Índice del foro de jesulink.com
Volver a jesulink.com

Publicar Nuevo Topic Responder al Topic
¿Que te parecio el fic hasta el momento?
 
Muy bueno, espero el siguiente: 78%
Buena historia, no tan buena narración: 7%
Buena narracion, no tan bueno historia: 0%
Continuala, puede mejorar o ser interesante: 13%
Déjalo T^T: 0%
Total de votos : 51
 
» La ciudad del cielo gris (5 Elementos) Cap-39
Autor Mensaje
yusinho Mensaje Mar Mar 12, 2013 10:29 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 22 May 2012
Mensajes: 46

Edad: 29
0
Título del mensaje:
He leído unos pocos y me están pareciendo bastante interesantes.

Personalmente me ha resultado un poco extraño cómo estructuras algunos textos, pero forma parte de tu estilo, no digo que sea malo, sólo distinto Wink
Lo que sí estaría bien, es que le echaras un par de ojeadas a las faltas de ortografía, y no sólo usando un corrector ortográfico que puede fallar más que una escopeta de feria. Es una pena que un trabajo tan bien hecho no sea del todo redondo por ese detalle Wink

Un saludo!





¡Regalo ediciones limitadas del juego!
https://jesulink.com/foro/viewtopic.php?t=32685
francisco44 Mensaje Dom Mar 17, 2013 1:40 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Sep 2012
Mensajes: 134

Edad: 24
38.5
Título del mensaje:
Los que aún no han leído los últimos capítulos no deberían leer este spoiler e.e
Los últimos capítulos han estado buenísimos, llenos de tensión: primero haces que descubran la traición de Flama hacia fuego 13 y armas una tremenda pelea. Cuando finalmente la ganan Kaji, Sôkar y Flama, estos se reencuentran con Mat y Zap, por lo que todo parece ir bien Sonrisa, pero entonces llegas y activas el collar explosivo Gran Shonk , por un momento di por muerta a Flama y,y . Luego, en el último momento, logran quitarle el jodido collar (¡bien!), pero… aun no encuentran a Lluvia D: (tensión aumentando), por lo que Sôkar se queda a buscarla y el resto se va. Después los chicos llegan a la base y Dino permite que se quede Flama (tensión bajando). Al instante llega Sôkar junto a Lluvia por lo que al parecer el capítulo tendrá un final feliz (tensión = 0 Sonrisa), pero entonces… Lluvia comienza a apuntar con su arma a Flama (¡mierda mierda mierda!). Luego, tras un breve intercambio de palabras, logran convencer un poco a Lluvia para que deje de apuntar (aparente final feliz nº2) pero entonces… ¡terremoto!, a Lluvia se le sale un disparo en dirección al pecho de Flama (¡AAAAAA!) y terminas el capítulo sin decir si es que el disparo le dio a Flama o no (¡NOOOO, POR QUEEEEEE!), dejándome con unas poco saludables ganas de saber que pasará en el próximo capítulo (tensión = indescriptiblemente alta).

Esperando que los capítulos sigan así de geniales, me despido e.e



Ariadna7 Mensaje Dom Mar 17, 2013 9:27 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
¿Este domingo habrá capitulo?


Dangara Mensaje Lun Mar 18, 2013 4:17 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
Afff... por fin pude darme u tiempo para leer, en serio lo afirmo y lo reitero, sigue buenisimo (realista, genialoso, etc etc) Gracias Sayara-dono por seguir dandonos el gusto de leer este fic, Dios te benmdiga a montones n///w///n !




Sayara Mensaje Mar Mar 19, 2013 9:40 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi Hi a todos Sonrisa

Puff, siento el retraso del capitulo pero por fin hoy que acabado los exámenes, ya no me acordaba que era la liberta T^T. Para compensarlo subiere el 34 el sábado :3 , me pondré ya con él.

Como siempre me encanta leer vuestros comentarios y ver que sigue gustándoos Sonrisa

Y empiezo a plantearme seriamente contratar a alguien para las faltas XD, aunque sigo intentando fijarme.

Bueno, os dejo ya con el capitulo, hasta el sábado Sonrisa



Capítulo 33: Bajas



El sonido del disparo resonó por todos los pasillos de la base durante unos buenos segundos. Tras el movimiento de tierra, Lluvia no pudo evitar apretar el gatillo mientras su mente se nublaba. El cansancio no había podido más y finalmente su cuerpo se rindió y se había desconectado sin que Lluvia pudiese evitarlo. Su cuerpo inconsciente cayó al suelo, pero Sôkar fue capaz de recogerla antes de que cayese totalmente mientras la llamaba. Al mismo tiempo, Flama quedo paralizada, con los ojos bien abiertos y mientras veía la sangre caliente le salpicaba la mejilla y la ropa. No pudo no hacer ni un solo movimiento para apartarse de la trayectoria de la bala, el seísmo la había distraído además de la situación que estaba viviendo en aquel momento. Pasaron tan solo unos segundos desde el disparo, y su pecho seguía hinchado sin ser capaz de respirar, y sintió como un peso caía sombre ella. Flama lo sostuvo a duras penas, el cuerpo de Zap pesaba mucho y ella hizo lo que pudo, al fin y al cabo él acababa de salvarle la vida colocándose delante de ella. Todos habían visto como Zap, rápido como ninguno se había puesto delante de Flama y había recibido la bala en el omoplato, y con la fuerza del disparo cayo para atrás, siendo Flama quien lo sostuvo para que no cayese en el suelo. Kaji llamo a Zap alertado, siendo el primero en reaccionar, mientras Zap apretaba la herida sangrante con su mano mientras aguantaba el dolor. Era extraño como había evolucionado la situación en tan solo unos segundos. Amor fue rápidamente a mirarle la herida, mientras Mat miraba por Lluvia quien sostenía Sôkar inconsciente. Entonces Dino actuó rápido. Mando a Kaji y Arturo llevar corriendo a Zap a la enfermería para que Mat le extrajese la bala y lo tratase. Sôkar también llevo a Lluvia en brazos, pero ella iría rápidamente para el quirófano, el cual estaba pegado a la enfermería, y seria Rubeola quien la tratase. Rube era bastante buena como médico, incluso más que Mat, y Lluvia era la que más urgencia tenía en aquel momento. Leo llevo a Flama a los calabozos, y ella no se resistió ni se quejó en ningún momento, aún estaba sorprendida de que el rubio la hubiese salvado, pues siendo ella más baja que él, estaba casi segura que la bala le hubiese atravesado el cuello de manera rápida y limpia. Amor se encargaría lo más rápido posible del resto, que no eran pocos y las heridas también eran muy serias, y cuando acabase tendría que ayudar a Mat y Rube, aquel día las manos de médicos no llegarían.
Pasaron tres horas y las cosas seguían muy tensas. Kaji permanecía en la camilla de la enfermería “descansando” de sus heridas. Cortes, moratones y quemaduras de hasta segundo grado, aunque fuesen las menores. Parecía de nuevo una momia con tanta venda encima, la verdad es que Amor se ponía muy nerviosa y a veces se pasaba, aunque ahora parecía más concentrada y más profesional en su trabajo. El pelirrojo se sentía extraño ya que parecía el que mejor estaba en aquel momento, ya que Mat, aunque tuviese alguna que otra herida, en esos momentos estaba ayudando a su hermana con la operación de Lluvia sin haber descansado nada. Al lado de la camilla de Kaji, Zap estaba durmiendo de nuevo a pierna suelta y roncando. Con el pecho al descubierto, se podían ver las vendas que cruzándolo y taponando la herida. Tras el susto inicial al final la herida no fuera tan profunda ni dañara demasiado, estarían bien en nada, los tontos tienen suerte soltara Dino cuando fue a verlos. Sôkar permanecía en silencio en la última camilla de la habitación con la cortina corrida y las luces apagadas, sin que nadie supiese si estaba durmiendo o simplemente relajado. Su herida la había tratado Lambda, que ante la falta de manos decidió ayudar, aunque aseguro que hacía mucho tiempo que no ejercía de médico. Las heridas de Sôkar, aunque bastante más graves, tampoco corría peligro pero necesitaba reposo, mucho reposo. Kaji no podía evitar pensar que el chico sombra debía estar muy nervioso, ya que Lluvia hacía tiempo que estaba en quirófano y se negaban a decir nada de su estado. La puerta que daba a la sala de operaciones estaba conectada con la enfermería, y de vez en cuando salía Amor, que ahora hacia de enfermera, con la bata manchada de pequeñas gotas de sangre, aunque no en exceso. Cogía algún utensilio o medicina y volvía adentro enseguida. Ahora estaba Rube y Mat atendiendo a Lluvia, y la cosa parecía ir para rato. Dino había ido a echar un vistazo a ver a los heridos, sintiéndose algo aliviado de que menos Lluvia el resto estuviesen bien. Pero ni siquiera dirigido la mirada a Kaji, seguramente le estaba volviendo a echar la culpa de lo que estaba sucediendo, aunque realmente no era así. Kaji se quedó dormido antes de que Lluvia saliese de la operación, que duro un buen rato más. Pero al final salió.

Kaji se despertó ya al día siguiente, más dolorido que el día anterior y cansado. Sentía las quemaduras escociéndole y pegadas a las vendas, algo muy molesto y que pocas veces antes había sentido. Zap seguía durmiendo como un tronco y Sôkar no parecía haberse movido del sitio. La única diferencia que había desde que se había dormido fue que ahora otra camilla estaba ocupada y la cortina estaba corrida impidiendo ver el interior. Se oía el ruido de las maquinas funcionando, una la reconoció como la máquina que a ayuda a respirar, seguramente estuviese allí Lluvia. Se alegró de que por lo menos la joven saliese de la operación, ahora tendrían que esperar a que se recuperase bien. En ese momento Kaji se dio cuenta de que alguien faltaba allí, alguien que había pasado mucho tiempo en una de esas camillas. Faltaba Nizo. Kaji se incorporó a duras penas fijándose bien de que no lo hubiesen cambiado de camilla, pero nada, el resto de las camas estaban libres. En ese momento Kaji pensó en lo peor, el día anterior Dino estaba a punto de decir algo sobre Nizo, pero el seísmo le había impedido acabar, y luego paso todo el caos. ¿Podía haber muerto mientras estaban en la misión? Era posible, ya que la otra opción es que hubiese despertado, pero era imposible de que ya se hubiese podido levantar, debería de estar allí aun sin ser capaz de levantarse. De todas formas se enteraría más tarde, para bien o para mal.

Por la tarde Amor volvió a hacerles las curas y llevarle algo de comer. Zap ya estaba despierto y llevaba todo el rato quejándose de tonterías, y menos mal que Lluvia seguía dormida porque si no seguro que se levantaba e intentaba ahogarlo con la almohada. Amor estaba cambiando las vendas de Kaji, con tranquilidad y paciencia. Kaji aprovechó el momento para preguntarle cómo estaba Dino y si sabía algo de Flama. Amor le dijo que de Flama no sabía nada, y Dino llevaba mucho tiempo en su despacho, y que también ayer habían hecho un reunión, aunque esto no debería saberlo ya que la reunión se hizo por la noche. Amor se enteró gracias a que a esa hora estaba en la biblioteca, aunque no debería, y les oyó entrar. Kaji sabía de qué iría aquella reunión, acerca de Flama lo más seguro. Kaji le pidió a Amor que le llevase donde Flama, a lo que ella parecía bastante reacia. No le extrañaba, si Dino se enteraba seguramente le echaría una buena bronca, pero Kaji sabía cómo hacer para convencerla. Finalmente, al cabo de media hora de chismorreos en la enfermería, ella cedió a llevarlo, pero tan solo unos minutos. A Kaji le costaba bastante caminar, sus piernas no querían moverse y cuando lo hacían le dolían y le enviaban calambres por todo el cuerpo. Tardaron casi diez minutos en llegas a un pasillo donde Kaji nunca antes había entrado. Agradecieron no haberse encontrado con nadie, la base parecía desierta. Era un pasillo que no daba a ninguna lado, solo había una puerta gruesa y de seguridad. Se necesitaba dar la contraseña para abrirla, y Amor la sabia de una vez que habían metido a Nizo y Tarántula por mal comportamiento y le tocara a ella llevar la comida. Amor introdujo la contraseña y la puerta se abrió como si nada. Daba a unas escaleras que descendían, solo iluminado por unas luces de no mucha potencia. Amor dijo que lo esperaba allí, seguramente no le interesaba mucho la conversación que iban a tener ellos dos, y Kaji se lo agradeció. Una vez bajo las escaleras con cuidado vio un pequeño pasillo con celdas a cada lado. Solo había ocho, cuatro a cada lado, seguramente nunca habían pensado que fuesen a tener muchos más rehenes. Las puertas tenían barrotes gordos, y seguramente ya pensadas para retener elementales. Kaji camino, hasta que en una de las celas vio a Flama sentada en una cama no demasiado buena, con los ojos cerrados y tranquila.

- Flama…- susurro su nombre en bajo como si tuviese miedo de que alguien pusiese oírle. La joven reacciono a su llamada inmediatamente abriendo los ojos y mirándole. Sonrió y se levantó para ir junto de él, abrazándole con los barrotes de por medio.

- ¡Kaji!- pronuncio alegre. El joven solo sonrió.

- ¿Qué tal estas?- preguntó Kaji mientras la miraba de arriba a abajo. No mostraba ningún deterioro, además del marche nuevo de su mejilla que tapaba la herida que le había hecho Melón no parecía tener ninguna herida más. Seguía vistiendo el traje de los F-13.

- Bien, tranquilo- pronunció la joven para que no se preocupase- Me han dado de comer y no me han tratado mal. Dino ha venido a hablar conmigo hoy a la mañana, pero solo unos minutos.

- ¿De qué hablasteis?

- De nada en especial… solo algunas preguntas sobre porque quería dejar F-13. Le he sido lo más sincera que he podido… espero que me crea-
contestó bajando un poco la mirada triste.

- Tranquila, yo te defenderé. Y también Sôkar, seremos capaces de convencerle de que eres buena persona- dijo el para tranquilizarla.

- Eso espero…- le sonrió de manera cariñosa. Pasaron un minuto hablando de tonterías, sobre cómo estaban el resto y eso, cuando Kaji se acordó de que Amor lo esperaba en las escaleras, y como alguien fuese a la enfermería y no viese a Kaji el primer sitio que buscaría seria allí.

- Flama, tengo que irme… volveré lo antes posible, ¿ok?- pronunció, a lo que ella afirmo alegre con la cabeza. Le costaba dejarla allí, pero ahora poco podía hacer, solo esperar y pensar que Dino entrase en razones.

------------


Su mente viajaba por recuerdos lejanos y que no deseaba recordar, pero si no podía despertarse era lo único que le quedaba. Lluvia permanecía inconsciente, unida a las máquinas y al suero que le hacía permanecer dormida y olvidarse del dolor. Pero mientras dormía recordaba cientos de momentos de su pasado que normalmente no recordaría ya que para ella el pasado ya no sirve de nada, solo importa el presente. Momentos en 5 elementos, la llegada de algunos miembros como Zap o Sauce, sus entrenamientos y peleas con F-13 era algunos de los momentos que recordaba, pero finalmente llego al más reciente, la pelea con Melón.

Lluvia cayó por el acantilado después de perder el equilibrio, precipitándose sobre la selva que había bajo ella. Todo un par de veces por la tierra que hacia una pendiente, rompiendo y clavando pequeñas ramas y arbustos, haciéndose rasguños. Finalmente paso cuando llego a una pequeña llanura, con el cuerpo ya dolorido. Se intentó levantarse, dándose cuenta de que su pierna derecha ya herida parecía que sangraba más que antes. Antes de ponerse totalmente de pie, una sombra apareció a su lado sin darle tiempo a reaccionar, y le propio una patada en su toso, haciendo que volviese a caerse a unos pocos metros. Melón la había encontrado sin problema alguno, y tenía una buena ventaja. Lluvia volvió a levantarse algo mareada pero en posición de defensa, mientras Melón gozaba de la imagen que daba la joven herida.

- Esta va a ser una pelea fácil…- pronunció Melón sonriendo mientras Lluvia le miraba con atención esperando su ataque.

- Eso dices tu…- Contestó Lluvia sonriendo a duras penas, no dejaría que él se diese esos aires.

Melón se lanzó sobre ella rápidamente, pensando que Lluvia no podía defenderse, pero no fue así, Lluvia tenía mucho que dar. Paro el golpe, al igual que el segundo y el tercero, aunque no tendría continuamente tan buena serte. Los golpes se fueron sucediendo una y otra vez, sin dar descanso y respiro. Melón rápidamente utilizo su fuego para dar más potencia a sus ataques, y Lluvia no pudo más que contratacar con agua. La fatiga de ella era mayor por lo que le costaba bastante más crear sus ataques, pero igualmente más de una vez golpeo a Melón con ellos. La pelea fue moviéndose por toda la selva, dejando arboles quemados y destrozados a su paso. Lluvia tenía que pensar rápido, si seguía así perdería la pelea. Su pierna le decía una y otra vez que no podía seguir así, pero Lluvia apretaba los dientes y se aguantaba, no podía fallar. Pensó rápido y agradeció que se encontrasen en una selva, con tanta cantidad de árboles debía haber también mucha agua, que era lo que ella necesitaba en aquel momento. Finalmente consiguió ver un lago, y se acercó a él mientras Melón caía al suelo tras con golpe de Lluvia. Ahora no necesitaba crear agua, usaría aquella y así ahorraría energías. Era un lago muy grande y profundo, seguramente más de una criatura viviría en sus profundidades. Lluvia se metió hasta las rodillas, sintiendo como el agua aliviaba un poco sus pies doloridos, pero no había mucho tiempo para descansar. Melón apareció como un rayo, y a ella no le quedó otra que quitar su arma secreta. Con un ágil movimiento paro el puño de Melón con su espada, aunque apenas pudo mantenerlo a raya. El chico había mejorado, y no solo eso, ahora tenía una fuerza mucho mayor que antes. Si Lluvia hubiese estado en perfectas condiciones podría haberle hecho frente, pero así era difícil. Lluvia sostuvo su espada en alto todo el tiempo, y temblaba cada vez que Melón la golpeaba. Lluvia le hizo más de un corte, pero superficiales y sin demasiada gravedad. Lluvia se fue moviendo alrededor de todo el lago, no quería alejarse de allí. Finalmente acabo encima de una roca que sobresalía unos cinco metros sobre el lago. Lluvia estaba acorralada, mal herida y casi sin fuerzas. Esperaba que Sôkar la fuese a ayudar, aunque era poco probable. Melón le cortaba el paso para volver a la selva, y sonreía mientras sabía que su victoria era casi segura. Lluvia volvió a levantar su espada, lucharía hasta que no le quedase aliento. La sangre cubría su cuerpo como si de agua se tratase después de darse una ducha, y poco quedaba de su traje. Tras los golpes de Melón y sus quemadura, la ropa de Lluvia había quedado reducía a un short roto, y una especie de torera ya que ya no se unía con la parte baja. Sin duda no tenía buena pinta. Melón solo tenía algunos cortes, lo que a Lluvia le bajo un poco la moral, nunca había estado tan inferior en un combate. Lluvia lanzo su ataque hacia el hombro de Melón, pero de repensé su visión se nublo y un pequeño mareo provoco que a Melón no le costase esfuerzo alguno parar el ataque. Lluvia maldijo mientras sostenía la espada por el mando y Melón rio mientras la mantenía sujeta con su mano derecha por el filo sin dejarla escapar.

- Es esta la espada con la que me cortaste la mano, ¿no?- preguntó con sus labios seguían torcidos haciendo una sonrisa. Lluvia intento quitarle la espada, pero entre que ella apenas tenía fuerzas y él demasiada no pudo hacer nada. Melón la miro por encima del hombro- Pero mírate… la líder de 5 elementos a las puertas del agotamiento. No sabes cuento quería verte así…- pronuncio satisfecho. Lluvia aguanto su ira mientras se concentraba en respirar sintiendo que sus pulmones no daban para mucho más. Jadeaba y cada poco su vista se nublaba, y sus piernas temblaban avisándole que no aguantarían mucho más- Vamos a acabar con esto- pronuncio ahora Melón serio, y Lluvia ya se esperaba lo peor. La espada empezó a temblar y la joven se dio cuenta de que Melón estaba haciendo mucha fuerza con su mano derecha, y finalmente oyeron el crujido de la espada al romperse. Lluvia observo como la espada se partía en dos, y algunos trozos caían al suelo como si de hojas se tratasen. No podía creérselo. En ese momento Melón aprovecho la oportunidad para coger a Lluvia del cuello y echarla hacia atrás, quedando colgado encima del lago, solo sujeta por la mano de él. También tiro el trozo de espada y de un rápido y ágil movimiento le quito su trozo a Lluvia, quedando él con el mando. Lluvia se retorcido sintiendo que el aire se le escapaba sin remedio. Melón miro la espada- Una arma muy buena, nunca te has separado de ella- miro a Lluvia que se ahogaba y a la vez lo miraba con una mezcla de odio e ira- Sera perfecta para acabar contigo- pronunció, y en un segundo lanzo la espada rota hacia el pecho de la joven. La hoja rota atravesó su pecho como si de algodón se tratase, atravesando sin problemas órganos de la joven. Se la clavó en el pecho, muy cerca del corazón, y la sangre de la joven mancho el traje de Melón quien sonreía satisfecho. Lluvia sintió como sus pulmones se llenaban también de sangre y escupí parte de ella. Era una agonía que a Melón le encantaba. El chico la miro tan solo unos segundos más, alegrándose de su finalmente victoria con aquella chica. La acero un momento a él para asegurarse que la oía- Adiós… Lluvia Aquarica- pronuncio y dando un leve empezó la soltó para que su cuerpo cayese al lago. Aun con la espada atravesándole el pecho, la joven fue cayendo los cinco metros de caía hasta el agua, mientras veía a Melón que la miraba sabiendo que no volvería a verla.

El golpe contra el agua estremeció todo su cuerpo, y pronto la trago. La joven sintió como el agua helada la envolvía y como se iba hundiendo en el lago, mientras la sangre y lo poco que le quedaba de aire se mezclaban con el agua. No supo cuento tiempo estuvo descendiendo en aquella agua sucia, solo pudo ver como la luz de la superficie se alejaba de ella y como alguna criatura paraba por encima oliendo la sangre del agua. Finalmente dio con el fondo, y una nube de polvo y tierra se levantó. Ya apenas podía sentir nada, solo como se estaba muriendo poco a poco. Lluvia se dio cuenta que el carbón de Melón la había echado al lado con intención de alargar su agonía, pues sabía que en el agua al ser de ese elemento podría aguantar la respiración algunos minutos, pero finalmente moriría en una horrible agonía. El pelo de la joven apenas floraba lacio con la poca corriente que había. Lluvia sintió que su vista se nublaba de nuevo y el hilo de sangre de su boca y pecho hacía pequeñas columnas en el agua que ascendían con cuidado. Todo se había acabado. Lluvia fue capaz de mover un poco la mano y agarro un trozo de tierra con ira, aun sin creerse que aquel fuese su final. Tanto tiempo peleando para acabar muerta en el fondo de un lago, donde seguramente nadie la encontrase. Ya casi sin poder ver nada, una figura nado de nuevo por encima de ella. Era un reptil enorme, mucho más grande de los que había en las galerías que rara vez pasaban los treinta centímetros. Solo veía su silueta pero era alargado, con cuatro paras y un hocico lleno de colmillos, y que seguramente ya estaba pensando en echarle el diente a la joven moribunda. Los pulmones de Lluvia ya no iban a dar para mucho más, si no la mataba la bestia el tiempo lo haría. Finalmente aquella criatura pareció decidirse y se lanzó hacia ella en picado, nadando ágilmente los metros que los separaba, y sacándole a Lluvia una sonrisa. Cuando el reptil llego al fondo del lago provoco que se levantase una enorme polvareda mezclada con sangre. El animal empezó a retorcerse de dolor, pues una de las comisuras de sus fauces tenia ahora un corte de unos diez centímetros, mientras Lluvia sostenía su espada rota. En los segundos que el animal había preparado su ataque ella había conseguido milagrosamente arrancarse su espada que le atravesaba el pecho, apartarse y atacar al animal. La bestia empezó a moverse de un lado a otra dolorida, y Lluvia supo aprovechar la ocasión. Se sujetó a una de las escamas salientes de su espalda con las pocas fuerzas que tenía, de tal forma que cuando la criatura empezó a nadar hacia la superficie ella también fue. Cuando apenas quedaba un metro y poco la joven se soltó para poder nadar hasta la superficie, consiguiendo el aire que sus pulmones reclamaban. Miro la superficie del lago teñida de rojo y empezó a nadar hacia la orilla todo lo que pudo, no sabía cuándo el animal volvería a por ella. El mayor miedo fue nadar con esa sensación e que el cualquier momento la sujetarían de la pierna y la hundiría de nuevo, pero aun así ella siguió. Finalmente puso llegar a la orilla, y camino a duras penas una cierta distancia alejada del lago, no quería tener que ver nada más con aquella bestia. Empapada, temblando y casi muerta Lluvia sabía que tendría que encontrar a los demás para no morir de verdad. La herida de su pecho seguía sangrando, así que se quitó lo que le quedaba de las mangas de su traje y se lo ato fuertemente en el pecho, haciendo un vendaje bastante malo. Aun con su espada rota en una mano, camino poco a poco por la selva dejando las huellas de sus zapatos en el barro seco. Era difícil orientarse cuando apenas podías ver, y le parecía oler humo, pero lo acarreo a un delirio por su estado. Los pulmones ahora tenían aire, pero cada vez que respiraba le recordaba que no trabajarían mucho más. Sin ni siquiera tener tiempo a reaccionar tropezó con una rama que sobresalía de la tierra, pero no llego a caer, pues el chico sombra estaba allí para rescatarla. La sujeto todo lo delicado que pudo, sin creerse el estado de la joven.

- ¿¡Lluvia!? Por dios, ¿Qué te ha pasado?- preguntaba perplejo mientras miraba las numerosas heridas de la joven. Ella lo miro pero sus pupilas estaban dilatadas y no parecían poder fijarse en un punto en concreto.

- ¿Sôkar?...- pronuncio con esfuerzo mientras intentaba incorporarse, pero le fue imposible. Hasta aquel momento en el que se sentía mínimamente segura en los brazos de aquel chico no se había dado cuenta de cómo le dolía el cuerpo y el cansancio le pasaba factura- No sabes cuánto me alegra verte…- sonrió levemente- Llévame a casa…- pronuncio antes de cerrar los ojos agotada, sabiendo que en las manos de él estaría a salvo.

El chico no hizo más preguntas, simplemente se la cargo a la espalda aun de su pierna herida y la llevo hasta el quad, sabía que necesitaba la ayuda de un médico urgentemente. Aquella había sido una pelea que le pasaría factura.




Qamxz Mensaje Sab Mar 23, 2013 7:15 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

blank.gif
Desde: 17 Ago 2009
Mensajes: 43

Edad: 27
0
Título del mensaje:
Recién pude leerlo bien xDD

Woha!! estoy ansiosa por saber que pasa... snif!... amo tanto la relacion sokarxLluvia (en realidad me gusta lluvia con kaji, con sokar y con matarratas) pero me encanta como los pones así taaaaaan cercanos T-T

Sigue pronto!!




Que el cielo no me limite nunca
Sayara Mensaje Dom Mar 24, 2013 9:31 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi Hi Sonrisa

Bueno, se que prometí el capitulo para ayer, pero sabéis como soy. La verdad es que llegue a pensar que no me daría tiempo ni para mañana, pero al final si :3

Gracias por los comentarios, a mi también me encanta la pareja de Lluvia y Sôkar, no como pareja, si no como amigos muy cercanos, y más cercanos que serán jaja.

Hasta la mañana Sonrisa


Capítulo 34: Una semana más en el calendario




Ya había pasado una semana, y por suerte para Kaji las cosas se habían relajado bastante. El seguía pareciendo una momia, con las vendas cubriéndole gran parte del cuerpo. Chips y Gafas se dedicaban a molestarle para divertirle y robarle la comida aprovechando que no se podía mover muy rápido. Zap también estaba bien, aunque no podía mover el brazo demasiado bien. Cuando Kaji y Zap habían salido de la enfermería al tercer día, el pelirrojo no pudo evitar preguntar a Zap porque había salvado a Flama de la bala. Era casi una desconocida para él, un enemigo a los ojos de la mayor parte de 5 elementos, pero el rubio se había puesto delante aun de poder morir sin dudarlo. Zap contesto tranquilo y sin darle importancia. Kaji sonrió a esta respuesta, sabiendo que aunque Zap no tenía muchas luces, sin duda era un amigo fiel y en el que podías confiar. Sôkar salió de la enfermería al quinto día, teniendo que llevar una muleta por su pierna. Mat aseguro que volvería a andar muy pronto, pero que por el momento la utilizase. Lluvia por otro lado tardaría bastante más en salir de la enfermería. Se despertó al cuarto día, y estaba algo atontada y no parecía recordar lo de Flama, así que mejor no recordárselo para que estuviese relajada. Pero lo que si tenían que decirle era lo de Nizo. Fue Rube quien le dio la noticia, y nada más oírla Lluvia empezó a quitarse todo lo que estuviese enganchado con su cuerpo y quiso levantarse. Rube hizo todo lo posible por detenerla, pero la chica no entraba a razones. Al final Sôkar, que por aquel entonces aun no caminaba muy bien, se hizo cago de Lluvia y la ayudo a levantarse, diez minutos desenganchada de las maquinas no debería ser un problema. Sôkar la llevo por los pasillos en una silla de ruedas, Lluvia lo intento una y otra vez pero fue capaz de sostenerse. El chico sombra la llevo hasta la enfermería de las habitaciones, y allí estaba Nizo, despierto hablando con Tarántula. Rube ya le diera la noticia de que su hermano se había despertado. Empezó a tener indicios una vez se habían ido para la misión, aunque no se despertó del todo hasta poco después de que llegasen. Lo habían cambiado de enfermería porque así Amor y Rube, médico y enfermera, podrían vigilarlo mejor por la noche. Nizo aún no andaba, apenas movía bien los brazos, normal, llevaba meses dormido y sin moverse, tardaría en recuperar la movilidad por completo. Lluvia lo primero que hizo al llegar a su camilla fue abrazarlo, tan fuerte que estuvo a punto de ahogarlo. Le daba igual que Tarántula y Sôkar estuviesen delante, por fin sentía que su hermano estaba a salvo y no a las puertas de la muerte. Lo segundo que hizo fue darle un bofetón que le dejo la mejilla bien roja, y echarle la bronca sobre lo idiota que era. Tardo casi quince minutos en echarle una bronca que no olvidaría, por haberla seguido a la base aquella sin avisar a nadie. Nizo, y también Tarántula tuvieron que aguantar con la cabeza baja, mientras Sôkar descansaba apoyándose en una camilla. Finalmente Lluvia le dijo a Sôkar que quería marchar, y el chico empezó a empujar su silla hacia la puerta, pero lo último que dijo Lluvia fue un “cuídate”, lo que hizo que Nizo se relajara bastante. Sabía que su hermana era así. Por lo tanto, ahora tanto Nizo como Lluvia se encontraban en la enfermería, aunque el segundo pasaría bastante más tiempo.
En cuanto al tema de Flama, era algo más complicado aunque las cosas podían haber ido mucho, mucho peor. Permanecía en los calabozos de momento, y Kaji siempre que podía iba a visitarla un rato, Dino no le permitía ir así que mejor no jugársela, y le llevaba algún dulce o algo por el estilo, aunque ella mantenía que le daban bien de comer. Dino había interrogado a Kaji más de una vez y todo lo que pudo, para asegurarse que no hubiese nada extraño entre él y Flama. Las reuniones con los “grandes” por así decirlo también fueron más de una. El miedo a que Flama fuese en realidad una espía eran bastante, pero también sabían que el gobierno era muy sucio y no les extrañaba que obligasen a hacer algo así a una chica tan joven, cosas peores habían visto. Finalmente decidieron su sentencia. Flama podría salir de los calabozos y vivir, más o menos, en la base, no iban a mantenerla encerrada por el resto de su vida. Compartiría habitación, solo podría andar por las zonas residenciales por así decirlo: Salón, cocina, biblioteca, etc., pero nunca en la zona de combate, archivadores o donde se guardaban las armas, era normal. Para controlar sus movimientos, ya que no se podían fiar solo de su palabra, decidieron colocarle una pulsera localizadora. Era mucho menos estresante que el collar que había explotado, pero aun así se sentiría algo controlada. La pulsera le indicaba en que zonas podría estar y cuáles no. Una lucecita roja le indicaba que diese la vuelta y si permanecía más de treinta segundos en unas zonas así empezaría a pitar y avisaría a Dino, algo que Flama quería evitar a toda costa. Tampoco nadie podía revelarle información alguna sobre misiones y cosas así. Viviría más o menos como Chips y Gafas, pero bastante más controlada. Kaji había conseguido lo que quería, que estuviese a salvo junto a él.

La decisión de con quien dormiría Flama era bastante difícil, ya que o bien no había mujeres libres o tenían alguna que otra excusa para zafarse. Lambda al permanecer a los “grandes” tenía derecho a una habitación sola, y además tenía la excusa de que en su habitación guardaba cosas importantes de 5 elementos, y sería muy fácil que las viese y leyese. Rube dijo que estaría dispuesta a hacerlo, pero que utilizaba todo el espacio de su habitación para libros, sustancias, etc., y que hacia experimentos en ella. Como Rube era de virus si un experimento salía mal no habría problema, pero si alguien más estaba en la habitación tendrían que sacarlo con los pies por delante. Finalmente quedaban Lluvia y Amor, y ya que la primera se descartó nada más oír su nombre, solo queso la chica del pelo rosa. Amor era una buena chica y seguramente no tendría problemas con la pelirroja, o por lo menos muchos menos que con Lluvia, que de dormir juntas no les extrañaría que al día siguiente la habitación estuviese cubierta de sangre. Pues finalmente decidieron que Amor con Flama, y tenían que mover a Lluvia a otra habitación, y como no quedaba ninguna más libre, finalmente la metieron junto a Sôkar que dormía solo desde que había llegado Kaji y Zap se fuera a dormir con él también para tenerlo más o menos vigilado. Dino no quería que chicos y chicas durmiesen juntos, no se fiaba para nada de adolescentes en la edad del pavo, pero Sôkar y Lluvia eran otro cantar. Sabía perfectamente que aunque llegasen a dormir en la misma cama no pasaría nada, o por lo menos eso quería creer él. Además, dudaba de que Lluvia se quejase mucho de su cambio de habitación. Finalmente el quinto día Flama paso de los calabozos a la habitación de Lluvia. Las cosas de la chica agua ya habían sido pasadas a las de Sôkar, aunque realmente no eran muchas. Amor en un pequeño detalle de comodidad hacia Flama, pues Kaji le había pedido que fuese amable con ella, había cambiado la cama y ahora la chica del pelo rosa dormiría en la de Lluvia, y Flama en la de ella. Lo hizo porque le parecía que sería incómodo para Flama dormir en la misma cama de la había estado matar tanto tiempo, y Flama se lo agradeció. También tuvo que ser Amor quien le dejase ropa, ya que la pelirroja solo tenía el traje de F-13, y Leo ya se lo había pedido para estudiar las telas y materiales para mejorar los suyos. Amor le dejo la camiseta más ancha que tenía, y aun así le quedaba apretada en la zona de los pechos, era un poco vergonzoso para la pelirroja, aunque también un poco para Amor. Finalmente también pidieron algo de ropa a Rube, y les dio un par de prendas que según ella le quedaban pequeña y no era de extrañar. Era casi todas camisetas muy ajustadas, faldas muy cortitas y pantalones del mismo estilo, pero era mejor que nada. Y después de la primera noche juntas Amor parecía súper enganchada y amigable con Flama, como si fuesen amigas de toda la vida. Si Flama le había contado lo que le había hecho los SS, y Amor siendo emocional como era, segundo que se la había ganado. El resto de la base estaba algo dividida en cuando a Flama. Los grandes exceptuando a Rube, no parecían confiar de todo en la pelirroja, aunque tampoco decían nada. Kaji, Zap, Sôkar, Amor y Sauce, por que también era muy bueno, estaban a buenas con la joven y no tenían problemas con ella. El único que no parecía del todo contento era Arturo, que aunque Amor intento hablar con él, tampoco se acababa de fiar. Pero era cuestión de tiempo.
El mayor problema fue decírselo a Lluvia. Fue Dino quien le dio la noticia ya que era el único capaz de imponerse ante la joven, y los gritos de la chica se oyeron a bastantes pasillos de distancia, pero finalmente Dino le dejo bien claro que en aquello no tenía opinión alguna, y que daba igual cuanto se quejase. Le dejo claro que no tenía por qué hablar con la joven, ni estar en el mismo sitio ni aparentar que le cayese bien, pero tampoco podía ni atacarla o cosas por el estilo, que aquello no era un instituto donde se intimidase a nadie, a lo que Lluvia tuvo que aceptar a regañadientes. Kaji también sabía que con aquello había ganado puntos de odio con Lluvia.


Kaji se encontraba junto a Zap, Flama y Amor en el salón jugando otra partida de cartas, era ya bastante tarde y el resto se había retirado a dormir. Como siempre Zap iba ganando por bastante, lo que ponía de los nervios al resto, sobre todo a Kaji. Amor como siempre tenía una *** relajada, y Flama reía ya que no quería ganar enemigos, y menos con quien le había salvado la vida. Tras la décima partida que ganaba Zap, Kaji se excusó un momento para ir a buscar algo de picar. Amor intento convencerlo de que ya iba ella, que él descansase de sus heridas, y finalmente fueron los dos, dejando a Flama y Zap solos. Empezaron una nueva partida, muy silenciosa, e incluso algo incomoda. Flama miro de reojo a Zap, que mantenía ese extraño rostro inexpresivo del que nunca podías deducir que estaba pensando, pero ella necesitaba preguntarle algo que le comía la cabeza de vez en cuando.

- Mmm… Zap, ¿podría hacerte una pregunta?- pronunció mientras colocaba otra carta sobre un montón de ellas.

- Claro – contestó tranquilo como siempre y echando otra carta de manera rápida que parecía que ni había pensado.

- Pues… ¿Por qué me salvaste?- dijo Flama sin echar una carta, si no mirándole fijamente- Quiero decir, no tenías por qué hacerlo, pero recibiste esa bala por mí. Y casi no me conoces y…- no sabía que más decir, aun no tenía mucha confianza con aquel chico.

- Porque eres importante para Kaji, y por la tanto también para mí…- volvió a decir sin inmutarse nada, aunque dejo a Flama sorprendida. La joven notó como sus mejillas se ponían levemente rojas por el comentario del chico, aunque seguramente él no lo había dicho con la misma intención que había entendido ella. Flama sonrió levemente posando una nueva carta sobre el resto y ganando aquella mini partida.

- Pues gracias…- fue lo último que dijo antes de que Zap empezase a quejarse por haber perdido, haciendo que la joven soltase un par de risas ante la reacción del joven, y esa escena fue la que se centraron Kaji y Amor al volver, quedando ambos sorprendidos. Tanto porque era la primera vez que alguien ganaba a Zap, como por las risas de la joven.



Dangara Mensaje Mie Mar 27, 2013 12:42 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
=///W///= !!,(por fin pude darme otro tiempito para leer x3) Las incognitas que tengo mejor espero a saciarlas en los siguientes capis x3, gracias de new Sayara-dono Very Happy Dtb




Qamxz Mensaje Dom Mar 31, 2013 8:18 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

blank.gif
Desde: 17 Ago 2009
Mensajes: 43

Edad: 27
0
Título del mensaje:
Aún estoy esperando el siguiente capítulo :c




Que el cielo no me limite nunca
Ariadna7 Mensaje Lun Abr 01, 2013 5:39 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

Desde: 28 Ene 2013
Mensajes: 39

Edad: 21
0
Título del mensaje:
¿Ésta semana va a haber capitulo?


Sayara Mensaje Lun Abr 01, 2013 9:47 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi hi Sonrisa

Como de costumbre llego un día tarde, pero llegar de vacaciones y ponerme a las tantas a subir el cap no me apetecía nadita >.< Sorry.

La parte buena es que este capitulo tiene una parte importante para la historia, y a los que le gusten el Kajix Lluvia que eren al siguiente jeje

Gracias por los comentarios, me alegran mucho nwn



Capítulo 35: Las diosas




Zap se encontraba en la habitación leyendo por milésima vez su comic preferido mientras estaba tirado en la cama con las sabanas revueltas. Kaji hacia un rato que se había marchado junto a Flama para ir a la cocina con a Amor y los pequeños a hacer algún postre. No es que a Kaji le gustase mucho hacer pasteles, ni mucho menos, pero no quería dejarla sola aunque se fiaba bastante de Amor. Esas dos chicas habían congeniado muy bien, más de lo que Kaji había imaginado, pero a la vez le había causado algún que otro problema a Amor. La joven de pelo rosa había discutido con Arturo sobre aquella relación tan confiada y a la vez tan corta que estaban teniendo las dos compañeras de habitación. Arturo seguía sin fiarse de Flama, y evitaba encontrarse con ella o dirigirle la palabra, por mucho que Amor asegurase que era una buena chica. Arturo tenía metida en la cabeza que era todo fingido y en cuanto menos se lo esperase los traicionaría, lo que sería un enorme chasco para la chica dulce, por esa razón ambos se distanciaron un poco, pues ella no quería dejar de estar con Flama. El caso es que Zap se encontraba sola, no porque quisiese, sino porque estaba esperando por alguien. En otras circunstancias no se habría perdido una tarde de dulces y poder lamer la masa o el dulce de las varillas mientras Amor lo espantaba, pero le habían pedido encarecidamente que se quedase hasta que Kaji no estuviese allí. El sonido de la puerta hizo que Zap apartase el comic a un lado y pesadamente se levantase para abrir sin ni siquiera preguntas, sabía perfectamente quien era.

- ¿Sabes dónde lo tiene?- pregunto Mat entrando rápidamente como si fuese lo más normal del mundo.

- Lo guarda en el baúl, al fondo de todo- Contesto Zap cerrando la puerta sin cuidado alguno, ganándose una mirada de Mat que le decía que no hiciese tanto ruido. Pero aquello no fue lo que más sorprendido dejo a Mat, si no el cuarto en general. Quedo un poco sorprendido, por así decirlo, al ver la gran diferencia que había entre la parte de Kaji y la de Zap. La del chico fuego estaba más o menos ordenada, con la cama solo algo arrugada, algún zapato mal colocado y un par de tonterías en la mesilla, la de Zap parecía que acababa de pasar un tornado. La cama toda desecha, la ropa tirada, el baúl donde se guardaban las cosas personales abierto y lleno de comics mal guardados, etc. Mat no sería capaz de convivir con alguien así.

- Bueno…- dijo pasando por encima de un calcetín de Zap- será solo un momento- mientras se agachaba delante del baúl. Todos los baúles estaban con un candado al tener pertenencias supuestamente importantes para el dueño, pero a Mat no le costaría nada abrirlo con una pinza del pelo, que aseguraba que era de su hermana. Sin problemas abrió el candando y empezó a buscar en el fondo. No tenía demasiadas cosas, ni nada que le interesase a Mat, solo en la esquina derecha, tapado con un pequeño trapo, el libro de Gea. Desde que Sôkar se lo había devuelto Mat había estado leyendo sus páginas las cuales había escaneado con premeditación. Tras leer todo y no encontrar nada, siguió investigando, hasta que finalmente encontró algo raro. Uso las imágenes de las páginas con ciertos programas, y tras darle a algunas saturaciones, y alguna que otra cosa, las imágenes mostraban unas sombras extrañas, como líneas de fondo. Mat no consiguió gran cosa, pero tras un fallo con su maldito ordenador había perdido algunas páginas, así que había decidido coger los libros sin que Kaji se enterase, ya que no sabía que excusa poner para pedírselo, y volverlas a escanear lo más rápido posible. Pero cuando aparto el trapo de encima del portado, le resulto realmente extraño. Seguía siendo la misma portada en blanco y negro, o casi, la A de Gea estaba ahora teñida de un azul claro. Estaría casi seguro que la última vez no estaba así, que era completamente blanca, pero tampoco lo juraría. Se dio cuenta que entre las hojas tenían un par de folios algo arrugados que sobresalían levemente. Mat no los tocos pero abrió por esa página, encontrándose lo que nunca antes había visto. Las hojas que había revisado una y otra a través de la pantalla habían desaparecido por completo, y ahora eran sustituidas por unas mucho más viejas, llenas de símbolos y escritura antigua. Por supuesto sabia como era la escritura de los que antes Vivian en la superficie, aunque no sabía leerla, se había informado algo tras el incidente del templo. Paso a todo correr una página tras otra, viendo las nuevas y como de repente volvía a haber las de antes. También miro por encima las hojas con la letra de Kaji y miles de tachones, comprendiendo que era una traducción del antiguo- No puede ser…- pronuncio llamando la atención de Zap quien había estado tirado de nuevo leyendo sin prestar atención- Zap, ¿alguien más vio este libro?- pregunto sin parar de mirar las páginas.

- Ni idea- respondió levantándose de la cama y quedando sentado en ella- Yo lo he intentado pero no he podido abrir el candando. Pero puede que Lluvia lo haya visto, o por lo menos Kaji se lo tiene llevado cuando quedaban los dos solos…- dijo sin mucho interés, pero parece que a Mat si le sorprendió.

- ¿Solos? ¿Kaji y Lluvia se han visto a solas?- dijo aun sin creérselo de todo, pues después de intentar matarse era raro pensar que poder detrás eran amigos.

- Si, más de una vez

- ¿¡Y como no me los has dicho!?
- grito el chico virus sacando sus colmillos sobresaltando a Zap.

- ¿Y por qué te lo iba a decir? Si me pagases o algo- se excusó sin mucho esfuerzo, haciendo que Mat resoplase a otro lado. El chico virus se levantó y se fue hasta la puerta con el libro del bajo del brazo.

- Esto está mal… muy mal… he de hablar con Sôkar. Zap, por el momento no hagas nada, ni digas nada- pronuncio antes de irse dando un leve portazo.

------------------


Cuando volvió Kaji a las dos horas empezó a gritarle a Zap como loco. Se habían olvidado de cerrar el candado del baúl y Kaji no tardo nada en darse cuenta del que el libro no estaba. Zap intento decir que no fura él, pero mentir no se le daba nada bien, por lo que Kaji siguió presionándole para saber para saber quién había sido, pero Zap no soltó prenda. Solo dijo que confiara en él, lo que Kaji tuvo que aceptar entre dientes. Nervioso, aguanto un par de horas en silencio sin saber dónde estaba su libro, hasta que finalmente le llego un mensaje. La pantalla de información de la habitación les mando un mensaje de Mat, que ponía que se reuniese con él en el laboratorio a las doce en punto. Al principio Kaji le sorprendió que Mat diese por hecho que él supiese donde se encontraba el laboratorio, pues fuera solo con Rube, pero puede que ella se lo contase. Ambos esperaron a que diesen las doce, y entonces fueron para allí. Los pasillos estaban vacíos, y no parecía estar activados los detectores de movimiento. Nada más llegar a la puerta, esta se abrió con tan solo presionar un botón. La segunda ya estaba abierta y después de bajar las escaleras de caracol de piedra, toco al telefonillo y en nada se abrió la tercera puerta. El laboratorio de Mat estaba como siempre, poco iluminado, lleno de libros y sin mucho orden. Dentro ya estaban el resto, lo que le llamo la atención a Kaji. Sôkar permanecía en silencio apoyado en una mesa, junto a Lluvia sentada en una silla. Puede que verla fue lo que más le haya sorprendido. Supuestamente ella debía de estar en la enfermería una buena temporada más, pero sin duda no había llegado hasta allí sola. Permanecía sentada y parecía que impaciente, y las partes que no cubrirá su pijama estaban vendadas. Su pelo que antes le llegaba hasta la cintura ahora estaba reducido hasta la mitad de la espalda, pues en la pelea contra Melón este le había quemado parte de él. Mat estaba al fondo mirando un ordenador, pero Kaji ni espero a que se diese la vuelta, ya estaba bastante nervioso.

- Bueno, ¿alguien me quiere decir porque me habéis robado el libro y a que viene esta reunión?- dijo Kaji más molesto que de costumbre, incluso se le veía raro verle de ese humor. Lluvia chasqueo la lengua mirando a otro lado.

- A mí no me mires… me apetece lo mismo estar aquí que a ti – dijo de malas ganas, seguramente seguía molesta por lo de Flama.

- He sido yo –dijo Mat desde el final de la habitación. Dejo de mirar la pantalla y sujeto el libro de Gea que estaba a su lado y se encamino hacia ellos- tenemos que hablar de este libro.

- ¿De qué? ¿De por qué me lo habéis robado?
- contesto Kaji. No le importaba prestar cosas ni nada por el estilo, pero que se las cojan sin pedir permiso y en especial aquel libro si le molestaba bastante.

- En parte si…- dijo Mat muy serio. Camino a junto ellos con el libro bien sujeto- Seré sincero, algo extraño pasa con este libro, y si queremos llegar al fondo de esto no puede haber mentiras, ¿de acuerdo? – pregunto a todos. La mayoría afirmo con la cabeza, menos Lluvia que miro a otro lado de mal humor, por lo que Mat entendió que también era un si- Bueno, la cosa es que cuando Sôkar recupero este libro de las manos de Dino… yo le eche una mirada. Bueno, me lo leí de arriba abajo y lo escanee – acabo confesando mientras Kaji le miraba con cara de pocos amigos, casi como la de Lluvia. Mat continuo- Lo hice para saber porque Dino estaba interesado por este libro, y porque era tan importante. La cosa es que en un principio no encontré nada raro. Pero tras unos filtros me di cuenta que había palabras ocultas, pero tras perder parte de la información decidí volver a mirarlo. Por eso hoy te cogí el libro Kaji.

- Muy bien
- dijo Kaji intentando poner una voz de enfado- Pero aun así podrías haberme preguntado, ¿no?

- No, la investigación que estamos haciendo Sôkar y yo era secreta, no debía enterarse nadie
- se disculpó Mat mirando el suelo.
- ¿Qué investigación?- pregunto Lluvia mirando al chico sombra, sin creerse que le estuviese ocultando algo así. Aunque últimamente ya no era el mismo que antes.

- Mat y yo empezamos una investigación tras los incidente del templo- contesto Sôkar tranquilo intentando ignorar la mirada asesina que le lanzaba Lluvia desde su silla- Como sabéis Kaji y Lluvia, tras separarnos en aquella misión nosotros acabamos en una especie de ciudad de culto llena de pequeños templos y casa, pero no os contamos todo. Descubrimos el templo mayor colocado en medio de la ciudad, mucho más majestuoso que el resto. En el interior había dos salas, una era una cúpula con cientos de pinturas de guerras y cosas por el estilo, la otra fue la que nos obligó a empezar la investigación…-permaneció en silencio unos segundos, y tras un resoplido continuo- Era una sala mayor, llena de mosaicos, pero nos llamó la atención especialmente uno… Se trataba de la representación de una mujer, con un vestido extraño lleno de telas finas cruzadas. Encima había algo en antiguo que no pudimos entender, y la representación de una especie de curva extraña, es difícil de explicar…

- La cosa es… Kaji, ¿por qué cambio el libro? Estas nuevas páginas no estaban antes
- corto Mat a Sôkar mientras sostenía el libro.

- Y eso qué más da…- contesto Lluvia lo más rápido posible, dejando claro que no quería hablar del tema, pero era necesario.

- Por favor… si mi teoría es cierta os aseguro que esto es muy gordo, pero necesito saber todo- presiono Mat mirándolo. Lluvia simplemente desvió la mirada de mala gana.

- Pues… la cosa empezó también cuando estuvimos en el templo- recordó Kaji, y sus mejillas se pusieron levemente rojas al recordar el momento en el agua con Lluvia, pero rápidamente dejo de pensar en eso- La cosa fue que encontramos una enorme roja con inscripciones en antiguo, y Lluvia…- en ese momento ella le miro con cara de enfado, dejando claro que no quería que dijese nada de aquello, pero Kaji tuvo que hacer de tripas corazón, en total un poco más de odio de parte de la peli azul no se notaría- Lo siento Lluvia, tengo que contarlo. Lluvia tradujo parte de la inscripción antes de que llegaseis.

- ¿Desde cuándo sabes leer tu antiguo?-
pregunto Sôkar mirándola sorprendido, y a Kaji se le hizo extraño que el chico sombra no supiese eso siendo tan cercana a ella.

- Desde que me enseño tu abuelo… ya hablaremos de ello- pronuncio con su típico tono de humor, y Sôkar simplemente suspiro. Hubo un pequeño silencio, pero Mat sabía que no había tiempo.

- ¿Te acuerdas que ponía en la inscripción?- pregunto a Kaji, y él supo cara de estar pensando, pero no parecía llegarle esa información.

- “Traerán muerte Dios”, supongo que quería decir que los dioses traerán la muerte…-contesto Lluvia al ver que el pelirrojo no acababa- después de eso este idiota me convenció para traducirle ese estúpido libro de las narices.

- Eso es verdad-
contesto Kaji- lo extraño es que nada más Lluvia toco el libro empezó a echar humo y sus páginas cambiaron, aún no sabemos porque…

- ¿Entonces no estabais liados?- pregunto Zap desde su sitio mientras tomaba un chupachus que nadie sabía de donde había sacado.

- ¿¡Qué!?, ¿¡yo!? ¿¡Con eso!? ¡Ni en sus mejores sueños!- contesto Lluvia toda alborozada mientras a Kaji se le ponen rojas las mejillas. Mat en cambio seguía en silencio.

- Pues es lo que me temía…- contesto Mat mirando de nuevo el libro.

- ¿A qué te refieres?

- Pues he leído las nuevas páginas de este libro
- pasando las páginas a todo correr- Bueno… las traducciones. Pero creo que he sacado algo…- todos lo miraron en silencio mientras el chico pensaba- Aquel templo estaba dedicado a tres dioses, los mismos que los del libro. Creo que es la historia de cómo se destruyó el mundo de arriba…-dijo quedando en silencio.

- ¿Y qué tiene que ver eso con nosotros?- pregunto Kaji con los brazos cruzados.

- Pues si ahora también tomo en cuenta la descripción de esa piedra… quiere decir que esos dioses volverán, que renacerán en algún momento, por eso hicieron el templo y el libro…- contesto Mat serio.

- ¡Eso no tiene sentido!-grito Lluvia sentada desde su sitio- ¿Me estas contando que los dioses del pasado van a renacer? ¡Venga hombre!- decía alterada, seguramente no había dormido sus horas necesarias y estar allí le era una pérdida de tiempo.

- Eso pensé yo… pero hay algo en el templo que hizo que sacase esta conclusión. Como os comentamos antes, en el interior del templo había un mosaico de una mujer, podría asegurar que era de una de esas diosas- contenido mientras el resto atendía- La cosa es que… esa mujer del mosaico… eras tú Lluvia.-dijo finalmente mirando a la joven. Ella lo miro rápidamente, como si le estuviesen gastando una broma. Todos la miraron en silencio, pero ella no pudo más que reírse.

- Anda ya… ¿Ahora me estas contando que soy una diosa o algo así?- dijo entre pequeñas risas sin querer creérselo. Sôkar puso una mano en su hombro.

- Eras tu Lluvia, estoy completamente seguro- dijo el chico sombra recordando aquella imagen. Una mujer majestuosa, con una espada en mano y la otra estirada, vestida con telas parecidas a la de los antiguos. Su melena azul en un recogido aportaba más seriedad a su rostro, que sin duda era el mismo que el de la joven. Aquella figura estaba posando encima de una roca, y las olas chocaban contra ella como si hubiese marea viva, mirase por donde mirase era igual a la joven- Yo también lo dude, pero si vieses la imagen tu también te lo creerías. Te he estado vigilando este tiempo porque estaba preocupado, pero no he podido aportar nada a nuestra investigación.

- Además si el libro reacciono cuando tú lo tocaste y apareció parte de esa historia, es otro punto a nuestro favor
- aporto Mat serio. Lluvia permanecía callada mirándolos, sin acabar de creérselo.

- Sabéis que lo que me estáis contando no tiene sentido, ¿no?- dijo arqueando la ceja- ¿Cómo voy ser yo una diosa? Es que no tiene sentido por mucho que busques- Lluvia intento levantarse ya que parecía que se había puesto nerviosa, pero la pierna herida le fallo y tuvo que ser Sôkar quien impidiese que se cayese.

- Lluvia, escuchamos. A nosotros nos parece igual de extraño que a ti, pero es que todo encaja- le dijo Sôkar mientras la sostenía. Ella permaneció en silencio mirándolo, intentando aclarar su mente.

- ¿Y cómo hacemos para descifrar el resto del libro?- pregunto Kaji algo nervioso, cambiando de tema para que Lluvia se relajase.

- Si reacciono al tacto de Lluvia, creo que la respuesta es fácil- dijo Mat mientras Sôkar volvía a sentar a Lluvia que oculto el rostro entra las manos- La verdad es que al igual que en la historia, no había solo un “Dios”. Hay dos más…

- ¿Y debemos encontrarlos?- pregunto ahora Zap mientras mordía ruidosamente su caramelo- seguro que yo soy uno, ¿a qué si?

- No Zap, no… creo que ya sabemos quiénes son…
- el laboratorio quedo en silencio y Mat cogió una gran bocanada de aire- En el templo había dos mosaicos más que representaban a los otros dos dioses, sin duda uno de ellos es… Amor, era mujer igual que ella…- dijo. Kaji quedo sorprendido sin poder decir palabra, imaginándose a la buena de Amor como una de esos dioses sanguinarios de la historia- Era ella, al igual que con Lluvia el parecido era enorme- recordando la figura de una mujer con los brazos abiertos, su pelo rosa corto y una flor en el pecho- Al igual que Sôkar yo también la he tenido vigilada. Después de todas estas… coincidencias no sería extraño que dos de las reencarnaciones os hayáis juntado…- acabo mientras el resto asumía la noticia.

- ¿Y quién es el tercero?- pregunto Kaji a duras penas aun sin creerse todo aquello.

- No puedo asegurarlo, pero yo juraría que es… Flama, la chica de F-13 -contesto. Aquello ya sí que fue demasiado para Kaji. El pelirrojo necesito sentarse en la primera silla que encontró, apartando casi de golpe un montón de libros que había encima. Hizo lo mismo que Lluvia y apoyo su cabeza en las manos, sintiéndola muy pesada- Sé que es difícil, pero la tercera figura se parecía mucho a ella. Y ahora están juntas… todo concuerda… las tres diosas han renacido y juntado- dijo Mat serio.

- Pero… la historia hablaba de tres dioses, no tres diosas…- dijo Kaji sin levantar cabeza y hablando a duras penas.

- Eso puede ser culpa mía…- dijo Lluvia levantando su cabeza pero seguía apoyándola en una mano- No sé leer antiguo a la perfección, y Dios y Diosa se escriben casi igual, seguramente leí yo mal y di por sentado que era en masculino- dijo de manera cansada. Permanecieron en silencio, pensando en aquello. Era muy complicado de creer, aunque Kaji tampoco había imaginado que existiesen elementales hace dos años y míralo ahora. La historia de tres diosas que destruyeron el mundo por una guerra, y que ahora se habían rencarnado en Lluvia, Amor y Flama, era tan difícil de creer como le había resultado al principio pensar que podría cubrirse de llamas sin quemarse, o incluso más. Lluvia quiso levantarse, y fue Sôkar quien la ayudo- Me gustaría ir a descansar por ahora… y hablar de esto más tarde…- dijo cansada apoyándose en el chico sombra para volver a la enfermería.

- Claro…-dijo Mat mirando a la joven, y luego a Kaji, el chico también tenía pinta de pensar en todo aquello- Hablaremos otro día, pero mantener esto en secreto… no se puede decir por ahí, ni siquiera a Dino…- finalizo mirando a Lluvia, y ella solo afirmó con la cabeza cansada. Pero mientras iban para fuera, un nuevo temblor los sobresaltó, haciendo que todo se moviese. Sôkar sujeto a Lluvia como pudo, mientras el resto a lo que podían y varios frascos caían al suelo estallando, y mientras las alarmas saltaban.



xXnaloviXx Mensaje Mar Abr 02, 2013 1:52 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
Lo de que Amor y Lluvia estaban conectadas con el templo y el libro ya me lo olia pero lo de Flama me ha sorprendido XD El fic tan bueno como siempre ^U^
PD:estare esperando el Kallu ^3^




Dangara Mensaje Mie Abr 03, 2013 12:35 am
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 17 Jun 2012
Mensajes: 244

Edad: 26
0
Título del mensaje:
Retomando el protagonismo de tantas mujer me acorde de... la mamá de Kaji =0=... , pero prefiero no decir mucho para no autospoliarme xD , gracias por continuar, Saludos n_n




xXnaloviXx Mensaje Lun Abr 08, 2013 2:55 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Súper Ninja
Súper Ninja

Desde: 03 Jun 2011
Mensajes: 268

Edad: 23
0
Título del mensaje:
sabes ya es lunes y dijiste que en el cap de esta semana habria kallu.........no puedes hacer esto sabes?? es cruel yo quiero ya el cap T=T




Sayara Mensaje Lun Abr 08, 2013 10:46 pm
Ver perfil del usuario Enviar mensaje privado Responder citando
Ninja novato
Ninja novato

spain.gif
Desde: 07 Jun 2008
Mensajes: 139
Sexo: Sexo:Femenino
Edad: 27
0
Título del mensaje:
Hi Hi a todos Sonrisa

Como parece que es costumbre últimamente vuelvo con el cap un día más tarde del día de estreno. Creo que voy a necesitar una secretaria para que me administre mejor el tiempo jeje.

Bueno, pero como prometí, en este cap os traigo Kallu, y sin duda no sera el ultimo, bueno, no os espoileo más -x-

Saludos y comentad que os pareció jaja nwn


Capítulo 36: Solos




Las alarmas saltaron por toda la base sobresaltando a todos los que estaban en ella. Los cinco chicos tuvieron que pensar rápido pues tenían poco tiempo para fingir que no habían estado reunidos sino en sus cuartos. Sôkar llevo lo más rápido posible a Lluvia a la enfermería, justo unos segundos antes de que Lambda entrase para comprobar que la joven estuviese bien. El resto fue corriendo al salón, donde se estaban reuniendo todos. Al no tener ninguno de ellos compañero que no estuviese en el laboratorio, no hizo falta mentir, simplemente dijeron que estaban durmiendo en sus habitaciones y de repente se despertaron por el temblor. No pareció que la base hubiese sufrido daños de ningún tipo, por lo que Dino mando a todos de nuevo a sus cuartos. Ya había sido el segundo movimiento de tierra que sufrían en una semana, y aquello no era muy normal. Al vivir tan bajo tierra, estaban acostumbrados a los temblores, pero como mucho eran dos al año, nunca habían sido tan seguidos. Leo no le dio importancia y dijo que ya investigarían. A la mañana siguiente todo seguía igual. Nadie se había dado cuenta de la pequeña reunión que habían tenido aquellos cinco, y nadie debía de saberlo, por eso apenas hablan del tema. Aunque a Kaji le seguía siendo extraño, mirar a Flama o a Amor y pensar que en un pasado eran diosas sedientas de sangre y con el deseo de la lucha en sus corazones. No quería hablar con ellas del tema, bueno, realmente no podía pues habían quedado en callarse todos hasta que todo se aclarase. Si la información se acababa filtrando por la base y llegaba a oídos de Dino, miedo les daba su reacción. Por el momento Kaji actuaría como siempre, intentando olvidar su libro en los momentos que no estuviesen Sôkar y Mat. Lluvia por otro lado no tardó mucho en recuperarse, a los cinco días ya estaba de nuevo en pie, aunque parecía mucho más callada que de costumbre. Ahora le tocaba dormir con Sôkar, algo que parecía molestarle a la vez que no. Por un lado no le molestaba porque era Sôkar, seguramente sería capaz de cambiarse delante de el sin inmutarse, pero por otro lado pensar que por culpa de Flama había perdido la que había sido su habitación por más de diez años le cabreaba bastante. Pero además del enorme vacío que le hacía a Flama, solo enviando indirectas muy mal disimuladas hacia ella, estaba más callada y tranquila de lo normal. Solo hablaba con Sôkar, y cuando era necesario con Mat o Dino, pero poco más. Puede que la noticia de ser una posible rencarnación de una diosa sangrienta de sangre le hubiese afectado más de lo que parecía. La verdad es que Kaji se había esperado otro comportamiento distinto de ella, pensaba que se convertiría en alguien mucho más creída, de las que quieren pisar pétalos y alardean de ello, pero no fue así. Puede que Lluvia tuviese más sentido de lo que parecía.


Había algo más de una semana desde el ultimo temblor cuando hubo otro, aunque este mucho más pequeño. La mayoría de los de la base ni se dieron cuenta, solo los que se fijaron mucho en algún objeto que temblase un poco. Aquello se salía de cualquier normalidad, por lo que Dino hizo una reunión con los capitanes para ver qué hacer. Sin duda algo raro estaba pasando, y había que saber que es. Leo propuso que simplemente se trataban de movimientos de tierra que estaban desencadenando otros de menor tamaño, que al final todo se tranquilizaría. Pero a Dino no pareció convencerle, así que de nuevo tocaba misión. Los temblores venían del núcleo, así que había que bajar lo más posible a ver si había alguna razón por los temblores. Debían bajar por los túneles un par de kilómetros hacia al núcleo, donde la temperatura era ya un problema, y colocar allí un aparato que analizase y grabase esos temblores. Pero ahora el problema era elegir los miembros que irían a la misión. Por un lado no quería mandar a Kaji tras el incidente de Flama, aunque aquella chica había demostrado durante aquellas dos semanas que no era una amenaza, por lo menos por el momento. Tampoco quería mandar a Lluvia porque según Dino aun debía descansar de las heridas, aunque la joven ya entrenaba por su cuenta cuando nadie la veía. Sôkar y Mat eran los mejores candidatos, uno para pelear y el otro para manejar y activar el detector de seísmos, pero serían muy pocos en casi de encontrarse con F-13. Las otras dos opciones además de ellos eran meter a Zap o Arturo en el grupo, pero siempre había problemas. Zap casi nunca obedecía si Kaji no estaba con ellos, ya había ido a alguna misión sin el pelirrojo y se había pasado todo el rato pintando la mona y sin ponerse serio, si el querían que el rubio fuese el pelirrojo también. Cuando le dijeron a Arturo sobre ir de misión, una de varios días, pareció muy reacio a ir y pidió que alguien lo sustituyera, realmente no quería dejar durante días a Amor sola con Flama, parecía querer tenerla vigilada. Entonces ya tenían un equipo de cuatro, Mat, Sôkar, Zap y a su pesar Kaji. Pero que fuese Kaji y no Lluvia era algo que la joven no iba a permitir. En cuanto llego a oídos de la joven que iba a haber misión, y que a ella no se le había informado fue corriendo a Dino a perder explicaciones, quien se la quitó de encima afirmando que también iría. Ya tenían un equipo de Cinco.

A los dos días empezarían otra nueva misión, aunque supuestamente sin riesgos de lucha de promedio, como cuando fueran a por los minerales. Kaji se despidió tanto de su hermano como de Amor y Flama, más preocupado de lo debido por esta última ya que no quería dejarla sola, pero dudaba que le hiciesen algo. La misión les llevaría alrededor de tres o cuatro días dependiendo del estado de los túneles inferiores. Primero fueron en un 4x4 por los túneles más anchos y en mejores condiciones, pero al cabo de unas horas ya era imposible seguir conduciéndolo, y tuvieron que dejarlo aparcado y seguir a pie. Los túneles bajos, o sea los que más cerca del núcleo de la tierra estaban, estaban abandonados y en malas condiciones, y la mayoría eran naturales. La humanidad había bajado poco a poco por las capas de la tierra persiguiendo el calor del núcleo que se apagaba poco a poco, pero desde hacía años el calor se mantenía y no había sido necesario descender. Aquellos túneles improvisados habían sido planeados para que en un futuro se utilizasen de guía para seguir bajando las ciudades, pero nunca hizo falta. Los cinco chicos siguieron bajando y bajando a pie por túneles cada vez más pequeños e irregulares, algunos tan inclinados que había que saltar para llegar al otro lado. El mapa que llevaba Mat no servía de mucho, pues con los años muchos de los caminos se habían derrumbado e incluso inundado, era difícil trazar un camino correcto. El primer día durmieron a la intemperie con los sacos de dormir en un pequeño túnel que no tenía pinta de derrumbarse. Mat les hablo de que por aquel lugar había alguna que otra base del antiguo 5 elementos. Al parecer para huir del gobiernos los anteriores 5 elementos habían buscado refugio lo más profundo posible. Pero después de crear la base actual abandonaron las anteriores, aunque en ellas aun podían servir como emergencia. La primera noche fue tranquila y sin sobresalto alguno. Cuando despertaron se pusieron en marcha rápido, no estaban muy lejos de su objetivo y cuanto antes llegasen mejor, a ver si acababan la misión antes de tres días. Bajaban más y más por túneles cada vez más complicados y pequeños, pero cuanto más profundo mejor había dicho Leo. Ahora se encontraban en una de las zonas más profundas donde había llegado la mano humana, pero apenas se parecían a los de arriba. Mientras que cerca de la superficie había cientos de túneles entrelazados y cientos de opciones por dónde ir, en estos apenas había uno o dos desvíos cada cien metros. Eran como pasillos, solo que de vez en cuando había una bifurcación. Por fin Mat considero que estaban lo suficientemente bajos como para poner el radar y empezó a colocarlo. Era un aparatejo bastante grande que debía clavarse en el suelo, y además ser colocado en algún lugar donde no hubiese riesgo de desprendimiento. Aquello les asustaba un poco, después de las dos semanas seguidas con movimientos de tierra si estaban allí abajo y ocurría uno aquello podía ser fatal, cuanto más profundo más fuerte eran los movimientos. Pero al cabo de una hora Mat dejo listo el detector de seísmos, dando por finalizada la misión, ahora tocaba volver, que no sería tan fácil como bajar. Lluvia seguía teniendo la pierna mal, aunque se empeñaba en que la dejasen en paz, que ella podía sola, pero cada vez que había que subir por un túnel muy inclinado la joven se quedaba un poco atrás, avanzando pero despacio. Sôkar se ofreció para ayudarla, incluso para cargarla a las espaldas, pero la mirada asesina de Lluvia le dio a entender su negativa. Cuando iban por un túnel pequeño, y con cientos de grietas y minerales en las paredes y techo Lluvia quedo un poco atrás. Se apoyó en la pared y saco su cantimplora. Kaji la vio, y tragando saliva fue ajunto ella esperando que no sacase la espada y le rebanase el cuello.

- Lluvia, ¿te encuentras…- no pudo acabar la frase. Otro seísmo apareció. De nuevo las paredes temblaron y pequeños trozos de minerales caían del techo como si de lluvia se tratase. Kaji perdió el equilibrio, justo antes de que el techo de encima de él se desprendiese y empezase a caer. Kaji apenas pudo ver nada, solo como aquel montón de tierra se abalanzaba sobre él para tragarlo y enterrarlo vivo. Pero la suerte acompaña a los tontos. Rápida pero no muy precisa, Lluvia tiro del joven hacia ella, cayendo ambos uno encima del otro mientras oían las voces de sus compañeros llamarles, pero por suerte la avalancha apenas les rozo, solo un par de piedras. Las paredes pararon de temblar y las cosas se tranquilizaron, pero ahora tenían un muro de tierra y roca que los separaba del resto. Kaji abrió los ojos, sorprendido de que la avalancha no le hubiese atrapado, pero se dio cuenta de que estaba encima de la joven, y está mirándolo con cara de asesina. Las mejillas se le volvieron rojas- ¡Lo siento!- grito mientras se levantaba de encima de ella, y la joven hacia lo mismo sin ayuda alguna, pero los gritos los distrajeron de aquella incómoda situación.

- ¿¡Lluvia!?¿¡Kaji!? ¿¡Estáis bien!?- apenas se oía la voz de Sôkar al otro lado del montón de tierra, que seguramente tenía unos dos metros de ancho. Lluvia se adelantó y grito parara que el joven de las sombras le oyese.

- Si Sôkar, estamos bien

- Chicos, esto tiene muy mala pinta- se oía ahora la voz de Mat mucho más baja que la de Sôkar- No creo que podamos apartar todo esto a mano- decía mientras Lluvia resoplada cansada.

- ¿Y qué hacemos?- pregunto Kaji poniéndose nervioso al pensar que ahora estaba de nuevo solo con la chica.

- Esperar un momento- pronuncio Mat. Esperaron un largo minuto, mientras que Lluvia se sentaba en un peñasco cansada- Malas noticias chicos. Según los mapas no hay ningún túnel de unión a menos de 75 km en línea recta, serían más de 100 km andando- Cuando oyó eso en gran soplido de Lluvia debió de oírlos lo del otro lado- Pero en cambio hay algo bueno. No muy lejos parece haber una de las viejas bases de 5 elementos, lo mejor es que os refugiéis allí y nosotros volvamos a la base a informar a Dino. Seguro que Leo ha de tener algún cachivache para atravesar esto.

- ¿Y cuánto tardareis?
- pregunto Lluvia ya malhumorada.

- No lo sé. Necesitamos un día para ir y otro para volver, puede que dos o tres

- Está bien…
- dijo Lluvia en un tono normal, sin saber si ellos llegarían a oírla- ¿Dónde está esa base?

Mat les indico los túneles que debían de seguir, y después de eso se despidieron, no había tiempo que perder. Kaji no sabía que le daba más miedo, el hecho de estar incomunicado durante tres días en las profundidades de la tierra, o el hecho de que su única compañía seria la joven. Aquello no pintaba bien. Lluvia empezó a caminar marcando por las paredes con una piedra los caminos por los que iba, por si se perdían saber volver. Kaji permaneció en silencio detrás de ella, su táctica para sobrevivir aquellos tres días sería la de estar calladito e intentar no cabrear a Lluvia. En unos diez minutos consiguieron llegar a la base, aunque no era exactamente lo que habían imaginado. Nada de tecnología ni metal, sino todo lo contrario, una pequeñísima cueva con un riachuelo y una cabaña de madera con pintas de venirse abajo en cualquier momento. Una cabaña de un piso pegada a las rocas de la sueva, de un color castaño oscuro de la humedad que habría pillado durante años. Lluvia quedo un rato mirándola, como si esperase que cambiase o que se hubiesen equivocado, pero en el marco de la puerta el símbolo de 5 elementos estaba grabado. Aquel seria su “hogar” durante unos días. Haciendo de tripas corazón Lluvia se adelantó para mirar el interior de la casa. La puerta se abrió sin ningún tipo de seguridad haciendo un sonoro crujido y arrastrando el polvo de años de abandono. Para su alegría la luz funcionaba, debía tener un mini generador propio, pero después de tantos años en desuso no debían sobrecargarlo. La primera habitación no tenía pinta de ser ningún tipo de base, solo tenía un sofá con un sillón cutre alado, una mesa con cinco sillas, una cocina no muy buena y una estantería sin casi libros. También había dos puertas más. Kaji entro y abrió una, encontrando el baño. Abrió la billa del agua y después de escupir un par de veces una mezcla de agua y barro empezó a salir limpia, seguramente esa agua producía del riachuelo de alado. Salió del baño, y Lluvia permanecía en el marco de la otra puerta mirando su interior.

- … Espero que te guste dormir en el sofá- dijo apartándose de la puerta, y Kaji se acercó, comprobando que solo había una cama, la cual Lluvia ya se había apoderado de ella… serían unos días muy largos. La joven dejo su mochila en el suelo y se rito en el sillón cansada.

- La verdad me esperaba más de una base de 5 elementos- dijo Kaji dejando también su mochila y llegó a los armarios para comprobar si había comida.

- ¿Qué te esperabas? Esta cabaña debía permanecer a los primeros 5 elementos, ya ha de tener sus ciento cincuenta años o así- dijo la joven cansada desde su posición.

- ¿Pero cómo vas a meter aquí una organización entera?- mientras abrió los armario. Había un par de latas llenas de polvo.

- ¿Eres tonto? ¿No sabes nada de los fundadores de 5 elementos? – pregunto Lluvia mirándolo desde su sitio. Kaji se giró para negar con la cabeza- Dios… pero que inútil eres. El nombre de 5 elementos viene por que al principio solo eran cinco. Vivian en diferentes ciudades y era el peor momentos para elementales. Hacía años que ningún elementas había dado señales de vida, y los del gobiernos los daba por erradicados, pero entonces aparecieron ellos. Cinco prodigios capaces de descubrir sus poderes por sí mismos, reunirse y empezar una rebelión. Sabían el peligro que corrían por lo que se ocultaron por estas zonas. Esta cabaña debió pertenecer a uno de ellos. Se hicieron famosos incluso entre los ciudadanos, haciendo exhibiciones en público sin que el gobierno pudiese detenerlos, pero por supuesto los soldados se las arreglaron para llamarlos terroristas con trucos baratos. Además ellos buscaron a más personas capaces de usar sus elementos, creando la organización- finalizo Lluvia. Kaji había permanecido en silencio todo el rato mientras la miraba, no pensaba que la organización tuviese ese pasado.

- Bueno, lo bueno es que no se haya destrozado esta cabaña en tantos años- dijo cogiendo una lata de comida. Miro la fecha de caducidad, sorprendido de que aún se pudiese comer.

- Lo más seguro es que la hayan utilizado más veces otros elementales, como refugio de emergencia. Cuando la utilizas deber rellenar la despensa, es la única norma- dijo la joven, lo que daba sentido a que la comida no estuviese pasada. No debía haber pasado muchos años desde la última vez que alguien le hubiese dado uso a aquel lugar.

- Entiendo…- dijo el joven guardando de nuevo la lata en su sitio. Se volvió para mirarla- Lluvia… ¿puedo preguntarte algo?- dijo el chico, pero para entonces la joven ya se había levantado, había cogido su mochila y se dirigía al único cuarto que había.

- Voy a descansar un rato, no me molestes- dijo secamente dando un pequeño portazo. Kaji dejó escapar el aire de sus pulmones, seria tres días realmente largos.

Como Lluvia se había retirado a sus “aposentos”, Kaji se dedicó a limpiar un poco, la cantidad de polvo acumulado y el olor ha cerrado era realmente desagradable. Durante una hora se dedicó a limpiar por encima todo, y durante el resto a leer uno de los pocos libros que había en la estantería. Seguramente los buenos se los había llevado. Lluvia no dio señales de vida hasta que ya era de noche. Kaji decidió preparar la cena de ambos, aunque le daba miedo la reacción de Lluvia. Podía gritarle que ella no necesitaba nada de él, y si no le había su cena también le gritaría por inútil o algo. Era una chica difícil. Pero por suerte no pareció tomar ninguna de las dos opciones. Cuando Kaji le aviso de que había preparado la cena, ella salió tranquila de su cuarto y ceno tranquila, y en silencio. Puede que ella también quisiese pasar aquellos días sin discutir demasiado. Se había cambiado el traje de misiones por una camiseta corta y ancha y unos pantalones de deporta que debía de llevar en la mochila por si se le rompía el traje. Tras una cena tranquila ella fue de nuevo a su cuarto, cerrando la puerta tras de sí. Kaji se echó en el sofá no demasiado cómodo para intentar dormir, pero antes de eso Lluvia volvió a aparecer.

- No me gusta pedir esto… pero necesito tu ayuda- dijo con tono de enfado, como intentando quitar importancia al asunto mientras se apoyaba en el marco de la puerta. Kaji se incorporó quedando sentado.

- Claro… ¿Qué pasa?-dijo no muy seguro de las intenciones de la chica. Solo dios sabía lo que querría. La joven cogió una cosa del cuarto, y se acercó al joven. Encima de una pequeña mesa de café dejo un pequeño quid de primeros auxilios.

- Necesario limpiar una de las heridas de la lucha contra Melón, pero no puedo hacerlo sola- sin decir nada más, dando por hecho que Kaji la había entendido.

- Bueno… ¿Y dónde es?- pregunto Kaji no muy seguro. La joven se sentó en el sofá, dándole la espalda, y sin mediar palabra que sito la camiseta. El rostro de Kaji se volvió más rojo que su pelo, al ver la espalda desnuda de la joven con solo un trozo de tela que era el sostén, y un parche blanco en la mitad superior derecha de su espalda.

- Normalmente la limpia Amor o Sôkar, pero a falta de ellos me puedes servir tu- dijo la joven de mal humor, dejando claro que a ella tampoco le hacia gracia alguna aquella situación. Sin darse la vuelta ni un solo segundo, ella aparto su melena hacia un lado y hacia delante, para que no molestase al joven.

- Está bien…-dijo el chico intentando calmarse. No se trataba más que de una cura, era normal que siendo en aquel sitio Lluvia no pudiese apañárselas sola, pero igualmente estaba nervioso. Parte del parche estaba bajo el trozo de tela del sostén, lo que le ponía más nervioso. Trago saliva y pregunto a duras penas- En… ¿te desbrocho él...

- ¡No! Si te parece córtalo con unas tijeras que luego ya lo coso yo. ¡¿A ti que te parece?!- dijo ella de mal humor sin mirarle, queriendo ocultar que también sus mejillas estaban levemente coloradas, aunque no se podían comparar a las de él. Kaji llevó las manos al broche, y tardo un rato en conseguir abrirlo, era más fácil disparar una pistola. Una vez abierto quedo colgando en los brazos de la chica, mientras una mano de ella sujetaba su cabello y la otra el sostén por delante para que no cayese. Kaji quito con cuidado el estropajo y la gasa que cubría la herida, esperando que la joven no gritarse. Pudo ver un feo corte de unos cinco centímetros con un buen par de puntos. El chico se quedó sorprendido.

- Bueno… ¿y cómo te hicieses está herida?- pregunto intentando relajar el habiente, mientras sacaba el agua oxigenada del botiquín y empezaba a limpiar.

- Melón me atravesó con mi espada- dijo ella secamente, quitándole importancia al asunto. Kaji dejo de limpiar por un momento, sin creérselo. Era verdad que cuando la joven había llegado a la base después de la pelea tenía un mal vendaje en el pecho, pero nunca había esperado que fuese por aquel motivo. Y que aun de aquella herida hubiese sobrevivido, era sorprendente. Cada día le daba más miedo y admiración.

- ¿Te atravesó de lado a lado?- pegunto algo sorprendido mientras acababa de limpiar.

- Sí, pero tranquilo. Que por delante puedo hacerme la cura yo solita- dijo Lluvia algo molesta, como si hubiese interpretado mal las palabras del chico, aunque sabía que Kaji no era así. Solo quería mantener esa distancia fría que los separaba. Kaji termino en silencio de colocarle una nueva gasa, y sin pregunta le volvió a abrochar el sujetador. La joven sin darse la vuelta se colocó la de nuevo la camisa, con si temiese que el chico le viese el pecho, aunque ya se lo había visto. Se levantó y tiro la gasa usada a la basura, y sujeto su quid y se fue a la habitación, pero antes de cerrar la puerta dejo escapar un extraño y seguramente único- Gracias…-antes de cerrar la puerta.

- De nada- contesto Kaji aun de saber que ella no lo oiría. Se volvió a acostar en el sofá, esperando que los dos días que le quedaban allí fueran llevaderos y que no acabase con algún miembro cortado por Lluvia en un ataque de ira. Aquel tiempo le pasaría muy lento.



Publicar Nuevo Topic Responder al Topic 
Mostrar mensajes anteriores:   
Saltar a:  
No puede crear mensajes
No puede responder temas
No puede editar sus mensajes
No puede borrar sus mensajes
No puede votar en encuestas