Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Que te parecio el fic hasta el momento?
 
Muy bueno, espero el siguiente: 78%
Buena historia, no tan buena narración: 7%
Buena narracion, no tan bueno historia: 0%
Continuala, puede mejorar o ser interesante: 13%
Déjalo T^T: 0%
Total de votos : 51
 
» La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Autor Mensaje
Leandor Mensaje Mar Feb 12, 2013 10:58 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado MSN Messenger Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 27 Ene 2013
Mensajes: 114

Edad: 25
4.0
Título del mensaje:
¡Hola, soy Leandor y...! Espera un momento... ¿Este es mi primer mensaje en el foro? ¡Fiesta!

*Confeti*

Ehem... *Se limpia* a lo que venía. Pues hace unos tres días me estoy leyendo este fic y la verdad me ha dado varias impresiones. Estoy por empezar el capitulo 27, y ya no aguanto dejar un comentario.

Bueno... ¿Por donde comienzo? Yo soy una persona bastante crítica, me gusta analizar las cosas a fondo y encontrarme de cara con los detalles. No quiero parecer el malo de la historia, pero hay veces en las que hay que pensar "¿Que diría Lluvia?" y hablar (Aunque controládose, nadie querría a una Lluvia dando su opinión más sincera acerca de una cosa, ¿no?).

Ahora, hablando del Fanfic de nuestra estimada Sayara... debo también ser honesto en ciertos puntos. *Aquí empieza la opinión*

Cuando empecé a leer esta historia, lo primero que noté fueron las faltas ortográficas, algunos errores gramaticales y palabras que, simplemente no correspondían al contexto en el cual estaban inmersos (En este punto uno tenia que pensar en cual era la palabra correspondiente para seguir con la lectura a gusto). Sinceramente, a mitad del primer capitulo ya iba perdiendo ganas de seguir y consideré cerrar la pestaña. Y lo hice.

Aunque he de admitir que... minuto tras minuto, la intriga crecía en mi mente. "¿Que seguirá después?", "¿Como aparecerán los siguientes personajes?" y "¡¿Alguna vez volverán a la superficie?!" fueron preguntas que no pude sacar de mi mente. Y volví, retomando la lectura.

Siendo más sincero, hubo (y hay) partes en las que, internamente, exclamo "¡AGH! ¡MIS OJOS SANGRAN!", pero aun así, sigo. No puedo dejar de leer, porque... no sé, la verdad.

Escribes el relato de una forma especial... la misma idea, desde raíz, es intrigante y absorbente. No se que haces para que yo, un Nazi Ortográfico, me mantenga tan pendiente de esta historia en crecimiento. Porque si bien tiene errores (Como todas las cosas, por supuesto), tiene... algo.

*Saca su Kit Anti-Hechicería*

Quizás sea magia, algún tipo de hechizo, un deseo a un genio de la lampara, quien sabe. Pero este relato, llamada "La ciudad del cielo gris" me tiene encantado. Hay sorpresas que no me esperaba hasta un punto en el que casi era obvio (La "muerte" de Nizo, por ejemplo. Si bien no me gustaría que muriese, un Nizo ausente en la vida de Lluvia podría haber sido un toque único en esta serie, o bueno, uno más de los ya presentes), y en si hay aspectos que le dan un saborcillo especial al leer esto (Por ejemplo, el escuadrón F-13).

Pero aparte de ello, la idea de un mundo subterráneo, y la forma en la que replanteas el universo de 5 Elementos (Apartando el tema del gobierno y etc) es agradable e interesante, lo que hace a uno tener interrogantes desde el principio.

Finalizando con la crítica *Se limpia la boca después de haber degustado el plato* debo decir que, si bien hay mucho por mejorar (Como faltas ortográficas, o algunas redundancias), has conseguido cautivar a un publico constante, y eso habla muy bien de tus capacidades y lo que podrías hacer con ellas. Sigue así, mejorando y encantando a tus lectores, dándole sorpresas y también tristezas, que incluso en un mundo inventado... pasa de todo.

Y... No se... ¡No se! No soy capaz de darte una calificación dados mis sentimientos encontrados. Solo puedo decirte que estaré observando, vigilando... y sonriendo cada vez que publiques un nuevo capitulo.

Eso es todo, y...
Au revoir!


Sayara Mensaje Sab Feb 16, 2013 12:36 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
Hola a todos Sonrisa

Puff, ya casi llegamos al capitulo treinta y puedo asegurar que aun queda un buen trozo de historia, sin duda algo que nunca había pensado.
Se que en el capitulo anterior, la historia de la luz y oscuridad, fue un poco royo, pero no sabia como explicarla ya que es una parte importante de la historia.

Leandor, tu comentario me ha sorprendido, tanto en contenido como en extensión. Me ha alegrado bastante ya que aun teniendo faltas ha conseguido que sigas leyendo ya es un merito. En cuanto a las faltas, es algo que tengo desde hace años, pero seguiré esforzándome Sonrisa

Bueno, espero que a partir de este capitulo en el resto empiece e meter mas acción y drama para engancharos mas jaja

Saludos




Capitulo 29: Reencuentro




Por mucho que lo intentaron ni Kaji ni Lluvia consiguieron que el libro revelase más de su información. Pensaron en varias formas de que funcionase, pero ninguna parecía funcionar. Probaron a que Lluvia lo estuviese sujetando bastante tiempo y después de estar sostenerlo casi una hora, Kaji tuvo que cogerlo en el aire tras que ella cansada se lo lanzase a la cabeza. Otros intentos absurdos fueron los que desembocaron en un par de gritos de Lluvia, pero por el momento nada funciono.


Estaban en la clase de Leo, que les estaba explicando cómo arreglar un arma en caso de que se le atascase, cuando apareció Rubeola por la puerta. Llamo a Kaji, Zap, Arturo y Sôkar para ir al despacho de Dino. Ella no les acompaño si no despareció por el pasillo en solo unos segundos. Cuando llegaron los chicos, sin saber muy bien de que podía tratarse, Dino esperaba sentado en su sofá, mirando unos papeles y con la mesa llena de figuritas de origami. Una nueva misión, algo genial para Kaji. Las bombonas de electricidad se estaban acabando y había que conseguir unas nuevas. Kaji suspiro algo cansado, cuando no se agotaba una cosa era la otra, aun recordaba cuando vivía con sus padres y lo único que había que preocuparse es que se acabase las patatas fritas o el papel de baño. Dino les informo de la situación y como debían actuar. Al no tener ya topos dentro del gobierno les era imposible saber con exactitud la fecha y hora que pasaría el camión con las bombonas que iban dirigidas a alguna base, pero más o menos deducían cuando seria y donde. La única opción era ir allí y esperar. Irían ellos cuatro, sin Lluvia, lo que le extraño mucho a Kaji, pero Dino no les dio tiempo para preguntas y se fueron. Se arreglaron rápido y en una hora ya estaban listos para marchar, con su traje de pelea, armados y con provisiones para algunos días por si tenían que esperar. A diferencia de otras veces, en esta no fue Sôkar quien los transporto si no que utilizaron los vehículos del garaje. Eligieron un 4x4 bastante grande para unas cinco o seis personas. Un vehículo así de grande podrían llenarlo con muchas más bombonas sin la necesidad de cargarlas al hombro.

Condujeron sin problemas por los túneles rebotando con las piedras que encontraban y haciendo que saltasen continuamente. Lo malo de ir en un vehículo tan grande es que había que dar muchos rodeos y tener cuidado con las zonas vigiladas, ya que el motor no era precisamente silencioso y los túneles producen bastante eco. Sôkar aparco que 4x4 en una cueva sin salida, aquello seria su base de operaciones. Con solo una entrada sería fácil vigilar y no ser asaltado por el enemigo. No hicieron campamento alguno, todo lo que necesitaban se encontraba en el coche. Se armaron con algunas armas ligeras y se encaminaron a donde debía estar la carretera, a unos cinco minutos a pie. Sôkar fue marcando con una piedra en la pared el camino de regreso, por si alguno necesitaba volver y así él no tendría que acompañarles. Llegaron a la carretera que pasaba por un túnel bastante estrecho. No había indicios de que allí pasase algo hace poco ni tampoco que fuese a pasar, así que solo quedaba esperar. Sôkar estuvo pensando en un plan mientras los otros esperaban sentado en un túnel pegado al de la carretera para que nadie los viese. Sôkar pensó en bloquear un lado del túnel y así cuando el camión entrase cerrar el otro y dejar al vehículo atrapado. Aquello les dejaría el transporte casi por completo para ellos durante un buen tiempo, el problema sería si había refuerzos cerca. Sôkar siguió pensando mientras Kaji charlaba tranquilamente con Arturo y Zap andaba a sus cosas y a dibujar en la pared con un trozo de piedra. No precisamente rápidas pasaron las horas y tocaba dormir. Por el peligro a que pasare el camión y ellos no estuviesen les toco dormir allí, con un saco y una esterilla, mientras otro vigilaba. Todos quedaron de acuerdo de no dejar a Zap vigilando, pues aunque se estaba librando de una buena, seguro que se quedaba dormido igual o dios sabe qué. El primero fue Sôkar que hizo su turno de buena gana mientras leía un libro en la oscuridad. No podían arriesgarse a encender un fuego y ser vistos, pues el camión podría dar la vuelta y que ellos perdiesen su oportunidad. El segundo en hacer guardia fue Arturo, aunque le costó un poco levantarse y despejarse. Sôkar parecía no fiarse del todo en dejarlo vigilar, no porque fuese Arturo, sino porque veía que cualquiera de ellos se iban a dormir en cualquier momento. Arturo aguanto a duras penas el sueño, y dio alguna que otra cabezada de un par de minutos, pero el camión no paso. Le tocó el turno a Kaji, pero el ya llevaba bastante tiempo despierto, antes del cambio de Arturo, pero iba despertando y durmiendo. El que dormía a gusto era Zap, que daban ganas de darle alguna patada “accidental” para que roncase menos. Sôkar parecía un muerto cuando dormía, completamente tapado y rígido. Kaji se levantó para hacer su turno, mientras Arturo casi muerto se acostaba en uno de los sacos. Kaji se apoyó contra la pared mientras miraba el surco oscuro que era la carretera, sin señal alguna de que nada se acercase. A veces le daba la sensación de oír algo, como un motor o algo así, pero pronto se daba cuenta que eran paranoias suyas. En algún momento se maldigo por no haber llevado el libro y aprovechar para leer una y otra vez la historia que sabía de memoria pero pronto se llamó idiota pues con aquella falta de luz no se podía leer.

De repente empezó a escuchar un zumbido lejano que retumbaba en las paredes cada vez más fuerte. Las pequeñas piedras del suelo empezaban a temblar señalando que algo se acercaba. Kaji llamo a los demás sin levantar mucho la voz, y todos menos Zap se levantaron a la primera. El ruido de un motor iba acercándose cada vez más y Sôkar se pudo tenso. Se prepararon las armas para el asalto y salieron al túnel. Caminaron un poco hasta la siguiente cueva por donde debía pasar el camión, que por suerte esta estaba iluminada, no por hondos, si no por luces que seguramente el gobierno había puesto allí para iluminar la carretera. Esas luces solo se encendían cuando un vehículo se acercaba, por lo que sabrían cuando llegaría. Sôkar utilizo sus poderes para tragar una gran piedra en su sombra y luego soltarla en medio del camino, así el camión tendría que pasar. Se ocultaron apenas un minuto antes de que el camión apareciese. Era uno igual que la vez anterior, grande, verde, cubierto con una lona con numerosos símbolos. En cuanto vio la piedra el camión paso a unos pocos metros, y Sôkar se preparó para atacar, pero ese camión no era el único que venía. El ruido de otro motor continuaba y en breves apareció otro que paro justo detrás del primero. Sôkar lo vio como un golpe de suerte, si ambos camiones iban llenos de bombonas, y teniendo el Jet tan cerca seguro que conseguían energía para varios años. Ambos camiones quedaron parados y el conductor del primero bajo para ir junto a la piedra y la examino un rato. Esta vez no era un simple camionero, si no que era un soldado, vestido con el uniforme y con un casco, pero no llevaba armas visibles. Sôkar se puso tenso y dio la señal. Salió de su escondite detrás de una pared de piedra y apunto al camionero con su arma, la cual tenía un puntero salir que paro en su frente. Arturo se descubrió apuntando al primer camión y Zap al segundo, mientras Kaji miraba a todos lados por si había alguien oculto. Sôkar amenazo al camionero y mando bajar a todos los que estuviesen en los vehículos o dispararían al depósito de gasolina y saldrían por los aires. Del primer camión bajo otro soldado con las manos en alto y se colocó junto al conductor mientras Sôkar los apuntaba, y del segundo bajaron dos más. Kaji se acercó con cuidado y fijándose en si llevaban armas, pero no tenían ninguna visible. Ato a las manos de los cuatro con una cuerda mientras Sôkar, Zap y Arturo vigilaban por si pasaba algo. Una vez los soldados fuera de juego, Sôkar y los demás se acercaron, un con las armas en alto. Fue al primer camión y aparto la lona.

- Está bien, aquí hay sobre unas veinticinco bombonas- pronuncio serio mientras miraba las bombonas plateadas perfectamente en línea y colocadas con cuidado. Arturo se acercó a él.

- Esto debería llegarnos para dos o tres años, ¿no?- pronuncio tranquilo mientras cogía una de las pesadas bombonas y la baja para posarla en el suelo.

- Yo creo que sí, si la otra también tiene el mismo número yo diría que aguantaríamos cinco años sin problemas, pero el inconveniente es si meten o no en el 4x4- contesto Sôkar tranquilo acercándose al segundo camión- Si vamos apretados y nos organizamos creo que podríamos cargar unas veinte, si alguno se queda y lo venimos a buscar luego unas treinta. Y si llevo yo alguna entre sombras casi podremos llevar todas. Sera una buena misión, Dino no se quejara- rodeo el segundo camión colocándose en la parte trasera. Sujeto sin mucho cuidado la tela para apartarla, sin saber que algo la esperaba detrás. En cuanto aparto la lona, un par de disparos le dieron la bienvenida. Los disparos retumbaron por toda la taberna de manera estremecedora, y por unos segundo Kaji pensó que aquello se venía abajo. Al darse cuenta de lo que había pasado llamo a Sôkar pero este no contesto y temió lo peor, que Sôkar había muerto. Pero una sombra se deslizo por el suelo hasta junto Kaji, y de ella salió el chico sombras que se quedó medio de rodillas- Tranquilo, aún sigo vivo- pronuncio con respiración entrecortada mientras llevaba una mano al hombro manchado de sangre. Una bala le había rozado y de la herida manaba bastante sangre. Las otras balas lo habían atravesado nada más transformarse en sombra, cualquier otro ya estaría muerto.

- ¿Estás bien?- pregunto Kaji con el arma en alto mirando a la mezcla de sangre y tela negra que era el hombro de Sôkar. Este se levantó con la arma en alto, mientras Arturo y Zap se acercaban a ellos.

- Si… pero no bajéis la guardia- pronuncio tranquilo y recuperando el aliento. Kaji miro del camión, que se movió indicando que alguien bajaba de él. Unos pasos de varias personas se acercaron, hasta dejarse ver.

- Hola a todos…-dijo Melón sonriente y engreído. Vestido perfectamente con su uniforme rojo y sin el casco. A los lados Magmuto y Bombeta, y detrás Flama con la cara muy seria. Los F-13 estaban allí, lo que significaba que no podrían escapar sin pelear. Kaji no quiso mirar a Flama directamente, no podía dar muestras de que estaba interesado por ella, pero cuando sus miradas se cruzaron ella no aparto la mirada, como otras veces, si no que la mantuvo, y Kaji sintió un gran alivio al ver que se encontraba bien. Todos F-13 llevaban armas, mucho más sofisticadas que las que tenían 5 elementos, y ambos se amenazaban con ellas. Melón miro a todos- ¿Y Lluvia no vino hoy? Qué pena… tenía ganas devolverle el regalo que me hizo- dijo mientras levantaba la mano derecha o por lo menos donde antes estaba. Ahora su mano no era más que un conjuntos cables, tornillos y engranajes, sustituyendo la que Lluvia había cortado cuando Melón casi mata a Kaji. Kaji le sorprendió muchísimo ya que casi se olvidara de aquello, y sin duda ahora Melón desearía echarse al cuello de Lluvia y devolverle el favor. Melón se apartó un mechón con la mano robótica mostrando una sonrisa arrogante- Bueno, no pasa nada… le mandare un mensaje a través de vosotros…-pronuncio y sin aviso previo empezó a disparar.

Con rápidos reflejos los miembros de 5 elementos se apartaron de la trayectoria de las balas y devolvieron con la misma moneda. En apenas unos segundos aquello era una lluvia de disparos. Sôkar rápido y herido fue a enfrentarse contra Melón, que ágil le quito el arma. La pelea entre esos dos había comenzado y tardaría un buen rato en acabar. Melón era el mejor de los F-13 capaz de hacerle sudar a Lluvia, y puede que Sôkar solo pudiese hacerle frente durante un rato. La pelea paso ser cuerpo a cuerpo entre ellos dos, pero era difícil pelear contra Melón ya que estaba envuelto en unas llamas que resplandecían por la cueva. Arturo fue a por Bombeta y también empezaron con su pelea cuerpo a cuerpo, Arturo utilizaba su pesada espada que sujetaba con dos manos, y el enemigo una especie de pico que cortaba el aire con un silbido. Zap fue a por Magmuto y parecía que Zap iba ganando gracias a su gran velocidad, pero Magmuto tenía muchísimo aguante y conseguía encajar los golpes sin problema. Y solo quedaron Kaji y Flama que durante un segundo se miraron dudosos si atacarse o no, pero Kaji le hizo un gesto a Flama de que se acercase y pelease. El choque entre ambas llamas hizo que la temperatura de la cueva creciese en un instante. Los golpes eran fuertes, debía de parecer una pelea de verdad, pero eran fáciles de parar para que ninguno fuese herido. Lo más difícil que una pelea era fingir una y dar golpes que lo parezcan y que no dañen al contrario. Kaji y Flama no cruzaron ni una palabra, pero si cientos de miradas, queriendo hablar con ellas pero con el ruido de las peleas de sus compañeros por detrás era difícil entenderse. Kaji se fijó como la pelea de Sôkar y Melón se había trasladado a otra cueva continua, casi igual que Zap y Magmuto que esquivando golpes se iban moviendo por todos lados. Kaji guiño un ojo a Flama y empezó a moverse esquivando los golpes hacia uno de los túneles continuos. Ella lo entendió a la primera he hizo los movimientos necesarios para que pareciese que estaba acorralando a Kaji y así se apartaron de la cueva donde estaban los camiones. Los golpes fueron disminuyendo mientras se introducían en túneles hasta que no se escuchaba nada de las peleas del resto, estaban lo suficientemente lejos como para hablar sin problemas. Kaji se paró en seco aunque alerta mirando a Flama, ambos estaban jadeando levemente y sus frentes mostraban pequeñas gotas de sudor. Kaji volvió a mirar a su amiga de la infancia, y suspiro relajándose y bajando los brazos, en señal de que no iba a pelear más.

- Hola Flama, ¿Qué tal estas?- pregunto Kaji más relajado mirando el suelo, aun sin saber muy bien que decir. No se habían vuelto a ver desde aquella noche de la misión, del beso y del trágico “accidente” de Nizo, y habían quedado como amigos o mejor dicho cómplices, era una situación extraña.

- - Flama miro también al suelo, y luego sin previo aviso se lanzó hacia Kaji. El pelirrojo por un momento pensó que lo iba a atacar y que todo aquello solo fue un engaño para pillarlo con la defensa baja. Pero Flama se unió a él en un profundo abrazo. De nuevo Kaji no supo cómo reaccionar, y al cabo de unos segundos tomo aire y correspondió- Te he echado de menos- pronuncio Flama sin separarse de él. La cabeza de Flama se apoyaba en el hombro del chico, eran casi de la misma altura así que ella no necesitaba hablar alto para que la escuchase- Cada día me cuesta más estar allí- dijo Flama.

- Tranquila, te sacare - Kaji la aparto un poco para que lo mirase a los ojos- ¿No te lo prometí?- dijo sonriente para que la chica se alegrase. Kaji quería que Flama estuviese bien y si ya era duro estar todo el día encerrado en la base de 5 elementos, ¿Cómo sería una del gobierno, la de Fuego 13? Debía de sacarla de allí, aunque aún no sabía cómo- ¿Tu sabes alguna forma de desactivar el collar?- pronuncio mirando el aparato de hierro que cubría su cuello negando libertad que tanto ansiaba.

- No...- negó con la cabeza- nunca han dado señal de fallar, incluso podemos bañarnos con él. Están especialmente creados para no poder quitarlo usando nuestros elementos- pronuncio la joven más calmada y tocando aquel frio collar.

- Mmm, ¿Te acuerdas como te lo pusieron? Quizás asi…- Kaji no dijo más, pues Flama abrió mucho los ojos mirando al suelo, como si se asustase de sus palabras. La chica se puso algo pálida y Kaji se preocupó- ¿Flama, estas bien?- dijo poniendo una mano en la mejilla de la joven que parecía querer desmayarse de un momento a otro.

- Si…-dijo a duras penas- Es solo que… bueno… dejémoslo en que no me acuerdo de cómo me lo pusieron. No me gusta recordar aquello…-pronuncio en un susurro desviando la mirada. Kaji decidió no interrogarla más, si ella no quería hablar él no la obligaría.

- Está bien. He pensado en algunas formas pero no me fio de ninguna. ¿Si detecta que te lo quieres quitar… explota?- pregunto a lo que Flama afirmo en silencio, y él simplemente suspiro- Entonces solo tenemos una oportunidad… Puede que pidiendo ayuda a Dino o Leo que se le da bien estos chismes, o Matarratas…- no acabo la frase, pues el rostro de Flama, sorprendido y incrédulo, fue suficiente para parar.

- ¡¿Estás loco?!- grito, pero rápidamente bajo el volumen al acordarse de que estaban de incognito y que en realidad deberían estar peleando- Quiero decir… Dino es vuestro líder, ¿crees que va a ayudar a un Fuego 13? Eso sería absurdo…

- Es verdad, pero… 5 Elementos esta para ayudar a los elementales, a todos y cada uno. ¿Ignorar una petición de ayuda no sería un poco irónico?
– pero Kaji pensó cuando tuvieron que rescatar a Chips y Rube, y como Dino se había negado, incluso siendo Rube del mismo bando. Puede que de nuevo no diese el brazo a torcer, y no solo eso, si no que confesaría que Kaji estaba teniendo una relación con un F-13, y seguro que lo tomaban como traición- Pensándolo mejor… también lo veo difícil. Y Leo no lo conozco suficiente como para arriesgarme con él. Rube me da más confianza, pero no se su opción acerca de los SS. Y Lluvia…- Flama puso su rostro serio, sabían perfectamente la respuesta- No, Lluvia en definitiva no. Pero necesito de alguien que me ayude, tanto a quitarte eso como para meterte en la base sin que te peguen un tiro o te intenten matar…
- Lo veo difícil Kaji… Soy un F-13, nadie de vuestra organización va a querer ayudarme… soy la mala, ¿recuerdas?
- susurro mientras se movía hacia un lado un poco, dejando ver en su brazo una placa donde estaba grabado lo que era. El rostro de ambos reflejaron la preocupación y la tristeza de la impotencia.

- Me da igual… para mí no eres mi enemiga, sigues siendo Flama, mi mejor amiga- pronuncio mirándola a los ojos que estuvieron a punto de llorar, pero prefirió darle de nuevo un abrazo. Kaji no lo rechazo, simplemente sonrió, le parecía increíble que volviese a tener a Flama tan cerca, aunque hubiese preferido que fuese en situaciones mejores. De repente se dio cuenta de todo el rato que llevaban allí, y que aunque ellos estaban fingiendo, sus compañeros estaban teniendo una pelea de verdad- Tu por el momento sigue igual, ¿vale? Ya encontrare a alguien que me ayude. Vamos, nuestro combate no puede durar tanto.

Ambos se encaminaron hacia la cueva donde habían empezado al pelea, pero a través de unos diminutos agujeros que había en la pared pudieron ver que allí solo estaban los de F-13, alado de los camiones con los soldados sueltos, su pelea había acabado hacía rato. De Sôkar, Arturo y Zap no había ni rastro, seguramente se habían retirado ante la amenaza de refuerzos. Flama se despidió de Kaji mientras se revolvía un poco el pelo para dar más la sensación de que habían peleado, aunque no fuese nada serio. Kaji cogió otro camino para empezar a buscar la cueva donde había quedado el 4x4, y seguramente el punto de encuentro. Pero Zap dio con él mucho antes. El rubio había sido enviado por Sôkar a buscarlo, pues el resto ya estaban reunidos y como el pelirrojo no aparecía por ningún lado temieron lo peor. Kaji se reunió junto a Zap con los otros dos en la cueva, y vio la situación. Arturo tenía un par de moratones y la ropa algo quemada, pero nada importante. Sôkar estaba peor con un hombro al descubierto pues Melón le había quemado la ropa y su piel estaba bastante quemada. Tenía varios cortes y marcas que narraban una pelea dura. El chico sombra no se quejaba, sabía que no era rival para Melón y que aquello hasta había sido poco a lo que realmente podía haber sucedido. Zap no tenía nada del otro mundo. Kaji hasta se avergonzó al llegar y no tener ni un solo arañazo, ni ropa quemada ni nada. Se disculpó con la excusa de que había escapado en cuanto pudo, pero que se había perdido y por eso tardara tanto. Sôkar no pareció creerse mucho aquella historia, pero prefirió guardar silencio. Subieron al 4x4, pero ahora sería Arturo el que condujese pues con el hombro quemado Sôkar no podía. Kaji le hizo un par de curas mientras volvían, sin una sola bombona, y pensando en que haría con Flama.



Dangara Mensaje Dom Feb 17, 2013 5:29 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
Saludos Very Happy , Uaaahaua!! Gracias por un nuevo capitulo (se ve largo y seguro k sigue con muy buen argumento x33, Respecto a Leandor Saludos tambien n//w//n sientete bienvenido/a (yo tengo un concepto de k es ese "algo" pero prefiero no decir k =w=)) Lo leere encuante este libre (me tienen ligeramente a contra reloj y puede k no alcance a leer a gusto si lo hago ahorita xP, pero ya esta aqui! Gracias de nuevo Sayara n//0//n Dtb! buen dia ) Wink




xXnaloviXx Mensaje Mie Feb 20, 2013 4:17 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Yo solo digo que por cada momento KajixFlama que pones tienes que poner dos KajixLluvia Sonrisa es broomaaaaaa XD
ahora enserio me a parecido muy bonitas las intenciones de Kaji Sonrisa




Ariadna7 Mensaje Vie Feb 22, 2013 6:14 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
Me encanta tu fan-fic,empece a leerlo hace 2 dias y cada vez me gusta más.

PD:Podria haber una pelea de Lluvia y Flama por Kaji. Evil porecillo cada vez le complicas más la vida,y podrias hacer que Nizo se despertara asi Lluvia no estaria tan amargada XD.[b][/b]


xXnaloviXx Mensaje Dom Feb 24, 2013 11:33 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
senyorita Sayara piensa usted subir el capitulo 30 o esta esperando a que le queme algo??? C:




Sayara Mensaje Lun Feb 25, 2013 9:39 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
Hola hola

Se que llego con algo (bastante) retraso en la publicación de este capitulo, pero últimamente no saco el tiempo de ningún lado. He estado pensando en cambiar las publicaciones de los capítulos a cada diez días, o cambiar de viernes a domingo, dejándome el fin de semana para escribir y corregir.

Perdón a todos por la demora y intentare no hacerlo más (no se promete nada Gran Shonk ) y gracias a todos por vuestros comentarios. Y bienvenida a Ariadna7, me alegra de que te guste mi fic y espero que lo sigas leyendo Sonrisa

Saludos a todos.




Capitulo 30: Muy pronto



La bronca de parte de Dino había sido bastante llevadera comparada con la de Lluvia y sus continuos comentarios de que eran unos inútiles, menos Sôkar, que si no fuera por él estarían muertos. Dino tampoco podía quejarse, no había sido culpa de ellos que los f-13 se hubiesen presentado allí, incluso tenía que agradecer que llegasen a casa más o menos sanos y salvos, pero sin duda le molestaba muchísimo que no hubiesen podido conseguir ni una sola bombona. Seguramente la reserva estaba muy baja y aquello le ponía en un aprieto, había que conseguir más como fuese. Enseguida se reunió junto a Leo, Rube y Lambda para planear algo, pero tardarían un par de días en confeccionar un plan. Lluvia no desaprovechaba las ocasiones para llamarles inútiles, pero viniendo de ella hasta parecía poco. El hombro de Sôkar estaba bastante bien, sin duda los de 5 elementos estaban hechos de otra masa pues se curaban bastante rápido. Bueno, seguramente Mat tenía algo que ver, y cada vez que se vestía de medico daba bastante miedo.


Kaji se encontraba en el salón junto a Zap, Tarántula, Sauce y Amor jugando a un juego de mesa. Bueno, Kaji parecía más entretenido con un libro que le había sugerido Amor que realmente era interesante. Aunque su cabeza estaba bastante más concentrada en su charla con Flama que en el libro en sí, pero por lo menos de esa manera disimulaba. Miraba de reojo a Sauce y Amor, que reían mientras jugaban y el pobre Sauce perdía sin parar, en cambio Zap sin saber nunca como siempre ganaba, la suerte del tonto decía Lluvia. Kaji los miraba pensando si ellos le ayudarían a salvar a Flama. Era muy difícil sacar alguna conclusión, por un lado ellos eran buenos, siempre dispuestos a colaborar por una buena causa, por otro lado pedir ayuda para salvar a Flama, su enemiga, seguramente les echaba para atrás. La última vez fue salvar a su hermano, era distinto. Bueno, Zap dudaba que tuviese problemas en ayudarlo, era fácil de estafar y se dejaba llevar fácilmente. Arturo en cambio, últimamente se estaba comportando de manera más fría y un poco alejada, y le preocupaba mucho entrenar bien, parecía convertirse en una Lluvia poco a poco. Esperemos que no. De repente, Chips y Gafas entraron en la habitación montando jaleo y lanzándose sobre los sofás. Pidieron para jugar a las cartas con el resto, pero lo que hacen era un tranquilo juego, aun de estar Zap, empezó a convertirse en una fiesta con demasiados gritos. Kaji intento concentrarse igualmente, pero el continuo intento de Chips e engañar a Zap para que perdiese era demasiado escandaloso para el pelirrojo. Se levantó y se fue del lugar con una sonrisa, para que no pensase que estaba enfadado, y mucho menos. Fue a las habitaciones, y estuvo bastante tentado de ir a la habitación de Lluvia a ver si conseguían descifrar algo más del libro, pero con la imagen de Flama rondándole por la cabeza tenia miedo de que se le escapase algo que no fuese conveniente. Justo antes de meterse en su habitación, se le ocurrió una idea desesperada que podría funcionar, aunque como era normal no estaba del todo seguro. Camino por el pasillo y giro a la izquierda, metiéndose en otro donde estaban las habitaciones de Arturo y Sauce, Sôkar y la vieja de Nizo que ahora era solo de Tarántula. Camino hasta el final del pasillo, que acababa con una pared llena de contadores eléctricos y cosas por el estilo. La puerta de la derecha tenía el número inscrito en negro sobre el metalizado azul. Dudo de nuevo si petar o no, una vez hecho no habría vuelta atrás. Peto levemente en el metal, y durante unos segundos pensó que no había nadie en la habitación. Volvió a insistir por si acaso, pero de nuevo no obtuvo respuesta. Se empezó a alegar convenciéndose de que estaría fuera, o quizás duchándose, y por eso no podía atenderlo, pero cuando se giró la puerta finalmente se abrió.

- ¿Kaji? Perdona estaba meditando. Qué raro verte aquí, ¿querías algo?-
pregunto Sôkar muy tranquilo mientras se apoyaba en el marco de su puerta. El pelirrojo se giró para mirarle y se dio cuenta que de la habitación del chico no salía luz ninguna, estaba en completa oscuridad, sin una sola bombilla o lucecita. Kaji trago saliva y se acercó un poco al chico.

- Si, si fuera posible me gustaría hablar contigo de cierto tema- pronuncio mirándolo. Sôkar echo la cabeza para atrás un poco confundido, sin tener la menor idea de que se podía tratar. Pero Sôkar finalmente afirmo con la cabeza haciéndose a un lado para que Kaji pasase. Kaji entro en el cuarto oscuro y Sôkar dio a la luz para que el chico estuviese cómodo. La luz empezó a parpadear antes de encenderse de todo, y cuando lo hizo emitía un leve zumbido, señal de que no se solía utilizar a menudo. Kaji miro por encima el cuarto de Sôkar, aunque no había mucho que ver, bueno, realmente parecía que allí no dormía nadie. La cama perfectamente hecha, el armario cerrado, absolutamente nada descolocado, lo único que daba señales de que allí estaba viviendo alguien era los pocos libros que había en la estantería. Eran libros viejos que tenían una pequeña capa de polvo que ya no se le podía borrar, con las portadas algo desgastadas y rotas. Uno de los libros permanecía reposando encima de la mesilla, señal e que Sôkar había estado leyéndolo hacia poco. Sôkar le hizo un gesto a Kaji para que se sentase en la cama de enfrente la cual no utilizaba nadie y no tenía sabanas. Kaji obedeció tranquilo y se sentó, humedeciéndose los labios aun sin tener muy claro como se lo iba a preguntar. Sôkar permaneció en silencio para que Kaji empezase, y aun de haber pasado un buen rato, no rompió el silencio, simplemente espero tranquilo. Finalmente Kaji se atrevió a hablar- Sôkar, yo… necesitaba pedirte un favor.

- ¿Algo con Lluvia?
– pregunto Sôkar echándose un poco hacia atrás en su cama.

- No, no, no es sobre eso…-contesto Kaji mirando al suelo. Volvió a suspirar cansadamente- Sôkar, necesito hablar contigo de algo muy serio y complicado. No sé con quien hablar, creo que eres el único con suficientemente mente fría que te vuelvas loco nada más contártelo…

- Adelante, cuenta. Si puedo te ayudare en lo que pueda
- Pronuncio Sôkar tan tranquilo como siempre.

- Está bien…- Kaji volvió a suspirar de manera fuerte- Bueno, tu sabes quién es la chica de F-13…- hablo lentamente, esperando las posibles reacciones de Sôkar, pero el chico seguía tranquilo.

- ¿A Flama te refieres? Sé quién es, claro, más de lo que desearía- pronuncio sin alterarse nada, aunque con la venda negra tapándole la parte superior del rostro era difícil adivinar muchas de sus expresiones.

- Pues, he de confesar una cosa…
- Se introdujo la mano en el pelo revolviéndolo y cogiendo aire- Pues la cosa es, que yo también conozco a Flama más de lo que debería. Fuimos compañeros de pequeños- soltó con temor de que Sôkar se pusiera hecho un loco pensando en traición. Pero el chico sombra quedo en su lugar sin mostrar alteración alguna. Kaji permaneció en silencio para que Sôkar hiciese sus preguntas.

- ¿Podría saber a qué te refieres exactamente con compañeros?
- Pues fuimos amigos desde el colegio, y hemos estado juntos desde entonces hasta más o menos los doce años. Dino me pidió que no hablase de esto, sobre todo por Lluvia, si ella llegase a enterarse seguro que me decapita mientras duermo. Yo estudie en el Colmillo de León, supongo que sabes que es realmente-
miro a Sôkar quien afirmo tranquilo sin expresión en el rostro- pues ella desapareció cuando teníamos doce años, hace poco que me entere que la fue por que la llevaron con los SS. La cosa es que…-Kaji trago saliva nervioso, porque aunque sabía que ya había confesado mucho, aquello tenía un peligro. Si a Sôkar le parecía mal y decidía contárselo a Dino, lo más seguro es que Kaji fuese acusado de traición y a saber que le harían a él y a Chips. Pero no quedaba otra- … es… he hablado con Flama, y ella quiere dejar los SS, y yo quiero ayudarla- Kaji guardo silencio para ver la reacción de Sôkar, aunque el chico no hizo señal alguna de sorpresa, todo lo contrario, quedo tan tranquilo como siempre.

- ¿Me estas contando que estas a tratar con un miembro de los F-13 a nuestras espaldas?- pronuncio Sôkar serio, y Kaji sintió un sudor frio por su espalda. Aquellas palabras parecían querer ocultar la palabra traidor entre ellas, y Kaji se defendió rápidamente.

- ¡No!... bueno si… no se Sôkar. He hablado con ella dos veces, cuando rescatamos a mi hermano y cuando fallamos en la misión de las bombonas, y en ambas me suplico que la ayudase. Ella no quería entrar en los SS, la obligaron, y está cansada de pelear. Sé que puede parecer una trampa, que solo quiere engañarme, pero he podido ver que dice la verdad, que quiere dejar la lucha, el ejército, todo. Pero no puede…-se defendió el pelirrojo con gran velocidad. Sôkar permaneció en silencio y resoplo un poco.

- Kaji, lo que me cuentas es muy difícil de creer desde mi posición. Puede que en el pasado fuese tu amiga, pero para mí siempre fue una enemiga, casi me mata varias veces, a mí y a Lluvia, tienes que comprender que me cuesta mucho verla como una mujer desesperada por dejar aquello…

- Lo se Sôkar, pero he intentado pensar en algo pero no he podido. Ultima mente mi cabeza va a mil por hora en cientos de temas. Flama, mi hermano, mi padre, 5 elementos, Llu…
- no termino la frase, si no que se mordió el labio para evitar que se le escapase. Apoyo la cabeza en las manos de manera cansada- No consigo concentrarme en un solo tema, y necesito ayuda, y eres el único que creo que puede ayudarme en esto. Cuando fuimos a rescatar a mi hermano dijiste que entrabas en 5 elementos para ayudar a elementales sometidos por el gobierno, ella es uno de esos- seguía intentando convencer a la sombra.

- Pero es distinto Kaji. Yo hablaba de gente que no estaba involucrada en esto de 5 elementos y los SS, gente normal que de repente sin explicación es detenida y ejecutada sin saber ni su delito. Flama es una F-13, sus manos ya están manchadas de sangre.

- …
- Kaji no supo que contestar aquello, porque sabía que por mucho que le doliese Sôkar estaba teniendo toda la razón, como siempre, pero Kaji defendería a Flama hasta el final- Lo se… pero ella nunca quiso unirse, está obligada a luchar bajo pena de muerte. Por eso necesito tu ayuda…- Siguió Kaji levantando la cabeza y mirando al chico sombra- ¿Me ayudaras?- pregunto esperando una respuesta que podría condenarlo.

---------------

Zap había vuelto a gana con una mano que nadie podría superar ni en mil años. Dejo las cartas sobre la mesa mientras recogía las quince cookies que habían apostado en aquella partida. Sauce estaba casi llorando ya que no había ganado ni una sola vez y perdió ya dos postres, no solía tener suerte, mientras Chips y Gafas maldecían por lo bajo tras la pérdida que acababan de tener. Amor se había retirado un momento para hacerles algo de merendar, ya que le encantaba hacer aquel tipo de cosas, y por ellos perfecto. Arturo entro en el salón, con ropa ancha y con el pelo aun algo mojado. Seguramente acababa de entrenar y se había decidido a entretenerse un rato. Chips, Gafas y Sauce estuvieron de acuerdo en descalificar a Zap para que Arturo pudiese jugar, ya que así tendrían al menos una posibilidad de ganar. Zap enfadado cogió sus cookies en una mano y salió del salón, y las fue comiendo según caminaba por los pasillos. Se cruzó con Rubeola, quien lo saludo alegremente mientras le robaba de manera rápida una de las cookies del chico y se iba contenta, mientras Zap se enfadaba bastante. Zap entro en la cocina con cara de pocos amigos, sentándose en la banqueta y apoyando la cabeza en una mano. Amor lo vio entrar en silencio, mientras ella seguía haciendo unos bocatas para todos.

- ¿Paso algo Zap?- pronuncio con su voz tranquila y afable mientras cortaba otra rebanada de pan con toda tranquilidad. Zap miro a otro lado con cara de pocos amigos mientras comía otra cookies. Amor sonrió- Venga… ¿Qué paso? ¿Te han vuelto a echar de la partida?

- Si… y no es justo. Zap es el más fuerte y listo, ¿por qué no puedo ganar?
- dijo de mala manera. Zap no era alguien que solía enfadarse, pero cuando lo había daba incluso algo de miedo.

- Jeje, tranquilo, es solo que para ellos no tiene emoción si solo gana uno- pronuncio mientras acababa otro bocadillo y lo colocaba en una bandeja junto a otro par. La joven no se preocupaba por el enfado del rubio, sabía que no era más que una tontería y que pronto se le pasaría- ¿Sabes dónde anda Kaji?

- Ni idea… puede que con Lluvia
- pronuncio como algo completamente natural. Amor quedo muy sorprendida, tanto que casi se corta un dedo con el cuchillo por no apartarlo. Amor quedo en silencio con los ojos muy abiertos.

- ¿Por qué dices eso?- pregunto finalmente intentando disimular mientras seguía preparando la merienda.

- Llevan unos meses que se ven a escondidas. Kaji piensa que no lo sé, pero Zap es mucho más listo de lo que piensa- dijo Zap algo más calmado y con orgullo, seguramente estuvo espiando a Kaji en forma ninja y estaba orgulloso de que no lo hubiesen pillado. A Amor le tembló un poco la mano, por su mente pasaban las peores ideas posibles. Por un lado no se creía que Kaji y Lluvia estuviesen viéndose a escondidas, se llevaban realmente mal y casi no pasaban de discutir, al menos Lluvia, ¿Cómo podía ser que se llevasen bien en realidad? Una cuartada tal vez, podía que sus discusiones fuesen para disimular, y se acordó como hacía meses que Kaji rechazaba su postre y era Lluvia quien lo tomaba. Además, no era la primera vez que Lluvia parecía tener prisa porque ella se fuese de la habitación, con indirectas o así. Y pensaba que eran imaginaciones suyas pero a veces tiene sentido que su cuarto tenía un cierto aroma a colonia masculina, pero siempre pensó que eran paranoias suyas. Amor respiro hondo intentando tranquilizarse, recordando que hacía tiempo que había decidido olvidar a Kaji. La joven sonrió a Zap.

- Zap, ve yendo al salón que ahora voy yo y jugamos a las cartas, además te hare un bocadillo de más- Zap empezó a saltar contento, era fácil animarlo. Amor decidió que aquello debía ser un secreto, no quería tener ni problemas con Lluvia ni con Kaji, ellos sabrían lo que hacían. Zap estaba a punto de irse mientras saltaba cuando algo le cayó del bolsillo. Un objeto pequeño que fue rodando casi hasta los pies de la joven, la cual se agacho a recogerlo- ¿Qué es esto Zap?- el objeto quedo quieto en el suelo antes de que la joven lo tocase. Era una especie de esfera con una espiral en su centro de color amarilla y verde oscura, podía ser una especie de piedra. Amor lo rozo solo con las yemas de los dedos, y sobre la superficie de la piedra aparecieron numerosas grietas asustando a la joven. Zap fue corriendo.

- ¡Lo has roto!- dijo gritando mientras cogía esa especie de piedra. No estaba rota, simplemente tenia numerosas grietas en su superficie. Zap pasó los dedos por encima sin que pasase nada.

- Lo siento Zap- pronuncio Amor algo nerviosa, sin saber cómo ella podría haber producido aquellas grietas- No era mi intención…- siguió disculpándose mientras sus ojos se humedecían levemente. No tenía mucho aguante. La joven aguanto las ganas de llorar como pudo- ¿Pero qué es eso?

- Es una piedra que encontré en una misión a la que fuimos
- dijo contento quitándole algo de polvo que tenia de haber caído al suelo. Era un recuerdo de cuando encontraron el templo, aunque esa parte era secreta- bueno, no pasa nada- pronuncio igual de contento que siempre mientras dejaba a Amor acabar la merienda.

------

Los pasillos estaban tranquilos, mucho más de lo que solían estarlo. A los lados cada poco los soldados hacían guardia en sus posiciones en silencio. Bueno, había alguno que hablaba con su compañero, pero en cuanto veían a Melón que se acercaba callaban y recuperaban la compostura, y lo miraban con una mezcla de odio y asco. El rubio los ignoraba, aunque se reprimía las ganas le lanzarles una bola de fuego a la cara. Mientras estuviesen en la base de SS no podía utilizar su elemento, aunque eso no significaba que Melón no fuese capaz de hacerlo, aunque se metería en un problema. Siguió caminando por los pasillos con total libertad, y solo un soldado se atrevió a darle el alto para preguntarle a donde se dirigía, pero una buena amenaza de parte del chico fue suficiente para que el soldado se fuese con el rabo entre las piernas. Finalmente llego al despacho que quería y peto levemente en la puerta de madera oscura, y desde el otro lado le dieron permiso para entrar. Iba vestido con una especie de uniforme de soldado pero muchísimo más elegante, incluso demasiado para ir por la base como quien anda por su casa. El despacho estaba únicamente iluminado por una lámpara en el techo, pues no había ventana alguna. Al otro lado de la mesa, un hombre que debía rondar los treinta escribía en un montón de papeles con cientos de sellos del rey. El hombre guardo silencio mientras Melón se colocaba enfrente a su mesa, mientras elevaba la mano robótica posándola en su frente en modo de saludo militar. El frio metal le recordó a aquella horrible noche en la cual perdió su extremidad a manos de Lluvia, como ella había aparecido de la nada con su arma en alto y le había cortado de un tajo rápido la mano. Recordó como la sangre maño la roca de la cueva rápidamente, y como sola y desangrado tuvo que coger su mano cortada y empezar a caminar a la base, con la esperanza de que pusiesen cosérsela, pero ya era tarde. Había perdido su mano, y durante unos días pensó que también su puesto en los SS por no ser útil, pero para su suerte no fue así. Consiguieron plantarle aquella mezcla de cables y engranajes, que aunque no podía manejarla con tanta naturalidad como la de verdad era mejor que nada. Cada vez que se tocaba aquella “mano” se juraba a su mismo hacerle lo mismo a Lluvia, destrozarla para que sufriese poco a poco. Pero todo a su tiempo.

- Teniente Adler, me gustaría hablar con usted si tiene un momento- pronuncio Melón con mucho respeto. El teniente levanto su cabeza rojiza de aquel mar de papeles que no parecía tener sentido, con el rostro completamente serio. Su traje esta impecable dando un aire de respeto.

- Ya que estas aquí, adelante Melón- pronuncio tranquilo y serio, pero a la vez con un tono que decía que apurase, que no quería perder el tiempo.

- Pues he venido a usted porque he empezado a tener sospecha de que uno de nuestros miembros quiere traicionarnos- pronuncio tranquilo. Adler elevo una ceja como dudando de su palabra.

- ¿De quién Melón?

- De Flama Firehouse, la segundo al mando en F-13-
contesto rápido y tajante, sin un solo indicio de duda en su voz
.
- ¿De Flama? ¿Qué le hace pensar eso? Hasta el momento la chica nunca ha dado problemas ni indicios de rebeldía, es más, sabes cómo es la relación entre ella y los 5 elementos, me extrañaría mucho una traición de su parte- pronuncio echándose un poco hacia atrás en su butaca negra y estirándose.

- Lo sé, yo también al principio tenía mis dudas, pero cada vez me es más evidente. Desde hace unos meses Flama ha actuado de forma extraña, al principio no le di importancia, pero desde la última misión sí. Está muy alejada, no quiere estar con ningún miembro de F-13. Simplemente se encierra en su cuarto y no sale a menos que para comer o entrenar.

- Eso no me dice nada acerca de una traición Melón, creo que te equivocas
- pronuncio algo malhumorado ya que pensaba que el chico estaba haciéndole perder un tiempo importante.

- Lo se, pero ella nunca ha sido así. Nos evita, no quiere hablar con nosotros, ni ha vuelto a pronunciar ni a Lluvia ni ningún miembro de cinco elementos desde el asalto al laboratorio.

- Igualmente eso no me llega para declararla culpable de traición, ¿Por qué iba a traicionarnos? Ella sabe tan bien como nosotros que no tiene ningún lugar a donde ir-
sujeto una taza negra que reposaba en una esquina y bebió unos tragos del café ya frío..

- Ya, pero he estado investigando, y he descubierto que Flama se llevaba con ese miembro nuevo de 5 elementos, con el hijo del capitán Llamaviva si no me equivoco- Melón quería evitar sonreír de manera maléfica recordando la paliza que había dado el chico antes de que apareciese Lluvia.

- Así es- contesto Adler, sin saber cómo Melón había llegado hasta aquella información supuestamente secreta- Ambos fueron compañeros de clase hasta que Flama ingreso en los SS. Si hubiéramos sabido del poder del chico seguramente también habría ingresado en F-13. Pero eso es cosa de hace años, ahora se encuentran en bandos muy distintos como para seguir siento… “amigos”- dejo el vaso de nuevo en la mesa sin prisas.

- Pues yo creo que siguen siéndolo. En la anterior misión Flama fue supuestamente vencida por ese chico. Yo mismo he luchado contra él y le aseguro que no es una máquina, no se puede comparar con Lluvia, no tiene sentido que le ganase a Flama, quien pone en aprietos a la capitana de 5 elementos- dijo muy serio queriendo convencer al teniente que tenía delante- Además el chico, Kaji si no me equivoco, fue capaz de escapar del laboratorio aun de estar todos los ascensores bloqueados, debió de ayudarle alguien, y la única que pudo ser fue Flama.

- Eso tendría sentido, pero pudo ayudarle otra persona. Sabes que para nuestra vergüenza descubrimos que teníamos a más de un topo entre nuestras filas.

- Lo se, pero además en la última misión paso lo mismo. Lucho Flama contra ese chico y ella volvió sin una sola mancha de sangre ni signos de cansancio. Se excusó diciendo que él había escapado, pero es imposible que ella le dejase marchar por las buenas. Creo que nos traicionara, y pronto…
-acabo sus argumentos, mientras Adler entrelazaba las manos de manera pensativa.

- Si es así, es verdad que Flama es una traidora. ¿Qué es lo que siguieres hacer con ella?- pregunto tranquilo.

- Deberíamos hacer que acabase su lugar en las filas de F-13, ya no nos sirve- pronuncio serio. Mantuvo la mirada con Adler, demostrando que hablaba completamente en serio.

- Melón, eres el capitán de F-13. Si ese es tu veredicto que así sea- Adler alargo la mano para coger el teléfono y dar la orden de detener a la joven, pero la mano de Melón lo detuvo.

- No, por el momento dejémosla seguir en F-13. Puede que si ella anda cerca el otro chico también lo haga, y con los 5 elementos y la maldita Lluvia- pronuncio con una sonrisa. Adler relajo la mano.

- Está bien… Melón, te dio permiso para acabar con el servicio de Flama cuando lo veas necesario, y con ello… matarla- pronuncio Adler muy serio, y Melón no se sorprendió, porque ambos sabían que cuando un F-13 acababa con su servicio y ya no serbia, era instantáneamente ejecutado.



Ariadna7 Mensaje Mar Feb 26, 2013 7:53 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
Gran Shonk Me encanta,cada ez me enguancho más a tu fan-fic


espero el prosimo pronto.


xXnaloviXx Mensaje Mar Feb 26, 2013 4:31 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Odio a Melon con todo mi ser -.- jajajaja me parecio gracioso cuando Zap habla con Amor y esta se cree que Kaji y Lluvia estan liados XD
PD:UROBOROOOOOOOOOOOOOS ^O^




Ariadna7 Mensaje Dom Mar 03, 2013 6:41 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
¿Cuándo vas ha subir el siguiente?


Sayara Mensaje Dom Mar 03, 2013 11:07 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
Hi Hi a todos Sonrisa

Mejor tarde que nunca jaja, ademas este capitulo es largillo. La semana pasada comente que iba a cambiar el tema de la entrega de los capítulos, y finalmente decidí, en principio, pasar de viernes a domingos para poder tener el fin de semana para acabar y retocar los capítulos Sonrisa

Como siempre muchas gracias por los comentarios y que cada vez os enganche más la historia jaja, nos vemos el domingo que viene Sonrisa




Capítulo 31: Rocosa





Estaban todos en silencio, pero no por algo incómodo que había pasado, sino porque Dino hablaba sobre la nueva misión. Estaban los cinco que irían a ella, Kaji, Lluvia, Zap, Sôkar y Matarratas sentados tranquilamente, algunos con las manos entrelazadas en posición de concentración mientras Dino explicaba ayudado por Leo. Estaban sentados en la sala de reuniones, en la mesa en forma de U, y en medio un holograma mostraba el mapa de la central que iban a asaltar. Finalmente, después de unos días habían decidido cómo iban a conseguir nuevas reservas de electricidad. Ya que asaltar camiones era complicado por saber los días, y que además ahora parecían que estaban vigilados, el plan era asaltar la fábrica donde las construían. La fábrica se encontraba en la región de Rocosa, en las Minas Doradas para ser más exactos. Los minerales eran extraídos de las grandes y abundantes minas del lugar y se transformaban en electricidad a través de complicadas operaciones, las cuales no podían hacer 5 elementos sin los materiales y maquinas necesarias. Irían y la asaltarían por la noche cuando solo había un par de guardias, llenarían un camión de su posesión y volverían. El viaje hasta allí era de unas cinco horas, en caso de que los F-13 fuesen avisados tardarían bastante en llegar, y para cuando estuviesen en la fábrica, ellos ya no estarían. Dino fue explicando el mapa en 3D informando de donde estaban las alarmas, armas y bombonas, aunque no era del todo fiable ya que aquel mapa tenía más de treinta años. Como era costumbre Lluvia estaba al mando de la misión, para evitar que pasase como la última vez. La tensión que generaba ella sería suficiente para que nadie se rindiese y se empleasen afondo. Dino dio acabada la reunión y Leo llamó a todos para enseñarle las nuevas armas en las que habían trabajado. Fueron junto a él a su laboratorio lleno de cientos de trastos que daban miedo con solo tocarlos. Lleno de cables, interruptores y todo tipo de electrónica por donde mirases, Leo les aviso de no tocar nada, que podrían salir volando todos. Las nuevas armas de Leo eran impresionantes, aunque Zap estropeo más de una sin quererlo, pero sin duda aquello felicitaría su nueva misión.

Salieron al día siguiente al mediodía, después de una comida bastante silenciosa. Eran todos muy conscientes que una misión podía significar que alguno no volviese, y que aquella era la última vez que se encontrase con ellos, de ahí siempre un ambiente de luto cada vez que se iban a marchar. Kaji se despidió de su hermano, quien siempre insistía para poder irse con él, a lo que Kaji simplemente se reía. Chips aun no había podido crear fuego por sí solo, únicamente había conseguido apagar el fuego de una vela desde lejos, pero para la edad que tenía no estaba mal. Amor les preparo unas cookies, pero no se las dio a Kaji como era costumbre, si no a Zap aunque era peligroso que las llevase él. Lluvia antes de marchar fue a hacerle una pequeña visita a Nizo, que seguía en el mismo estado que hace meses. Matarratas al ver que no había ningún tipo de recuperación fue muy franco con Lluvia y le confesó que seguramente no volviese a despertar, pero Dino decía que había que tener esperanza. Ya a las cuatro, y todos vestidos con los nuevos trajes que simplemente consistían en mucha más tecnología pegada al cuerpo, empezaron su misión. Sôkar, Zap, Matarratas y Kaji iban en una mezcla de 4x4 y camión más grande que el anterior para llevar más reservas, mientras que Lluvia iba en el quad abriendo camino y comprobando que estaba despejado, sería mucho más fácil escapar con un vehículo como el suyo que con el camión. El viaje les tardo casi siete horas, dos horas más de lo calculado. Tuvieron que apartar piedras en medio del camino, dar grandes rodeos por que el ejército había cortado uno de los túneles que ellos solían utilizar para hacer una nueva carretera, y numerosas complicaciones que fueron añadiendo tiempo a su reloj. Por fin llegaron con un cansancio sobre sus espaldas, pero el trabajo todavía no había empezado. La región de Rocosa era increíblemente extraña y variada. En apenas unos pasos las rocas podían dejar de ser grises para ser azules o marrones, o con incrustaciones de todo tipo de minerales. Si necesitabas algún tipo de mineral, allí lo tendrías. La región fue cerrada al público una vez empezaron los pequeños hurtos y el robo de gemas preciosas y carbón, etc. Desde entonces la región pertenece completamente al gobierno para abastecerse para armas, y pobre de ti como te pillasen robando. Solo había uno o dos pueblos más bien construidos para los mineros que allí trabajaban. Mat aprovecho la ocasión para reunir varios tipos de piedra y un gran trozo de hierro que había en medio del camino, y él aseguraba que le daría uso. Finalmente llegaron a las Minas Doradas, aunque de doradas ya tenían poco. En un tiempo atrás aquel era la mayor concentración de minerales de oro que jamás se había encontrado, las paredes relucían solo con mirarlas, pero ahora ya estaban desnudas y solo quedaba un color amarillento del óxido. La fábrica se encontraba en una gran cueva de un tamaño increíble y artificial. La fábrica era enorme, y sus tubos que debían emitir el humo de su interior se perdían por tuberías que llevaban ese humo lejos. Por habían unos veinte metros antes de que hubiese una maya de alambre de espino, y entre esos metros una gran cantidad de bombonas eléctricas preparadas para ser enviadas, o robadas. Lluvia y Sôkar consiguieron encontrar una pequeño abriente desde donde se podía ver la fábrica desde una altura razonable. La jornada de trabajo todavía no había acabado y en ese momento había algunos obreros saliendo del lugar con la cara y las manos manchadas de negro después de un duro día de trabajo. Eran casi esclavos, normalmente eran presos que el gobierno les encontró una mejor utilidad de asesinarlos, ponerlos a trabajar de por vida. Los mineros salían de la fábrica y se subían a un camión que le llevaría al pueblo más cercano donde dormían, aquella fábrica tenía el peligro de explotar así que mejor no dormir cerca. Los soldados vigilaban que ninguno se escapase. En la entrada otro camión medio lleno de bombonas esperaba a su próxima entrega. Sôkar estuvo comentando de robar directamente el camión y luego vaciarlo, pero lo acabaron desechando porque tendrían que conducir por la carretera oficial, y el camión era demasiado grande como para meterlo por túneles y escapar de los soldados que los persiguiesen. Deberían colarse de noche y robar poco a poco todo lo que pudiese. Era una suerte que hubiese bombonas fuera, aunque seguramente también cogerían algunas de dentro.

Esperaron a que todo se calmase, que fue después de unas dos horas, cuando ya no quedaban ni un solo obrero, todos se habían marchado a descansar. Solo quedaban un par de guardias, muchos menos de los que habían imaginado Lluvia y Sôkar a la hora de trazar un plan. Seguramente el gobierno no imaginaba un ataque tan directo para conseguir energía, pero eso era mejor para ellos. Dos docenas de guardias no parecían una gran amenaza, con suerte acabarían en una hora o dos. El plan era fácil, se colarían violando la valla y cogerían en silencio todas las posibles. Luego Sôkar las llevaría con su portal de sombras cerca de la cueva y Zap las iría cargando en el camión. Mat vigilaría desde arriba todo y les protegería las espaldas. Lluvia, en cambio, se encargaría de la mayor cantidad de guardias posibles. Atacarlos uno por uno y ocultar su cuerpo. Por las continuas peticiones de Sôkar y Kaji, finalmente Lluvia accedió a no matar a ninguno si no fuese totalmente necesario, simplemente los dejaría durmiendo un buen rato. Finalmente la misión empezó. Lluvia, la primera en acercarse a la oscura fábrica, ya que solo estaba iluminada por unos malos focos en el techo, los cuales no hacía mucho estreno una de las nuevas armas de Leo. Un pequeño anillo que emitía un láser capaz de quemar y derretir casi cualquier cosa. Lluvia aprovecho un lugar lleno de mercancías para ocultarse, y desde el otro lado de la valla empezó a quemar el alambre. La valla no estaba electrificada como era costumbre, todo lo contrario, estaba algo oxidada en muestra de que el gobierno no tenía mucho interés en aquellas instalaciones, solía pasar. El gobierno gastaba casi la mitad de su dinero en Leona y las bases más importantes, una de electricidad y tan lejos no la consideraban necesaria para gastar dinero en ella. Lluvia acabo de hacer un surco en la valla, con un silencio espectacular y entro dentro. Lo único que se oía era las calderas y los ventiladores de la fábrica que trabajaban después de una jornada de trabajo. Alrededor de toda la fábrica habría cerca de unos doce hombres, la mayoría en la puerta vigilando, pero Lluvia había entrado por detrás. Supo ingeniárselas para atacar a guardias uno por uno y sin que hiciesen ruido, dejándolos completamente inconscientes en solo un segundo. Los apilo detrás de unas cajas vacías y los tapo con una lona para que no se viesen si alguien estaba haciendo una ronda, como paso poco después. Un soldado paso por la zona trasera en completo silencio y mirando a todos lados, y aunque los cuatro soldados que deberían estar allí en su puesto de trabajo no estaban, el soldado siguió su vigilancia como si nada sucediese. Aquel lugar estaba muy mal organizado. Lluvia dio la señal, y Kaji y Sôkar se acercaron. Entraron y empezaron a coger bombonas de las que se encontraban en una especie de cajas. Lluvia vigilaba medio oculta en una esquina que no viniese nadie. Al cabo ya de casi una hora, todas las reservas de electricidad del exterior estaban fuera y cargadas en el camión. Ya llevarían alrededor de unas treinta, pero aun metían un buen par más. El vehículo lo había preparado ya Leo para poder conseguir la mayor cantidad posible, y podría llevas hasta cincuenta en un vehículo, unas diez en el de Lluvia, y si Sôkar quería llevar alguna en su portal la cosa aumentaría. Lluvia fue a dejar fuera de juego a algún guardia más, para poder entrar en el almacén sin problema y además entretenerse. Entraron ella, Sôkar y Kaji en silencio, en el almacén que permanecía casi en penumbra. Todos tenían las nuevas gafas de visión nocturna, que le permitía ver si había soldados cercas, y para su suerte no fue así. Cogieron rápidamente las bombonas que ya estaban preparadas y que seguramente al día siguiente las habrían enviado. La misión estaba yendo tan bien que bajaron la guardia. Salieron de la fábrica, y mientras caminaban tranquilos hasta el agujero de la valla para irse de allí, un disparo les asalto. La sangre salpico el suelo lleno de carbón y Lluvia rápidamente llevo la mano a su pierna izquierda sin soltar ni un solo grito. Kaji quedó petrificado viendo la pierna de Lluvia sangrar, pero por suerte Sôkar tuvo más reflejos y disparo al soldado que se encontraba en el techo de la fábrica apunto de dispararles otra vez. Iba completamente vestido de negro, sería normal que Mat desde su posición no lo hubiese visto. El soldado cayó rodando por el tejado, pero no fue suficiente para impedir que las alarmas salasen. Las luces del techo empezaron a ser más intensas mientras una sirena avisaba de intrusos como era costumbre, y el ruido de soldados acercándose era cada vez más cercano. Sôkar fue ayudar a Lluvia, cuya mano estaba ensangrentada, la pierna era un ciento de pequeños ríos rojos. Ella afirmo no ser más que un rasguño, pero no denegó la ayuda de Sôkar para caminar, pero si la de Kaji. Salieron el chico sombra y la chica agua, mientras Kaji quedaba un poco atrás protegiéndoles las espaldas mientras disparaba. Mat desde su posición también derribo algún que otro soldado, aunque las armas no eran su estilo. En un segundo, aquello empezaba a estar lleno de soldados y darse la vuelta y salir era un riesgo importante. Entonces Kaji se fijó en una bombona que no se encontraba muy lejos de él. Sôkar la había dejado allí porque estaba defectuosa, y no quería jugársela. Kaji lanzo una bola de fuego brillante al recipiente, que exploto haciendo temblar el edificio. No fue una explosión impresionante, el fuego ni llego a tocar el techo de la cueva, pero fue suficiente para distraer a los guardias y que Kaji pudiese salir sin problemas. Kaji siguió las gotas de sangre que había ido dejando Lluvia tras su camino con Sôkar, y pronto llego donde estaba el camión y el quad. Lluvia permanecía sentada en el suelo, mientras Mat le hacía un vendaje rápido, había que irse lo antes posible de allí. Con la pierna así era normal que Sôkar no quisiese que Lluvia condujese el quad, pero ella no lo abandonaría. Sôkar pensó en ir él con Lluvia en el quad, pero recordó que un camión-4x4 solo sabía utilizarlo él y que no le quedaba otra. Finalmente le toco a Kaji hacer de chofer de Lluvia, ya que Mat era malo con los vehículos y de Zap era mejor ni fiarse. Kaji iba en cabeza con el quad mientras Lluvia se apoyaba en su espalda un poco cansada mientras hacía esfuerzos por no quejarse por la pierna. Kaji podía sentir casi el aliento de la joven en su espalda, que hacia el mayor esfuerzo posible por no apoyarse en él, era muy orgullosa. Finalmente al cabo de una hora, y sin ningún tipo de incidente más decidieron parar. La venda provisional de Lluvia estaba bastante llena de sangre, aunque tampoco había que preocuparse mucho, pero más de un rio de sangre se había escapado del vendaje y había descendido por su pierna hasta que finalmente las gotas carmesís caían al suelo. Mat atendió con más tranquilidad la herida, limpiándola y dando un buen tratamiento. Al final no era tan grave como parecía. La bala solo había rozado de manera un poco profunda, pero en una zona con mucha sangre, de ahí que todo se tiñese de rojo. En menos de diez minutos Lluvia ya tenía un vendaje decente y aseguraba poder caminar sin problemas. La verdad es que caminaba, aunque un poco más despacio, pero una sola bala no ganaría a Lluvia. Más tranquilos hicieron balance de las bombonas que habían conseguido, con un total de 64, las suficientes como para no volver a por ella durante unos veinte años o incluso más. Dino les debía recompensar muy bien por aquello.

Ahora se encontraban en la frontera con Reptilia, una región peligrosa por la enorme cantidad de hongos venenosos, plantas y reptiles que allí abajo se encontraban. Por las paredes ya se veía más musgo de lo normal y pequeñas islitas de césped crecían de manera desordenada. Lluvia se subió a su quad, esa vez sola, y dijo que era hora de volver a casa, a lo que todos estuvieron de acuerdo. Empezaron a conducir hacia la base, aunque tardarían al menos otras tres o cuatro horas en llegar, y si todo iba bien. Lluvia no mostraba indicios de que la pierna le molestase, o quizás era demasiado orgullosa para demostrarlo, aunque seguramente era el segundo. Kaji empezaba a dormirse en el asiento buyate del camión, igual que Zap que llevaba dormido desde hacía hora y media, y Kaji dejo caer sus parpados. Todo iba bien, solo lo despertaba alguna piedra brusca en el camino, pero los problemas estaban por llegar. Lluvia cansada de conducir y con la pierna dolorida quería llegar de una vez, así que decidió ir por un atajo. Sôkar dudo al principio, pero finalmente siguió el quad de Lluvia. Era una especie de acantilado, con una carretera abandonada cuyo asfalto estaba roto. A su lado derecho podía verse una de las enormes cavernas de Reptilia, que llegaba más allá de donde alcanza la vista. La cueva de varios kilómetros estaba llena de árboles extraños que habían crecido allí de manera salvaje, alimentándose de la increíble mata de hongos que cubría el techo e iluminaba todo como si de bombillas se tratasen. Allí abajo seguro que había todo tipo de criaturas venenosas, y que te comerían sin dudarlo, sería mejor no bajar. La carretera cruzaba por un acantilado alado de la caverna, y seguía por ahí un par de kilómetros, y como estuviese cortada o derruida se iban a ver en un bonito problema de dar marcha atrás al camión. Lluvia fue abriendo camino lentamente, haciéndole señales a Sôkar para que tuviese cuidado con los baches. Llevaban vente minutos cuando casi estaban en el final, pero finalmente llegaban los problemas.
Los ruidos de los disparos hicieron que se sobresaltasen y Sôkar estuvo a punto de dar un volantazo y caer por el barranco, pero finalmente lo mantuvo firme. Kaji y Zap despertaron de golpe y desorientados sin saber qué hacer. Sôkar acelero un poco para poner el camión a salvo, con todas aquellas bombonas como una bala le diese a una saldrían volando y seguro que hasta caía la caverna abajo, o sino parte de ella. Lluvia aparco el quad en un borde de la carretera y rápidamente creo un escudo de agua mientras Sôkar aparcaba. No sabían de dónde venían las balas, pero pronto los responsables se hicieron ver. De entre la maleza salieron cuatro sombras que se colocaron enfrente de ellos en la carretera. F-13 hacia su aparición. Lluvia maldijo de todo por lo bajo mientras sujetaba su arma en alto, y el resto de chicos bajaban del camión para prepararse para la pelea. Melón, arrogante como siempre, iba en cabeza y mostró una sonrisa que era una mezcla de odio y arrogancia cuando vio a Lluvia.

- Lluvia… por fin te dignas a aparecer, hacía tiempo que quería verte- pronuncio Melón dando un par de pasos, dejando a atrás a Flama, Magmuto y Bombeta- ¿Te acuerdas de esto? - pregunto enseñando la mano derecha robótica que se movía haciendo unos ruidos de válvulas y sus ojos emanaba odio.

- ¿Qué pasa? ¿Te he estropeado las noches solo?- respondió Lluvia con una sonrisa. Era extraño verla sonreír o bromear, pero ante Melón quería mostrar una pose segura y confiada. Melón se enfureció más ante el comentario de la joven, cerrando la mano de golpe. Lluvia volvió a sonreír mientras el resto callaban- Si quieres también te puedo cortar el cuello, a ver si consiguen hacerte otro arreglo con tu cara… aunque lo dudo - Pronuncio tranquila, pero la paciencia de Melón tenía un límite. El chico se lanzó hacia ella como una bala, y la joven con un ágil movimiento saco su resplandeciente katana del paraguas que llevaba a la espalda y la interpuso entre los dos. El choque entre el metal del arma y del de la mano hizo saltar algunas pequeñas chispas de la mano robótica. Ambos se miraron a los ojos, con ese odio que se sentía al ver al líder de sus enemigos y con deseos de muerte. Rápidamente empezó el segundo golpe, y el tercero y el cuarto, mientras el resto miraban. Lluvia jugaba con la desventaja de tener la pierna herida, la cual empezó a sangrar de nuevo. Kaji alternaba su mirada entre la pelea y Flama, mientras mantenían las armas en alto, y fue gracias a eso por lo que pudo evitar lo peor. Mientras miraba a Flama se fijó como el chico corpulento de su lado, Magmuto si no se equivocaba, se preparaba para entrar a pelear. Aun de ser un chico casi todo músculos era rápido, y en apenas un segundo se metió en la pelea de Melón y Lluvia, colocándose detrás de la chica. Ambos iban a darle un golpe aprovechando la sorpresa de la joven de un nuevo contrincante, pero Kaji igual de rápido se unió deteniendo el puño de Magumuto que se dirigía a la espalda de la joven, sin embargo aun de la ayuda, Lluvia no pudo detener la patada llameante que le dio Melón en la cadera, haciendo que la joven retrocediese unos buenos pasos hacia el acantilado. Intento guardar el equilibrio pero el pie de Lluvia piso en una zona de tierra falsa en el borde del barranco, y su cuerpo cayo junto a pequeños montones de tierra hacia la selva. Sôkar grito su nombre y estuvo a punto de lanzarse a por ella, pero el chico llamado Bombeta se interpuso entre ambos. Escucharon como Lluvia caía, pero no pudieron hacer nada. Kaji aun sujetando el puño de Magmuto pudo oír decir a Melón.

- Voy a por ti Lluvia…- mientras saltaba tras ella por el barranco. La pelea entre esos dos sería algo realmente serio, y hasta Kaji temía por que Lluvia saliese bien de esa. Debitan acabar pronto con el resto de F-13 e ir a ayudarla.

Antes de que Kaji pudiese reaccionar, Magmuto le propago otro puñetazo tirando a Kaji al suelo, pero ahora fue Zap quien protegió al pelirrojo de un tercer golpe mientras cientos de chispas emanaban de él. Kaji miro alrededor, y Sôkar peleaba con bombeta, aunque ese pequeño era rápido no era rival para Sôkar. Mat saco de su bolsa unos sais y rápidamente se lanzó a ayudar a Sôkar, aunque este no lo necesitase. Kaji estaba demasiado distraído mirándolos hasta que noto como un peso se colocaba encima de él, y un puñetazo caliente le rozo la mejilla chocando contra el suelo. Encima del, Flama había lanzado su golpe falso, y ahora las puntas de su cabello rozaban el rostro de Kaji quien quedo medio perplejo.

- No te distraigas…- pronuncio Flama en bajo mientras preparaba otro puñetazo, pero Kaji pudo reaccionar a tiempo. Coloco sus pies en el vientre de la joven lanzándola hacia atrás y pudiéndose levantar del rápidamente. La miro a la cara, sabiendo que aquello seria otro combate medio fingido, aunque necesitaba hablar con ella. Pelearon un rato, mientras que de vez en cuando, en la selva, salía una llamarada o caían árboles, aquellos dos no se cortaban a la hora de pelear. Kaji le hizo un gesto a Flama, y después de un golpe que él se dejó dar se echó también a la selva, un lugar donde sin duda sería mucho más como hablar. La chica lo siguió sin dudar, atravesando la espesa selva que había allí formada. El suelo era una mezcla de rocas y hiervas altas que dificultaba el paso, y las espesas arboles no dejaba ver el techo de la caverna. De vez en cuando veían un árbol quemado con cientos de cortes, y sabían que los otros dos habían cruzado por aquella zona. Finalmente Kaji se quedó quieto, fijándose en si se oía algo o no, pero solo el ruido de las ramas rompiéndose a lo lejos rompía el silencio. Flama paro también, jadeando un poco- ¿Qué pasa Kaji?- pregunto mucho más relajada. Parecía imposible que hacia menos de cinco minutos intentasen matarse.

- Tenía que hablar contigo… ¿pero qué tal estas?- pregunto mientras se sentaba un rato en la hierba. Aun le dolía el puñetazo que le había propinado Magmuto, y ahora cerraba y abría la boca para asegurarse de que la mandíbula no estuviese descolocada.

- Yo estoy bien, bueno, todo lo que se puede estar en la base de los SS jeje- rio de manera algo tímida y a la vez despreocupada.

- Bueno, tranquila, he encontrado a alguien que nos puede ayudar- pronuncio Kaji sonriéndole. Ella puso rostro de sorpresa, ya que no podía imaginarse quien podría ser.

- ¿Quién?

- Yo…
- sonó una voz desde los árboles que hizo que se pusieran en guardia. De entre la oscuridad de los arboles Sôkar apareció como si hubiese estado allí todo el tiempo. A diferencia de lo que Kaji esperaba, a Flama no pareció resultarle agradable ver allí a Sôkar, y rápidamente se envolvió en llamas por si había que pelear en serio- Tranquila, vengo en son de paz- dijo Sôkar poniendo las manos delante en señal de que no haría nada. La voz del chico no era amigable, si no muy seria, pues sabía que ella aun podía ser un enemigo, y siempre era mejor prevenir que curar.

- Flama, le pedí yo ayuda, y ha aceptado- dijo Kaji poniéndose a la altura de la chica para que se relajase, pero no parecía estar por la labor.

- No me lo creo…-dijo en bajo y aun en posición de ataque- Lluvia y tu habéis sido contantemente nuestros enemigos, ¿Por qué querrías ayudarme ahora?- dijo ella desconfiada.

- Por lo que me dijo Kaji. Si es verdad que te encuentras en esa situación, yo ayudare. Pero necesito algo de confianza por tu parte, así que por favor, apaga el fuego para que podamos hablar.

- …
- Flama pareció dudar, pero tras que Kaji le tocase el hombro ella finalmente bajo los brazos y las llamas desaparecieron sin quemar ni una sola hoja- Esta bien, confiare en ti Sôkar Was- dijo sonriendo un poco para intentar ganar algo de confianza.

- ¿Y los otros?- pronuncio Kaji recordando a Zap y Matarratas.

- Los he dejado peleando con los otros dos, no son muy buenos así que dudo que les de problemas. Entonces, ¿quieres salir de F-13?- dijo Sôkar acercándose con tranquilidad a la joven y a Kaji. Ella afirmo con la cabeza- Y es por esto por lo que no te puedes ir, ¿no?- señalando el collar que apretaba el cuello de la joven como si las garras de una bestia se tratase- ¿Puedo?- volvió a preguntar Sôkar acercando su mano envuelta en unos guantes negros al cuello de la joven. Ella volvió a mirar algo desconfiada al chico y a aquella mano, aun le costaba olvidar que hasta hacia tan solo unos minutos aquel gesto sería un claro intento de matarla, así que le costaba un poco estar relajada. Flama miro a Kaji, quien le sonrió como siempre, y luego ella estiro el cuello para que socar viese bien el collar. El chico sombra lo toco y le hizo dar alguna que otra vuelta con cuidado para que a Flama no le molestase, y mirando bien todo los detalles- No es una tecnología que yo entienda, puede que Matarratas, o mejor Leo, pero creo que yo no podría desactivarlo.

- No se puede desactivar
- dijo Flama algo cansada- nunca he visto quitárselo a nadie.

- ¿Y a los que ya no son de F-13? Supongo que había algunos antes que tú a quienes quitaron el collar
- pronuncio Kaji mirando a la joven. Ella simplemente encogió los hombros en señal de que no sabía.

- De todos modos, intentar quitártelo a la fuerza hará que explote- dijo Sôkar dejando de andar en él, y Flama puso bien el cuello mirando a ambos chicos- Deberíamos pedir ayuda a Mat, puede que a ti, Kaji, no te haga mucho caso, pero puede que a mí sí. A él se le da mejor estas cosas.

- Si, seguramente. La cosa es que no valla a contárselo a Dino
- Kaji.

- Si yo he conseguido no contárselo a Lluvia él será capaz también- le contesto Sôkar tranquilo. El chico sombra miro a la chica, viéndola de arriba abajo. Hasta entonces solo la había visto como enemiga, pero ahora sé que le parecía una chica normal que simplemente quería escapar- De todas formas… Flama- le resultaba extraño tener una charla directa con ella- Tu mantente como hasta ahora. Puede que en la próxima misión ya podamos quitarte de F-13 y…- Sôkar no pudo acabar, el ruido de una rama al partirse y de las hojas moviéndose le saco de su conversación. Los tres se giraron hacia el lugar del ruido, y los ojos de Flama mostraron el mayor terror posible. De entre las sombras apareció Melón tranquilo, seguido a cada lado de Magmuto y Bombeta, todos muy serios. El chico de cabellos rojizos-anaranjados presentaba un mal aspecto dentro de lo que cabía, con la roba cortada y cubierto de tierra y sangre.

- Por fin confiesas Flama- dijo Melón mientras miraba a la joven, quien no pudo más que temblar al darse cuenta de que la habían pillado. Los tres se adentraron un poco en la zona donde estaban Kaji, Sôkar y Flama- He de confesar que me decepcionas enormemente Flama, ¿Qué diría el capitán de ti? ¿Y tu padre?- pronuncio serio jugando a un juego psicológico al que Flama aún no estaba preparada. Kaji la miro y la echo un poco para atrás para protegerla- Da igual lo que hagas, no podrás salvarla. Con mucho dolor- pronuncio exagerando la voz- he de afirmar la alta traición que nos has hecho Flama, a Fuego 13, a los Soldados Secretos, al gobierno y al propio Rey, y el castigo por ello es la ejecución inmediata…-pronuncio lo último con una sonrisa. Sus compañeros F-13 se pusieron en guardia para la batalla. La cosa se complicaba, y un centenar de problemas rondaban la cabeza de Kaji, desde como estarían Zap y Matarratas, a donde estaba Lluvia en aquel momento, temiéndose lo peor.



Ariadna7 Mensaje Lun Mar 04, 2013 3:35 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
¡Era un genjutsu! Es imposible que el capitulo sea mejor,has mejorado en la ortografia y encima me has dejado con la intriga.

PD:¿Morira Flama?,¿Luvia y los demás estarán vivos?¿Despertará Nizo de su siesta laguna vez?

PD2:Son demasiadas preguntas para mi,esta noche seguro que no duermo.


xXnaloviXx Mensaje Lun Mar 04, 2013 8:36 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
.............¿tu me odias verdad?¿como lo puedes cortar hay? .-.
XD broma enserio me ha gustado mucho el capitulo lo de las noches solo de Melon me ha matado XD y espero que todos esten bien y que no maten a Flama y que Nizo despierte y que todo sea feliz y rosita :3




Sayara Mensaje Lun Mar 04, 2013 9:47 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
Jaja os odio a todos y por eso os dejo asi XD... Era broma

Eso si, me encanta dejaros con el gusanillo jaja. Lo de Melón lo estuve dudando mucho, pero al final lo puse XD. Bueno, a partir de ahora iré metiendo mas emoción en los capítulos, si se puede jaja

Últimamente estoy viendo que el fic lo siguen cada vez más personas, eso me anima muchísimo, a ver a cuantos fans llegamos jaja

Pd: seguiré mi guerra contra mis faltas de ortografía, que es mi kriptonita jaja



Sayara Mensaje Dom Mar 10, 2013 10:16 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 26
0
Título del mensaje:
Hola Hola Sonrisa

Mejor tarde que nunca ya os traigo el capitulo 32 de mi fic "La ciudad del cielo gris" (me sigo sin creer que haya escrito tanto >.<).

¿Que decir de este capitulo? Pues que casi se podría considerar un capitulo especial de lo largo que es. Normalmente mis capítulos tienen alrededor de unas cuatro mil palabras, tres-cuatro hojas del word a numero 9 ( el anterior fue largo y fue de cerca de 4,800), pero es capitulo tiene cerca de siete mil, creo que el más largo desde el capitulo 2. Estuve dudando mucho si cortarlo, pero finalmente lo deje así Sonrisa . Ademas me ha gustado mucho como ha quedado y espero que a vosotros también.

Gracias por leer y comentar, siempre me alegra muchísimo saber vuestra opinión y si lo que he escrito os ha gustado. Así que muchas gracias Very Happy

Hasta el domingo que viene.


Capítulo 32: Se enciende el fuego





Kaji se puso delante de Flama para protegerla, pues ella en ese momento no estaba para nada. Sus ojos mostraban el mayor terror posible ante la muerte, una muerte que parecía estar más cerca que nunca. Kaji miro de reojo a Sôkar, quien tenso todo su cuerpo ante la gravedad de la situación. No solo debían enfrentarse a tres de los F-13, si no que no sabían que había sido de Lluvia, Zap y Matarratas. Melón no presentaba un buen aspecto, tenía heridas y una gran cantidad de sangre manchándole su traje, la cual no parecía suya, y la sonrisa arrogante que mostraba daba más que desconfiar ¿Habría perdido Lluvia? Era algo casi imposible de creer, pero a la vez la respuesta más lógica a la desaparición de la joven. Y Zap y Matarratas debieron pasar la misma suerte, o quizás Magmuto y Bombera los abandonaron en el combate para juntarse con Melón. Kaji esperaba que fuese la segunda opción. Pero fuese como fuese, ahora estaban solos y había que luchar. Los F-13 se envolvieron en sus elementos, fuego, magma y luz, dando un aspecto grandioso y temible, que haría dudar de la victoria a cualquiera. Kaji mando a Flama echarse un poco para atrás, sería difícil pedirle que luchase contra los que hasta hacia poco eran considerados sus compañeros. La joven dio dos pasos para atrás dudando que hace. Kaji rápidamente dejo que su cuerpo se envolviese en unas llamas que iluminaba todo lo que estuviese cerca. Por otro lado Sôkar empezó a crear sus sombras, las cuales ni Kaji podía eliminar. Empezaba la batalla. De un rápido movimiento Melón se lanzó hacia ellos, teniendo como objetivo Flama quien no parecía que fuese a luchar ni defenderse. Kaji consiguió pararlo a duras penas, la fuerza del chico fuego de F-13 era mucho mayor que la de Kaji, las cosas se complicarían. Los otros dos compañeros de F-13 se lanzaron y tuvo que ser Sôkar quien los detuviese con una gran maestría. El chico sombra creo un portal, y del saco unos hilos oscuros e tenebrosos, que rápidamente se unieron y se transformaron en un arma. Una guadaña larga y oscura, cuyo filo brillaba aunque estuviese hecho de oscuridad. Sôkar la manejo con tal maestría que imponía solo con verle, incluso Kaji cuya pelea con Melón le impedía a duras penas entretenerse quedo con la boca abierta ante tal arma. La pelea comenzó no muy bien para los chicos de 5 elementos. Melón se cebaba con Kaji como la última vez, riendo y dándole puñetazos y golpe que hacían estremecerle el alma. Kaji se dio cuenta que aquellos golpes no eran fuertes, lo que quería Melón era entretenerse con él como si de un muñeco se tratase. Sôkar mantenía a raya a los otros dos, pero jugaban sucio y su trabajo en equipo le hacia el combate duro a Sôkar, no sabían cómo iban a salir de aquella. La ropa de Kaji empezaba a convertirse en añicos y a quemarse con cada golpe de Melón, y Sôkar sentía mucho más intensamente las quemaduras producidas por aquellos dos. El combate se alargó un poco, y Magmuto le echo un ojo a Flama, quien apenas se movía mientras observaba aterrorizada y confundida. Magmuto fue a por ella pensando que Sôkar estaría entretenido por Bombeta. Pero alguien lo detuvo. Kaji sangraba por la boca y jadeaba como si apenas le quedase vida, pero sostuvo fuertemente el brazo parando el fuerte puño de Magmuto que tenía la fuerza de un animal.

- No la tocaras…- pronuncio a duras penas, pero devolvió el golpe dándole un puñetazo en el rostro a Magmuto. Un puñetazo cuyas llamas llegaron a elevarse casi dos metros y provocó que aquel chico montaña cayese a una buena distancia. Las llamas de Kaji empezaron a crecer convirtiéndose en una antorcha humana. Su ropa flotaba entre el fuego y sus pasos dejaban marcas negras en el sueño de tierra y roca. Era difícil distinguir donde acababa el pelo del chico y donde empezaban sus llamas. Flama lo observo con la boca abierta, como si acabase de ver a un majestuoso fénix alzar el vuelo.

Kaji corrió rápidamente hacia Magmuto antes de que se levantase, y se puso encima de él propagándole una buena serie de puñetazos. El chico magma intento defenderse como pudo, pero en ese momento la fuerza e ira de Kaji lo superaban. De repente una sombra se abalanzó sobre Kaji, preparando su ataque.

- Kaji, ¡cuidado!- fue lo único que pudo gritar Flama cuyos ojos empezaban a cubrirse de lágrimas. Kaji se dio la vuelta para ver como Melón se lanzaba sobre él también envuelto en unas majestuosas llamas, pero de nuevo alguien se puso entre ellos. Sôkar, rápido y ágil, protegió a Kaji poniendo la guadaña delante de Melón. El arrogante dio su puñetazo a la hoja plana de la guadaña, haciendo que Sôkar sonriese. Sin saber cómo, las llamas de Melón empezaron a ser absorbidas por aquella guadaña creada con las más tenebrosas sombras de la noche, haciendo que el chico retrocediese sorprendido. Kaji se levantó de encima de Magmuto, quien no parecía por la labor de levantarse, y pego su espalda con la de Sôkar.

Parecía que el chico magma estaba ya fuera de juego, su rostro cubierto de sangre y sus ojos entreabiertos demostraban que Kaji se había pasado un poco, pero puede que así fuese mejor, uno menos. En un lado estaba Melón, cuyo brazo sin llama, que habían sido absorbidas, volvió a arder a los pocos, demostrando que no sentía debilidad ninguna, y Bombeta, el chico pequeño de luz que era muy escurridizo los tenían rodeados. Kaji sabía perfectamente que allí el problema más grande era Melón, pero sabían que el otro chico no dudaría en hacer ataques para beneficiar a su compañero. Sôkar movió su guadaña hacia Melón, indicando que ahora sería él quien se encargaría del jefe, y Kaji afirmo en silencio. Ambos se lanzaron contra sus adversarios, esperando que aquel fuese el último asalto. El chico llamado Bombeta era muy hábil, increíblemente hábil, sobre todo con su arma que se trataba de un pico. Kaji escucho más de una vez como aquel trozo de hierro cortaba el aire tan cerca de su rostro que asustaba. Bombeta era elemental de luz, y aunque pareciese que esos ataques no hacían nada, realmente hacían bastante daño. Te quemaban la piel de una forma extraña, que no era comparable a la del fuego, era como si te quemase los huesos y se derritiesen desde dentro. Kaji entendió por qué a Sôkar le era complicado pelear contra alguien como él, la luz y la oscuridad eran contradictorios, y ambos llevaban unas armas más o menos parecidas, guadaña y un pico. Kaji fue deteniendo los golpes de Bombeta como pudo, he incluso se dio cuenta de que empezaba a ganarle terreno. De fondo la pelea de Sôkar y Melón parecía mostrarse muy interesante, ya que aunque Sôkar no fuese tan fuerte como Lluvia, era capaz de pararle los pies un buen rato a Melón. Algunos árboles cercanos empezaron a arder y el fuego se propagaba muy lentamente, pero formaba una nube de humo negra que empezaba a cubrir el techo de la caverna de humo y a tapar los cientos de hongos luminosos, la luz de empezaba a ir. Kaji creía ya tener casi vencido a Bombeta, jadeaba y sudaba mostrando su cansancio, pero entonces Melón grito algo que no llego a entender, pero entonces el pequeño Bombeta sonrió de manera malvada. De repente, el chico de luz empezó a brillar de una manera que a Kaji empezaron a dolerle increíblemente los ojos, como cuando miras directamente una bombilla muy de cerca, cuando los ojos te escuecen y se te secan. Kaji se los tapo automáticamente con el brazo, y se agacho un poco sin saber que iba a pasar. Seguro que aquel rayo de luz había iluminado toda la caverna de varios kilómetros de largo. Duro un buen par de segundos aquella luz, cegando a Kaji de una manera horrible y confusa, aunque no era a él a quien realmente quería deslumbrar, y un disparo retumbo por las paredes al igual que la luz. Entonces, el grito de Sôkar llego a los oídos de Kaji, pensando en lo peor. La luz empezó a disminuir, hasta que finalmente la oscuridad volvió a imponerse. La bola de humo impedía que hubiese más luz, y el humo empezaba a llegar a sus pulmones. A Kaji le costó un buen rato abrir de nuevo los ojos, los cuales le escocían y le picaban, y le costó un buen par de veces hasta que sus ojos se acostumbraron de nuevo. Bombeta cayó de rodillas y luego al suelo, sin fuerzas después de aquel ataque, pero otro ruido hizo llamar la atención de Kaji. El pelirrojo se giró viendo como Sôkar estaba arrodillado y jadeando, con numerosas manchas de sangre bajo él, y Melón con un arma en alto. El rastrero de Melón había utilizado el ataque de Bombeta para cegar a Sôkar, y debilitarlo ya que el chico no podía usar bien el don de la oscuridad con aquel ataque de luz, para dispararle mientras el joven estaba cegado. Sôkar escupió una buna cantidad de sangre, pues además de las heridas ya propagadas de Melón, ahora un disparo le había atravesado el pecho. Sôkar aguanto a duras penas de rodillas y sus brazos le temblaban aguantándole y finalmente no pudo más, y cayó sobre su propia sangre sin apenas respirar. Melón rio con un tono de superioridad, mientras su rival se debatía entre la vida y la muerte.

- ¿Quién dijo que no se podía jugar sucio?- sonrió mientras guardaba de nuevo el arma que aún estaba caliente del disparo. Kaji quedo paralizado, dándose cuenta de que hasta qué punto podían ser rastreros los de F-13, y a la vez que había quedado solo en aquella pelea. Melón se acercó a Sôkar, quien tirado en el suelo no podría detener ni un solo ataque, y el líder de F-13 le dio una patada, la cual provoco que el chico sombra se dice la vuelta quedando boca arriba mientras escupía sangre, sabiendo que de aquella manera era fácil que se ahogase en su propia sangre- Uno menos…- pronuncio, pero no pudo decir más, pues Kaji se lanzó hacia él con los ojos llenos de ira.

Kaji consiguió darle un puñetazo en el rostro, haciendo que Melón retrocediese y se alejase de Sôkar, quien intentaba echarse a un lado para no ahogarse. Las llamas de Kaji resplandecieron como las llamas del infierno, y su rostro severo dejando claro que no se echaría para atrás en aquella pelea. Melón se limpió el pequeño hilo de sangre de su labio partido, y sonrió volviéndose a llenar de llamas. El fuego del infierno iba a luchar. Ambos se lanzaron contra su contrincante, haciendo que la temperatura del lugar subiese de manera importante. Los golpes, los puñetazos, las patadas y los movimientos para esquivar un golpe en llamas se sucedieron de manera muy rápida. Cada golpe hacia retumbar el suelo y los árboles que ardían como antorchas en la noche. La luz empezaba a escasear por culpa del humo negro de los árboles que estaban ardiendo. Esta vez Kaji parecía estar a la altura de Melón, no como la última vez que solo había servido como saco de boxeo, ahora detenía y propinaba ataques. La pelea se estaba alargando, y Kaji podía sentir como Melón conseguía cortar su carne con aquella mano robótica que debía tener alguna que otra cuchilla para aumentar sus golpes, y además le quemaba. Aun de ser Kaji un elemental de fuego, él de Melón estaba a tal temperatura que conseguía quemarle la carne. Al cabo de unos minutos, donde ambos empezaban ya a decaer por el cansancio, Kaji se dio cuenta de que llevaba las de perder. Aunque estaba luchando con toda su fuerza y muy concentrado, Melón seguía siendo bastante más fuerte, y sus malas artes no mejoraba. Kaji piso sin querer una rama podrida la cual le hizo perder el equilibrio, y una patada de Melón en el pecho hizo que cayese al suelo. Melón se colocó encima suya, pisándole las muñecas para que no pudiese contraatacar.

- Hora de eliminar a 5 elementos- pronuncio sonriendo, mientras su mano robótica empezaba a transformarse, y las puntas de sus dedos mostraban unos pinchos de unos diez centímetros que brillaban como los ojos odiosos de Melón- ¡Muere! - Pronuncio mientras descendía la mano en dirección el corazón de Kaji, si aquellas agujar conseguían atravesarle el pecho y llegar al órgano aquel seria el final. Las garras estaban a apenas unos centímetros de su pecho, cuando algo lo paro de golpe. La mano de Flama consiguió parar la de Melón justo antes de que aquel acero tocase la carne de Kaji. Melón miro con odio a Flama, quien por fin había conseguido reaccionar ante aquella escena.

- No te permitiré volver a tocar a Kaji- pronuncio lo más seria posible, aunque se notaba que aún tenía miedo de Melón. La mano de la joven temblaba, aunque tenía suficiente fuerza como para parar su golpe. Melón movió la mano rápido deshaciéndose de la de Flama, y dirigió su mano al rostro de la joven.

- ¡Aparta!- pronuncio gritando mientras las garras del chico arañaban la mejilla de la joven. Flama se había intentando apartar, pero aquellas garras eran demasiado largas y le habían dibujado tres arañazos en su mejilla, las cuales sangraban y el líquido carmesí se deslizaba por su rostro y goteaban sobre su ropa. Flama se apartó llevando su mano a su mejilla llenándola de sangre. Melón se apartó de encima de Kaji, quitando sus pies de las muñecas del joven a quien se le escapo un grito de dolor. Kaji tirando en el suelo fue realmente consciente de hasta el punto al que habían llegado las heridas que le había hecho Melón. Sentía su cuerpo entumecido y pesado, apenas podía moverse y casi no notaba los dedos ni las manos. Jadeaba de manera pesada y lo que respiraba era mayormente humo que flotaba en el ambiente de manera pesada costándole aún más respirar. Melón fue hacia Flama, quien volvió a quedar medio paralizada por el miedo, pero intentaba mantenerse firme y mostrar una actitud segura. Quedo un segundo enfrente de ella, y una patada rápida en la cadera, que Flama no pudo esquivar, provoco que la chica cayese al suelo. Por supuesto aquello no era nada comparado con las peleas que había tenido con Lluvia, pero el hecho de que el miedo le recorría el cuerpo la convertía en alguien que notaba mucho más el dolor, sabiendo que su muerte estaba cerca. Melón se acercó a ella y su mano de metal sujeto su cabello de manera brusca. Las llamas que cubrían al chico hizo que la goma que sujetaba el pelo de la joven se quemase y el cabello cayese por su rostro al igual que la sangre de la mejilla. Melón tiro de su pelo y la hizo ponerse de rodillas, mientras que de los labios de la joven salía un grito- Ya es hora de acabar con esto… los traidores como tú no merecéis clemencia- La mano de Melón se alzó y la puso en dirección el cuello de la joven, justo encima del collar que la aprisionaba. El rostro de Melón ya no mostraba sonrisa alguna, y miro a los ojos de Flama por última vez- Ambos sabíamos que esto llegaría- pronuncio justo antes de que su mano descendiese. Flama cerró los ojos esperando la muerte que la llamaba, pero lo único que sintió fue un calor extraño, uno que nunca antes había sentido. Flama espero unos segundos, pero nada sucedía, pero notaba una luz que la bañaba. Abrió sus ojos mostrando sus iris rojo fuego y pudo ver como Kaji había parado el ataque de Melón, igual que había hecho ella. Pero era diferente. El rostro de Melón mostraba una incredulidad ante lo que estaba sucediendo, y lo dejo sin hablar. La mano de Kaji, la cual estaba sangrando, también estaba aferrando fuertemente la de hierro de Melón, sin temblar ni flojear un poco. El rostro del chico permanecía oculto bajo una capa de llamas que se movían lentamente, pero aun así su boca permanecía seria. De repente, vieron como las llamas de la mano de Kaji empezaron a ser negras, tan negras como la oscuridad más absoluta. Primero fueron dos o tres llama pero luego esas llamas empezaron a extenderse por el brazo. Melón y Flama miraron aterrorizados la escena, sin saber qué hacer. La piel de Kaji también se volvió de un color negro, como si se estuviese quemando. Melón intento apartar la mano, soltarse de la de Kaji, pero el chico la tenía bien sujeta y no iba a soltarla. Las llamas negras llegaron hasta su rostro, cubriéndole el lado derecho. Flama sentía un calor increíble, uno que nunca antes había sentido, aquellas llamas tenían unas temperaturas propias del infierno. Kaji permanecía en silencio, mientras que el lado derecho de su cuerpo se volvía negro.

- Nunca más…-pronuncio con una voz pesada, la cual hizo temblar al propio Melón. Kaji levanto la cabeza, mostrando su medio rostro negro y como en su ojo derecho habían desaparecido tanto la pupila como el iris, mostrando un ojo completamente blanco y siniestro. Melón aparto al vista al notar como su mano se quemaba. Kaji empezó a hacer más fuerza en la mano, y los hierros empezaban a derretirse como si de hielo se tratasen. Las gotas de metal se deslizaban por la mano de Kaji y caían al suelo formando pequeños charcos que aun estaban medio hirviendo. Melón no se podía creer aquello, su mano estaba hecha con uno de los metales más resistentes que existían, ni él mismo usando todo su poder podría ser capaz de derretirla, y a Kaji parecía no costarle ¿Qué demonios era aquel fuego negro?- Nunca más… ¡volverás a hacer daño a Flama!- grito Kaji con una voz salida del inframundo, y acompañado de un fuerte crujido rompiendo la mano robótica a Melón.

El chico F-13 quedo únicamente con el pulgar y con un poco de palma, pero los hierros estaban derretidos y los cables sueltos echaban pequeñas chispas. Kaji se puso delante de ella y tiro a un lado el otro trozo de mano, y se preparó para la pelea. Melón no pudo hacer nada, en menos de un segundo Kaji se lanzó sobre él propagándole rápidos golpes que hacían gritar de dolor al propio Melón. Los puños estaban más calientes que nunca, dejándole marcas en el cuerpo de fuego de Melón. Una marca del puño de Kaji le quedaría durante un buen tiempo en la mejilla. El traje de Melón, hecho de una materia especial, hecho para que no se deshiciese ni en las temperaturas más elevadas, se quemó ante los puñetazos de Kaji, quemándole así también la carne que había debajo. Melón se intentó defender como pudo una y otra vez, pero Kaji no se lo permitía y continuaba con su lluvia de golpes, hasta que finalmente se arto. Kaji le dio un último puñetazo a Melón desde abajo en su mandíbula, haciendo que el chico cayese a una buena distancia, con los ojos casi en blanco, lleno de quemaduras y sin poder levantarse. Aquello había acabado. Kaji quedo quieto unos segundos, mientras miraba a Melón derrotado quien no podría moverse en un tiempo. La respiración de Kaji era agitada y sentía como el pecho le ardía. Las llamas negras seguían bailando sobre él, pero con mucha menos fuerza.

- ¿Kaji?- escucho la voz de Flama a sus espaldas, y se giró para poder mirarla. El rostro de la joven aun mostraba miedo, miedo ante aquel Kaji que ella no conocía. Ella no se acercó, simplemente se miraron, ambos estaban horribles. Flama tenía tres cortes importantes en su mejilla, la cual sangraba y manchaba todo su traje con cientos de gotas, y su pelo ondulado esparcido por su rostro de manera salvaje. Kaji mostraba peor aspecto, lleno de heridas, quemaduras y con aquellas llamas extrañas- ¿Estas bien?- pregunto la joven acercándose un poco. De golpe Kaji dejo de producir aquellas llamas, el agotamiento le podía. Su ojo volvió a ser el normal, y su piel volvió a tener un color de siempre. Pero el cansancio le puedo y estuvo a punto de caer, pero Flama consiguió sujetarlo en el último momento- ¡Kaji! ¿Estás bien? Contéstame Kaji- pregunto con algo de pánico ante el desmayo del chico. El corazón de ella se llenó de dudas, por lo menos hasta que los brazos del chico la abrazaron, pegando ambos cuerpos. Flama permaneció en silencio, sorprendida.

- Lo conseguimos- soltó Kaji con una voz casi inaudible. Entonces Flama se dio cuenta que lo habían conseguido, habían vencido a Melón y al resto de F-13 y seguía viva, entonces lloro abrazada a Kaji. Solo estuvieron así un minuto, no había tiempo que perder.


Kaji volvía a ser el mismo, no había rastro del fuego negro ni de su piel quemada, y le pidió a Flama que no comentase nada de aquello por el momento. Ella solo pudo asentir. Fueron rápido a mirar el estado de Sôkar, quien permanecía boca arriba respirando pesadamente. El disparo le había disparado justo por debajo del pecho, y la sangre ya no salía a tanta cantidad. Kaji ayudo al chico a levantarse, quien espero un poco para conseguir aliento. Sôkar estaba hecho de otra pasta, pues aun de haber sido atravesado por una bala aseguraba poder andar. Aun así Kaji cogió un brazo del chico y se lo paso por los hombros para ayudarlo a caminar. Flama se colocó al otro lado, y le pregunto si podía ayudarlo. Sôkar la miro unos segundos y asintió, a lo que la joven sonrió y le ayudo sujetando su otro brazo y apoyándoselo en ella. Los tres empezaron a caminar hacia donde debía estar el camión, esperando que el resto estuviese allí. Pero antes de irse Kaji y Flama apagaron el incendio que habían empezado, dejando a una buena cantidad de árboles con las ramas quemadas y el suelo lleno de cenizas. Cuando consiguieron llegar hasta el camión, Mat y Zap esperaban dando algunas vueltas. Mat suspiro aliviado al verlos, pero cuando se dio cuenta de quien les acompañaba. Rápidamente saco sus sais y se puso en guardia. Tuvo que ser Sôkar quien lo tranquilizase y le explicase que ahora Flama era aliada, o por lo menos no una enemiga. Mat no pareció muy convencido, pero las heridas de ellos le obligaban a creerse la escusa y a ponerse manos a la obra como médico. Tapo rápidamente la herida de Sôkar, quien parecería que no había atravesado ningún órgano vital. Mat limpio y ayudo las heridas de Kaji, que no eran pocas. Le costó un poco limpiar las heridas de Flama, pues aún no estaba muy confiado de ella, pero finalmente le limpio los tres cortes de su mejilla poniéndole un parche. Mat les conto como habían perdido su combate. Esta vez fueron ellos los que utilizaron una droga para paralizarlos, pero Mat consiguió a duras penas inyectarse un antídoto, pero aun así estuvo un buen rato hasta que recupero completamente la movilidad e inyectarle también a él un antídoto. Apenas llevaban unos minutos intentando moverse cuando habían llegado ellos. Ahora el problema es que no se sabían dónde estaba Lluvia, y hacia un buen rato que no daba señales de vida. Sôkar estaba bastante asustado, pues aseguraba no sentir la presencia de Lluvia, lo que le hacía pensar en lo peor. Debían irse de allí cuanto antes, pero a la vez no podían irse sin saber si Lluvia estaba bien o no. Estaban a discutir Kaji, Mat y Sôkar sobre las posibilidades que había, mientras Flama y Zap permanecían en silencio. Entonces en ese momento sonó algo, fue tan solo un segundo, pero hizo que Kaji se girase para mirar a Flama, quien había quedado completamente pálida. Al cabo de cuatro segundos el collar de Flama volvió a emitir un pitido agudo acompañado de una pequeña lucecita roja, y ambos sabían lo que aquello significaba, el collar había empezado su cuenta atrás para auto destrucción.

- ¿Flama?- preguntó Kaji mientras el resto se giraban para mirar a la joven, sin creerse que aquello estaba sucediendo.

- Lo han activado Kaji…- pronunció la joven con una voz casi inaudible mientras sus ojos se humedecían al darse cuenta de lo que le estaba a punto de suceder. Kaji reaccionó rápidamente y cogió a Mat del brazo.

- ¡Rápido, mira si puedes desconectarlo!- gritó mientras acercaba a Mat a Flama para que mirase el collar que cada vez pitaba más rápido. Mat casi sin recibir explicaciones empezó a mirar aquel collar que parpadeaba y pitaba señalando la cuenta atrás, pero Mat no parecía conseguir nada. Flama les avisó que tendrían un minuto hasta que explotase, aunque eso les puso más nerviosos. Al cabo de unos segundos Mat dejo de andar en él.

- No soy capaz… no entiendo esta tecnología. Si hubiera tenido más tiempo podría descifrarlo… pero ahora no soy capaz- pronuncio serio a la vez que nervioso. Flama noto como su última oportunidad se desvanecía y ahora solo quedaba esperar. El collar cada vez pitaba más rápido al igual que la lucecita que se encendía y se apagaba cada vez más rápido. Quedarían cerca de treinta segundos.

- Flama…- pronuncio Kaji sintiéndose impotente ante la situación, y la abrazo para intentar tranquilizarla. Ella temblaba al igual que una hoja un día de tormenta.

- No sé cómo puede ser…- pronuncio entre sollozos. El resto miraban sin ser capaces de hacer nada- El botón de destrucción lo tiene el capitán, no debería activarlo. No debería saber que los traicione- sollozo en el hombro de Kaji- Melón debió de ponerse en contacto con ellos, o puede que él tenga otro botón, no se…- decía a duras penas. Kaji la abrazo más fuerte, mientras su corazón latía fuertemente. Flama finalmente tuvo que aceptar el hecho de que aquello se había acabado. Cuando debían faltar unos quince segundos, ella se separó un poco- lo siento Kaji...- susurro mientras lo miraba a los ojos- Gracias por todo- sonrió, y le dio un leve beso en la mejilla. Después Flama lo aparto de golpe y empezó a correr hacia el borde del precipicio, no quería que viesen como su cuello explotaba. Kaji quedo paralizado mientras la veía alejarse, sin saber qué hacer. Entonces, una voz resonó sobre el pitido que llenaba el ambiente.

- ¡Zap! Coge el collar y tira de él- Grito Sôkar desde detrás de ellos mientras se hacía en sombras. Kaji no supo muy bien lo que paso, pues todo transcurrió en solo unos segundos.

Flama corría todo lo rápido que le era posible, mientras su collar marcaba que apenas le quedaban diez segundos de vida, cuando la joven noto que chocaba contra algo. Era algo duro, fuerte y mayor que ella, que la empujo hacia atrás. Abrió los ojos para ver como Sôkar se había transportado a través de un portal de sombras a su posición, y ahora le hacia una especie de placaje impidiéndola que avanzase más. También noto los dedos de Zap en su cuello, metiéndose entre el pequeño espacio que había entre la piel y el collar, y como el rubio empezaba a tirar. Flama pensó que iban a arrancárselo por las malas, y su cuello iría con él pues el metal era grueso y resistente, pero no fue así, ellos tenían un plan. Sôkar sujeto el cuerpo de la joven, y entonces ella noto algo extraño, su cuerpo ya no existía. Noto como si no pesase nada, como se volvía etérea, junto a Sôkar quien se estaba trasformando en una sombra junto a ella. Entonces, lo único de su cuerpo que no se volvió en sombras fue el collar, del cual tiro Zap. Flama sintió como el trozo de metal atravesaba su cuello inexistente, como si atravesase una pared de humo, y finalmente se separaban. Sôkar cayó al suelo junto a ella, quien no podía creer lo que acababa de suceder, mientras Zap corría al borde del barranco y con toda su fuerza tiraba el trozo de metal al cielo. Flama era libre. El collar mientras permanecía en el aire pito rápidamente marcando los últimos cinco segundos, y la explosión que siguió retumbo por toda la caverna, mientras que el metal se convertía en una bola de fuego. Aquella explosión era demasiado grande como para que solo estuviese pensada para matar a Flama, si no que también era para que quemase a todos los que estuviesen cerca en aquel momento, los F-13 jugaban sucio. La explosión hizo a Kaji y Mat tapase los ojos por el polvo que se levantó. Sôkar protegió a Flama quienes estaban en el suelo, y la chica no podía aun creerse lo que acababa de suceder, por fin era libre. Las paredes dejaron de retumbar con la explosión, dando una tranquilidad extraña. Sôkar se levantó de encima de Flama, preguntando si estaba bien, pero la joven solo pudo tocar su cuello libre, y llorar en silencio. Kaji corrió junto a ella para ver el estado de la chica, que lloraba ante aquello que tanto había deseado, ser libre. Kaji la abrazo para intentar tranquilizarla, y ella lo agradeció, mientras los otros miraban en silencio. Al cabo de un minuto Flama se tranquilizó, y de su boca salieron mil agradecimientos por lo que acababan de hacer, asegurando que ella nunca podría pagárselo lo suficiente. Finalmente Mat, rompiendo el momento, aviso de que era hora de irse. Sôkar, sin saber cómo reaccionaría Dino al llevar a Flama a la base, se disculpó y ordeno que Flama debía ser esposada, a lo que ella no se opuso, solo Kaji. Sôkar aseguro que ante los ojos de Dino ella seria aun un enemigo, y no podían llevarla como si de una amiga se tratase, por lo menos hasta que se calmasen las cosas. Flama acepto sin rechistar que le pusieran unas esposas en las muñecas, después de lo del collar hasta le parecía poco, y la mandaron subir a los asientos traseros del camión. Sôkar mando a Kaji que tendría que ser él el que condujese hasta la base, pues el chico sombra se iba a quedar en busca de Lluvia. No se iría hasta encontrarla. Discutieron un poco sobre el tema, pero finalmente quedaron así. Mat daría la cara por Flama cuando llegasen a la base, aunque no le gustaba nada, y mientras Sôkar llevaría de vuelta a Lluvia, eso si la encontraba. Se despidieron de Sôkar mientras ponían de nuevo el camión en marcha, el cual no parecía tener ninguna avería después de los balazos que había recibido, y se pusieron en marcha.



La vuelta fue larga y un poco cansada. Tardaron casi tres horas en llegar, las cuales Kaji condujo con cansancio y el dolor de su pelea con Melón. Mat permanecía a su lado por si al chico le daba algún mareo o algo por el estilo, pero por suerte ni fue así. En el asiento de atrás, donde no podían ver la carretera, Zap “vigilaba” a Flama, aunque ella estaba cansada y apenas se movió en todo el trayecto. Aun le costaba creer que por fin lo habían conseguido. Cuando llegaron a la puerta del garaje, Kaji tuvo que hacer señas a laguna cámara de seguridad para que le abriesen, pues los únicos que sabían la contraseña eran Sôkar y Lluvia. Tardaron casi tres minutos en abrirles, pero finalmente pudieron entrar con el cargamento. Ahora vendría la parte difícil. Aparco el camión como pudo, y ayudo a Flama a bajar del auto, temiendo de que alguna alarma saltase. Nerviosos y con el corazón a mil, subieron por el ascensor hasta la base, sin saber muy bien aún como le explicarían aquello a Dino. Nada más las puertas de metal del ascensor se abrieron, Dino les esperaba con el arma en alto.

- ¿Qué hace ella aquí?- pregunto con un rostro tan serio que hasta daba miedo. Kaji automáticamente se colocó delante de ella para que Dino no disparase y les diese tiempo a explicar lo sucedido. Junto a Dino estaba Leo, quien mostraba también un rostro serio y de preocupación. En menos de dos segundos Lambda y Rubeola también se encontraban allí, pues aquello podía considerarse alerta roja. Un enemigo había entrado. Los chicos salieron del ascensor lentamente, para que a Dino no le diese por apretar el gatillo.

- La hemos salvado- respondió Kaji seguro de sí mismo, dando la cara por sus compañeros. Dino mostró un rostro de enfado y sorpresa ante aquella respuesta, sin dejar de apuntar con su arma. Se oyeron más pasos que se acercaban, y aparecieron Amor, Arturo y Sauce, aunque la chica tuvo que ahogar un grito al ver a Flama. Nunca antes la había visto, pero por la ropa sabía perfectamente quien era, una F-13.

- ¿¡Cómo!? ¿¡Pero es que estáis locos!? ¿¡Cómo habéis traído al enemigo a la base!?- Pregunto Dino medio saliendo de sus casillas ante aquella respuesta.

- Dino… mira, es algo difícil de explicar. La cosa es que ella ha rechazado volver a pelear con F-13, nos ha ayudado. Baja el arma y te explicaremos todo…- pronuncio Mat muy serio. La relación de Dino y Kaji no era buena, pero en cambio con Mat si, si era él quien se lo pedía seguramente confiaría más. Los ojos de Mat se cruzaron con los de su hermana, y enseguida supo que ella no aprobaba aquello, pero lo hecho hecho esta.

- Dios mío…- pronuncio Dino bajando el arma, aunque aún algo dudoso- No sé qué demonios se os pasa por la cabeza - dijo serio. Un pequeño silencio lleno el pasillo, el cual era bastante espacioso por ser un cruce. Dino miro a Flama quien tenía la mirada baja, esperando su veredicto. Dino suspiro cansado- Llevarla a los calabozos, esto no quedara así- Pronuncio. Leo se acercó a los chicos, y miro a Kaji directamente a los ojos, y el chico de rojo no le quedó otra que apartarse. Leo sujeto el hombro de Flama indicando que empezase a caminar, y lo mejor era no llevarle la contraria.

Dino iba a volver a abrir la boca, cuando algo se lo impidió, el ruido del ascensor que bajaba. Kaji se dio la vuelta para mirar las puertas de metal que permanecían cerradas, sabiendo que debía de tratarse de Sôkar y Lluvia. Pero quizás solo era Sôkar quien no había encontrado a Lluvia, o quizás era Lluvia quien había vuelto sola tras no encontrarlos, las opciones no eran muchas y tampoco bonitas. Finalmente el ascensor volvió a ascender y se paró en aquel piso. Todos permanecían en silencio aguantando la tensión, hasta que las puertas se abrieron un una especie de tilín. Todos quedaron sin palabras ante aquella escena, sin saber muy bien que hacer, el único que se atrevió a hablar fue Kaji, aunque no sabía cómo lo había conseguido.

- ¿Lluvia?- pregunto aun no muy seguro. Eran ambos, Sôkar y Lluvia, aunque ella no lo parecía. El chico estaba igual que cuando se habían despedido de él, pero a Lluvia casi no se le podía reconocer. Su traje de pelea se había quedado añicos, no como otras veces que tenía cortes y quemaduras, si no que ahora casi no quedaba nada de él. Del traje azul solo quedaba la parte del pantalón, que se aguantaba gracias al cinturón que olía a quemado. El torso de la chica estaba desnudo, agás de su sostén casi roto, y toda su piel estaba manchada de sangre y manchas negras y moradas. En su pecho un trozo de tela del que antes debió ser su traje le servía como venda de una herida grave, pues seguía deslizando sangre de ella lentamente. Sus guantes quemados y rotos, los calcetines altos igual y las botas destrozadas, lo suyo no debió ser una pelea, sino una paliza. Su pelo largo hasta la cintura ahora mostraba enormes manchas negras por las puntas, señal de que se lo habían quemado. En su pierna izquierda quedaba una pistola, sujeta aun por una última correa que no había roto, pero poco le quedaba. El rostro de la joven, también lleno de manchas de sangre y moratones, mostraba la mayor seriedad y cansancio posible, haciendo preguntarse a la gente como aún se podía mantener en pie. En la mano derecha de la chica, su espada, o lo que quedaba de ella pues estaba partida a la mitad, también estaba manchada de sangre. La joven permanecía en pie ella sola, seguramente no quería parecer débil pidiendo ayuda, pero sin duda estaba mal. Si Kaji había quedado sorprendido después de la pelea de hace meses de Lluvia contra F-13, donde también acabara mal, aquello ni se le acercaba. Melón se había cebado con ella. La joven dio un paso adelante, dejando que la luz de la habitación la bañase. Todos quedaron sin palabras al ver a la joven que permanecía en pie ante lo que parecía imposible, demostrando que ella no era normal. La joven abrió pesadamente los ojos, dejando ver sus ojos azules que parecían haber perdido parte de su color, y miro a todos los que le rodeaba. Primero pareció tranquila, por lo menos hasta que sus ojos se cruzaron con los de Flama, llevando a lo peor. Lluvia abrió mucho los ojos sin creerse aquello, y sintiendo un odio recorrer por sus venas. Sin dar tiempo a nada sujeto la pistola que le quedaba en su pierna izquierda, y apunto a Flama sin dudarlo, aunque el brazo le temblaba levemente- ¡Lluvia! ¡No!- grito Kaji intentando que la chica no disparase, pero sin atreverse a moverse para no asustarla y que disparase. Ella no podía estar en sus mejores momentos.

- ¿¡Que cojones hace ella aquí!?- pregunto llena de odio y apretando la pistola con todas sus fuerzas. Sus ojos evocaban una ira que pocos antes habían visto. La respiración de la chica se aceleró, en señal de que estaba nerviosa, debía haber pasado por lo peor, y encontrase ahora allí a la que consideraba su enemiga no le hacía ningún bien.

- Lluvia… baja el arma…- pronuncio Dino tranquilo, intentando que la joven se tranquilizase también. Alguien en su estado no debía tener en su poder un arma, y ahora se la debían de quitar. Pero Lluvia no dudo un segundo, siguió apuntando a Flama, quien se había quedado paralizada y en silencio. Dino dio un paso a delante, pero de manera lenta para que no se sobresaltase- Lluvia… tenemos que hablar de tu hermano… Nizo…- Dino hablaba de manera tranquila e intentando que la joven pensase en otra cosa, y aquellas palabras hizo que Kaji mirase a Dino sorprendido. No parecían unas palabras muy alegres, y se temió lo peor. Si Nizo había muerto y se lo decían ahora a Lluvia acabarían con lo poco de cordura que debía haber en ella en ese momento.

- ¡Me da igual!- grito sin dudarlo- ¡Quiero saber por qué cojones está esta zorra aquí!- grito mientras movía el arma rápidamente y la volvía a apuntar. Sabían que por muy mal que estuviese Lluvia, su puntería era muy buena y no le costaría hacer que la bala atravesase la cabeza de Flama.

- Te lo explicaremos… pero antes baja el arma…- volvió a hablar Dino acercándose un poco a la joven. Ella lo miro respirando fuertemente y aun dudando. Dino la miro a los ojos- confía en mí- pronuncio tan seguro como si aquellas fuesen unas palabras mágicas.

Todos estaban aguantaron la respiración esperando la reacción de Lluvia. La joven volvió a mirar a Flama con odio, y durante un segundo todos pensaron que iba a disparar, pero no fue así. Lluvia empezó a bajar el arma, muy lentamente, pero aun sin dejarla de apuntar. Kaji suspiro aliviado, pensando que todo había acabado, pero sucedió algo que nadie podría haber predicho. De repente todo empezó a moverse, ellos, el suelo, todo a su alrededor, la tierra estaba temblando. Muchos se apoyaron en las paredes para no caerse, pero aquello hizo sobresaltarse a Lluvia. El temblor provoco que ella apretase el frio gatillo sin quererlo, mientras aun apuntaba al pecho de Flama, y el ruido de la pistola resonó por todos los pasillos del refugio.




Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas