitio prohibido, donde su padre le había avisado de que no entrase, bajo amenazas de fuertes castigos, pero ella junto a su hermano Nizo, teniendo un espíritu rebelde, ya sabían lo que allí se encontraba. El sótano también estaba ardiendo, pero las llamas no estaban tan avivadas como en el resto de las habitaciones. La pequeña en un intento de ganar tiempo, corrió el simple pestillo, quemándose las yemas de los dedos con el metal caliente. Bajo las escaleras ayudándose del pasamanos que aun no ardía, mientras la puerta permanecía en silencio. Llego abajo, y fue a la zona bajo las escaleras, dando gracias de que allí aun no hubiese fuego. Aparto un par de cajas, y presiono una de las piedras que formaban la pared. Aquel secreto lo había descubierto junto a Nizo, un día de aburrimiento y buena suerte. La pequeña empujo con todas sus fuerzas y la roca, que estaba caliente, empezó a apartarse. Ante sus ojos, Lluvia vio la oscura galería que podría ser su vía de salida. Pero dudo. Miro como la oscuridad envolvía todo, sin apenas un apego de luz. La pequeña que aun tenia miedo a aquel negro absoluto, necesito tragar varias veces saliva antes de empezar a gatear para entrar en la peña galería.

Su corazón iba mas rápido, sintiendo que se metía en un lugar donde los enemigos eran desconocidos y donde tus ojos no servirían para nada. Justo antes de entrar de todo, la puerta del sótano era tirada a bajo de golpe, y una enorme bola de fuego engullía a la pequeña Lluvia.

-------------------------

El grito que soltó deseo que no lo oyese nadie. Lluvia, que había despertado de aquella pesadilla, sintió como sus ojos querían salirse de sus órbitas. Le dolían, al igual que el resto del cuerpo. Su respiración no cesaba ni un segundo, como si quisiese recuperar el aire que le faltaba en su pesadilla. La boca seca y la garganta raspante. El sudor la había invadido de forma rápida, y resbalaba por su espalda ahora erguida. Lluvia, con las manos levemente temblorosas, introdujo una de sus manos entre su pelo, despeinándose y soportando su cabeza. ¿Cuánto tiempo hacia que no soñaba aquello? Sin duda no el suficiente. Con la otra mano sujetaba las sabanas blancas con fuerza, esperando que su corazón se relajase y dejase de latir a aquel ritmo alarmante. Mientras, Lluvia observo la enfermería a oscuras. Hacia varios días que insistía a Matarratas para que le diese la maldita alta y la dejase marchar, pero por el momento él ponía excusas estúpidas para ella. Miro la marca en su brazo, donde el inyectaba una aguja antes de que ella cayese rendida ante los sueño. Mas relajada, iba a coger un baso de su mesilla, pero se fijo que la jarra de agua estaba vacía. Ella miro la oscuridad.

- ¿Sôkar, podrías traerme agua?-pregunto tranquila, más no obtuvo respuesta. Algo extrañada, miro el reloj por si era muy tarde y el chico se retirara también a dormir, pero no pasaba de medianoche. Algo extrañada, bajo de la cama, desconectando los malditos cables que la unían a aquellas maquinas inservibles. Comprobó que Sôkar no estaba allí, así que fue al baño de la enfermería, para beber y darse una ducha fría. Fue reconfortante sentir como su piel, aun caliente por el sueño, se enfriaba al contacto con el agua, lo que consiguió que se relajase. Ni media hora tardo en salir del baño, y la habitación seguía igual. ¿Dónde se habría metido el chico sombra? Todas las noches la había acompañado hasta que ella se dormía a altas horas, pero no encontrarlo allí le provoco un leve malestar. Se coloco las zapatillas, y puesta una camiseta larga y ancha que le llegaba hasta el muslo fue en su búsqueda.

Miro primero en la cocina, donde de paso comió algo. Pero tampoco había rastro. En el salón debían de estar los de siempre, viendo una peli o algo, y puede que él los acompañase. Pero estaba vacío, sin indicios de que nadie hubiese estado allí. Cada vez más extrañada, decidió ir mirar directamente a la habitación del chico. Peto una y otra vez, llamando su nombre, pero la puerta no se abrió. Ella no podía entrar allí sin la llave correspondiente o sin hacerse un escáner de la huella dactilar. Lluvia fue a su habitación, la cual no entraba desde hace una semana. Abrió la puerta y encendió la luz algo nerviosa, esperando que Amor le dijese que Sôkar se encontrase en una misión o algo por el estilo.

- Amor, ¿sabes dónde esta Sô…- empezó a preguntar, pero al ver la cama aun hecha y vacía, sintió una leve presión en el pecho. ¿Pero donde estaban todos? Iba a continuar su búsqueda, cuando se fijo en el armario abierto. La mayor parte era ropa de la joven de pelo rosa, pero en la dos baldas superiores, faltaba el traje de ella para misiones. Únicamente el traje azul esperaba a que su dueña lo necesitase. Entonces Lluvia echo a correr, imaginándose lo peor con el ceño fruncido.



Dangara Mensaje Lun Nov 05, 2012 3:49 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
Yupiiii!!! xD , (lo guarde en Word, me sorprende lo largo que va a ser x33!! gracias!!, lamentablemente me encargaron cosas y lo tendre que leer despues x__x , hasta lueo, gracias x3 !!)




Sara_loveArt Mensaje Lun Nov 05, 2012 6:37 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 09 Ago 2011
Mensajes: 479

Edad: 22
0
Título del mensaje:
Ahora es cuando se reparten hostias de verdad xD cada vez se va poniendo mucho mas interesante, me deja con los nervios a flor de piel xD muy buen trabajo senyorita.




xXnaloviXx Mensaje Lun Nov 05, 2012 9:00 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 24
0
Título del mensaje:
YEAH a darse de ostias Very Happy
el tio del sueño de Lluvia es el cabron de Ember??? por que le estoy empezando a cojer un asco impresionante





Sayara Mensaje Vie Nov 09, 2012 9:54 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi Hi Sonrisa

Bueno, esta semana he conseguido entregar el capitulo a tiempo, aunque ha sido difícil jaja. Con los exámenes y todo, encuentro poco tiempo para escribir y corregir el fic, pero intentare seguir el ritmo.

Sobre este capitulo, hace muchísimo que quería escribirlo y publicarlo.

Me alegra de que os este gustando, tenia miedo de que estos últimos capítulos estuviesen siendo muy pesados y aburridos, pero os recompensare Sonrisa

Espero que os guste y comentar Very Happy así me animáis a escribiera más Sonrisa Bss



Capitulo 17: Fire whit Fire


Kaji, tenso su cuerpo ante la inevitable batalla, sin apartar los ojos de aquel casco rojo que brillaba levemente bajo las bombillas de la sala. Detrás suya, sus compañeros y hermano esperaban sin saber muy bien que hacer. Con Arturo fuera de juego, lo más parecido a un guerrero era únicamente Zap. Kaji trago saliva, y calculo cuanto tiempo tardarían en llegar al ascensor, y cuanto tardaría él en retrasar a Flama, la cual era un enemigo bastante temible. Kaji, sujeto con fuerza el arma que tenia en la mano, preparado para luchar.

- Yo iré contra Flama, vosotros escapar mientras-dijo serio, mientras pensaba en una forma de apartar a la joven de la puerta. Pero Amor parecía que tenía algo más que decir.

- ¿Y dejarte aquí solo?-mientras le sujetaba una mano. La joven parecía más nerviosa que nunca, y su cabello no paraba de bailar con cada movimiento de su cabeza- Flama esta a la altura de Lluvia, no podrás contra ella-dijo, aunque le doliese. No es que no tuviese fe en Kaji, pero había que ser idiota para no ver aquella evidencia.

- Esta bien…-dijo Kaji, y miro a su compañero- Zap, tu te quedaras conmigo en la retaguardia- pronuncio, mientras el rubio asentía en silencio.

- No tenéis a donde ir, ya he avisado a mis compañeros…-dijo Flama tranquila, con una voz distorsionada bajo el casco.

Kaji hizo un gesto para que los demás se apartasen, y se echaron a un lado. Con el cuerpo tenso, el pelirrojo espero el mejor comento para empezar la pelea, y en un impulso, levanto su arma y disparo a la puerta. El silenciador del arma consiguió amortiguar mucho el sonido, aunque igualmente resonó levemente contra las paredes de hormigón. Flama, creo un escudo de electrónico ante ella gracias a tu traje, y las balas cayeron al suelo como si de canicas se tratasen. En menos de un segundo, Kaji vio como Flama se lanzaba hacia él con el puño en alto. Él disparo tres balas rápidamente, aunque ninguna acertó, y esquivo por nada el puño de ella, que quedo detrás suya. Cualquiera que estuviese viendo la escena, pensaría que el patoso Kaji había fallado aposta, pero él sabia que no era así. Con la entrada desbloqueada, el resto podían irse rápidamente. Kaji se giro, para ver a Flama de pie a sus espaldas, tranquila, y sin hacer nada mientras el resto del grupo escapaba. Kaji vio como su hermano y compañeros se iban dejándolo atrás, menos Zap, que quedaría en las sombras hasta nuevo aviso. Una vez oyó como la pesada puerta se cerraba, el pelirrojo sintió un gran alivio, pues ya no seria juzgado por sus actos. No podía negar que tenía miedo de meter la pata, de fallar un golpe y que luego le echasen en cara que fuera aposta. Los sentimientos juegan malas pasadas. Y aunque el único presente se tratase de Zap, sabia que él no lo traicionaría. Kaji miro de nuevo a Flama, sabiendo que la cámara de seguridad no podía transmitir su conversación.

- Flama… no tienes por qué hacer esto-dijo, en un leve intento de hacerla entrar en razón. Pues por mucho SS que fuese, y que trabajase para el gobierno injusto, en el donde seguía viendo a su amiga de la infancia. Ella, protegida por el casco, mantenía una posición firme, con las manos abiertas.

- Pero es lo que debo hacer-pronuncio, antes de volver a lanzarse sobre él.

Kaji, ya había soltado el arma vacía, que resonó en el suelo de metal. La lucha seria cuerpo a cuerpo, y casi de seguro que acabaría convirtiéndose en un baile de llamas. Los puñetazos y las patadas simples se sucedieron sin descanso, mientras él otro las esquivaba. Kaji, no pudo evitar recordar cuando iba al colegio Colmillo de León, donde las peleas de aquel tipo estaban a la orden del día. Por aquel entonces, Flama solía llevarse las victorias, pues Kaji no tenia mucho interés en ellas. Pero ahora las cosas habían cambiado. La pelea que estaban teniendo no era la típica entre amigos o de clase, donde un profesor aburrido estaría al cargo de que ninguno de los dos acabase con daños. Y por primera vez agradeció los duros entrenamientos de Dino, obsesionado con la rapidez y los reflejos, pues más de una vez le salvaron de un puño. Kaji rápidamente noto como los ataques de Flama eran fuertes y rápidos, no dudaba, simplemente atacaba. Por otro lado, parecía costarle más esquivar, pero por supuesto Kaji no era un problema para ella. El fuego empezó cuando Kaji, agachándose para darle una patada baja y derribarla, sintió como la pierna de ella descendía desde lo alto llameante. Él pudo esquivarla por poco, y la grieta que quedo en el suelo se volvió negra. Kaji, agazapado a cierta distancia, contemplo como la pierna de ella ardía, sin que el traque tuviese daños, y poco a poco el fuese se fue extendiendo, hasta que su extremidad no era mas que fuego que iluminaba toda la sala. Kaji, aun sin ponerse de pie, se concentro en las palmas de sus manos apoyadas en el suelo, que en breves empezaron a arder, como si lo estuviesen deseando. La ropa de Kaji tampoco ardió, pero parecía bailar bajo las llamas. Cuando Kaji se incorporo, con los brazos llameantes, vio como el suelo quedo la marca de sus manos alrededor de una mancha negra. Las dos llamas se miraron, sabiendo que la cosa se ponía seria. Se lanzaron uno sobre otro, sin la menor piedad. Kaji descendía sus puños una y otra vez sobre Flama, al igual que ella. En breves, las dos llamas se convirtieron en una sola, que quemaba el suelo y empezaba a elevar la temperatura. El peligro era cada vez mayor, y Kaji, sintiéndose llevado por una ira extraña, empezó a perder la razón. Peleaba igual, e incluso puede que mejor, pero no pensaba en nada, únicamente en pelear. La satisfacción de un golpe certero, la burla de un patada esquivada, le estaba confortando, sintiendo que el esfuerzo de casi aquel año de entrenamiento serbia para algo, para ser fuerte. Los labios de él mostraron una sonrisa, burlona y segura, mientras pensaba que llevaba ventaja, la misma sonrisa que ponía Lluvia al luchar. En ese instante, sin que él tuviese tiempo a reaccionar, y una patada de ella golpeo su pecho, enviándolo volando a la otra punta de la habitación convertido en una bola llameante. Sintió el seco golpe contra la pared y su espalda, impidiéndole respirar durante unos segundos, a la vez que escupía unas leves gotas de sangre. En el suelo, empezó a tener miedo, no solo de su contrincante, si no de la imagen que le vino a la cabeza, de Lluvia peleando de forma burlona y para él hipócrita, siendo mejor que el resto. ¿Él quería ser así? Pensó, mientras dudaba si pelear o no, pero la rápida sombra de Flama lo quito de sus pensamientos en solo unas milésimas de segundo, lo justo para que ella lo sujetase de la camisa y lo lanzase de nuevo contra otro lado. Kaji llevaba las de perder, así que Zap pareció ponerse en guardia para entrar en cualquier momento, aunque seguramente no haría mucho, pero los gritos de Kaji le mandaron alejarse, dejarle solo en una batalla que consideraba suya. Flama, mientras que él debatía interiormente que aptitud tomar, si la de líder compañero que piensa en los demás como ahora, o la de Lluvia, engreído y poderoso, le fue dando golpes, sin cesar, sin darse cuenta que él había parado su lucha hacer tiempo. Los moratones y las leves quemaduras empezaron a aparecer por su cuerpo, y daba gracias a que el fuego no le afectase como al resto, pues seguro que ya estaría muerto. Los golpes le provocaban un dolor que iba rápidamente en aumento, y aunque los intentase parar ya no podía. Los golpees llenos de ira venían de una Flama ahora completamente llameante bajo aquel traje apretado, y sus ojos rojos brillaban bajo el casco de su cabeza. Él había perdido, bajo el mismo fuego que él controlaba. Moriría salvando a su hermano, y aunque no llegase a volverlo a ver, estaba contento.

Flama, sin dudarlo ni una sola vez preparo su ultimo ataque, un puño tan caliente que ni la misma Lluvia podría detenerlo. Kaji, simplemente espero, pero cuando noto como su piel, a escasos centímetros de la caliente llama, empezaba a quemarse, un extraño instinto salió de él. Más rápido que nunca, golpeo desde abajo el codo de ella, haciendo que el puño pasase por encima del hombro de él. Kaji, sujeto su brazo para que no lo pudiese mover, mientras Flama, tras el cristal de su casco, podía ver sin palabras como el rostro de Kaji se había trasformado levemente en uno negro. No era más que la parte superior Izquierda, negra como el carbón, mientras que su ojo mostraba un blanco fantasmal. Flama sintió miedo, miedo a aquellos ojos de un monstruo, y miedo a que ya no reconocía a Kaji. Pero sin dejar tiempo, él dio con su mano libre un puñetazo en medio del casco de ella, un puñetazo de llamas negras. Tras el fuerte impacto, ella salió disparada hacia atrás, escapando de los brazos de él, y golpeándose en la cabeza cuando cayo, rodó unos metros, hasta quedar en el interior de una de las celdas. Mareada y parpadeando, abrió sus ojos aduras penas, con el estomago revuelto. El cristal de su casco, de varias capas de grosor se había roto, y ahora mostraba un cristal negro todo agrietado, que impedía una buena visibilidad a ella. Su fuego se había acabado y yacía inmóvil en la oscuridad de aquella celda que tanto le recordaba a su cuarto. Intento mover sus piernas cansadas, pero había utilizado mucho fuego durante la pelea. Sorprendida, noto como un peso se colocaba sobre ella, y cuando miro, Kaji tenia el puño negro en alto, sobre su rostro, queriendo descargar un segundo golpe. Flama no se movió ni intento protegerse, únicamente quedo quita esperando el golpe, con su espalda pegada al suelo, sus manos a los lados y Kaji sobre su vientre, mientras miraba a aquellos ojos blancos que parecían de una bestia. El puño descendió y golpeo, pero nunca en el rostro de ella. Flama sintió el calor al lado de su hombro, donde el puño de Kaji había hecho saltar varias baldosas del suelo. Ella no sabía porque, porqué no la atacara y acabara con un miembro de F-13 como lo había intentado ella anteriormente. Pero entonces lo vio, como el brazo de Kaji temblaba, y como los ojos habían recuperado un rojo de la infancia, que ella reconocería en cualquier lugar. La respiración de él era rápida, como si le hubiese costado dolor y sufrimiento no haber acertado con aquel golpe, mientras la respiración de ella era más relajada, aun sin creerse lo sucedido. Kaji levanto la mano medio sangrienta por el duro golpe, mientras no dejaba de mirar el casco agrietado de ella. Flama, sintió un dolor y una ira ante lo que ella quiso entender por compasión, que él se había compadecido de ella. Las emociones de Flama estaban a flor de piel, dando los ideales como las contradictorias. Ella sujeto la muñeca de él.

- Pégame-dijo, mientras miraba a los ojos de él. No quería compasión barata. Ella era una luchadora que defendería su honor hasta el final, y no quería benevolencia de ningún tipo, si siquiera de él.

- No…-contesto el chico aun sin levantarse de encima de ella, mientas su puño seguía sujetado por ella. Justo antes de que el segundo golpe la fuese a golpear, Kaji se dio cuenta de que él no era así. Por mucho que le doliese, Flama seguía siendo una persona importante para él, aunque quisiese matarlo. Ella, mientras mordía su labio inferior, empezó con una pequeña rabieta, por la impotencia que se sentía en aquella situación.

- ¡No! ¡Quiero que me pegues!-empezó a gritar, aunque no hacia intenciones de que lo quisiese apartar- ¡Somos enemigos!¡Tienes que luchar!-gritaba ella bajo un tono de voz emocional, y aunque él no pusiese ver el rostro de ella bajo el cristal agrietado negro del casco, sabia que estaba derramando lagrimas de ira e incomprensión. Kaji le hizo otro gesto, en señal de que no lucharía. Ella volvió a morderse el labio, hasta que sintió la sangre en la punta de la lengua- ¡¿Por qué?! –grito como una niña pequeña. Empezó a golpear el pecho de él, como si quisiese enfadarlo, pero se encontraba tan nerviosa y confusa que los golpes no eran ningún tipo de amenaza- ¡Debemos luchar! ¡Aunque no queramos!-dijo mientras seguía sus golpes en el pecho de él, hasta que las manos del chico sujetaron las delgadas muñecas de ella, y con cuidado las echo hacia atrás, hasta que rozaron con el suelo. Flama volvió a mirarlo- Somos enemigos… debemos matarnos… son las ordenes…-dijo a media voz, como intentando que fuese Kaji entrase en razón.

- Yo no sigo ordenes-pronuncio tranquilo, levantándose de encima de ella y caminando hacia la puerta. Ella quedo atrás, sin moverse y sin saber que hacer. Kaji, corrió la puerta de barrotes, y aunque el candado electrónico estuviese roto, pudo utilizar su fuego para fundir ambas cerraduras y que la puerta quedase cerrada y sellada. Encima de la celda, el dibujo de una llama acumulaba polvo cada segundo. Flama, estando herida y cansada, no podría utilizar fuego allí dentro, lo que le daría bastante tiempo de ventaja.

Kaji no se despidió de ella con palabras, si no con una simple mirada y una sonrisa. Kaji fue donde estaba Zap, que había viso parcialmente todo alado de la puerta. Si todo salía bien, ahora únicamente tendrían que dirigirse al ascensor y podrían escapar de aquel infierno. Habrían pasado mas de diez minutos desde que los otros se habían ido, seguramente ya estuviesen llegando al ascensor. Kaji intento hablar por el transmisor, y de nuevo únicamente obtuvo un ruido intermitente y sin señal.

-------------------

Arturo y Amor, junto a los dos pequeños, habían conseguido salir de la zona de las celdas gracias a que Kaji y Zap se habían quedado a atrás. Amor sujetaba la mano de ambos pequeños, guiándolos por los laberintos que eran los pasillos. Únicamente cuando llegaron a las escaleras, un lugar donde no parecía haber vigilancia, pues no estaban bien iluminadas, descansaron un segundo, tanto para que los pequeños, como Arturo con el brazo vendado descansasen un poco. No los quedaría demasiado hasta llegar al ascensor, y rezaban por que la señal de alarma no sonase, porqué además de quedarse allí atrapados significaría que Kaji abría perdido su pelea. Solo fue unos minutos, unos minutos de respiraciones agitadas que intentaban controlarse por si llegaba algún soldado. Subieron hasta la primera planta, donde estaba el ascensor que los sacaría de allí. No quisieron comunicarse con Matarratas, pues querían irse lo antes posible, y si se ponían a hablar les retrasaría y no solo eso, serian mas inmunes.

La suerte pareció acompañarlos, hasta que llegaron a las puertas plateadas del ascensor, las cuales permanecían cerradas. Arturo presiono con la mano derecha el botón que lo llamaba, nervioso porque de cualquiera de los lados podía aparecer un guardia. Amor a su lado, intentaba tranquilizar a los dos niños que parecían no entender aun lo peligroso de la situación, pero que igualmente sus frentes eran cubiertas por un sudor frío, y sus estómagos revueltos. Cada segundo que el ascensor tardaba sin abrir las puertas se volvía una agonía. Arturo empezó maldecir por lo bajo, resistiendo las ganas de disparar al maldito botón rojo iluminados, a ver si así iba más deprisa. Entonces sonó como una especie de campanilla, que ni se fijaran la primera vez que bajaran, la señal de que el elevador había llegado. Las puertas metalizadas se abrieron, dejando salir del interior una luz blanquecina que los ilumino. Amor mostro una sonrisa de alegría, viendo allí su libertad, pero cuando se fijo bien, su rostro se volvió blanco. La joven, rápida y con reflejos, sujeto a los pequeños y los hecho a un lado, mientras Arturo empezaba a disparar al soldado que se encontraba allí dentro. Las balas del soldado retumbaron por todos los pasillos, mientras que las de Arturo se introducían en el pecho del hombre, que tras cuatro tiros cayó al suelo mientras unas pequeñas manchas de sangre lo iban cubriendo. Arturo cogió aire, intentando tranquilizarse ante aquella situación. Ni se había esperado aquello, y miro el cadáver tendido mientras se desangraba, mientras de su mejilla descendía una leve línea roja. Amor lo miro desde el suelo, con Chips y Gafas a su lado, pero rápidamente se levanto.

- ¿Estas bien?- pregunto rápidamente, mientras miraba la leve herida de la mejilla de Arturo. Los niños miraron algo asustados el cadáver del soldado, pero sin hacer preguntas. Ella paso uno de sus pañuelos por la mejilla del joven, comprobando que no se trataba de nada mas que un rasguño- Dios mio… hoy es tu día de suerte- suspiro aliviada, mientras miraba la marca de las cuatro balas del soldado en la pared.

- Seguramente…-dijo él secamente. En su voz aun tenía un tono nervioso y tenso, que Amor no quiso indagar por el momento. El chico coloco su arma en su cinturón, y con el brazo libre sujeto la bota del soldado muerto- Ayudarme a sacarlo- dijo mientras tiraba con su único brazo bueno. Amor hizo lo que pudo, al igual que los pequeños, pues ambos tenían brazos pequeños y sin demasiada fuerza. Dejaron al soldado en el pasillo, tras una marca de sangre por los pocos centímetros que lo habían arrastrado- Vamos -mientras hacían unas señas para que entrasen. En ese momento, escucho lo que menos quería oír, una voz desconocida para él desde su espalda.

- ¡He!¡Vosotros!¡¿Qué hacéis?!- grito uno de dos soldados que acababan de llegar desde el final del pasillo. Arturo los miro con miedo, viéndolos a unos veinte metros. Ellos no tardaron en fijarse en el cadáver de su compañero en el suelo, y sin dudar levantaron sus armas y empezaron a disparar. Arturo le dio un último empujón a Amor para meterse en el ascensor junto a ella. Casi empujándola contra el cristal con su cuerpo, pero sin pensarlo dos veces, empezó a presionar el botón con ansias, marcando el piso que deseaba.

- ¿Estáis bien?- pregunto Arturo a todos, apartando su cuerpo del de Amor con una disculpa, mientras oía los disparos al otro lado de las puertas que se cerraban, y el ascensor daba un leve golpe para empezar a ascender. Él dejo escapar todo el aire de su pecho, sintiéndose aliviado. Estaban casi a salvo, en cuando las puertas se abriesen de nuevo saldrían de allí. Aunque aun tenían el problema de que él estaba herido, y que Amor solo podía utilizar pequeñas armas para defenderse, y se ponía tan nerviosa que el pulso le fallaba. Si no se encontraban guardias, seria un milagro. Esperaron pacientes a que el ascensor subiese hasta la planta del edificio superior. Miro las luces del cubículo encenderse y apagarse, indicando que estaban llegando a su destino, pero cuando solo faltaban dos bombillas, el ascensor paro. Un movimiento seco y brusco, que hizo que la joven se tambalease un momento. Sintieron como el elevador ya no se movía, ni hacia arriba ni hacia abajo. Él nervioso, empezó a apretar una y otra vez el botón del piso que deseaba, pero nada consiguió- ¡Mierda! –grito dando un puñetazo al espejo, que hasta asusto a Amor. El cristal no rompió, pero si se rescabrajo bajo el puño del joven. En ese momento, sonó una leve musiquita, simple y corta, acompañada de una horrible sirena.

- Atención soldados- sonó la voz de una mujer atreves de las paredes, seguramente de altavoces colocados en todo el edificio- Se han detectado intrusos. Sigan las indicaciones prestadas por vuestros superiores. Se permite la eliminación de los intruso en caso de ser necesario. Muchas gracias- acabo la voz, mientras volvía a sonar la sirena más alta. Parecía hasta que se querían reír de ellos con aquel anuncio. Estaban atrapados, sin ningún tipo de salida. Ahora puede que solo quedase esperar a que el ascensor se moviese y que una horda de soldados le esperasen a salir para acabar todo. Arturo calculo la munición, imposible salir a balazos una vez las puertas fuesen abiertas. Todo había acabado, aso que se apoyó contra la pared, dejándose deslizar para sentarse ante una espera angustiosa.

- Arturo… ¿Ahora?...-pregunto Amor preocupada, mientras acariciaba las manos de Chips y Gafas intentando tranquilizarlos.

- Ahora nada…-pronuncio rendido y sin ganas.

- - ella miro el suelo, sin estar muy segura de que hacer. Pero levanto la vista, seguro de si misma- ¡No! No hemos llegado aquí para rendirnos- pronuncio más seria de lo normal. Dejo la mano de los pequeños, para presionar el botón de su cuello, deseando que se pudiese contactar con Mat, y que él los pudiese sacar de allí.

---------------------

Mat lo había visto casi todo, desde su posición al otro lado de las pantallas luminosas. Desde la lluvia de balas, a la aparición de Flama y parte de la pelea. Tuvo que detener varias veces a Sôkar, que quería ir a ayudarlo, pues no lo consideraba preparado. Sauce también miraba embobado la pelea entre las llamas, por lo menos atreves de las cámaras que no habían recibido una bala perdida. Matarratas intento comunicarse una y otra vez con ellos, pero el comunicador no funcionaba, puede que hubiese demasiado hormigón entre ellos. Mientras cinco cámaras enseñaban el incendio de las celdas, otras enseñaban la huida de cuatro individuos. La tensión los estaba matando, sin saber a donde mirar. Una pelea a muerte, o una huida donde ellos podían ver lo cerca que se encontraban de los guardias. La ardiente pelea acabo casi sin darles aliento. Tras un golpe de Kaji que no pudieron apreciar bien por el mal estado de la cámara, lo perdieron de vista, junto a la chica F-13. Fueron apenas un minuto, pero un minuto donde su corazón estaba en un puño. Entonces lo vieron, a Kaji salir solo de una celda la cual cerraba. Sôkar aun no se podía creer lo que vía, y como Lluvia se enterase de que Kaji, la persona que no soportaba, había vencido a Flama, su rival, seguro que más de una cabeza rodaría. Rápidamente cambiaron para mirar donde se encontraban los otros chicos, justo antes de entrar en el ascensor, mientras los soldados disparaban. A Mat se le escapo una maldición, dándose cuanta de que habían sido descubiertos. Por una pantalla vio como estaban ellos en el ascensor, y como reaccionaron en el momento que se dio la alarma. En la sala de seguridad también sonó, por supuesto, y era la señal de que aquel sitio no era seguro. Si habían entrado intrusos, y los de seguridad no se habían dado cuenta, algo pasaba en la sala de vigilancia, estaba claro. Mat pensó rápido, y no tardo en oír el pitido del comunicador, y viendo como Amor quería hablar con él.

- Mat, ¿me oyes?-dijo aun no muy segura de que la señal fuese buena.

- Si, os oigo y os veo…-dijo cansado, mientras su mente buscaba alguna solución rápida.

- ¿Qué vamos a hacer?-pregunto la joven sin poder ocultar su nerviosismo tras una voz segura.

- Espera…-susurro, mirando las pantallas. En un momento, tuvo una idea, aunque no era muy fiable- Amor, puede que tengáis una forma de salir de ahí…-pronuncio fijándose en la pantalla- Tenéis que apartar la placa de ventilación del ascensor, se encuentra en el techo-indicaba Mat mientras veía como la joven levantaba la cabeza- Si tenéis suerte, puede que haya una escalerilla de emergencia con la que podáis subir.

- Pero Arturo esta herido…

- Es la única opción, por suerte solo son dos pisos, puede que unos seis o siete metros. Nosotros iremos ahora a ayudaros, ¿ok?
-pregunto él, junto antes de que acabase la comunicación.

- Ok…-fue la simple contestación de ella, antes de que la línea se cortase.

Matarratas, mirando por fijamente las pantallas, donde aparecían Kaji y Zap. Ahora estaban atrapados allí abajo, y al joven científico no se le ocurría por el momento nada para ayudarlos. Intento conseguir comunicación con ellos, pero no funcionaba. Ambos corrían por los pasillos, intentando evitar a los soldados que empezaban buscarlos sin descanso. Pero en un segundo, la pantalla se volvió negra, y poco a poco todas las imitaron. Mat dio un puñetazo a los mandos mientras maldecía en alto. Definitivamente los habían perdido. Sôkar detrás suya, insistía una y otra vez en que iría él a por ellos, pero igualmente era una opción bastante suicida. Aquellos soldados de allí abajo estaban especialmente preparados para luchar con elementales, no se les pillaría por sorpresa. En ese momento, en comunicador de Mat volvió a sonar, avisándole de que alguien quería hablar con él. Supuso que se trataría de Amor o Arturo, pero la voz que hoyo al otro lado lo dejo congelado.





xXnaloviXx Mensaje Vie Nov 09, 2012 11:39 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 24
0
Título del mensaje:
Gran Shonk ¿y lo cortas hay??????? Oh,mujer cruel Mad




Dangara Mensaje Sab Nov 10, 2012 3:31 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
Waaaiii!! xD arigatoooo!!! , a leer =w*




Sara_loveArt Mensaje Mie Nov 14, 2012 2:29 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 09 Ago 2011
Mensajes: 479

Edad: 22
0
Título del mensaje:
Me suenan las frases de la pelea de Kaji y de Flama xD
En fin, moar moar que me has dejado con la miel en los labios.




Sayara Mensaje Jue Nov 15, 2012 9:55 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi Hi s todos Sonrisa

Que bien, hoy a salido 5 elementos y estoy tan alegre que subiré ya el capitulo. Este cap es de los que no se os gustara o intentareis quemarme después de leerlo, ya lo veréis jeje

Esta semana los comentarios han sido pocos. Comentar más para presionarme más, que si no vagueo mucho XD



Capitulo 18: Sálvame



Sus respiraciones agitadas parecían chocar contra las paredes blancas de los pasillos. La sirena de que había intrusos seguía sonando, aunque no tan fuerte como las primeras veces. Kaji y Zap corrían sin cesar, buscando algún tipo de refugio. En un principio, habían echado a correr hacia los ascensores, pero en cuanto sonó la alarma, esas zonas empezaron a llenarse de guardias, y pensaron que seria mejor alejarse. El comunicador no funcionaba, simplemente emitía un ruido molesto que perforaba los oídos de Kaji. Ambos se metieron por un nuevo pasillo, sin ni siquiera saber a donde iban, pero cuando iban por la mitad, Kaji se fijo en las sobras de los soldados que les iban a cortar en paso, y rápido y ágil, empujo a Zap a una de las puertas laterales. Le mando a Zap que echase un rayo al cerrojo eléctrico, que dejo abrir la puerta sin problemas. Entraron en la sala, esperando que los guardias no los hubiesen visto, y debió ser así, pues Kaji pudo oír sus pasos alejarse una vez pasaron por delante de la puerta. El corazón de Kaji quería salir de su pecho de cualquier forma, y no le daba tregua. Zap, en cambio, no parecía demasiado asustado de lo les podía pasar, simplemente seguía a Kaji y obedecía ordenes. Incluso en momentos daba la sensación que aguantaba la risa de alguna tontería que estuviese pensando, algo que a Kaji le ponía nervioso. El pelirrojo miro a su alrededor, pensando que aquel seria un escondite bastante bueno. Un almacén de comida y provisiones se abría ante él. Era bastante grande, con estantes de metal llenos de comidas, y cajas que se amontonaban por todos lados. Kaji sabia que seguramente era la comida para los soldados y no para los que tenían presos. En el medio de la gran sala, había un espacio sin mercancía, donde estaba parado un montacargas. Él pelirrojo, pensó que aquello seria un buen escondite por el momento, hasta que se ocurriese alguna forma de escapar, o algo. Pero sin duda estar allí seria mejor que correr por los pasillos llenos de soldados. Kaji, se sentó medio escondido entre los estantes de comida, descansando y pensando, mientras Zap a su lado comía cacahuetes de una bolsa que había por ahí. Por el momento, Kaji no le dijo nada, aunque no le gustaba el ruido que hacia Zap cuando rompía una cascara.

Pasaría poco más de un cuarto de hora, y Kaji intentaba calcular la hora que seria. Puede que ya fuese la una, o incluso más, pero bueno, en una situación así poco importaba. En su cabeza cientos de dudas de lo que pasaría en un futuro no muy lejano. Era inevitable que los acabarían pillando, y rezaba por que no les disparasen y los matasen directamente. Si sobrevivían, serian encarcelados, y seguramente les ejecutarían poco después, pues sus “delios” por ser miembros de la banda criminal 5 elementos, no tenia perdón ante los ojos del rey. Puede que viese a su padre entes de morir, aunque eso era lo que menos le apetecía, de verdad. Pero lo bueno era que había sido capaz de salvar a Chip, que ahora no caería en las manos de aquel estado sin sentido y oscuro. Aunque le gustaría saber como reaccionaria Dino cuando el resto volviese de la misión secreta, sin ellos dos. ¿Se alegraría o se enfadaría? Quien sabe… Kaji apoyo la cabeza contra el duro saco de patatas que estaba utilizando de asiento, resoplando y dejándose vencer por lo inevitable. En ese momento, se escucho un ruido, el de la puerta que se abrir. Las luces de emergencia habían sido lo único que había iluminado el lugar hasta el momento, pero ahora una luz más potente hacia su aparición en lo alto, iluminando todo. Zap dejo de comer, y se oculto junto a Kaji detrás de las estanterías con comida para no ser vistos. Habían entrado dos soldados por una 2º puerta que se encontraba al otro lado de la sala, con las armas en alto y hablando. Kaji resoplo, puede que lo mejor fuese salir y entregarse voluntariamente, pues solo retrasaba algo inevitable. Kaji se levanto, aun oculto tras la comida, mientras Zap lo miraba dudoso. Empezó a caminar hacia la luz, mientras cerraba los ojos, dejando su vida al destino. Estaba apunto de salir de detrás del estante, cuándo la puesta se abrió nuevamente. Los dos soldados se dieron la vuelta al unísono, mientras apuntaban con sus armas. Una sombra negra desde la puerta hizo un leve gesto con la mano, y dos objetos brillantes se dirigieron a ambos soldados, que cayeron al poco, sin hacer apenas ruido. El pelirrojo quedo petrificado, sin saber muy bien que hacer, mientras la sombra cerraba la puerta y entraba en el almacén.

- Me ha costado encontraros- dijo una voz femenina mientras se acercaba a la luz. Kaji no tardo en reconocer aquella melena morada riza, ni aquellas curvas. Y extrañado, a la vez que aliviado, se dejo ver.

- ¡Rubeola! No sabes cuanto me alegra verte- dijo mientras se acercaban. Entre ellos, los dos cuerpos de los soldados. Rube, se acercó a ellos, y de su cuello saco dos agujas manchadas de sangre y un liquido violeta. Los cuerpos respiraban, aunque débilmente, incluso parecerían muertos si no te detenías a fijarte.

- Yo también me alegro, me teníais preocupada- pronuncio, mientras limpiaba ambas agujas con un pañuelo negro y las guardaba de nuevo. La joven, tenia su pelo recogido en dos coletas, al igual que la primera vez que la viera, pero ahora vestía ropas mas atrevidas, como un top marrón que dejaba ver su vientre plano, una falta muy corta, pero que sin duda le seria muy cómoda, y una capa marrón que llegaba casi hasta el suelo. Y además, en su cuello la bufanda igual a la de su hermano. Cuando acabo con las agujas, miro a Kaji, pero ahora algo enfadada- ¿Se puede saber que haces vosotros aquí?- pregunto inclinándose un poco, para mirar directamente a los ojos a Kaji, pues, además de que ella era mas alta, llevaba unos tacones que complicaba más las cosas. Kaji se sintió algo nervioso, al sentir su rostro tan cerca.

- Pues rescataros… a ti y a mi hermano- decía entrecortado, mientras Zap volvía a comer cacahuetes detrás suya.

- ¿Salvarme? ¿Pero te das cuenta de la situación en la que estas?- dijo mientras señalaba el almacén, y se oían aun las malditas sirenas de fondo.

- Bueno… las cosas se torcieron un poco jeje- intentaba disculparse mientras se rascaba la cabeza. Pero entonces la miro algo más serio- ¿Pero tu no estabas detenida?-pregunto extrañado.

- ¿Yo? Que va –decía ella haciendo un gesto con la mano- Se necesita mucho para pillarme, además, yo disimulo muy bien, y tengo mis armas de mujer jeje- decía alegre mientras ponía una leve posturita sexy, y Kaji se le ponían las mejillas más rojas, y rezaba por que su nariz no le jugase una mala pasada.

- De todas formas me alegro de que estés bien, pero ahora… ¿Qué hacemos?-decía mientras intentaba pensar en otra cosa que no fuesen las “armas de mujer” de Rubeola.

- Podemos hacer una fiesta-dijo Zap mientras se acababa una bolsa de cacahuetes y cogía otra. Ambos lo ignoraron.

- Hay que ver, me venís a salvar y acabo haciéndolo yo… si es que mi hermano es idiota- dijo mientras suspiraba y miraba el techo. Para estar atrapados en unas instalaciones del gobierno, sin salida, mientras los soldados les buscaban, Rube parecía muy tranquila. Pero entonces ella miro a Zap, mientras este seguía su banquete- tengo una idea…- pronuncio mientras seguía mirándolo. Kaji se giro para ver la cara sin emociones de Zap, sin saber muy bien lo que quería hacer la hermana de Mat- Si vamos a la sala de los generadores, y conseguimos sobrecargar la corriente con un ataque de Zap, el sistema principal de seguridad se reiniciara, y hasta que se reinicie de nuevo tendremos unos 5 minutos hasta que vuelva a dar la alarma y bloquear las salidas. En ese momento es cuando debemos aprovechar para ir a uno de los ascensores que se encuentra cerca- Rube parecía segura de su misma, y sin duda, era el mejor plan que habían tenido hasta el momento.

- Esta bien por mi-dijo Kaji mientras la miraba serio, decidido a salir de allí.

- ¿Lo veis como soy el mas fuerte? Que sin mi os morís- pronuncio Zap lleno de orgullo.


Durante unos segundos, se dedicaron a mirar bien las municiones que les quedaban. A Kaji le quedaban solo dos repuestos de cargadores de una simple pistola de mano, y a Zap tres. Rubeola no llevaba armas de fuego, ella aseguraba llegarle con las agujas con paralizante. Ella les hizo un pequeño croquis en un su mano y con un boli de donde se entraba la sala de los generadores eléctricos. No estaba lejos, lo más complicado sin duda serian los guardias. Ahora mismo ellos se encontraban en la zona de mantenimiento, almacenes, cocina, dormitorio de algunos científicos etc. Muchas de estas habitaciones tenían seguros que podían violar con facilidad, por si tenían que esconderse de golpe. Una ventaja para ellos, es que Rubeola sabía la contraseña de muchos sistemas de seguridad, y no solo eso, por el momento ella no había sido descubierta como topo, por lo que tenia un poco más de libertad para moverse. Escondieron levemente los dos cuerpos de los guardias que seguían inconscientes en el suelo, y seguirían así un buen rato. Rube fue hasta la puerta, y la abrió ella primero. Fuera, parecía que las cosas se habían relajado levemente, pues apenas se oían las pisadas de los soldados. Seguramente estaban centrados en lugares más importantes como los laboratorios o las celdas. Rubeola iba delante, mirando los pasillos, y haciéndoles gestos si estaban despejados. En caso de que un grupo de soldados fuesen hacia ellos, Rube abriría con facilidad una puerta cercana y se ocultarían tras esta sin problemas. Parecía que de aquella forma podrían llegar, solo quedaba esperar a que su destino no estuviese muy vigilado.

Llegaron a las oscuras escaleras, y empezaron a subirlas con cuidado, Rube iba delante, y luego Zap y por ultimo Kaji guardando la retaguardia. Pero mientras subían, el ruido de un gatillo los sobresaltó, y la bala rozo el rostro de Kaji. Un soldado solitario y bastante silencioso les había visto por el hueco de la escalera, y sin dudar disparo. Kaji, con el susto, cayo hacia atrás, volviendo al piso inferior. Rube y Zap se pusieron a cubierto subiendo las escaleras, mientras las balas seguían separándolos y llamando a todos los soldados que por allí hubiese.

- ¡Kaji! ¡Corre y esconderé, volveremos a por ti!- grito Rube por encima del ruido de las balas, mientras subía las escaleras junto Zap. Kaji, hizo un gesto de afirmación con la cabeza, aunque en el fondo estaba muy asustado.

Echo a correr de nuevo por los pasillos, mientras oía detrás suya las balas y las pisadas. Su mente le recordaba que no saldría de allí si encontraba con un pasillo sin salida, o un grupo de soldados, y acabaría como un colador por culpa de las balas. Volvió a la zona de mantenimiento, pero no creía que tuviese tiempo a manipular uno de los sistemas de seguridad antes de que los soldados le diesen alcance, por lo que solo quedaba correr. Pero el cansancio empezaba a vencerlo, y sus piernas flaqueaban cada vez más. Entonces, mientras seguía recorriendo sin sentido por los pasillos blancos, una puerta se abrió, y una mano salió para sujetar el brazo del joven, y meterlo en las tinieblas de la habitación, cerrando la puerta tras él.

Kaji cerró los ojos mientras su espalda fue golpeada rápidamente contra la puerta de metal, mientras que el pestillo eléctrico emitía un leve zumbido de que se había cerrado. El cuarto estaba muy oscuro, de nuevo únicamente iluminado por una leve luz de emergencia que apenas emitía luz, pero se podía apreciar que era pequeño, y olía mucho a productos de limpieza. Kaji escucho a los soldados al otro lado de la puerta pasar de largo, al igual que la leve luz que pasaba por debajo de la puerta era cortada por sombras negras rápidas, que en poco cesaron. Ya no se les oía, debían de haber pasado a otro pasillo, pero entonces él noto una presión en el pecho, alguien que se apoyaba en él. Entonces Kaji se fijo, aun de la poca luz que había, en la cabeza roja que lo había apresado.

- ¿Flama?- pregunto aun sin creérselo. Se había olvidado de ella completamente, tras el estrés de escapar de los soldados ni pensara en ella. Había calculado que tardaría más en salir de la celda aquella, pero seguramente los soldados ya tenían varias formas de abrirlas. Kaji noto su cuerpo tenso por el tacto de ella, mientras miraba su pelo rojo. Ya no llevaba el casco, y la frente de ella se apoyaba en el pecho de él, y sus manos en las mangas de la camisa, como si tuviese miedo a que se fuese. El pelirrojo no supo como reaccionar en ese momento, si apartarla de golpe por si era una trampa o permitirle aquel contacto, pero algo era seguro, que ella lo habida salvado, por el momento. Las manos libres de Kaji no sabían que hacer, y nervioso, esperaba que la joven hiciese algo, o diese alguna explicación de su acto- Flama, ¿Qué…-empezó a preguntar, pero noto como el cuerpo de ella, más pequeño que el de él empezaba a temblar levemente.

- Kaji…-susurro en un gimoteo, mientras se ocultaba más en el pecho del chico. Kaji pudo diferenciar perfectamente aquel tono de voz de angustia, el de un llanto retenido. Sin poder moverse, vio como la joven alzaba su cabeza, y dejaba ver unos ojos rojos como el fuego tras una leve capa de agua- Sálvame…-susurro antes de que las lagrimas empezasen a resbalar por sus mejillas. Muchos pensarían que podría tratarse de un truco sucio, de un engaño para que él bajase la guardia, pero Kaji sabia que no era así, que aquellas lágrimas eran verdaderas. Porque pocas veces había sido las que vio a Flama llorar, tan pocas que nos sobrarían dedos de una mano para contarlas, pero las veces que las vio puedo ver en ellas una tristeza indescriptible, ocultas tras unos ojos rojos. Sin pensarlo, él rodeo a la joven atrayéndola hacia él, abrazándola al igual que había hecho con su hermano, queriéndola protegerla. Los bazos de él rodeando los de ella, mientras la pelirroja seguía derramando leves lagrimas sobre la camisa de él. Nunca antes se habían abrazado así, pero si habían sentido aquella sensación, la de estar tranquilos uno al lado del otro. Como había echado de menos Kaji aquella sensación. Él no dijo nada durante un rato, y dejo que ella se desahogase, sintiendo que hacia mucho que retenía aquellos sentimientos. No sabían cuanto hacia pasado, quizás segundos o quizás minutos, pero finalmente flama se separo levemente, aun con los cuerpos pegados, mientras limpiaba con una manos las marcas que habían dejado sus lagrimas- Lo siento…yo no debería…-pronunciaba con dificultad aun entre jadeos, como una niña pequeña. Kaji la miro seriamente.

- Flama, ¿Por qué has hecho esto? ¿Porqué me has salvado?-pregunto Kaji tranquilo, sin querer que ella se pusiese nerviosa, pues por fin tenia algo que había deseado pero siempre le pareció imposible, y era poder hablar con ella tranquilamente, sin nadie delante.

- Quiero acabar con esto Kaji…-dijo Flama mirando la oscuridad. Sus rostros estaban bastante cerca, pero no era incomodo, y sus voces no eran más que susurros, para que nadie los escuchase.

- ¿Con que Flama?- pregunto él, mientras empezaba a sentir una leve ansiedad. Sin duda eran bastantes sentimientos contradictorios los que sentía, por un lado el de odio hacia un F-13, y por otro lado el cariño hacia su persona, y por suerte reinaba el segundo sentimiento.

- Con todo…-dejo escapar de sus labios, mientras buscaba las palabras adecuadas para explicar todo lo que sentía. Ella lo miro directamente a los ojos, sabiendo que así él no dudaría de su palabra- Quiero irme de los SS… no quiero volver a luchar… estoy cansada-dijo casi volviendo a llorar. Pero por otro lado a Kaji se le apareció una sonrisa en los labios. Flama, su amiga de la infancia y ahora enemiga, quería dejar la única razón por la que Kaji debía odiarla.

- ¡Eso es genial Flama!-dijo alegre y en un tono algo elevado, y con una sonrisa y mirándola a los ojos, sus ilusiones empezaron a crecer- ¡Vente conmigo! A 5 elementos- pronuncio mientras le sonreía, de la misma forma que hace años, trayéndole a ella recuerdos- No se si mi organización esta contra tus principios, pero seria un lugar seguro donde estar… Si no quieres luchar no luches, ni aquí ni en 5 elementos. Pero por favor… no quiero luchar nunca contigo- susurro desde sus adentros, dejando a Flama sorprendida. Ambos compartían sentimientos, el odio hacia una injusticia y el deseo a no tener que luchar contra un ser querido. Flama sonrió, y él vio la misma sonrisa que hacia ya más de cinco años que no contemplaba.

- Kaji, me encantaría… pero…- quiso continuar, pero no fue capaz. Su sonrisa se borro, y recordó la horrible cadena que la unía a los SS y a F-13. A Kaji también se le borro la sonrisa, mientras la miraba esperando su respuesta. La joven elevo más el cuerpo, dejando ver mejor el trozo de metal que lo rodeaba. Una especie de collarín electrónico se aferraba al cuello de la joven, emitiendo una leve luz roja cada poco- No puedo irme por esto Kaji, si solamente intento traicionar al Rey…-intento continuar, pero aquello le era muy complicado. Sincerarse de todo lo que hasta ahora había sido secreto, le estaba costando, pero era lo que quería hacer.

- ¿Qué pasara Flama?

- El collar explotara…-finalizo ella mirando de nuevo a la oscuridad, evitando los ojos de él. Kaji quedo petrificado, mirando aquel trozo de metal, el cual ahora era una gran amenaza. Ella continuo sin mirarle a la cara- Nos los colocan desde el comento en que entramos en F-13. En él va toda nuestra información y datos que recogemos. Es nuestra marca y nuestro grillete, nos vemos atados a él sin remedio. Si en algún momento desobedecemos una orden, y se ve necesario, el collar puede desde enviar descargas eléctricas hasta explotar… no hay salvación…- pronuncio aun sin ánimos, ella sentía como el collarín se volvía más pequeño, como si quisiese ahogarla- Si intentamos quitárnoslos, automáticamente explotan. Por eso no me puedo ir de aquí Kaji… no pudo…

- -Kaji la escucho en silencio, pensando en como podría ayudarla. Él levanto la mano hasta el cuello de la joven, rozando el frio metal, y levemente la piel caliente de ella. En ese momento no se le ocurría nada con lo que poder liberarla, pues seguro que el collar ya estaba pensado para no ser destruido con facilidad. Necesitaría ayuda, ayuda que ahora no contaba con ella. Seria una locura pedir ayuda a la organización para salvar a un miembro de F-13, pero haría lo que hiciese falta para ayudarla- Escúchame Flama…-dijo, mientras ella volteaba la cabeza para volver a mirarlo- Te prometo que te sacare de aquí. Pero tienes que aguantar un poco más, ¿ok? Conseguiré ayuda, y podrás volver a vivir tranquila, sin pelear- pronuncio con una sonrisa en los labios, lo que provoco que las mejillas de ella se sonrojasen levemente.

- Esta bien…-contesto igualmente sonriendo, mientras lo miraba. Se escucharon unos pasos pasar por delante de la puerta a toda prisa, por lo que ellos quedaron en silencio hasta que pasaron de largo, aunque todavía se podía oír sus voces, por lo que Flama susurro- Intentare que se alejen lo más posible de aquí, puedo darte un par de minutos. Ve al final de este pasillo, en la ultima sala a la derecha el sistema de ventilación da directamente al principal conducto, es grande y tiene una escalera de mano, no te será complicado escapar por él, ¿ok?- dijo sonriendo a Kaji, que se quedo sorprendido por la información. Iba a contestarle, cuando escucho una especie de zumbido, y como las sirenas de fondo dejaban de sonar. Junto a ellas, las luces se apagaron, incluyendo las de emergencia, dejando a ambos en una completo oscuridad. Kaji, sorprendido, no puedo evitar pensar un que Rube y Zap habían conseguido su objetivo de sobrecargar los generadores, pero apenas tuvo tiempo de pensar en ellos, pues sin previo aviso, noto como unas labios se posaban sobre los de él. Unos labios dulces y calientes, que se aferraban a él con una intensidad que posas veces había sentido. Las finas manos de Flama acariciaron su cuello, y aunque estuviesen ocultas tras una capa de licra, él noto el calor de sus dedos, y como finalmente lo abrazaba, juntando más ambos cuerpos. Él no podía ver el rostro de ella, pero en ese momento, puede que los lo inesperado y sorprendente del beso, únicamente lo saboreo, sin pensar en nada más. Las manos de él rodearon la cintura de ella, deseando recuperar el tiempo que habían pasado separados, un tiempo que no volvería, pero que tampoco había borrado lo que ambos sentían. Sus alientos se mezclaron en la oscuridad, bajo los leves jadeos de ambos, que necesitaban más aire del que podían conseguir por la nariz. Un minuto, un minuto exacto fue lo que pudieron disfrutar de aquellos roces improvisados y dulces, antes de que la luz volviese, y ella finalmente se separase de los brazos de él, dejando los labios de Kaji más rojos de lo normal. La joven cogió el picaporte de la puerta para irse y cumplir con su parte del plan para que Kaji huyese, pero antes de hacerlo, le sonrió una ultima vez- Suerte…-dijo, antes de abrir la puerta y dejar que la luz inundase la pequeña habitación, y Kaji detrás de la puerta para que nadie lo viese. Ella la cerro, volviéndose a separas de con quien deseaba estar. Kaji quedo solo, casi en la oscuridad, aun incrédulo de lo que acababa de pasar, mientras aun podía escuchar a Flama gritar al otro lado de la puerta- ¡He! ¡Vosotros! ¡Ir a vigilar la cuarta planta! Que ya he comprobado yo esta-grito a lo que debían ser un grupo de soldados. En apenas unos segundos, el silencio volvió a reinar, dejando a Kaji vía libre.

---------------

Matarratas, Sôkar y Sauce, habían conseguido salir de la sala de vigilancia, pero no sin tener que enfrentarse a unos guardias que entraron sin previo aviso. Para su suerte no eran más que dos, más la otra pareja que se había estado todo el rato vigilando la puerta, sin saber que ocurría dentro. Escondiendo de nuevo los cuerpos, por que seguro que conseguían aunque fuese solo unos minutos de ventaja por ello, decidieron ir a donde debían llegar el otro grupo formado por Amor, Arturo y los dos niños. Mat se encontraba en una mezcla de tranquilidad y nerviosismo, pues algunas cosas se le habían escapado de la mano, y no solo eso, si no que además aparecieron muchos contra… Recordó, como hacia tan solo unos minutos, el collar con el comunicador que llevaba al cuello había sonado, para comunicarle con una de las personas que menos esperaba.

- ¿Mat, eres tu?- pregunto una voz femenina al otro lado del audífono, congelando y aliviando a Mat, que consiguió reconocer esa voz.

- ¿Rubeola? ¿Dónde estabas?- pregunto su hermano preocupado, ante el misterio de su paradero. Sôkar y Sauce giraron la cabeza en su dirección nada más por el nombre de la joven.

- Pues trabajando para vivir, no como tu que no pegas bola en todo el día- dijo Rube con un tono burlón y de ironía. Mat sintió como se ponía de los nervios, ante la falta de seriedad de ella. Aunque puede que Rube no supiese nada, pero si era así, tampoco tenia sentido que consiguiese comunicarse con él.

- Bueno, Rube, tenemos problemas- continuo su hermano serie. Ella podría echarles una mano, o por lo menos salir de allí a salvo- Kaji y Zap están…

- Lo se- dijo secante, sorprendiendo a Mat. Ella continuo sin esperar la respuesta de él- Estoy informada de la situación. Ahora debéis iros de ahí cuanto antes. Ayudar a los que podáis a salir y yo me encargare de encontrar a Zap y Kaji.

- ¿Pero como sabes eso?- pregunto Mar sorprendido por la actitud de ella, segura y seria, lo que pocas veces veía.

- Tengo buenos contactos aquí abajo, no como tu que eres un marginado social- dijo mientras Mat sentía una gota bajar por su frente- Lo importante es que vosotros salgáis cuanto antes, nosotros iremos en cuanto podamos, ¿Entendido?

- Entendido…-dijo sin más remedio, y la línea se corto, y a Mat no le quedaba otra que confiar ahora en su hermana.

---------------

PD: A los fans de KajiLluvia tranquilos, tendreis vuestros momentos XD



Matalluvia 333 Mensaje Vie Nov 16, 2012 2:35 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 03 Oct 2012
Mensajes: 45


0
Título del mensaje:
gua gran capitulo, doble tanda de 5E, la verdad no me espere eso de flama (pero sigue siendo una perra xD), danos nuestros momentos ahora mismo (me refiero a KajiXLluvia), en fin, buen fic.
Saludos




gracias "Otro Pincel" (YFC)por la firma =D
xXnaloviXx Mensaje Vie Nov 16, 2012 5:22 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 24
0
Título del mensaje:
...........si vuelves a hacer algo asi con Flama y Kaji te arranco la p**a cabeza .-.
es broma(si,ya) el capitulo a estado muy bonito y a ver si salen todos bien XD
PD:entre Lluvia,Rube,Amor y Flama Kaji va a montarse un harem para el solito el jodio XD




Dangara Mensaje Sab Nov 17, 2012 12:32 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
» Matalluvia 333 escribió:
gua gran capitulo, doble tanda de 5E, la verdad no me espere eso de flama (pero sigue siendo una perra xD), danos nuestros momentos ahora mismo (me refiero a KajiXLluvia), en fin, buen fic.
Saludos

Con lo primero estoy ee acuerdo n_n, con lo segundo no se pues aun no lo leo (pero seguro que sigue buenisimo como ha estado llendo *w= ) y lo tercero... algo me decia que eras mas fan de MatarratasXLluvia pero erré xDD (tenia ganas de decirlo, es de broma), arigato n__n!! , Saludos




Sayara Mensaje Mie Nov 21, 2012 9:13 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:

Jaja, bueno, tenia miedo de como os tomarías el Kaji-Flama, pero exceptuando las amenazas de muerte no esta mal XD. Kaji y Lluvia llegara... pero en su momento :3

Y pensando lo de Harem... ¿Pobre Kaji? No se como se lo tomaría XD

Ahora las malas noticias... esta semana no habrá capitulo pues mañana me hospitalizan para una operación, nada importante, pero no podre subir el cap Sad . No se si me dará tiempo para escribir dos para la siguiente, así que no prometo nada, sorry

Espero que sigáis siendo fieles al fic^^ y nos vemos el jueves (o puede que antes) que viene Very Happy



Matalluvia 333 Mensaje Jue Nov 22, 2012 6:05 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 03 Oct 2012
Mensajes: 45


0
Título del mensaje:
» Dangara escribió:
» Matalluvia 333 escribió:
gua gran capitulo, doble tanda de 5E, la verdad no me espere eso de flama (pero sigue siendo una perra xD), danos nuestros momentos ahora mismo (me refiero a KajiXLluvia), en fin, buen fic.
Saludos

Con lo primero estoy ee acuerdo n_n, con lo segundo no se pues aun no lo leo (pero seguro que sigue buenisimo como ha estado llendo *w= ) y lo tercero... algo me decia que eras mas fan de MatarratasXLluvia pero erré xDD (tenia ganas de decirlo, es de broma), arigato n__n!! , Saludos

si me muestran MatXLluvita (xD) me da un ataque de emocion xDDDDDDDD.
en cuanto a lo ultimo... he sido troleado ._. ... xDDDDDDDDDDD




gracias "Otro Pincel" (YFC)por la firma =D
Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas